Pan blandito colombiano. València - Colombia. Para Nati

22 Comentarios

 


Viajes

Para llegar a mí misma

primero me quitaré las partes que soy.

Simple como un sol

recobraré mi debilidad.

Me iré hacia otros,

me poblarán sus voces,

la temperatura de sus partos.

Habré muerto como nunca

hacia afuera -derramada-

para nacer como nunca

de lo perdido -de un escape.

Una flor cree que es una flor

pero todo lo que hay en ella

es una flor.


CLARA SCHOEBORN. 

(Cali, Valle, Colombia 1957)


Aunque he dedicado mucho tiempo preparando estas entradas con receta y poesía dedicadas, la satisfacción es tan grande, que me da pena que se termine. Hoy es la última y está dedicada, como ya sabéis a mi querida amiga Nati, Poesía Culinaria. Sabores de Nati. Ella fue la ganadora del Concurso 6º aniversario, el último que celebré. A partir de entonces, muchos de mis seguidores la conocisteis y entre nosotras se inició un vínculo especial. Sabéis los muchos que la seguís, que todo lo que hace es espectacular.

Después de investigar bastante sobre gastronomía colombiana, por suerte encontré este pan desconocido para mí. Con la Jericalla mexicana y las Panelas de San Joaquín, descubrí vínculos entre sus países y el mío, pero no ha sido posible en este caso. Tal vez, con más tiempo lo hubiera conseguido. Tomé rápidamente la decisión de que la receta para dar a Nati las gracias, sea un pan sencillo que se hornea y compra en su tierra, Colombia. Como la pasión por hornear nos une, creo que mi elección puede ser acertada.

Cuando ella publicó su Fogassa de Todos los Santos con masa madre, a partir de mi receta familiar, indicó lo difícil que es, sin conocer país o tradiciones, zonas o comarcas, hablar con propiedad o cocinar. Cuando se administra un blog, todos nos aventuramos y buscamos recetas de otros países y tal vez, si nos lee algún oriundo, se pondrá las manos en la cabeza.

He elegido una poesía de la poeta colombiana Clara Schoeborn. Tiene su propio blog, Lo que le dije al papel y esta poesía, me ha llegado muy adentro.

No os perdáis la maravillosa receta que Nati presentó en mi concurso. Postre de mandarina y naranjas entre crema de avellanas. Mil gracias, amiga. Espero que te guste mi pan blandito. Me encanta hasta el nombre. A mí me ha conquistado.
Según he leído en mi paseo por la blogosfera, en Colombia le llaman pan a este tipo de panes y pan francés a lo que nosotros en España conocemos por pan sin más. No sé si será cierto. Es un pan blando que se suele rellenar con queso y bocadillo. El bocadillo es un dulce latinoamericano que se prepara con pulpa de guayaba, panela de caña de azúcar o azúcar refinada, que puede envolverse en hojas de bijao, mazorca o plátano. Es semejante a la carne de membrillo. Si se parece al dulce de membrillo, me apunto a un bocadillo de bocadillo ya mismo.

El pan blandito se vende en las panaderías y supermercados colombianos y en los Estados Unidos. La receta elegida la copié de una colombiana que vive en EEUU, quería asegurarme de que era una receta fiable, pero no me salió como esperaba a la primera.

Los ingredientes vienen en tazas y así con tazas, los medí, pero la masa me quedó excesivamente blanda, casi líquida. Tuve que añadir harina hasta obtener una masa más manejable y que se pudiera moldear. No corregí el dulzor porque no los quería dulces, de hecho, en la receta original, llevan sólo dos cucharadas de azúcar. Tampoco, la cantidad de leche, ni de mantequilla, ni de levadura. Para mí están perfectos de dulzor y sabor y lo que es más importante, quedaron “blanditos”.

Hice unas barras y estos panes en el mismo día, tendría que haber controlado el peso de los líquidos. También las prisas para editar texto y publicar las tres recetas, han imposibilitado que los repita, pero lo haré y dividiré la masa en porciones un poco más grandes.

Son pequeños, aproximadamente de unos 55 g cada uno. En la receta original salen 8 y yo hice 10. No los rellené ni antes de hornear, ni después. Seguro que con queso o cualquier dulce, están deliciosos. Creo que son perfectos para los niños y para cualquier fiesta.
Ingredientes para 10 panecitos

La receta original en tazas, entre paréntesis.

- 120 g de agua mineral (½ taza de agua)
- 20 g de leche (2 cucharadas de leche)
- 40 g de mantequilla blanda (2 cucharadas de mantequilla)
- 300 g de harina floja, de repostería (2 y 1 / 4 tazas de harina todo uso)
- 30 g de azúcar de abedul o azúcar (2 cucharadas de azúcar)
- una pizca de sal (½ cucharadita de sal)
- 5 g de levadura fresca de panadería (1 sobre de levadura instantánea)
- no lo rellené (queso Mozzarella o bocadillo)
- 1 huevo batido para pincelar los panes

* un rodillo para amasar, una bandeja de horno y una hoja de papel sulfurizado

Antes de empezar…

- Sacar la mantequilla y los huevos de la nevera con un poco de antelación.

- Poner una hoja de papel sulfurizado sobre la bandeja de horno.

- Pesar la harina y mezclarla con la sal y el azúcar de abedul o azúcar.

- Batir el huevo. Sobrará.

- Precalentar el horno a 190º C.

Preparación en TMX 6

- Poner en el vaso el agua, la leche y la mantequilla. Programar, 50º C en modo calentar en la TMX 6 y 1 minuto, 50º C, velocidad 1, en otros modelos .

- Agregar la levadura fresca desmenuzada y programar, 5 segundos, velocidad 5.

- Incorporar la harina, la pizca de sal y el azúcar de abedul o azúcar. Programar, 5 segundos, velocidad 6. Después, 1 minuto, espiga. Comprobar que la masa se despega de las paredes del vaso y si no es así, ajustar un poco los ingredientes. Para evitar lo que me pasó a mí.

- Dejar la masa en reposo durante 30 minutos. Quitar el cubilete y programar, 1 minuto, velocidad espiga. Dejar reposar 5 minutos. Repetir estos amasados 3 veces más.

- Sacar la masa del vaso de la TMX. Si cuesta, girar el vaso y girar las cuchillas. Si queda masa, programar unos segundos a velocidad 10. Colocarla en la superficie de trabajo espolvoreada con un poco de harina.

Preparación tradicional

- Mezclar la harina, la levadura, el azúcar de abedul o azúcar y la sal en un bol grande. Si usamos levadura fresca, es mejor desleírla en los ingredientes líquidos.

- Calentar la leche, el agua y la mantequilla hasta que esté a 120°F 50ºC

- Añadir a la mezcla de harina y mezclar con los dedos hasta integrar todo.

- Amasar sobre una superficie ligeramente enharinada hasta que quede suave y elástica, unos 8 a 10 minutos. Cubrir con un paño y dejar reposar 30 minutos.

- Repetir el amasado unos minutos, dejando reposos de 5 minutos. Repetir estos amasados 3 veces más.

- Sacar la masa del bol y colocarla en la superficie de trabajo espolvoreada con un poco de harina.

Formado


- Dividir la masa en 8 o 10 partes iguales y formar bolitas. Bolear entre las manos y dejar el resto de piezas, cubiertas para que no se seque la masa.

- Aplanar la pieza de masa con un rodillo hasta que este delgada. Lo hice sobre una tabla de cristal con muy poca harina y pensaba que se me iba a pegar al enrollarla, pero no fue así.

- Empezando con el lado corto, envolver la masa firmemente y apretar los bordes para sellar (se puede rellenar el pan antes de enrollar, colocando el relleno en la parte superior de la masa).

- Ir colocando los panes sobre la bandeja y repetir con el resto de trozos de masa. Cubrir y dejar leudar en un lugar tibio hasta que doble su tamaño, aproximadamente 60 minutos. Pincelar los panes con el huevo batido.
Horneado

- Hornear en un horno precalentado a 190° C (375° F) durante 20 minutos o hasta que estén dorados.

- Sacar del horno y untar con mantequilla derretida adicional, si se desea. Servir caliente.

Notas:

- Congela a la perfección y mi consejo es que una vez fríos, si no se van a consumir, se congelen en seguida para que no endurezcan. Es mejor descongelarlos a temperatura ambiente.

- Al convertir los grados Fahrenheit en Centígrados, me salió que en la receta original los habían horneado a 190º C, pero aconsejo controlar la temperatura y bajarla a 180º C si vemos que la base puede quedar demasiado cocida. También se puede reducir el tiempo de horneado inicial. Lo mismo ocurre con la superficie. Se doran en seguida y se pueden quemar. Si es necesario, taparlos al final del horneado con una hoja de papel sulfurizado.

Bon profit!

Fuente de la receta. My colombian recipes.


22 comentarios:

  1. Me encanta Marisa 😍ahora que estoy cogiendo gusto al amasar....me animaré a estos panecillos que tienen un pinta genial 😏besinos wapa

    ResponderEliminar
  2. Te estás haciendo una experta en países sudamericanos en tu tarea de buscar recetas, es una forma de conocerlos, a través de su gastronomía. Estos panecillos son una delicia, mi vecina que es marroquí también los hace para disfrute de todo el que los prueba y cuando los rellenas de algo que te guste, porque les va bien todo, quedan el doble de ricos. Para una panarra como tú, hacerlos y dejarlos con ese aspecto tan apetecible, debe ser coser y cantar, para mi son una obra de arte, única e irrepetible. Nati, en lo poco que la conozco, no se merece menos, es una bloguera estupenda.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Marisa qué bonito regalo le has hecho a nuestra querida Natalia, al igual que el que hiciste a Angélica y a Diana, yo me sentiría afortunada, porque para una Blogger estos gestos tienen muchísimo valor, y más con el cuidado y el trabajo hasta el más mínimo detalle que tú le has puesto. Si yo fuera una de ellas, siempre estaría orgullosa de tu esfuerzo por dar a conocer la gastronomía de sus países, que muchos nos centramos en nuestra dieta mediterránea y cuatro cosas más conocidas, como la cocina asiática y sin embargo no valoramos que toda América, especialmente el centro y el sur, están ampliamente influenciada por nuestra cocina.
    Yo no sé si ganaré, pero ya te dije que el solo hecho de participar era un honor, pero vamos, que si quieres cocinar algo de mi tierra para mí como premio de consolación, me daría por satisfecha, pero eso es mucho pedir, o no, Jajajaja...
    Besos y gracias por hacerlo todo tan bien organizado y tan especial.

    ResponderEliminar
  4. Qué receta tan extraordinaria, seguro que a Nati le encantará, como me ha gustado a mi.
    Curioso lo del relleno "bocadillo" .
    Siempre es un gustazo visitarte y aprender cosas nuevas.
    El pan desdeluego te quedó para enmarcarlo de bonito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Qué ternura de bollitos, se ven muy blanditos y esponjosos!! esta me la apunto para hacerla. Nati quedará muy satisfecha con tu receta. Bs.

    ResponderEliminar
  6. Supongo deliciosos estos panes blanditos, a pesar de las dificultades a la vista del que has fotografiado abierto debían estar riquísimos. A veces me pasa como a ti que queriendo ser muy precisa siguiendo las instrucciones pues me queda una masa blanda a la que tengo que añadir harina a discreción y entonces me pregunto ¿para qué he sido tan concienzuda midiendo?, pero bueno es así como se aprende, ¿verdad? Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  7. Estos panes blanditos tienen una pinta buenísima, yo que soy totalmente inexperta en esto de los panes los he visto y me entran ganas de ponerme con las manos en la masa, no parecen muy difíciles para empezar a aprender.
    Aunque esta vez no hayas encontrado conexión entre su tierra y la tuya, solo por el trabajo que te has tomado en buscarla, y por lo bien que te han quedado este pan, seguro que Nati estará encantada.
    Besos.

    ResponderEliminar

  8. Mi Marisa querida!!!, no he podido llegar antes a ver este regalote tan bonito (esta mañana recibí noticias de esas que no gustan por cuenta del bicho y no había podido escribirte).

    Te has puesto a buscar, revisar, analizar y encontrar recetas de otros lugares y es verdad no es fácil ponerse en ese lío, dímelo a mí que me encanta viajar por el mundo a través de la cocina virtual y descubrir delicias y muchas veces tesoros que encierran conexiones y nudos con otras recetas. Muchas gracias por ello, lo valoro mucho.

    Nunca me imaginé que llegarías con el pan blandito 🖤. Te digo que estos panecillos no los he visto rellenos de bocadillo, los panes “blanditos” siempre son así en este formato, pequeñitos y tiernos, te han salido preciosos. De pequeña me gustaban mucho, recuerdo que mi madre me mandaba a la panadería de la esquina a comprar recién hechos para el desayuno. Siempre comprábamos una parte de panecillos de estos y claro, los que más me gustaban los panes franceses por la textura crujiente que acompañados con chocolate (a la colombiana con clavos y canela ñammmmm) eran compañeros fieles de los desayunos típicos santafereños y claro estos panes van también acompañados de huevos pericos, fritos, revueltos, o también de tamales en mi caso tolimenses, estos pequeños son de los más famosos y pedidos para nuestros desayunos. (Otra anécdota es que de pequeña nos decían, traiga 500 pesos de pan rollo/ francés/ blandito/ roscones/liberales/ pan aliñado...) Aquello de pan francés solo les decimos así a los panecillos con esta corteza crujiente, de resto todos los panes son tiernos por allí. Si te parece curioso el nombre, de la misma familia hay uno que se llama pan rollo que tiene una textura más hojaldrada. La verdad es que creo que cada ciudad le pone nombres de acuerdo a las palabras propias de cada región.

    De panes ahí muchas variedades, todos similares y hermanos, creo que cuando hablas de versiones con relleno que encontraste, debe ser que con el mismo tipo de masa en formato de pequeñas roscas se rellenan de (bocadillo veleño ojalá) y/o (arequipe) que es el nombre que allí tenemos para el dulce de leche, esas rosquillas se llaman allí “roscones” y son nuestros roscones que vienen en formato personal y son un clásico de esos que todos quieren con leche y a ser felices, mi padre los ama. Un día de estos los compartiré ;) que están por allí entre borradores. El bocadillo es clásico, acá las guayabas son reinas, ese dulce tiene ese nombre y de verdad que es extraño cuando vemos que los bacadillos de ustedes son otra cosa, Jajajaja, así es. En Brasil al bocadillo le dicen (doce de goiabada).

    Comencé por la mitad..., la poesía es preciosa Marisa, la verdad en Colombia hay muchas mujeres poetas maravillosas, me gusta esa sensibilidad que contiene este bello poema. No conocía a Clara Shoenborgn, me la has descubierto. Fragmentos, luz, huellas, volver al encuentro de nuestro ser, sentir a su vez la inmensidad de la naturaleza, garras, raíces, dolor, proceso, alegrías, simplicidad de encontrarnos, de perdernos, de volvernos a encontrar y allí en la traslúcida penumbra nos encontramos de nuevo.

    He disfrutado mucho de tu regalo, ha sido muy especial saber que te has puesto con este lío de darnos un regalo, a buscar a revisar poesías, que bonito todo. La verdad es que me llega al corazón, ha sido una sorpresa preciosa como todo lo que se desprende de ti.

    Muchas gracias querida Marisa 🖤🖤🖤🖤

    ResponderEliminar
  9. Hola Marisa, a la vista esta lo tiernos que se ven y lo ricos que tienen que estar.
    Con cualquier relleno creo que tiene que estar divinos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. ¡¡Hola Marisa!! Pues es cierto que es una pena que se acabe este bonito homenaje que le estás haciendo a nuestras compañeras, además, que las apreciamos un montón y por ello se te agradece aún más el homenaje, aunque sé que lleva mucho trabajo, no sólo cocinar y fotografiar, también buscar recetas típicas de su país (y que no tengan ya publicadas ellas en sus blogs) y buscar poesías tan bellas como las que nos has mostrado durante estos días.
    Me encantan estos panes, tipo brioche, que quedan tiernos y que son perfectos tanto con dulce como con salado, son ideales. Me encantan su tamaño, así pequeñitos, son más fáciles de comer y te das el gusto con menor tamaño, que tampoco es cuestión de no poder con ellos. Enhorabuena por estas tres entradas tan entrañables y que tan bien has hablado de nuestras compañeras, pero no es para menos, es muy fácil quererlas, son ya como de nuestra familia. Besitos.

    ResponderEliminar
  11. Marisa se ven unos panecillos super tiernecitos, me los llevo para preparar a mi madre que se le va a encantar para desayunar
    Besitos miles ¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  12. Buenas tardes Marisa,
    Qué regalo has hecho a Natalia. Hace muy poco que la conozco y por sus comentarios y recetas me parece encantadora no, lo siguiente. Estoy muy contenta de que haya llegado su blog a mis manos, y también que pase a visitarme, también es un regalo que recibo con mucho cariño, así como todos los que pasáis a visitar 'mis rinconcitos de calma y amor', mira estaría bien para el nombre de un blog ¿verdad? jajaja
    Bueno te diré que este pan blandito colombiano te ha quedado espectacular. Esperaba a ver si lo habías hecho con TMX y sí, así que lo tengo que probar.
    Natalia estará encantada, y tú también con el postre tan rico y bonito que te/nos regaló para tu fiesta.
    Un achuchón y feliz semana.

    ResponderEliminar
  13. Marisa, que bonito regalo para Natalia, que ricos panecitos!! No los conocia y eso me gusta mucho de los blogs, que aprendo siempre mucho de las costumbres y recetas de otros lugares, eso siempre me maravilla. Por la forma, sabor y tamaño, estos le encantarian no solo a mi hija, a mi y tambien me gustan para llevarlos de picnic con un rico relleno. La poesia, tambien preciosa, me la llevo a mi diario de notas para leer mas sobre ella.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Otra receta que no conocía. Sólo que con ésta no me atrevo, los panes aún me dan un poco de respeto y es una lástima porque tienen una pinta taaannn rica, que ya mismo me comía un par de ellos (lo sé, no tengo medida).
    Tus amigas blogueras de ultramar tienen que estar muy contentas con estos detalles tan bonitos que has tenido con ellas, yo lo estaría, desde luego. Tienen mucho trabajo para seleccionar las recetas ganadoras, pues son muchas y muy buenas, pero creo que has compensado con creces su trabajo y que no puedan participar con los detalles tan bonitos que has tenido con las tres, pues se nota el tiempo, trabajo y cariño que has invertido en ellos.
    Cuídate mucho Marisa. Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Hola Marisa. No hay que leer mucho para saber que eres toda una experta en pan. Los haces de todas las formas y sabores y no dudo que a cada cual estará más rico.
    Creo que tiene que ser cuestión de práctica el que salgan tan bien y por supuesto estar siempre dispuesto a hacerlo. Este no es mi caso ya que practico poco y pocas veces me he puesto a intentarlo, solo lo hice una vez y fue gracias a ti jj. Desde entonces no he vuelto.
    De ahí que siempre me llame la atención ver los panes tan deliciosos que hacéis y que haces. Da envidia verlos y con eso me quedo. Con ganas de probarlos pero sabiendo que eso es muy difícil.
    Estos panecillos que has hecho y que le has dedicado a Nati, por su aspecto, ya se nota que deben estar fabulosos. Aunque Nati, no pueda probarlos los habrá recibido con mucha alegría y más sabiendo de quien proceden.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Marisa!
    Aquí la ganadora de tu concurso eres tu.
    No veas como te lo has trabajo. Felicidades!

    A pesar de tu dificultad con estos panes has podido sacarlos adelante gracias a tu experiencia en masas. Se ven tan tiernos y ricos que los merendaría todos de una sentada jeje

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Hola Marisa, a lo mejor con estos me atrevo. Hace tiempo publiqué unos panecillos que se enrollan de la misma forma. Deben ser deliciosos, tan blanditos. Los imagino con mermelada casera, ainssss, qué ricos!!! Un beso!!

    ResponderEliminar
  18. Hola Marisa, tu último regalo es el que más me a gustado, con lo que me gusta hacer pan no creo que me pueda resistir a prepararlos. Nati estará feliz y con razón.
    Un besito y feliz semana.

    ResponderEliminar
  19. Hola Marisa, que maravilla de panes, el interior es perfecto, no he hecho este tipo de amasado y enrollado nunca, aunque si la receta, que es bastante parecida al pan de viena que yo hago, tengo que enmendar ese error, porque se ven divinos
    Un beso

    ResponderEliminar
  20. Se ven tiernísimos y harán un bocado muy bueno. A otra persona has hecho feliz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. A mi me gustan todos los panes y sus mil variantes así que me parece otro bonito homenaje y aprovecharé un fin de semana de confinamiento para lanzarme!
    Petons i bon cap de setmana,
    Palmira

    ResponderEliminar
  22. Hola Marisa, por fin llego a deleitarme con tus panes blanditos. No he ido a Colombia pero se que ellos hacen muy buen pan dulce. En Táchira, estado froterizo de Venezuela con Colombia hacen panes dulces buenísimos, son tradiciones y recetas compartidos de esta parte del país que antes fue un sólo territorio y en el que las gentes tienen familiares en un lado y otro.
    Me parece que con todos los contratiempos que cuentas, te han quedado unos pancitos fabulosos, la idea del queso y el bocadillo provoca a esta hora acompañando con un café con leche ;)
    La poesía hermosa y llena de sentimieno, ya voy a mirar el blog de la autora.
    Besos y mil gracias por este hermoso regalo, los he disfrutado como si fueran todos para mi ;)

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.