Confitura de manzana y melocotón blanco. En buena onda


Esta confitura la hice a primeros de octubre. Compré unos melocotones blancos y me gustó el sabor. Quería hacerla en el microondas porque me apetecía tener otra publicada en el blog y también, porque es perfecta para presentarla en nuestro proyecto, En buena onda. Un proyecto que acabamos de estrenar, mi amiga Elisa, Que no te falte un perejil y yo. Las dos estamos encantadas de la acogida que ha tenido nuestra idea y con ganas de utilizar el microondas mucho más para aprender y mostraros lo que vamos cocinando. 

Aunque puede ser que no encontréis ya melocotones blancos, no quería dejar esta mermelada en borradores hasta el próximo año. Os puede valer de guía para hacer otras.

La idea de cortar trozos grandes de fruta me ha gustado mucho y, aunque está muy poco dulce, no me arrepiento de haberla hecho con muy poco azúcar de abedul. Ya sabes, si te gusta dulce, añade más cantidad. La repetí con sólo 100 g y es la que tenéis en las fotos. 

La ventaja del microondas es que reducimos el tiempo de cocción y ahorramos energía. También, para los que no tomamos azúcar y ponemos muy poca cantidad de edulcorante, viene bien hacer poca, introducir los tarros en la nevera y repetir con otras frutas. De esta forma, no se estropea y evitamos tener que tirarla.

Lleva mucha cantidad de manzana y queda un poco ácida, pero en su punto justo. Usé dos tipos de manzana; la Granny Smith es más ácida, pero tiene más pectina y favorece que la confitura espese antes y la Royal Gala, al ser más dulce, reduce la acidez. El melocotón blanco, también dulce, contribuye al contraste de sabores y le confiere un color rosado debido a que la carne que está cerca del hueso es rosada. Como los tropezones son grandes, se puede notar el color de cada fruta.

Ya queda en la lista de mis favoritas. Está muy rica. 

Si estáis En buena onda, pasaos por nuestros blogs y si os apetece participar, sólo tenéis que leer las bases.
Ingredientes (1 bote de 500 g y la mitad de otro) 

- 130 g de manzana Granny Smith 
- 200 g de manzana Royal Gala 
- 550 g de melocotón blanco 
- 200 g de azúcar de abedul o de azúcar 
- zumo de 1 límón 
- 2 cucharaditas de agar-agar en copos 
- crackers bio de espelta y quinoa (opcional)

* un bol grande (el mío de cristal) 
Antes de empezar… 

- Pelar las manzanas y cortarlas en trozos grandes. Yo dejé la piel a la Granny Smith para que espesara más la mermelada, pero se nota un poco la piel en la mermelada. 

- Pelar los melocotones, quitar el hueso y cortar en trozos grandes. 

- Exprimir el zumo de limón y reservar. 

Preparación en microondas 

- Poner los trozos de manzana en el bol. Cocer en el microondas durante 5 minutos a máxima potencia. 

- Agregar el melocotón. Remover con una cuchara y cocer de nuevo durante 5 minutos a máxima potencia. 

- Incorporar el zumo de limón y el azúcar de abedul o el azúcar. Remover de nuevo y cocer de nuevo durante 5 minutos a máxima potencia. 

- Si la confitura ha reducido y está brillante, es el momento de añadir el agar-agar y programar 5 minutos más. Si no es así, repetir la cocción añadiendo de 5 minutos en 5 minutos, removiendo cada vez, hasta obtener el espesor deseado.

- Verter la confitura en los tarros esterilizados, taparlos y darles la vuelta, colocándolos sobre un paño de cocina. Esperar a que enfríen e introducirlos en la nevera.
Notas: 

- No está dulce, podéis comprobar que a pesar de llevar muy poca cantidad de azúcar de abedul, el resultado es perfecto. Una confitura espesa y con brillo. 

- Si utilizáis azúcar, no será necesario añadir agar-agar y el tiempo puede ser que se reduzca. 

- Para comprobar el espesor de la confitura, se puede hacer la prueba del plato frío. Se trata de poner un pequeño plato en el congelador. Cuando la confitura esté lista, verter un poco en el plato y si al moverlo la confitura no se desliza fácilmente por el plato, está lista. 

- Quería que se notaran los trozos de fruta y por eso, no la trituré. 

- El tiempo de cocción dependerá de la potencia del vuestro microondas. Es importante pautar la cocción de 5 en 5 minutos, removiendo cada vez. 

- Como la cantidad de fruta es considerable, es importante que el bol sea bastante grande para que la fruta al cocerla, no se derrame fuera del bol. 

Bon profit!

Arroz al horno con bacalao y coliflor


Publiqué hace más de un año el Arroz de coliflor y bacalao en paella y recuerdo que tuvo mucho éxito. Lo he comido toda la vida en casa y recuerdo que mi tía abuela me lo hacía cuando al salir del instituto, iba a comer a su casa.

También lo he hecho muchas veces al horno especialmente en verano, porque es más sencillo de preparar, ensucio menos y una vez en el horno, me despreocupo. Si a eso le añado, que me gustan muchísimo los arroces al horno y me salen muy bien, creo que no queda nada más que añadir.

En verano suelo invitar a mis amigos y vecinos a comer en casa y ellos a mí también. Este arroz que veis en las fotos, fue el que sobró en una de esas comidas, el pasado mes de septiembre. Hice las fotos corriendo después de comer porque no sabía cuándo lo iba a volver a hacer y me apetecía tener esta otra versión en el blog.

Es muy importante que el bacalao que compréis sea de calidad y si no tiene espinas, ni piel, mucho mejor. Con estas cantidades, comimos seis personas, pero tened en cuenta, que mi ración es pequeña. El sabor de la coliflor y el bacalao en este arroz nos encanta en casa. En primavera le añado también ajos tiernos.

Aquí está lloviendo a mares hoy. Ahora mismo, las doce menos cuarto de la noche, sigo oyendo llover con fuerza y prácticamente no ha parado en todo el día. Me han mandado imágenes del río Palancia desbordado y el puente lo tengo muy cerca de casa. Este año, aún no me ha apetecido irme de la playa porque se está de maravilla y Valencia centro, con el aumento bárbaro de turistas, bicicletas, patines etc, me agobia muchísimo.

Espero que os guste y deseo que esta gota fría, no provoque ningún daño irreparable.
Ingredientes

- 300 g de bacalao desalado
- aceite de oliva virgen extra
- 3 dientes de ajo
- 500 g de ramitos de coliflor
- 660 g de arroz redondo J. Sendra
- 1200 g de agua 
- 1 cucharadita rasa de pimentón de la Vera
- hebras de azafrán
- una pizca de cúrcuma en polvo

*una cazuela de barro o un recipiente apto para horno

Antes de empezar…

- Poner el bacalao en remojo durante 48 horas. El tiempo dependerá del grosor del bacalao. Cambiar el agua varias veces.

- Pelar los dientes de ajo y quitar el germen.

- Tostar las hebras de azafrán.

- Cortar los ramos de coliflor y desprender los más pequeños.

- Pesar el arroz y el agua. 

- Sacar el bacalao del agua, lavarlo bajo el grifo para que se desprenda la sal y después, ir desmenuzándolo y quitándole las espinas si las tiene. Yo compro un tipo de bacalao de mucha calidad que ya no tiene piel ni espinas. Aunque es más caro, compensa porque trabajamos menos y no desperdiciamos nada.

Preparación tradicional 

- Poner dos o 3 cucharadas de aceite en una sartén bastante grande. Agregar los ajos y antes de que se doren, incorporar los ramos de coliflor. Seguir sofriendo mientras y remover a menudo. Cuando la coliflor vaya absorbiendo el aceite, agregar un poco más, pero sin que quede aceitosa. Se puede tostar un poco, pero sin que se queme. 

- Cuando la coliflor esté tierna, incorporar el bacalao y sofreír un poco más, removiendo a menudo. 

- Agregar el arroz y sofreír removiendo durante unos segundos. 

- Añadir el pimentón, la cúrcuma y las hebras de azafrán tostado. Dar unas vueltas para que se extienda bien por todo, pero rápido para que el pimentón no se queme. 

- Pasar a una cazuela de barro, extender bien para que se distribuya uniformemente. 

- Incorporar el agua caliente, volver a repartir el arroz bien e introducir la cazuela en el horno ya precalentado a 250º. Bajar la temperatura a 200º y hornear durante 30 minutos o hasta que esté hecho.
Notas:

- No me gusta utilizar colorantes artificiales y siempre uso un poco de cúrcuma, azafrán en hebra y un poco de pimentón. El color no es tan amarillo, pero no me importa y mi gente e invitados, se han acostumbrado a ello.

- No indico la cantidad de aceite, porque lo voy incorporando según compruebo que es necesario, pero cuidando que la coliflor no quede aceitosa. No me gusta nada y mucho menos el arroz, aceitoso. Es mejor que los ramos de coliflor sean pequeños porque se hará antes.

Bon profit!

Corona anisada de espelta, almendra y chocolate #WBD18


Estamos a 16 de Octubre, de nuevo en Thermofan celebramos el Día Mundial del Pan, WBD (World Bread Day 2018). Esta celebración se inició en 2006 cuando cientos de bloguer@s de todo el mundo, participaron por primera vez. La blogosfera se inundará hoy de panes maravillosos. 

Este año me ha pillado el toro y no fue hasta el jueves pasado por la noche, cuando me puse a preparar un prefermento sin tener muy claro qué pan iba a hornear. El viernes, la vida se me complicó mucho y me puse con la masa dejando el bol en la nevera. Al amasarla, le añadí semillas de hinojo porque me gusta ese toque anisado que le confieren al pan (acabo de ver, que en el del año pasado, también las utilicé). Vi unas almendras con piel que compré y tenía que consumir en seguida, leche de soja con fecha de caducidad cercana y también un resto de cacao en polvo sin azúcar. Me aventuré y mezclé ingredientes sin saber qué sabor iba a obtener. No he complicado mucho el proceso para que los principiantes no se agobien y se atrevan a ponerse con las manos en la masa.

La masa estuvo en reposo el viernes, el sábado y parte del domingo (fermentación retardada en frío). El domingo, dejé que la masa se atemperara durante más de una hora y se me ocurrió volver a repetir el modelo corona de 2014, pero el pan es totalmente diferente.

Harina de espelta integral, semillas de hinojo, bebida de soja, cacao, almendras con piel y un poco de azúcar de abedul, no demasiado, porque no quería un pan dulce, sino que el cacao perdiera su amargor.

Una vez horneado, tuve la visita de unos amigos, que no sólo lo probaron y les encantó, sino que se llevaron un buen trozo. Ayer por la mañana, una vecina cogió otro trozo y yo me he quedado con las ganas de repetirlo porque está rico.

Con mermelada, aceite, unos tomates confitados… da igual lo que le pongamos porque el resultado, a no ser que tengamos un gusto muy tradicional y no nos guste arriesgarnos, nos encantará. La miga queda esponjosa, la corteza crujiente, se notan las semillas de hinojo y no está dulce. Los que lo probaron me dijeron que se notan los diferentes sabores sutilmente.

Celebremos el día del pan. Espero que os guste mi corona.

Como en esta receta, utilicé restos de ingredientes, no puede faltar en 1 +/- 100, desperdicio 0.

Os dejo los que publiqué en años anteriores por si os apetece hornear alguno. Y si queréis recordar o descubrir todos los panes y masas saladas en Thermofan, pinchad aquíFeliz día del pan.

Esta corona se la dedico a mi madre.
Ingredientes

Prefermento

- 100 ml de bebida de soja
- 50 g de harina de espelta integral
- 1/2 cubito levadura fresca
- 1/2 cucharadita azúcar

Masa

- 300 g de harina de espelta integral
- 150 g de harina panificable
- 200 ml de bebida de soja
- todo el prefermento
- 2 cucharadas de semillas de hinojo
- 100 g de almendras con piel
- 15 g de azúcar de abedul o de azúcar
- 60 g de cacao sin azúcar
- 10 g de aceite de oliva virgen extra 

*una bandeja de horno perforada o una bandeja de horno cubierta con papel sulfurizado 
*una bandeja con agua
Antes de empezar… 

- La noche antes preparar el prefermento y dejarlo reposar a temperatura ambiente en un bol cubierto con papel film. 

- Pesar los ingredientes. 

- Triturar las almendras con piel sin que queden trozos gruesos.

Preparación en panificadora (Lidl) 

Prefermento 

- Mezclar todos los ingredientes hasta obtener una masa lisa. 

- Poner en un bol y dejar reposar en la nevera toda la noche o hasta 48 horas. Cubrir el bol con papel film. 

Masa 

- Verter la bebida de soja en la cubeta y la sal en un extremo de la misma. En este pan, no puse nada de sal. 

- Añadir el resto de ingredientes (excepto las semillas de hinojo) y todo el prefermento. 

- Programar el programa 6, amasado. Cuando avise la máquina, añadir las semillas de hinojo y el aceite. 

- Una vez termine el programa, pasar la masa a un bol untado con aceite, taparlo con film y dejarlo en la nevera 3 días. 

- Pasado el tiempo, sacar el bol de la nevera y dejar atemperar la masa una hora y media. 

- Pasar la masa a la superficie de trabajo espolvoreada con muy poca harina. 
Plegado, formado y leudado 

- Aplanar la masa con los dedos sin apretar y estirar los bordes hacia el centro. Darle la vuelta y bolear hasta obtener una bola cuya base no tenga pliegues. 

- Con la ayuda de un mazo de mortero, formar un agujero en el centro. Con las manos untadas con un poco de aceite, ir agrandando el agujero bastante para que durante el horneado no se cierre. 

- Colocar la corona sobre la bandeja perforada u otra cubierta con un hoja de papel de hornear. 

- Dejar leudar hasta que doble su volumen. El tiempo dependerá de la temperatura ambiente. Yo lo tuve una media hora. 

- Espolvorear con harina tamizada y formar unos cortes en la superficie. 

Horneado 

- Colocar en la base del horno una bandeja con agua. Calentar el horno a 220º. 

- Introducir la corona en el horno y bajar la teperatura a 200º, calor abajo. Hornear durante 5 minutos. 

- Sacar la bandeja con agua y hornear durante 20 minutos, calor arriba-abajo. 

Bon profit!

Far de melocotón. En buena onda


Llevamos mucho tiempo esperando a publicar recetas en el proyecto En buena onda, un proyecto conjunto que os presentamos hace unos días mi amiga Elisa, Que no te falte un perejil Tanto tardar nos ha servido a las dos y especialmente a mí, para ir probando, pero siempre cositas sencillas y ricas. 

El Far es una receta tracional de Bretaña y tiene su origen en “les gruaux” (gachas), una comida tradicional bretona. Es necesario indicar que la palabra “far” significa también gachas en latín. Algunos escritos del siglo XVIII ya hablan del Far, pero fue a partir del siglo XIX, cuando la receta se expandió por toda Francia. Su denominación bretona es “Farz Fourn. En la actualidad se utilizan ciruelas secas, pero en sus orígenes, no. Era una especie de gachas de trigo cocidas y saladas que se servían como acompañamiento de la carne. 

La receta evolucionó, se empezó a hacer dulce y se usaban frutos secos, en especial ciruelas. La utilización de las ciruelas secas es debida a que los bretones, eran en su mayoría, marineros y partían a Islandia para pescar el bacalao. Los habitantes de la ciudad de Agen (Nueva Aquitania), muy lejos de Bretaña y conocida por sus ciruelas, aprovechaban para cambiar ciruelas por bacalao con los bretones. A partir de entonces, empezaron a usarse para preparar el Far breton. Esta fruta seca, además, es muy nutritiva y podía conservarse durante mucho más tiempo en un largo viaje. 

Hoy en día, se ven recetas de Far con otras frutas y yo elegí el melocotón porque era lo que tenía y me apetecía probar. 

Lo horneé en el plato crisp del microondas y por eso, ha quedado menos alto. Si no tenéis mi microondas, probad a hornearlo en un molde de menos diámetro para que os quede más alto. Yo sólo quería comprobar qué tal quedaba utilizando esta función crisp, que tanto me gusta. Tened en cuenta que a lo mejor tenéis que adaptar el tiempo de horneado. 

Está dulce, pero no demasiado, porque ya sabéis que no me gusta demasiado dulzón. 

El Far bretón tradicional lleva ron y se maceran las ciruelas en él. Yo quise añadirle Vino Naranja, un vino dulce que Elisa me envió y que no es valenciano, no, es de Huelva, exactamente una D.O. del Condado de Huelva. Aquí en Valencia, también se comercializa el vino de naranja, pero nunca lo he probado, así que el de Huelva es el primero y os aseguro que está delicioso. Pinchad aquí, si queréis saber más sobre este vino. 

Este far de melocotón con toque de vino dulce, es sencillo, barato y está bueno. Se prepara en nada en el microondas y es sano. Si no tenéis melocotón, cambiad de fruta o abrid una lata de melocotón en almíbar. Ya me contáis. 

Si vais a participar, entrad en el blog de Elisa o en esta entrada y colgad vuestra receta utilizando la herramienta Inklinz. Gracias. Tenéis cómo hacerlo y la información sobre el proyecto, pinchando en la entrada de En buena onda

Bienvenidos a En buena onda.
Ingredientes

- 125 g de harina de repostería
- 140 g de azúcar de abedul o de azúcar
- 3 huevos grandes
- 500 g de leche (desnatada)
- 25 g de Vino Naranja u otro vino dulce (ron en la receta bretona)
- 200 g de melocotón
- una cucharadita de café de vainilla en polvo
- una pizca de sal

*una hoja de papel de hornear o mantequilla para untar el molde
*el plato crisp del microondas whirpool (25 cm de diámetro) o un molde de 22 cm

Antes de empezar…

- Pelar los melocotones y cortarlos en lonchas finas.

- Tamizar la harina.

- Sacar los huevos de la nevera con antelación para que estén a temperatura ambiente.

- Cortar un círculo de papel de hornear un poco mayor que el tamaño del plato crisp o de vuestro molde. Mojar con agua, arrugarlo para que se escurra y para que se adapte al molde. A mí se me olvidó hacerlo (ver notas). Se puede hacer sin papel, pero yo no quise arriesgarme a que se rompiera al desmoldarlo, ya que es muy fino.
Preparación en TMX 5 

- Verter en el vaso todos los ingredientes. Programar, 40 segundos, velocidad 6. 

- Bajar los restos con la espátula. 

Preparación tradicional 

- Calentar la leche con la mitad del azúcar de abedul o el azúcar. Dejar reposar hasta que esté tibia. 

- Batir en un bol los huevos enteros con el resto del azúcar de abedul o el azúcar y el Vino Naranja. 

- Añadir la harina poco a poco y continuar batiendo hasta obtener una mezcla homogénea y sin grumos. 

- Verter la leche tibia y seguir batiendo con las varillas.
Horneado microondas (crisp) 

- Disponer el melocotón sobre el papel de horno y verter por encima la mezcla. Si se utiliza azúcar, se puede espolvorear un poco por encima. 

- Hornear durante 10 minutos, función crisp hasta que esté dorado. Si no tenéis esta función hornearlo en el microondas 10 minutos a 600 W. El tiempo de horneado dependerá del tipo de microondas y su potencia. 

- Para saber si está en su punto tendremos que controlar la cocción: por un lado veremos que la superficie se pone dorada, incluso bastante oscura; la prueba real, sin embargo, la obtendremos pinchando el centro con un palillo. Nuestro far bretón estará listo cuando éste salga limpio, sin restos de crema. Si utilizáis un molde más hondo, necesitaréis el doble de tiempo. 

Notas: 

- Si se va a hornear en horno convencional, precalentarlo a 180º si es con azúcar y a 170º, sin azúcar. Hornear hasta que al pinchar con una brocheta, ésta salga limpia y la superficie esté dorada. Hornear de 40 minutos a 1 hora. Si utilizáis un molde más hondo, necesitaréis el doble de tiempo. Dependerá del tamaño y profundidad del molde. 

- Como he indicado antes, no es muy dulce. También se puede utilizar otro tipo de frutas, o las ciruelas secas tradicionales. 

- Puse 25 g de Vino Naranja y no se aprecia, pero no quería arriesgarme a pasarme.
Lo + en Buena onda


Sobre el funcionamiento de la función crisp 

Mi primer microondas Whirpool con función crisp, murió las Navidades pasadas. Lo tuve 13 años y me encantaba e iba acompañado de un libro de recetas. Últimamente, ya prácticamente, ninguna marca lo incluye y hay que buscarse la vida. No le saqué todo el provecho a las funciones que tenía, pero sí que utilicé mucho la función crisp. Decidí repetir marca y estoy aprendiendo a utilizarlo mucho más y os aseguro que enciendo mucho menos el horno y la vitrocerámica. Lo que no lleva es un libro de recetas, ni demasiadas explicaciones de cómo se utiliza. 

- Utilizo mucho la función crisp y espero que las recetas que publique sirvan para los que tengan este tipo de microondas, porque, para decir verdad, no hay nada. Intentaré publicar también recetas usando otras funciones y el microondas normal.

- Crisp es una función exclusiva de Whirlpool que permite freír casi sin aceite y con resultados de cocción incomparables. Con Crisp es posible obtener un dorado perfecto tanto por encima como por debajo de los alimentos. Este modelo ha mejorado mucho, con respecto al anterior que yo tenía. 

- La función crisp funciona como si de un horno se tratara. Se utiliza una bandeja especial que tiene diferentes tamaños. Se puede utilizar para microondas con una función nítida, ofrece tiempo y preparación de ahorro de energía en el microondas. 

- La placa crujiente absorbe y retiene las microondas, calentando de ese modo toda la superficie de la placa. 

- Al mezclar en placas recubiertas, sólo se recomiendan utensilios de madera o plástico, los objetos metálicos pueden rayar la superficie. 

- Se puede limpiar con agua caliente y un paño suave y si se necesitan agentes de limpieza para limpiar, se recomienda usar un producto tan suave como sea posible. 

- Como se calienta mucho, trae mango de acople a la bandeja para sacarla del microondas sin quemarnos.

Hoy no me quiero extender más, así que iré aportando, poco a poco, todo lo que vaya aprendiendo al igual que mi amiga Elisa, Que no te falte un perejil. Su receta es una receta básica de una rica Salsa de tomate y muchos consejos básicos a tener en cuenta si utilizamos el microondas. Empezamos aprendiendo. 


En Buena Onda


No os extrañará nada que desde Thermofan, os presente otro nuevo Proyecto. No sé estar quieta y me gusta planificar retos en solitario o con amigas. 

En éste, trabajaré con mi querida amiga Elisa, Que no te falte un perejil. Compartimos amistad y muchas más cosas desde hace años, aunque no nos conocemos en persona todavía. En muchas ocasiones, tanto Elisa, como yo, hemos preparado o adaptado recetas una de la otra y siempre que he organizado algo, Elisa ha estado ahí participando con toda la ilusión. No creo que sea necesario presentárosla porque muchos de los que me visitáis, la conocéis y sabéis de su buen hacer en la cocina. Recetas familiares, con ingredientes de su tierra andaluza de mucha calidad; persona generosa, sencilla, honesta y sincera, amiga de sus amigos y muy familiar.

Siempre que veía que Elisa publicaba una receta cocinada en microondas, me la leía con detalle. Sabe mucho del tema y decidimos que no estaría nada mal planificar un proyecto juntas en el que voy a aprender mucho de ella.

Llevamos bastante tiempo dándole forma y entre unas cosas u otras, por mi causa o por la suya, se ha retrasado bastante. Hoy por fin, es el día en el que sale a la luz, pero no queremos estar solas, sino que deseamos haceros partícipes de él si os apetece. 

Ya os he comentado anteriormente que Elisa cocina mucho en microondas, yo también lo utilizo bastante y quiero aprender más gracias a este proyecto. Somos conscientes de que el microondas no es un electrodoméstico muy usado en las cocinas de mucha gente, pero en todas hay uno. Quién no ha oído decir más de una vez a alguien, que sólo lo utiliza para calentar leche. Creemos que va siendo el momento de darle más utilidad para que quien nos siga, pueda motivarse y cambiar esa falta de uso. 

A nuestro proyecto, lo hemos llamado “En buena Onda” y ahora mismo os voy a explicar el porqué. Buena onda es la que tenemos Elisa y yo, buena onda es la que queremos tener con todos los que queráis uniros a nosotras, pero claro, cuando hablamos de ondas en cocina, todo nos lleva a cocinar en microondas. 
Antes de daros más información, es imprescindible dar las gracias a Inmaculada Frías, Perfileando, que ha sido la que nos ha diseñado el logo que tanto nos ha gustado. 

Ahora os detallo las bases del proyecto:

1. Por nuestra parte, los días 15 de cada mes, cada una de nosotras, publicaremos una entrada con receta dedicada a la cocina en microondas.

2. En buena onda no obliga a nadie a participar cada mes. No hay ningún compromiso. Pero, si te apetece, si eres de los que usas este electrodoméstico, o quieres utilizarlo más, puedes compartir con nosotras alguna receta que hagas, además de trucos, consejos y más cosas que nos quieras contar (siempre que el micro sea el electrodoméstico principal). 

3. Os lo ponemos muy fácil, porque tenéis todos los días del mes para publicar. No hay fecha fija, de forma, que sólo tenéis que recordar que En buena onda sois bienvenidos.

4. El día que publiquéis, os pasáis por nuestros blogs y colgáis la receta en la herramienta que utilizaremos para ello (InkLinz). A partir de ese momento, cualquier persona que se pase por En buena onda, tendrá acceso a vuestras recetas, podrá pinchar en la vuestra y verla en vuestro blog.

5. Para los que todavía no conozcáis InkLinz, os explico cómo funciona:

- El día de la publicación, venís a uno de nuestros blogs, pincháis al final de la entrada en el botón azul en el que se lee “Add your link” y cuando se abra la aplicación tan sólo hay que copiar la URL de vuestra receta, automáticamente se leerá el título y se verán fotos.

- Elegís la foto, escribís vuestro email, bajáis un poco más abajo encontraréis dos casillas, pincháis en los cuadrados y después, en el otro botón en el que pone DONE.

- La receta ya está colgada automáticamente. Para comprobarlo, pincháis en TAKE ME BACK TO THE LINKUP. Iréis directamente al blog de Elisa, o el mío y allí debe estar vuestra receta.

Si tenéis algún problema o no sabéis hacerlo, escribidnos a enbuenaonda18@gmail.com y nosotras la colgaremos sin problema.

6. Es importante indicar que cada microondas es diferente y que por eso, será necesario incluir en las publicaciones, detalles específicos para facilitar a quien os lea la elaboración de la receta. También se podrán añadir, trucos, consejos, ideas…


Hasta aquí la información que tenemos hasta el momento. Se nos irán ocurriendo más cosas, seguro, pero también esperamos vuestras sugerencias y participación.

Estamos muy ilusionadas y nos complace compartir esta ilusión con todos vosotros. Seguro que enriquece nuestra forma de cocinar, será divertido y aprenderemos mucho. 

Esperamos que sea de vuestro agrado y que seamos muchos los que disfrutemos haciéndolo posible. 

Te esperamos en mucha Buena Onda. Muchas gracias.

Yogur desnatado casero, revisitado.


Hace ya más de 5 años, publiqué la primera receta de yogur casero, el Yogur natural desnatado, sin azúcar. Desde entonces, no he dejado de prepararlo y también he publicado otras versiones que podéis encontrar en el blog. Así y todo, como mi yogur es desnatado al 100%, nunca conseguí una textura a mi gusto. Quedaba poco denso y eso me hizo probar y probar con el fin de conseguir una textura más compacta. 

Ya comenté en la otra entrada, que para que quede perfecto, tanto el vaso, como las cuchillas, la tapa, la goma y el cubilete tienen que estar muy limpios y sin olor por otra receta que hayamos preparado antes. Pero si la leche, la leche en polvo y el yogur son desnatados, no es tan fácil. 

Mi sorpresa y el éxito, lo conseguí cuando empecé a probar leches frescas desnatadas de distintas marcas blancas o no. Y ahí pude encontrar el yogur deseado, siguiendo la misma receta y el proceso, pero la cuestión era utilizar leche fresca y dependiendo de la marca, el resultado cambia. Con leche entera, mucho más.

Os recomiendo, de entre las que utilicé, la de Puleva y la de Lidl, pero lo bueno de la de Puleva es que la botella contiene litro y medio y la de Lidl, sólo 750 ml. Lo peor de estas marcas es que utilizan botellas de plástico y la de Hacendado y otras, brick. Otra cosa a tener en cuenta, es que hay que saber cuándo vamos a preparar el yogur para que nos dé tiempo de comprar la leche fresca o si ya la tenemos en la nevera, cuidar de que no caduque porque para hacer yogur, ya no nos valdrá. 

Desde que he comprobado que funciona, ya no he cambiado de leche. También la leche en polvo, es mejor que sea de buena calidad. 

Yogur bajo en calorías, pero adictivo. 

Espero que os guste. Buen fin de semana.
Ingredientes 

- 1 l de leche fresca desnatada, a temperatura ambiente 
- 1 yogur natural desnatado, 0% m.g. 
- 50 g de leche en polvo desnatada de calidad
* un tarro de cristal o varios

Antes de empezar… 

- Poner una bandeja o recipiente con agua caliente en la rejilla del horno. 

- Si aprovechamos el calor residual del horno, esperaremos a que esté a unos 50-70º. Si no lo hemos tenido enchufado, precalentarlo a 50º. Nunca puede superar los 70º porque el yogur no cuajará. 

- Comprobar que los tarros y el vaso, tapa y cuchillas de la TMX, están limpios y secos. 

Preparación en TMX 5

- Poner todos los ingredientes en el vaso y programar 4 minutos, 50º, velocidad 4. Después, programar, 10 segundos, velocidad 5.
Preparación tradicional 

- Poner a hervir la leche. 

- Cuando ya empiece hervir, retirar del fuego y dejar templar a temperatura ambiente hasta que al meter un dedo, no notemos mucho el calor (a 40º). 

- No la dejaremos enfriar del todo pues no cuajará. 

- Añadir el yogur y la leche en polvo. Remover muy bien hasta que esté todo bien mezclado.

Cuajado del yogur en el horno 

- Verter en uno o varios tarros, taparlos bien. Poner los tarros en el horno dentro de la bandeja con agua caliente. Yo lo programo 1 hora a 50º y lo apago dejando los tarros dentro y sin abrir el horno toda la noche. 

- A la mañana siguiente, sacar los tarros del horno y guardarlos en la nevera. 

Nota: 

- Es mejor no edulcorar el yogur y añadirle a la hora de tomarlo, lo que se desee.

- Aconsejo utilizar un bote de cristal grande como el mío. Es más cómodo para mí, pero utilizad en tarros pequeños, si os va mejor.

Bon profit!

Parmigiana di melanzane


Después de 9 meses, volvemos con el Reto CRI, Reto Cocina Regional Italiana, que nos propone mi amiga Maggie, El cajóndesastre de Maggie. El objetivo del reto es dar a conocer esas recetas que son típicas de cada región italiana. Estrenamos nuevo logo.

He elegido en esta ocasión una receta típica de la región de Campania, la Parmigiana di melanzane. No la había preparado, ni probado y con lo que me gustan las berenjenas, no podía dejar de hacerla.

Utilicé tomate natural y eso hizo que soltara mucho jugo junto a la cebolla, pero lo solucioné poniendo los recipientes en el microondas y fue una buena idea. En la receta original las berenjenas se fríen, pero como yo evito los fritos, las asé en el microondas en el plato crisp. 

Es una receta ideal para el verano, en la que tomates y berenjenas están en su mejor momento y eso se aprecia en el resultado. Hice dos raciones pequeñas en recipientes de cristal, una con más parmesano para mi hijo y la otra, con muy poco.

En este enlace tenéis todas las recetas saladas publicadas y en este otro las dulces que se publicarán mañana.

Gracias Maggie. A ver con qué nos sorprendes en la nueva temporada.

Espero que os guste.
Ingredientes 2 raciones pequeñas

Podéis adaptar las cantidades según vuestras necesidades. 

- 70 g de cebolla 
- 1 diente de ajo 
- 300 g de tomate natural 
- sal y pimienta 
- una pizca de azúcar 
- 30 g de aceite de oliva virgen extra 
- una cayena pequeña 
- hojas de albahaca fresca 
- 600 g de berenjenas 
- 2 bolas de mozzarella 
- parmesano rallado 
- pan rallado

* hojas de papel de cocina
* 2 recipientes de vidrio (o uno más grande)

Antes de empezar…

- Cortar las berenjenas en rodajas no muy gruesas. Ponerlas en un bol con agua y sal. 

- Pelar el ajo y la cebolla. Cortar la cebolla en trozos.

- Pelar el tomate y cortarlo en trozos.

- Si no tenéis el parmesano rallado, hacerlo en la TMX con unos golpes de turbo o con un rallador. Yo siempre suelo tener en un bote.

- Lavar la mozzarella, secarla y cortarla en rodajas.

- Sacar las berenjenas del agua y secarlas con papel de cocina.
Preparación de la salsa en TMX 5 

- Poner en el vaso el ajo, la cebolla, el tomate, la sal, la pimienta, una pizca de azúcar y el aceite. Programar, 5 segundos, velocidad 4.

- Agregar la cayena y programar, 10 minutos, 120º, velocidad 1, giro a la izquierda. Poner el cestillo sobre la tapa. Acabado el tiempo, comprobar la cocción. Es importante que la cebolla esté hecha. Quitar la cayena y reservar.

Preparación tradicional de la salsa

- Poner aceite en una sartén y sofreír el ajo un poco. Agregar la cebolla y una pizca de azúcar para que se ablande más rápido.

- Añadir un poco de harina, remover e incorporar el tomate, la cayena y las hojas de albahaca trituradas. Dejar cocer a fuego bajo durante unos 10 minutos. Acabado el tiempo, comprobar la cocción. Es importante que la cebolla esté hecha. Quitar la cayena y reservar.
Finalizando la Parmigiana

- Mientras se hace la salsa, asar la berenjena en el microondas o en el horno. Si se va a freír, pasar las rodajas por harina previamente y dejarlas una vez fritas, sobre papel absorbente.

- Poner en el recipiente una capa de rodajas de berenjena. Espolvorear pan rallado y parmesano por encima, salsa de tomate y una capa de mozzarella.

- Repetir la operación y terminar con una última capa de berenjena espolvoreada con pan rallado.

- Como a mí me quedó una salsa muy líquida, introduje los recipientes en el microondas a máxima potencia durante 5 minutos y después puse el grill hasta que se doró la superficie. También, de este modo, me ahorré tener que encender el horno.

- Si vais a utilizar el horno, ponerlo a 180º y hornear hasta que la superficie esté dorada.

- Servir caliente.

Notas:

- Al utilizar tomate natural, igual tendría que haber cocido la salsa más tiempo.

Bon profit!

Regla 5 Erres, 1 +/-100, desperdicio 0


No es suficiente con ser uno más de los granos de arena de una playa o una más de las estrellas del cielo. 
"El club de la lucha" (1996), Chuck Palahniuk.


En mi proyecto 1 +/-100, desperdicio 0, tratamos de aprender estrategias y hábitos de conducta relacionados con el desperdicio 0. No es nada sencillo, más bien al contrario, porque nuestro entorno, nuestra sociedad no está preparada para ello. No es necesaria sólo nuestra actitud, también influyen una barbaridad de factores que deberían empezar, por supuesto, desde las autoridades que nos gobiernan, las empresas, los supermercados… 

Sí, ya sé que me diréis que en nuestro país, reciclar lo pagamos a precio de oro y realmente, no sabemos si nuestro esfuerzo sirve realmente y si reciclan de verdad todo lo que desechamos. También pensaréis como yo, que no deja de ser una hipocresía defender el medio ambiente desde las más altas instancias y a la vez, descargar prácticamente toda la responsabilidad en los consumidores.

Como bien dice, Chuck Palahniuk en la frase que encabeza la entrada, podemos dejar de ser uno más, diferenciarnos del resto, adoptando paso a paso, actitudes que nos sirvan para iniciarnos en esta cultura del desperdicio 0. Justo en esa novela, el autor, crea un protagonista sin nombre que lucha contra su creciente molestia hacia el consumismo.

Espero que os sea de utilidad. De todas formas, no es obligatorio estar de acuerdo. Transmito el producto de mi búsqueda informativa y mi opinión personal.
Una imagen vale más que mil palabras. Foto hecha este verano al lado de casa. Podéis ver, que aunque la gente recicle, el servicio no es el adecuado y el estado de los contenedores es penoso. Pagamos impuesto especial de más de 60 euros al año y además recibo anual de basura. Comprometerse, también es crear conciencia y denunciar demandando un buen servicio acorde a lo que se nos exige.
En esta entrada pretendo informar sobre la base para empezar a reducir, en lo posible, nuestros desechos y no sólo los alimentarios, también para aprender a adoptar, en la medida que podamos, hábitos más ecologistas. Se trata de la Regla de las 5 erres de la ecología

El conocimiento de la Regla de las 5 erres de la ecología, contribuye a ayudarnos a reducir nuestros desechos y a consumir de otra forma. Tras realizar una intensiva búsqueda, he comprobado, que dependiendo del país, de la lengua, las 5 erres no coinciden y por ello, se adaptan para que en esa lengua la palabra empiece por R. Como se inició en inglés, no siempre es posible adecuarlo. También cambian dependiendo de las webs y los vídeos. Yo voy a elegir las que considero que nos dan más información y que se pueden traducir al español sin problema.

No es nada nuevo, de hecho, se empezó con las 3 erres (reutilizar, reciclar y reducir), pero ya que hemos subido dos escalones vamos a empezar con el 5:

1. Reducir: 

En esta sociedad en la que estamos inmersos, en la que se nos anima a consumir continuamente y lo hacemos, tal vez esta R, es una de las más complicadas. 

Se trata de preguntarnos, ¿Lo necesitamos? ¿Es indispensable? De preferir la calidad a la cantidad (darle otro uso, revender, dar, cambiar, reciclar…) 

- No consumir bienes materiales en exceso. 

- Cuántas veces nos hemos dicho, hemos pensado la cantidad de días-mese-años que hace que no utilizamos algo (que en la mayoría de los casos es inútil) 

- Tener menos significa, tener menos que limpiar, que guardar, que reparar, que tirar… 

- Reducir significa, tener menos necesidades, comprar menos, producir menos residuos. 

- Reducir conlleva usar menos material, menos energía de fabricación, menos energía de almacenaje (leche refrigerada vs. envasado aséptico), menos energía de uso (bombillas de bajo consumo vs. incandescentes), reducción de la toxicidad (redúcela a CERO). 

- Reducción del uso de los recursos (fuentes alternativas de energía, instalaciones inteligentes de suministro eléctrico y energético, uso eficiente de la electricidad, agua y gas, bombillas de bajo consumo, grifería, caldera, aislamientos…). 

- Reducción de la contaminación, ruido (aislamientos), CO2 (pedalear y compensación), energía de transporte (compra de productos locales). 

2. Rechazar: 

Se trata de decir NO a lo superfluo, lo que recogemos, tiramos o llevamos a casa para tenerlo amontonado, guardado o para tirarlo ya o en breve. Rechazar lo que no se necesita, lo que no es reutilizable. 

- ¿Cuántas veces has recogido publicidad en la calle para tirarla en la próxima papelera? O en el suelo… 

- Tarjetas de visita, prospectos, bolsas de plástico, papel, publicidad en los buzones… 

- Rechazar el uso de envases contaminantes en supermercados o establecimientos en los que obligatoriamente, nos los ofrecen (comida rápida, cafeterías…) 

- Rechazar los productos sobre-envasados: por ejemplo los huevos de los supermercados envasados en cartón-plástico duro-plástico más ligero. Galletas, magdalenas y otros alimentos, envueltos individualmente en plástico y a su vez, en otra bolsa y caja de cartón. Las medicinas, cápsulas en “blisters” envueltas en plástico y dentro de una caja de cartón. Se os ocurrirán más. 

- Si no se rechaza, se genera una cantidad ingente de residuos, sobretodo plásticos. 

3. Reutilizar: 

Reutilizar permite utilizar varias veces el mismo objeto dándole o no, otra utilidad. Permite evitar el consumo inútil, alarga la vida de los objetos ya adquiridos y atenúa el gasto energético. 

- Reutilizar las bolsas de plástico o papel que nos encontramos por casa. 

- Reutilizar papel, cartón, desechos orgánicos, ropas, libros, CDs, restos de comida… 

- Disminuir la cantidad de desecho que eliminamos es también una buena estrategia para comenzar hoy con un cambio de actitud y de conciencia medio ambiental. 

- No comprar objetos de un único uso: servilletas, platos, vasos, cubiertos de plástico. 

Comprar de segunda mano, es algo que ya está haciendo mucha gente, pero por ahorro, más que por conciencia ecológica. Por ahí también se empieza.

4. Reparar: 

No puede faltar esta erre, pero qué difícil es en la sociedad “civilizada” luchar contra la obsolescencia. A mí me parece inmoral. 

- Tampoco es sencillo que te reparen algo en los servicios de atención al cliente. Lo primero que hacen es decirte que la reparación es más cara que comprarlo nuevo. 

- Hay vídeos en los que se puede ver cómo se las apañan para reparar multitud de objetos, pero la mayoría, son de países en los que eso forma parte de su vida por necesidad. 

5. Reciclar: 

Se trata de reciclar lo que no se ha podido rechazar, reducir o reutilizar. 

- Sí, nuestras casas no están todas preparadas para seleccionar selectivamente, separar y reciclar. Es necesario y aún queda mucho camino por recorrer. 

- Por desgracia en muchas ciudades, da pena ver cómo están los contenedores de reciclaje y el espacio a su alrededor (por eso hice la foto y tengo muchas más de Valencia). Quiero destacar cómo me gustó Oviedo cuando estuve y vi que la empresa de basuras sólo por la tarde-noche coloca unos cubos grandes de basura de colores para que los vecinos depositen allí sus residuos ya seleccionados. El resto del día, la ciudad, al menos cuando estuve yo, está muy limpia. 

- Es necesario tener en cuenta el reciclaje de los productos que no son fácilmente reciclables: pilas, cargadores, impresoras, móviles, pinturas, aceites de motor o caseros… 

En inglés una de las palabras que empiezan por R y que no se puede traducir por otra que también empiece por R es “Rot” (compostar). 

A mí se me ha ocurrido que podíamos utilizar Retornar a la tierra. Sería la 6ª R. Compostar para convertir los restos orgánicos biodegradables en compost, abono natural.

En este proyecto 1 +/- 100, desperdicio 0. reciclamos alimentos o restos de comida y muchas otras cosas, no tiramos nada, aprovechamos para aprender los unos de los otros. 

Podéis aportar vuestras opiniones o experiencias. Gracias.

El club de la lucha. Novela de Chuck Palahniuk en el que se basa la película del mismo nombre (Fight Club).

Fuentes:




Magdalenas de chocolate con Martina y Hugo


Hoy me ha vuelto a pasar y se ha publicado una receta que pensaba hacer mañana. La copié en borradores y le di a publicar sin darme cuenta. No aprendo...

Que adoro a los niños, no lo dudéis. Me gustan especialmente los tienen chispa, siempre me ha pasado. Soy recta con ellos y cariñosa a la vez; les puedo reñir más que sus padres, pero casi todos, me visitan en casa y si es para cocinar, mucho mejor. 

El primer domingo de septiembre, sin esperarlo, vinieron a casa (como ya os comenté), Martina y Hugo. Son dos hermanos a los que conozco desde que nacieron. Hugo ya se había pasado por casa más de una vez, pero con Martina, no tenía contacto hasta que un día, al bajar a tirar la basura, me quiso acompañar y se dedicó a encestar las bolsas en los contenedores pero le costaba un poco, porque no llegaba. Le expliqué para qué servía cada uno y a partir de esa noche, se vino más de un día. Martina tiene esa chispa especial y es tan pequeña y delgadita, que parece que se mueve como una lagartija. Hugo, ha crecido y ya he comprobado que come a dos carrillos. Él fue el que se presentó con el bote del azúcar en mano, cuando esa misma tarde tocaba, comerse un vasito de Manzanitas de helado sobre yogur. También fueron al jardín y cogieron las flores para las fotos.

No se comieron una magdalena, ni dos, porque hacerlas paso a paso, fue un disfrute y además, les encantaron. Después, se llevaron unas cuantas a casa. Por la noche, pidieron a su padre venir a despedirse de mí porque al día siguiente ya empezaban el colegio y no nos veremos hasta el verano que viene. 

Esta receta es una adaptación de una incluida en un libro de magdalenas. Ya la utilicé para preparar el verano pasado la Coca colorines de chocolates y naranja. Esta vez, no le añadí naranja porque no tenía y la visita fue inesperada. 

Me gusta cocinar con niños y esa tarde, con lluvia y poca luz, al menos estuvimos fresquitos. 

Espero que las preparéis con vuestros niños. Son fáciles y es una forma de que coman sano y se involucren con vosotros en la cocina, disfrutando todos a la vez.

Buen fin de semana.
Ingredientes 24 magdalenas (dependerá del tamaño de los moldes)

- 4 huevos L
- 200 g de azúcar
- 150 g de aceite de oliva suave
- 80 g de cacao en polvo sin azúcar
- 160 g de harina de repostería
- 1 sobre de levadura química tipo Royal
- una pizca de sal

*moldes de papel para magdalenas
*2 bandejas metálicas con huecos para colocar los moldes 

Antes de empezar…

- Sacar los huevos de la nevera para que estén a temperatura ambiente.

- Tamizar la harina y la levadura previamente. A mí me gusta hacerlo dos veces. 

- Colocar los moldes de papel en los huecos de las bandejas

- Precalentar el horno a 250º.
Preparación en TMX 5

- Poner en el vaso los huevos y el azúcar. Batir, programando, 3 minutos, velocidad 5.

- Incorporar el aceite y programar, 15 segundos, velocidad 5.

- Agregar el cacao, la pizca de sal y la mezcla de harina y levadura. Programar, 8 segundos, velocidad 6.
Preparación tradicional

- Poner en el vaso de un robot o una batidora los huevos y el azúcar. Batir hasta conseguir una mezcla homogénea. 

- Incorporar el aceite y seguir batiendo. 

- Agregar el cacao, la pizca de sal y la mezcla de harina y levadura. Batir sólo lo justo para que se integren.
Horneado

- Verter la masa en una manga pastelera. Rellenar las cápsulas de magdalena hasta las ¾ partes e igualmente, introducirlas unos 30 minutos en la nevera. Espolvorearlas con azúcar antes de hornear. 

- Bajar la temperatura del horno a 200º e introducir el molde con las magdalenas. 

- Hornear durante unos 15 minutos, calor arriba-abajo. El tiempo dependerá del tipo de horno.

- Sacar del horno y repetir la operación con el segundo molde.

- Dejar que se enfríen sobre una rejilla. Ese día se las comieron calientes.
Notas:

- Se puede dejar más tiempo la masa en la nevera.

- Tuve que bajar la temperatura del horno porque en la receta original, era de 250º y bajarla a 220º. Las de la primera bandeja subieron con más copete, pero se quemaron casi todas.

Bon profit!

Receta adaptada del libro Magdalenas (Vorwerk), facilitada por Javier Hidalgo.
Mi molde