Concurso Thermofan. Celebramos 10 años juntos


No hay globos, ni música, ni tartas de cumpleaños virtuales, pero podéis imaginar el escenario con tan sólo leer que hoy 7 de Marzo, Thermofan cumple 10 años. Es un número que me invita a celebrar y, aunque no sé si se percibe, mi blog emana alegría. Sólo los que me conocen mucho, saben cuánto significó en aquellos momentos de mi vida, tomar la decisión de abrir el blog.

Echando la vista atrás, busqué noticias que se publicaron ese día de hace diez años en los periódicos. Encontré una, que vista con la distancia del paso del tiempo, me parece idónea para compartirla porque es positiva.

España el segundo país europeo «más tierno». Una marca conocida de chocolates realiza el primer informe que clasifica los países europeos según sus niveles de ternura. El análisis presentado bajo el nombre "Estudio de la ternura", revela que España es el segundo país más tierno de Europa, sólo por detrás de los portugueses. Dos días después, se seguía informando sobre este estudio aquí. Se hablaba de ternura, abrazos, sonrisas… Creo que estamos tan necesitados de todo eso, que recordar esa noticia es muy agradable teniendo en cuenta las que nos muestran en los medios cada día. Ojalá pronto podamos volver a alcanzar ese tipo de ránkings y poder olvidar los actuales.

En Thermofan no sólo se comparten recetas, la vida de quien lo administra, también se ve un poco reflejada, aunque no se expliquen las circunstancias, porque al escribir, se transmiten emociones y estados de ánimo de todos los colores. Mi blog está lleno de historias escritas desde el corazón, historias de recetas de familia, de las personas que las cocinaron antes que yo y a las que echo de menos, porque ya no están. Es a ellas, a las mujeres de mi familia, a las que primero quiero agradecer mi amor por la cocina, en especial, la tradicional y familiar, la de mi tierra. La mayoría de esas recetas no estaban escritas en ningún sitio, me las enseñaron con tan solo mirar y estar a su lado y permanecen en mi memoria los recuerdos, olores y sabores. Otras, más recientes, las tengo manuscritas en libretas de hojas amarillas debido al paso del tiempo. Siempre les estaré agradecida y nunca olvidaré sus manos, su delantal, su generosidad, su alegría al saber que disfrutábamos con su cocina. Es a ellas a quienes quiero regalar esta celebración con todo el cariño.

Si dedico este décimo cumpleblog a quien me enseñó a valorar los ingredientes de mi tierra y su cocina, el Concurso aniversario que he convocado, también va seguir la misma línea. En las bases solicito a los participantes, utilizar como mínimo un ingrediente que esté dentro de los Alimentos valencianos avalados por la denominación de origen protegido (DOP) o la Indicación geográfica protegida (IGP). Un décimo aniversario en el que poner en valor la variedad de alimentos de mi tierra con un sello distintivo de calidad.

Esa calidad diferenciada tiene una doble función. Por una parte, informar al consumidor mediante un distintivo (marca o logotipo) de que tiene unas características especiales respecto al resto de productos del mismo tipo. Por otra parte, aportar un valor añadido a unos productos agroalimentarios con unos parámetros de calidad superiores.

Al final de la entrada os indico cuáles son. Si quieres participar en mi concurso, aún estás a tiempo, escríbeme a thermofanblog@gmail.com indicando que quieres unirte, que ¡Aceptas el lío! El lema, "Te regalo mi receta". El plazo termina el domingo 21. Escríbeme.

El jurado que decidirá las recetas ganadoras lo formarán las compañeras y amigas blogueras que viven en el continente americano. Al no estar en España, no pueden recibir ningún lote de productos y han aceptado participar. De este modo, yo quedo al margen y el resultado será limpio y claro. Como está cerca la Semana Santa y la Pascua, para facilitar el trabajo, dejaré bastante tiempo y el resultado final, se publicará el 15 de abril.

En estos 10 años y con casi 1500 entradas publicadas, estoy muy orgullosa del camino recorrido, de las amistades realizadas, de la experiencia y el aprendizaje atesorados. Os doy las gracias a todos los que visitáis mi cocina y os invito a esta celebración en la que muchas compañeras y compañeros blogueros van a participar. Estoy segura de que os va a gustar.
En este Concurso he tenido la suerte de contar con la colaboración de tres empresas valencianas cuyos productos conozco de primera mano y por eso, me alegra que se hayan comprometido a regalarlos a los blogueros o blogueras que ganen con su receta. Las tres son empresas familiares valencianas. Os hablo de ellas por orden alfabético y les doy las gracias por su atención y su amabilidad.

Arroz Dacsa nos explica en su web que empezó a trabajar la tierra de manera sostenible con la concienciación de lo que supone trabajar en un entorno protegido como es el Marjal. El Marjal, es una parte fundamental de La Albufera que comprende más de 14.000 hectáreas dentro del Parque Natural, todas ellas dedicadas al cultivo de arroz, un cultivo potencialmene compatible con la conservación de este único entorno natural. En el año 2000 junto a otras empresas del sector, Arroz Dacsa funda el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Arroz de Valencia, con el objetivo de generar un valor añadido al arroz cultivado en La Albufera de Valencia garantizando la máxima calidad del producto servido a sus consumidores. 
Nos tiene preparados dos lotes de arroces variados, delantal y su famosa cuchara de madera. Un lote se lo hará llegar a la receta ganadora y el otro lo sortearemos en Instagram. 
La chufa es otro producto con DOP Valencia. Es una gran fuente de minerales naturales como el calcio, potasio, magnesio, sodio, hierro y cinc y vitaminas E, B, C y ácido fólico. Su gran contenido de fibra ayuda a regular nuestro cuerpo y su aporte de almidón a sentirnos saciados. ¿Quién no conoce o ha probado la horchata de chufa valenciana? Chufas Bou está a punto de cumplir 75 años de historia. Nos lo explican de maravilla en su web. Desde 2013, la tercera generación impulsó un giro hacia la sostenibilidad y la ecología, convirtiendo sus campos familiares al cultivo ecológico. Desde este momento, la empresa comenzó con la distribución de una nueva línea de productos elaborados a partir de chufa ecológica.
La empresa va a regalar una muestra del último producto que ha sacado al mercado. La primera crema de chufa sin azúcar, Chufacream
La última, por orden alfabético y también la última que he conocido tras comprarles una buena variedad de sus verduras, hortalizas y naranjas ecológicas, es Lovelahuerta. También es una empresa familiar, pero situada en un valle enclavado en las montañas y abierto al mar en la comarca de la Safor. Desde hace un tiempo envía sus productos y sus deliciosas naranjas, recién cogidas del árbol a cualquier punto de España. Doy fe de que todo lo que he probado está exquisito. Lovelahuerta, regalará dos cajas de sus productos y otra más, la sortearemos en Instagram. Naranjas, aguacates y verduras ecológicas cultivadas en la huerta valenciana.
Por lo tanto, los premios quedarán distribuidos de la siguiente manera:

- Para la receta con más votos, receta ganadora: 1 lote de arroces Dacsa y 1 caja de Lovelahuerta.

- Para la segunda receta con más votos: 1 caja de Lovelahuerta y un bote de Chufacream.

- Para la tercera receta con más votos: 1 regalo sorpresa de mi parte.

Feliz domingo y muchas gracias por vuestra compañía durante todos estos años.

Ensaladilla de alcachofas con mahonesa de limón, 1 +/- 100 desperdicio 0


Me gustaría que la rapidez con la que corre el tiempo, fuera buena para que por fin, termináramos de sufrir por culpa del maldito virus y sus consecuencias, pero por ahora, no es así, pasan los días y los meses y seguimos pasándolo mal.

Como siempre hay que agradecer todo lo positivo que hay en nuestra vida, me alegra que de nuevo empecemos otro mes y poder dar las gracias a todas las compañeras y compañeros blogueros que se unen a 1 +/-100, desperdicio 0. Es como un club de gente amiga comprometida en aprovechar no sólo alimentos, también energía y otro tipo de materiales. Cada mes es un placer enorme ver la creatividad, el cariño al compartir y cómo el número de aportaciones crece y crece. Siempre dibujáis una sonrisa en mi rostro y cuando se producen dobletes y tripletes con otros proyectos como nuestro En buena onda y en el Club de la tortilla perfecta de nuestra amiga Concha, la sonrisa es enorme, también la alegría compartida. Mientras escribía esto, he ido a leer una de las entradas del club y me he partido de la risa porque dice Concha, que si esto fuera un negocio, se sentiría afortunada de ser mi socia. Pues lo dicho, somos afortunadas y mucho.

Este mes va de amigas porque la receta que comparto, la conocí porque otra amiga la compartió en Facebook hace tiempo y tuvo muchísimo éxito. Le pregunté entonces, si se la podía coger y su respuesta fue que la encontró en un búsqueda en Google, pero que no recordaba dónde. Ella, valenciana también, no tiene blog, pero cocina de maravilla. Se llama Ana Real. Mil gracias, Ana, espero que te guste mi adaptación. He preparado esta ensaladilla muchas veces y no siempre de igual forma, pero siempre es un éxito. En esta ocasión ha sido también un aprovechamiento de un resto de mahonesa. Os cuento todo el proceso.

Había rallado un poco de piel de limón para otra receta y también para esa preparación, utilicé la clara de un huevo. Me quedaba la yema y el resto del limón. Se me encendió la lucecita y probé a preparar una mahonesa a la que no sólo le añadí bastante zumo del limón, sino también, la ralladura y nueces. Como necesitaba poca cantidad, la hice en la batidora de mano, pero os enlazo a mi receta de Mayonesa casera en TMX a la que sólo tenéis que añadir el zumo y la ralladura de limón y los dos tipos de aceite.

La mahonesa de limón aporta a la ensaladilla un sabor especial. Si en la mahonesa el punto de limón es más fuerte, al mezclarlo con el resto de ingredientes, se suaviza, pero es perfecto. Una vez la prepares, puedes modificarlo a tu gusto o incluso no añadir limón. Las nueces el punto crujiente, la nuez oscurece la mahonesa y si no la usamos, el color cambia por supuesto.

Como aproveché ingredientes para preparar la mahonesa y parte de ésta para la ensaladilla, esta receta es la que va a iniciar las aportaciones de mi proyecto 1 +/-100, desperdicio 0 de este mes de marzo. Os espero otro mes más con toda la ilusión y mi más sincero agradecimiento. Espero que os guste. Si pincháis aquí, podéis ver todas las que se han aportado en febrero.

Cuidaos y cuidad.
Pinchad en el siguiente enlace que os dirige a los recopilatorios de cada mes para que podáis acceder fácilmente a todas las recetas presentadas en 1 +/-100, desperdicio 0 y En buena onda desde su inicio. Y si queréis saber en qué consisten los proyectos, pinchad en los enlaces o en los logos. Os invito a participar.

Ingredientes

Para la mahonesa de limón

Se puede preparar el doble.

- 1 yema de huevo ecológico
- la ralladura de medio limón ecológico
- zumo de 1 limón y medio ecológico
- sal
- 50 g de aceite de girasol
- 50 g de aceite de oliva virgen extra
- 4 nueces

Para la ensaladilla

Os indico mis cambios entre paréntesis pero podéis adaptar la receta a vuestro gusto.

- 1 bote de corazones de alcachofas (280 g escurridas)
- 3 huevos cocidos (2 huevos ecológicos M 95 g)
- 2 latitas de atún (60 g de bonito del norte en aceite de oliva)
- mahonesa (60 g de mahonesa al limón)

* un aro de emplatar

Antes de empezar…

- Sacar las alcachofas del bote y escurrirlas con la mano. Yo las dejo en un colador y pongo un recipiente debajo. Una vez escurridas, cortarlas en trozos pequeños si no se tiene la TMX.

- Cocer los huevos y dejar que se enfríen. Pelarlos, picarlos y reservar una yema para decorar.

- Si se utiliza atún en aceite, escurrir éste. El bonito en filetes, se saca cuando el aceite del tarro no está frío para que no quede pegado.

- Si no se utiliza mahonesa comercial, prepararla con antelación. Os indico cómo hice la de limón.

- Si las nueces son con cáscara, quitarla y picarlas menudas con el cuchillo.

- Rallar la piel de medio limón y escurrir el zumo de otro limón entero y medio más.
Preparación de la mahonesa de limón

- Poner en el vaso de la batidora la yema de huevo, las nueces picadas, la sal y la ralladura de limón.

- Mezclar los dos tipos de aceite en una jarra.

- Introducir el brazo de la batidora en el vaso apoyándolo en el fondo. Pulsar baja velocidad e ir vertiendo el aceite poco a poco o lo que llamamos “en hilo”. Cuando empiece a montarse, subir y bajar el brazo hasta que esté casi montada. Añadir el zumo de limón y volver a mover el brazo hasta que se integre. Probar el punto de sal y el de limón. Me quedó muy densa.

Preparación tradicional de Ana

- Escurrir los corazones de alcachofa, trocearlos, y colocarlos en un bol junto con el resto de los ingredientes.

- Añadir la mahonesa al gusto y mezclar.

- Dejar enfriar en la nevera unas horas.

- Ir colocando cucharaditas de ensaladilla dentro del aro de emplatar circular. Cubrir con la mayonesa por encima, desmoldar y decorar rallando la yema de huevo por encima. Es un emplatado de forma individual.
Preparación en TMX

- Poner todos los ingredientes en el vaso, excepto la yema de 1 huevo. Programar 8 segundos, velocidad 4. Remover con la espátula y volver a programar el mismo tiempo y velocidad. La textura de la ensaladilla es a gusto de cada uno. En mi caso, volví a programar 4 segundos, velocidad 4 dos veces. No quería que quedara muy triturada, pero en otras ocasiones, si que la he triturado mucho más.

Notas:

- Dependiendo del tipo de alcachofas en conserva que compremos, podremos encontrar alguna hoja más dura que las otras.

- Sale poca cantidad, pero a no ser que tengáis muchos comensales, no es necesario preparar más.

- Utilicé un resto de la mahonesa que había preparado. Quedó espesa. Se puede conservar unos días en la nevera. Es importante que sepa bastante a limón para que al integrarla con el resto de ingredientes de la ensaladilla, se aprecie, sin que esté fuerte. Encontrad el punto que mejor vaya a vuestro paladar.

Bon profit!

You are invited to the Inlinkz link party!

Click here to enter

Pencas de acelga con salsa de almendra, 1 +/- 100, desperdicio 0

 

Sigo con recetas sanas y de aprovechamiento. Mis acelgas ecológicas tenían unos tallos anchos y hermosos que no podía desperdiciar. Vi esta receta en Tiberis, un blog que sigo muy de cerca. Mi salsa de almendras al utilizar pan casero queda muy espesa, pero no por eso, está menos rica. La acelga forma parte de mi cocina desde siempre, pero desde que tengo el blog, intento crear recetas diferentes.

Cocí las pencas de acelga al vapor en varoma para que conservaran al máximo sus nutrientes y ahorrar energía y tiempo, al utilizarlo mientras se cocinaba la salsa. Os pongo la receta original y mis cambios al adaptarla a la TMX.

Ideal para vegetarianos y para todos a los que nos gusta cuidarnos y comer verduras. También para a los que nos encantan las almendras tanto en platos dulces como salados.

En esta receta aproveché las pencas de acelga y un resto de almendras tostadas que compré antes de Navidad. También un poco de vino blanco que añadí, aunque la receta original no lo lleva. Tampoco entre sus ingredientes está el delicioso queso de cabra de Morella que rallé por encima y que enriquece el sabor del plato.

Como es una receta de aprovechamiento, va a acompañar al largo listado de aportaciones de este mes de febrero en 1 +/-100, desperdicio 0.

Espero que os guste. Buen fin de semana. Cuidaos y cuidad.
Pinchad en el siguiente enlace que os dirige a los recopilatorios de cada mes para que podáis acceder fácilmente a todas las recetas presentadas en 1 +/-100, desperdicio 0 y En buena onda desde su inicio. Y si queréis saber en qué consisten los proyectos, pinchad en los enlaces o en los logos. Os invito a participar.

Ingredientes

Os pongo entre paréntesis mis cantidades

- aceite de oliva (20 g de aceite de oliva virgen extra)
- 1 cebolla grande (150 g de cebolla dulce)
- 3 dientes de ajo (5 dientes de ajo)
- un manojito de perejil fresco (unas hojas)
- 1 puñado de almendras tostadas (40 g de almendras tostadas sin sal)
- 1 rebanada de pan tostado (40 g de pan casero integral)
- 50 g de vino blanco (la receta original no lo lleva)
- 1 vaso grande de agua (300 g de agua)
- ½ cucharadita de sal (no puse)
- 10 pencas de acelgas que sean gruesas (5 pencas de acelgas ecológicas)
- queso rallado de cabra de Morella (la receta original no lo lleva)

Antes de empezar…

- Con la ayuda de un pelador, quitar los hilos que se forman en las pencas a lo largo. Si son muy tiernas, como las mías, no costará demasiado. Cortarlas en trozos de un tamaño similar.

- Para cocer las pencas de acelga como en la receta original, hervirlas en una olla con agua caliente. Poner un poco de sal y hervir unos diez minutos. Han de quedar al dente, que no se nos rompan. El tiempo final de cocción, dependerá del tamaño de las pencas. Una vez hechas, escurrirlas y pasarlas por agua fría para cortar la cocción. Reservar.

- Si se van a cocer en el varoma, colocar los trozos en el recipiente varoma. Si nos queda libre la bandeja, se puede aprovechar para colocar unos trozos de patata o cualquier otra verdura. Tapar el varoma y reservar.

- Pelar la cebolla y cortarla en trozos. Pelar los dientes de ajo, quitar el germen y partir por la mitad.

- Trocear el pan menudo y dorarlo en una sartén con un poco de aceite.
Preparación en TMX

- Poner en el vaso el aceite, la cebolla, los ajos, las almendras y el perejil. Programar, 3 segundos, velocidad 5. Bajar los restos con la espátula y programar, 5 minutos, 120º, velocidad 1.

- Añadir el vino, el agua y ½ cucharadita de sal. Situar el recipiente varoma en su posición taparlo y programar 30 minutos, varoma, velocidad 1. Retirar el varoma, con cuidado y reservar. Se pueden pasar las pencas por agua fría para parar la cocción. No lo hice.

- Añadir al vaso el pan y triturar 1 minuto, velocidad 5-10 progresivamente o 1 minuto, función triturar en la TMX 6. Bajar los restos con la espátula y repetir la operación hasta obtener la textura deseada. Si es necesario, añadir más agua y volver a triturar. Comprobar el punto de sal.

- Colocar las pencas de acelga en el plato de servir y verter la salsa caliente por encima. Rallar el queso y servir en seguida.
Preparación tradicional 

- Para cocer las pencas de acelga como en la receta original, hervirlas en una olla con agua caliente. Poner un poco de sal y hervir unos diez minutos. Han de quedar al dente, que no se nos rompan. El tiempo final de cocción, dependerá del tamaño de las pencas. Una vez hechas, escurrirlas y pasarlas por agua fría para cortar la cocción. Reservar.

- En una sartén poner un poco de aceite de oliva. Sofreír el pan y reservar. En el mismo aceite, sofreír la cebolla sin que se dore junto con los ajos.

- En un robot o procesador de alimentos, poner las almendras, el pan, el perejil, la cebolla y el vaso de agua. Triturar finamente, si nos queda espeso añadir un poco más de agua. Comprobar el punto de sal.

- Colocar las pencas de acelga en el plato de servir y verter la salsa caliente por encima. Rallar el queso y servir en seguida.

Nota:

- Si se desea cocer las pencas de acelga al vapor en el microondas, colocarlas en la bandeja del recipiente al vapor en el que previamente, se ha puesto agua sin que llegue a la bandeja. Taparlo y cocer en intervalos de 5 minutos, hasta que estén al dente. El tiempo dependerá del grosor y tamaño de las pencas y de la potencia del microondas. Una vez hechas, pasarlas por agua fría para cortar la cocción. Reservar.

- Mi salsa estaba muy espesa debido al tipo de pan, pero preferí esa textura. Si se añade más agua o se utiliza otro tipo de pan, habrá que modificar el punto de sal si la utilizáis.

Bon profit!

Pan de aceite con biga. Panificadora


No tengo muchos panes horneados en la panificadora, porque realmente, la uso poco y siempre con recetas similares. El pan que más visitáis en el blog y que es cierto que quedó espectacular, es el Pan de molde tipo comercial que os recomiendo, aunque lo tenéis muy fichado ya. La receta no era mía y no la he modificado porque hace tiempo que no lo hago. Si lo repito, seguro que reduzco la cantidad de levadura como he hecho en el que publico hoy. Sé más sobre leudados, pliegues, reposos y reducir la levadura. Si no sois unos aventajados en este tema, seguid la receta al pie de la letra.

El Pan dulzón de zumo de sandía, que es posterior, es de los panes más curiosos que hay publicados en el blog. Ideal para hornearlo en verano cuando la sandía está en su mejor momento. También en la panificadora podéis encontrar en el blog alguna mermelada, unas croquetas y algún bizcocho dulce o salado, pero os dejo que los busquéis por vuestra cuenta.

En este tiempo, he cambiado de modelo de panificadora porque la que tenía entonces, pasó a mejor vida; ésta está más tiempo guardada ya que desde que me he enganchado a amasar a mano los panes de masa madre, la tengo un poco olvidada. Por eso, creí que ya era hora de volver a usarla, pero aplicando los conocimientos adquiridos. Como los panes con biga, me quedan muy bien, faltaba hornear uno en la panificadora. La masa lleva muy poca levadura y es sin sal pero ha subido perfectamente.

Espero que os sea de utilidad, que os guste y que si tenéis una panificadora, lo hagáis. De todas formas, os dejo cómo amasarlo y hornearlo de la forma tradicional.

Cuidaos y cuidad.
Ingredientes

Biga

- 100 g de harina de fuerza (300 W)
- 50 g de agua
- 2 g  de levadura fresca

Masa del pan

- 300 g de agua templada
- 300 g de harina de fuerza (300 W)
- 200 g de harina de espelta semi integral
- la biga
- 3 g de levadura fresca o 1 cucharadita de levadura seca de panadería
- el zumo de media naranja mediana
- 1 cucharadita de azúcar de abedul o azúcar
- 15 g de aceite de oliva virgen extra
- 10 g de sal (el mío no lleva nada)

Preparación de la biga

- En un bol, desmenuzar la levadura con las manos y mezclarla con la harina. Ir agregando el agua poco a poco.

- Tapar el bol con film transparente y dejar en la nevera durante toda la noche. Si no tenemos tiempo, se puede utilizar cuando ya ha leudado. Ese fue mi caso.
Preparación de la masa en la panificadora Lidl

- Verter el agua en la cubeta de la panificadora, pero mejor dejar un poco por si no se necesita. Dependerá del tipo de harina.

- Agregar la biga, las harinas y el zumo de naranja. Pulsar el programa amasado que dura 10 minutos. Es el momento de comprobar si es necesario añadir más agua. La utilicé toda.

- Pausar la máquina y dejar reposar unos 10 minutos. Agregar el aceite y volver a pulsar el programa amasado durante 10 minutos más. La textura de la masa cambiará e irá volviéndose más elástica y brillante.

- Hacer unos pliegues sin sacar la masa de la cubeta. Si os resulta difícil, sacarla de la cubeta y hacerlos en un bol, pero realmente, no es necesario. Dejar reposar durante 10 minutos más.

- Quitar las palas, sacar la masa de la cubeta y darle forma. Primero doblar un borde hacia el centro, después doblar el otro sobre éste y por último, doblar los extremos. Se formará como un rectángulo.

- Colocar la masa en la cubeta sin palas, cerrarla y dejar que la masa suba. El tiempo dependerá de la temperatura. La tuve 40 minutos. La masa habrá leudado y llegará casi hasta el borde de la cubeta.

Horneado en la panificadora

- Cuando el pan ya haya leudado, pulsar el programa de horneado que dura 1 hora.

- Sacar el pan de la cubeta con cuidado de no quemarnos y dejar que se enfríe sobre una rejilla.

Preparación tradicional del pan

- Desmenuzar la levadura con las manos dentro de la harina y amasar todos los ingredientes, excepto la sal que se agregará unos minutos después del comienzo del amasado, para evitar que entre en contacto con la levadura.

- Dejar reposar la masa durante 45 minutos (pre-leudado).

- Agregar el aceite y volver a amasar hasta que la masa lo haya absorbido por completo.

- Formar una o varias piezas y dejar leudar hasta que la masa doble su volumen. Unos 90 minutos aproximadamente. Dependerá de la temperatura ambiente.
Horneado

- Hornear 10 minutos a 210º, calor arriba-abajo y con una bandeja en la base del horno en la que se vierta una taza de agua. Después, bajar la temperatura a 190º y hornear con calor arriba-abajo durante 20-25 minutos más.

Notas:

- Con la misma receta y el mismo proceso, se pueden formar bollitos y hornearlos a la misma temperatura, pero primero 10 minutos, calor abajo y después bajar 10 minutos más, calor arriba-abajo.

- El tiempo y el resultado, siempre puede cambiar según el tipo de harinas y la temperatura.

Bon profit!

Merluza en papillote con arroz a la leche de coco


Estoy comiendo últimamente muchas más verduras y hortalizas que pescado o carne. Me siento y me sienta mejor, pero de cuando en cuando, cocino un pescado. En otoño compré merluza gallega por internet en Fresco y del mar. La tuve que congelar porque compré mucha cantidad de pescado.  Una vez descongelada, nunca está igual de buena, pero no hay más remedio que hacerlo. La forma de cocción al vapor y en papillote es una de mis preferidas y la pongo en práctica tanto si uso la TMX como el microondas.

Esta receta la hice a principios de diciembre y es muy sana porque el pescado se cocina al vapor y el arroz se aromatiza con la leche de coco. El toque de cítrico cada vez está más presente en mis platos. Podéis cambiar la merluza por otro tipo de pescado blanco y en vez de arroz redondo, si tenéis arroz jazmín, os quedará estupendo. Siempre cocino con muy poco aceite y sin sal. Añadid la cantidad que prefiráis.

Normalmente, mucha gente que tiene la TMX, usa poco el varoma, a veces, no vale la pena porque en el microondas, se puede ganar tiempo, pero si cocinamos en tres niveles, sí que es un lujo.

Para la gente que quiere comer sano y no tiene mucho tiempo, esta receta es completa.

Cuidaos y cuidad.
Ingredientes para 1-2 personas

- una pizca de tomillo seco
- 30 g de aceite de oliva virgen extra
- sal
- 1 pizca de pimienta
- 30 g de zumo de limón ecológico
- 400 g de agua
- 270 g de leche de coco
- 150 g de arroz Dacsa de grano redondo
- 390 g de filetes de merluza fresca
- 2 peras pequeñas (opcional)

* 1-2 hojas de papel sulfurizado

Antes de empezar…

- Si la merluza estaba congelada, sacarla del congelador con antelación. Quitar cualquier impureza si la hubiera.

- Colocar el arroz en el cestillo.

- Exprimir el zumo de limón.

- Mojar la hoja de papel sulfurizado, escurrirla y extenderla en el recipiente varoma. Colocar el pescado sobre él. Si se prepara la receta de forma tradicional, necesitaremos otra hoja de papel para cocer las peras.

- Lavar las peras y cortarlas por la mitad. Colocarlas en la bandeja varoma o en la otra hoja de papel..

Preparación en TMX

- Poner en el vaso el tomillo, el aceite de oliva, ½ cucharadita de sal, pimienta y zumo de limón. Programar, 8 segundos, velocidad 3. Retirar y reservar.

- Agregar el agua, la leche de coco y una pizca de sal. Colocar el cestillo con el arroz en su posición.

- Colocar el varoma sobre la tapa. Sazonar con sal y la mitad del aceite preparado. Cerrar el papel para formar el papillote. Colocar en su lugar la bandeja varoma con las peras y tapar.

- Programar, 18 minutos, varoma, velocidad 4.

- Pasado el tiempo, retirar el varoma con cuidado. Después, con la ayuda de la espátula, sacar el cestillo.

- Servir el papillote con el pescado y acompañar con el aceite restante y el arroz. Al abrir el paquete, se desprenderá todo el aroma.
Preparación tradicional

- Poner en el vaso de un robot o batidora, el tomillo, el aceite de oliva, ½ cucharadita de sal, pimienta y zumo de limón. Triturar hasta que se emulsione el aceite. Reservar.

- Poner el agua, la leche de coco y una pizca de sal en una cacerola. Colocar el arroz en la bandeja perforada para cocer al vapor y cocer con la cazuela tapada hasta que esté hecho.

- Extender sobre la superficie de trabajo el papel ya escurrido. Colocar encima el pescado y sazonar con sal y la mitad del aceite preparado. Cerrar el papel para formar el papillote. Formar otro papillote con las peras partidas por la mitad.

- Meter estos paquetes en el horno, precalentado, a 180º unos 8 o 10 minutos.

- Servir el papillote con el pescado y acompañar con el aceite restante y el arroz. Al abrir el paquete, se desprenderá todo el aroma.

Notas:

- Repetí la receta y también rallé la piel del limón sobre la merluza.

- El arroz no sabe mucho a la leche de coco porque ésta solamente lo aromatiza. Si podéis usar arroz jazmín, os gustará mucho. Tened en cuenta que este arroz debe ser lavado y escurrido antes de ser cocido debido a que tiene un contenido extra de almidón. Los granos de esta variedad de arroz tienden a juntarse cuando son cocidos. Es menos pegajoso que otros arroces de grano largo.

- Se puede utilizar pescado congelado comprado. Si es de calidad y no se ha roto la cadena del frío, os quedará también bien.

Bon profit!

Chirivía gratinada con crujiente de avellanas, En buena onda



Estamos a 15 una vez más. Ha pasado S. Valentín, hace semanas que “celebramos” la extraña Navidad, bueno, quien pudiera celebrarla... A pesar de que la pandemia sigue acechando, nosotras y nuestras amigas participantes, no hemos dejado de cocinar y de comer de forma saludable utilizando el microondas. Estamos siempre en muy buena onda y os invitamos de nuevo a acompañarnos. Mi amiga Elisa, Que no te falte un perejil y yo, volvemos a invitaros a nuestro proyecto En buena onda de este mes de febrero.

No sé si soy de las pocas a las que les gusta la chirivía, de hecho, hay unas cuantas recetas en mi blog en las que la utilizo. En mi casa sólo se ponía en el cocido y después se tiraba. Cuando la probé de muchas otras formas, entró a formar parte de mi cocina. Esperad, que no me paro aquí. Las compré ecológicas y eran más pequeñas que las que suelo ver en el supermercado, igual os sorprendo. Si no os va su sabor dulzón o no os atrevéis a probarla, en esta receta se puede sustituir perfectamente por patata, aunque tal vez los tiempos de cocción se tengan que modificar.

Es una receta de aprovechamiento ya que llevaban más de una semana en la nevera al igual que un paquete de avellanas que andaba aburrido en un cajón y corría el riesgo de pasarse de fecha.

Mi amiga Elisa en este mes, nos propone cocinar pasta, unos Macarrones con tomate, receta de su abuela, pero que ella ha adaptado al microondas. Siempre aprendemos con ella, no olvidéis pasaros por su blog.

Esperando que os sean de utilidad nuestras recetas y que os gusten, os animamos a usar cada vez más este pequeño electrodoméstico que como siempre os decimos, no vale solo para calentar leche o infusiones.

Cuidaos y cuidad.
Pinchad en el siguiente enlace que os dirige a los recopilatorios de cada mes para que podáis acceder fácilmente a todas las recetas presentadas en 1 +/-100, desperdicio 0 y En buena onda desde su inicio. Y si queréis saber en qué consisten los proyectos, pinchad en los enlaces o en los logos. Os invito a participar. También encontraréis todas las recetas en Instagram (@enbuenaonda_) y en nuestra página de Facebook (En Buena Onda).

Ingredientes

- 300 g de chirivía ecológica
- agua para la cocción de la chirivía
- 100 g de cebolla dulce
- 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
- 1 pizca de sal
- 1 cucharadita de azúcar
- 20 g de aceite de oliva virgen extra
- 30 g de vino blanco
- 2 yemas de huevo ecológico pequeño
- 100 g de leche evaporada
- 50 g de parmesano rallado
- 50 g de avellanas tostadas

*recipiente cocción vapor del microondas si se tiene
Antes de empezar…

- Pelar las chirivías y cortarlas en rodajas no muy gruesas.

- Pelar la cebolla y cortarla en brunoise.

- Si no se tiene ya rallado, rallar el parmesano o utilizar el comprado.

- Triturar groseramente las avellanas tostadas. Como no es mucha cantidad, se puede hacer con cuchillo o poniéndolas dentro de una bolsa de plástico y pasándoles un rodillo por encima. También se puede hacer con la TMX triturando unos segundos con la función triturar.

Preparación en microondas

- Poner agua en el recipiente de cocción al vapor del microondas, si no se tiene, poner agua en un recipiente apto para microondas. Cocer la chirivía al vapor durante 15 minutos a máxima potencia. Pinchar con un tenedor para comprobar la cocción. Tiene que estar al dente. Sacar del microondas y reservar.

- Poner la cebolla junto con el aceite, una pizca de sal y otra de azúcar en un recipiente apto para microondas. Programar 6 minutos máxima potencia. Remover con una cuchara y comprobar que está hecha. Sacar el bol del microondas y reservar.

- Batir las yemas con unas varillas, agregar la leche evaporada y el vino blanco. Calentar 3 minutos, 500 W. Remover con las varillas y volver a calentar 2 minutos más a la misma potencia. Añadir el parmesano y remover hasta que se integre.

- Distribuir las rodajas de chirivía en una fuente apta para microondas.

- Repartir la mezcla líquida por encima de la chirivía, colocar montoncitos de cebolla frita y cubrir con las avellanas picadas.

- Hornear 10 minutos a 750 W. Comprobar la cocción y si es necesario, programar algún minuto más. La crema tiene que haber cuajado. El tiempo siempre dependerá del tipo de microondas y su potencia.

- Poner la rejilla para el grill y programar 5 minutos o el tiempo necesario hasta que las avellanas estén tostadas.

- Servir caliente o templado.

Bon profit!

You are invited to the Inlinkz link party!


Click here to enter

Mermelada de naranja y pimiento rojo, 1 +/- 100 desperdicio 0


Esta mermelada se ha publicado por error, no era para hoy, pero ya que ya está en Thermofan, no voy a volverla a borradores. Es un aprovechamiento de un “culete” de pimiento rojo, pero esa no era la idea en principio. Había comprado demasiadas naranjas ecológicas, al no llevar ningún producto químico, temí que se me estropearan y el primer pensamiento fue preparar una mermelada de naranja. Añadir un poco de piel y el pimiento, se me antojó y quise probarlo en seguida.

No la quería nada dulce y le puse muy poca cantidad de azúcar de abedul, por eso, la mermelada tarda mucho más en espesar. Podría haber utilizado el doble de agar-agar, pero no lo hice porque conlleva el riesgo de conseguir una gelatina y no era eso lo que buscaba. Añadir más tiempo, es la única solución. Al ser una mermelada de aprovechamiento, no la quise repetir. En vuestro caso, si la queréis más dulce, podéis aumentar más edulcorante. La situación cambia si en su lugar, utilizáis azúcar. Seguro que espesa mucho antes.

A pesar de llevar poco azúcar de abedul, tiene bastante brillo. Se nota muy poco el pimiento, lo cual, a mi parecer es perfecto. Las tiras de piel de naranja también aportan textura y el sabor un poco amargo. Hay otras mermeladas de naranja en el blog. No te las pierdas que estamos en temporada.

Como aproveché el pimiento, esta receta también va a acompañar al resto de aportaciones de este mes de mi proyecto 1 +/-100, desperdicio 0.

Cuidaos y cuidad.
Pinchad en el siguiente enlace que os dirige a los recopilatorios de cada mes para que podáis acceder fácilmente a todas las recetas presentadas en 1 +/-100, desperdicio 0 y En buena onda desde su inicio. Y si queréis saber en qué consisten los proyectos, pinchad en los enlaces o en los logos. Os invito a participar.
Ingredientes

- 550 g de naranja ecológica
- 20 g de piel de naranja ecológica
- 1 limón pequeño
- 100 g de pimiento rojo
- 250 g de azúcar de abedul o azúcar
- 2 g (1 sobre) de agar-agar en polvo

Antes de empezar…

- Lavar las naranjas. Con un pelador de verduras, quitar la parte coloreada de la piel. Pelar las naranjas y retirar la parte blanca y las semillas.

- Cortar la piel en tiras de 1 cm de largo y muy estrechas.

- Repetir la operación con el limón. Reservar la piel congelada para otros usos.

- Lavar el pimiento y cortarlo en trozos de unos 3 cm aproximadamente.

- Poner un platito en el congelador.

- Si no tenemos esterilizados los botes, hervirlos con las tapas en agua hirviendo durante unos 10 minutos. Sacarlos con cuidado y colocarlos boca abajo en un paño, después secarlos con papel o un paño seco.
Preparación en TMX

- Poner en el vaso la pulpa de la naranja, las tiras de piel, los trozos de pimiento, el limón y el azúcar.

- Trocear programando, 4 segundos, velocidad 6.

- Como no lleva mucho azúcar de abedul y tampoco mucha cantidad de fruta, si se tiene la TMX 6, se puede colocar la tapa anti salpicaduras. Si no se tiene este modelo, colocar el cestillo sobre la tapa. De esta forma, se evaporará más fácilmente el líquido. Después, programar 30 minutos, 100°, velocidad 1.

- Pasado el tiempo, añadir el agar-agar cuidando de que no caiga sobre las cuchillas. Poner la tapa con el cubilete y programar, 10 segundos, velocidad 3. Después, 20 minutos, 100º, velocidad 1.

- Comprobar si la mermelada está en su punto, vertiendo una cucharadita en el plato recién sacado del congelador. Si se desliza lentamente, está lista. Si no es así, programar 10 minutos más, varoma, velocidad 1.

- Verter en los tarros, taparlos, darles la vuelta y colocarlos sobre un paño de cocina hasta que se enfríen.
Preparación tradicional

- Poner la pulpa de la naranja, las tiras de piel, los trozos de pimiento, el limón y el azúcar.

en el vaso de un robot o batidora. Triturar un poco, pero no demasiado. Verter en una cazuela.

- Cocer a fuego medio, removiendo a menudo hasta que la mermelada vaya reduciendo.

- Incorporar el agar-agar, remover bien y seguir cociendo hasta que espese. Remover con frecuencia.

- Comprobar si la mermelada está en su punto, vertiendo una cucharadita en el plato recién sacado del congelador. Si se desliza lentamente, está lista.

- Verter en los tarros, taparlos, darles la vuelta y colocarlos sobre un paño de cocina hasta que se enfríen.

Bon profit!

Quiche de setas, queso y acelgas


Esta quiche la hice en Nochebuena. Una noche muy rara y complicada dadas las circunstancias, pero al menos, pudimos cenar rico. La masa lleva mantequilla y para que no tuviera tantas calorías, la mezclé con aceite de oliva. También añadí un huevo. Quedó crujiente, pero la quiche se horneó irregularmente, no sé muy bien la razón. Quedó más tostada por un lado. La quiero publicar porque no la voy a repetir, al menos por ahora. 

Había comprado una mezcla de setas y el queso que suelo utilizar en mis pasteles salados. Los dos productos son de Lidl. En esta Tarta rústica de pimiento asado también lo usé, pero la masa es diferente. La combinación de sabores nos pareció especial y es que en casa, las verduras son las reinas en la cocina. Las hojas de acelga se sofríen un poco con las setas y después se añaden unas almendras tostadas para dar al relleno un toque crujiente. Si no tenéis acelgas o no os gustan, se pueden sustituir por espinacas, el queso por ricotta y las setas por las que prefiráis o tengáis.

Soy una enamorada de este tipo de tartas saladas. No hice una quiche redonda porque mi molde es muy grande y no quería que sobrara demasiada. Os recomiendo que la probéis y espero sea de vuestro agrado. ¿Queréis un trozo?

Cuidaos y cuidad.
Ingredientes

Para la masa

- 250 g de harina floja
- 60 g de mantequilla en trozos pequeños (y un poco más para untar)
- 60 g de aceite de oliva virgen extra
- 1 huevo ecológico
- 1 - 2 pellizcos de sal

Para el relleno

- 400 g de setas: una mezcla de setas shiitake, champiñón portobello y Buna shimeji
- 200 g de queso fresco granulado o ricotta
- 60 g de hojas de acelga
- 200 g de nata de soja
- 3 huevos ecológicos
- 1 pellizco de pimienta molida
- 1 pellizco de sal
- 1 pellizco de nuez moscada molida- un puñado de almendras tostadas con piel

*molde rectangular de 36 X 13 cm de largo y 2.5 de alto. Si es redondo 25-26 cm de Ø
Antes de empezar…

- Sacar la mantequilla de la nevera con antelación. Después untar el molde.

- Precalentar el horno a 180°C.

- Sofreír las setas en un sartén con un poco de aceite. Añadir las acelgas y cuando reduzcan, apagar el fuego y reservar.
Preparación en TMX

De la masa

- Poner en el vaso la harina, la mantequilla, el aceite, el huevo y la sal. Programar, 15 segundos, velocidad 6. Retirar la masa del vaso y formar una bola. Queda una masa muy blanda y manejable.

- La masa se puede estirar con un rodillo, pero como mi molde era rectangular, la extendí con los dedos cuidando para que quedara fina. Introducir el molde en el congelador durante 15 minutos.

Del relleno

- Poner en el vaso la nata de soja, el queso, los huevos, la pimienta, la sal y la nuez moscada. Mezclar 15 segundos, velocidad 4. Verter sobre la masa reservada y distribuir encima la mezcla de setas y acelgas y las almendras tostadas.

Preparación tradicional

De la masa

- Tamizar la harina y ponerla en un bol, añadir la sal, la mantequilla y el aceite de oliva. Empezar a mezclar con la yema de los dedos para que la harina se vaya impregnando con la grasa.

- Añade finalmente el huevo batido y continuar mezclando con las manos o con una rasqueta de panadero flexible, hasta conseguir unir todos los ingredientes en una bola. Queda una masa muy blanda y manejable.

- La masa se puede estirar con un rodillo, pero como mi molde era rectangular, la extendí con los dedos cuidando para que quedara fina. Introducir el molde en el congelador durante 15 minutos.

Del relleno

- Batir con unas varillas o batidora de mano la nata de soja, el queso, los huevos, la pimienta, la sal y la nuez moscada. Verter sobre la masa reservada y distribuir encima la mezcla de setas y acelgas y las almendras tostadas.
Horneado

- Hornear durante 30-35 minutos (180°C). Dejar templar, cortar en raciones y servir. Mi horno debió tener un mal día, así que controlad el tiempo porque dependerá del vuestro.

Notas:

- Si se utiliza un molde redondo de quiche, extender la bola de masa entre 2 plásticos con un rodillo, y cubrir con ella un molde de quiche de Ø 25-26 cm previamente untado con mantequilla.

Bon profit!

Tortilla de brócoli caramelizado a la naranja, En buena onda


Tengo la vitrocerámica estropeada desde hace semanas. Se rajó en una esquina y funcionaba, pero no llamé al seguro para no tener que recibir en casa a los técnicos. Voy con mucho cuidado cada vez que tiene que entrar un desconocido porque no miran mucho qué tocan, ni dónde dejan las cosas… después, limpiar y desinfectar todo. El problema vino rápido cuando dejó de funcionar y ya no podía encenderla. Teniendo microondas, horno y TMX, no es complicado cocinar, pero según qué cosas, me gusta más hacerlas en la vitro.

Compré verduras y hortalizas ecológicas y entre ellas, naranjas y una pieza pequeña de brócoli. Estaba un poquito granado y por eso, lo quería consumir lo más rápido posible. Recordé la receta de Alcachofas caramelizadas a la mandarina que fue un éxito y consideré probar con el brócoli. Ni siquiera consulté la otra receta, porque sabía cómo la había preparado. Lo único que no quería añadir era pimienta. También cambié el cítrico porque lo que tenía era naranja. Ahora que he comparado, veo que añadí el azúcar de abedul al final de la cocción, pero el resultado ha sido igualmente satisfactorio.

Fui comprobando los tiempos de horneado en el plato crisp de mi microondas, pero vosotros podéis hacerlo exactamente igual en una sartén. Los ramilletes quedan blandos, no quise pasarme con el tiempo para que no se quemaran, no es lo mismo si se trata de la alcachofa que queda crujiente. Los trozos de tronco, quedan al dente. No los corté demasiado finos y si no os gustan, no los utilicéis.

Os recomiendo probar esta idea de caramelizar las verduras u hortalizas. No lo he visto antes y si está ya inventado, no será raro, porque todo, prácticamente todo, lo está.

Después vino la siguiente prueba y como ya estaba usando el microondas, me animé a cuajar una tortilla. Después del verano, le di a mi hijo el molde en el que hacemos tortillas y pasteles con esta función crisp. Él se prepara sus tortillas de patata y le va a dar mucho más uso que yo, pero en esta ocasión, no tenía otro remedio que usar el plato crisp. Podría haberlo lavado antes, pero, como no me importaba que quedara tostada debido a los restos del confitado del brócoli, no lo hice. Me gusta el resultado y por eso lo comparto con todos vosotros.

Si no disponéis de un horno microondas con plato crisp, la tortilla se puede hacer en una sartén exactamente igual, no es muy grande. El queso Gorgonzola me encanta y al comerla se nota, pero ya está derretido. Combina a la perfección con las nueces y con el brócoli confitado.

Como esta receta está preparada totalmente en el microondas, la voy a aportar a nuestro reto En buena onda, pero como nuestra amiga Concha, DBM ya debe estar pensando que le debo una nueva tortilla, se la regalo para su Club de la tortilla perfecta. Ojalá te guste, me da la impresión de que las últimas que he publicado, me han quedado tostaditas y no sé qué te parecerá, aunque sé que tú siempre te pones muy contenta cada vez que publicamos una nueva tortilla para tu club. 

Para que no haya dos sin tres, como quería aprovechar el brócoli, la añado también a mi otro proyecto 1 +/-100, desperdicio 0. Es una receta con dos preparaciones en el microondas, podemos incluso, servir el brócoli caramelizado como guarnición. La tortilla está muy rica con el sabor de la nuez, el brócoli y el queso derretido. Mejor comerla recién hecha, en las fotos, ya no se puede apreciar bien cómo quedó en el momento de sacarla del microondas.

Cuidaos y cuidad.
Pinchad en el siguiente enlace que os dirige a los recopilatorios de cada mes para que podáis acceder fácilmente a todas las recetas presentadas en 1 +/-100, desperdicio 0 y En buena onda desde su inicio. Y si queréis saber en qué consisten los proyectos, pinchad en los enlaces o en los logos. Os invito a participar.

Ingredientes

Para el brócoli caramelizado

- 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
- 70 g de brócoli ecológico
- zumo de una naranja ecológica
- 2 cucharaditas de azúcar de abedul o azúcar

Para la tortilla

- 3 huevos ecológicos (M)
- 5 nueces enteras o más
- 3 tiras de queso Gorgonzola o más
- el brócoli caramelizado


Antes de empezar…

- Lavar el brócoli y quitar las hojas pequeñas. Separar los ramilletes y cortar el tronco en rodajas.

- Rociar el plato crisp del microondas con aceite.

- Batir los huevos con unas varillas.

- Cortar el queso en tiras y éstas en trozos.

- Si las nueces son con cáscara, partirla y romperlas en trozos menudos.

- Partir la naranja por la mitad y exprimir el zumo.

Horneado del brócoli en el microondas

- Introducir el plato crisp en el microondas y calentarlo durante 3 minutos, modo crisp.

- Distribuir los ramilletes de brócoli y rociarlo con el zumo de naranja. Después, espolvorear el de azúcar de abedul o azúcar por encima. Programar, 3 minutos, modo crisp. Con la ayuda de una espátula y con mucho cuidado para que no se rompan los ramilletes, darles la vuelta. Volver a programar dos intervalos más de 3 minutos a la misma potencia. El tiempo dependerá del grosor de los ramilletes y de los trocitos de tronco. Necesité un total de 9 minutos.

- Sacar del plato crisp con cuidado y reservar.
Preparación y cocción de la tortilla

- Batir bien los huevos con unas varillas.

- Sin lavar el plato crisp y aprovechando los restos después de confitar el brócoli, verter una cucharada más de aceite y volver a calentar el plato en modo crisp 3 minutos más.

- Pasado el tiempo, verter la mezcla de huevo batido en el plato. Se extenderá bastante porque es grande. Colocar los ingredientes del relleno en el centro para poder doblar la tortilla.

- Programar 1 minuto, modo crisp. Con una espátula de silicona, envolver los dos lados hacia el centro. El huevo ya estará un poco cuajado.

- Volver a programar 1 minuto, modo crisp. Comprobar la cocción. Añadí 30 segundos más.

- Pasar la tortilla al plato de servicio y comer en seguida.
Notas:

- Si no os gusta la tortilla tan tostada, se puede lavar el plato crisp previamente. Yo preferí aprovechar los jugos del confitado, al fin y al cabo, se tardan sólo 2 minutos y medio en tenerla lista y no está quemada.

- Si no tienes el Molde para bizcochos y tortillas en función crisp, te dejo el enlace. Va genial. Éste es el que tenemos y mide 22 cm de diámetro y 6 cm de alto. Si lo quieres más pequeño, hay otro de 21 cm y 5.5 de alto. Son caros, pero vale la pena el gasto.

Bon profit!