Un Ángel

19 Comentarios

Tengo un Ángel en mi vida. Mi Ángel se fue un día de primavera sin hacer ruido. Yo acababa de cumplir 19 años y él sólo tenía 47. Mi padre, se llamaba Ángel y “su ángel”, siempre me ha acompañado, me ha guiado y me ha protegido. 
Maestro de vocación, terminó sus estudios con 17 años. Trabajador incansable y emprendedor, apasionado por la vida y enamorado de su mujer, de sus niñas y de su trabajo.

Soy la mayor de sus cuatro hijas, por tanto, soy la que más tiempo estuvo con él, aunque no fue suficiente. Mis primeros recuerdos son de tenerlo a mi lado, acompañándolo aquí y allá, viéndole trabajar sin descanso. Era quien me sostenía cuando estaba triste, cuando algo no me salía bien, cuando una amiga se enfadaba conmigo sin motivo… El que, junto a mi madre, mantuvo viva la inocencia de los Reyes Magos para que ese día, fuera una de las celebraciones más importantes en la familia. 

Fui creciendo de su mano, escuchando sus consejos, siempre con admiración y mucho respeto, aunque, tenía el genio corto y sólo decía una cosa tres veces por lo que yo, tenía que obedecer corriendo. 

Cómplice de mis primeros amores y desamores; profesor de conducción cada mañana de domingo, bien temprano, por carreteras secundarias llenas de curvas, depositaba una gran confianza en mí, con paciencia y sin miedo a que la Guardia civil nos parara. Capaz de esperar horas en el coche a que yo terminara un examen, aguantando un calor insoportable. Madrugador incapaz de ir a ningún lado, sin venir primero a darnos un beso.

Me enseñó la importancia de la labor bien hecha, de la responsabilidad, del altruismo y de la generosidad. Amigo de sus amigos, siempre tenía la puerta abierta para quien lo necesitara.

Abrió en poco tiempo tres academias y un colegio. Autor de un método de cuadernos de cálculo, problemas, decimales… y caligrafía, demostró, ya en aquella época, su capacidad de innovar. Dejó huella en muchos de sus alumnos, orientándolos en la vida y laboralmente. Una injusta Ley de educación, la de 1970, cercenó sus ilusiones y provocó el fin de todo aquello por lo que había luchado. Una injusta Ley y una enfermedad que no le regaló tregua alguna, pero a la que se enfrentó hasta que perdió la batalla de la vida: La insuficiencia renal crónica.

Hace poco, alguien me propuso escribir sobre él, sobre su memoria, sobre su vida y sobre su muerte. No lo pensé mucho y empezamos un trabajo que me llenó de emociones, recuerdos y lágrimas inevitables.

El resultado fue este libro y el título, "Ha pasado un Ángel", expresa todo lo que siento. No es una biografía al uso puesto que han participado muchos de sus alumnos y maestros, quienes lo conocieron desde varios puntos de vista, de forma, que, entre todos, han construido parte de su personalidad, regalándome anécdotas que no conocía y confirmándome lo que ya sabía, mi Ángel, hubiera seguido evolucionando e innovando.

Mi padre era un maestro y hacía honor a su profesión, pero también, era una buena persona y por eso, el pasado 17 de junio del presente año, 2016, muchos años después de su muerte, unas cien personas, participaron en su homenaje. No hay mejor regalo que ese reconocimiento a su persona y a su labor, a su vida de lucha constante. Gracias al libro y al homenaje, su memoria, ha sido rescatada, tras muchos años en el olvido colectivo. Gracias de corazón.

Su última enseñanza, la he percibido, con el paso de los años porque de él aprendí algo que no se enseña en el colegio: a vivir la vida con pasión, porque la vida sin pasión, no vale nada.

A mi Ángel, a su memoria, está dedicado este blog.

19 comentarios:

  1. Me ha encantado.Comprendo que te sientas tan orgullosa de él y, también, de tí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, te lo agradezco mucho. Sí que me siento orgullosa, cada día. Un beso.

      Eliminar
  2. Un sincero y emotivo homenaje a tu padre. Un recuerdo cariñoso a la labor que llevó a cabo. Tu reconocimiento a una gran persona que ha significado mucho en tu vida. Realmente precioso. Enhorabuena Marisa por todo lo conseguido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querido amigo Salva. Me conoces tan bien, que sabes perfectamente lo que ha significado y significa mi padre en mi vida y en mi forma de ser.
      También has sabido del proceso seguido con el libro y el homenaje. Esta tarde, te lo daré para que lo leas y tengas un recuerdo.
      Tengo mucha suerte de tenerte como amigo desde hace mucho tiempo.
      Un beso y sabes, he intuido que ibas a comentar y te lo agradezco mucho.

      Eliminar
  3. ¡Que bonito homenaje a un padre! Tiene que sentirse muy orgulloso de su hija. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Estela. Muchas gracias por tu sensibilidad. Te lo agradezco mucho. Los comentarios en esta página, son doblemente apreciados. Un beso.

      Eliminar
  4. La nostalgia del pasado, mezclada con la vida actual, contigo ahora. Mezcla explosiva y emotiva. Ah y el nuevo diseño, una pasada, limpio, claro y sencillo, vamos, a la moda. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carlos. Como sabes, emociones, sensaciones y muchas lágrimas de alegría. Un beso.

      Eliminar
  5. Marisa ya hemos hablado mucho sobre tu trabajo y todo el esfuerzo que has tenido que hacer para por fin esta biografía vea la luz, seguro que tu Ángel allá donde se encuentre estará orgullosísimo de haber tenido una hija como tú.
    Mil besos guapa, y mi enhorabuena por tu trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Concha, porque sin conocerme, te has interesado mucho por mi historia, por su historia y compartirla contigo, es una alegría. Muchos besos.

      Eliminar
  6. Marisa, todavía se me están cayendo las lágrimas. Estoy tan segura de que tu Ángel sigue a tu lado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Elisabeth. Me ha emocionado leer tu comentario y te lo agradezco, más si cabe, porque me has hecho volver a leer lo que escribí y la emoción es doble. Seguro que sigue ahí, como tantos otros Ángeles. Un beso.

      Eliminar
  7. Chafardeando por tu blog me ha suscitado curiosidad esta entrada y acabo de leerla. Me he quedado conmovida por tanta sensibilidad en la forma de expresar tus sentimientos y la manera en que reflejas el gran amor hacia tu padre. Debio ser una gran persona y tu eres una muestra de ello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel, al leer cada comentario hecho en esta entrada, me emociono y vuelvo a releer de nuevo lo que escribí. Hoy, con el tuyo, me ha pasado exactamente lo mismo. Me alegran tus palabras, me alegra que hayas llegado aquí y que leerme, te haya removido algo en tu interior. Somos ajenos a ti, pero tal vez, la fuerza de mis sentimientos y su fuerza, allá donde esté, producen eso, en las personas especiales como tú. Gracias, gracias, de corazón.

      Eliminar
  8. Querida amiga en la distancia, he llegado tarde hasta el apartado más importante que encierra este blog. Buscando una receta, me encontré con tu Ángel. Me ha conmovido mucho tu historia, pues me veo bastante reflejada en ella. También perdí a mi padre con 19 años (él 52), y aunque no era maestro de profesión, yo siempre lo he identificado como mi MAESTRO de vida. Personas buenas, de valores, de vidas rectas y ejemplares, que tan necesarias eran para su familia y para la sociedad. No, nunca se olvidan Marisa, pero seguro que tienes motivos para notar su presencia y su protección, porque ese Amor tan incondicional está por encima de la enfermedad y del tiempo terrenal y ese Amor es el hilo conductor que nos une para siempre...
    Felicidades, aunque con retraso, por este precioso homenaje que estoy segura, de alguna manera le ha llenado de orgullo su niña bonita...

    Un besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menuda sorpresa, querida amiga. Aunque en la distancia y debido a los últimos correos, sabía que compartíamos una misma experiencia dolorosa, la pérdida de nuestro padre a la misma edad, tus palabras me han conmovido, al igual que a ti, leerme.
      Ahora sabemos que nos entendemos bien cuando hablamos de la huella que nuestro padre dejó en nosotras en tan poco tiempo. Sí, es tal cual lo describes, nuestro MAESTRO de vida y también es verdad, que su presencia y su protección se nota, o al menos, yo hago, desde entonces, para sentirla siempre ahí dándole las gracias como puedo de lo bueno que me ocurre cada día o contándole mis cosas buenas o menos buenas.
      Me alegra, que hayas llegado a esta entrada, para mí, la más importante y la más difícil de escribir de todas las que componen mi blog.
      Gracias por tu cariño en la distancia y un fuerte beso.

      Eliminar
  9. Que bonito homenaje a tu padre, me ha encantado como lo describes.
    Desde allí donde este, estará ogulloso de ti!!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita a este rincón tan especial para mí. Me alegra mucho que te guste. Un beso

      Eliminar
  10. Qué bonito es tu Ángel, ojalá no hubiera tenido que marcharse tan rápido... La vida puede llegar a ser tan cruel pero este donde este tu Ángel seguro que sigue igual de orgulloso de su hijita o más aún!! Es un precioso homenaje para una bellísima persona y no estaría mal que los maestros aprendieran de él que tenía una vocación sin límites!
    Un abrazo, me gusta tu blog aún más ahora! ♥

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.