Congelando el verano II


El año pasado se me ocurrió este reto un poco tarde. Estaba terminando el verano y preparé unos tutoriales con el fin de presentar CONGELAR EL VERANO, a quien quisiera participar. La culpable de la idea fue una sandía, sí esa fruta tan refrescante y veraniega que se convirtió en la protagonista del logo. Congelando el verano, a pesar de lo tarde que lo propuse, tuvo una buena participación y para mí, fue una experiencia positiva e imagino que también para el resto de participantes.

Se me ha ocurrido adelantar la publicación del reto justo a hoy que es el día en el que comienza el verano, 21 de junio. A diferencia del año pasado, tenemos la oportunidad de tener a nuestra disposición, las verduras y frutas que se comercializan al final de la primavera y principio del verano. También, seguiremos obteniendo mejores precios y calidad, al ser productos de temporada. No habrá que correr al tener más tiempo para elegir los productos que vamos a congelar y poder hacerlo con tranquilidad. 

Con la lectura de los tutoriales, que vuelvo a enlazar, podréis obtener más información sobre cómo congelar tanto frutas, como verduras veraniegas. También podéis ver las recetas que se presentaron en el reto del año pasado porque en algunas, podéis encontrar trucos e ideas nuevos.
Congelar el verano consiste en, elegir alguna fruta o verdura de verano (o más de una), siguiendo, las pautas que os indico en estos tutoriales.


Para ello, seguiremos el siguiente proceso:

- Leed el tutorial sobre congelación de fruta y verdura-hortaliza.

- Comprad (o elegid de vuestra huerta) la fruta y/o verdura-hortaliza que os guste tener congelada. Puede ser más de una y bastante cantidad por si surge algún problema posteriormente. Esperad, si es necesario, a cuando esté en su punto máximo de maduración o a un mejor precio.

- Empezad con el proceso de congelación.

Instrucciones de participación:

- Enviadme un email a thermofanblog@gmail.com indicando que vais a participar, nombre, nombre del blog y vuestro email. El plazo de envío de emails, terminará el 15 de julio a las 00:00 horas.

- Por si alguien quiere unirse antes de que termine el verano, haré un recordatorio a principio de septiembre y el plazo de inscripción terminará el 20 de septiembre a las 00:00 horas

- Se admiten todo tipo de recetas en las que se hayan utilizado, junto con otros productos, las frutas y/o verduras de verano, congeladas.

- Publicación de las recetas presentadas en Congelando el verano II, desde el 1 al 30 de noviembre

- Se colgarán las recetas en esta entrada de Thermofan utilizando para ello la herramienta InkLinz. Estará activa desde el día 1 de noviembre a las 00:00 horas, hasta el 30 de noviembre a las 23:55 h.

- Espero que la honestidad impere y que nadie utilice alimentos congelados o precongelados comprados en el supermercado.

¿Os animáis y participáis en "Congelando el verano II?

Os agradeceré que me ayudéis a difundirlo, colgando el logo en vuestros blogs y también en las redes sociales. Como el plazo es largo y algunos, cerráis por vacaciones, cuanto más pronto lo hagáis, será más efectivo.

Os espero a todos los que me acompañasteis el año pasado y a los que os incorporéis en esta segunda edición.

Mil gracias y feliz verano, a pesar del calor.

Flautas de pan casero


No dejo de hornear pan, da igual que haga calor o no, en panificadora o al horno, o los dos a la vez. Sí, ya sé que es normal que yo haga pan casero, pero no tan a menudo como estas últimas semanas. La razón es que mi hijo, que está trabajando en un colegio, me pide que le haga el pan para el bocadillo. Antes, prefería pan del super y parecía que le daba igual, pero ahora, puedo presumir no sólo de que me lo pida, sino de que lo valore y lo disfrute, lo mismo que yo, al hacerlo.

Estas flautas de pan, no sirvieron para bocadillo, porque se me ocurrió formar unas barritas muy delgadas para la merienda, pero con la misma masa, dándole forma de bocadillo, quedarán también perfectas. De todas formas, panes para bocadillo, seguro que publicaré más de uno, pero os digo, que con este calor, lo que más pereza me da es hacer las fotos.

Me siento feliz compartiendo con vosotros estas flautas de pan; rellenadlas con lo que os apetezca. A nosotros nos encanta cortar un trozo, abrirlo por la mitad, rociar bien con un buen aceite y colocar dentro unas buenas onzas de chocolate. Si el pan está calentito, se derrite y está delicioso. Cuando era cría, le ponía una pizca de sal y era mi bocadillo favorito: pan con aceite, sal y chocolate. ¡Vaya lujo!

Feliz fin de semana con calor sofocante, pero si es comiendo pan casero, igual nos olvidamos un poco de los malos ratos que nos hace pasar.
Ingredientes 

Yo hice piezas de 80 g de distintas formas, éstas son muy finas, de ahí el nombre de flautas.

- 355 g de agua mineral
- 4 g de levadura seca de panadería
- 175 g de harina de fuerza
- 375 g de harina de repostería
- ½ cucharadita de postre de azúcar moreno
- 20 g de salvado de avena
- 1 cucharadita de postre de sal
- 5 g de aceite de oliva auberquina

Antes de empezar…

- Colocar una bandeja con agua en la base del horno y precalentarlo a 200º unos minutos antes de hornear el pan.

Preparación en TMX 

- Verter el agua en el vaso. Programar, 1 minuto, 37º, velocidad 1. 

- Agregar la levadura, programar, 6 segundos, velocidad 6 y dejar reposar unos 5 minutos. 

- Incorporar las harinas, el salvado de avena, la sal y el azúcar. Programar, 6 segundos velocidad 6 y 1 minuto, velocidad espiga. 

- Añadir el aceite y programar, 1 minuto, velocidad espiga, sin cubilete. Dejar reposar la masa durante 10 minutos y volver a programar, 1 minuto, velocidad espiga, sin cubilete. 

- Sacar la masa del vaso y colocarla en un bol untado con aceite. Cubrir el bol con un film untado con aceite o con un paño. 

Preparación tradicional 

- Mezclar la mitad de las harinas en un bol. Agregar la levadura, el azúcar y la sal. 

- Formar un pozo en el centro y agregar el agua y el aceite. Mezclar hasta que los ingredientes estén amalgamados. 

- Ir incorporando poco a poco el resto de la harina e ir amasando hasta que se forme una masa que se despegue de las paredes del bol. 

- Sacar la masa del bol y colocarla en la supeficie de trabajo ligeramente enharinada. Amasar durante 8 o 10 minutos. La masa debe quedar lisa y elástica. 

- Colocar la masa en un bol untado con aceite. Cubrir el bol con un film untado con aceite o con un paño. 
Plegados de la masa 

- Hacer plegados a la masa me gusta mucho. Si tengo tiempo, mientras la masa reposa, me dedico a hacer otra cosa. Vale la pena, porque, el resultado se aprecia en la miga. 

- Los plegados los hago estirando la masa desde los bordes al centro, moviendo el bol en la misma dirección de las agujas del reloj. Una vez terminado el primer plegado, tapar el bol y dejar reposar la masa durante 10 minutos. 

- Pasados los 10 minutos, volver a repetir los plegados. Como hace calor, los repetí 3 veces dejando el reposo de 10 minutos entre cada plegado. 

Formado de las flautas de pan 

- Pesar la masa y dividirla en las porciones del peso deseado. En mi caso, hice diferentes formas y gruesos, pero de unos 80 g por pieza.

- Para formar las flautas, aplanar la bola de masa, dándole forma de rectángulo, estirar el borde superior (el más alejado) hasta el centro doblándola sobre el resto de la masa y presionando un poco y con cuidado. 

- Después, girar la pieza de forma que el lado más alejado esté ahora delante de nuestro cuerpo. Repetir de nuevo, estirando el borde superior (el más alejado) hasta el centro doblándola sobre el resto de la masa y presionando un poco y con cuidado. 

- Sellar bien todo este borde, estirar las puntas y plegarlas sobre el mismo. Nos quedará como un rectángulo con una marca en el centro fruto del sellado (ver notas). 

- Colocar la pieza con la junta en la parte de abajo. Posicionar ambas manos juntas sobre la pieza de masa. 

- Estirar con las dos manos, presionando suavemente sobre la masa, de forma que ésta se vaya alargando hasta conseguir una barra muy fina. Hay que rodar y estirar hacia afuera la masa de forma uniforme con ambas manos, hasta conseguir el grosor y la longitud deseados. No es tan fácil como parece, requiere mucha práctica.

- Al llegar a las puntas, se pueden afinar, pero no es necesario hacerlo en exceso, porque se queman con facilidad. Os dejo este vídeo, porque es mucho más fácil de entender si lo visionáis.

- Colocar las barritas sobre una bandeja cubierta de papel o bandejas especiales para barras. Cuidar de que la marca del sellado quede abajo. Si tenemos un trapo de lino, se espolvorea con harina, se forman dobleces y entre ellas, se colocan las barras. De esta forma, no se deforman.

- Dejar leudar durante una media hora o hasta sulfurizado que doblen su volumen. El tiempo dependerá de la temperatura ambiente. Tapar con un paño espolvoreado con harina o una tela especial para dicho fin.

- Antes de hornear el pan, hacer los cortes en diagonal con una cuchilla.

- Espolvorear harina, si se desea conseguir un aspecto rústico. Si no es así, pintar con agua o con leche.
Horneado 

- Hornear en horno precalentado a 200º durante 6 minutos, calor abajo. Sacar la bandeja con el agua con mucho cuidado. 

- Hornear el pan 15 minutos, calor, arriba abajo más o menos. 

- Sacar del horno y dejar que se enfríen sobre una rejilla. 

Notas: 

- Si se desea utilizar levadura fresca, con 10 g será suficiente. 

- Me gusta añadir un poco de salvado de avena a la masa si el pan no es integral. No se aprecia, pero nutricionalmente, es mejor.

- El proceso de formado de la barra, es más complejo, pero tiene su dificultad y requiere práctica que a mí todavía me falta, por eso lo he simplificado al máximo y os he puesto el vídeo de La Cocina de Babette. Si conseguimos que los panes no se abran por la base, ya nos podemos quedar satisfechos.

Bon profit!

Tortilla sandwich de patata y berenjena


No tengo muchas recetas en las que utilice los huevos como protagonistas y tortillas, aún menos. La razón no es que no nos gusten, todo lo contrario, pero resulta, que suelo prepararlas por la noche y a esas horas, ni me apetece hacer fotos, ni me saldrían bien.

El otro día, pensé preparar una tortilla a mediodía y dejarla lista para la cena. Tengo un libro de recetas de berenjena y es una verdura que me encanta. No tenía la cantidad que indicaba la receta, pero como tenía patatas, adaptarla a mi gusto fue sencillo.

El sabor de la berenjena no es el que predomina, ya os digo, que utilicé más patata, pero me parece, que la berenjena le aporta mucha más esponjosidad a la tortilla. Rellenarla tipo sándwich fue una opción de última hora y os aseguro que el éxito está asegurado.

Me gusta añadirle un poco de pan rallado. Lo vi una vez en un programa de televisión y desde entonces, siempre lo hago y no se nota nada. El cocinero televisivo, indicaba que el pan rallado contribuye a que la tortilla cuaje más rápido. 

Nada mejor que publicar una tortilla y que ésta, vaya dedicada a una amiga que en su día creó El Club de la tortilla perfecta. Ya llevaba tiempo teniendo ganas de compartir una en este club tan especial de mi amiga Concha, De buena mesa. Espero que te guste Concha, a ti y a todos los que seguís Thermofan.
Ingredientes 

Tortilla 

- 50 g de aceite de oliva virgen extra
- 400 g de patata
- 300 g de berenjena
- sal
- 6 huevos L
- 1 cucharada de pan rallado
- lonchas de tomate Raf para acompañar (opcional)

Relleno 

- 2 lonchas de jamón York
- 2 lonchas de queso manchego tierno

Antes de empezar…

- Pelar la patata y cortarla en dados. 

- Pelar la berenjena, cortarla en dados y ponerla a remojo en agua con sal
Preparación en TMX 5

- Verter el aceite en el vaso y programar, 2 minutos, 50º, velocidad 1.

- Poner la mariposa en las cuchillas, agregar las patatas y programar, 10 minutos, 120º, velocidad 1. 

- Mientras tanto, sacar la berenjena del bol y secarla con papel de cocina. 

- Agregar la berenjena y la sal al vaso. Programar, 4 minutos, 100º, velocidad 1. Como el tiempo de cocción puede variar con el tipo de patata y de berenjena, yo paré la máquina cuando habían pasado 2 minutos para comprobarlo y seguir con la cocción.

- Retirar la mariposa y verter el contenido del vaso en un bol. 

Preparación tradicional 

- Verter el aceite en una sartén y cuando esté caliente, freír las patatas. Sacarlas y verterlas en un bol.

- Verter un poco más de aceite y freír las berenjenas. Sacarlas de la sartén y dejarlas sobre papel de cocina.
Cuajado de la tortilla

- Para agilizar tiempo, batí los huevos con un poco de sal con unas varillas manuales, pero se pueden batir en el vaso durante 10 segundos a velocidad 4. 

- Mezclar las verduras con los huevos batidos y agregar una cucharada de pan rallado.

- Dividir la mezcla en dos y verter una mitad en una sartén con aceite caliente.

- Cuando la mezcla esté un poco hecha, colocar encima el jamón york y sobre éste, el queso manchego.

- Cubrir con el resto de mezcla y cuajar la tortilla hasta que esté totalmente hecha.

- Comprobar la cocción con cuidado, porque, al llevar queso, puede parecer que no está hecha debido a que se habrá fundido. 

- Servir caliente o templada. A mí me gusta acompañarla con rodajas de tomate, siempre que éste, sea de buena calidad. 

Notas:

- Yo cociné en la TMX, pero estoy segura, de que si lo hacéis en una sartén o en una freidora en las que se utiliza una cucharada de aceite, quedará mucho más crujiente, tanto la patata, como la berenjena. A veces, también frío las patatas y la berenjena en el microondas, con muy poco aceite. No queda tan bien, pero evito aumentar las calorías. En la TMX, también reduje la cantidad a sólo 50 g. Os dejo a vuestra elección, utilizar mucho más. Si la sartén para cuajar la tortilla es de buena calidad, o como yo, sólo la utilizáis para ese uso, no será necesario utilizar mucha cantidad de aceite.

- En el relleno se puede utilizar otro tipo de queso.

- Es importante que las patatas sean de calidad.

Bon profit!

Batido de manga y jengibre


Cuando estuve en Lisboa, tuve la oportunidad de probar, mejor dicho, ponerme las botas, comiendo manga cada desayuno. Fue la primera vez que la probaba y provocó en mí, una adicción matutina tan grande, que olvidé que mis desayunos tienen que ser frugales. El remordimiento se suavizaba, porque el día consistía en andar mucho, subiendo y bajando cuestas, dado el relieve de esa preciosa ciudad. Echaba de menos esos días y esos desayunos.

Hace unas semanas, encontré manga en mi mercado, compré sin dudarlo y ojalá pueda tener la oportunidad de volverlo a hacer. Y ahora me doy cuenta de que tal vez, muchos de los que me estáis leyendo no sabéis cuál es la diferencia entre el mango y la manga. Os cuento lo que sé. La manga, prima hermana del mango, tiene tonalidades verdosas y el mango rojizas. De esta forma, podéis distinguir uno de otra, más fácilmente; es un poco más alargada, pero su textura es más similar a la de la banana. Lo mejor, es que no tiene las fibras del mango y eso, hace que al comerla, se disfrute mucho más y se coma con mucha facilidad. 

Sus propiedades son tantas, que es mejor que las resuma.
  • Es una fruta muy completa, con alto contenido en vitaminas A, C, E, calcio, potasio, fibra. Aporta vitamina A, esencial para el desarrollo de los huesos, para mantener las células de la piel y, en general, para el funcionamiento de todos los tejidos.
  • Posee vitamina E, que ayuda a que no se destruya la vitamina A, y vitamina C, por lo que es un antioxidante natural, y refuerza el sistema inmunológico, reduce el nivel de colesterol y retrasa el proceso de envejecimiento celular.
  • Contiene hierro, potasio, fósforo y calcio, minerales necesarios para el buen funcionamiento de nuestro organismo, favoreciendo la formación y regeneración de los huesos, manteniendo en forma el sistema cardiovascular y una adecuada presión sanguínea.
  • Apenas aporta calorías. Es muy digestiva y ligeramente laxante, siendo ideal en dietas de adelgazamiento.
Me quedó una manga un poco olvidada en la nevera, una parte de un trozo de jengibre empezaba a dar señales de pasar a mejor vida y en un visto y no visto, tenía preparado este batido para mí solita. No hizo falta endulzarlo con nada. Como reciclé urgentemente, este batido se va directo a Reciclando Sabores.

Lo repetiré con manga y también con mango y así comprobaré si se nota la diferencia. 

Tras leer todo esto, ¿Os apetece tomar este batido?
Ingredientes para 1 vaso

- 150 g de manga
- 120 g de manzana fuji
- 1 cm de jengibre pelado
- unas gotas de zumo de limón
- 150 g de bebida de soja
- cubos de hielo (opcional)

Antes de empezar…

- Pelar la manga y la manzana. Cortarlas en trozos.

- Pelar el trozo de jengibre. Si no se va a utilizar la TMX o un robot potente, será mejor, rallar el jengibre para facilitar el triturado.
Preparación en TMX

- Verter todos los ingredientes en el vaso y programar, 1 minuto, velocidad 8. Comprobar si es necesario añadir más tiempo para que quede totalmente triturado.

- Agregar más bebida de soja, si se desea más líquido.

Preparación tradicional

- Verter todos los ingredientes en el vaso de un robot o de una batidora. Triturar hasta obtener la textura de batido y que quede totalmente triturado. Si es necesario, volver a repetir la operación.

- Agregar más bebida de soja, si se desea más líquido.

Notas:

- Para mí, el batido estaba perfecto porque tanto la manga, como la manzana estaban dulces. Si no es el caso, se puede añadir algo de azúcar o edulcorante.

- La cantidad de jengibre es para mí, la adecuada; un poco picante, pero sin que domine su sabor. Si no os gusta, no se lo pongáis, pero le da “vidilla” al batido. Podéis usar cualquier tipo de leche, u otro tipo de bebida vegetal.

- No le añadí cubitos de hielo porque las frutas estaban frías y no me apetecía, pero cuando apriete el calor, será mejor agregarle hielo, a gusto.

Bon profit!

La información la resumí de aquí.

Cintas picantonas con Shiitake de Carlos


Compré setas Shiitake en el mercado al verlas grandes y frescas, como nunca antes, las había visto. El precio era un poco elevado, pero, al fin y al cabo, estas setas pesan muy poco y yo no necesitaba demasiadas. Son las setas que más me gustan por su sabor y los aromas que aportan, pero también por sus múltiples propiedades para nuestra salud. Como escribir aquí todas ellas, sería alargar demasiado mi entrada, os dejo un enlace, de los muchos que se pueden encontrar en internet, pero en los que también se habla de sus usos en cocina.

Tengo varias recetas de pasta en el blog y alguna, con otro tipo de setas. Suelen tener muchas visitas, porque on sencillas y con ingredientes de andar por casa, pero hacer una excepción y gastar un poco csomprando las Shiitake, no os defraudará.

Mi hijo suele cocinar platos de pasta y esta vez, le pedí que aprovechara que teníamos las setas Shiitake. Se puso a ello y el resultado, fue este plato que disfrutó mucho, tanto, como espero que vosotros lo hagáis. Es su primera receta para Thermofan y espero que no sea la última.
Ingredientes para 1 persona 

- 20 g de aceite de oliva virgen extra 
- 1 cucharada de mantequilla, baja en grasa la mía 
- 2 dientes de ajo grandes 
- 90 g de cebolla nueva 
- 1 o 2 cayenas, a gusto 
- 200 g de setas Shiitake 
- 240 g de sidra natural 
- 15 g de piñones 
- 120 g de cintas 
- sal marina de Eivissa con 4 pimientas (rosa, verde, blanca y negra) 

Antes de empezar… 

- Pelar la cebolla y cortarla en brunoise. Pelar los dientes de ajo y cortarlos en rodajas muy finas. - Cortar las setas en láminas muy finas y a lo largo.
Preparación tradicional 

- Verter el aceite en una sartén y agregar la cucharada de mantequilla. Cuando esté disuelta y se haya calentado la mezcla, agregar la cebolla y el ajo. Espolvorear un poco de sal. 

- Sofreír removiendo un poco, hasta que la cebolla esté transparente. Agregar la cayena y las setas Shitake. Sazonar con la sal marina con 4 pimientas. 

- Tapar la sartén y sofreír a fuego medio unos minutos, removiendo de tanto en tanto. 

- Incorporar la sidra, subir el fuego hasta que la sidra hierva, bajarlo y dejar cocer hasta que la salsa reduzca. 

- Cocer las cintas de pasta en agua con un poco de aceite y sal durante el tiempo que indique el paquete. 

- Escurrir la pasta y servirla con la salsa caliente. Espolvorear un poco de sal con pimienta por encima. 

Notas: 

- La cantidad de pasta, dependerá del gusto de cada uno. Podéis adaptar la receta añadiendo más o menos. 

- Se puede sustituir la sidra por vino blanco, pero el sabor no será el mismo. 

- Añadir a la salsa un poco de crema de leche, le vendría muy bien, pero no teníamos en ese momento y está igualmente buena, sin ella. 

- Compré el año pasado en Eivissa un molinillo de sal marina con las 4 pimientas y el toque que le da, es perfecto. Si no tenéis como la mía, usad sal marina y agregad las pimientas por separado. 

- Mi hijo suele añadir un poco de mantequilla al aceite cuando prepara pasta. La mía es ligera, pero se nota en el sabor. Si usáis mantequilla, aún se apreciará más. 

- Se puede utilizar cualquier tipo de pasta, comercial o fresca. 

Bon profit!

Baccalà con sedano


No es normal que publique en sábado, a no ser que sea porque tengo que participar en un reto o concurso. Hoy, sábado es el día del reto CRI, de mi amiga Maggie, El cajón desastre de Maggie; ha elegido una receta típica de Abruzze o Molise (Los Abruzzos). Un plato sencillo de preparar y cuyo principal ingrediente es de los que más me gustan, el bacalao. La cantidad de apio en esta receta, es grande, pero, no encontré mucho en el super y, por eso, mi plato no lleva demasiado e imagino, que influirá en el sabor. No me importa, porque, el apio no es una de mis verduras favoritas. También he adaptado la cantidad de bacalao para nosotros dos, pero he mantenido prácticamente igual el resto de ingredientes.

La cocción de la verdura la hice en la olla rápida, añadiendo después los lomos de bacalao para poder por un lado, agilizar el tiempo de cocción y por otro, controlar que el bacalao no quedara seco. Maggie, indicaba que si era necesario, se podría añadir agua, pero debe ser que mis tomates eran grandes y por eso, no fue necesario.

Para la propuesta dulce, Maggie ha eligido unas Maritozzi típicas de Marche (Marcas). Tengo ganas de que llegue mañana para conocer esta propuesta dulce. Si queréis ver las recetas del resto de participantes pinchad aquí. Mañana se publicarán las recetas del reto dulce, para verlas, pinchad aquí.

Os indico entre paréntesis los ingredientes de la receta original. No lo adapté a la TMX porque preferí cocer el bacalao en la salsa y no hacerlo al vapor. 

En casa nos comimos este plato la mar de a gusto y seguro que este verano lo repito. Espero que os guste.
Ingredientes para dos personas

- 600 g de bacalao al punto de sal (900 g)
- leche suficiente hasta que cubra el bacalao
- 70 g de apio (500 g)
- 100 g de cebolla picada (1 cebolla) 
- 10 ml de aceite de oliva virgen extra
- 400 g de tomate picado (4 tomates)
- 25 g de pasitas (ablandadas en agua tibia y luego picadas) yo no puse
- 25 g de piñones
- 30 g de aceitunas negras picadas
- sal y pimienta

Antes de empezar… 

- Poner el bacalao a remojo en leche. Yo lo puse cubierto totalmente. Reservar hasta el momento de utilizarlo. Ver notas. 

- Cortar en brunoise la cebolla. Pelar el tomate y picarlo menudo. 

- Raspar el apio, cortarlo en trozos y escaldarlo durante 15 minutos en agua hirviendo. Sacar y escurrir. 

- Cortar las aceitunas en rodajas. 

- Si las vas a utilizar, poner las pasas en agua tibia pícalas con un cuchillo.
Preparación tradicional 

Cocción verdura en olla rápida 

- Verter el aceite en la olla, agregar la cebolla y un poco de sal. Rehogarla bien y cuando esté un poco blanda, incorporar el tomate y sofreír un poco hasta que haya cogido color. 

- Agregar el apio cocido, la sal y la pimienta. Tapar la olla y cuando suba el primer aro, contar 5 minutos. Dejar que se enfríe un poco y abrir la olla.

Cocción verdura en olla normal 

- Verter el aceite en la olla, agregar la cebolla y un poco de sal. Rehogarla bien y cuando esté un poco blanda, incorporar el tomate y sofreír a fuego lento hasta que haya cogido color. 

- Agregar el apio cocido, la sal y la pimienta y seguir la cocción hasta que las verduras estén hechas. Si es necesario, añadir un poco de agua.

Acabado del plato 

- Colocar los trozos de bacalao sobre las verduras. 

- Incorporar los piñones, las aceitunas y las pasas picadas. Seguir cociendo sin tapar la olla hasta que el bacalao esté listo, controlando que no quede seco. En mi caso, no fue necesario añadir agua, porque el tomate y la cebolla, soltaron el líquido suficiente. 
Notas: 

- Mi bacalao era congelado al punto de sal y obtuve un buen resultado a muy buen precio. El macerado en leche, favorece que quede más esponjoso a la hora de comerlo y tras una cocción lenta. Si compráis bacalao seco, tendréis que desalarlo de 24 a 48 horas antes, dependiendo, del punto de sal que queráis que tenga.

- Puse muy poco apio tal y como he indicado porque no encontré mas que el que viene en las bandejas de verdura, pero, de todas formas, no quería que predominara su sabor. Para mí, la cantidad perfecta. 

- Mi ración fue pequeña y la de mi hijo un poco mayor, pero preparé una buena ensalada, como suele ser ya habitual en casa. En el caso de no ser suficiente, para los que me leéis, será necesario aumentar las cantidades. La cantidad de salsa, una vez reducida, fue la adecuada para nosotros y no sobró nada.

- No añadí pasas, porque no las puedo tomar y a mi hijo no le gustan, pero le dará un toque dulce muy bueno. 

Bon profit!

Limonada suave de limón reciclado


Es 1 de junio y llega mi receta para Reciclando Sabores. Preparé un bizcocho de limón, pero me olvidé un huevo y claro, el resultado, fue directamente a la basura. Me quedaron unos limones ya pelados y otros con piel pero de los que ya había extraído el zumo. En casa nos gusta mucho la limonada y no la preparo más, porque se me olvida. Los limones ecológicos eran grandes y hermosos y pensé que podría intentar hacer una limonada de reciclaje. Como siempre, aquí no se tira nada.

Ahora que ya empieza el buen tiempo, si le agregamos unos hielos y unas hojas de hierbabuena, tendremos una limonada mucho más refrescante. 

Para los que al ver la jarra y el vaso, os preguntéis si son antiguos, os diré que sí. Son las únicas piezas que quedan de un regalo que la madre de un alumno de mi padre les hizo, en su boda. Cada vaso era de un color diferente a la jarra y los recuerdo perfectamente. Por suerte, los tengo yo ahora y me han venido perfectos para hacer la foto de esta rica limonada.

En casa gustó mucho. Espero que también a vosotros.
Ingredientes 

- 120 g de medios limones sin piel y sin zumo
- 140 g de medios limones con piel y sin zumo
- 120 g de azúcar de abedul o de azúcar 
- 60 g de zumo de limón
- 1 litro de agua mineral

Preparación en TMX

- Cortar las puntas de los limones y éstos, en cuartos. 

- Poner el azúcar de abedul o el azúcar en el vaso. Programar, 40 segundos, velocidad 10. 

- Incorporar al vaso los limones, el zumo de limón y la mitad del agua. Poner la mano sobre el cubilete y programar, 3 golpes de turbo de 2 segundos. 

- Agregar el resto del agua y remover con la espátula.

- Colocar el cestillo en el vaso y colar la limonada en una jarra. 

- Servir bien fría. Si se desea, se pueden añadir unos cubitos de hielo.
Preparación tradicional

- Calentar el agua en el microondas o en una cacerola.

- Añadir el zumo de limón, los medios limones y el azúcar de abedul o el azúcar. 

- Esperar a que el agua hierva y apagar el fuego.

- Colar la limonada y verterla en una jarra. 

- Servir bien fría. Si se desea, se pueden añadir unos cubitos de hielo.

Notas:

- La limonada colada se puede pasar tras colarla con el cestillo, por un colador más fino de malla. Si no se va a consumir en seguida o en su totalidad, es mejor verterla en una jarra que quepa en la nevera y conservarla en frío.

- Se puede preparar sólo con limón o añadirle también 60 g de naranja pelada. 

- Se pueden llenar cubiteras y triturar los cubitos en la TMX para que quede granizada.

- Si se prepara con limones y sin reciclaje, probarla antes de añadirle los 60 g de zumo de limón por si está demasiado fuerte.

Bon profit!

Ingredientes reciclados: Los tristes de nuestra cocina

Posible sustitución

Medios limones sin piel y sin zumo
por
Medios limones sin piel y con zumo

Medios limones con piel y sin zumo
por
Medios limones con piel y con zumo


Para finalizar, os presento la receta de mi amiga y compañera de Proyecto, Rosalía: Un Montadito de morcilla con bacalao de lo más original y según ella, muy bueno. Se le ocurrió haciendo limpieza de congelador y al encontrar un par de morcillas de cebolla, que llevaban bastante tiempo congeladas y unas sobras de Bacalao al pil pil, se le ocurrió mezclar ambas cosas, para hacer una morcilla algo diferente a las tradicionales. 
Os invitamos de nuevo, como cada mes, a dejarnos vuestras recetas de reciclaje. Tenéis desde hoy hasta el 15 de junio.


Bizcocho de yogur salado, panificadora


El bizcocho básico por excelencia ya lo publiqué en el blog hace un tiempo, Bizcocho de yogur, el de toda la vida, también llamado, bizcocho 1-2-3. Hay millones de versiones de esta receta y no creo que falle a no ser por problemas técnicos o despiste humano.

Se me ocurrió experimentar una versión salada modificada con respecto a la receta dulce original, con el objetivo de que fuera apto para diabéticos. Por eso, sustituí la harina blanca por harina de espelta integral y reduje la cantidad de aceite. Tenía un poco de nata de crema de soja y me apeteció añadirla junto al yogur. 

Quería que tuviera algún tropezón y, aprovechando que tenía un trozo de jamón de york que me había regalado muy amablemente, Ana, mi charcutera, me pareció que combinaría muy bien con aguacate. Me quedé corta porque sólo añadí la mitad de la fruta y la próxima vez que lo haga, lo pondré entero. El resto de ingredientes, son muy saludables, pero podéis utilizar los que más os gusten.

Y como quería que el experimento fuera un poco más allá, se me ocurrió probar a hornearlo en la panificadora. Este es el resultado que me gustó especialmente a mí, porque soy mucho de masas saladas. En el modo de preparación, os explico cómo lo hice, pero os adelanto, que no usé la cubeta de la panificadora, sino un molde.

Espero que os guste.
Ingredientes para un molde rectangular de 21 x 11 cm 

- 1 yogur de natural 0% materia grasa (125 g) 
- 40 g de nata de crema de soja 
- 55 g de aceite de oliva virgen extra 
- 180 g de harina de espelta integral bio 
- 100 g de harina para bizcochos con levadura (o harina de repostería y ½ sobre de levadura química)
- 80 g de harina de espelta integral 
- 20 g de salvado de avena 
- 3 huevos L (180 g aprox.) 
- 100 g de jamón de york cortado en dados 
- 60 g de parmesano rallado 
- 50 g de aguacate (pondría el doble) 
- 1 cucharada sopera de semillas de chía 
- 2 cucharadas soperas de hierbas de provenza 
- sal y pimienta 

*mantequilla o spray desmoldante para el molde o papel sulfurizado para forrarlo 
*un molde metálico de 21 x 11 cm

Antes de empezar… 

- Untar el molde con mantequilla y espolvorearlo con harina. También podéis usar spray desmoldante o forrarlo con papel sulfurizado, cuidando de que no sobresalga el papel de los bordes del molde.

- Sacar los huevos de la nevera para que estén a temperatura ambiente. 

- Cortar el jamón york en dados, si no queremos que lo triture la TMX. 

- Tamizar la harina. Si se usa harina de repostería, añadir la levadura.

Preparación en panificadora Lidl 

- Verter en la cubeta, el yogur, la nata de crema de soja, el aceite y los huevos. 

- Añadir las harinas (y la levadura química si no se usa harina con levadura), las semillas, el parmesano rallado, la sal y la pimienta. 

- Pulsar el programa nº 5 exprés, con el fin de que empiece a batir la mezcla en seguida. 

- Una vez todo batido, incorporar el jamón y el aguacate. Mezclar con una espátula con movimientos envolventes. 
Preparación en TMX 

- Poner en el vaso, el yogur, la nata de crema de soja, el aceite y los huevos. Mezclar, 10 segundos, velocidad 4.

- Añadir las harinas (y la levadura química si no se usa harina con levadura), las semillas, el parmesano rallado, la sal y la pimienta. Mezclar, 10 segundos, velocidad 6. 

- Incorporar el jamón y el aguacate. Mezclar con la espátula con movimientos envolventes.

Preparación tradicional 

- Poner en el vaso de un robot o batidora de varillas, el yogur, la nata de crema de soja, el aceite y los huevos. Batir con una batidora de varillas o a mano. 

- Añadir las harinas (y la levadura química si no se usa harina con levadura), las semillas, el parmesano rallado, la sal y la pimienta. Mezclar con una espátula hasta que todos los ingredientes estén bien incorporados.

- Incorporar el jamón y el aguacate. Mezclar con la espátula con movimientos envolventes.

Horneado en panificadora Lidl 

- Verter la mezcla en el molde y golpear éste sobre la superficie de trabajo para que no se formen burbujas de aire.

- Colocar el molde metálico sobre los dos anclajes de la base de la panificadora sin que toque la resistencia. 

- Hornear durante 60 minutos. La corteza salió demasiado dorada, por lo que igual, con unos 40 minutos sería suficiente. 

- Dejar enfriar completamente antes de sacarlo del molde para evitar que se rompa. 

Notas: 

- Si no se va a utilizar la panificadora, precalentar el horno a 180º, calor arriba-abajo y hornearlo unos 40 minutos o hasta que al pincharlo con un palo de brocheta, éste salga limpio. 

- Se puede realizar con harina blanca, integral de trigo o espelta blanca si no se tiene problemas o no gusta la de espelta integral. 

- Si no se tiene yogur, se puede sustituir por leche o vino blanco. 

- Como podéis ver en el corte, no vendría nada mal, añadir más aguacate y jamón de york, especialmente aguacate, para mi gusto.

Bon profit!

Esta receta fue enviada a Hearth and Soul Blog Hop
This post is linked to Hearth and Soul Blog Hop

Pan de buttermilk de soja y 2 harinas


He hecho estos últimos días unos cuantos panes. Además de que me gusta amasar y hornear, tengo que controlar la fecha de caducidad de las harinas, más, si ya está haciendo calor. Tenía harina de trigo sarraceno y me apeteció probarla en un pan diferente. Me gusta el sabor de esta harina y sé que no será del agrado de muchos, pero igual, sólo se trata de probarla y darle una oportunidad. Si ya hablo de la harina de espelta, esa ya forma parte de mis favoritas desde hace mucho, pero últimamente, debido a la práctica, los resultados, son con diferencia, mucho mejores. 

Se me ocurrió preparar una especie de buttermilk, pero con bebida de soja y mezclar estas dos harinas y este pan será ya uno de los habituales en mi dieta.

A mí, me encanta. Probadlo, igual a vosotros, también os gusta.
Ingredientes para 1 pan

Para el buttermilk de soja

- 400 g de bebida de soja 
- 20 g de zumo de limón

Para la masa de pan

- 230 g de harina de espelta integral
- 225 g de harina de trigo sarraceno 
- 60 g de copos de avena 
- 10 g de levadura fresca
- 1 cucharadita de sal
- tomillo fresco

*un molde de cartón pequeño, en su defecto, molde metálico o silicona
La noche anterior…

Preparar el buttermilk de soja

- Poner la leche en un bol y agregar el zumo de limón. Dejar reposar unos minutos hasta que se corte.

Preparar la masa de pan en TMX

- Poner el buttermilk de soja en el vaso. Agregar la levadura y programar, 30 segundos, velocidad 4.

- Agregar las harinas, los copos de avena, el tomillo cortado en trozos menudos y la sal. Programar, 6 segundos, velocidad 6. La masa quedará muy blanda.

- Programar, 1 minuto, 30 segundos, velocidad espiga. 

- Untar un bol con aceite. Verter la masa con la ayuda de la espátula o con las manos. Tapar el bol con papel film y dejarlo en la nevera como mínimo 12 horas.

Preparación tradicional de la masa de pan

- Poner en un bol las harinas, los copos de avena, el tomillo cortado en trozos menudos y la sal. 

- Formar un hueco en el centro y agregar el buttermilk de soja y la levadura. Mezclar hasta que todos los ingredientes estén bien incorporados. La masa quedará muy blanda.

- Untar un bol con aceite. Verter la masa con la ayuda de la espátula o con las manos. Tapar el bol con papel film y dejarlo en la nevera como mínimo 12 horas.
Al día siguiente…

- Precalentar el horno a 180º.

- Sacar la masa de la nevera y dejar atemperar.

- Desgasificar la masa, amasando con las manos.

- Colocar la masa en el molde. 

- Tapar con un paño y dejar levar hasta que doble su volumen. El tiempo, dependerá de la temperatura ambiente.

- Hornear en horno precalentado, calor arriba-abajo durante unos 40 minutos. También dependerá del tipo de horno y del tamaño del molde.

- Sacar del horno y dejar enfriar antes de cortarlo

Notas:

- No anoté el tamaño del molde, pero no era grande. No me quedan más y por eso, no puedo averiguarlo. Si no tenéis de cartón, podéis utilizar de otro tipo. 

- Si el molde no es de cartón, untarlo previamente con mantequilla o forrarlo con papel sulfurizado.

- A este pan le va perfectamente, cualquier tipo de fruto seco.

- Si no quereis utilizar bebida de soja, podéis usar leche de vaca.

- Si se cambia el tipo de harina, se puede modificar el resultado y pueden variar las cantidades y tiempo de horneado.

- El pan se puede cortar en rodajas y congela a la perfección.

Bon profit!