Crema almendrada de garrofón y trompetas de la muerte


No podía faltar una receta salada en mi reto Congelando el verano. El Chutney picante de corteza de sandía y manzana, fue la primera y la Crema de melocotón y castañas, la segunda. Me costó mucho decidir qué hacía con el garrofón. Lo vi en el mercado fresco y a un precio increíble porque estaba en temporada. Nunca lo había comprado fresco y decidí aprovechar y congelarlo para el reto. Como os decía, el garrofón se utiliza en la paella y pocos platos más, que no sean arroces. Desde el primer día, quería hacer algo diferente, pero no se me ocurría nada; cuando compré por casualidad las trompetas de la muerte, me vino a la mente que lo podría utilizar en una crema, pero no una crema cualquiera; tenía almendras y el resto, surgió a base de arriesgarme, tanto en la cocción a vapor en la TMX, como en el resultado final de la receta.

El garrofón es una legumbre es muy valorada en la cocina valenciana de gran tamaño, bastante plana, de color blanco, con una textura cremosa que la hace deliciosa. Pertenece a la familia del Phaseolus lunatus (Phaceolus lunatus aluvia) es conocido con el nombre de judión o judía de Lima o judía de Madagascar. Se cosecha en verano, pero se puede encontrar en el mercado congelado, sobre todo en los preparados para paella, pero no sabe tan bien como el fresco y se deshace más fácilmente. También se encuentra seco, pero tened en cuenta, que variarán los tiempos de cocción y también, que se tiene que poner en remojo, al igual que las alubias.

Es rico en fibra, ácido fólico y minerales como potasio y hierro. Si pincháis aquí, podéis leer más información sobre el garrofón (garrofó, en valenciano).

No había probado nunca las trompetas de la muerte y creo que, junto con las almendras, confieren a la crema un punto de elegancia y de originalidad. Por eso, esta crema, puede también formar parte de alguna comida navideña. Tal vez, le falta un poco de colorido y cuando rocié el aceite por la superficie, deduje, que un aceite aromatizado le vendría muy bien y también alguna rama de tomillo fresco. Las trompetas de la muerte, se pueden sustituir por cualquier tipo de seta que os guste.

Ingredientes 

- 300 g de garrofón congelado por mí
- 100 g de setas trompetas de la muerte
- 180 g de leche, de crema espesa o de nata
- 100 g del agua de cocción
- 30 g de almendras 
- 2 dientes de ajo
- 1 hoja de laurel
- una pizca de tomillo seco 
- sal y pimienta
- 100 g de setas trompetas de la muerte
- aceite de oliva virgen extra
Preparación en TMX

- Poner 700 g de agua en el vaso. Colocar el garrofón en el cestillo junto con un diente de ajo, el tomillo y el laurel. Cocer el garrofón programando, 30 minutos, 100º, velocidad 2. Comprobar la cocción y cuando esté tierno, colar reservando el agua de cocción. Al ser frescos, no será necesario ponerlo a remojo previamente.

- Verter el garrofón en el vaso, añadir las almendras, el agua de cocción y la leche o la nata. Programar, 3 minutos, velocidad 5 con el fin de obtener una crema fina. Si es necesario, añadir un poco de agua de cocción. Salpimentar y reservar caliente.

- Limpiar las setas a fondo, pero si se lavan, son esponjas reales que absorben demasiada agua y pierden su sabor.

- Calentar un poco de aceite en una sartén. Añadir las setas y sofreírlas a fuego medio con el fin de que vayan soltando el agua. Cuando ésta, se haya evaporado, agregar el ajo picado. Salpimentar.

- Servir la crema en platos hondos colocando por encima las setas.

- Rociar un poco de aceite por encima y servir caliente.
Preparación tradicional

- Cocer el garrofón en agua hirviendo y salada, junto con un diente de ajo, el tomillo y el laurel. Comprobar la cocción y cuando esté tiernos

, colar reservando el agua de cocción. Al ser frescos, será suficiente con minutos.

- Verter el garrofón en el vaso de un robot o batidor, añadir las almendras y la leche o la nata. Triturar bien con el fin de obtener una crema fina. Si es necesario, añadir un poco de agua de cocción. Salpimentar y reservar caliente.

- Limpiar las setas a fondo, pero si se lavan, son esponjas reales que absorben demasiada agua y pierden su sabor.

- Calentar un poco de aceite en una sartén. Añadir las setas y sofreírlas a fuego medio con el fin de que vayan soltando el agua. Cuando ésta, se haya evaporado, agregar el ajo picado. Salpimentar.

- Servir la crema en platos hondos colocando por encima las setas.

- Rociar un poco de aceite por encima y servir caliente.
Mirad qué bonito color y la marca violeta que tienen
Notas:

- Las hierbas aromáticas, además de dar un toque de sabor, facilitarán la digestión, en especial, si en lugar de utilizar el garrofón, usamos, judías blancas.

- Yo he utilizado leche en vez de nata porque siempre evito las grasas, pero la nata, o la crema de leche, le dará más cremosidad.

- Si nos gusta, se puede también utilizar trozos de jamón o bacon crujiente acompañando a las setas.

Bon profit!

Aquí tenéis los enlaces a las entradas del tutorial publicadas hasta el momento.

Cuestiones básicas sobre la congelación. Tutorial I
Congelar fruta. Tutorial II
Congelar verduras y hortalizas. Tutorial III

Comparte o Imprime este Post:

Y ADEMÁS EN EL BLOG

16 comentarios:

  1. Nunca había visto el gorrofón fresco con su vaina. Una crema estupenda Marisa y muy propia para las fechas navideñas, la trompeta de la muerte le da clase al plato.
    Bss.

    ResponderEliminar
  2. una crema muy original,no he probado las trompetas de la muerte ,pero seguro que le dan a la crema un toque especial
    BSS

    ResponderEliminar
  3. Te comentaba en Fb que no conocía el garrofón, pero aquí me ha quedado claro y efectivamente, como me comentabas, he comido paella en Valencia (son únicas, lógicamente), y reconozco esa judía grande y plana que con el arroz, (creo recordar que se encuentra tanto en paellas con carne, como con mariscos), queda genial.
    Lo explicas perfectamente Marisa, y la crema, después de haber pensado mucho, seguro que te ha quedado un plato de gran chef :-)

    Un besín.

    ResponderEliminar
  4. Paloma me hace comprar las bolsas de Mercadona con garrofón para hacer paella cuando viene ella a comer. La verdad es que si no está ella, ni se me ocurre echar!! ya sabes que mis arroces no tienen nada que ver con los valencianos.
    La cremita seguro que estaba bien buena, porque ese tipo de legumbre le tiene que dar mucho cuerpo y luego las trompetas ya un vicio :)
    Besitos de finde Marisa.

    ResponderEliminar
  5. El garrofon solo le he visto congelado y en las paellas que como cuando visito a mis cuñados en Alicante... pero me encantaría probar esta cremita, se ve bien sabrosa!! Bs.

    ResponderEliminar
  6. Hay que ver Marisa, le decía a Cuca que no tengo perdón de dios, resulta que tengo lleno el congelador de alimentos y por falta de tiempo no he publicado nada de esta seccion y mira que me acuerdo!! jeje, bueno quien sabe a lo mejor me da tiempo a hacer una receta.
    El garrofon no sabia que lo vendían fresco siempre lo he visto congelado, hay que setas ummmm eso es un manjar de dioses, lastima que esas no las halla encontrado yo aun, ya sabes que me encantan el tema de las setas, pero esas aun no han entrado en mi cesto espero que no tarden mucho.
    Me parece que has hecho una crema deliciosa!!
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  7. Marisa , estas cremas apetecen un monton y esta hecha por tus manos seguro que esta buenisima
    besinos

    ResponderEliminar
  8. curiosa receta ¡¡¡¡ la verdad que yo el garrafón solo lo había visto en las paellas,seguro que esta muy rica la cremita ,besotes

    ResponderEliminar
  9. Marisa que plato tan elegante has cocinado, decir que las trompetas de la muerte son una exquisitez por sí solas, aunque frescas hace tiempo que no las encuentro aquí en Sevilla, alguna vez si las compré secas en el club del Gourmet, y dan una presencia y un sabor únicos a todos los platos.
    Aunque el protagonista de tu receta es el garrofo, legumbre que si he llegado a ver frescas este verano en Carrefour y estuve a punto de comprarlo, solo me echó para atrás el precio, que me pareció excesivo. En Mercadona lo he visto congelado, pero tampoco lo he comprado nunca, ya ves cuando no tienes costumbre de consumir determinados ingredientes, parece que se olvida lo bueno que llega a estar.
    Sin duda tu crema se ve muy apetecible, y me gustaría probarla, además de ser ideal estos días que tanto frío está haciendo y solo quiero cosas calentitas.
    Besos, que disfrutes de un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  10. Marisa, te ha quedado un plato espectacular, el aspecto ya es atrayente, pero el sabor debe ser muy bueno. Me han gustado mucho los platos que se presentan, un reto difícil porque todos son de calidad y se nota que han puesto cariño. Besos guapa.

    ResponderEliminar
  11. Te ha quedado una crema finisima, no muy colorida claro y eso es porque el garrafón es blanquito,pero con las trompetas de la muerte le has puesto color y sabor, una delicia de crema para mi gusto...Bess

    ResponderEliminar
  12. Hola Marisa!! Como siempre has bordado el plato. has tenido una idea estupenda para congelar pues así has disfrutado tú y nosotras de esta crema, de color y sabor sin igual!! Un beso guapísima!!

    ResponderEliminar
  13. Hola Marisa, una receta estupenda y llena de sabor, me encanta la crema que nos propones, una muy buena receta, petonets!!

    ResponderEliminar
  14. Hola Marisa! Es la primera vez que veo tu blog, y me ha encantado!
    Esta receta es perfecta para estos días de frío! Me ha encantado!
    Tengo que hacerme con un poco de garrafón y la probaré!
    Me quedo como seguidora! Un beso!

    www.puntodenieve.blogspot.com

    ResponderEliminar
  15. Buffffffffff ya me gustaria que por aqui hubiera garrofon! Y esta crema debe estar de escandalo! Y con el fresquito que ya hace!!! Un besito

    ResponderEliminar
  16. Sabes que es una de mis cosas favoritas en las paellas de mi abuelo cuando bajo a Valencia!!! Es grande, cremoso y tiene un sabor peculiar que me encanta!! A mi el reto me cogió tarde pero me parece super guay la idea de congelar algún ingrediente veraniego para usarlo en otro momento. Nunca he probado una crema de judías ni de ninguna legumbre, pero seguro que está deliciosa!!! No me puedo imaginar cómo sabe, pero con el toque otoñal y bien calentita para estos días tiene que ser genial, de verdad que me encanaría probarla!!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.