Empanadillas de mango y albaricoque al cointreau


Con esta receta participo en el concurso Nuestras mejores recetas, del blog, La cocina de Angie en el apartado de postres. 

Además he presentado en este concurso estas dos recetas:


La receta que os presento no es una receta fácil para los cocineros primerizos, es entretenida, pero está deliciosa. Yo la hago con diferentes rellenos, en especial, fresas y coco, pero esta vez he querido inventar un relleno con una fruta de temporada que es mi preferida desde que era niña y que ahora no disfruto mucho porque nunca la encuentro a mi gusto, los albaricoques. Os cuento. Cuando era niña, en mi casa había un huerto: flores de diferentes tipos, rosales, unos naranjos (no es normal ver naranjos en mi pueblo porque hace frío), un nisperero, pero sobre todo un maravilloso albaricoquero que daba unos albaricoques a los que llamamos "albercocs de la galta roja”. (mejilla roja, traducción literal del valenciano). Esta variedad posee una piel atractiva, mitad rojiza y mitad amarilla o naranja, y su pulpa es anaranjada y de sabor dulce.

Estaba acostumbrada entonces a comer los albaricoques bajo el árbol y bien maduros. Por eso ahora, me es imposible encontrarlos y no me gustan los que hay en las tiendas, porque para mí siempre están demasiado verdes.

Y os preguntaréis qué fue de aquel maravilloso árbol, pues por desgracia se secó y lo convirtieron en un bonito banco. 

Así que el otro día vi albaricoques de la galta roja en su punto justo de maduración y compré sólo los justos, los que necesitaba para elaborar estas empanadillas (y alguno que cayó en el camino…) y olvidé dejar alguno para la foto.

El otro ingrediente, el mango, simplemente, porque me gusta y últimamente lo encuentro maduro, ideal para este tipo de postres. La primera vez que las hagáis, os será un poco difícil, especialmente, si nunca habéis hecho empanadillas o este tipo de pastelitos. Seguid mis consejos y no os desaniméis porque el resultado vale la pena.

Espero que os guste.
Ingredientes

Para la masa

- 160 g de leche semidesnatada o entera
- 400 g de harina de repostería
- 30 g de levadura de panadero fresca
- 60 g de mantequilla
- 40 g de azúcar
- 1 pizca de sal
- 1 huevo + 1 yema
- leche + 1 yema para pintar y sellar las empanadillas

Para el relleno

- 2 mangos (200 g)
-150 g de albaricoques dulces (en su punto justo de maduración)
- 3 cucharadas de azúcar moreno
- 2 cucharadas de Cointreau

Para el glaseado

- 1 cucharada de zumo de limón
- 10 g de mantequilla fundida
- 100 g de azúcar glas
Preparación con TMX

- Poner en el vaso la leche, programar 1 min, 37º, velocidad 1.

- Añadir la levadura, programar 4 seg, velocidad 6.

- Añadir la harina, programar 2 min, vaso abierto, velocidad espiga. Si es necesario, añadir un poco más de harina.

- Sacar la masa del vaso y dejar leudar en un recipiente tapado con un paño de cocina, durante 20 min.

- Mientras tanto, cortar la fruta en dados, ponerla en un recipiente y añadir el azúcar y el Cointreau. Remover con una cuchara y dejar reposar.

- En el vaso, incorporar la mantequilla, el azúcar, la sal, el huevo y una yema. Programar 1 min, 37º, velocidad 3. Volver a colocar la masa en el vaso y volver a amasar 1 min, 30 seg, vaso abierto, velocidad espiga.

- Sacar la masa del vaso y dejar reposar hasta que haya doblado su volumen.

- Precalentar el horno a 180º.

- En una bolsa de plástico alimentario, dibujar un círculo del tamaño deseado. Cortar con unas tijeras. Utilizaremos esta plantilla para dar forma a las empanadillas y para doblarlas más fácilmente.

- Volver a trabajar la masa y extenderla aplanándola con un rodillo sobre la plantilla de plástico. (Es conveniente que el rodillo esté enharinado cada vez para que la masa no se pegue y nuestras manos también)

- Recortar el exceso de masa con la ayuda del plato. Poner en cada círculo una cucharada de fruta una vez colada para que el almíbar no estropee la masa. Es posible que si ponemos un exceso de relleno, éste se nos salga.

- Doblar los círculos por la mitad para hacer las empanadillas, presionar los bordes y pinchar con la ayuda de un tenedor, o pincelarlos con leche para que se peguen bien.

- Colocar las empanadillas en una plancha de horno en la que habremos colocado papel vegetal. Pintar las empanadillas con leche y la yema restante.

- Cocer en el horno precalentado a 180º unos 20 min o hasta que estén doraditas.

- Preparar el glaseado. Glasear el azúcar unos segundos velocidad progresiva 5-10. Poner la mantequilla en el vaso, programar, 2 min, 50º, velocidad 2. Añadir el azúcar y el zumo de limón. Pintar las empanadillas y dejarlas secar.

- Servir frías o templadas.
Preparación tradicional

- En un recipiente poner la harina y hacer un volcán. En el medio añadirla levadura y echar la leche tibia. Amasar bien. Si es necesario, añadiremos un poco más de harina.

- Dejar leudar en un recipiente tapado con un paño de cocina, durante 20 min.

- Mientras tanto, cortar la fruta en dados, ponerla en un recipiente y añadir el azúcar y el Cointreau. Remover con una cuchara y dejar reposar.

- Derretir la mantequilla en el microondas, añadir el azúcar, la sal, el huevo y una yema. Añadir esta mezcla a la masa y amasar de nuevo. Si es necesario ir añadiendo un poco de harina hasta que la masa sea elástica y se pueda moldear.

- Dejar reposar la masa hasta que haya doblado su volumen.

- Precalentar el horno a 180º.

- En una bolsa de plástico alimentario, dibujar un círculo del tamaño deseado. Cortar con unas tijeras. Utilizaremos esta plantilla para dar forma a las empanadillas y para doblarlas más fácilmente.

- Volver a trabajar la masa y extenderla aplanándola con un rodillo sobre la plantilla de plástico. (Es conveniente que el rodillo esté enharinado cada vez para que la masa no se pegue y nuestras manos también)

- Recortar el exceso de masa con la ayuda del plato. Poner en cada círculo una cucharada de fruta una vez colada para que el almíbar no estropee la masa. Es posible que si ponemos un exceso de relleno, éste se nos salga.

- Doblar los círculos por la mitad para hacer las empanadillas, presionar los bordes y pinchar con la ayuda de un tenedor, o pincelarlos con leche para que se peguen bien. 

- Colocar las empanadillas en una plancha de horno en la que habremos colocado papel vegetal. Pintar las empanadillas con leche y la yema restante.

- Cocer en el horno precalentado a 180º unos 20 min o hasta que estén doraditas.

- Preparar el glaseado. Poner la mantequilla en el microondas hasta que se derrita, con la ayuda de un tenedor iremos añadiendo el azúcar y el zumo de limón, hasta que tenga textura de glaseado. Pintar las empanadillas y dejarlas secar.

- Servir frías o templadas.

Consejos: 

- Utilizar la fruta para hacer las empanadillas en el mismo día para que no se pase.

- Consumirlas rápido, no por la masa, sino por el relleno.

- Es mejor colar la fruta antes de rellenar las empanadillas. Yo no lo hice muy bien, y costaba cerrarlas.

- Podéis poner cualquier relleno de fruta.

Bon profit! 
 
Albaricoques de la "galta roja"


Comparte o Imprime este Post:

Y ADEMÁS EN EL BLOG

24 comentarios:

  1. Es muuuuuy entretenida.
    Pero seguro que merece la pena, cien por cin casera y con unos sabores maravillosos.
    La verdad es que más que ponerme a ello, me gustaría tomarme unas cuantas de esas tuyas... no tengo tanto tiempo! ;-)

    ResponderEliminar
  2. Menuda pinta tan deliciosa y que combinación de sabores tan original, tienen que saber a gloria!

    Nunca hice empanadillas caseras, pero seguiré tus consejos e intentaré no desanimarme! :)

    Un besote enorme

    ResponderEliminar
  3. Isabel, la cocina a veces nos come el tiempo, pero si disfrutas...
    Son totalmente caseras y están ricas.
    Carrot cake, no te desanimes y prueba a hacerlas con el relleno que te apetezca.

    ResponderEliminar
  4. Marisa, me gustan mucho a mi estas empanadillas¡¡¡¡, y con ese relleno Mmmmmm, es que se me hace la boca agua hija, esto no es normal ¡que acabo de comer!. Mucha suerte en el concurso. Un besin

    ResponderEliminar
  5. Gracias Ana, las dos publicando empanadillas dulces, un besito

    ResponderEliminar
  6. Con estas dos frutas tiene que tener muy buen sabor, menos mal que has encontrado unos buenos albaricoques porque muchas veces es como si comieras agua, sin sabor a nada, será porque también recuerdo el árbol que tenían mis abuelos cuando era pequeña y eran pura miel de dulces.
    La masa también tiene muy buena pinta, naturales cien por cien.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Vaya, no soy la única que recuerda albaricoques de la infancia. No son fáciles de encontrar, o sin sabor, o verdes, o pasados. Todo natural, siempre Ana. Besos

    ResponderEliminar
  8. Wowwww Marisa, que ricas estas empanadillas, leyéndote lo del albaricoquero me has recordado que cuando iba a casa de un compañero que tiene una casita en Murcia, el tenia uno también, y no veas que delicia, ahora para ver en el mercado algo parecido te cuesta mucho.
    También es una de mis frutas preferidas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Suerte en el concurso, que se me olvidaba decírtelo.

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Marisa! Vaya empanadillas ricas, con lo que me gusta el mango. Un besito!

    ResponderEliminar
  11. Fermín, cambio de foto, no te había reconocido, jaja. Vaya con los albaricoques. A mucha gente le chiflan.
    Angie, un placer haber participado, aunque la receta dulce me ha costado mucho decidirla. Un beso a los dos

    ResponderEliminar
  12. que empanadillas más apetecibles, se ven deliciosas con ese colorcito


    ¡¡besos¡¡

    ResponderEliminar
  13. Gracias Lola por pasarte por mi blog. Un beso

    ResponderEliminar
  14. Se ven fantasticas ,,es un sabor que no imagino ..pero que probare ..suerte en el concurso ,.bssss MARIMI

    ResponderEliminar
  15. muy entretenida pero seguro que deliciosa! a mi tambien me encantan los albaricoques, me han regalado unos cuantos, voy a compartirlos contigo...un besset!

    ResponderEliminar
  16. Por favor que ricooo, esperame para comer que voy con la cuchara, un besico.

    ResponderEliminar
  17. Grcias a todas. Agradezco mucho vuestros comentarios. Besos

    ResponderEliminar
  18. Sí son entretenidas pero me da a mi que el resultado merece la pena.
    Me las llevo para probar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. A mí me han gustado Alicia. Y eso de currar en la cocina se ha convertido en vicio, sano, claro, Gracias y un beso

    ResponderEliminar
  20. Por favor que ricooo, espérame para merendar que voy..., un besico.

    ResponderEliminar
  21. Hola Marisa, te devuelvo la visita y me quedo de seguidora.
    Voy a echar una visita a tu cocina.
    Si que soy de Alcoy, pero vivo en Murcia hace ya 39 años, pero las raices son las raices.
    Besets

    Estas empanadillas con mango, deliciosas.

    ResponderEliminar
  22. Ay Carolina, que no puedes comértelo todo. gracias guapa.

    Reme, muchas gracias, es verdad que las raíces son las raíces. Besets y gracias

    ResponderEliminar
  23. Sirve la levadura royal?
    una pinta bueniiiisma :D
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nerea, bienvenida. Si la receta dice levadura fresca, igual con la levadura Royal te queda más seca, yo no la usé. Tampoco sé la dosis que tendrías que utilizar. Si fuera levadura seca de panadería sí que 5.5 g de seca corresponde a 14 de fresca. Yo probaría con la seca de panadería, pero no con la Royal. Gracias a ti

      Eliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.