Sopà de mi madre


Me podéis decir que ya he publicado otra receta de Sopà y otra más de natillas sin azúcar. Es verdad y la receta es casi la misma, pero en cada receta hay pequeños cambios.

Hoy os pongo la auténtica receta de mi madre, la de su familia, la de toda la vida con una sóla modificación: En mi familia, antes de que conocieran la maicena, utilizaban almidón. Yo recuerdo perfectamente, cómo disolvían el almidón primero y después lo añadían para que espesara. Lo que aún me deja asombrada es que ese almidón, lo utilizaban también para poner bien tersos los manteles de malla que hacían mi abuela y mis tías. 

Creo de todas formas, que me gusta tanto la sopà, como se llama en mi casa y en mi tierra o las natillas, como la conocéis vosotros, que tal vez por eso, no me importa volver a presentaros la receta de nuevo y esta vez hasta he utilizado los platitos que mi tía María, de la que ya os hablé, utilizaba para que disfrutáramos esta rica receta que se hace en nuestra familia de toda la vida. Ella las hacía casi siempre con galletas, pero a mi madre le encanta, al igual que a mí, la mona. La diferencia en el sabor y en la textura, se nota.

Me queda por añadir, que la sopà con mona de Pascua, es fácil deducir que se hacía al acabar la Pascua para aprovechar la mona seca o dura que había sobrado. Como en mi pueblo se vende todo el año, mi madre aprovecha para hacerla cuando apetece o para alegrar a mi cuñado, que le encanta. Yo, esta vez, he aprovechado que hice en mayo dos monas grandes, una para llevársela a ella y la otra la congelé en trozos. En algunos sitios, no se le ponen las yemas, pero en casa siempre y creo que queda más sabrosa.

Siempre nos queda más espesa y nos gusta así. Para nosotros unas natillas líquidas, no son unas natillas. Y no olvidéis pronunciar bien el nombre. La tilde en la “à” la diferencia de una sopa salada y eso puede llevar a confusión.

He utilizado la mona que hice en Pascua y tenía congelada. Nada que ver con la mona (panou) que hice la primera vez. Siempre mejoramos. ¡Qué rica! y con esta mona, todavía más. Podría ser una receta para Reciclando Sabores, ¿verdad? Ayer me comí el último platito. Lo siento, pero ya no queda ni una cucharadita.


Ingredientes

Os pongo la receta original y mi adaptación en otro color.

- 1 taza y ½ de azúcar (130 g de azúcar o 65 g de tagatosa)
- 3 yemas
- 1 taza de almidón (1 cucharadita y media de maicena)
- 1 litro de leche (600 g)
- canela molida
- mona seca a gusto


Preparación en TMX

- Verter el azúcar o la tagatosa en el vaso y programar, velocidad 7-9. 

- Bajar los restos de las paredes hacia las cuchillas y añadir el resto de ingredientes. Programar, 7 minutos, 90º, velocidad 4.

- Mientras se hace la sopà, cortar los trozos de mona con cuidado y colocarlos en los platos o en una fuente. Si nos gusta que queden mojados, empaparlos con un poco de leche; si nos gusta que queden más secos, dejarlos como están.

- Cuando termine el tiempo, parar la TMX y verter las natillas en los platitos o en la fuente.

- Esperar a que se enfríen y meter en la nevera. Antes de servir, si os gusta, espolvorear con canela molida.


Preparación tradicional de mi madre

- Pesar todos los ingredientes. 

- Separar las claras de las yemas. Guardar las claras.

- Separar un poco de leche en un vaso y diluir la maicena. Remover bien para que no queden grumos.

- Batir las yemas muy bien batidas. Reservar.

- En un cazo de fondo grueso verter la leche restante junto con las yemas batidas, añadir el azúcar o la tagatosa y remover bien. 

- Poner el cazo en el fuego, no debe estar muy fuerte. 

- Dejar que la leche se caliente pero sin que llegue a hervir. Cuando esté bastante caliente, verter la leche en la que hemos diluido la maicena. No dejar de remover. Es importante que no se pegue.

- Cuando espese, sacar el cazo del fuego.

- El resto, como en la preparación en TMX.

Notas:

- Si no tenéis mona, es facil que así sea, utilizad bizcocho o galletas, pero no es lo mismo. El sabor que le confiere la mona, me encanta y es diferente.

- Si las hago con la TMX, pongo los huevos enteros, pero de la forma tradicional, lo hago como mi madre, sólo las yemas.

Bon profit!

Comparte o Imprime este Post:

Y ADEMÁS EN EL BLOG

22 comentarios:

  1. Qué bueno! Nada como las tecetas de mamá...

    ResponderEliminar
  2. Marisa siempre aprendo algo contigo.

    Cuando he visto el nombre de la receta, la tilde me ha llamado la atención, pero claro he pensado, no puede ser que ella ponga acento donde no debe haberlo, al leer la entrada quedan aclaradas mis dudas.

    Otra cosa que llama mi atención, es la forma de incluir la mona, en casa siempre las natillas con galleta, pero sobre , no bajo, ves otra cosa que me parece estupenda.

    Te veo nostálgica amiga mía, un beso para tu madre, yo añoro mucho a la mía.

    Felicidades por esta sopá, llena de tradición y recuerdos.

    Bss.

    ResponderEliminar
  3. Esos pequeños cambios hacen de cada receta algo distinto, precisamente de ahí viene el nombre de mi blog. Daca una al cocinar introduce su toque variando así el sabor de una misma receta así que tomo nota de esta sopà de tu madre.
    Un besito desde Las Palmas y feliz semana.

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja, cuando he leído sopa creía que era algo salado, nunca me esperaba que fuera dulce, y resulta que son natillas,jajajjaj, se ven deliciosas, y el almidón se utilizaba antes como espesante. bs.

    ResponderEliminar
  5. me encanta tu receta Marisa, me dejas fría con el almidón!! jajaj si me acuerdo que lo utilizaban en la plancha pero no de comida !!mira tú!!! las natillas o sopá tambien las hace byPalmiria pero como aquí no hay constumbre de mona de Pascua (en general son tartas) ella le pone bizcochos de soletilla que moja con almíbar con Sansón, jajaj, el alcoholín que nunca falte, bsss qué suerte poder recopilar estas fantásticas recetas ¿no te parece?. pasa un buen día

    ResponderEliminar
  6. Menuda pinta tiene !! que curioso lo del almidón, yo lo utilizaba para almidonar una cofia que teníamos que usar en la pastelería , mi madre hacia unas sopas de leche muy ricas , pero diferentes a estas.
    me encantan los platitos !! son una preciosidad
    besitos

    ResponderEliminar
  7. uhmm..esto me encanta!..aquí se comen mas las natillas con galletas,pero recuerdo que mi madre aprovechaba los restos del rollo de san blas(que como estaba bendecido como se iba a tirar)...y lo ponía en las natillas y me gustaba mucho.
    Me gusta mucho la presentación de esta sopá,con la mona finita en el fondo...no dudes que lo voy a copiar.
    besets!

    ResponderEliminar
  8. Una receta tradicional muy rica y si es servida en esos cuencos tan bonitos, mucho más rica aún
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Marisa qué delicia y qué receta más original, y más viniendo de tu madre....ainssss las recetas de las madres son las mejores y tú la has bordado...Me llevo un poquito guapa. besetssss

    ResponderEliminar
  10. Mare meua quina pinta mès bona!!! eixa cau segur .

    ResponderEliminar
  11. ¡Para repetir! Por la pinta que tiene ... si, sí, por la pinta que tiene, ya sé que este es el comentario más fácil de hacer, pero es verdad. Por la pinta que tiene, debe ser de estos postres que te llevas al sofá y eres capaz de levantarte y volver a la cocina a por otro ¿me equivoco?

    EN un principio por el bizcochito me ha recordado a cuando yo le ponía bizcocho a la base de las natillas en vez de la típica galleta María, que tampoco se la pongo, pero leyendo la receta me he dado cuenta que es diferente.
    Buen rescate el tuyo éste de las recetas familiares!!!!

    B7ssss, antes nos hemos cruzado por la blogosfera

    ResponderEliminar
  12. Marisa , las recetas de siempre son las mejores verdad? , es una pena que no quedase ni una cucharadita para poder ir a tu casa a probarla jaja , tiene muy buena pinta
    besinos guapa

    ResponderEliminar
  13. Que pena que no te quede ningún platico de esa sopá (con acento) , me encantaria comerme uno ahora mismo!!
    Que cosa mas rica... tiene que estar para chuparse los dedos, me encantan las natillas caseras y encima de esa mona... ummmm... deliciosa!!! Bs.
    Julia.

    ResponderEliminar
  14. Que sopa tan deliciosa, no pense yo que fuera dulce , vaya todo un manjar que seguro que tu madre le dara ese toque que solo ellas saben darle, estoy por ir a por una cuchara y ponerme hasta las trancas como se dice por aqui jeje...Bessss

    ResponderEliminar
  15. Las recetas de casa , las que siempre recordamos son las que mejores recuerdo nos traen y seguro que las que más nos gustan porque siempre se hicieron con mucho cariño!! Como ´´esta que nos traes que debe estar deliciosa!! Besoss

    ResponderEliminar
  16. Marisa, pensaba que era una sopa salada jejje que sorpresa mas dulce jajja.
    La recetas de las madres son las mejores y esta lo es .. me gusta mucho
    Besinos
    El Toque de Belen

    ResponderEliminar
  17. Muchas gracias Marisa, que buena receta nos traes y como las de las madres no hay.nada.Bssss y buenas noches.

    ResponderEliminar
  18. Es que el almidón da para mucho!!!
    Yo soy de la generación maizena, no he conocido otra cosa, pero sí había oído hablar a mi abuela de él.
    No conocía esta receta, tiene un aspecto realmente increíble.

    ResponderEliminar
  19. Viva tu madre que cosa mas rica, enhorabuena sigue así, un beso.
    LAS DELICIAS DE MAYTE

    ResponderEliminar
  20. Me encantan las recetas "heredadas" o las "boca a oído", porque son las mejores... y ésta es realmente espectacular!, se me antoja deliciosa! Me la apunto para hacerla, pero como digo siempre lo perfecto sería que la primera vez de conocer un plato te invitasen, para luego saber cómo tiene que salir, ja, ja
    Besos y buena semana!

    ResponderEliminar
  21. Cuando sobra mona, yo también hago sopà, a mi marido le encanta y es una receta muy habitual en su casa de toda la vida. La verdad es que cada familia tiene la suya y todas están buenísimas. Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  22. Hola marisa!! perdona por llegar tan tarde, pero es que el fin de semana ha sido muy ajetreado , no he tenido tiempo de nada. pero ya estoy aquí para disfrutar de tu receta, me ha encantado tal como se comen estas natillas o sopas en Valencia. Una delicia y presentadas en estos platitos ya es para disfrutarlas con agrado y con mucho gusto!!! Muchas gracias por compartir estas joyas!!un beso cariño

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.