Sopa de calabacín y albahaca


Una sopa otoñal de calabacín con la frescura que le da la albahaca y la leche de coco. Si fuera verano, os la recomendaría para tomar fría, pero como es otoño y pronto llegará el invierno, nada mejor que una sopa calentita para animar el cuerpo. 

El calabacín blanco se puede encontrar durante todo el año, al menos aquí, pero hace años, sólo en verano. En casa teníamos matas y algunos, crecían y se hacían enormes. 

Se nota la diferencia cuando lo compro directamente al agricultor y cuando lo compro en el supermercado, pero me gusta tenerlo siempre en casa para usarlo cada semana en mi cocina. 

Espero que os guste mi sopa otoñal, con toque de verano.
Ingredientes 

- 40 g de cebolleta 
- 1 diente de ajo 
- 30 g de aceite de oliva virgen extra 
- 800 g de calabacín blanco 
- 300 g de agua (más o menos, dependiendo de la textura deseada) 
- sal y pimienta 
- 40 g de leche de coco 
- 4 o 5 ramitas de albahaca fresca (o a gusto) 

Antes de empezar… 

- Pelar el diente de ajo y quitar el germen. 

- Quitar la capa superior de la cebolleta y cortarla en trozos. 

- Lavar los calabacines, quitar los dos extremos y cortar en trozos. 

- Lavar las ramas de albahaca, secarlas con papel absorbente y separar las hojas. 

Preparación en TMX 5 

- Poner en el vaso la cebolleta y el diente de ajo. Programar, 5 segundos, velocidad 5. Bajar los restos con la espátula. 

- Incorporar la mitad del calabacín, programar, 5 segundos, velocidad 5. Introducir la espátula por el bocal para facilitar el triturado. Bajar los restos con la espátula, añadir el resto de calabacines y repetir la operación. 

- Verter el aceite y programar, 3 minutos, 100º, velocidad 1. 

- Agregar el agua y programar, 20 minutos, 100º, velocidad 1. 

- Agregar la leche de coco, la sal y la pimienta. Mezclar programando, 4 segundos, velocidad 4. 

- Es el momento de añadir las hojas de albahaca. Programar 30 segundos, velocidad 5, aumentando la velocidad progresivamente hasta 10. Comprobar la textura y añadir unos minutos a la misma velocidad, si es necesario. Debe quedar una sopa cremosa y más bien líquida. 

- Adornar con hojas de albahaca y leche de coco. Servir caliente. 
Preparación tradicional 

- Poner en una olla el aceite. Cuando esté caliente, agregar la cebolleta y el diente de ajo picados y una pizca de sal. Sofreír hasta que la cebolla esté blanda. 

- Incorporar el calabacín cortado en rodajas o cubos. Seguir sofriendo, removiendo de cuando en cuando. 

- Agregar el agua y cocer durante 20 minutos. 

- Agregar la leche de coco, las hojas de albahaca y la sal y pimienta.

- Triturar en un robot o en el vaso de una batidora. Comprobar la textura. Debe quedar una sopa cremosa y más bien líquida. 

- Adornar con hojas de albahaca y leche de coco. Servir caliente. 

Notas: 

- La cantidad de albahaca dependerá del gusto de cada uno. Yo añadí hojas hasta que me gustó el sabor. Siempre al final del cocinado y triturando de nuevo. 

- Lo mismo ocurre con la textura. Yo quería obtener una textura más líquida que espesa, pero cremosa, pero se puede añadir más o menos agua, dependiendo del gusto de cada uno. También más o menos leche de coco. 

Bon profit!

Galletas de masa especiada y sésamo negro


El uso que le di a la Masa integral de curry y cúrcuma no sólo fue la Tarta de calabacín con masa especiada. Si recordáis esta tarta, al extender la masa en el molde, sobresalía bastante cantidad y no podía tirarla. Mientras la tarta estaba en el horno, se me ocurrió sacar unos moldes de galletas y cortarlas con el más pequeño, para ver qué tal quedaban una vez horneadas. Como siempre os digo, si no os gusta el curry, éstas no son vuestras galletas. 

Las aplané lo más finas que pude y quedaron crujientes. Son tan pequeñas, que las podemos colocar en la mesa con diferentes aperitivos y desaparecerán en un santiamén. El sabor de la masa integral de curry y cúrcuma puede casar muy bien con quesos no demasiado fuertes, solas, también son un vicio. 

El sésamo negro contiene más hierro que las de color blanco, por lo que son ideales para pacientes con anemia ferropénica, también en caso de agotamiento físico y mental, mientras que las de color marrón o integral contiene más fibras que las demás y son usadas para el estreñimiento, entre otras enfermedades gastrointestinales; y por último, las semillas de sésamo de color blanco, contienen mayor contenido graso insaturados, por lo que son recomendadas para combatir el colesterol. Tienen un sabor más fuerte, por lo tanto, si no os gusta, podéis usar sésamo blanco o marrón. 

En esta receta no sólo aproveché un resto de masa, también el calor del horno encendido para hornear la tarta. Se conservan perfectamente varios días en una caja metálica. 

Y como son unas galletas de aprovechamiento, añado la receta a 1 +/- 100, desperdicio 0. 

Espero que os gusten.


Ingredientes (42 galletas pequeñas) 

- agua para pincelar las galletas 

*bandeja de horno y una hoja de papel sulfurizado o una bandeja perforada 
Preparación tradicional 

- Formar una bola con los restos de masa. 

- Colocar la masa sobre la superficie de trabajo. Ir aplanando la bola con el rodillo hasta obtener una masa fina. 

- Cortar las galletas con el cortador (pequeño en mi caso). 

- Ir colocándolas en la bandeja de horno. Pincelarlas con agua y colocar por encima las semillas de sésamo. 

- Repetir la operación con el resto de masa hasta terminarla. 
Horneado 

- Introducir las bandeja en el horno y hornear a 180º. Deben quedar crujientes. El tiempo dependerá del tipo de horno. 

Bon profit!

Torta di carote del Trentino


Como cada mes, vuelvo a participar en el el Reto Cocina Regional Italiana de mi amiga Maggie. Este mes ha elegido como anfitriona a mi otra querida amiga Mabel, Mabel´s kitchen que ha elegido las dos nuevas recetas. Para la receta salada, una especialidad del Veneto, el Risotto con branzino y para la dulce, la Torta di carote del Trentino.

La región del Trentino-Alto Adigio (Trentino-Alto Adige) es una de las regiones que conforman la República Italiana. Su capital y ciudad más poblada es Trento. Está ubicada en Italia nororiental y es la quinta menos densamente poblada. El Trentino-Alto Adigio está formado por dos áreas distintas histórico-culturales y administrativas: al sur el Trentino, que se corresponde con la Provincia Autónoma de Trento, de habla italiana y con capital también en Trento; y al norte el Alto Adigio o Tirol del Sur, de habla mayoritariamente alemana. El territorio es enteramente montañoso, caracterizado por los Dolomitas y los Alpes meridionales.

Esta región, encerrada en las montañas, ha logrado mantener inalterada la tradición gastronómica y las recetas típicas de la tradición campesina. La población de Trentino siempre ha podido aprovechar al máximo los productos y obtener alimentos de alta calidad, como carnes y quesos. Trentino cuenta hoy con una producción lechera respetable.

Es la región con mayor producción de manzanas de Europa, tienen denominación de origen protegida y son de muy buena calidad. Con ellas prepara el Strudel di mele/apfelstrudel. Un postre con masa enrollada y relleno de manzana, pasas, piñones y canela. 

No tengo en el blog ninguna tarta, pastel o bizcocho con zanahoria y me apetecía mucho probar una casera y comprobar qué tal me quedaría sin azúcar. Esta ha sido la oportunidad de hornear una receta de tarta de zanahoria diferente a otras porque lleva almendra molida y pan rallado. Buscando por internet, he visto recetas tradicionales que en vez de pan rallado, utilizan bizcochos secos.

Ayer se publicaron las recetas saladas. Para verlas pinchad aquí. Y si queréis ver las dulces, pinchad aquí.

He adaptado la receta a mis necesidades, reduciendo la cantidad de ingredientes, sobretodo de azúcar y huevos. Entre paréntesis, tenéis las cantidades de la receta original. El molde indicado es de 22 cm, pero yo he utilizado un molde redondo desmoldable de 18 cm y como me ha sobrado masa, 5 moldes de magdalenas.

Me ha gustado mucho el sabor de este pastel, predomina el sabor de la almendra y la zanahoria le aporta jugosidad. Lo tuve 30 minutos en el horno, porque al comprobar con un palillo el horneado, salía limpio. Así y todo, como sucede con muchas recetas dulces con almendra molida, la masa se rompe con facilidad; también ocurre en algunas masas sin azúcar como la mía. Como en Thermofan, decimos la verdad y toda la verdad, aquí está este pastel medio roto, pero rico.

Espero que os guste tanto como a mí, aunque se rompa.
Ingredientes 

- 200 g de zanahoria (250 g) 
- 150 g de almendra molida (250 g) 
- 3 huevos M BIO (5 huevos) 
- 200 g de azúcar de abedul o de azúcar 
- 25 g de moscatel (1 cucharada de ron) 
- ralladura de un limón (no le puse) 
- 50 g de pan rallado 
- 1 cucharadita de mantequilla y un poco más, para untar el molde 

* un molde redondo desmoldable de 18 cm y 5 moldes de magdalenas (un molde de 22 cm de diámetro) 

Antes de empezar… 

- Pelar las zanahorias y cortarlas en trozos. 

- Sacar los huevos de la nevera para que estén a temperatura ambiente. Separar las claras de las yemas. 

- Poner una cucharadita de mantequilla en una sartén. Cuando esté derretida, agregar el pan rallado y tostarlo ligeramente. Reservar. 
Preparación en TMX 5 

- Tenía almendra molida con piel, por eso, sólo trituré la zanahoria. Si no la tenéis molida, introducirla en el vaso y programar, 50 segundos, velocidad 10. Sacar del vaso y reservar. 

- Triturar los trozos de zanahoria programando, 10 segundos, velocidad 5. Bajar los restos con la espátula. 

- Agregar las almendras molidas, el azúcar de abedul o el azúcar, el moscatel o ron, las yemas y el pan rallado tostado con un poco de mantequilla. Programar, 30 segundos, velocidad 3. Terminar de mezclar con la espátula. Pasar la mezcla a un bol y reservar. 

- Lavar el vaso y secarlo bien para que no queden restos. Poner la mariposa y agregar las claras y una pizca de sal. Programar, 4 minutos, 37º, velocidad 4. Pasar las claras con cuidado a otro bol. 

- Incorporar poco a poco las claras montadas a punto de nieve firme a la otra mezcla. 

Preparación tradicional 

- Triturar las zanahorias y las almendras en un robot. 

- Batir las yemas junto con el azúcar. Incorporar la mezcla de zanahorias y almendras molidas, la ralladura de limón, el ron y el pan rallado tostado con un poco de mantequilla. 

- Mezclar bien e ir incorporando poco a poco las claras montadas a punto de nieve firme. 
Horneado 

- Verter la mezcla en un molde untado con mantequilla. Yo puse un trozo de papel sulfurizado en la base. 

- Introducir el molde en el horno precalentado a 200º. Al introducir el molde, bajar la temperatura a 170º si es sin azúcar y a 180º, si es con azúcar. 

- Hornear durante 40 o 50 minutos. Yo la tuve sólo 30 minutos. 

- Esperar a que se enfríe antes de desmoldarla.

Bon profit!

Timbal templado con vinagreta de melocotón asado. Congelando verano III


No tengo muchas recetas en el blog con judías verdes y tal vez sea, porque las cocino por la noche y no hago fotos. También, porque no innovo mucho y las hago casi siempre igual. Una de las recetas más vistas en el blog, desde que la publiqué, es la de las Judías verdes en su jugo, olla rápida. Es sana, sencilla y muy rápida al utilizar la olla rápida WMF Perfect Plus.

Así y todo, hace tiempo que quería probar recetas nuevas con judías en la TMX. Sólo las he utilizado para preparar la Ensaladilla rusa casera y más ligera, que os recomiendo. Yo desde que la publiqué, no he parado de hacerla.

Lo que si que hago, es comprar judías en verano y congelarlas para tener durante todo el año. Las compro de calidad y a buen precio y así las disfrutamos mucho más.

Esta ensalada templada de judías y patatas, con forma de timbal, es una de las recetas en las que las he utilizado y como nos ha gustado mucho, es ideal para mi proyecto Congelando el verano III. También congelé melocotón asado, ¿lo recordáis? Publiqué un tutorial sobre cómo Asar fruta en verano y sólo me faltaba experimentar. El melocotón asado tiene un sabor mucho más intenso y es el que, junto a otros ingredientes, ha servido para preparar una rica vinagreta. La decoración, fue un experimento que publico por separado, unos Pétalos de remolacha asada en microondas,que realmente han sido un éxito y le dan el toque especial a este timbal templado de patata, judías verdes y vinagreta de melocotón.

Hoy publicamos en 1 +/- 100, desperdicio 0, una receta dulce, en En buena onda, los Pétalos de remolacha asada que complementan esta primera receta para Congelando el verano III, el Timbal templado de patata, judías verdes y vinagreta de melocotón asado.

Espero que os guste esta ensalada en forma de timbal. Es sencilla, muy sana porque las verduras están cocinadas al vapor y muy rica porque la vinagreta es diferente y deliciosa. Podéis tomarla templada, mejor que fría o caliente.

Bienvenidos a Congelando el Verano III.

Asar fruta en verano. Tutorial IV

Ingredientes 2 timbales

Para las judías

- 200 g de judías verdes congeladas
- 200 g de patata agria
- 1500 g de agua
- 1 cucharadita de sal
*un aro pequeño de emplatar

Para la vinagreta

- 100 g de melocotón asado (Asar fruta en verano)
- 30 g de azúcar de abedul o de azúcar
- 2 cucharadas de vinagre de manzana
- 4 cucharadas de aceite de olive virgen extra
- zumo de 3 mandarinas o 4 según cómo se desee de espesa la vinagreta
- 3 nueces

Antes de empezar... 

- Si no se utilizan judías congeladas, quitar las puntas, cortarlas en trozos no muy grandes y enjuagarlas. 

- Pelar las patatas y cortarlas en trozos. 

- Exprimir el zumo de las mandarinas. 

- Si no se tiene melocotón congelado, ni fresco, se puede utilizar mango. 
Preparación en TMX 5

- Verter el agua y la sal en el vaso.

- Colocar las patatas en el recipiente varoma y las judías verdes en la bandeja.

- Programar, 30 minutos, varoma, velocidad 1. Dejar que se enfríen.

Preparación tradicional

- Verter el agua y la sal en una vaporera. Si no la tenemos, cocer las verduras en agua.

- Agregar las judías y las patatas, cocerlas hasta que estén a nuestro gusto. 

- Escurrir el agua y dejar que se enfríen.
Preparación de la vinagreta en TMX 5 

- Poner en el vaso, el melocotón congelado, el azúcar de abedul o el azúcar y el vinagre. Programar, 1 minuto, velocidad 4. Bajar los restos con la espátula y repetir la operación. 

- Pesar el aceite y colocarlo en el cubilete. Programar 1 minuto-30 segundos a velocidad 1. Ir vertiendo el aceite por el bocal. Probar el sabor y añadir sal o más aceite, si es necesario. 

- Incorporar el zumo de mandarina y las nueces. Programar, 1 minuto, velocidad 3. 

- Refrigerar la vinagreta hasta que se vaya a utilizar. 

Preparación tradicional de la vinagreta 

- Poner en el vaso de un robot o batidora, el melocotón congelado, el azúcar de abedul o el azúcar y el vinagre. Triturar durante 1 minuto hasta que se combinen todos los ingredientes. 

- Pear el aceite e ir vertiéndolo poco a poco. Probar el sabor y añadir sal o más aceite, si es necesario. 

- Incorporar el zumo de mandarina y las nueces. Triturar durante otro minuto o hasta obtener la textura deseada. 

- Refrigerar la vinagreta hasta que se vaya a utilizar.

Montaje de los timbales 

- Cuando la patata aún esté caliente, aplastarla con un tenedor. Es el momento de sazonarla con sal y pimienta y si se desea, con un poco de mantequilla. 

- Colocar el aro de empletar sobre la bandeja o plato de servicio y añadir una capa de puré de patata. Distribuir las judías sazonadas por encima y cubrir con otra capa de puré de patata. Yo terminé el timbal dándole un poco de forma a la capa superior de la patata. 

- Adornar con los pétalos de remolacha y servir una porción de vinagreta por encima. 

- Servir templada acompañada con más pétalos de remolacha y más vinagreta. 

Bon profit!


Mini merengues de café. 1 +/- 100, desperdicio 0


Pasó otro mes y sin darnos ni cuenta, llegaron el frío, las lluvias y el mes de noviembre con un cambio de hora que afecta al menos a mí, más de lo deseado. Y como estamos ya a primero de mes, aprovechamos de lo lindo. Esta vez, fueron unas claras de huevo que andaban por la nevera sin dueño y a mi hijo se le antojó comer merengue. Me pareció de lo más raro, porque los merengues están muy dulces, pero como quería aprovechar las claras, busqué en el blog de mi amiga María, La Cocina de Mesilda, para ver si tenía la receta de los magníficos merengues que como bien dice ella, somos adictos en Ontinyent. Desde pequeña, comerme un merengue de café en la pastelería, era costumbre y disfrute. También el merengue forma parte de recetas de tortadas de almendra, pasteles de espuma, puntas de diamante y otras recetas tradicionales que recuerdo con cariño.

El primer problema con el que nos encontramos fue que no tenía una manga pastelera en condiciones y con boquilla ancha y rizada. Carlos me dijo que él se encargaba de dar forma a los merengues y el resultado lo tenéis en las fotos. Parecen unos gusanitos y su aspecto, que no es perfecto, puede ser una buena excusa para cocinar con niños.

Después de preparar el almíbar de café y de batir muy bien las claras, formar los merengues con una boquilla pequeña no fue complicado, pero al final, al chico, le parecieron muy dulces y tuve que regalarlos todos, porque yo, mal que me pese, me quedé con las ganas de comerme un par.

La receta de María, sale a la perfección. Os dejo aquí, el enlace a su blog, para que podáis ver la perfección de sus merengues de café. Pura adicción golosa.

Bienvenidos de nuevo a 1 +/- 100, desperdicio 0. Muy agradecida a todas las que cada mes, regaláis vuestras recetas o no recetas. Estoy de lo más contenta.

Feliz día o puente.
Ingredientes

- 4 claras
- 250 g de azúcar + 50 g
- 100 ml. de café fuerte
- unas gotas de limón para montar el merengue

*mariposa de la TMX o batidora de varillas para la Kenwood kMix KMX750WH, varillas eléctricas o manuales.
* moldes de magdalena, los míos moldes de valencianas de forma rectangular

Antes de empezar…

- Si no tenemos claras sobrantes, separar las claras de las yemas. Los huevos tienen que estar a temperatura ambiente.

- Si no tenemos el café molido, molerlo antes de preparar el almíbar.
Preparación tradicional y con robot

- Poner en un cazo poner el café y 250 g de azúcar.

- Poner el cazo en el fuego y llevar a ebullición manteniendo a fuego medio durante 10 minutos. No se puede remover, ni tocar hasta que quede a punto de hebra. Para comprobar el punto de hebra, introducir un tenedor en la mezcla y si se queda entre el espacio de las púas es que ya está listo. Yo utilicé mi termómetro de cocina y comprobé que llegaba a 118º.

- Montar las claras a punto de nieve. Si se montan en la TMX, poner la mariposa y programar, 4 minutos velocidad 3 y medio. Yo las monté con la Kenwood kMix KMX750WH y el merengue queda denso y perfecto. 

- Cuando empiecen a blanquear añadir el resto de azúcar, poco a poco, en forma de lluvia. Seguir batiendo hasta que esté listo el café. Si se utiliza la TMX o la Kenwood, verter el azúcar por el bocal o por la abertura creada para ello.

- Sin dejar de batir añadir el jarabe de café en hilo y por el borde del recipiente. Si se utiliza la TMX o la Kenwood, verterlo por el bocal o por la abertura creada para ello.

- Cuando esté todo incorporado seguir batiendo hasta que la mezcla baje de temperatura.
Montaje 

- Introducir el merengue en la manga pastelera con boquilla rizada o la que os guste. La nuestra era pequeña y no rizada.

- Formar los merengues a vuestro gusto en los moldes de papel. Carlos formó las “bolitas” que podéis ver en las fotos.

- Finalmente, quemar ligeramente los merengues con un soplete gratinarlos durante unos segundos.

Notas: 

- Están muy dulces, pero deliciosos. 

- Se pueden hacer sin café, pero recomiendo ese toque a café fuerte o suave. 

- No los introduje en la nevera y se mantuvieron dos días perfectamente. No sé más, porque los regalé y no quedó ni uno. 

Bon profit!


Pétalos de remolacha asada. En buena onda


Esta idea se me ocurrió en uno de esos “flashes”, que tenemos la gente a las que nos gusta cocinar. No suelo comprar remolacha, pero tenía dos en la nevera. Cuando estaba dando forma a la primera receta para Congelando el verano III, recordé las remolachas y pensé que podrían darle el toque de color. Como para la vinagreta, utilicé melocotón asado y congelado, podría probar y seguir el mismo proceso con la remolacha, pero dejándola más tiempo en el microondas y comprobar qué ocurría. Quería que quedara crujiente, pero no demasiado seca y la verdad es que lo conseguí a la primera y el resultado es perfecto para comer como aperitivo y también para adornar y complementar a este Timbal de patata, judías verdes y vinagreta de melocotón asado.

Espero que os gusten. Son la mar de fáciles de hacer y nos sirven como un “snack” para picar o como acompañamiento o complemento de otras recetas.

Hoy no tengo más remedio que publicar tres recetas a la vez, es lo que tiene tener proyectos que coinciden en fecha y recetas que van “cogidas de la mano”. 

Hoy publicamos en 1 +/- 100, desperdicio 0, una receta dulce, en Congelando el verano III, una salada y en En buena onda, estos pétalos de remolacha asada.

Os invito a probarlo todo. Feliz puente.
Ingredientes 

- aceite de oliva virgen extra
- 1 remolacha mediana

*el plato crisp del microondas whirpool (25 cm de diámetro) 

Antes de empezar…

- Pelar la remolacha y cortarla en lonchas finas y no muy grandes.
Preparación en microondas.

- Rociar el plato crisp con aceite. Colocar los trozos de remolacha y hornear durante 9 minutos, crisp. Si no tenéis este tipo de horno, hornear a máxima potencia hasta que se vayan secando los trozos de remolacha y probad luego a darles un golpe de grill.

Bon profit!

Tarta de calabacín con masa especiada


El uso que le di a la Masa integral de curry y cúrcuma fue esta rica tarta salada. Me encanta el calabacín en todo tipo de recetas saladas, pero también lo usé en este Bizcocho de calabacín y Oporto, que fue muy bien aceptado en casa y entre amigos. 

El relleno lleva calabacín y otras verduras, pero la clara de huevo le da una textura diferente totalmente. Le agregué piñones y nueces porque últimamente, intento consumir cada día un mínimo de frutos secos. En esta tarta, aportan el toque crujiente que no le va nada mal. Como la masa está especiada con curry y cúrcuma, contrasta con el sabor suave del relleno. Reduje la cantidad de aceite porque la masa ya lleva suficiente. 

Está mejor en el día, pero, aunque la masa se reblandece, se conserva refrigerada un par de días. 

Espero que os guste. 














Ingredientes 


Relleno 

- 1 ajo 
- 80 g de cebolleta 
- 20 g de aceite de oliva virgen extra 
- 90 g de tomate 
- 400 g de calabacín blanco 
- 100 g de leche evaporada 
- 1 clara de huevo 
- sal y pimienta 
- 30 g de piñones 
- trozos de nueces 

Antes de empezar… 

- Lavar los calabacines (los blanco no los pelo), secarlos y cortar en trozos. 

- Pelar el diente de ajo, quitar el germen y cortar por la mitad. 

- Pelar el tomate y cortarlo en trozos. 

- Si no tenemos la masa lista, seguir los pasos que indico en la receta.

Preparación en TMX 5 

- Poner en el vaso el ajo y la cebolleta. Programar, 5 segundos, velocidad 5. Agregar el aceite y programar, 5 minutos, 120º, velocidad 1. 

- Incorporar el calabacín y el tomate. Programar, 4 segundos, velocidad 4. Introducir la espátula por el bocal para ayudar al triturado. Bajar los restos con la espátula y programar, 15 minutos, 120º, velocidad 1, giro a la izquierda. Comprobar la cocción del calabacín y si el calabacín no está blando, programar unos minutos más a la misma temperatura y velocidad. 

- Incorporar la leche evaporada, la clara, la sal, la pimienta y los piñones. Programar, 1 minuto, velocidad cuchara, giro a la izquierda.
Preparación tradicional 

- Poner un poco de aceite en una sartén. Agregar el ajo, la cebolleta y un poco de sal para ablandar más rápidamente la cebolla. Sofreír hasta que la cebolla esté blanda, cuidando que no se queme ni el ajo, ni la cebolla. 

- Incorporar el calabacín y el tomate cortados en brunoise. Seguir sofriendo hasta que el calabacín esté hecho. Remover de cuando en cuando. 

- Incorporar la leche evaporada, la clara, la sal, la pimienta y los piñones. Remover hasta que la clara se haya incorporado a la mezcla.

Horneado de la tarta 

- Extender una hoja de papel sulfurizado sobre la superficie de trabajo. Colocar la masa encima y la otra hoja sobre ella. Ir extendiendo la masa con la ayuda del rodillo. Mi masa como es con harinas integrales, se puede romper más fácilmente. 

- Una vez extendida, colocar el molde encima sin quitar el papel y darle la vuelta con mucho cuidado para que no se rompa. 

- Adaptarla al molde y cortar con el mismo rodillo la masa sobrante. 

- Pinchar con un tenedor y hornearla durante unos 15 minutos a 180º. 

- Distribuir el relleno y las nueces. Seguir horneando durante unos 35 minutos a la misma temperatura. El tiempo dependerá del tipo de horno y del grosor de la masa. Es importante, comprobar que no queda cruda. 

Notas: 

- Se puede utilizar calabacín verde, o una combinación de ambos. El tomate es prescindible. 

Bon profit!

Masa integral al curry y cúrcuma


Creo que a estas alturas, nadie duda de que soy una enamorada de las masas y no me refiero sólo a los panes, también a las masas saladas para elaborar tartas con diferentes tipos de relleno. No hace mucho, publiqué una Masa de tarta o pastel con aceite de oliva y alguna otra hay en el blog. No suelo usar mantequilla y este tipo de preparaciones enriquecidas con un buen aceite de oliva virgen extra, me gustan y me valen como sustitutas de las que llevan mantequilla y son mucho menos sanas.

En esta ocasión decidí darle un sabor y color diferentes agregándole curry y cúrcuma. Una masa elaborada con un buen aceite de oliva y dos tipos de harinas integrales BIO. Esta masa la utilicé como base para elaborar la Tarta de calabacín con masa especiada.

Espero que si os apetece prepararla, la adaptéis a vuestro gusto o tal cual la hice yo.

Buen fin de semana.
Ingredientes

- 150 g de harina de trigo integral BIO
- 80 g de harina de centeno integral BIO
- 60 g de harina blanca de trigo BIO
- una cucharadita de sal
- una cucharadita de levadura química
- 2 cucharaditas de curry en polvo
- 1 cucharadita de cúrcuma en polvo
- 100 g de agua hirviendo
- 100 g de aceite de oliva virgen extra

*papel film
*2 hojas de papel sulfurizado
*un rodillo

Antes de empezar…

- Poner el agua en un bol, introducirlo en el microondas y llevarla a ebullición. También podéis hervirla en un cazo.

Preparación en TMX 5

- Poner en el vaso las harinas, la sal, la levadura química, el curry y la cúrcuma. Programar 10 segundos, velocidad 3.

- Añadir el aceite y el agua hirviendo. Programar, 20 segundos, velocidad 4 y 1 minuto, velocidad espiga. La masa queda grumosa tal y como se ve en la foto.

- Dejar que se enfríe, formar una bola y dejarla reposar en la nevera.
Preparación tradicional 

- Poner un bol las harinas, la sal, la levadura química, el curry y la cúrcuma. Mezclar hasta que se integren. 

- Añadir el aceite y el agua hirviendo. Mezclar con una espátula hasta conseguir una masa grumosa tal y como se ve en la foto. 

- Dejar que se enfríe, formar una bola, envolverla con papel film y dejarla reposar en la nevera.

Extender y hornear la masa 

- Extender una hoja de papel sulfurizado sobre la superficie de trabajo. Colocar la masa encima y la otra hoja sobre ella. Ir extendiendo la masa con la ayuda del rodillo. Mi masa como es con harinas integrales, se puede romper más fácilmente. 
- Una vez extendida, colocar el molde encima sin quitar el papel y darle la vuelta con mucho cuidado para que no se rompa. 
- Adaptarla al molde y cortar con el mismo rodillo la masa sobrante. 

- Pinchar con un tenedor y hornearla durante unos 15 minutos a 180º. 

- Colocar el relleno deseado y seguir horneando durante unos 35 minutos a la misma temperatura. El tiempo dependerá del tipo de horno y del grosor de la masa. Es importante, comprobar que no queda cruda. 

Notas: 

- Se pueden utilizar otro tipo de harinas. El tipo de harina influyes en la masa, por lo tanto, lo más seguro es que tengáis que adaptar las cantidades.

- No es necesario agregar curry o cúrcuma o se pueden utilizar otro tipo de condimentos.

- Con estas cantidades nos sobrará masa.

Bon profit!

Confitura de manzana y melocotón blanco. En buena onda


Esta confitura la hice a primeros de octubre. Compré unos melocotones blancos y me gustó el sabor. Quería hacerla en el microondas porque me apetecía tener otra publicada en el blog y también, porque es perfecta para presentarla en nuestro proyecto, En buena onda. Un proyecto que acabamos de estrenar, mi amiga Elisa, Que no te falte un perejil y yo. Las dos estamos encantadas de la acogida que ha tenido nuestra idea y con ganas de utilizar el microondas mucho más para aprender y mostraros lo que vamos cocinando. 

Aunque puede ser que no encontréis ya melocotones blancos, no quería dejar esta mermelada en borradores hasta el próximo año. Os puede valer de guía para hacer otras.

La idea de cortar trozos grandes de fruta me ha gustado mucho y, aunque está muy poco dulce, no me arrepiento de haberla hecho con muy poco azúcar de abedul. Ya sabes, si te gusta dulce, añade más cantidad. La repetí con sólo 100 g y es la que tenéis en las fotos. 

La ventaja del microondas es que reducimos el tiempo de cocción y ahorramos energía. También, para los que no tomamos azúcar y ponemos muy poca cantidad de edulcorante, viene bien hacer poca, introducir los tarros en la nevera y repetir con otras frutas. De esta forma, no se estropea y evitamos tener que tirarla.

Lleva mucha cantidad de manzana y queda un poco ácida, pero en su punto justo. Usé dos tipos de manzana; la Granny Smith es más ácida, pero tiene más pectina y favorece que la confitura espese antes y la Royal Gala, al ser más dulce, reduce la acidez. El melocotón blanco, también dulce, contribuye al contraste de sabores y le confiere un color rosado debido a que la carne que está cerca del hueso es rosada. Como los tropezones son grandes, se puede notar el color de cada fruta.

Ya queda en la lista de mis favoritas. Está muy rica. 

Si estáis En buena onda, pasaos por nuestros blogs y si os apetece participar, sólo tenéis que leer las bases.
Ingredientes (1 bote de 500 g y la mitad de otro) 

- 130 g de manzana Granny Smith 
- 200 g de manzana Royal Gala 
- 550 g de melocotón blanco 
- 200 g de azúcar de abedul o de azúcar 
- zumo de 1 límón 
- 2 cucharaditas de agar-agar en copos 
- crackers bio de espelta y quinoa (opcional)

* un bol grande (el mío de cristal) 
Antes de empezar… 

- Pelar las manzanas y cortarlas en trozos grandes. Yo dejé la piel a la Granny Smith para que espesara más la mermelada, pero se nota un poco la piel en la mermelada. 

- Pelar los melocotones, quitar el hueso y cortar en trozos grandes. 

- Exprimir el zumo de limón y reservar. 

Preparación en microondas 

- Poner los trozos de manzana en el bol. Cocer en el microondas durante 5 minutos a máxima potencia. 

- Agregar el melocotón. Remover con una cuchara y cocer de nuevo durante 5 minutos a máxima potencia. 

- Incorporar el zumo de limón y el azúcar de abedul o el azúcar. Remover de nuevo y cocer de nuevo durante 5 minutos a máxima potencia. 

- Si la confitura ha reducido y está brillante, es el momento de añadir el agar-agar y programar 5 minutos más. Si no es así, repetir la cocción añadiendo de 5 minutos en 5 minutos, removiendo cada vez, hasta obtener el espesor deseado.

- Verter la confitura en los tarros esterilizados, taparlos y darles la vuelta, colocándolos sobre un paño de cocina. Esperar a que enfríen e introducirlos en la nevera.
Notas: 

- No está dulce, podéis comprobar que a pesar de llevar muy poca cantidad de azúcar de abedul, el resultado es perfecto. Una confitura espesa y con brillo. 

- Si utilizáis azúcar, no será necesario añadir agar-agar y el tiempo puede ser que se reduzca. 

- Para comprobar el espesor de la confitura, se puede hacer la prueba del plato frío. Se trata de poner un pequeño plato en el congelador. Cuando la confitura esté lista, verter un poco en el plato y si al moverlo la confitura no se desliza fácilmente por el plato, está lista. 

- Quería que se notaran los trozos de fruta y por eso, no la trituré. 

- El tiempo de cocción dependerá de la potencia del vuestro microondas. Es importante pautar la cocción de 5 en 5 minutos, removiendo cada vez. 

- Como la cantidad de fruta es considerable, es importante que el bol sea bastante grande para que la fruta al cocerla, no se derrame fuera del bol. 

Bon profit!