Congelar fruta. Tutorial II


Si te gusta la fruta y no siempre tienes a mano, la que prefieres, porque ya no está en temporada, una opción, es congelarla. Es fácil de hacer, barato, y una forma de alargar la vida a la fruta que más te gusta. No sólo es importante congelar fruta para utilizarla en otras preparaciones, sino que también es útil para tener a mano “un pellizco” de algo que necesitaremos en algún momento. Por ejemplo, ralladura de naranja o de limón, de lima… o un poco de zumo.

Te propongo unas cuantas ideas y consejos que debes saber. Sólo son el resultado de una búsqueda y la lectura de capítulos de libros sobre el tema de la congelación de frutas y verduras. El resultado de esta búsqueda, ha servido para redactar esta entrada y las demás del tutorial. Hay muchísima más información en internet y mucho más completa, también, la encontrarás en libros específicos. Te invito, también, si así lo deseas, a compartir conmigo, tus conocimientos al respecto y los agregaré en esta entrada.
EMPEZAMOS

Necesitamos:
Ingredientes
- cualquier tipo de fruta fresca
Utensilios
- una bandeja de hornear o de cocina
- papel sulfurizado
- bolsas de congelación, recipientes aptos para congelación o tarros con tapa.
- una espátula para manipular la fruta

Proceso: 

- Lavar la fruta bajo el grifo y con agua fría. Quitar todas las imperfecciones. Colocarla sobre un paño de cocina y dejarla que se seque. Es importante que esté totalmente seca antes de congelarla.

- Cortar la fruta. Deberemos tener en cuenta para qué la vamos a utilizar. Si es para un pastel o tarta de fruta, es mejor, cortarla en trozos no muy grandes. Si se va a utilizar para preparar helados, zumos, sorbetes, smoothies, triturarla y edulcorarla antes de congelar. 

- Rellenar una bolsa apta para congelación con fruta. Nos ayudaremos con la espátula. Sellar herméticamente, presionando el aire tanto como sea posible. Pesar la bolsa y etiquetarla indicando la cantidad de fruta que contiene y fecha de congelación. Será más fácil saber qué tipo y cantidad de fruta tenemos congelada para utilizar la que necesitemos en su momento. 
- Poner la bolsa sobre una bandeja de plástico que quepa en el congelador e introducirla en el mismo. De esta forma, al estar la bolsa sobre la bandeja, la fruta se mantiene horizontal, no se queda pegada, ni superpuesta y se congela más rápidamente siendo más fácil envasarla después. Pasados unos 30 minutos (el tiempo dependerá del tipo de fruta y del tamaño), colocar la bolsa en el congelador y repetir la operación con otra bolsa colocándola en la bandeja de nuevo. Repetir la operación hasta terminar con la fruta. 

- Es importante comprobar que no hay fruta pegajosa, pero si es así, es mejor, eliminarla. Evitar tocar la fruta ya que comenzará a descongelar rápidamente. 

- Congelar un máximo de 6 a 9 meses, pero se puede mantener hasta un año, siempre que no se formen cristales o se ennegrezca. Generalmente, no hay necesidad de descongelar la fruta antes de usarla.

A tener en cuenta:

Antes que nada, es importante comentar que, debido al contenido en agua de la fruta la textura se pierde casi por completo, por lo tanto, no mantendrán su aspecto y textura como cuando están frescas o para consumirlas crudas, una vez descongeladas. La humedad y el aire son los enemigo de los alimentos congelados.

- Elegir fruta sana y madura, mantenerla fría hasta que se vaya a usar. 

- Es importante saber que, al descongelarla, los cambios en la textura, color y sabor se modifican; la fruta congelada debe utilizarse solamente para preparar zumos, batidos, sorbetes, helados o postres que impliquen una técnica culinaria.

- Entre las frutas que toleran bien la congelación están las fresas, el plátano, la sandía, el melón, las frambuesas y las cerezas.

- Algunas frutas se congelan mejor con azúcar, otras, en almíbar.

Cómo prevenir la decoloración.

- Frutas como la pera, el melocotón, la nectarina o la manzana, entre otras, se ennegrecen o decoloran. Para prevenir la decoloración se usa un tratamiento a base de ácido ascórbico (la vitamina C). El ácido ascórbico previene la decoloración y se puede comprar en farmacias y en internet o donde se venden productos para congelar y envasar. Es mejor que sea en polvo para que se disuelva mejor, pero también hay tabletas. 

¿Cómo utilizarlo?

a. Se disuelve en el almíbar frío justo antes de ponerlo sobre la fruta. Usar ½ cucharadita de ácido ascórbico por cada 4 tazas de almíbar. 

b. También se puede disolver ½ cucharadita de ácido ascórbico en 3 cucharadas de agua y verter sobre la fruta cortada. 

- En el caso de no tener este ácido, se puede sustituir por un baño de agua acidulada. Cortar la fruta y sumergirla en ella. Un cuarto de litro de agua a la que le añadiremos una cucharada de zumo de limón. También se venden soluciones anti-decolorantes que contienen azúcar y ácido cítrico.

Ambos procesos se efectuarán antes de congelar la fruta.

- Para congelar fruta sin líquido, rociarla con la solución de ácido ascórbico justo antes de espolvorear con azúcar. Usar 1/4 de cucharadita de ácido ascórbico disuelta en un cuarto de taza de agua por cada 4 tazas de fruta. Usar la misma proporción para congelar fruta sin azúcar.

Tipos de preparación.

- Las frutas, en su mayor parte, tienen mejor textura y sabor si se envasan en azúcar o en almíbar. Pero, ¿Qué hacer si se tienen que usar en dietas sin azúcar? Yo las congelo sin nada y me quedan bien, pero aún tengo que probar con otros tipos.

- La fruta preparada en almíbar es mejor para postres; la fruta preparada sin endulzar es mejor para cocinar, porque contiene menos líquido, pero en el caso de dietas sin azúcar, también las uso en helados a los que añado edulcorante. El Helado de sandía y jengibre, entre otros muchos, es un ejemplo.

Envasado en almíbar para congelar tarros de fruta.

- Disolver 250 gramos de azúcar en 500 mililitros de agua caliente (para 1 kilo de fruta, sin huesos ni piel) y dejarla enfriar completamente. La cantidad recomendada de azúcar en agua es aproximada. Se puede hacer un almíbar más denso poniendo más cantidad de azúcar. También se pueden variar las cantidades proporcionalmente. He visto en internet que también se puede hacer el almíbar sin azúcar, con edulcorante, pero yo todavía no lo he intentado. 

- Poner aproximadamente ½ taza de almíbar en tarros de 473 ml aproximadamente. 

- Lavar y/o pelar la fruta; cortarla en rebanadas o en trozos e ir introduciéndola en los tarros. Añadir almíbar hasta que la fruta se cubra, dejando espacio hasta la boca del tarro; esto es muy importante, porque al congelarse, se expandirá. 

Tabla guía para saber cuánto espacio dejar entre la fruta y la boca del tarro. 

Envases de boca ancha

473 ml (con líquido) 1.27 cm 
946 ml (con líquido) 2.54 cm 
473 ml y 946 ml (sin líquido) 1.27 cm 

Envases de boca estrecha 

473 ml (con líquido) 1.9 cm 
946 ml (con líquido) 13.9 cm 
473 ml y 946 ml (sin líquido) 1.27 cm


Algunas frutas de verano o no, que se pueden congelar y cómo. 

- Si las frutas se ennegrecen fácilmente (pera, manzana, plátano, melocotón, albaricoque…), seguir el proceso tal y como indico más arriba, utilizando un enjuague de ácido ascórbico o un baño de agua acidulada. Tomar media cucharadita de ácido ascórbico y disolver en 3 cucharadas de agua. Pincelar la fruta antes de la congelación con esta disolución o con la de agua acidulada. Se evitarán magulladuras en las frutas. 

- Las manzanas y peras se congelan, quitándoles el corazón y cortadas en rodajas o en trozos. Para que no ennegrezcan, se pintan con la disolución de ácido ascórbico o agua acidulada, tal y como he indicado arriba. Se puede dejar o quitar la piel. Las manzanas dulces tienden a mantener mejor su sabor en el congelador que las variedades agrias. Si se va a congelar mucha cantidad, es mejor, ir introduciéndolas en una solución de agua salada, antes de terminar de pelar y cortar todas.

- El mejor método para congelar limones, limas, pomelos, naranjas es congelar por separado la ralladura y el zumo. Mi experiencia al preparar el año pasado el Helado de zumo de naranja y albahaca, me hizo comprobar, que el jugo edulcorado se conservaba perfectamente congelado, pero sin edulcorar, no. Se puede hacer zumo y pasarlo a bandejas de cubitos de hielo para congelar, incluso en botes de cristal, dejando el espacio necesario entre el zumo y la tapa. Podría simplemente congelar, cáscara de cítricos directamente en una bolsa de congelador. Un truco genial, es congelar ralladura en pequeñas porciones, por ejemplo, cucharaditas, para mayor comodidad.

- Los kiwis, se pelan, se cortan en lonchas y se congelan.

- Los melocotones, nectarinas, ciruelas y demás frutas con hueso, se congelan, quitando el hueso y cortadas en rodajas o en trozos. Se puede dejar o quitar la piel; es mejor pelar los melocotones y las ciruelas, pero no es necesario pelar los albaricoques.

- El melón y la sandía es mejor cortarlos en trozos pequeños y sin pepitas. El melón se pinta con la disolución de ácido ascórbico o agua acidulada, tal y como he indicado arriba. Aunque conserva bastante la textura, no se puede tomar crudo. La sandía pierde bastante la textura pero podemos elaborar helados y sorbetes deliciosos. 

- Las cerezas y picotas se congelan lavadas y secas, sin hueso y partidas por la mitad. El resultado es muy bueno, incluso se pueden tomar descongeladas. 

- El mango, se puede congelar en puré y ya edulcorado. Yo lo pongo en cubiteras, si es poca cantidad. También se puede congelar en trozos.

- La piña, se congela ya troceada y espolvoreada con azúcar o edulcorante. El resultado es muy bueno y se puede consumir como si fuera fresca. Si está muy madura y al cortarla, suelta mucho jugo, también se puede congelar.

- Los plátanos se pueden congelar colocándolos en una bandeja (tal y como he indicado arriba) triturándolos y añadiendo un poco de zumo de limón. 

- Los frutos rojos y todo tipo de bayas, se pueden congelar enteros. Las fresas, es mejor cortarlas en trozos o en rodajas. 

La lista se puede alargar mucho más, Agradeceré vuestras aportaciones.

Espero que esta entrada sea de tu utilidad. Gracias.

Cuestiones básicas sobre la congelación. Tutorial I
Congelar verduras y hortalizas. Tutorial III
Congelando el verano

Comparte o Imprime este Post:

Y ADEMÁS EN EL BLOG

2 comentarios:

  1. Ahora mismo tengo en el congelador: plátanos en rodajas, frutas rojas variadas, papaya en trozos y uvas, como ya te conté antes.
    Pero todavía recuerdo que cuando leí el año pasado en tu blog que habías congelado las naranjas, se me quedó clavado. Porque las ralladuras también las congelos para tenerlas a mano, pero esa fruta en cuestión no se me había ocurrido.
    Fantástica la entrada.
    Besotes y después sigo con las demás entregas jaja

    ResponderEliminar
  2. Estoy con Nuria, la entrada me parece fantástica, y también haré como ella seguiré con las demás en otro momento.
    Bicos corazón

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.