Tostas de tomate confitado y aguacate


En la anterior publicación os mostré cómo hacer Tomates de verano confitados en el microondas. Os comentaba que es imprescindible que los tomates sean de calidad y por eso, mejor comprarlos en verano cuando están tersos y maduros. 

Como en el microondas no se puede hacer mucha cantidad, los utilicé para preparar esta tosta que está muy rica. Si te gusta el aguacate, combinarlos con estos tomates, te hará disfrutar.

Utilicé unas tostas de pan de espelta BIO, queso fresco y un buen aguacate. Nada más. Como los tomates ya llevan aceite y hierbas aromáticas, no vi necesario, añadir ningún tipo de especia. 

Más que una receta, es una idea que puedes adaptar a tus gustos o simplemente, hacerla sin pensar. Una forma fácil de preparar un aperitivo, pero para mí, que no como demasiado, formó parte de mi comida.

No me extiendo más, guarda esta receta tan sencilla y cuando confites tomates, en muy poco tiempo la tendrás lista. 

Espero que te guste.
Ingredientes 

- tostas de espelta BIO o las que te gusten
- aguacate
- zumo de limón
- queso (fresco, mozzarella, queso de cabra…)
Preparación

- Abrir el aguacate, vaciar la carne y rociarla con un poco de zumo de limón.

- Cortar el queso en trozos.

- Disponer el aguacate sobre la tosta de pan, colocar el queso encima y superponer los tomates confitados como colofón y sin medida.

Bon profit!

Tomates de verano confitados. En buena onda


Sólo quedan cinco días para que llegue el verano y ya empezamos a ver en el mercado tomates de mejor calidad. Os aconsejo esperar un poco a encontrar los tomates rojos, carnosos, con olor y sabor a verano con mayúsculas. Esos y no otros, serán los que tendréis que comprar para confitarlos tal y como os voy a explicar. Doy la bienvenida al verano con un poco de antelación para que os anotéis mi receta y la tengáis a mano y cuando veáis un buen tomate, no lo dejéis escapar. Mi consejo es que esperéis al final del verano porque los tomates están en su punto perfecto de maduración. Con sólo ver el color de los míos en la foto, ya tenéis una guía...

El verano pasado creo que fue el verano en el que más tomates, berenjenas y pimientos compré. Hice salsa de tomate y también conservas. Recordad la Conserva de tomate rosa y valenciano y la Conserva d’espencat. Me quedan muy pocos botes en mi despensa y ya toca ir pensando en comprar buenos tomates de verano y repetir. Es un placer poder usarlas en invierno y primavera. Nada más sano y más tradicional.

No tuve tiempo, en cambio, de publicar esta otra receta de tomates confitados, no por nada, sino porque lo fui dejando y ya no era temporada. Quería probar en el microondas porque, como ya sabéis, ando experimentando mucho con este electrodoméstico y más, desde que mi amiga Elisa, Que no te falte un perejil y yo iniciamos el proyecto En buena onda. Hice muy poca cantidad y el resultado, tal y como podéis ver en las fotos, fue óptimo.

Lo bueno de confitar tomate en el microondas en verano, es que podemos hacer poca cantidad para consumir en poco tiempo. No lo aconsejo para cantidades grandes porque para eso, es mucho mejor el horno.

El tomate confitado está delicioso, aunque si no utilizamos un tomate de calidad, el sabor nunca será el mismo. En breve, publicaré una tosta en la que lo utilicé y que estaba para chuparse los dedos y repetir.

Estos tomates confitados, los podemos utilizar con pasta, tartas o pasteles salados, tostas, como acompañamiento de carnes, en ensaladas…

Mi querida amiga Elisa este mes quiere que su aportación sea fácil, algo que sirva para que aquellas personas que no se deciden a utilizar el microondas y quieran al menos iniciarse con cositas muy fáciles, puedan hacerlo. Nos va a explicar cómo Escaldar tomates en microondas. ¿Interesante, verdad? Sin ponernos de acuerdo, las dos hemos elegido como ingrediente el tomate y me encanta porque en verano es el rey de mi casa.

Las dos os esperamos también este mes en En buena onda y si queréis ir viendo todas las aportaciones que nuestras amigas cada mes presentan para nuestro proyecto, sólo tenéis que pinchar aquí. En los recopilatorios que actualizo cada mes, podréis visitar los blogs que nos regalan sus maravillas preparadas en microondas. Muchas gracias.

Espero que os guste y os sea de utilidad. Si me lo contáis, me pondré muy contenta.

Ingredientes

- 1 kg de tomates rojos y carnosos
- hierbas provenzales o las que más nos gusten
- ajo en polvo
- 10 g de azúcar de abedul o azúcar
- pimienta negra
- sal
- aceite de oliva virgen extra

* microondas whirpool
* una cucharilla de postre
* pelador de Verduras WMF Profi Plus o pelador de verduras WMF gourmet
* tarro-s de cristal con tapa y goma

Antes de empezar…

- Esterilizar los tarros en agua hirviendo.

- Pelar los tomates, quitar los pedúnculos y cortarlos en cuartos.

- Retirar las semillas. Yo reservo el jugo que van soltando.

- Untar el plato con un poco de aceite. Reservar.
Preparación 

- Colocar los trozos de tomate en el plato del microondas. 

- Espolvorear  con hierbas provenzales, azúcar, ajo en polvo, sal y pimienta. Rociar con un hilo de aceite de oliva.

- Colocar el plato en su posición. Programar, función microondas MW, 750 W, durante 40 minutos. Es importante comprobar la cocción de cuando en cuando.

- Terminado el tiempo, programar la misma potencia con intervalos, primero de 10 minutos y después de 5. Seguir hasta comprobar que los tomates se han confitado. Es imprescindible que los tomates no queden secos, por eso, en los últimos minutos, el término “a ojo” será nuestro aliado.

- En el caso de que algunos trozos se confiten antes que otros, será mejor, parar el microondas y sacarlos, continuando el horneado del resto.

- Esperar a que se enfríen. Una vez fríos, verter un dedo de aceite en el tarro, agregar una capa de tomates sobre otra, apretando un poco. Se pueden espolvorear hierbas sobre cada capa de tomate. Rellenar con aceite hasta que los tomates queden totalmente cubiertos. 

- Cerrar herméticamente los tarros y conservarlos en frío a una temperatura inferior a 15º. Una vez abierto el tarro, se conserva durante una o dos semanas y siempre hay que cubrir los tomates con aceite.

- Esperar una semana antes de consumir los tomates, pero si no tenéis prisa, si esperáis un mes, el aceite habrá absorbido mejor el sabor de los tomates.
Notas:

- Vuelvo a comentar que es fundamental utilizar tomates carnosos y con sabor. Tomates que estén en su punto idóneo de maduración, pero que no suelten demasiada agua.

- Las hierbas pueden elegirse a gusto de cada uno. Las que yo utilicé, hierbas provenzales, son tal vez, de sabor más fuerte y a mí me gusta.

- El jugo que se obtiene tras vaciar los trozos de tomate lo uso para tomarlo frío con un poco de pimienta y sal, si pudiera.

- El azúcar es opcional, pero si no se quiere que el tomate quede ácido, es mejor usarlo. Yo lo sustituí por azúcar de abedul.

- El aceite de oliva, como es lógico, se cuaja una vez el tarro está en la nevera. Bastará sacarlo una hora antes de consumirlo. 

- El tiempo de horneado dependerá del tipo de tomate, de la cantidad de jugo que tenga y del grosor de los trozos. Si pasados, 20 minutos, algunos trozos tienen mucho jugo, se puede secar con papel absorbente. También se puede dejar parado el microondas durante 3 minutos cada dos cocciones.

- Una vez consumidos los tomates, no tiréis el aceite. Es un aceite delicioso, ideal para condimentar ensaladas u otros platos.

- Si quieres hacer cantidad en el horno, puedes esterilizar los frascos en una olla con agua hirviendo durante unos 20 minutos. De esta forma, podrás conservarlos más tiempo.

Bon profit!
You are invited to the Inlinkz link party!
Click here to enter

Merluza con crujiente de almendra. En buena onda


Esta receta la hago muy a menudo. Es sencilla de preparar y en el microondas, todavía más. Mi merluza era fresca, compré una entera y me la cortaron en dos filetes sin espina y a su vez en trozos. Congelé la mayor parte y preparé dos raciones para comer.

El crujiente de almendra es muy sencillo de hacer y convierte al plato en una fiesta para el paladar. Para disfrutarlo, es importante que la merluza sea de calidad.

Como utilizo muchísimo el microondas y su función crisp más, no dudé en hornearla en él. Para raciones, es mejor y nos ahorramos encender el horno, siendo necesario controlar los tiempos porque el pescado no tiene que quedar seco.

Acompañé la merluza con unas buenas patatas y un poco de Mermelada de peras y almendra, lo cual puede parecer raro a muchos, pero a mí me gusta combinar dulce y salado.

Sigo publicando recetas de mis borradores y por suerte, eso me mantiene activa en el blog.

Como utilicé el microondas, la voy a añadir a nuestro proyecto, En buena onda, como no podía ser de otra forma.
Espero que os guste.
Ingredientes 2 raciones

Para el crujiente

- 100 g de almendra molida sin piel
- 60 g de queso parmesano
- 40 g de pan rallado
- sal
- 1 pizca de pimienta blanca

Resto de ingredientes

- 500 g de merluza fresca con piel y sin espinas (2-3 lomos)
- 1-2 patatas 
- aceite de oliva virgen extra

*el plato crisp del microondas whirpool (25 cm de diámetro)

Antes de empezar… 

- Pelar las patatas y cortarlas en rodajas finas. Ponerlas en un bol con agua y un poco de sal. 

- Untar el plato crisp con aceite. Reservar.
Horneado en crisp

- Colocar las rodajas de patata en el plato crisp ya untada con aceite. Hornear de 10 a 12 minutos, función crisp. El tiempo dependerá del grosor de las patatas.

- Mientras se hornean las patatas, distribuir la mezcla para el crujiente sobre la merluza. Presionar bien.

- Una vez hechas las patatas, pasarlas a una fuente.

- Colocar los trozos de merluza en el plato crisp caliente (si no lo está, introducirlo en el microondas y programar función crisp 3 minutos).

- Hornear durante unos 5 minutos, función crisp. El tiempo dependerá del grosor de los trozos de merluza. Tiene que estar hecha, pero no seca. El crujiente quedará dorado.

- Si es necesario, calentar un poco las patatas y servir junto a la merluza.

Bon profit!

Salmón marinado al eneldo


No sé cómo no puedo tener el salmón marinado publicado todavía. Lo preparo así, desde que me dio la receta Javier hace casi veinte años. Javier era el conserje del Centro de profesores en el que yo trabajaba. No era un hombre fácil de tratar pero conmigo, cuando estaba “disponible”, compartía recetas y trucos de cocina. Una tarde, me anotó en un papel la receta que yo no tardé en pasar a mi libreta y es de ahí de donde la transcribo fielmente.

Aunque he probado muchas otras, la que hoy publico, es la que más veces he preparado y la que nos gusta en casa. Lo hice para el día de Reyes y se había quedado esperando en borradores hasta hoy. Aunque hay miles de publicaciones en internet, yo no lo tengo en el blog y no puede faltar.

Compré medio salmón grande, pedí que me lo limpiaran, quitaran la espina central, partieran en dos lomos. Quedaron dos lomos perfectos. Os sigo explicando su preparación más adelante.

Suelo congelarlo en trozos y cuando nos apetece, sólo hay que sacar uno. Es importante que el salmón sea de calidad y seguir el proceso tal y como os indico. 

El salmón marinado es bastante caro y nos venden un pequeño paquete, que se termina en seguida y da para poco. Si lo preparamos en casa, el proceso no es complicado, tenemos mucha más cantidad y nos sale por muy buen precio. Nadie dudará que está mucho más bueno.

No es necesario que sea fiesta, podéis tener vuestro salmón listo y tomarlo en cualquier ocasión. Antes, tened a mano un aceite de oliva virgen extra y pan que sean dignos de acompañarlo. Al menos es como me gusta a mí.
Ingredientes 

- 2 kg y ½ de salmón 
- 6 cucharadas soperas de azúcar
- 6 cucharadas soperas de sal
- 1 cucharada sopera de pimienta negra en grano
- 1 cucharada sopera de eneldo fresco picado
- aceite de oliva virgen extra

*unas pinzas 
* un recipiente en el que quepa el salmón (el mío de cristal tipo pyrex)
* film alimentario
* 2 bricks de 1 litro cada uno
* papel de cocina 
* aceite de oliva

Antes de empezar…

- Colocar el salmón en una tabla y con la ayuda de las pinzas, ir quitando todas las espinas.

- Pesar el azúcar y la sal y reservar.

- Cortar el eneldo separando las hojas. Picarlas bien. Reservar.
Preparación tradicional 

- Triturar la pimienta y mezclarla bien con la sal y el azúcar. Reservar. 

- Colocar un trozo grande de film alimentario y sobre éste, uno de los lomos de salmón con la carne boca arriba.

- Distribuir por encima la mezcla reservada. Colocar encima el otro lomo de salmón con la piel boca arriba.

- En volver bien con el film. Colocar dentro del recipiente e introducirlo en la nevera.

- Una vez dentro, colocar encima del salmón el peso (2 bricks). Dejarlo así 36 horas. Darle la vuelta pasadas 9 horas.

- Si se desea un salmón más salado, lo tendremos 48 horas.

- Pasado el tiempo, quitar el film y lavar el salmón bajo el chorro de agua fría hasta que no quede nada de la mezcla.

- Colocar los lomos sobre papel de cocina y secarlos bien. Una vez secos, untarlos bien con aceite de oliva.

- Si no se va a consumir en seguida, cortarlo en trozos, envolverlos en film y congelarlos.

- Para laminarlo antes de servirlo, sacarlo del congelador y lonchearlo cuando todavía no se ha descongelado del todo.

- Una vez descongelado, introducir el salmón en un recipiente con aceite de oliva.

Notas:

- Para lonchearlo me gusta utilizar un cuchillo jamonero o bien afilado. El grosor, dependerá de la habilidad para cortarlo, también del gusto de cada uno.

- En alguna ocasión, he añadido al aceite algún grano de pimienta rosa.

Bon profit!

Crema de chocolate y plátano, 1 +/- 100, desperdicio 0


Publico otra crema, pero esta vez es dulce y como siempre, sin azúcar. Otra receta que esperaba en borradores y que por suerte, no es de temporada.

Tenía 4 plátanos muy maduros y no quería que se estropearan, ni tirarlos. Ya tengo publicadas diferentes cremas con chocolate, sin grasas y saludables. También, recetas en las que el plátano ha sido un ingrediente reciclado como en el Cake de chocolate y plátano en el que también combino los mismos ingredientes. 

Es una crema poco dulce porque el chocolate contiene un 85% de cacao y no lleva mucho azúcar de abedul. Como siempre os indico, podéis modificar el tipo de chocolate y la cantidad de azúcar a vuestro gusto.

Queda espesa y untosa, con un ligero sabor a plátano. Imaginad los usos que le podéis dar. Al ser una crema de reciclaje, también va directa al proyecto 1 +/-100, desperdicio 0.

Estoy segura de que os gustará.
Ingredientes

- 2 plátanos grandes y muy maduros
- 1 cucharada de zumo de limón
- 40 g de azúcar de abedul o de azúcar
- 20 g de maicena
- 1 huevo L
- 330 g de bebida de soja (otra vegetal o leche)
- 100 g de leche evaporada (o nata)
- 100 g de chocolate negro 85% cacao (o a gusto)
- nueces (opcional)

Antes de empezar...

- Pelar los plátanos y cortarlos en trozos. Los míos estaban tan maduros, que no fue necesario.

- Trocear el chocolate.

Preparación en TMX 5

- Poner en el vaso los plátanos y la cucharada de zumo de limón. Programar, 5 segundos, velocidad 5. Bajar los restos con la espátula.

- Agregar la bebida de soja, el azúcar de abedul o el azúcar, la maicena y el huevo. Programar, 5 segundos, velocidad 5. Bajar los restos con la espátula.

- Cocer la crema, programando, 12 minutos, 90º, velocidad 4.

- Pasado el tiempo, incorporar la leche evaporada y el chocolate. Programar, 2 minutos, 70º, velocidad 2.

- Pasar la crema a un recipiente, cubrirla con film transparente para que no se forme costra y dejar que se enfríe antes de refrigerarla.
Preparación tradicional

La preparación es diferente si se va a utilizar un robot o batidora o se va a hacer manualmente. Si se utiliza un robot o batidora, seguid los siguientes pasos:

- Poner en el vaso del robot o batidora los plátanos y la cucharada de zumo de limón. Triturar bien.

- Agregar la bebida de soja, el azúcar de abedul o el azúcar, la maicena y el huevo. Volver a triturar de nuevo y reservar.

Si se va a preparar manualmente:

- Machacar los plátanos y agregar la cucharada de zumo de limón. T

- Disolver la la maicena en un poco de bebida de soja o leche. 

- Batir el huevo y agregar el azúcar de abedul o el azúcar, la bebida de soja restante. Batir de nuevo con unas varillas manuales.

Cocción de la crema 

- Pasar la crema a una cacerola y cocer a fuego medio, removiendo sin parar y evitando que hierva. 

- En unos 10 o 12 minutos, incorporar la leche evaporada y el chocolate. Seguir la cocción a fuego bajo y removiendo hasta que espese.

- Pasar la crema a un recipiente, cubrirla con film transparente para que no se forme costra y dejar que se enfríe antes de refrigerarla.

Bon profit!

Crema fría de calabacín con cúrcuma, 1 +/- 100, desperdicio 0


Aunque ya hace calor, no dejo de tomar cremas de verduras. Ésta de calabacín la he preparado ya varias veces y me ha gustado tanto fría, como caliente. El calabacín es una verdura que no falta en mi cocina y siempre compro el blanco.

En esta crema tan sana, un buen trozo de cúrcuma y bastante pimienta negra para aprovechar sus propiedades, son los que la hacen diferente. La cúrcuma le da un tono más amarillento, para mí muy bonito y que hará que nos entre directamente por la vista. La pimienta, el punto picante adaptable a cada paladar y que favorece la asimilación de la curcumina. Para saber más sobre sus propiedades, pincha aquí

En las últimas semanas, en casa hemos ido comprando para que yo tuviera siempre crema de verduras ya hecha para que si me quedaba sola, pudiera tomarla. Con que me dejaran los ingredientes cortados, mi TMX en muy poco tiempo la prepara. 

Como tenía bastante cantidad de calabacín, agregué un resto de patata y de cebolla tierna, también un poco de bebida de soja y de leche evaporada que quedaban por la nevera.

Me gustan las cremas de textura fina, pero en ésta, dejé que se notaran mínimos trocitos de cúrcuma y pimienta. La cantidad de ambas, es adaptable a vuestro gusto.

Al ser una crema de reciclaje, esta es mi receta para el proyecto 1 +/- 100, desperdicio 0 de este mes de junio.

Ya llevamos 1 año con el proyecto y sólo me queda daros las gracias por vuestra participación cada mes. Es un lujo teneros y que compartáis conmigo recetas, consejos, ideas… amistad.

Por fin me han quitado el yeso, ahora me espera la rehabilitación que imagino también durará un tiempo. Feliz finde.

















Ingredientes

- 1100 g de calabacín blanco
- 60 g de cebolla tierna
- 100 g de patata
- 20 g de aceite de oliva virgen extra
- sal
- 300 g de agua
- 1 rizoma grandecito de cúrcuma Bio (3-4 cm)
- 10-12 granos de pimienta negra
- 100 g de bebida de soja, otra bebida vegetal o leche
- 100 g de leche evaporada o nata

Antes de empezar… 

- Pelar la patata, quitar la capa exterior de la cebolla y quitar los extremos de los calabacines. Cortar todo en trozos. 

- Lavar y secar la cúrcuma y cortarla en trozos. 
Preparación en TMX 5 

- Poner el calabacín, la cebolla, patata y la sal en el vaso. Introducir la espátula por el bocal para facilitar el triturado. Programar, 20 segundos, velocidad 5-10. Agregar el aceite y programar 5 minutos, 100º, velocidad 1. 

- Añadir el agua y programar, 20 minutos, 100º, velocidad 1. 

- Añadir la cúrcuma y la pimienta. Programar, 1 minuto, velocidad 6. Más o menos tiempo, dependiendo de lo triturado que lo deseemos. 

- Incorporar la bebida de soja y programar 30 segundos, velocidad 6.

- Servir fría o caliente.

Preparación tradicional 

- Verter en una olla y añadir el aceite. Rehogar unos minutos las verduras dando vueltas con una cuchara de madera. 

- Es el momento de añadir el agua y la sal. Cocer unos 20 minutos o hasta que las verduras estén cocidas pero no deshechas. 

- Añadir la cúrcuma, la pimienta y la bebida de soja. 

- Triturar con una batidora o robot. Más o menos tiempo, dependiendo de lo triturado que lo deseemos. 

- Servir fría o caliente.

Bon profit!



You are invited to the Inlinkz link party!
Click here to enter

Pastel de chocolate y calabaza asada


Aunque ya estemos casi en verano, la temporada de mandarinas ha terminado prácticamente y la calabaza es otoñal, este pastel que tenía en borradores, va a tener por fin su oportunidad y lo publico, no solo porque está muy bueno, sino porque podéis elegir otro tipo de mermelada de diferente sabor a la mandarina; también, porque la calabaza la podéis encontrar en los supermercados y si no, sustituidla por manzana asada que seguro, que también os gustará. El calabacín es otra opción también muy válida.

Sigo abriendo el cajón de borradores y me alegra porque me permite no perder el contacto con vosotros y no dejar el blog en “stand by”.

Tic-Tac, Tic-Tac... descontando los días y con ganas de perder de vista a mi yeso.

Gracias por seguir ahí. Feliz semana.
Ingredientes 

- 220 g de pulpa de calabaza asada
- 200 g de azúcar de abedul o de azúcar
- 3 huevos L
- 40 g de aceite de girasol
- 160 g de harina de repostería
- 70 g de almendra molida
- 50 g de cacao puro en polvo sin azúcar
- 3 sobres de gaseosa (dobles)
- 200 g de mermelada de mandarina al Cointreau u otro tipo
- 3 hojas de gelatina (hidratadas en agua fría un mínimo de 5 min)
- mandarinas en gajos para decorar u otra fruta

*1 hoja de papel de hornear

Antes de empezar...

- Asar la calabaza en el horno o en el microondas. Asada en el horno, tiene más sabor. Dejar que se enfríe y reservar la pulpa.

- Precalentar el horno a 170º si usamos azúcar de abedul o a 180º si usamos azúcar. 

- Forrar con papel de hornear el molde. También se puede usar spray desmoldante o pincelarlo con mantequilla fundida y espolvorearlo con harina.

- Sacar los huevos del frigorífico para que estén a temperatura ambiente.

- Poner la gelatina a remojo en agua.

- Si no se tiene TMX, pesar la harina, agregar los sobres de gaseosa y tamizar para que no haya grumos.
Preparación en TMX (31-5-6)

- Poner en el vaso la calabaza asada y el azúcar de abedul o azúcar. Programar, 30 segundos, velocidad 6. Bajar los restos con la espátula.

- Agregar los huevos y el aceite y batir 1 minuto, velocidad 6.

- Incorporar la harina, la almendra molida, el cacao y los 3 sobres de la gaseosa. Mezclar 30 segundos, velocidad 6.

- Verter en el molde y golpear éste sobre la superficie de trabajo para que no se formen burbujas de aire.

Preparación tradicional

- Poner en un bol la calabaza asada y el azúcar de abedul o azúcar. Mezclar bien hasta que esté todo bien integrado.

- Agregar los huevos uno a uno y batir con unas varillas. No echar el otro hasta que se haya incorporado el anterior.

- Añadir el aceite y batir bien.

- Incorporar la harina los 3 sobres de la gaseosa tamizados, la almendra molida y el cacao. Mezclar de nuevo con las varillas.

- Verter en el molde y golpear éste sobre la superficie de trabajo para que no se formen burbujas de aire.
Horneado 

- Hornear a a 170º si usamos azúcar de abedul o a 180º si usamos azúcar de 35 a 45 minutos o hasta que al pinchar el bizcocho con un palo de brocheta, éste salga limpio. 

- Retirar del horno y deje enfriar.

Decoración del pastel

- Poner en el vaso la mermelada y programar 4 minutos, 100°, velocidad 3. Agregar la gelatina ya hidratada y escurrida. Mezclar 10 segundos, velocidad 2.

- Sin TMX, poner en un cazo la mermelada y calentarla sin que llegue a hervir. Agregar la gelatina ya hidratada y escurrida. Mezclar hasta que esté totalmente disuelta.

- Verter la mezcla en el de biberón repostería y antes de que endurezca, cubrir la superficie del pastel como se desee. Mi dibujo no es maravilloso.

- Reservar en el frigorífico.

- Decorar con gajos de mandarina y servir. 

Notas:

- El pastel no está muy dulce. El dulzor de la calabaza influirá también, por lo tanto, será un condicionante a la hora de añadir más o menos azúcar de abedul o azúcar.

- Se puede obviar la decoración con gelatina y cubrir con mermelada. También se puede partir por la mitad y rellenarlo de ganache de chocolate o de mermelada.

- Elegid la mermelada que más os guste.

Bon profit!

Pizza de mermelada y berenjena en CRISP. En buena onda


Una seguidora del blog me pidió en Facebook que probara a hacer una pizza utilizando el plato CRISP de mi microondas. 

Decidí probar con una masa comprada, pero que llevara aceite de oliva. La compré, la dejé en la nevera pero me caí antes de probar qué tal me quedaba. Tenía todo pensado y comprado y por eso la hice (con ayuda y una mano…). No me arrepiento porque me encantó y porque me sentía obligada con María, mi seguidora. Tanto ella, como vosotros, podéis elegir a vuestro gusto los ingredientes. 

La combinación de ingredientes es totalmente a mi gusto y decidida tras preparar una mermelada deliciosa, también hecha en el microondas, la Mermelada de frutos rojos. Podéis utilizar mermelada de otros sabores, casera o no, pero ésta y la de fresa, son las que a mi gusto, combinan de maravilla con la berenjena. Sí, lleva berenjena, no os asustéis…

Un relleno atrevido para muchos, pero delicioso para otros. La masa puede quedar mejor o peor, dependiendo de su composición o calidad. Es necesario tener en cuenta que la masa quedará más seca en el microondas, por lo tanto, controlad el tiempo, ajustándolo a la masa que más os guste. La mía era del Lidl y con aceite de oliva. Mi despiste, comprobar que era rectangular, pero lo solucioné acoplándola al plato crisp.

Podéis seguir el mismo proceso, pero utilizando ingredientes a vuestro gusto. Como utilicé el microondas, la voy a añadir a nuestro proyecto, En buena onda, como no podía ser de otra forma.
Ingredientes 1 pizza

- 1 berenjena grande
- perejil
- aceite de oliva virgen extra
- una masa de pizza refrigerada (la mía al aceite de oliva)
- 1 tarrina de queso fresco granulado o ricotta
- queso parmesano rallado

* el plato crisp del microondas whirpool (25 cm de diámetro)

Antes de empezar… 

- Pelar la berenjena y cortarlas en rodajas de 1 cm aproximadamente. Colocarlas en un bol con agua y un poco de perejil. Dejarlas como mínimo una hora. 

- Rociar el plato crisp con aceite. 

- Si no tenemos el parmesano rallado, rallar un poco.

- Sacar la masa de la nevera y dejar que se atempere para poder desenrollarla con facilidad. 
Preparación y horneado

- Introducir el plato crisp en el microondas y programar 3 minutos, función crisp.

- Mientras se calienta el aceite, sacar las rodajas de berenjena del agua y secarlas.

- Colocarlas con cuidado en el plato crisp y programar 5 minutos crisp. Deben quedar un poco blandas, pero no hechas. Terminado el tiempo, sacarlas del plato y colocarlas en un plato.

- Dejar que el plato se enfríe un poco y colocar la masa de pizza con su papel. Doblar el borde hacia adentro si os gusta con borde.

- Distribuir la mermelada por la superficie, agregar el queso granulado por encima y mezclar con la mermelada.

- Ir colocando por encima la berenjena y espolvorear el parmesano sobre las rodajas.

- Introducir el plato crisp en el microondas y programar10 minutos, función crisp. Comprobar el horneado teniendo en cuenta de que la masa se puede quedar demasiado seca.

- Servir templada o fría.

Notas:

- El queso granulado es de Lidl. Se puede sustituir por otro tipo ricotta.

- El grosor de las berenjenas afectará al tiempo de cocción. No deben quedar tostadas porque después se volverán a hornear con la masa.

- El tiempo de cocción de la masa es muy importante para que no se quede muy seca o dura.

Bon profit!

Mermelada de frutos rojos. En buena onda


Esta mermelada la hice poco antes que el Pan negro de Valle de Aosta y ya que estaba habiéndole fotos, aproveché y utilicé las rebanadas de ese rico pan de centeno, para fotografiar también la mermelada. 

El pasado verano, una amiga me informó de que en un super habían rebajado mucho los arándanos. Compré unas cajitas y también unas moras, congelé todo y ahí han estado desde entonces. Tenía fresas y se me ocurrió hacer la mermelada añadiendo los otros frutos congelados y manzana.

El olor de la cocina es indescriptible, el sabor, más que delicioso, pero el color no lo podéis apreciar tan bien porque esa tarde, cuando hice las fotos, ya no había mucha luz. Es razón suficiente para que la pongáis en vuestra lista de favoritos y compréis fresas, arándanos y moras lo más pronto posible. ¿Aceptáis la propuesta?

Os invito también a esperar un poco para que os muestre otra receta en la que la utilicé…

Como no tenía mucha cantidad de fruta, usé de nuevo el microondas y va directa a nuestro proyecto, En buena onda. Se la regalo a mi amiga Elisa, Que no te falte un perejil con la que comparto el proyecto y el gusto por las mermeladas. 

No está nada dulce, el sabor a fruta predomina y como los tropezones son grandes, se puede notar cada fruta.

Otra que se queda en la lista de mis favoritas. Está muy rica.
Ingredientes (1 bote de 500 g y la mitad de otro) 

- 200 g de manzana Golden 
- 200 g de arándanos frescos (los míos los congelé yo) 
- 100 g de moras (las mías las congelé yo) 
- 200 g de fresones 
- 80 g de azúcar de abedul o de azúcar 
- zumo de 1 límón 

* un bol grande (el mío de cristal) 

Antes de empezar… 

- Pelar las manzanas y cortarlas en trozos grandes. 

- Quitar el pedúnculo a los fresones, lavarlos y cortarlos por la mitad. 

- Exprimir el zumo de limón y reservar.

Preparación en microondas 

- Poner los trozos de manzana en el bol. Cocer en el microondas durante 5 minutos a máxima potencia. 

- Agregar el resto de frutas. Remover con una cuchara y cocer de nuevo durante 5 minutos a máxima potencia. 

- Incorporar el zumo de limón y el azúcar de abedul o el azúcar. Remover de nuevo y cocer de nuevo durante 5 minutos a máxima potencia. 

- Si la confitura ha reducido y está brillante, estará lista, pero si no es así, programar 5 minutos más y repetir la cocción añadiendo fracciones de 3 minutos en 3 minutos, removiendo cada vez, hasta obtener el espesor deseado. Como yo utilicé fruta fresca y congelada, vuestros tiempos pueden variar, también dependerán de la potencia del microondas. 

- Verter la confitura en los tarros esterilizados, taparlos y darles la vuelta, colocándolos sobre un paño de cocina. Esperar a que enfríen e introducirlos en la nevera. 
Notas: 

- No está dulce, podéis comprobar que a pesar de llevar muy poca cantidad de azúcar de abedul, el resultado es perfecto. Una confitura espesa y con brillo. 

- Para comprobar el espesor de la confitura, se puede hacer la prueba del plato frío. Se trata de poner un pequeño plato en el congelador. Cuando la confitura esté lista, verter un poco en el plato y si al moverlo la confitura no se desliza fácilmente por el plato, está lista. 

- Quería que se notaran los trozos de fruta y por eso, no la trituré. 

- El tiempo de cocción dependerá de la potencia del vuestro microondas. Es importante pautar la cocción de 5 en 5 minutos, removiendo cada vez. 

- Como la cantidad de fruta es considerable, es importante que el bol sea bastante grande para que la fruta al cocerla, no se derrame fuera del bol. 

Bon profit!

Pastel de manzana y queso. En buena onda


Ya os indiqué el pasado día 1, que he tenido que parar de publicar recetas que no estuvieran en borradores, debido a una lamentable caída que me impide cocinar y hacer fotos, entre otras muchas cosas.

Tal y como indiqué en el proyecto 1 +/- 100, desperdicio 0, mi problema no tenía que ser una razón para paralizar el proyecto. Tuve claro que con En buena onda ocurría lo mismo. Se lo comenté a mi amiga Elisa, Que no te falte un perejil y ella también estaba dándole vueltas a al mismo tema. Muchas de nuestras amigas participantes en En buena onda están muy animadas cocinando e el microondas y el que yo no pueda, no es razón suficiente para pararlo. Además, a las dos nos alegra una barbaridad ver cómo esa motivación ha ido in crescendo. 

Es por ello, que hemos tomado la misma decisión, En buena onda seguirá abierto en nuestros blogs hasta que podamos volver a la normalidad. Tampoco cerraremos en verano. La herramienta seguirá abierta todo este tiempo.

Y ahora, vamos con la receta. Me gustan mucho los pasteles salados en microondas y ya hay más de uno en Thermofan, pero quería probar con algo dulce y me puse a ello. Este pastel ligero también lo probaron los niños que se pasaron por casa en las pasadas fiestas. Al rato, me pidieron la receta para dársela a sus mamás. Eso ya tiene algo en su favor, ¿verdad?

Este pastel también fue un reciclaje porque tenía 4 yemas congeladas y un bote de claras pasteurizadas empezadas, las manzanas, un poco pochas, así que me lo llevo directo a 1 +/- 100, desperdicio 0.

El pastel está entre un flan y un bizcocho húmedo ya que lleva un poco de harina. Es ligero porque el queso es desnatado. Preferí triturar la manzana bastante, pero eso va con gustos. Os indico otras opciones en notas.

El tiempo de cocción dependerá de la potencia de vuestro microondas y del tamaño del molde.

Mi querida amiga Elisa nos va a explicar cómo hacer Huevos escalfados en el microondas. APRENDEMOS.

No tenéis excusa, os seguimos esperando en En buena onda con la ilusión de seguir aprendiendo y dándoos las gracias. Os recuerdo que podéis ver todas las participaciones mensuales guardadas en el recopilatorio, pinchando aquí.

Ingredientes para un molde de cm

- 200 g de queso blanco 0% mg
- 3 huevos L (yo 3 claras pasteurizadas y 3 yemas congeladas)
- 50 g de azúcar de abedul o de azúcar
- 40 g de harina (la mía espelta integral)
- ½ paquete de levadura tipo Royal
- 300 g de manzana Golden
- zumo de limón
- cacao en polvo para espolvorear (opcional)

*molde redondo de silicona o apto para microondas 
*mantequilla o spray desmoldante

Antes de empezar…

- Pelar las manzanas, rociarlas con zumo de limón y cortarlas en lonchas finas.

- Separar las claras de las yemas. Mejor que los huevos estén a temperatura ambiente. Como tenía las yemas congeladas con un poco de leche, las descongelé primero un poco y descarté la leche. Después dejé que se descongelaran del todo.

- Tamizar la harina junto con la levadura. Reservar.

- Si el molde no es de silicona, untarlo con mantequilla o utilizar spray desmoldante. 
Preparación en TMX 5

- Poner la mariposa en el vaso. Verter las claras con una pizca de sal. Programar, 3 minutos, 37º, velocidad 3 y ½. Sacar del vaso y reservar. 

- Poner en el vaso el azúcar de abedul o azúcar, la manzana y las yemas de huevo. Programar, 20 segundos. velocidad 4.

- Añadir el queso, la harina y levadura. Programar, 20 segundos, velocidad 4.

- Verter la mezcla en un bol grande e ir agregando poco a poco las claras. Mezclar con una espátula, con movimientos envolventes, para que no se bajen.

Preparación tradicional

- Montar las claras a punto de nieve (con una pizca de sal). Reservar. 

- Batir las yemas de huevo con el azúcar de abedul o azúcar.

- Añadir el queso, la harina tamizada y la levadura. Mezclar con unas varillas hasta que la harina esté integrada.

- Incorporar la manzana y triturar un poco. El punto de triturado, dependerá del gusto de cada uno.

- Verter la mezcla en un bol grande e ir agregando poco a poco las claras. Mezclar con una espátula, con movimientos envolventes, para que no se bajen.
Horneado en microondas

- Verter la mezcla en el molde. 

- Introducir el molde en el microondas. El mío, tiene 750 W y necesité 20 minutos a esa potencia. Si el vuestro es de más potencia, necesitaréis menos tiempo.

- Dejar dentro del microondas como mínimo 10 minutos, sacar el molde y dejar que se enfríe.

- Desmoldar una vez frío.

Horneado en horno convencional

- Verter la mezcla en el molde. 

- Introducir el molde en el horno y hornear a 170º si es con azúcar de abedul y a 180º, si es con azúcar. El tiempo dependerá del tipo de horno y del tamaño del molde.

- Dejar dentro del horno entreabierto unos minutos y desmoldarlo cuando esté frío.

Notas:

- Si es con azúcar, se puede hacer un caramelo y ponerlo en la base del molde.

- Se pueden utilizar otro tipo de manzanas.

- Lleva muy poca cantidad de harina y yo utilicé de espelta, pero podéis usar la que queráis.

- Espolvorée con cacao en polvo sin azúcar porque no puedo tomar azúcar, pero es opcional hacerlo. De todos modos, el contraste si te gusta el cacao amargo, no le va nada mal.

Bon profit!

You are invited to the Inlinkz link party!
Click here to enter