Flanes de champiñón

Me encantan los pasteles salados, también los flanes como el que os traigo hoy. Aunque los champiñones, incluso después de rociarlos con limón, no quedan con un color atractivo, esta receta, si os gustan, es muy sencilla de preparar.

Es muy importante que compréis champiñones de cultivo de calidad, porque el sabor no tiene nada que ver. Los vi en el mercado y me los dejaron a muy buen precio. El sabor se enriquece porque una parte los sofreímos en una sartén para añadirlo al resto.

Quedan unos flanes muy oscuros y en mi caso, pequeños, porque utilicé un molde de magdalenas cuyos huecos no son grandes. Los prefiero así, porque el tamaño es perfecto para comer la cantidad que se desee. 

Nos gustaron fríos, pero templados también se pueden servir. Si ya ha llegado el calor, seguro que elegís la primera opción. 

Ya sabéis que no ando con tiempo de sobra y por eso, no preparé ninguna salsa. Los comimos con una ensalada abundante. Os explico más cosas en notas.

Puse en cada flanera un champiñón laminado en la base antes de verter la mezcla, pero en unos quedó visible tal y como veis en las fotos y en otros, no.

Espero que os guste la receta. Feliz semana.
Ingredientes

- 50 g de cebolleta
- 1 diente de ajo pequeño
- 40 g de aceite de oliva virgen extra
- 500 g de champiñones (200+ 300) 
- 200 g de agua
- 200 g de leche evaporada
- una pizca de pimienta negra
- sal
- 4 claras de huevo
- mantequilla para untar el molde
* una bandeja metálica para hacer magdalenas o flaneras individuales
* una bandeja de horno

Antes de empezar...

- Lavar los champiñones y cortar la parte de pedúnculo en la que tenga tierra, si es el caso.

- Cortar 300 g de champiñones en láminas y el resto en trozos. Reservar.

- Untar los moldes con mantequilla y reservar.
Preparación en TMX 5

- Poner la cebolleta en el vaso. Programar, 5 minutos, velocidad 5. Bajar los restos con la espátula. 

- Agregar 20 g de aceite y programar, 5 minutos, 120º, velocidad 1.

- Agregar 200 g de champiñones cortados y programar, 5 minutos, 120º, velocidad 1.

- Incorporar 100 g de leche evaporada, el agua, la sal y la pimienta. Programar, 20 minutos, 120º, velocidad 1.

- Mientras tanto, poner los 20 g de aceite restante en una sartén. Sofreír los 300 g de champiñones cortados en láminas hasta que estén hechos. Tienen que quedar dorados.

- Precalentar el horno a 180º.

- Terminada la cocción en el vaso, colar con el cestillo y volver a introducirlos en el vaso, pero sin el líquido de cocción (que se puede reservar para preparar una salsa). 

- Agregar los 100 g de leche evaporada restantes y programar, 20 segundos, velocidad, 6.

- Añadir los champiñones sofritos (reservando los necesarios para colocar en la base de cada flanera) y programar, 8 segundos, giro a la izquierda, velocidad 2.
Preparación tradicional

- Veter 20 g de aceite en una cacerola y esperar a que esté caliente.

- Picar la cebolleta y sofreírla en el aceite  con un poco de sal hasta que esté blanda. 

- Agregar 200 g de champiñones y seguir sofriendo durante 5 minutos.

- Incorporar 100 g de leche evaporada, el agua, la sal y la pimienta. Cocer durante unos 20 minutos.

- Mientras tanto, poner los 20 g de aceite restante en una sartén. Sofreír los 300 g de champiñones cortados en láminas hasta que estén hechos. Tienen que quedar dorados.

- Precalentar el horno a 180º.

- Terminada la cocción en la cacerola, colar con un colador y volver a introducirlos en el vaso de un robot o batidora, pero sin el líquido de cocción (que se puede reservar para preparar una salsa). 

- Agregar los 100 g de leche evaporada restantes y triturar a gusto de cada uno.

- Añadir los champiñones sofritos a la mezcla (reservando los necesarios para colocar en la base de cada flanera).

Horneado

- Verter la mezcla en los moldes, llenar la bandeja de horno con agua y colocar los moldes dentro para hornear al baño de maría. 

- Introducir en el horno precalentado y hornear unos 30 minutos, calor arriba-abajo, o hasta que al introducir un brocheta salga limpia. Dependerá del tipo de horno y del tamaño de los flanes.

- Servir fríos o templados con la guarnición que prefiráis. Nosotros con ensalada.
Notas:

-  Se puede utilizar otro tipo de setas si es la temporada.

- Se puede utilizar mantequilla en lugar de aceite o nata en vez de leche evaporada. 

- Se puede utilizar el caldo de cocción como base para hacer una salsa con un poco de maicena, pero yo no lo hice.

Bon profit!

Receta adaptada de Vorwerk.

Pan de amasado rápido con harina de castaña, panificadora


La harina de castaña molida a la piedra que me regala con todo el cariño mi amiga Milia, Cousas de Milia, es una de mis favoritas. Ya publiqué alguna receta, entre ellas, destaca, un pan en cazuela que disfrutamos mucho, la Hogaza de pan de harina de castaña. Esta harina de sabor dulzón, aunque la combinemos con una de gran fuerza, como yo he hecho esta vez, al no tener mucho gluten, impide que el pan leude mucho. Aunque no contenga gluten, sí que tiene bastantes hidratos de carbono, por lo que no es aconsejable para los diabéticos, tener en cuenta las ración de pan a consumir.

Tenía harina de Manitoba a punto de sobrepasar su fecha de consumo preferente y no dudé en utilizarla. Como el pan me gustó, lo repetí hasta terminar con las existencias de ambos tipos de harinas. Es una harina de trigo de gran fuerza cuyo gluten es de mucha calidad por eso, confiere a la masa una gran elasticidad y extensibilidad. Como se suele mezclar con harinas de fuerza menor, no dudé en probarla junto a la de castaña.

En este caso, lo primordial era no tener que tirarla. El pan subió durante el tiempo de leudado, más de lo que esperaba, imagino que debido a la harina de Manitoba, pero una vez horneado, como podéis ver en las fotos, no quedó muy alto. 

No tengo mucho tiempo últimamente y la panificadora es mi fiel compañera. La corteza queda más seca, pero la miga, densa y húmeda, es esponjosa y perfecta para preparar tostas saladas para que contraste el dulzor del pan con el relleno. Para que la corteza no quede seca, nada más sacar el pan de la panificadora, todavía caliente, se debe envolver en un paño de algodón húmedo y dejarlo hasta que se enfríe. Sin tardar mucho, cortar las rebanadas y si no se va a consumir en seguida, congelarlas.

Os animo a probar la harina de castañas y este pan horneado en la panificadora, es una muestra de que no hay que trabajar mucho, para comer un pan sano y delicioso.

Como ya me apetecía publicar otro pan y utilicé dos harinas que urgía consumir, agrego esta receta a 1 +/- 100, desperdicio 0. No olvidéis pinchar aquí y al final de la entrada, tenéis los blogs que durante este mes de junio están compartiendo sus publicaciones en mi blog y en RRSS con el hashtag #unomasmenos100desperdicio0. 

Feliz fin de semana.
Ingredientes

- 320 g de agua mineral
- 7 g de levadura fresca de panadero
- 200 g de harina de castaña gallega bio molida a la piedra
- 300 g de harina de Manitoba (o harina de trigo normal)
- 10 g de sal (no le puse)
* un minutero 
* un paño de algodón 










Preparación en panificadora Lidl 

- Verter el agua y las harinas en la cubeta de la panificadora y mezclar con una cuchara de madera (para no rallar la capa antiadherente). Dejar reposar 10 minutos. Si tenéis tiempo, 30 minutos o una hora, mucho mejor. 

- Añadir el resto de ingredientes, seleccionar el programa rápido nº 5. Este programa empieza a amasar en seguida y dura unos 15 minutos. Cuando no tenemos tiempo, viene muy bien. Yo lo utilizo bastante. 

- Es importante estar pendientes del tiempo para que no empiece a hornear. Yo lo que hago es sacar la masa de la cubeta, quitar las palas y volver a introducir la masa en forma de rulo. 

- Dejar leudar sin encender la panificadora. Esto permite ahorrar luz, otro objetivo importante del proyecto. El tiempo de leudado, dependerá de la temperatura y también del tipo de harinas que utilicemos. Lo tuve 45 minutos (poner un minutero a los 30 minutos y comprobar si la masa ha leudado lo suficiente o necesita más tiempo). No abrir la tapa de la panificadora durante este tiempo. 

- Pulsar el programa de horneado número 12 que dura 1 hora. 

- Sacar el pan de la cubeta, envolverlo en un paño de algodón húmedo unos minutos, lo suficiente para que la corteza no quede seca, pero tampoco muy mojada. 

- Cuando se enfríe, cortar en rebanadas y congelarlas en bolsas aptas para ello. 

Notas: 

- La miga de un pan con harina de castaña es dulzona y densa. En este pan, al utilizar el programa rápido, puede quedar más densa que si no lo utilizamos. Comparad con el que os he puesto al principio de la entrada que fue horneado en cazuela. También la miga es densa, pero no tanto. 

- Si no tenéis harina de Manitoba, podéis utilizar una harina de trigo común. 

Bon profit! 

Mouhalabieh libanés


Hoy os propongo una receta con perfumes y sabor directamente llegado de Oriente. Es una crema tradicional del Líbano, a la que también se la suele clasificar como flan, el Mouhalabieh libanés. 

Es ligera y cremosa, perfumada por el aroma de azahar. En algunas recetas que he encontrado, también hacen una especie de sirope con el aroma de azahar y agua de rosas. Se puede decorar con pistachos u otros frutos secos. 

Se prepara con leche entera de vaca, pero yo preferí usar Leche de almendra ya que me gusta una barbaridad y evito abusar de la de vaca. Os enlazo a mi receta, pero en esta ocasión utilicé leche de almendra comprada y sin azúcar. 

Y como en el Recetario Mañoso de primavera, nos piden recetas en vasito, esta crema va a ser mi tercera aportación. Llego casi al final, pero esta vez, he cumplido con creces. Me ha encantado preparar recetas en vasito, ya tengo unas cuantas en el blog y ésta, como las dos anteriores, están dedicadas en especial para las amigas mañosas, Pilar y Sefa. 

Espero que os guste tanto como a mí. 
Ingredientes para 3 o 4 vasitos 

- 500 g de leche de almendra (originalmente de vaca y entera) 
- 90 g de azúcar de abedul o de azúcar 
- 40 g de maicena 
- 1 cucharada sopera de aroma de azahar 
- pistachos sin sal 

* 3 o 4 vasitos medianos de cristal 

Antes de empezar… 

- Si se utiliza la TMX, poner un poco de leche en un vaso, agregar la maicena, mezclar bien y reservar. 

- Quitar las cáscaras de los pistachos, después cuidar de que no quede piel pegada. Al no ser mucha cantidad, trocear con un cuchillo afilado. Si queréis picar los pistachos en la TMX, programad, 4 segundos, velocidad 4. Reservar. 

- Los pistachos se pueden tostar un poco en la sartén, pero yo no lo hice. 

Preparación en TMX  5

- Verter la leche, el azúcar de abedul o el azúcar y la maicena en el vaso. Programar, 10 minutos, 90°, velocidad 3. 

- Terminado el tiempo, volver a programar, 2 minutos,70º, velocidad 2. Agregué más tiempo porque no lleva azúcar. 

- Verter el agua de azahar y programar, 1 minuto, velocidad 3. 
Preparación tradicional 

- Mezclar la leche de almendras con el azúcar de abedul o el azúcar. 

- Pasar la mezcla a una cacerola y llevarla a ebullición sin dejar de remover durante unos 5 minutos o hasta que la preparación espese. 

- Sacar del fuego la cacerola y agregar el agua de azahar. Mezclar bien removiendo un poco. 

Montaje de los vasitos 

- Verter la mezcla en vasitos, dejar que se enfríen y conservarlos en la nevera, como mínimo, 5 horas. 

- A la hora de servir, decorar con los pistachos. 

Notas: 

- Es una receta sin azúcar, así que, espesará mucho más, si se utiliza azúcar en vez de azúcar de abedul. 

- Como siempre, lleva muy poca cantidad de azúcar de abedul, pero para mí, el dulzor es perfecto. 

- La crema lleva , el aroma de azahar, pero si no os gusta el sabor, podéis no utilizarlo. A mí me encanta y por eso, no me importaría añadir un poco más. También podéis adaptar la cantidad de azúcar de abedul o de azúcar, a vuestro gusto.

Bon profit! 

Adaptada de aquí.

Natillas de crema de chocolate-avellanas, 1 +/- 100, desperdicio 0


Estoy muy contenta porque empiezo el mes de junio, el mes en el que llega el verano con una receta para mi nuevo proyecto 1 +/- 100, desperdicio 0. Os podéis unir, nuestro objetivo, ser conscientes de que alcanzar, el desperdicio 0, no es fácil, pero podemos, poco a poco, trabajar en ello, siempre a partir de compartir, enseñando y aprendiendo unos de otros. 

Si pincháis en el enlace, obtendréis más información sobre las normas para participar. Os podéis llevar el logo y colgarlo en vuestro blog o añadirlo en vuestras publicaciones. Podéis compartir, si así lo deseáis y también podéis esperar a publicar cuando os venga mejor ya que la herramienta estará abierta durante todo el mes.

Comentar de nuevo, que iré dando consejos, noticias o cualquier información que esté relacionada con este tema, en otras publicaciones. Vosotros también podéis contribuir a ello. Está claro que este blog es un blog de cocina, pero invito también a cualquier persona que administre un blog en el que el reciclaje de cualquier tipo, el desperdicio 0 sea objeto de sus publicaciones. 

Tenía más de una receta guardada en borradores, pero me ha apetecido empezar con unas natillas porque son especiales. Son especiales porque son un reciclaje de una crema deliciosa y además son mi pequeño regalo de agradecimiento a mi amiga Nati, Poesía Culinaria… Sabores de Nati, porque sé que la ha preparado, la ha utilizado en sus maravillosas recetas y le ha gustado. Una Crema de chocolate y avellanas, sin azúcar. Nati me ha diseñado con todo su cariño el logo del proyecto y quiero dedicarle esta primera receta del proyecto. Mil gracias de nuevo, Nati.

Esta forma de reciclar no es la primera vez que la utilizo. Muchas veces, aprovecho el contenido que queda en el vaso de la TMX para preparar una nueva receta y esta vez, con lo buena que está esta crema, no lo dudé. Me gustan mucho las natillas, también forman parte del blog como receta familiar de toda la vida. ¿Por qué no empezar 1 +/- 100, desperdicio 0 con unas ricas natillas?

El sabor a la crema se nota, los trocitos de avellanas, también. Podéis adaptarla a vuestro gusto. No os defraudará.

Utilizaremos este hashtag #unomasmenos100desperdicio0

Sed bienvenidos. Feliz fin de semana.
Ingredientes 

- 1 cucharada sopera de crema de chocolate y avellanas (más los restos del vaso)
- 90 g de azúcar de abedul o de azúcar
- 2 huevos L a temperatura ambiente
- 550 g de leche desnatada a temperatura ambiente
- 1 cucharada sopera de maicena (colmada)

Antes de empezar…

- Si no se preparan las natillas, como reciclaje de la crema de chocolate, agregar un poco más de crema. De todas formas, eso va a gusto de cada uno.

- Sacar los huevos y la leche de la nevera con antelación.

Preparación en TMX 5

- Poner todos los ingredientes en el vaso. Programar, 20 segundos, velocidad 8. Parar la máquina y con la ayuda de la espátula limpiar lo que quede de crema pegado en la parte superior del vaso. Repetir la operación, si es necesario.

- Programar, 8 minutos, 90º velocidad 2. Pasado el tiempo, si se ha formado espuma, volver a programar, 2 minutos, 80º, velocidad 2.

- Si no hay espuma, remover con la espátula y si la hay, volver a programar el mismo tiempo, temperatura y velocidad.

- Verter en boles o en un recipiente adecuado y dejar enfriar antes de meter en la nevera.
Preparación tradicional

- Disolver la maicena en un poco de leche y reservar.

- Rebañar bien las paredes del robot o procesador para recoger bien los restos de crema.

- Poner en una cacerola todos los ingredientes, excepto la leche con la maicena. Cocer a fuego medio, removiendo con una cuchara de madera y evitando que la mezcla hierva.

- Agregar la mezcla de leche y maicena y remover bien. Incorporar los huevos batidos y seguir removiendo hasta que espese. Cuando esté espesa, retirarla del fuego.

- Verter en boles o en un recipiente adecuado y dejar enfriar antes de meter en la nevera.

Notas:

- No he indicado los boles que salen, porque vertí las natillas en dos y el resto, en un recipiente pequeño de cristal. Pueden ser unas 4 raciones o 5.

- La cantidad de crema de chocolate, así como la de azúcar de abedul o de azúcar, dependerá de vuestro gusto. No están muy dulces, pero para mí, perfectas.

- Me gusta poner por encima un velo de cacao amargo para que al comerlas, se note el contraste. 

- Yo no pongo galletas, ni nada similar, porque con el sabor y textura que le da la crema, me parece suficiente, pero igual le van bien las galletas con chocolate.

Bon profit!


On the 30th. Mayo 18. Empieza con C


Este mes no me olvido y llego a tiempo con el recopilatorio para On the 30th. Como cada dos meses revuelvo en el blog buscando entradas que empiecen por una letra del abecedario, ahora toca la letra C

A primera vista, lo primero que se nos viene a la mente si pensamos en recetas son las cremas y tengo bastantes en el blog. Pero si sigo pensando como valenciana, las cocas, dulces o saladas son mis preferidas con diferencia. Croquetas y confituras, crêpes tampoco pueden faltar. Comparto 16 recetas, pero empezando con C, todavía hay más en el blog, si las buscas…

Estoy contenta, sin pretenderlo, prácticamente todas las recetas las podéis preparar en el verano. Un On the 30th muy colorido. Espero que os guste.

¡A elegir! Espera a que se abra el desplegable bajo el logo y pincha en las imágenes que te llevarán a la receta.

Me gusta el curry y combinado con pollo y manzana me encanta. Si añado que está cocinado en olla rápida y se hace en un plis plas, seguro que te animas y lo preparas. Curry de pollo, piña y manzana, olla rápida.

La última receta publicada, que empieza con C, ha tenido muchas visitas y eso que para muchos, el conejo no es una de sus carnes favoritas. Como ha sido un éxito, la incluyo por méritos propios. Conejo en salsa.

No tenía en el blog la famosa crema de leche, chocolate y avellanas, pero cuando la hice, tuve claro que iba a repetirla de nuevo. A mi amiga Nati, que es un as de la repostería, le gusta tanto, que ya la ha utilizado en más de una de sus recetas. Crema de chocolate y avellanas.

No soy de carne, pero si compro carrilleras y además son ibéricas, me suelo comer una ración. Si os perdisteis esta receta, deberíais darle una oportunidad. Es una receta de fiesta. Carrilleras ibéricas en adobo de Jerez.

Esta coca de chocolate la hice el verano pasado con un niño que adora cocinar conmigo, especialmente algo que tenga chocolate. La idea de los lacasitos fue suya y fue un éxito. Coca colorines de chocolates y naranja.

Estamos a la espera de que llegue el verano y en verano apetecen cremas frías. Estoy segura de que en breve volveré a preparar ésta porque es de lo más refrescante. ¿A que es original? Crema fría de melón, pepino y aguacate.

¡Qué rica está la caballa en conserva! Me he alegrado de encontrarme de nuevo con esta receta. Es perfecta para el verano y se prepara en nada. No dudéis en comprar caballa y tened un recipiente en la nevera porque en nada, desaparecerá. Caballa en aceite de oliva.

Volvemos con el dulce, un postre italiano que yo hice sin azúcar y que forma parte de las recetas del reto CRI de mi amiga Maggie. Serviros un vasito ¿a que quedan chulos? Crema di mascarpone.

Cuando mi hijo se pone a cocinar pasta, inventa recetas y se adapta a lo que hay en la nevera. Esta receta de Cintas picantonas con shiitake ha tenido muchas visitas. Seguro que este verano la repetimos. ¿Y a ti te gusta?

Los cakes o pasteles salados los suelo hacer en el microondas muchas veces. Me apetece recordar éste. Verduras y de las que me gustan. Cake de berenjena y setas.

Mis helados caseros son siempre sanos y por eso, suelo utilizar fruta de temporada. Ya se ven los albaricoques en el mercado, pero todavía no han llegado los que más me gustan. De todas formas, os dejo esta receta. Crema helada de albaricoque y almendra.

Adoro las cerezas, me gusta que estén dulces y no siempre lo están. Este gazpacho en crema está delicioso. Empieza la temporada. Crema suave de gazpacho de cerezas. ¡Prepáralo!

Este cake americano es de lo más original y tiene historia, una historia que debes leer, pinchando en la receta. No es nada complicado, cuatro sencillos pasos y al horno. Te gustará mi versión sin azúcar. Crazy cake sin huevos, ni lácteos, ni azúcar.

No podía faltar la receta de crêpes que más me gusta de todas las que he publicado. Acompaña a la receta mucha información sobre la historia del origen de las crêpes y su tradición en Francia. Puede serviros de base para rellenarla con lo que os apetezca. Crêpes à la bière. Día de la Candelaria.

Y empezando por C, no puede faltar una receta de croquetas. Me he ido a buscar una que publiqué hace años y no he repetido. Es original porque lleva berenjena y también porque la masa la hice en la panificadora. Probadlas. Croquetas de berenjena con o sin atún, panificadora.

Para finalizar, no porque no tenga más entradas que empiecen por C y aunque las fotos son horribles, no podía dejar de compartir una receta de confitura. Como pronto tendremos buenos melones, os recomiendo esta receta. Confitura de melón y canela.

1 +/- 100, desperdicio 0


El verano pasado, tuve la suerte de poder volver sola a Menorca. Hice más de 500 km en coche y la cámara y la radio eran mi compañía. En uno de esos trayectos, oí un anuncio de una ONG en el que se hablaba de un proyecto en el que se recogían alimentos en buen estado que se destinarían a cocinar para niños cuyas dificultades familiares, les impedían comer adecuadamente. El anuncio también se extendía comentando la importancia de educar para conseguir alcanzar el desperdicio 0. 

Mi cabeza que siempre va dando vueltas, empezó a maquinar. Tan sólo un mes antes, junio del año pasado, terminó mi participación en Reciclando Sabores, un proyecto muy querido para mí y que es una de las entradas más vistas en Thermofan. En casi tres años y medio, publiqué 44 recetas y muchas más compartieron los blogs amigos, cada mes. Todas están a vuestra disposición si pincháis en el enlace y en la etiqueta del mismo nombre.

Algunas de las participantes me han comentado que echaban de menos seguir compartiendo sus recetas y de hecho, tanto ellas como yo, hemos seguido reciclando en nuestros blogs sin esa conexión que nos unía. Una de ellas, Alicia, Pan, uvas y queso, me preguntó en Facebook, “¿Qué pasa con los damnificados?” Me hizo mucha gracia y también me animó a seguir pensando cómo lo orientaba, sin prisas, pero sin pausa. 

Mi año no está siendo fácil y no cocino, ni publico, tanto como me gustaría; tampoco puedo visitar los blogs tan a menudo como lo hacía. Así y todo, casi un año después, mis ideas han tomado forma y se han convertido en proyecto, un proyecto que seguirá enriqueciéndose poco a poco.

 ¿Qué significa 1 +/- 100, desperdicio 0?  

- La idea del proyecto 1 +/- 100, desperdicio 0, surge de algo que se dice en ese anuncio que me lleva a pensar directamente en cuántas veces, la falta de previsión o planificación de nuestras compras, contribuye a que adquiramos mucha más cantidad de alimentos. También la publicidad o insistencia de los establecimientos, que a menudo, nos incitan a consumir de forma compulsiva. 

- Hice un listado de nombres para el proyecto, pero siempre se mantenía la misma idea: Imaginemos que compramos 1 kg aproximadamente + o – 100 g de algo y casi siempre nos queda un resto, que no utilizaremos; alimentos que cocinados, o no, siempre sobran y al final irán a la basura. 

- Todo ello está relacionado también con la falta de tiempo y en algunos casos, la falta de concienciación o información sobre la importancia que tiene ese aprovechamiento. Este blog siempre se ha caracterizado, por educar sobre cómo cocinar y comer de forma sana, también sobre cómo reciclar. 

- Sé que en otros países, es el Estado, los municipios u otras organizaciones, los que convocan campañas importantes no sólo dirigidas a los adultos, sino también a los niños. Ya os iré informando en otras entradas, porque 1 +/-100, desperdicio 0, no son sólo recetas. 

- Luchar contra el desperdicio es un proceso largo, se tiene que ir paso a paso, teniéndolo en cuenta todos los días, si es posible.

- También cuando hablamos de reciclar, conseguir no desperdiciar, contribuimos a la economía doméstica, ya que no hemos malgastado el dinero invertido. Está claro, que conseguir el desperdicio 0, no es en absoluto fácil, porque no sólo estamos hablando de comida...

Hoy lo dejo aquí como aperitivo para animaros a uniros si os parece interesante. El proyecto 1 +/- 100, deperdicio 0, está abierto para ir enriqueciéndose, no sólo con mis entradas, sino también con vuestras aportaciones.

El nombre surgió, casi desde el principio y lo compartí con mi querida amiga Nati, Poesía Culinaria… Sabores de Nati a quien le gustó mucho. El mes pasado, un día, hablando, le pregunté si podría crearme un logo.Como le había explicado el concepto, lo interpretó a la perfección y el logo, es fiel a mi idea inicial, que al final, no ha cambiado. Un logo en el que Nati ha querido representar, no sólo la esencia del proyecto, sino que esté relacionado con la forma y colores del árbol (un naranjo), marca identificativa de Thermofan. Me parece que nunca os había comentado lo del naranjo. ¿Alguien se atreve a dar más detalles sobre lo que representa el logo?

Muchísimas gracias, Nati. Eres un regalo. Me encanta el logo y haber compartido contigo buenos ratos de charla sobre el proyecto.

 Condiciones de participación 

A. 1 +/-100, desperdicio 0, es un proyecto relacionado con el reciclaje, la reducción de desperdicios, el ahorro, la defensa del medio ambiente…

B. Aunque la mayoría de los blogs amigos y yo misma, administramos blogs de cocina, cualquier entrada en la que se den consejos, noticias, reciclaje de cualquier tipo material… será bienvenida. Por supuesto, presentaremos recetas en las que hayamos contribuido al reciclaje y/o aprovechamiento de alimentos, explicando en qué ha consistido. Nuestro objetivo siempre será contribuir a conseguir el Desperdicio 0.

C. El plazo estará abierto cada mes del 1 al 30 o 31, de este modo, la participación será fácil porque cada blog, podrá planificar su participación, según su dinámica. Utilizad en redes sociales el hashtag #unomasmenos100desperdicio0.

D. Si alguna persona sin blog, quiere participar, tan sólo tendrá que indicármelo, enviándome un correo y yo lo publicaré en una de mis entradas.

E. Mi entrada siempre se publicará el día 1 y los participantes podrán pinchar en la foto que estará siempre a la derecha en el banner. Allí encontrarán abierta la herramienta Inlinkz durante todo el mes .

F. Para colgar las entradas en mi blog, en la herramienta, tan sólo hay que seguir las instrucciones siguientes:

a.       Pinchar en Add link
b.       Se abrirá una ventana
c.       Pegar la URL de la entrada
d.       Aparecerá el nombre de la entrada y el del blog
e.       Se abrirán imágenes y se seleccionará una
f.        Se escribirá el correo electrónico
g.  Se pinchará más abajo en dos casillas para aceptar política de privacidad y después en DONE.
h.  Se comprobará en mi entrada, si el proceso se ha realizado correctamente. Si no es así, se me indicará para que yo lo solucione.

Y esto es todo hasta ahora. Os invito a participar y a compartir. Sé que estamos casi en verano, pero tenéis tiempo para ir recordando cada mes que os espero en 1 +/- 100, desperdicio 0.

Os dejo el logo para que lo utilicéis en cada publicación y si os apetece, en vuestros blogs, enlazando a esta entrada. Nati ha diseñado más de uno para que escojáis el que mejor os vaya según el diseño de vuestro blog.
Logo de color fondo blanco grande para quienes tienen en sus blogs un fondo blanco y se distinga mejor.

Logo de color fondo blanco pequeño para quienes tienen en sus blogs un fondo blanco y se distinga mejor.
Logo de color más intenso
Logo tinta

Logo gris

Bienvenid@s y un abrazo fuerte.

Conejo en salsa


Aunque soy amante de la carne de conejo, en casa no gusta, así que si preparo alguna receta, diferente a la paella, es sólo para mí. 

Esta vez, tuve para dos días porque, aunque el conejo tiene huesos, elegí las partes que más me gustan y así evité tener que cocinar un día. 

Es una receta tradicional de las que apetece comer hasta fría. Si no te gusta el conejo, puedes usar pollo igualmente, pero no puedo asegurarte que los tiempos de cocción sean exactos. 

Tenía una botella de vino Ribeiro recién empezada y lo utilicé en esta receta y ya veréis que también en alguna otra. Como en esta casa no se bebe vino, prefiero comprar vinos blancos con un mínimo de calidad para cocinar, pero sin pasarme en el precio. 

Espero que os guste, está realmente bueno. 
Ingredientes 

- 100 g de cebolla 
- 200 g de pimiento rojo 
- 30 g de aceite de oliva virgen extra 
- 3 dientes de ajo 
- 500 g de conejo troceado 
- sal y pimienta 
- 200 g de tomate en conserva 
- 1 cucharadita de azúcar (opcional) 
- 60 g de vino blanco 

Antes de empezar… 

- Pelar la cebolla y cortarla en cuartos. Pelar los ajos y quitarles el germen. 

- Cortar el pimiento en trozos y quitar las semillas. 

- Salpimentar el conejo. 

Preparación en TMX 5 

- Poner en el vaso la cebolla, los dientes de ajo y el pimiento rojo. Programar, 4 segundos, velocidad 4. 

- Bajar los restos con la espátula y verter el aceite. Programar, 6 minutos, 120º, velocidad cuchara, giro a la izquierda. Verter el contenido del vaso en un bol y reservar. 

- Añadir los trozos de conejo. Programar 15 minutos, 120º, velocidad cuchara, giro a la izquierda. Puede ser que el conejo quede enganchado a las cuchillas o se oiga un ruido debido a los huesos. Si esto ocurre, parad la máquina y comprobar que todo está perfecto. 

- Incorporar la verdura, el tomate y el azúcar (para suavizar la acidez del tomate). Programar, 15 minutos, 120º, velocidad cuchara, giro a la izquierda. 

- Pasado el tiempo, verter el vino blanco por el bocal y programar, 15 minutos, varoma, velocidad cuchara, giro a la izquierda. 

- Comprobar la cocción y si es necesario, programar algún minuto más.
Preparación tradicional 

- Trocear la cebolla en brunoise y picar los dientes de ajo. Cortar el pimiento rojo en trozos no demasiado grandes. Reservar 

- Verter el aceite en una cazuela y agregar los trozos de conejo. Sofreír a fuego medio hasta que se doren, removiendo de cuando en cuando. 

- Incorporar la verdura, el tomate y el azúcar (para suavizar la acidez del tomate). Seguir sofriendo removiendo a menudo durante unos 15 minutos aproximadamente. 

- Verter el vino blanco y continuar la cocción unos 15 minutos más o hasta que el sofrito esté en su punto. 

Bon profit!

Crema de bacalao de la ecuatoriana



Andaba yo por el supermercado con la intención de comprar una papaya, sí, la de la receta anterior, que era enorme. A mi lado, una señora más bajita que yo, me pidió que le acercara un plátano macho que estaba mucho más arriba. Le dije que me dijera cuál le gustaba y que yo nunca lo había probado. Una vez elegido, sin más, me dijo que podía preparar una rica sopa y sin más, empezó a enumerar ingredientes: 

- cebolla y ajo bastante y a trocitos 
- pimiento rojo a trozos, bastante 
- plátano macho cortado en lonchas 
- un poco de yuca 
- pescado de ese congelado en filetes, barato 

Sofreír todo muy bien, agregar el pescado y cubrir con agua. Cocer y tomar bien calentita. 

Me comentó que era muy nutritiva y añadió que ella cuida a una señora mayor y que le prepara esta sopa muchas veces y que está muy rica. 

Le pregunté de dónde era y me dijo que de Ecuador y nos fuimos cada una por su lado, quedando en mi mente la receta. Volví luego de nuevo a la zona de verduras y frutas y cogí un plátano macho y una yuca. Después pensé comprar bacalao desalado porque los trozos de pescado congelado no me gustan nada. 

Al llegar a casa, comprobé que tenía el resto de ingredientes e intenté reproducir la receta, pero como la señora no me había indicado cantidades preferí no añadir mucha agua y convertir la sopa “de la ecuatoriana” en una rica crema con un ingrediente sorpresa. 

Tal vez, no puse mucha cantidad de plátano macho y yuca, se aprecia sobre todo el rico sabor del bacalao. El color se lo da el pimiento y entre todos, si os digo la verdad, esta sopa convertida en crema me ha gustado. Si preferís una sopa con trozos de verdura y de bacalao o cualquier tipo de pescado; más plátano o yuca, esta receta, variará totalmente. 

Aunque al enfriarse espesa bastante, me parece que como ya estamos con temperaturas un poco más altas que cuando la hice, es mejor servirla templada o fría.

Y como en el RecetarioMañoso de primavera, nos piden recetas en vasito, esta crema va a ser mi segunda aportación. 

Espero que os guste tanto como a mí.
Ingredientes 

- 4 dientes de ajo
- 180 g de cebolla tierna
- 230 g de pimiento rojo
- 110 g de yuca + unas rodajas extra
- 160 g de plátano macho
- 20 g de aceite de oliva virgen extra
- 250 g de agua mineral
- 260 g de bacalao desalado
- sal y pimienta
- 3 dientes de ajo negro

Antes de empezar… 

- Quitar la primera capa de la cebolleta y cortarla en cuartos. Pelar los ajos y quitarles el germen. 

- Cortar el pimiento en trozos y quitar las semillas. 

- Pelar el plátano y cortarlo en trozos. 

- Cortar la yuca, cortarla en trozos y pelarla. Pesarla y añadir unas rodajas más para decorar.

- Sacar el bacalao con antelación para que se descongele. Si tiene piel, no dejar que se descongele del todo, para poderla quitar con facilidad.

Preparación en TMX 5 

- Poner en el vaso los dientes de ajo, la cebolla tierna, el plátano macho, la yuca y el pimiento rojo. Programar, 4 segundos, velocidad 4. Introducir la espátula por el bocal para ayudar a que se triture mejor. 

- Bajar los restos con la espátula y si queda algún trozo demasiado grande, repetir la operación. Verter el aceite. Programar, 6 minutos, 120º, velocidad cuchara, giro a la izquierda. 

- Incorporar el agua (si queréis que la crema sea menos espesa, aumentad la cantidad). Programar, 25 minutos, 100º, velocidad cuchara, giro a la izquierda. 

- Añadir los trozos de bacalao, la sal y la pimienta. Programar 5 minutos, 100º, velocidad cuchara, giro a la izquierda. 

- Pasado el tiempo, triturar la crema programando, 1 minuto, velocidad progresiva 5-10. El tiempo y velocidad, dependerá de si queremos encontrar tropezones o que la crema quede totalmente triturada.
Preparación tradicional 

- Trocear la cebolla en brunoise y picar los dientes de ajo. La yuca y el plátano pelados y en trozos no muy grandes.

- Verter el aceite en una cazuela y agregar todos los ingredientes menos el agua y el bacalao. Sofreír a fuego medio-bajo, hasta que queden blandos. Remover de cuando en cuando.

- Incorporar el agua (si queréis que la crema sea menos espesa, aumentad la cantidad). Dejar que cocer unos 20 o 25 minutos.

- Añadir los trozos de bacalao, la sal y la pimienta. Cocer durante unos 5 minutos.

- Esperar unos minutos a que baje la temperatura y triturar la crema con una batidora o robot. Tendremos en cuenta si queremos encontrar tropezones o que la crema quede totalmente triturada.

Montaje de los vasitos

- Como quería presentar la crema en vasitos, se me ocurrió la idea de cortar lonchas de yuca y trocitos de ajo negro. 

- Puse un poco de aceite en una sartén y cuando estaba caliente, los añadí hasta que la yuca estaba dorada. 

- Rellené los vasitos con la crema y coloqué un trozo de yuca y un poquito de ajo negro sobre la crema para decorar. Además, el toque dulce del ajo negro, contrasta perfectamente con el sabor a bacalao de la crema. Al menos, a mí me gusta. 

- Servir caliente, templada o fría, al gusto de cada uno.
Notas:

- Como la receta me la transmitieron de forma oral y sin indicar cantidades, preparé esta crema a mi gusto. No descarto cuando haga frío, transformarla en la sopa original, pero para eso, aún falta tiempo.

- La yuca y el plátano macho, no tienen un sabor pronunciado y en esta crema no se percibe. Ambos favorecen la digestión si no se fríen y se consumen hervidos. 

Bon profit!

Solomillos de pollo en salsa de papaya, olla rápida


He comprado más de un papaya en las últimas semanas. Quería probar recetas y disfrutar de las propiedades de esta deliciosa fruta tropical, que aunque no es barata, vale la pena consumir. Esta receta con pollo va a ser la primera que publico. 

Además de su bonito color, sus atractivas semillas y su sabor, la papaya contiene enzimas y entre ellas, destaca la papaína. La papaína contribuye a mejorar la función digestiva. También es buena para mantener a raya el colesterol y evitar obstrucciones en el corriente sanguíneo. La vitamina C y el betacaroteno, que puede ser encontrado en esta fruta tropical, funcionan como importantes anti inflamatorios. Otro significativo antioxidante que se obtiene de la papaya es el licopeno, el cual ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro. 

La papaya es una buena opción si debido a una baja ingesta de vitamina K, se tienen problemas de absorción de calcio. Para los diabéticos también se ha estudiado que la papaya  regula el nivel de azúcar en sangre, los lípidos y los niveles de insulina. Y como no voy a seguir enumerando sus beneficios, pinchad aquí y os podéis informar de forma más completa. 

No sólo la he tomado como postre, como he dicho, anteriormente, he elaborado más de una receta en la que la papaya es uno de los ingredientes. Quería hacer este plato con solomillo de pavo, pero no lo encontré fresco y no tenía tiempo de descongelarlo correctamente. Me decidí por estos solomillos pequeños de pollo, que no me defraudaron porque la carne con la salsa y el tiempo de cocción en la olla rápida, no queda seca. 

Utilicé una bandeja de solomillos que me sirvió para comer dos veces, pero no llega para dos raciones grandes. La salsa está muy buena pero al no utilizar un vino dulce, no queda dulce. Cuando la repita, lo utilizaré a ver de qué forma me gusta más. 

Una receta rápida, diferente y sencilla. Con pocos ingredientes, un plato para invitar y sorprender. Espero que os guste. Empezad a desmigar pan como yo hice.
Ingredientes 

- 20 g de aceite de oliva virgen extra 
- 85 g de cebolleta
- 200 g de papaya madura 
- 100 g de agua mineral 
- 70 g de vino blanco (utilicé Ribeiro) 
- sal y pimienta de colores 
- harina para rebozar el pollo 

* olla rápida WMF Perfect plus 3 l 

Antes de empezar… 

- Quitar la primera capa de la cebolleta y cortarla en brunoise. 

- Pelar la papaya, pesarla y cortar en trozos. 

- Pesar la cantidad de agua y de vino. 

- Rebozar los solomillos en harina. 

Preparación tradicional, olla rápida 

- Verter la mitad del aceite en una sartén, también se puede hacer en la olla, pero como no pongo mucho, es más fácil que el pollo se agarre a la base. 

- Cuando esté caliente el aceite, agregar los solomillos y sofreír hasta que se doren un poco. Sacar y reservar. 

- Poner el resto de aceite en la olla. Cuando esté caliente agregar la cebolleta y un poco de sal. Cuando esté blanda incorporar la papaya y seguir sofriendo unos minutos. 

- Verter el vino y el agua y colocar por encima los solomillos. 

- Tapar la olla y poner la vitro al 7 (fuego fuerte). Cuando suban los dos anillos, bajar al 4 y programar unos 10 minutos. 

- Apagar el fuego y esperar a que bajen los anillos, esperando hasta poder abrir la olla. 

- Sacar los solomillos con unas pinzas de cocina y triturar la salsa. 

- Montar el plato con los solomillos espolvoreados con pimienta de colores y acompañados por la salsa de papaya. 

Bon profit!