Helado ligero de chocolate negro y canela


Sigue el verano, aunque ya empezando septiembre. Son unos días en los que, para algunos, se terminaron las vacaciones, muchos otros las empiezan o ya ni las recuerdan, incluso, puede que ni puedan tenerlas, o no les guste cogerlas en verano. Nada es como antes, cuando agosto, era el mes de las vacaciones por antonomasia. 

El otoño, amenaza con presentarse y traer con él, menos horas de luz y un poco de astenia. Se percibe en mucha gente, las ganas de que llegue el fresco. A nadie se le escapa, que, tras unas vacaciones, el cambio, se nota bastante. Así y todo, muchos padres estarán deseando que los niños vayan al cole y la vida vuelva a la normalidad, pero no tanto los abuelos, si es que, en verano, han podido descansar de nietos; otros, estarán contando las horas que faltan para que las playas se vacíen un poco de la marabunta que las ha pisado en agosto, para poder pasear y disfrutar de otra forma. Se cambian los gastos del veraneo por los de la vuelta al cole, o a la Universidad, pero si no se tiene, ninguno de éstos, seguro que aparecen otros. Así es la vida, cambio tras cambio, hay que disfrutarla y encontrar los momentos buenos, que seguro que los hay, incluso en los días grises.

Aunque me repito publicando dos helados seguidos y no es la primera vez este verano, no quería que éste, se quedara en borradores porque, hablando de buenos momentos, muchos de los momentos dulces y especiales, nos los ha regalado este verano este helado de chocolate. Lo he preparado bastante y lo he enseñado a preparar a quien lo ha probado. No tiene misterio ninguno y sigue siendo más ligero que los comprados, porque no lleva nata y tiene muy poco azúcar, o nada. El problema principal ha sido, que desaparecía tan rápido, que no encontraba el momento de hacerle unas fotos. El día que llovió, como ya os conté, aproveché para fotografiar helados que tenía en el congelador, sólo lo que veis en las fotos, quedaba del helado de choco negro. No dudé y ya que hacía fresquito, lo incluí en el repertorio. Pero, ¡qué vaga con las fotos!, me decía y así ha sido. Menos mal, que mi antigua mesa de mármol, que tiene casi 90 años, la que tengo en la terraza, me facilita el trabajo. Sirve para todo y me encanta, pero bien que la cuido para que me alegre la vista, me traiga miles de recuerdos y me dé ejemplo de fortaleza asegurándome, que, por mucho que pasen los años, lo bueno, siempre es bueno, más, si lo cuidas y le das “cariño”.

Este helado lo hice con chocolate negro, pero lo preparé siguiendo la receta de chocolate a la taza que viene en la TMX 5, pero no al pie de la letra. Cambié cantidades y me limité a pesar lo que yo quería y seguir los pasos que la máquina indica. Aunque, en mi caso, ha ganado el Helado de sandía y jengibre, este verano, éste de chocolate y canela, ha gustado mucho a quien lo ha probado. El toque de canela es mínimo y opcional, pero le va bien. A mí, me encanta. 

Espero que os guste. 
Ingredientes

- 400 g de chocolate negro (ver notas)
- 1 litro de leche desnatada (o la que deseéis)
- 60 g de azúcar de abedul o de azúcar
- 40 g de maicena (opcional)
- una cucharadita y ½ de canela en polvo de Ceylán (a gusto)
- una pizca de sal
Preparación en TMX

- Disolver la maicena en un poco de leche.

- Trocear el chocolate y ponerlo en el vaso. Programar, 30 segundos, velocidad progresiva 5-10. Bajar los restos con la espátula.

- Agregar la leche, la maicena, el azúcar de abedul o el azúcar y la pizca de sal. Programar, 12 minutos, 90º, velocidad 2.

- Cuando termine el tiempo, programar, 20 segundos, velocidad 4.

- Verter en recipientes aptos para congelador y esperar a que se enfríe. Introducir en el congelador. También se puede verter en cubiteras y volver a triturar antes de tomarlo, pero no es necesario, porque basta con sacarlo unos minutos antes de consumirlo del congelador.
Preparación tradicional

- Reservar un dedo de leche fría para disolver la maicena. Mezclar bien para que no queden grumos.

- Trocear el chocolate y verterlo junto a la leche en un cazo. Agregar el azúcar de abedul y remover bien. Calentar a fuego medio la leche hasta que se deshaga el chocolate, removiendo frecuentemente.

- Verter la leche con la maicena diluida y remover bien durante unos minutos.

- Sacar del fuego y dejar que se enfríe.

- Verter en recipientes aptos para congelador. Introducir en el congelador. No es necesario picarlo varias veces con un tenedor, basta con sacarlo unos minutos antes de consumirlo del congelador (ver notas).
Notas:

- Os indico las cantidades para la TMX 5, pero si veis que con la 31, es mucho, reducidlas proporcionalmente.

- Al llevar azúcar de abedul, el helado no se endurece tanto y no se forma hielo. Si el chocolate es con azúcar, el azúcar de abedul añadido, viene bien para esto, pero también podéis agregar un poco de azúcar invertido. Si con azúcar, se endurece en demasía, será necesario, picar con un tenedor varias veces o triturarlo en un robot. No ha sido mi caso.

- Podéis utilizar chocolate negro o chocolate a la taza, o chocolate especial para postres. El resultado, la textura y el sabor varía, incluso depende, de la marca que compréis. Id probando y quedaos con la que más os guste. La canela es opcional y la cantidad a añadir, es a gusto de cada uno, lo mismo que el tipo de leche.

- Es importante no utilizar recipientes hondos para congelarlo, de esta forma, a la hora de sacarlo, estará en su punto más rápido. Si utilizamos recipientes especiales para helados, mucho mejor, pero no es necesario.

Bon profit!

Comparte o Imprime este Post:

Y ADEMÁS EN EL BLOG

17 comentarios:

  1. Si ha tenido tanto éxito habrá que probarlo. A mi marido le encanta el helado de chocolate, yo soy más de sabores a fruta, pero la canela me apasiona.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho el toque de la canela en el chocolate :) Bueno, el helado de chocolate es mi favorito así que no tengo que decirte cuánto me gusta esta receta :)

    ResponderEliminar
  3. Hola Marisa!! ya estoy de vuelta, contentísima de volvr que es lo importante, de retomar el blog y de volver a verte publicando tus recetas, más disfrutar de tu compañía. yo encantada de que sigas publicando helados, todos los que quieras pues más sano que un helado casero y más rico no los hay . Viniendo de una valenciana no puede haberlos mejores. MIl besos preciosa!!!

    ResponderEliminar
  4. Qué rico, helado !!! Este verano que pasó me animé con algunos. Y a pesar de que llevamos un invierno muy prolongado (ayer mismo tuvimos 1°2' a las 8 de la mañana), ya empiezo a figurarme un verano por demás caluroso y bien valdrá la pena tener a mano recetas como esta.
    Me ha gustado mucho tu entrada, Marisa. Y como sé que aún no he dicho nada del cambio en la estética del blog, aprovecho a decirte que me encanta la combinación de colores y el diseño en general.
    Esta receta ya está en mi pinterest esperando el próximo verano.
    Besos, mi querida !

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola Marisa!
    De nuevo estoy aquí después de unas semanas de vacaciones, que me han sabido a poco, por no decir que quiero más y más.
    Yo no suelo comer muchos helados por el colesterol, pero si un día me doy el gusto, prefiero el de vainilla, aunque me gustan todos.
    Seguro que este helado es una delicia, no me extraña que no te haya dado tiempo a fotografiarlo, viendo la pinta tan deliciosa que tiene.
    Hoy he publicado la horchata con tus chufas, y no sé como darte las gracias, te estaré eternamente agradecida, pues son esos pequeños gesto los que distinguen a las personas.
    Gracias y mil besos guapa.

    ResponderEliminar
  6. Marisa , con lo que a mi me gustan los helados , lo encuentro delicioso, tomare nota
    besinos

    ResponderEliminar
  7. No pares!!!que bò el gelat de chocolate!!!molt adequat per aquest setembre tant caloròs. Jo intentant rependre el meu blog...he tingunt un descans molt llarg i ara en constarà una mica. Ens veiem. Una abraçada.

    ResponderEliminar
  8. Hola Guapa, ando por aquí de nuevo, que delicia de helado, de chocolate negro mi favorito, te quedo maravilloso, menuda pintaza y para estos calores nos viene de perlas:::Bess

    ResponderEliminar
  9. En mi casa triunfa seguro, porque el chocolate es pasión...a todos nos gusta, a mi especialmente el negro. Una delicia de helado. Bs.

    ResponderEliminar
  10. Hola guapísima !!!
    Estamos volviendo poco a poco, pero con ganas. Para la semana que viene ya estaré a tope, pero ésta solo comento para ir calentando motores jaja
    Tu helado riquísimo de verdad, es cierto que el azúcar de abedul es una pasada lo bien que queda para ellos porque no los hace duros ni cristaliza.
    Me comería unos cuantos cuencos como los que nos enseñas, todavía queda calor y días de verano para aburrirnos.
    Buenísimo de verdad, Marisa.
    Por cierto, llevo un rato entretenida en tu blog y tengo que decírtelo: ha quedado todo precioso. En cuanto llegué, pensé que era muy del estilo de Maite, y al irme al pie de página he visto que no me equivocaba, lleva su sello personal, me encanta.
    Voy a echar de menos tu mano con la cuchara y la mermelada jaja, pero bien merece la pena.
    Besotes gordos mi niña.

    ResponderEliminar
  11. Marisa a mí me encanta septiembre. Es un mes precioso con el final del verano y el inicio del otoño, cargado de frutas y hortalizas, con una temperatura menos intensa (este año, ejem...) con menos horas de luz que a veces los días se me han hecho eternos, pero para gustos los colores ¡o las estaciones en este caso!

    No me extraña que no te dé tiempo a fotografiar ¡los helados que has traído tienen muy buena pinta! Y encima este es perfecto para mí con chocolate negro (soy más adicta aún a él desde que nació Lara) y canela.

    La mesa es preciosa, sigue cuidándola para que tu hijo pueda heredarla

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  12. TE ha quedado espectacular el helado. Apetece lamer el monitor jajajaja. Un besazo.

    ResponderEliminar
  13. Una delicia este helado, te confieso que el chocolate es una de mis debilidades.
    Por cierto, me encanta la nueva imagen del blog, te ha quedado precioso Marisa.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Pero que rewonito esta el blog me encantaaaaaaaa y del helado que voy a decirte si soy una lamboreteira todo lo que lleve chocolate me pierdeeeeeee.
    Te ha quedado de relujo no lo siguiente para no variar.
    Bicos mil wapisima.

    ResponderEliminar
  15. Me parece un helado buenísimo, el chocolate negro no me suele gustar pero en helados sabe mucho mejor.
    Me ha encantado tu blog, me quedo para no perderme nada de tu cocina.

    Besitos

    ResponderEliminar
  16. It looks and sounds super delicious !
    I LOVE the addition of cinnamon (as cinnamon is my favorite ever spice)

    ResponderEliminar
  17. Sigue,sigue... los helados no solo se comen en verano, es cierto que con el calor se agradecen más porque refrescan, pero el resto del año también sientan muy bien y, este tiene un aspecto muy apetecible.
    Espero que ya haya refrescado, por aquí ya la cosa pinta mejor, ahora solo necesitamos un poco de lluvia, o unos pocos mal nacidos no nos van a dejar un rinconcito verde.
    Besiños y feliz domingo

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.