Puerros al vapor con salsa de cúrcuma, 1 +/- 100, desperdicio 0


No suelo publicar recetas que están en Cookidoo porque los que tenéis los últimos modelos de la TMX, ya disponéis de ellas, pero ésta con puerros, me vino bien para dar salida a dos puerros que tenía en la nevera. La cantidad no era la misma y adapté la receta porque tenía todos los ingredientes, menos las pipas de calabaza. Es otra receta sana que añado al recetario de Thermofan y que sirve igualmente a los que no tengan Cookidoo porque se utiliza el varoma. También a los que la preparéis de forma tradicional. Está en una de las colecciones de cocina vegetariana.

Aunque sólo tenía dos puerros, no reduje los ingredientes de la salsa, preferí que me sobrara. Os pongo la receta original con mi mínima adaptación entre paréntesis. Es una forma diferente de comer puerros. Como me gustan mucho las semillas de hinojo, no me he arrepentido nada de preparar más salsa.  Espero que os guste.

Estamos de nuevo a primero de mes y aunque parezca mentira, en diciembre. A pesar de lo duro que está siendo, los meses han ido pasando y nos espera a la vuelta de la esquina la Navidad. Prefiero no hablar de ella, ya lleva presente en todos los medios, puedo prescindir de ponerme a aventurar nada sobre el tema. Lo que sí que me alegra, es disfrutar del récord de aportaciones que mis amigas y compañeras, han presentado el mes de noviembre, en mi proyecto 1 +/-100, desperdicio 0. Nada más y nada menos que 30. Pinchad en este enlace, que os dirigirá al mes de noviembre. Muchas gracias a todas. Seguís invitadas a aprovechar y a reciclar, a no desperdiciar nada. Sed bienvenidas. 

Seguid cuidándoos.
Pinchad en el siguiente enlace que os dirige a los recopilatorios de cada mes para que podáis acceder fácilmente a todas las recetas presentadas en 1 +/-100, desperdicio 0 y En buena onda desde su inicio. Y si queréis saber en qué consisten los proyectos, pinchad en los enlaces o en los logos. Os invito a participar.

Ingredientes

- 1100 g de puerros (450 g)
- 25 g de chalota
- 30 g de aceite de oliva virgen extra
- 50 g de vino blanco
- ½ cucharadita de semillas de hinojo
- ¼ de cucharadita de cúrcuma molida
- 2 pellizcos de pimienta molida
- 450 g de caldo de verduras
- 4 huevos 
- 2 cucharadas de pipas de calabaza tostadas (no tenía y puse nueces)

Antes de empezar… 

- Cortar la parte extrema de los puerros (la verde) y dejarla para utilizar en un caldo de verduras. Cortar la parte blanca en rodajas de 4 cm y reservar. Cortar de la parte más pálida de lo verde otros 100 g en rodajas de 1 cm y reservar aparte. 

- Pelar la chalota y cortarla en trozos. 

- Si no se tiene ya hecho, preparar el caldo de verdura. 

- Sacar los huevos de la nevera y ponerlos en el recipiente varoma. 

- Trocear las nueces si no se utilizan pipas de calabaza.

Preparación en TMX 

- Poner en el vaso las rodajas de puerro de 1 cm, la chalota y el aceite. Programar, 5 segundos, velocidad 5. Bajar los restos con la espátula y programar, 5 minutos, 120º, velocidad 1. 

- Añadir el vino, las semillas de hinojo, la cúrcuma, la pimienta y el caldo. Situar el recipiente varoma en su posición. Colocar la bandeja varoma y poner las rodajas de puerro (de 4 cm) en vertical. Tapar el varoma y programar 25 minutos, varoma, velocidad 1. 

- Pasado el tiempo, abrir el varoma hacia el lado opuesto a nosotros, retirar la bandeja y sacar los huevos. Volver a poner la bandeja con los puerros, tapar y programar 10 minutos, varoma, velocidad 1. Mientras tanto, refrescar los huevos en agua fría, pelarlos y separar las yemas de las claras. Poner los puerros en la fuente o plato de servicio. 

- Añadir al vaso las yemas de huevo duro y triturar, 1 minuto, velocidad 10. Reservar la salsa caliente. Aclarar y secar el vaso. 

- Poner en el vaso las claras de huevo duro y las pipas de calabaza y trocear, 2 segundos, velocidad 5. Yo, como no tenía pipas de calabaza, troceé nueces a mano. 
Preparación tradicional 

- Cocer los huevos. Cuando estén fríos, separar las claras de las yemas. 

- Cocer los puerros (de 4 cm) al vapor o en su defecto, hervirlos y escurrirlos después. 

- Poner en el vaso de un robot o picadora las claras de huevo duro y las pipas de calabaza y trocearlas pero no muy menudas. Yo, como no tenía pipas de calabaza, troceé  nueces a mano. 

De la salsa 

- Picar las rodajas de puerro de 1 cm y la chalota. Verter el aceite en una cazuela y cuando esté caliente agregar las verduras y una pizca de sal. Sofreírlas unos 5 minutos o hasta que estén blandas, sin que se doren. 

- Añadir el vino, las semillas de hinojo, la cúrcuma, la pimienta y el caldo. Cocer unos 25 minutos. 

- Añadir las yemas de huevo duro y después triturar la salsa. Reservarla caliente. 

Montaje del plato 

- Colocar los puerros totalmente escurridos en una fuente o en los platos. 

- Verter la salsa sobre los puerros, colocar por encima la clara y los trozos de nuez. Servir inmediatamente. 

Bon profit!

You are invited to the Inlinkz link party!

Click here to enter

Arroz integral con acelgas y algas, 1+/-100 desperdicio 0


Por fin ya han bajado un poco las temperaturas por aquí y apetecen platos de cuchara mucho más. Este arroz integral con acelgas y algas, lo repetiré seguro incluso con modificaciones, según lo que tenga en la nevera. Os lo recomiendo.

Sabéis que las acelgas que venden en bolsa no llevan mucha cantidad, pero no siempre utilizo la bolsa entera y me quedaba un poquito que se podía estropear muy pronto. Ese poquito no servía para mucho. Tenía también tomate en conserva triturado esperando en un bote hermético pero eso, no iba a salvarle de algún hongo pernicioso. El caldo de pollo campero con garbanzos que me quedaba estaba en la misma situación de riesgo extremo. Para finalizar, sólo tenía una patata ecológica en el verdulero. Qué mejor que utilizar todo preparando un rico arroz integral; éste último estaba listo para ser estrenado y probar si se cumplían las indicaciones del paquete: “cocción aproximada de 25 minutos”. ¡Madre mía! Arroz integral valenciano DO Arroz de Valencia con toda la calidad y que promete tan poco tiempo de cocción. Tenía que comprobarlo y sí, así fue y no veáis, lo contenta que estoy, porque lo voy a utilizar y disfrutar muchísimo más.

No estoy patrocinada por Arroz Dacsa, pero si se trata de un arroz DO Valencia, me gusta compartir con vosotros su calidad. Suelo comentar que no suelo utilizar la TMX para preparar arroces, pero eso no quiere decir que no me guste. Para los arroces soy muy tradicional. En esta ocasión, sí que lo preparé en la máquina porque me lo hice para mí sola y lo mejor de la TMX es que te pesa, te trocea y te cocina sin ensuciar nada. Esto para mí ha sido fundamental en estos dos últimos meses de lesión maléfica de tobillo. 

El arroz estaba muy rico. Suelo añadir una pequeña cantidad de algas cuando cocino legumbres y este arroz llevaba garbanzos. La cúrcuma y un poco de pimienta, ya forman parte de muchas de mis recetas, aportándoles color y sus propiedades. Por último, el queso azul cuyo nombre no he anotado porque no lo recuerdo y que no es francés, sino español y con un sabor más parecido al Cabrales que al queso azul de nuestro país vecino. Ese contraste de sabores me encanta y como no puedo abusar, puse muy poco. Sois libres de elegir no sólo si lo utilizáis, o si añadís un poco más, pero con cuidado para que no domine su sabor. 

Al ser una receta de aprovechamiento de muchos ingredientes, este arroz va a acompañar a la maravillosa lista de aportaciones de mi proyecto 1 +/-100, desperdicio 0 de este mes de noviembre. Echad un vistazo porque la cantidad, variedad y calidad, es estupenda. Para verlas todas, pinchad aquí

Espero que os guste. Cuidaos mucho.
Pinchad en el siguiente enlace que os dirige a los recopilatorios de cada mes para que podáis acceder fácilmente a todas las recetas presentadas en 1 +/-100, desperdicio 0 y En buena onda desde su inicio. Y si queréis saber en qué consisten los proyectos, pinchad en los enlaces o en los logos. Os invito a participar.

Ingredientes para 1 persona 

- 50 g de cebolla dulce 
- 1 diente de ajo 
- 50 g de tomate troceado en conserva 
- 20 g de aceite de oliva virgen extra 
- 100 g de hojas de acelga en trozos 
- 1 patata ecológica
- 20 g de algas hidratadas (las mías Nori) 
- ½ cucharadita de pimentón dulce de la Vera 
- 100 g de arroz Integral DO “Arroz de Valencia” (aprox. 25 minutos de cocción)
- 500 g de caldo de pollo campero 
- 80 g de garbanzo Pedrosillano cocido 
- 1 cucharadita de sal 
- ½ cucharadita de cúrcuma molida 
- una pizca de pimienta molida 
- queso azul (opcional o a gusto) 

Antes de empezar… 

- Poner un bol sobre la tapa del vaso de la TMX y pesar el arroz. Cubrirlo con agua y reservar. Lo tuve más de una hora. 

- Poner las algas a hidratar en un bol con agua. 

- Pelar la cebolla y cortarla en cuartos. 

- Pelar la patata y cortarla en trozos. 

Preparación en TMX 

- Poner en el vaso la cebolla, el ajo, el tomate y el aceite. Programar, 5 segundos, velocidad 5. -Bajar los restos, hacia el fondo del vaso con la espátula. 

- Añadir las acelgas y las algas escurridas. Programar, 6 minutos, 120°, velocidad 1, giro a la izquierda. 

- Incorporar el pimentón, el caldo, la patata troceada, los garbanzos y la sal. Programar, 8 minutos, 100º, velocidad 1, giro a la izquierda. 

- Añadir el arroz escurrido y programar 25 minutos, 100°, velocidad 1, giro a la izquierda. Comprobar la cocción y si es necesario, añadir algún minuto más. 

- Verter el arroz en un bol o en una fuente si se usa más cantidad. Remover con la espátula. Dejar reposar 5 minutos y servir añadiendo el queso por encima.
Preparación tradicional 

- Picar el ajo y la cebolla menudos. Verter el aceite en una cazuela y cuando esté caliente, sofreírlos con un poco de sal para que se ablande la cebolla. 

- Añadir las acelgas y las algas escurridas. Seguir la cocción durante unos 6 minutos, removiendo a menudo. 

- Incorporar el pimentón, el caldo, la patata troceada, los garbanzos y la sal. Cocer durante unos 8 minutos. 

- Añadir el arroz escurrido y cocerlo unos 25 minutos. Comprobar la cocción y si es necesario, añadir algún minuto más. A mí me quedó perfecto tal y como prometía el fabricante. 

- Verter el arroz en un bol o en una fuente si se usa más cantidad. Remover con una espátula. Dejar reposar 5 minutos y servir añadiendo el queso por encima.

Notas: 

- El Arroz Integral es rico en fibra, minerales y vitaminas. Al digerirse de forma más lenta, es mejor para diabéticos y para dietas de adelgazamiento. 

- Hasta ahora, no había encontrado un arroz integral que se cociera en tan poco tiempo y eso es un plus. También conserva el grano más entero al cocerlo que otros que había comprado antes, incluso de esta marca. 

- El caldo de pollo aporta sabor ya que es un arroz que no lleva nada de carne, pero también puedes utilizar un rico caldo vegetal. 
Si queréis saber más sobre el Arroz valenciano Dacsa DO, pinchad en este enlace.
Bon profit!

Ventresca de atún con patatas escrachadas


La semana pasada publiqué una receta con patatas que no era exactamente un puré y os comenté que en breve, os mostraría en qué plato la había utilizado como acompañamiento. Mis recetas son últimamente, mucho más sencillas y sanas, por eso, tal vez esta ventresca no os parezca demasiado interesante. Igual si os digo que disfruté mucho comiéndomela… 

La última vez que fui al mercado, compré ventresca de atún y la congelé. Es un pescado que no pierde calidad al descongelarlo, por eso, aunque es caro, si encuentro, pido que me corten unas rodajas. Me apetecía mucho y la preparé de la forma más sencilla y como más nos gusta en casa, a la plancha, con la cocción justa para que no quede seca, pero tampoco cruda. El grosor de las rodajas y el gusto del comensal, determinará el tiempo. Para mí, con un minuto o dos por cada lado, es suficiente, pero mi hijo, la come como si fuera carne, con el interior prácticamente crudo. 

No tenía mucho tiempo y como me encantan las guarniciones con patatas, preparé antes las Patatas escrachadas que os vuelvo a recomendar porque de verdad que están muy buenas. Su simplicidad no le resta calidad al plato; si la ventresca está fresca y las patatas son de calidad, el resultado es delicioso. La ventresca de atún tiene un sabor potente y solamente la aderecé con un buen aceite de oliva, nada más, pero al servirla junto a las patatas, espolvoreé un poco de sal rosa. Si se hace por fuera, al degustarla, queda tierna y jugosa.

Como la patata también llevaba la pimienta de este mismo color, tan sólo hay que aconsejar que cada uno elija el punto de sal y el de pimienta. Incluso sin ellos, el sabor del pescado y el de las patatas, será único. 

Os gustará seguro. 
Ingredientes 

Se puede adaptar al número de comensales. En mi caso, para dos personas. 

- 2 rodajas de ventresca de atún fresca 
- aceite de oliva virgen extra 
- sal rosa 
- pimienta rosa 

Antes de empezar… 

- Si la ventresca de atún está congelada, sacarla la noche antes y dejar que se descongele en el interior de la nevera. 

- Pelar las patatas y quitar cualquier tipo de impureza. Prepararlas tal y como se indica en la receta, pero no con demasiada antelación para emplatar en seguida. 
Preparación tradicional 

- Quitar la parte más dura de la ventresca para que se haga fácilmente. 

- Poner el aceite en la sartén y cuando esté caliente, asar los trozos de ventresca. Tal y como os he comentado más arriba, el tiempo dependerá del grosor del pescado y del gusto de cada comensal. 

- Servir en seguida junto a las patatas escrachadas. Espolvorear sal rosa, por encima. 

Bon profit!

Berenjena en salsa de yogur. En buena onda


Esta receta tan sencilla la preparo desde hace mucho tiempo, especialmente, cuando no tengo ganas de cocinar y estoy sola en casa. De sobra sabéis que me encanta la berenjena y en el blog ya tengo publicadas muchas recetas. Como por aquí, no hace mucho frío todavía, he estado comiendo berenjena en salsa de yogur alguno que otro día. Si añado que siempre utilizo el microondas y especialmente, el plato crisp, tampoco os extrañará, que esta receta sea la que tenga el honor de iniciar todas las aportaciones del proyecto En buena onda que comparto con mi querida amiga Elisa, Elisa, Que no te falte un perejil. La cosa va de amigas, porque cuando vi que Bego, Acordes culinarios publicó sus Berenjenas a la plancha Gipsy Chef, me animé a compartir con todos vosotros mi versión que tiene mucho en común con la de Bego en cuanto a los ingredientes. 

Normalmente corto las berenjenas en rodajas de 1 cm de grosor, pero a veces, utilizo la mandolina y las dejo muy finas, consiguiendo unos chips de berenjena de lo más ricos y que también acompaño con la misma salsa de yogur. Es un plato sanísimo con muy pocas calorías ya que mi yogur es desnatado, por eso mi salsa no es muy consistente. Si elegís un yogur griego, el resultado será diferente. Como no siempre es temporada de mandarinas, en verano, por ejemplo, utilizo zumo de limón o nada. 

Si no tenéis plato crisp, podéis usar igualmente el microondas, pero no os quedarán tan tostaditas como a mí. También se puede asar la berenjena en una sartén o en la plancha. He tardado mucho en compartir mi receta “comodín” y os la recomiendo, porque es sana, admite modificaciones, se prepara en nada y está rica. 

Elisa nos va a volver a sorprender porque nos ha preparado un Lomo a la sal con una guarnición de membrillo y manzana caramelizados también en el microondas. ¿A que suena de maravilla? Me voy a leer su receta ya mismo. Las dos os volvemos a dar las gracias, tanto a todas las amigas participantes, como a los que cada mes, visitáis En buena onda. El proyecto está teniendo mucha participación y muchas visitas y eso nos alegra mucho y nos anima a seguir intentando hacerlo cada vez mejor.

Espero que os guste. Cuidaos mucho.
Pinchad en el siguiente enlace que os dirige a los recopilatorios de cada mes para que podáis acceder fácilmente a todas las recetas presentadas en 1 +/-100, desperdicio 0 y En buena onda desde su inicio. Y si queréis saber en qué consisten los proyectos, pinchad en los enlaces o en los logos. Os invito a participar.

También encontraréis todas las recetas en Instagram (@enbuenaonda_) y en nuestra página de Facebook (En Buena Onda). Como también es una receta de aprovechamiento, va a acompañar al resto de aportaciones de 1 +/-100, desperdicio 0 de este mes de agosto.

Ingredientes para 1 persona 

- Una berenjena rayada grandecita 
- sal
- aceite de oliva virgen extra
- piñones ibéricos 

Para la salsa 

- Un yogur natural (desnatado) 
- un poco de orégano seco 
- un pizca de comino molido 
- 1 manzana asada sin piel, ni pepitas 
- sal 
- el zumo de una mandarina o de una naranja pequeña
Antes de empezar… 

- Lavar bien la berenjena y cortarla en rodajas de 1 cm. Ponerlas en un bol, espolvorearlas con sal, tapar el bol y dejar reposar unos minutos. Muchas veces no es necesario porque la berenjena no amarga. 

- Si no tenéis manzana asada, podéis preparar también en el microondas esta Compota rápida de manzana que ya publiqué para En buena onda, pero sin nada de azúcar. También se puede preparar la compota de manzana tal y como os enseño en esta receta de Mousse de manzana, crema y merengue. Yo aso en el microondas muchas manzanas y suelo tener en la nevera. 

- Exprimir el zumo de la mandarina.

Preparación de la salsa en TMX

- Poner en el vaso todos los ingredientes de la salsa y programar, 30 segundos, velocidad 8. Comprobar que no quedan grumos y si es necesario, repetir el triturado unos segundos más. Reservar.
Preparación tradicional de la salsa

- Poner todos los ingredientes de la salsa en el vaso de un robot o batidora y triturar bien. Comprobar que no quedan grumos y si es necesario, repetir el triturado unos segundos más. Reservar.

Horneado en microondas, plato crisp

- Verter un chorro de aceite en el plato crisp y calentar en esta función durante 3 minutos.

- Colocar las rodajas de berenjena en el plato caliente y rociar aceite por encima.

- Programar de 20 a 30 minutos función crisp. A mitad del horneado, dar la vuelta a las berenjenas y seguir con el horneado. Al pincharlas, tienen que estar blandas y doradas. El tiempo variará del grosor de la berenjena.

- Colocar las berenjenas en los platos y servir con la salsa y los piñones por encima. Se pueden tostar los piñones previamente.

Bon profit!

You are invited to the Inlinkz link party!

Patatas escrachadas


Esta receta fue el acompañamiento de otra que os presentaré en breve. Preparé poca cantidad porque es mejor consumirla en el momento. En la TMX se prepara en muy poco tiempo y no se trata de un puré de patatas al uso. No lleva mantequilla, pero a quien le guste más que el aceite de oliva, puede sustituirlo, pero imagino que la textura y cremosidad, también el sabor serán diferentes. A mi forma de entender, en esta receta, es mejor el aceite. 

La patata la he sazonado con un poquito de nuez moscada y pimienta. Es un toque ligero que me gusta, siempre puede ser sustituido u obviado. A vuestro gusto. 

La técnica culinaria del vapor se caracteriza por cocer el alimento con el agua en forma de gas, provocando que los nutrientes se mantengan mejor, sin diluirse en el agua, a diferencia del hervido. Es una opción muy saludable, ya que los alimentos pierden menos nutrientes. Al mismo tiempo esta cocción es libre de grasas. En esta receta el aceite es añadido posteriormente en crudo conservando todas sus propiedades nutricionales del aceite de oliva virgen extra. Este acompañamiento es muy saludable para segundos como base del plato. 

Espero que os guste. Feliz fin de semana. Cuidaos. Nos vemos el domingo con una nueva edición de En buena onda
Ingredientes 

- 600 g de agua 
- 600 g de patata (yo 300 g de patata ecológica) 
- ½ cucharadita de nuez moscada molida 
- 1 pizca de sal (a gusto) 
- 15 g de aceite de oliva virgen extra 
- pimienta rosa (opcional) 

Antes de empezar… 

- Lavar y pelar las patatas. Cortarlas en trozos de unos 3 cm. Reservar. 

Preparación en TMX 

- Poner el agua en el vaso. Colocar el cestillo, añadir las patatas y programar, 25 minutos, varoma, velocidad 1. El tiempo dependerá del tipo de patata. Retirar el cestillo con la espátula y luego escurrir las patatas. Vaciar el vaso. Es necesario abrir el vaso cuando pasen los primeros 20 minutos y comprobar la cocción, pinchando en varios trozos de patata. También al final por si acaso se necesita programar algún minuto más y también para evitar que se deshagan.

- Sin lavar el vaso, agregar las patatas cocidas y programar 5 segundos, velocidad 2 y ½. Las patatas tienen que quedar rotas, pero no como un puré. Si se necesita, programar 1 o 2 segundos más. 

- Agregar la nuez moscada, la sal y el aceite. Mezclar con la espátula y pasar a un bol o a los platos para servirlo en seguida. 
Preparación tradicional

- Poner el agua en una cacerola o vaporera. Si no tenemos vaporera, podemos poner una rejilla extraíble para cocer al vapor. 

- Colocar las patatas en la rejilla, tapar la cacerola y cocer al vapor durante unos 25 minutos. El tiempo dependerá del tipo de patata. Es necesario abrir la tapa cuando pasen los primeros 20 minutos y comprobar la cocción, pinchando en varios trozos de patata. También al final por si acaso se necesita programar algún minuto más y también para evitar que se deshagan. Sacar y escurrir las patatas. 

- Pasar las patatas a un bol y escracharlas con un tenedor o con un utensilio especial para ello.

- Agregar la nuez moscada, la sal y el aceite. Mezclar con una espátula y pasar a un bol o a los platos para servirlo en seguida. 

Notas:

- Puede conservarse bien durante una media hora, pero es mejor servirlo inmediatamente y caliente. Al día siguiente no tiene buena pinta, pero si se calienta, está bueno si la patata es de calidad. Esta opción de comerlo al día siguiente, es mejor para los diabéticos. De todas formas, las cantidades que he preparado son pequeñas.

Bon profit!

Crema de calabaza cacahuete con queso


Una calabaza cacahuete esperaba en mi cocina a que tuviera ganas de utilizarla. Como sigo con problemas de movilidad, lo más sencillo era preparar una crema. Con más de mil y pico recetas en el blog, ni yo misma recordaba si ya había publicado cremas de calabaza. Sé que tengo muchas recetas en las que la calabaza es protagonista, pero cremas, ni idea. Tras comerme el primer bol de la que hoy os regalo, hice una búsqueda y aparecieron dos: una dulce tipo natillas, la Crema de calabaza, sin azúcar) y otra salada, la Crema de calabaza y zanahorias con un toque de salvia. Una sorpresa muy agradable, la verdad porque no son ni parecidas a ésta. Os invito a “visitarlas”. 

Días antes, había visto uno de los programas de cocina de la 2 en el que mi admirada Julie, recorre Francia mostrándonos recetas tradicionales de la zona o innovadoras, siempre con productos autóctonos. En una de esas recetas, compleja y espectacular, a la vez, utilizaban calabaza, pero al añadirla a la cazuela, ésta estaba sin pelar. Con la cocción, la piel ya quedaba blanda y se trituraba todo sin problema. Al recordarlo me animé a seguir sus pasos. Mis hortalizas eran ecológicas, más motivo para probar. ¡Cuánto me alegro de haberlo hecho! El resultado fue perfecto y no sólo no tiré la piel de la calabaza, tampoco sus pequeñas semillas. Las semillas de calabaza suministran el aminoácido triptófano, un neurotransmisor que ayuda al funcionamiento del cerebro; son una excelente fuente de fibra, de proteínas y, además, no contienen colesterol. No me tuve que molestar en pelarla, con lo que eso conlleva y aproveché al máximo sus propiedades. Con la patata, no me atreví porque tenía bastante tierra y no era fácil dejarla tan limpia. 

La crema no está dulce, porque esta calabaza no lo es. En el sabor influirá el tipo de queso que se utilice. Mi queso fresco casi no le aporta nada, pero no debo pasarme con las grasas. Podéis elegir uno tipo crema untable que os guste o cualquier otro que contraste con el sabor de la calabaza. Es mucho más atrevido y seguro que funciona. La patata favorece que la crema casi se pueda untar de lo cremosa que está. 

En mi proyecto 1 +/-100, desperdicio 0 los tipos de aprovechamiento son múltiples, también evitar los desechos. En esta receta al no pelar la calabaza y usar su piel, también las semillas tiernas y pequeñas, no desechamos absolutamente nada y por eso también añado este crema a todas las aportaciones de este mes. No os perdáis ni una y pinchad en cada foto que os dirigirá a cada uno de los blogs.
Pinchad en el siguiente enlace que os dirige a los recopilatorios de cada mes para que podáis acceder fácilmente a todas las recetas presentadas en 1 +/-100, desperdicio 0 y En buena onda desde su inicio. Y si queréis saber en qué consisten los proyectos, pinchad en los enlaces o en los logos. Os invito a participar.

Ingredientes 

- 140 g de cebolla  dulce
- 20 g de aceite de oliva virgen extra 
- 650 g de calabaza cacahuete ecológica 
- 200 g de patata ecológica
- 150 g de zanahoria ecológica
- 450 g de agua mineral 
- ½ cucharadita de sal, ajustar al gusto 
- 3 pizcas de pimienta, para ajustar al gusto 
- 120 g de queso fresco 0% mg o queso para untar 
- 1-2 cms de raíz fresca de jengibre ecológica (opcional) 
- nata de soja o nata para servirla.

Antes de empezar… 

- Pelar la cebolla y cortarla en cuartos. 

- Cortar la calabaza en rodajas, sin pelarla y sin quitarle las pepitas. Pelar la patata y cortarla en trozos; después, raspar las zanahorias y cortarlas en rodajas. Si el jengibre es ecológico, no es necesario pelarlo. 
Preparación en TMX 

- Colocar en el vaso la cebolla y programar, 5 segundos, velocidad 5. Bajar los restos con la espátula. 

- Añadir el aceite y programar, 5 minutos, 120º, velocidad 1, sin el cubilete. 

- Agregar la calabaza, la patata, la zanahoria, el jengibre, el agua, la sal y la pimienta. Programar, 25 minutos, 100, velocidad cuchara. Pasado el tiempo, programar 30 segundos, velocidad 10. Si se tiene la TMX 6, programar otros 8 minutos, modo triturar o en otros modelos, 8 minutos, velocidad 8. Comprobar que la crema ha quedado fina y sin grumos.

- Agregar el queso y programar, 10 segundos, velocidad 5. Ajustar el punto de sal y pimienta y servir caliente. 

Preparación tradicional 

- Verter el aceite en una cazuela. Cuando esté caliente, agregar la cebolla picada y una pizca de sal. Sofreír a fuego bajo hasta que esté blanda, pero no dorada. 

- Añadir los trozos de calabaza, la patata cortada en dados, las rodajas de zanahoria, el jengibre, la sal y la pimienta. Cubrir con el agua y cocer durante unos 25 minutos. Pasado el tiempo, comprobar que la calabaza está hecha y dejar que se atempere un poco. 

- Agregar el queso y triturar muy bien con una batidora de mano o un robot. Comprobar que la crema ha quedado fina y sin grumos. Ajustar el punto de sal y pimienta y servir caliente. 

Bon profit!

Sepia al Pedro Ximénez y salsa de nueces, 1+/-100 desperdicio 0

 

Esta receta la hice hace unas semanas y tenía ganas de publicarla. Es una delicia y si la preparas en la TMX, muy sencilla. Los que me seguís, ya sabéis que siempre compro sepia fresca sucia y no le quito la piel porque le da más sabor y porque no me molesta en absoluto. La sepia sucia fresca también lleva su tinta y se puede aprovechar para preparar un rico Arroz negro con sepia fresca o el Arroz negro al horno en 2 tiempos ambos muy ricos.

Para cocinarla aproveché un resto de Pedro Ximénez y este vino le aporta un sabor delicioso al plato. En otras ocasiones y recetas, he utilizado el Oporto o la Mistela valenciana (moscatel). Siempre ese contraste de lo dulce y lo salado está presente en mi cocina. Si no os va, podéis elegir un vino blanco que os guste, el resultado en cuanto a sabor será diferente, pero estará igualmente bueno. El sabor de la salsa de nueces es fabuloso. No la trituré porque me apetecía encontrar los tropezones y disfrutar al máximo. 

Una combinación y contraste de sabores que no os defraudará. Me complace añadirla a las aportaciones de mi proyecto 1 +/-100, desperdicio 0 de noviembre. Espero que os guste. Cuidaos mucho.
Pinchad en el siguiente enlace que os dirige a los recopilatorios de cada mes para que podáis acceder fácilmente a todas las recetas presentadas en 1 +/-100, desperdicio 0 y En buena onda desde su inicio. Y si queréis saber en qué consisten los proyectos, pinchad en los enlaces o en los logos. Os invito a participar.

Ingredientes para dos personas 

- 500 g de sepia fresca sucia y con piel 
- 20 g de aceite de oliva virgen extra 
- 40 g de Pedro Ximénez 

De la salsa 

- 200 g de cebolla en cuartos 
- 20 g de aceite de oliva virgen extra 
- 40 g de nueces 
- 4 dientes de ajo 
- 300 g de tomate triturado en conserva 
- una pizca de cayena 
- una pizca de azúcar o azúcar de abedul 

Antes de empezar… 

- Pelar la cebolla y cortarla en cuartos. Pelar los ajos, quitarles el germen y cortarlos por la mitad.

- Lavar bien la sepia y cortarla en trozos no muy grandes.

Preparación en TMX

De la sepia

- Poner en el vaso la sepia, el aceite y el PX. Programar, 20 minutos, 120°, velocidad cuchara, giro a la izquierda. Comprobar si está hecha y pasar a una fuente. Si sobra aceite, reservarlo tras colarlo. El vaso quedará un poco agarrado. Según lo tierna que esté la sepia, podrá necesitar mucho más tiempo. La mía era muy fresca.

De la salsa 

- Poner en el vaso la cebolla, los ajos, las nueces y el aceite. Programar, 6 segundos, velocidad 5. Bajar los restos con la espátula y programar, 8 minutos, 120°, velocidad 1.

- Añadir el tomate triturado, la pizca de cayena y una pizca de azúcar o azúcar de abedul, poner la tapa y en cima la rejilla antisalpicaduras. Programar, 10 minutos, 120°, velocidad 1. 

Preparación tradicional

De la sepia

- Poner el aceite en el una cazuela, cuando esté caliente, agregar la sepia. Dorarla un poco a fuego vivo y después, añadir el PX. Seguir cocinando a fuego bajo hasta que esté blanda y el vino se haya evaporado. Comprobar si está hecha y pasar a una fuente. Si sobra aceite, reservarlo tras colarlo. Según lo tierna que esté la sepia, podrá necesitar mucho más tiempo. La mía era muy fresca.

- Poner más aceite en la cazuela y cuando esté caliente, agregar la cebolla picada, los ajos y un poco de sal. Sofreír a fuego medio hasta que estén hechos, pero sin que se doren. Agregar las nueces picadas no muy menudas y dar unas vueltas con una cuchara para que se mezclen. Cocinar unos 8 minutos a fuego bajo.

- Añadir el tomate triturado, la pizca de cayena y una pizca de azúcar o azúcar de abedul, tapar la cazuela y cocinar unos diez minutos más. Cuando esté lista la salsa, triturarla de forma que se noten los tropezones de las nueces. 

Notas:

- Dependiendo del tipo de sepia y si es fresca o congelada, los tiempos cambiarán. Es importante que quede bien hecha. Si la sepia no es de buena calidad, quedará chiclosa e incluso dura.

- Tras hacer la sepia, la base del vaso de la TMX, queda sucia y hay que utilizar el modo prelavado intensivo en la TMX 6 o un estropajo nanas. También se puede dejar con agua y jabón unos minutos para que se ablande y salga mejor.

- No utilicé mucho aceite para la sepia, se puede usar más y si sobra, utilizarlo para aliñar un pescado o una ensalada que lleve algún tipo de pescado en conserva.

- La salsa me gusta con tropezones de las nueces, pero se puede triturar más.

Bon profit!

Tarta salada de tortilla y manzana dorada, 1+/-100 desperdicio 0


La semana se termina con experimentos que considero han llegado a buen puerto. El primero no fue la Manzana dorada en Thermomix 6, eso llegó días después, tras pensar y repensar cómo iba a preparar una tortilla que fuera original o al menos para mí. Días de darle vueltas a la cabeza y una prueba fallida de la que aprendí de los errores y que tendré que repetir. 

Mi amiga Concha Cabello nos invitó a celebrar el segundo aniversario de su Club de la tortilla perfecta y ya se han presentado unas cuantas, cada una diferente, deliciosa, original… son de amigas mía a las que sigo. No las enumero todas porque es más sencillo que pinchéis en el enlace y vayáis a recorrer el Club que Concha mima desde mucho antes de su inauguración en la web. Felicidades, Concha. Espero que te guste mi tarta, está muy rica y es sencilla, como a mí me gusta.

También la celebración fue en mi casa porque vino mi hijo, al que ya hacía unas semanas que no veía, se la corté y la empaqueté para que se la llevara, pero abrió el paquete y se comió unos buenos trozos diciéndome que estaba muy rica. Es un juez del que me fío porque su opinión siempre es sincera. El maldito virus nos impide vivir la vida como antes y estos pequeños momentos, son de gran alegría. Entenderéis que la tarde que pasé preparando primero la prueba fallida y después esta “tarta de tortilla”, fue muy especial. Aunque tras la mascarilla, no puedo ver su sonrisa, su cara de pillo, las conozco tan bien, que es como si la mascarilla se transparentara y me transmite fuerza y mucho ánimo.

A la vez, es una receta de aprovechamiento, tenía unos huevos cuya fecha de consumo preferente, había pasado y una tarrina de queso de untar en las mismas condiciones, por lo tanto, celebraremos por tercera vez y esta tarta de tortilla, será la que inicie las aportaciones de mi proyecto 1 +/-100, desperdicio 0 del mes de noviembre. En octubre hemos batido el récord, un total de 24 aportaciones en el proyecto. MIL GRACIAS. Os espero

Feliz domingo. Cuidaos.
Pinchad en el siguiente enlace que os dirige a los recopilatorios de cada mes para que podáis acceder fácilmente a todas las recetas presentadas en 1 +/-100, desperdicio 0 y En buena onda desde su inicio. Y si queréis saber en qué consisten los proyectos, pinchad en los enlaces o en los logos. Os invito a participar.

Ingredientes
para 2 raciones 

Las cantidades son para una tarta pequeña.

- 4 huevos L
- 2 cucharadas soperas de leche (desnatada)
- 1 cucharada y ½ de Maicena
- 1 cucharada y ½ de nata o nata de soja
- 200 g de queso fresco para untar
- 4 lonchas finas de jamón york sin fostatos
- manzana dorada
- sal

*un recipiente apto horno de la forma que os guste

Antes de empezar…

- Preparar la manzana dorada.

- Precalentar el horno a 180º.

- Untar el recipiente con mantequilla y pegar un trozo de papel sulfurizado cuidando de que sobresalga un poco.

Preparación en TMX

- Poner en el vaso, los huevos, la leche, la maicena, la nata o nata de soja y la sal. Programar, 1 minuto, velocidad 8. Comprobar si se ha batido bien y no se nota ningún grumo. En el caso de que no esté bien batido, volver a programar unos segundos más a la misma velocidad.
Preparación tradicional

- Disolver la maicena en la leche con el fin de que no queden grumos.

- Batir bien los huevos, añadir la maicena disuelta, la nata o nata de soja y la sal. Comprobar si se ha batido bien y no se nota ningún grumo.

Horneado

- Verter la mezcla en el recipiente.

- Hornear la tortilla pinchando con un tenedor, de vez en cuando, para comprobar que está cocida, pero no seca. No indico tiempo porque dependerá del tamaño del recipiente y grosor de la tortilla. La mía bajita.

- Volcar la tortilla sobre una bandeja y dejar enfriar. 

Montaje de la tarta

- Untar el queso por toda la superficie y distribuir trozos de jamón irregularmente. Para terminar, colocar porciones pequeñas de manzana por encima. Disfrutar templada o fría, pero mejor en el día.

Nota:

- Si no tienes la TMX 6, puedes sustituir la manzana así preparada por manzana caramelizada o asada. 

Bon profit!

You are invited to the Inlinkz link party!

Click here to enter

Manzana dorada en Thermomix 6


Cuando estuve pensando cómo hacer la Tarta salada de tortilla y manzana caramelizada, la primera idea fue pochar cebolla en el modo Alta Temperatura que tiene la TMX 6. Vi en el frutero dos hermosas manzanas Marlene® que me había traído una vecina que no sabe que yo como manzanas muy pequeñas. El flash llegó y quise probar si la manzana se podía dorar al igual que las verduras y hortalizas en este nuevo modo de la máquina. La manzana pesaba justo los 200 g que indica la receta y como sé que se deben poner las cantidades exactas de aceite e ingrediente, así lo hice para que la máquina no se bloqueara, aconsejan hacerlo así. Para mí, la cantidad de aceite me parece mucha, también tengo claro que la manzana no va a absorberlo igual que la cebolla, pero seguí con la prueba para ver qué resultado me daba. 

Mis conclusiones son las siguientes:

- Aunque seguí en Cookidoo la receta de la cebolla caramelizada, la manzana, más que caramelizarse como la cebolla, se dora, por eso he titulado la entrada así.

- Como mi aceite es de oliva virgen extra, la manzana sabe un poco a aceite y creo que me gusta más para preparaciones saladas que dulces, pero lo bueno que tiene el experimento es, que se puede azucarar y utilizar también contrastando con otros ingredientes salados. Para preparaciones dulces, no creo que este sabor acentuado, funcione tan bien. Si no se añade ni sal, ni azúcar, tampoco se echa en falta y se aprecia mejor el sabor de la manzana. 

- No sé cómo quedará con otro tipo de manzana de carne más blanda, aunque si la vamos a triturar, tampoco pasa nada. También probará a doblar la cantidad porque sale muy poca. Se trata de duplicar los ingredientes al igual que se puede hacer con verduras y hortalizas. 

Esta entrada queda abierta para ir completándola, si sigo con los experimentos. La he incluido en la etiqueta de las mermeladas y compotas, porque es la que mejor se adapta.

La utilicé en esta Tarta salada de tortilla y manzana caramelizada que publico a la vez. Espero que os sea de utilidad y os guste. 
Antes de empezar… 

- Pelar la manzana, cortarla en trozos grandes y quitarle semillas. 

Ingredientes 

- 20 g de aceite de oliva 

- 200 g de manzana (Marlene®) 

- sal y pimienta si se va a usar en una preparación salada o azúcar / azúcar de abedul, si es dulce. No añadí nada, por lo tanto, es opcional. 
Preparación en TMX 6 Alta temperatura 

- Poner en el vaso el aceite y la manzana e iniciar 16 minutos, Alta Temperatura. Después, mezclar bien con la espátula y programar, 4 segundos, velocidad 4. 

Notas:

- Este tipo de manzana es de carne prieta y poco dulce.

- Elegid el tiempo y velocidad de triturado según el uso que le vayáis a dar.

Bon profit!

Boniato rojo o batata asado en microondas, En buena onda


Aunque a esto, casi no se le pueda llamar receta, yo creo que debe estar publicado en el blog y en el proyecto En buena onda. porque hay mucha gente que nos sigue y no sabe cocinar en el microondas o no se le ha pasado por la cabeza. Cuando publiqué en septiembre la Masa para albóndigas de bacalao valencianas, os mostraba diferentes formas de cocer las patatas en el microondas para prepararlas o para cuando quisiéramos tener unas patatas cocidas de forma rápida, sin agua, sin films y sin ensuciar nada. Tenía unos boniatos enormes ya tiempo comprados y como estaba lesionada, pensé en asarlos rápidamente como hice con las patatas. Las fotos, también rápidas y con el móvil porque mi pie no me dejó otra opción. Ya las repetiré.

Parte de este boniato asado formó parte de la masa de la Hogaza de pan de leche y boniato con Tangzhong, que publiqué la semana pasada. Más motivo para que tengáis esta entrada en Thermofan. 

Y como de nuevo estamos cocinando en el microondas, en muy buena onda, formará parte de las recetas de este mes de nuestro proyecto. Espero que a más de uno le sea de utilidad y a otros, les sirva de recordatorio. No es necesario gastar luz encendiendo el horno, ni ensuciar nada. El tiempo en las recetas en microondas siempre os decimos que es orientativo porque dependerá en este caso, del tamaño de los boniatos y también del tipo de microondas que tengáis. Es importante tener en cuenta también que elijamos piezas que sean de un tamaño parecido para que la cocción sea uniforme. 

Mirad el color y cómo quedan igualmente caramelizados. Deliciosos.
Pinchad en el siguiente enlace que os dirige a los recopilatorios de cada mes para que podáis acceder fácilmente a todas las recetas presentadas en 1 +/-100, desperdicio 0 y En buena onda desde su inicio. Y si queréis saber en qué consisten los proyectos, pinchad en los enlaces o en los logos. Os invito a participar. También encontraréis todas las recetas en Instagram (@enbuenaonda_) y en nuestra página de Facebook (En Buena Onda).

Ingredientes 

No indico la cantidad de boniatos porque dependerá del tamaño de vuestro microondas. 

- Boniatos rojos o batatas (también pueden ser boniatos blancos) 

*1 hoja de papel sulfurizado 
*un cuchillo o puntilla 

Antes de empezar… 

- Como se van a hornear con piel, pueden tener tierra o impurezas. Es necesario lavarlos muy bien y si es necesario, raspar la piel con un cepillo. Quitar con la punta del cuchillo cualquier tipo de impureza aunque yo no le quito ni las pequeñas raíces porque no vamos a usar la piel y no nos molestará después. Como en este blog intentamos no desperdiciar nada, es mejor ponerlos en un bol grande con agua y lavarlos ahí para no tener el grifo abierto mucho rato, dándoles un enjuague final. Ahorraremos mucha cantidad de agua. 

- Hacer rajas con la punta de un cuchillo por toda la superficie, esto ayuda a que el vapor escape evitando que durante la cocción en el microondas, el boniato explote. También la textura, una vez cocida, será más esponjosa. 

- Necesitaremos más tiempo cuando el tamaño sea mayor y también cuando tengamos que cocer más cantidad. 
Horneado en microondas 

La forma que más utilizo es la que en la entrada de las patatas explico en el punto 1. Cocción del tubérculo entero y con piel. Es la que utilicé con estos boniatos, los cuales eran grandes y hermosos. 

- Después de hacer los cortes, los colocaremos en un plato apto para microondas. Hornearemos durante 3-4 minutos, después les daremos la vuelta cogiéndolos con cuidado con unas pinzas y añadiremos 3 minutos más. Comprobaremos la cocción pinchando con un cuchillo y si no está hecha, añadiremos intervalos de 1 minuto hasta que estén tiernos. Los míos, al ser tan grandes, necesitaron 12 minutos. 

- Después de esta primera cocción, es recomendable, como en toda preparación en el microondas, programar intervalos de 1 minuto a unos 750 W hasta que estén hechos. Es mejor comprobar la cocción pinchando con la punta de un cuchillo, cuidando de no quemarnos. Si nos pasamos de tiempo, quedarán secos.

Bon profit!