Mermelada de manzana teñida de cereza, 1 +/- 100, desperdicio 0

17 Comentarios


Las primeras cerezas que compré no eran demasiado buenas. Menos mal que compré pocas, pero así y todo, se quedaron olvidadas en la nevera. Tras una semana esperando, alguna ya se había puesto fea y las hubiera tenido que tirar. No tenía más y la única fruta con la que la podía combinar era la manzana.

Me gustan las mermeladas en las que la manzana predomina y es otra fruta la que le da color y es por eso, que casi siempre la empleo en mermeladas en las que reciclo otro tipo de fruta en mayor o menor cantidad. Entre ellas, os recuerdo la Mermelada de manzana y papaya, cuyo color era precioso, pero como en la que hoy os presento, la manzana le confería su especial sabor. Otra que también os recuerdo es la Mermelada de manzana, zanahoria morada y vino, también una receta diferente de mermelada en la que la manzana era la reina, pero no del color. Pero si os recuerdo la Mermelada de manzana y chocolate, igual os apetece probarla en seguida. No puedo dejar fuera de este recordatorio a la Mermeladas de cerezas a la pimienta que publiqué el año pasado y os recomiendo. Seguro que la repito esta temporada.

Como ya tengo otras mermeladas de cereza y manzana en el blog, pero diferentes todas, se me ha ocurrido incluir en el título la palabra “teñida” porque realmente el sabor predominante es el de la manzana y la cereza le da color y un punto de sabor. Está claro que podéis adaptar las cantidades de fruta a vuestro gusto. Como la voy a consumir en seguida, puse muy poca cantidad de azúcar de abedul y no me arrepiento porque el sabor para mí es delicioso y el dulzor, también.

Puse la fruta troceada y al final, preferí triturarla. El agar-agar lo considero opcional porque en 40 minutos, la mermelada cuajó sin problema. Otra mermelada que también va a formar parte de mi proyecto 1 +/- 100, desperdicio 0. Si queréis ver la lista completa de mis mermeladas y compotas, que es bastante larga, pinchad aquí.




Ingredientes (1 bote y medio) 

- 100 g de cerezas 
- 450 g de manzana 
- 100 g de azúcar de abedul o de azúcar 
- zumo de un limón 
- 1 cucharadita de postre de agar-agar en polvo (opcional) 

Antes de empezar… 

- Deshuesar las cerezas y lavarlas. Pelar la manzana, quitarle el corazón y cortarla en trozos grandes. 

- Si no lo hemos hecho, esterilizar los tarros en agua hirviendo y dejarlos boca abajo sobre un paño. 
Preparación en TMX 

- Poner en el vaso las cerezas, la manzana, el azúcar de abedul o azúcar y el zumo de limón. Programar, 30 minutos, 100º, velocidad 1. Comprobar la cocción y si es necesario, programar más tiempo. Yo añadí 10 minutos a la misma temperatura y velocidad. Como tengo ahora el TMX 6, coloqué sobre la tapa la rejilla que viene ahora con este modelo y que queda incorporada sobre la tapa cuando ésta se cierra. Si utilizáis otro modelo, colocar el cestillo sobre la tapa. 

- Agregar el agar-agar cuidando de que no caiga sobre las cuchillas. Remover con la espátula y programar, 3 minutos, 100º, velocidad 1. 

- Si se desea totalmente triturada, programar 1 minuto, velocidad 6. 

- Terminado el tiempo, si la mermelada ha reducido y está brillante, estará lista. También se puede hacer la prueba de poner una cucharadita sobre un plato que hayamos tenido en el congelador. Si la mermelada se desliza lentamente, está en su punto. 

- Verter la confitura en los tarros esterilizados, taparlos y darles la vuelta, colocándolos sobre un paño de cocina. Esperar a que enfríen e introducirlos en la nevera. 

Preparación Tradicional 

- Introducir todos los ingredientes menos el agar-agar en una cazuela. Cocer a fuego vivo los primeros 5 minutos y después bajarlo y seguir removiendo de vez en cuando hasta que la mezcla vaya espesando. 

- Añadir el agar-agar, remover y cocer hasta que la mermelada haya espesado. 

- Terminado el tiempo, si la mermelada ha reducido y está brillante, estará lista. 

- Si se desea totalmente triturada, pasarla a un vaso de robot o batidora y triturarla hasta obtener la textura deseada. 

- Verter la confitura en los tarros esterilizados, taparlos y darles la vuelta, colocándolos sobre un paño de cocina. Esperar a que enfríen e introducirlos en la nevera. 
Notas: 

- Para comprobar el espesor de la confitura, se puede hacer la prueba del plato frío. Se trata de poner un pequeño plato en el congelador. Cuando la confitura esté lista, verter un poco en el plato y si al moverlo la confitura no se desliza fácilmente por el plato, está lista. 

- Con el agar-agar hay que controlar cantidades y tiempo de cocción porque si nos pasamos, queda en vez de una mermelada una gelatina dura. En esta mermelada, tal y como he comentado antes, tal vez no era necesario porque lleva manzana. Si utilizáis azúcar, igual es suficiente con controlar el tiempo de cocción. 

Bon profit!

17 comentarios:

  1. soy una fan de las mermeladas, de la manzana y sobre todo de las cerezas....Vamos que esta mermelada no tiene desperdicio.
    besinos

    ResponderEliminar
  2. Me gustan las mermeladas caseras, aunque no preparo más de dos o tres y de manzana nunca. Esas combinaciones teñidas que haces me parecen muy prácticas para conservar fruta y potenciar sabores y seguro que a ricas no les gana nadie. El color que presenta es precioso, dan ganas de extenderla en el pan enseguida. Estupenda receta de aprovechamiento.
    Bss

    ResponderEliminar
  3. La mermelada de manzana no falta en mi despensa , es un básico y la suelo utilizar siempre en los diferentes sabores que preparo con otras frutas, en mayor o menor medida según toque.
    Te ha quedado espectacular de color y de textura. Me encanta !
    Un abrazo y feliz lunes.

    ResponderEliminar
  4. Qué color tan bonito tiene!! imagino el sabor, ese puntito de cerezas le tiene que dar un toque especial!!Bs.

    ResponderEliminar
  5. Me ha llamado la atención la palabra "teñida" claro que es un colorante totalmente natural y aunque no predomine algo de sabor aportará. Buena textura y seguro que muy rica.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Marisa me parece una forma maravillosa de dar una segunda oportunidad a esas cerezas que no eran especialmente buenas. Me ha encantado la combinación y esa textura pinta más que bien.

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  7. Bueno Marisa!! Eres la reina de las mermeladas.
    Tienes una colección que da envidia!! Y a cual más rica y original!!
    Ésta se ve impresionante con ese color. Me la comería a cucharadas jeje

    besos

    ResponderEliminar
  8. Marisa , que buena pinta , estoy segura que saliendo de tus manos estará exquisita
    besinos

    ResponderEliminar
  9. Qué bonita se ve! Imagino lo buena que debe estar. Sin duda, manejas a la perfección las mermeladas. Mi enhorabuena por tu trabajo, amiga. Siempre pienso en hacer mermeladas y al final me desanimo porque no las gastamos. Es una pena dedicarte a ellas para que se queden olvidadas en el frigo. Recuerdo una que hice, con especial cariño, que estaba genial, fue hace tres años, en Soria. Andábamos por esas tierras entonces y teníamos junto a la casa un moral gigante. Cómo no hacerla! era un regalo de la naturaleza delante de mis narices. Y la hice. Aprovechando las deliciosas mantequillas sorianas, todas las mañanas desayunábamos tostadas maravillosas, que sabían a gloria bendita, mezclando con la mermelada de moras.fue nuestro desayuno aquel verano.No lo olvidaré. En fin, cuentos de Colás y Colasa, como decía mi madre. Un beso grande preciosa.

    ResponderEliminar
  10. Mi Marisa querida, ando revoloteando esta nochecita aprovechando un ratito para adelantar cuaderno de visitas, que ando más fuera de casa ultimamente. Al ver todas las mermeladas que nos recuerdas, son flechazos rotundos para mi corazón y gusto. Esta mermelada de manzanas con ese lindo color que le aportan las cerezas es una sinfonía suave y delicada de sabor que se ve en cada foto, unas ideas originales como dice Pepi y con ese buen gusto que tienes, definitivamente nada como aprovechar frutas que parecen que ya no dan más y mira el vuelco que se le puede dar a estos alimentos, un resultado de lujo con esta mermelada casera hecha con cariño y con el punto perfecto de dulce (para mí ideal, siempre pongo un 20%, claro para consumirla rápido pero me encanta que sepa más a fruta que a dulce la verdad), nada como poder decir "sabemos lo que tiene", "hecho con amor", "hecho a la medida de nuestro gusto"...
    Te mando un abrazo grande, apapachado y refrescante para ti, ahora mismo ando en modo frío con una taza de aromática y calcetines de lana, un contraste de opuestos imagino rotundo, estaré medio intermitente, no quiero cerrar del todo, aunque no me rinde el día con visita, vamos a ver cómo vamos, mil besos bonita

    ResponderEliminar
  11. Pues el colorcito es la mar de apetitoso. Buena idea combinarla con manzana. Una mermelada original y deliciosa. BSS linda!

    ResponderEliminar
  12. Con lo que me gustan a mi las mermeladas no te imaginas como me tientas uuuummmmmmmmm
    Te ha quedado de relujo no lo siguiente y no dudo lo mas minimo que este de rexupete, me encantan todos los ingredientes ademas del precioso color que tiene .
    Bicos mil wapisimaaaaaaa.

    ResponderEliminar
  13. Siempre tengo mermelada de manzana ya que la uso para muchas recetas ,con cerezas no la he probado ,pero con ese color es irresistible ,el sabor ya me lo imagino
    besitos

    ResponderEliminar
  14. Sencillamente .....quiero un tarro que maravilla de mermelada Marisa,eres un crack¡¡
    Me despido máñana con algo dulce hasta septiembre
    Feliz verano y hasta la vuelta
    Muchos besitos¡¡

    ResponderEliminar
  15. Querida Marisa aunque estoy fuera por vacaciones blogueras, no quería pasar por alto una de tus magníficas mermeladas. Sé que la manzana combina a la perfección con otras frutas, de hecho hice con mi hermana unos tarros de manzana con mango y naranja, y también con fresas y cerezas, y fueron de lo mejor que he comido en mi vida, especialmente la de cerezas, ese color tan impresionante y ese puntito entre amargo y dulzón, fue lo máximo. Con gusto metería una cucharilla en ese tarrito y me lo comería tal cual, estilo compota.
    Besos y nos vemos

    ResponderEliminar
  16. Sólo he utilizado manzana en una ocasión para hacer mermelada y no me gustó la textura, quedó como granulada; pero la tuya parece tener una textura perfecta. Supongo que en eso influye mucho la clase de manzana. Tengo que hacerla antes de que la plaga de insectos que ataca este año mis cerezos me deje sin fruta.
    Las fotos, preciosas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Hola, no pensarías que me a ig¡ba a perder ¿ Verdad?, jajaj!!, Pues ya me estoy levando un botecito pues esto debe estar delicioso. un beso muy grande!!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.