Jericalla Mexicana. València – México. Para Diana

22 Comentarios

 


I. (Guarda va pintada)

Recuerdo el olor que despedía el pecho de mi abuela

como si ésta fuera la vez primera que ella me cargó [en brazos

Olía como la lluvia cuando toca la tierra

como el mar viejo y sucio en Acapulco

como el vientre de mi madre que al igual que ella

se deshizo de mí al nacer

ESTHER M. GARCÍA

(Cd. Juárez, Chihuahua, México 1987)


Cuando convoqué el Concurso Thermofan. Celebramos 10 años juntos, por mi décimo aniversario, no pensé que iban a presentarse tantas recetas. Debido a ese largo listado, la decisión de que las amigas participantes que viven más allá del Atlántico fueran el jurado, se convirtió para ellas en un trabajo más complicado y totalmente desinteresado. Las tres aceptaron y sé que lo han hecho con todo el cariño. Cualquier gasto de envío tan lejos, es enorme y no me lo podía permitir; por eso, se me ha ocurrido cocinar con toda la ilusión, una receta tradicional de cada uno de sus países de origen como prueba de mi agradecimiento. Ninguna de ellas vive en su tierra y en sus blogs, podemos encontrar muchas recetas tradicionales o familiares. Tarea un poco ardua para mí, ya que mi idea era regalarles una receta que no hubieran publicado ellas con anterioridad, tratando que sí que sea originaria de su país (a ver si lo he acertado). A cada receta la acompaña una poesía de una mujer, en este caso de Esther M. García.

Empiezo por Diana, Ingredientes y ¡listo! porque voy a seguir el orden en el que ellas publicaron sus recetas para el concurso. Su Rosca de Naranja y Yogur triunfa en visitas y os animo a que pinchéis en el enlace para leer la receta. A Diana la conozco menos tiempo que a Angélica y a Diana, pero después de recorrer un poco su blog, os lo recomiendo, vais a encontrar muchas recetas deliciosas y no sólo de su país, México. Diana es una artista y en su otro blog, Pegotes y Colores, os espera no sólo con sus dibujos, también con muchas manualidades. Ahora entiendo que en alguna de sus recetas, como estos preciosos Macarons de oreo, transmita también colorido y su magia especial.

Después de mucho buscar recetas mexicanas, mi mayor problema era que muchos de los ingredientes o no los podría encontrar, o no podría comerlos. Y de golpe, apareció esta delicia. No sólo es una receta de México, sino que la historia de su origen, va unida a mi tierra. ¡Menuda sorpresa! La jericalla es  típica de Jalisco, especialmente de la bella ciudad de Guadalajara. Como todas las recetas tradicionales con historia siempre me han interesado, la Jericalla, fue la elegida sin dudarlo. No es un flan aunque se cuece en flaneras y se asemeja, no es una natilla, aunque sus ingredientes son los mismos. Simplemente os digo, que está buenísima y es sencillísima de hacer. Si ahora leéis la historia, os enamorará mucho más. Mi Jericalla no lleva azúcar y no me quedó muy tostada porque la prefería así.

Diana espero que te guste la sorpresa, la poesía y la receta. Yo la repetiré muchas más veces. ¿Qué habré elegido para Nati y Angélica? En breve lo sabréis.
El origen de la jericalla

El origen de la jericalla es mestizo, pues surgió gracias a la combinación de ingredientes endémicos, como la vainilla, y otros traídos de Europa, como la leche y el huevo.

El nombre del postre que tanto gustó a los tapatíos, se debe a una monja llamada Jenara que era oriunda de Jérica, un pueblo de la provincia de Castellón, en la Comunidad Valenciana (España). Debido a su parecido a la natilla europea se cree que surgió en Jérica. Sus primeras versiones en el siglo XVIII, con modificaciones, han llegado hasta nuestros días.

La religiosa se encontraba en la cocina del entonces famoso Hospicio Cabañas en Guadalajara, México. Intentaba preparar un postre fácil y nutritivo para los niños, y decidió hornear su creación, pero no calculó bien el tiempo, por eso el postre quedó un poco quemado en la parte superior, lo cual, lejos de arruinarlo, le dio un sabor único.

En 1997 la UNESCO otorgó al Hospicio, el título de Patrimonio de la Humanidad y actualmente funciona como centro cultural en donde se albergan invaluables piezas del muralista mexicano José Clemente Orozco.

Ingredientes para 6 flaneras

- 450 g de leche (utilicé semidesnatada)
- 100 g de de azúcar de abedul o azúcar (puse 80 de azúcar de abedul)
- 3 huevos ecológicos M
- 1 rama de canela 
- 1 cucharadita de extracto de vainilla

* 6 flaneras
* una bandeja apta para horno para hacer el baño maría

Antes de empezar…

- Sacar los huevos y la leche de la nevera. Cascarlos y reservar las cáscaras. 

- Precalentar el horno a 180º C / 356º F.
Preparación en TMX

- Verter la leche, el azúcar y los huevos en el vaso. Programar 15 segundos, velocidad 8.

- Añadir la rama de canela y el extracto de vainilla. Programar, 7 minutos, 75°, velocidad 2. Retirar la rama de canela.

- Verter la mezcla en flaneras individuales a ¾ de su capacidad.

Preparación tradicional

- Verter en una cacerola la leche, la rama de canela, el extracto de vainilla y el azúcar.

- Cocinar la mezcla a fuego medio y moverla constantemente para que los ingredientes se integren adecuadamente. Cuando hierva, retirar del fuego.

- Poner los huevos en un bol y batirlos con unas varillas.

- Agregar poco a poco la mezcla de leche al bol con los huevos. Mezclar muy bien para que no se hagan grumos. Colar la mezcla.

- Verter la mezcla en cada una de las flaneras a ¾ de su capacidad.
Horneado al baño maría

- Colocar las flaneras en la bandeja y verter agua caliente en la bandeja hasta que cubra la mitad de las flaneras. Distribuir 3 o 4 cáscaras de huevo, para que el agua no salpique a la mezcla.

- Meter en el horno con cuidado y hornear a 180º C / 356º F durante 30 minutos o hasta que la superficie quede doradita.

- Retirar del horno y dejar enfriar. Introducir las flaneras en el frigorífico como mínimo 4 horas antes de servir. Servir frías.

Bon profit!

Fuentes principales de información aquí y aquí.

22 comentarios:

  1. Oh Marisa, que sorpresa tan tan bonita y que bonito homenaje le has hecho a mi pais con la jericalla... Y me da un poco de pena porque nunca las he hecho. Te han quedado preciosas y lo que mas me gusta es que la has preparado con una version mas sana pero conservando a la receta tradicional, de pasado nos has compartido la historia de su origen. Gracias por tan lindo detalle que me ha llegado al corazon!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. No me he quedado con las ganas y continúe leyéndote desde el computador...
    llego con mucha ilusión a ver tu regalo de cerquita ;)
    que bonito regalo Marisa, no conocía este postre, muy bonita la conexión con tu tierra y también la historia.
    Pues que bueno que se le haya olvidado a Jérica el postre en el horno porque sin duda así doradito se ve mucho más bonito, veo la textura cremosa y me parece un manjar, nutritivo para peques y no tan peques ;). Ahora que vengo haciendo conexiones históricas de recetas, siempre es un placer ver estas delicias que nos acercan de alguna manera y como se atan con esos hilos históricos.
    Muchas gracias por sorprendernos con estos detalles,
    no dudo que Diana estará igual de sorprendida, O_O cuando vi tu correo se me dibujó una sonrisa.
    La poesía es preciosa!.
    Mil besos mi Marisa querida,
    quedo en modo CURIOSO yujuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu!!!
    o_o

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola Marisa! Me he quedado embobada leyendo la historia de este postre y me ha encantado la sorpresa que le has dado a Diana y es que es un bello detalle por tu parte hacerles este regalo a las tres... Estoy deseando ver lo que le tienes preparado a Natalia y Angélica. La verdad que no conocía la Jericalla y con lo que me gustan este tipo de postres, lo haré... porque no me quedo con las ganas de probarlo en casa. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Has pensado muy bien el agradecimiento que le debemos todos los que hemos participado en tu cumpleblog, a las amigas del otro lado del charco. También han colaborado con su receta y lo han hecho con mucho gusto, y eso que tienen la difícil tarea de ejercer como jurado. Pero creo que ganar o perder no es lo importante, sino la unión que ha habido entre todos al entrar en tu blog, para compartir lo que hacemos habitualmente, en una mesa común. Ha sido un aniversario muy bonito el tuyo, lo recordaremos con mucho cariño.
    Me estoy desviando del tema de la receta. Pues verás, a mi me parece un flan, al menos yo lo preparo así, pero me ha gustado la historia que lleva consigo. Nunca te acostarás sin saber algo nuevo.
    Bss

    ResponderEliminar
  5. Qué bonito regalo para Diana, conociéndote seguro que a Natalia y Angélica les tienes reservada otra receta impresionante, sino por la dificultad en su elaboración, por lo significativo y toda la historia que lo acompaña. No podíamos esperar menos de ti dada tu maestría en todos los sentidos.
    Para mí, el solo hecho de haber participado en tu aniversario ya fue un regalo, lástima que no haya podido estar tan implicada en visitas y comentarios en los blogs participantes, como me hubiera gustado, aún no tengo cabeza para ponerme al día, la tristeza me ahoga, pero tengo que ir haciendo cosas para salir adelante, es ley de vida y mi madre así lo hubiera querido.
    Esperando tus próximas recetas distraigo un poco el runrún de mi cabeza.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Qué bonito detalle has tenido , seguro que a Diana le encantará. No es fácil el trabajo que les queda por delante ante tanta receta como hubo en tu concurso, pero lo más importante , será poder haber participado y reunirnos todas con cariño alrededor de tu mesa Marisa.
    Me gusta la historia, la poesía y la receta que desconocía por completo .
    Un abrazo .

    ResponderEliminar
  7. Precioso detalle con nuestras amigas del otro lado del charco que no tienen nada fácil su labor ahora. No conocía esta receta y me ha gustado mucho, como dices es sencilla y los ingredientes fácil de tenerlos en casa. Deseando ver las dos recetas que faltan porque tu siempre sorprendes.
    Un beso y feliz semana corazón.

    ResponderEliminar
  8. Hola Marisa, tan detallista como siempre, estoy segura de que a las amigas del otro lado del charco les encantará tu regalo, además porque las recetas serán deliciosas, esta desde luego lo es, y la historia muy curiosa además.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Un agradecimiento de lo más personal y delicado, no conocía esta receta ni sus vínculos entre regiones del mundo tan alejados, toda una señal del destino!
    Me la he copiado como tiempo en casa no nos falta...
    A ver que preparas para las 2 otras juezas ;o)
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  10. Un detalle precioso y por lo que he leído le ha encantado. Se ve un postre delicioso.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. ¡¡Hola Marisa!! ¡Pero qué bonito detalle has tenido con nuestras compañeras! Me ha encantado, de verdad, es un detalle bonito de verdad. La poesía que has elegido es desgarradora, no te deja indiferente y el postre, no lo conocía, pero viendo los ingredientes, me tiene que gustar, pues soy muy fan de las texturas tipo flan o natillas y sus sabores. También me encanta la canela.
    Ya he leído el comentario de Diana y lo contenta que se ha puesto, pero no es para menos.
    Ellas van a hacer un gran trabajo, pero tú no te has quedado atrás, con la investigación de las recetas que les vas a regalar a nuestras amigas, la elaboración en casa de las recetas y de subir las recetas al blog. Enhorabuena por este redondo cumpleblog que te está quedando. Besitos.

    ResponderEliminar
  12. Como te comenté en Facebook es un detalle precioso no solo referente a la cocina si no todo lo que conlleva...buscar hasta encontrar lo idóneo y todo el cariño que le pones❤ espero con impaciencia los dos que faltan 😏para mi fue un auténtico placer poner mi granito de arena en este cumple blog tan bonito😍 felicidades de nuevo Marisa 😘besinos wapa

    ResponderEliminar
  13. No lo conocía pero se ve jugosito y apetecible. Besitos preciosa!

    ResponderEliminar
  14. Hola Marisa, solo el hecho de hacer una receta de las amigas que te han ayudado, ya es un detalle precioso, pero además, acompañada con una bonita poesía y de la historia de la receta, me parece un regalo inolvidable!!
    Me ha llamado la atención y me ha parecido muy curioso de donde viene el nombre de este postre, que casualidad que sea de aquí, de nuestra tierra....Sinceramente a mi me parece un flan de huevo, yo los hago así, pero claro, es que en cada sitio se llaman las cosas de una manera.
    Sea lo que sea, tiene que estar riquísimo!!
    A ver que has hecho para Nati y Angélica....
    Un bst guapa.

    ResponderEliminar
  15. Querida Marisa!!
    Lo que no pase por tu cabeza... Me parece un gesto tan bonito y agradecido que solo a ti se te podía ocurrir.
    Además, mira... te ha venido bien para encontrar el vinculo de un país a otro.

    Se ve un postre muy rico y muy cremoso, otro descubrimiento positivo.

    Besos!

    ResponderEliminar
  16. Hola Marisa! Qué hermosa sorpresa, este es un regalo muy pero que muy especial, es un detalle muy tuyo que no olvidaremos, estoy muy emocionada y me imagino que Diana estará más que feliz. No conocía esta receta y me parece fabulosa y toda la historia detrás de ella, la poesía al inicio, las fotos, todo está en su sitio, perfecto, amable, lleno de sentimiento.
    Estoy muy ilusionada y curiosa por saber qué receta venezolana cocinarás, qué emoción!!
    Un beso y me llevo una jericalla para seguir disfrutando y celebrando la amistad.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  17. Interesante origen el de esta rica receta que no conocía. Y un detalle muy bonito para con Diana.
    Cuídate. Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Que ricas...... y te han quedado preciosas ......y es un detalle precioso para Diana
    Me llevo la receta y un flan para el postre de está noche¡¡¡¡
    Besitos miles¡¡

    ResponderEliminar
  19. Hola, Marisa imaginaba que algo prepararías para ellas, te conozco un poquito y sé que eres generosa y muy detallista oues todo lo miras, cuidas y mimas con mucho cuidado. No has podido hacerle mejor regalo a nuestras amigas y ellas lo recojen con mucho cariño. Nos has preparado una delica, parecen casi nuestros flanes tradicionales. ¡Me ha encantado el nombre, qué bonito!
    Me voy con la curiosidad de ver muy pronto las siguientes. Mil besos!!!

    ResponderEliminar
  20. Marisa que receta tan bonita, se ve todo el cariño desde la primera palabra hasta la última, el enlace de los dos países es una idea tan buena y has dado con la clave del éxito un postre que todos lo vamos a preparar el casa.
    Superr cielo
    bess

    ResponderEliminar
  21. Hola Marisa, cuanto por conocer y aprender! Me ha gustado mucho este postre, pues ni lo conocia y se ve delicioso. Habrá que hacerlo para descubrirlo. Besos.

    ResponderEliminar
  22. ¡Qué homenaje tan bonito a las tres miembros (me niego a escribir miembras, que me da la risa) de este jurado que lo va a tener tremendamente complicado (y en cuya piel no me gustaría haber estado!

    Me ha encantado la entrada de principio a fin, desde el homenaje a la receta que por su sencillez caerá más pronto que tarde y seguramente nos encantará.

    La verdad es que ando un poco perdida en cuanto a las fechas relativas a los ganadores, para mí ya fue premio suficiente haber formado parte de este maravilloso enredo, además de ser consciente de que ganar es tremendamente complicado con todos los participantes que han acudido a tu llamada.

    En fin, que me despido, no sin antes disculparme por mi larga ausencia, pero es que voy saturadísima de trabajo y no doy para más

    ¡BEsos mil!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.