martes, 1 de septiembre de 2015

Helado de moras y piña (TMX / T)

Corriendo pasan los meses y ya estamos en el de Septiembre. Como cada día 1, vuelve nuestro proyecto Reciclando Sabores. Rosalía y yo seguimos aportando recetas y esperamos que os sigan dando ideas para reciclar mucho más en vuestras casas.

En esta ocasión os traigo un helado que tiene un poquito de historia. Un reciclaje que ha esperado casi un año. Sí, hace un año, mi amigo Fernando, tuvo el detallazo de coger una barbaridad de moras. Las trajo, las congelé y no las he sacado hasta este verano. También me quedaba un poco de piña congelada, la que utilicé para hacer otro helado, el Helado cremoso de piña con azúcar de abedul. En esta ocasión no he añadido otro ingrediente más, no le hacía falta. El color y el sabor, deliciosos. Al no tener más piña, no le añadí más cantidad, pero creo que si lo hacéis, el sabor aún será más rico.

De nuevo, utilizo el azúcar de abedul o xilitol de la casa Sucrafor. En esta ocasión, he agregado más cantidad pero no está empalagoso. El helado no se cristaliza y se mantiene cremoso. No le puse clara de huevo, pero si la queréis añadir, tan sólo tenéis que hacerlo tras triturar con los golpes de turbo.

Se hace en un pis pas. Lo más difícil es coger las moras, pero si eso no es complicado para vosotros, sino más bien, divertido, poneos manos a la obra.

A mí ya no me queda nada. Espero que os guste.


Ingredientes

- 500 g de moras silvestres congeladas
- 60 g de piña dulce congelada en trozos
- 180 g de azúcar de abedul (o de azúcar)


Preparación en TMX

- Si no tenéis congeladas las frutas, el día anterior, pelar la piña, desechar la parte central y cortarla en trozos no muy grandes. Meterlos en una bolsa para congelar y colocarla en el congelador de forma que los trozos no queden pegados unos a otros o formando un bloque. Congelar también las moras.

- El día de la preparación, poner en el vaso el azúcar de abedul o el azúcar. Programar, 15 segundos, velocidad 8. Al igual que con el azúcar el de abedul, también se glasea. Se puede utilizar azúcar glas directamente.

- Agregar los trozos de piña congelada y las moras. Dar unos 8 golpes de turbo con el fin de triturar la fruta poco a poco. Si es necesario, añadir alguno más.

- Programar, 1 minuto y ½, velocidad 5. Abrir la tapa cada 30 segundos y bajar los restos de las paredes y de la tapa. De este modo, iremos comprobando que la mezcla está cada vez, más lisa.

- Volver a colocar la tapa, introducir la espátula por el bocal y programar, 1 minuto, velocidad 3. Repetir la operación si observamos que la textura no es la que nos gusta, pero a mí con este tiempo, me ha bastado.

Preparación tradicional

- Si no tenéis congeladas las frutas, el día anterior, pelar la piña, desechar la parte central y cortarla en trozos no muy grandes. Meterlos en una bolsa para congelar y colocarla en el congelador de forma que los trozos no queden pegados unos a otros o formando un bloque. Congelar también las moras.

- Triturar el azúcar de abedul o el azúcar. Se puede utilizar azúcar glas directamente. Añadir la piña y las moras. Seguir triturando hasta obtener un puré liso y sin resto de fibras de la piña.


Congelación

- Meter el helado en un recipiente hermético en el congelador durante 1 hora. Si el recipiente no es de silicona, se puede poner en la base papel sulfurizado. Si es especial para helados, no será necesario.

- Una vez congelado, desmoldar el helado, cortarlo en cubos y ponerlos en el vaso de un robot. Volver a batir hasta conseguir una preparación homogénea.

- Si no tenemos un robot capaz de triturar los trozos de helado, batirlo cada dos o tres horas, (es decir cuando ya esté consistente) y volver a meterlo en el congelador cada vez.

Notas:

- No cristaliza y se mantiene en un recipiente hermético en el congelador más de una semana. Si es metálico y con tapa, mejor. El mío era de plástico y quedó perfecto.

Ingredientes reciclados
“Los tristes de nuestra cocina”
Posible sustitución
Moras silvestres congeladas
Moras silvestres frescas u otra fruta del bosque
Resto de piña congelada
Resto de piña fresca, incluso más cantidad.

Bon profit!


Para finalizar, os presento la receta de mi amiga y compañera de Proyecto, Rosalía: Una receta de una rica Fideuà de verduras. Rosalía ha reciclado restos de verduras que tenía en el congelador, dos clases de restos de fideos y caldo de pollo que también estaba congelado. Sana y seguro que está muy buena.

Os invitamos de nuevo, como cada mes, a dejarnos vuestras recetas de reciclaje. Tenéis desde hoy hasta el 15 de septiembre.

En la parte inferior está la herramienta que utilizaremos cada mes y que de forma muy sencilla os facilitará colgar vuestra receta.

Pinchad en Inklinkz (en azul) y seguid las instrucciones. En unos segundos, vuestra receta estará enlazada, tanto en Rossgastronómica como en Thermofan.


Os esperamos. Muchas gracias



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Las más vistas en 7 días

Un poquito acerca de mí