Pan fácil de espelta en molde barato, 1 +/- 100, desperdicio 0

15 Comentarios


¿Por qué defino este pan como fácil? Tal vez, es una receta en la que no se requiere un nivel totalmente de principiante, pero no es difícil. Os muestro un pan que sale bien, cuando no tenemos un molde apropiado a mano y queremos comer un pan casero y sano. Si no sois expertos, no tendréis moldes en casa y a lo mejor no os atrevéis a formar un pan si él. Por eso me he decidido a compartir éste. Lleva harina de espelta integral BIO, que ya sabéis que la uso mucho y semillas de chía, pero poca cantidad.

Podéis imaginar que tengo algún que otro molde para pan, no demasiados, la verdad, porque suelo hacerlos sin molde, en panificadora o en cazuela. No hace mucho, limpiando la cocina y haciendo vaciado de armarios, me encontré con unos moldes de aluminio. Evito desde hace bastante, no comprar nada desechable. ¿Cómo podía utilizar el molde redondo? Uno de ellos, está usado porque lo pongo con agua en la base del horno cuando horneo pan, pero el otro, estaba nuevo. ¿Me serviría para hacer pan? ¿Lo podría reciclar más de una vez?

Como ya sabéis que me gustan los experimentos, hice este pan dos veces y las dos salió bien, pero la segunda, que es el que publico hoy, perfecto. 

Mis dudas estaban respondidas. El molde sirve para hornear pan y sí, se puede reciclar haciendo pan, al menos, dos veces. Ahí lo tengo esperando por si quiero hornear con él, una tercera.

El pan integral de espelta me encanta. En éste la cantidad de espelta es un poco mayor que la de harina panadera. Se notan las semillas de chía, pero no demasiado, lo prefiero así, pero se pueden agregar más. Seguid el proceso que os indico, porque no es tan complicado y al utilizar la nevera y dejarlo fermentar en bloque, el pan se amasa solo. Miga esponjosa y aireada, corteza, crujiente, tal y como se ve en las fotos.

Todavía me queda congelado, recordad, que hice dos hogazas y congelado en rodajas, se conserva y al descongelarlo, está como recién horneado.

Si os animáis, contádmelo.

Como aprovecho varias veces un molde que quiero reciclar, este pan, va a formar parte de mi proyecto, 1 +/-100, desperdicio 0 de este mes.
Pinchad en el siguiente enlace que os dirige a los recopilatorios de cada mes para que podáis acceder fácilmente a todas las recetas presentadas en 1 +/-100, desperdicio 0 desde su inicio.

Y si queréis saber en qué consiste el proyecto, pinchad aquí o en el logo. Os invito a participar.
Ingredientes 

- 1 cucharadita de sal 
- 200 g de harina panadera (+ la necesaria para espolvorear el pan) 
- 300 g de harina de espelta integral BIO 
- 4 g de levadura seca de panadería (8 g de levadura fresca) 
- 300 g de agua mineral 
- 10 g de aceite de oliva virgen extra 
- 15 g de semillas de chía 

*un molde redondo de aluminio 
*una rasqueta de panadero 
*un bol grande 
*una hoja de papel sulfurizado 

Antes de empezar… 

- Cubrir el molde de aluminio con papel de hornear. Si queda muy rígido, mojarlo y escurrirlo para que se adapte mejor al molde. Cortar el papel que sobresalga.
Preparación en TMX 

- Poner el agua en el vaso, pero no toda por si no es necesaria. Añadir la levadura (utilicé seca) y dejar reposar durante 10 minutos. Si es fresca, desmenuzarla antes de añadirla al agua o incorporarla desmenuzada a la masa final. 

- Agregar las harinas y la sal. Programar, 1 minuto, velocidad espiga. Terminado el tiempo, comprobar la textura de la masa. Si es necesario, verter el resto del agua o añadir un poco más de harina. Volver a programar 1 minuto más a velocidad espiga y quitar el cubilete. 

- Agregar el aceite y las semillas de chía. Amasar y dejar que la masa repose unos minutos. 

- La masa tiene que estar blanda, lisa y homogénea. Al llevar tanta espelta, me gusta que el amasado sea corto.

Preparación tradicional 

- Pesar el agua, pasarla a un recipiente y dejar en espera. 

- Poner las harinas y la sal en un bol grande. Formar un hueco en el centro. 

- Como la levadura que utilicé era seca, disolverla en un poco del agua reservada y dejar reposar durante 10 minutos. Si es fresca, desmenuzarla antes de añadirla al agua o incorporarla desmenuzada a la masa final. 

- Incorporar el agua con levadura en el hueco central y poco a poco mezclar con los dedos. Ir añadiendo el resto de agua. Dependiendo del tipo de harina, la masa necesitará más o menos agua. 

- Cuando los ingredientes estén ya mezclados, agregar el aceite y las semillas de chía. Amasar un poco. 

- La masa tiene que estar blanda, lisa y homogénea. Al llevar tanta espelta, me gusta que el amasado sea corto.

Plegados y fermentación en bloque 

- Pasar la masa a un bol untado con aceite y taparla con un paño húmedo. Dejar que repose durante 10 minutos y hacer un plegado. Estirar la masa del borde al centro, girar el bol y estirar desde el otro lado del bol. 

- Dejar leudar 1 hora y repetir el plegado de nuevo. 

- Yo no tenía tiempo y por eso, tapé el bol con una bolsa de plástico y lo introduje en la nevera. Era viernes por la noche. 
Formado 

- Seguí sin tiempo el sábado y el bol siguió en la nevera hasta el domingo por la mañana. Era el día de cambio de hora. Lo saqué a las 8.30, que eran las 9.30 en el otro horario. Estuvo en la nevera más o menos, 36 horas. 

- Dejar el bol hasta que se atempere la masa. Como estaba muy fría, la fui observando y la tuve unas 2 horas. 

- Sacar la masa del bol y volcarla sobre la superficie de trabajo. La mía es de cristal y no le puse nada de harina. 

- Con la ayuda de una rasqueta de panadero, ir doblando con cuidado la masa de los bordes al centro. La masa estará blanda, pero manejable y bien fermentada. 

- Bolear y darle forma. Pasar al molde con cuidado y dejarla leudar hasta que sobrepase los bordes del molde. Mi pan tardó 1 hora, aproximadamente. 

- Greñar el pan con una cuchilla. 

- Espolvorear harina blanca con la ayuda de un tamizador o colador. 

Horneado 

- Precalentar el horno a 250º minutos. Colocar en la base un recipiente con agua. 

- Introducir el molde en el horno caliente y hornear 10 minutos, sólo calor abajo. 

- Hornear después, 10 minutos, 240º, calor arriba-abajo y 20 minutos más a 200º, calor arriba-abajo. 

- Sacar el pan del horno y del molde y colocarlo sobre una rejilla hasta que se enfríe.

Notas: 

- Dependiendo del tipo de harina, el comportamiento de la masa siempre será diferente. 

- Este pan, no es necesario hornearlo en un recipiente de aluminio, lo hice para aprovechar el molde y también para comprobar que el pan se horneaba a la perfección sin quemarse en la base. Se puede dar forma y hornear sin molde alguno o ponerlo en un molde alargado, hornearlo en cazuela e incluso, utilizar la panificadora. 

Bon profit!

15 comentarios:

  1. El pan tiene una pinta...! Y con harina de espelta, con lo que me gusta, soy capaz de comérmelo entero. Tus recetas de reciclaje son sensacionales, me gustan más que las otras, pero bueno, me pasa con todas. Me llevo un par de rebanadas para las tostadas. Quien pudiera!
    Bss

    ResponderEliminar
  2. Marisa tus panes son siempre mi debilidad, lo que yo daría por probarlos, pero las circunstancias mandan, y sólo me queda venir a leerte y disfrutarlo, siempre es un placer pasar por tu cocina, voy a ver tu Arròs amb bledes, que el otro día me dejaste con las ganas. Besos, feliz finde.

    ResponderEliminar
  3. Hola Marisa !
    Ya lo creo que te ha quedado más que perfecto, acerco la nariz a la pantalla y hasta me parece olerlo, lo que hace el subconsciente ja ja .
    Yo utilizo un banneton que me regalaron hace tiempo para darle la forma al pan y con eso me apaño siempre . Como bien dices, no se pueden juntar mil cacharros para luego tirarlos.
    Un abrazo preciosa. Feliz finde.

    ResponderEliminar
  4. Me encantan los panes, siempre tengo para desayunar...pero como soy una vagoneta los hago en la panificadora....besinos solete

    ResponderEliminar
  5. Ultimamente hago poco pan ,pero me gustan tus recetas y siempre las guardo ,a ver si la hago y te cuento,la pinta es espectacular
    besitos

    ResponderEliminar
  6. Menuda pinta amiga! Un pan de lujo. BSS guapa y feliz finde!

    ResponderEliminar
  7. Marisa que bien te ha venido encontrar el molde olvidado. Te ha salido un pan maravilloso, pero claro, que pan no te sale a ti que eres una experta en este terreno?!

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Una maravilla, como todos tus panes!! Y que bien aprovechado el molde de aluminio!! No se puede reciclar mejor!! Bs.

    ResponderEliminar
  9. Marisa me parece genial que lleves este pan a tu proyecto del Desperdicio 0, pues un pan como éste es una joya para tenerlo a mano. Me gusta como te quedó en el molde, tan redondo y con esa pinta que siempre tienen tus panes. Nunca he metido las masas de pan en el frigo, no me ha hecho falta pero lo tendré en cuenta. Un beso!!!

    ResponderEliminar
  10. Hola Marisa! Si, ya te leí jjj, y me pareció divertido. Creo que lo he hecho bien ¿o no? Con estos trajines de vida que llevamos la cabeza no está en lo que debe estar. Te doy permiso para avisarme cada vez que lo desees, yo encantadísima de que te acuerdes de mi. Jamás se me ocurriría renunciar a un trocito de cualquier pan que has publicado, lástima que no pueda hacerlo. Yo soy de comer pan, pero delicadilla, si no me gusta no lo como, tampoco es que me harte, lo suficiente, porque creo que el pan es salud, digan lo que digan. Lo cierto es que éste de hoy es una maravilla, me lo llevaría sin dudarlo. Gracias Marisa, preciosa. Un beso grande.

    ResponderEliminar
  11. Hola Marisa, te ha quedado espectacular, y con espelta que me chifla. Hay que ver lo que disfrutamos con los panes, es una pasada! Yo quiero más de una rebanada, jaja!
    Besos :)

    ResponderEliminar
  12. Te ha quedado un pan de relujo y seguro que está de rexupete 😋
    Yo he empezado a comprar ese tipo de molde desde que tengo la crockpot pues su tamaño es ideal para hacer tartas en ella y también los uso más veces .
    Bicos mil wapisima 😘

    ResponderEliminar
  13. Que pan mas rico Marisa , con lo panadera que yo soy este pan me esta llamando a gritos jaja
    besinos

    ResponderEliminar
  14. Sabes yo tengo dos moldes para hacer pan ya hace bastante tiempo y aun no he utilizado me gusta hacer el pan a mi aire y sin moldes, creo que es como mejor quedan.
    A ti te ha quedado un pan delicioso con esa harina de espelta y bien crujiente por fuera.
    Un besito

    ResponderEliminar
  15. Qué pinta más buena tiene tu pan, Marisa. Me dan ganas de ponerme a hacerlo ahora mismo. Como tuvo que salirte una hogaza bien hermosa, me llevo un trocito y la receta pues, aunque yo no sé hacer pan, la elaboración de éste me parece relativamente sencilla e intentaré hacerlo, aunque no me quedará tan bonito como el tuyo.
    Un beso y feliz semana.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.