Ajoblanco con higos


Durante la estancia en mi casa de mi amiga Rosalía, preparamos este ajoblanco. Fue una excusa para hacer a continuación este rico Pan de ajoblanco. A mí me apetecía muchísimo tomarlo de nuevo. Desde que tenía la TMX 21 en cuyo libro venía una receta, ni lo había probado, ni preparado.

Aunque para mí, no es muy bueno, probarlo, me encantó. Yo no le añadí los higos, idea de Rosalía, pero ella lo disfrutó con este acompañamiento y me dijo que estaba muy bueno. 

El ajoblanco es una sopa fría muy popular de la cocina andaluza (Granada, Jaén, Córdoba, Málaga y Almería principalmente), y extremeña. Se compone de pan, almendras molidas (en tiempos de escasez, como en la posguerra, se ha venido usando en ciertas zonas harina de habas secas), ajo, agua, aceite de oliva, sal y a veces vinagre. Se suele tomar acompañado de uvas o trocitos de melón.

Este plato pudo haber tenido su origen en la gastronomía romana, o, más probablemente en la gastronomía griega. El pan se pone a remojo (generalmente es pan duro de otros días) y se pican las almendras junto con los ajos con el mortero hasta que se forma una pasta blanca (se menciona popularmente que los mejores morteros son los que tienen el mango de madera y el cuenco de mármol). Finalmente se añade agua y se bate con aceite de oliva hasta que la pasta machacada consiga por emulsión la textura y el grado de líquido deseado. Wikipedia.

Seguro que lo conocéis, pero si no lo habéis preparado, aún estáis a tiempo. Le pusimos menos aceite de lo normal, pero para nosotras, está perfecto así.

Espero que os guste. Aquí tienes Rosalía, una de las recetas que compartimos en mi cocina. Me alegró tu visita y tenerte en casa compartiendo tan buenos momentos.


Ingredientes

- 100 g de almendra molida
- 1 diente de ajo sin el germen
- 1 cucharadita de sal
- 50 g de pan blanco remojado en agua
- 20 g de aceite de oliva virgen extra
- 2 cucharadas de vinagre de Jerez
- 300 g de agua fría
- higos cortados en láminas finas para acompañar


Preparación en TMX 

- Remojar el pan en agua. Reservar.

- Si no tenéis la almendra molida, verterla en el vaso y programar, 8 segundos, velocidad 10. Bajar los restos de las paredes del vaso con la ayuda de la espátula. Si es necesario, programar unos segundos más. 

- Poner en el vaso todos los ingredientes. Programar, 2 minutos, velocidad progresiva 5 - 10. Verificar el sabor y la textura. Rectificar si es necesario de sal, de aceite o de vinagre y repetir el triturado si la textura no está a vuestro gusto.

- Verter el ajoblanco en un recipiente y meter en la nevera para que se enfríe.

- Cortar los higos en láminas finas. Servir el ajoblanco acompañado de los higos.


Preparación tradicional

- Remojar el pan en agua. Reservar.

- Poner en el vaso de la batidora, el pan remojado. Agregar el diente de ajo, sal, vinagre y las almendras. Triturar bien hasta obtener una pasta.

- Ir vertiendo el aceite poco a poco para que emulsione bien.

- Verter el ajoblanco en un recipiente y meter en la nevera para que se enfríe.

- Cortar los higos en láminas finas. Servir el ajoblanco acompañado de los higos.

Notas:

- Hay quien añade el agua al final del triturado de los demás ingredientes, pero poniéndolos todos en el vaso y triturando más tiempo, obtendremos un ajoblanco rápido y exquisito. Así lo pensó Rosalía y así lo hicimos. Aun así, si preferís controlar la textura, podéis triturar todos los ingredientes menos el agua durante 15 segundos, velocidad 9 e ir añadiendo poco a poco el agua hasta obtener la consistencia deseada.

- A mí me gusta utilizar vinagre de Jerez, pero si no lo tenéis, podéis usar de vino o de manzana.

- En vez de los higos, podéis acompañarlo con uvas, trocitos de melón. Se puede decorar con almendras laminadas, almendras tostadas con piñones…

Bon profit!

Comparte o Imprime este Post:

Y ADEMÁS EN EL BLOG

16 comentarios:

  1. Menudo par de dos que se juntó, jajajaj, no puedo ni pensar en todo lo que maquinasteis las dos juntas #dehecho, jajajaj, me chifla la receta y francamente nunca probé el ajo blanco, me gustará prepararlo en vuestro honor, bssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marga, cualquier día nos presentamos en Tapia y hacemos "menage a trois" en la cocina.................

      Eliminar
  2. Hola!! Ya sabes que estas sopas frías no faltan en mi casa. El ajo blaco me chiflaaaa! lo suelo acompañar con uvas o melón, pero seguro y no me equivoco que con los higos estará espectacular. Lo disfrutarías un montón!!Un beso guapa

    ResponderEliminar
  3. En Galicia no tenemos costumbre de hacer estas cosas, es más nunca lo vi en ninguna casa ni restaurante, tampoco lo probé nunca y tampoco lo hice, en cada lugar tenemos nuestra gastronomía, os quedo maravilloso yo también pondría higos me encantan, las dos sois unas artistas y el resultado es maravilloso. ....Bess

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué bien os lo montáis! No lo he probado nunca pero tendré que animarme a hacerlo ¡Besitos reina! ¡Y ya me contarás...!

    ResponderEliminar
  5. jajajaja, esa es mi copa, que rico estaba este ajoblanco con los higos. La verdad que juntas lo pasamos genial en la cocina y fuera de ella .

    A mi me gusto mucho y los higos le dan ese toque dulzón que le va genial.

    Bss.

    ResponderEliminar
  6. ¡Anda que no tenía yo ganas de pasarme con calma a ver todas las cosicas que haces, Marisa!.
    Ya cumplidas todas mis obligaciones estudiantiles, es un placer volver a disfrutar de estos platos tan estupendos que nos enseñas.
    Me gusta ese punto que le tienen que ar los higos al ajoblanco. Tengo que probarlo porque yo no he pasado de añadirle uvas y sospecho que tiene que estar de miedo.
    ¡Bien hallada de nuevo!!1.

    Besicos.

    ResponderEliminar
  7. Has explicado perfectamte los orígines del ajoblanco y los ingredientes. De hecho mi abuela lo preparaba siempre con habas y así fue como yo lo conocí, aunque he de confesar que no soy yo muy aficionada a él sino que tiro más por el gazpacho y sobre todo el salmorejo

    Acompañarlo con higos ha tenido que ser todo un acierto, cuando lo he visto he recordado que mi abuela lo hacía, pero era yo tan pequeña que ya no me acordaba de eso

    ¡Feliz y dulce fin de semana!

    ResponderEliminar
  8. Qué rico y bien presentado Marisa, seguro que combina genial con el dulzor del higo...bst guapa y buen finde :)

    ResponderEliminar
  9. Que bueno Marisa! Que idea más original mezclar esta sopa con higos. Vaya mezcla más rica! Con lo que a mi me gustan los higos. Muy bueno! Feliz finde guapa

    ResponderEliminar
  10. Tiene un aspecto estupendo, las fotos son preciosas se meten por los ojos. Con higos no lo he probado nunca, pero a mi me encantan, así que ambas cosas por separado me gustan, juntas debe ser un placer. Solo me queda hacerlo.
    Un beso y feliz finde.

    ResponderEliminar
  11. Hola guapísima !!!
    Te podría estar diciendo lo que me ha gustado tu ajoblanco, pero te lo resumiré francamente, me parece sublime.
    Las fotos, esos higos y el sabor del ajoblanco en si, hicistéis una combinación estupenda.
    Me alegro que Rosalía y tú paseis unos días tan entrañables.
    Besotes gordos mi niña, feliz día.

    ResponderEliminar
  12. Nunca lo he probado y no sé si me gustaría..., pero con higos, como que me atrae un poco más..., no te diré yo que lo haga en breve, si finalmente lo pruebo, te cuento. Desde luego tiene una pinta deliciosa.
    Feliz fin de

    ResponderEliminar
  13. Marisa , nunca probe el ajoblanco , pero viendo este tuyo me parece que tiene que estar buenisimo , te quedo estupendo
    besinos

    ResponderEliminar
  14. Hola guapa !
    Ya estoy de vuelta y qué alegria da regresar y encontrarse con fabulosas recetas como la que nos compartes y además sabiendo que la habéis disfrutado en buena compañia, eso aún, le añade un extra especial al plato.
    Un besín Marisa.

    ResponderEliminar
  15. Muy buenas! mare meva que buena pinta tiene, el ajoblanco si he probado y me estoy imaginando la combinación con el sabor del higo, que me encantan, adivino que es una pasada. Feliz semana!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.