Cake húmedo caqui-coco. 1 +/- 100, desperdicio 0

5 Comentarios


Esta receta de cake, es el resultado de un reciclaje que conlleva muchas reflexiones sobre el desperdicio, a primera vista invisible, de muchos alimentos (a gran escala). Reflexiones que comparto desde mi humilde blog de cocina en el llamado “primer mundo”.

Para poder explicarlo mejor, os invito a leer La paradoja: caqui y cítricos sin recolectar. Como suelo hacer en otras ocasiones, las publico el mismo día para que la información y la receta, se complementen, pero no interfieran. El tema del que os hablo me preocupa, me hace plantearme preguntas y reflexiones que quiero compartir con vosotros. 

Este cake húmedo de caqui, tiene al caqui como protagonista. El caqui que utilicé para hacer este cake, no lo compré, tampoco me lo regalaron, ni lo robé… fue un aprovechamiento totalmente diferente a los habituales en casa. Con sólo leer el título de la otra entrada, ya se adivina, pero os recomiendo buscar unos minutos y leerla completa.

Los caquis los cogí de un campo en el que dejaron muchos en el suelo tras la recolección. Todo ocurrió a finales de noviembre y todavía ahora, me quedan unos cuantos kilos en mi terraza. Si uno de los grandes pesaba 500 g, ¿cuántos kgs cabrían en 4 bolsas grandes de supermercado?

Eran caquis no “curados” y para los que no sepáis qué significa esto, os diré que los caquis, una vez, recolectados, deben someterse a un proceso especial para que pierdan la aspereza tan desagradable que les caracteriza. Como los míos, no lo estaban, los dejé madurar en la terraza como hacían en casa de mi abuela cuando yo era pequeña. Eran muchos kgs, algunos estaban ya un poco maduros o tenían alguna imperfección. También os digo que muchas ganas de ponerme con el proceso, no tenía y si os soy totalmente sincera, me gusta el caqui muy maduro, pero no áspero. Pinchad aquí y aquí para ver dos formas de hacerlo. 

Así que, después de hacer tres recetas diferentes con estos caquis, la que más me gustó fue este cake en el que también aproveché coco que me quedaba y harina integral de avena.

No es una receta copiada, ni versionada de ninguna otra. A partir de mi práctica en este tipo de preparaciones, quise mezclar los ingredientes a mi manera con el fin de no utilizar demasiada harina, ni azúcar de abedul. La cantidad de fruta y de coco en su justo punto y sólo medio sobre de levadura química para no pasarme.

El resultado, un cake húmedo en el que no predomina ningún sabor, pero se perciben. La cobertura, también fue un aprovechamiento de un membrillo pequeño y un resto de mermelada. El membrillo lo puse crudo y su acidez combina y contrasta con el sabor del cake.

El día que lo hice era 16 de enero. Mi terraza da al norte y en otoño, el sol no se suele presentar, pero este invierno, apareció por las tardes ya casi cuando la hora de su puesta estaba cercana. Llevaba varios días viendo entrar esa luz por mi ventana y dibujaba unos tonos preciosos. Decidí hacer las fotos esperando que al día siguiente fuera igual y tuve que trabajar en la terraza a contrarreloj para comprobar cómo afectaba al color naranja de mi cake, también a mis emociones. Un disfrute, la verdad.

Espero que os guste mi cake húmedo, que os leáis mis reflexiones, que lo más seguro es que no sirvan para nada, pero si encienden la “lucecita de pensar” a alguien, me alegraré mucho.

Feliz fin de semana y bienvenidos al 1 +/- 100, desperdicio 0 de febrero.
Ingredientes 

Para el cake

- 125 g de caqui maduro
- 3 huevos de gallinas felices (150 g)
- 130 g de yogur desnatado
- 75 g de coco bio
- 150 g de azúcar de abedul o de azúcar
- 100 g de harina de avena integral
- ½ sobre de levadura Royal ( 7.5 g aprox)

Para la cobertura

- 1 membrillo pequeño
- mermelada de albaricoque o melocotón (la mía casera)

* un pincel de silicona
* un molde de cake de 34 x 13 x 8 cm
* una hoja de papel sulfurizado (opcional)
Antes de empezar…

- Sacar los huevos de la nevera para que estén a temperatura ambiente.

- Quitar la piel a los caquis y extraer la pulpa. Si no está muy maduro, triturarlo.

- Pelar el membrillo, cortarlo en trozos pequeños y exprimir un poco de zumo de limón por encima para que no ennegrezca.

- El molde que yo utilicé es antiadherente. Si no tenéis la seguridad de que no se pegue, untad con mantequilla, utilizad un spray desmoldante o una hoja de papel de hornear.
Preparación en TMX 5

- Poner en el vaso el caqui, los huevos, el yogur, el coco, el azúcar de abedul o el azúcar y el aceite. Programar, 2 segundos, velocidad 6.

- Agregar la harina y la levadura química. Programar, 6 segundos, velocidad 3. Terminar de envolver con la espátula.

Preparación tradicional

- Mezclar en un bol el yogur, el caqui el coco, el azúcar de abedul o el azúcar y el aceite. Batir hasta que estén todos los ingredientes integrados. 

- Ir añadiendo los huevos de uno en uno, batir y no añadir el siguiente hasta que el anterior no esté integrado.

- Incorporar la levadura y la harina. Batir hasta obtener una masa cremosa.
Horneado

- Verter la masa en el molde y dar un golpe seco sobre la encimera para evitar las burbujas de aire.

- Distribuir los trocitos de membrillo por la superficie y pintar generosamente con la mermelada.

- Introducir el molde en el horno precalentado a 170º si es sin azúcar y a 180º, si es con azúcar. Hornear durante 50 minutos y con aire. El tiempo dependerá del tipo de horno. Si es sin azúcar, puede tardar más en estar listo. Si es necesario, tapar con una hoja de papel sulfurizado para que no se queme la superficie.

- Pinchar con un palo de brocheta y si sale limpio, está horneado.

Bon profit!

5 comentarios:

  1. Marisa,que despertar con ese cake con tu permiso me sirvo un pedacito para tomar con mi café,me encanta y tomo nota cielo,una receta con un sabor exquisito.
    Petones guapi.

    ResponderEliminar
  2. Tiene muy buena pinta... se ve tan jugosito y rico. La verdad es que no tenía ni idea de tal proceso de maduración para comérselos después. En mi mente estaba el coger la fruta, pelarla y comértela. Un beso

    ResponderEliminar
  3. EL cake se ve muy apetecible ,para un desayuno espectacular , he leído tu post completo y me parece una pena que dejen que la fruta caiga y se estropee cuando a tanta gente le vendría bien
    de momento los que tu has aprovechado no se han perdido
    besitos

    ResponderEliminar
  4. Que colorido tiene este cake!! la fotos son preciosos, y la luz inmejorable. Si está tan bueno como parece, será una gozada degustarlo!! Bs.

    ResponderEliminar
  5. lo publiqué aún, se quedó entre borradores de hace más de dos años...
    Me gustó mucho el resultado, quedo húmedo, peroooooooo, me sucedió algo loco, locooo
    Se volvió negro en el proceso de cocción, y no sé si es por lo que dices de la astringencia, no sé nada de esta fruta que la verdad no me gusta mucho solita, me parece muy dulzona, soy más de sabores ácidos, de frutos rojos e incluso de bananas o plátanos que no sean tan dulces, la variedad menos dulce. Naranjas, limones, limas, manzanas jugosas y no tan arenosas. Maracuyá, lulo, kiwi, frutas ácidas. Esa vez, quise lanzarme con el caqui y el resultado fue que se volvió negro, como si le hubiese puesto cacao. No tengo idea por qué. Pronto llegará acá el tiempo de caquis y creo que haré la receta tuya, leeré más acerca del proceso que haya que hacer con el caqui y trataré de entender sus variedades que acá hay varios tipos, uno que parece un tomate, otro como el que nos muestras, otro incluso que le dicen caqui chocolate… y ahora, me queda la duda si ese día utilicé aquella variedad…
    De tu cake, te digo que esa luz tan bonita quedo perfectamente plasmada y que se ve delicioso ese pedazo que nos compartes. Me alegra ver que de aquel campo aprovechaste para hacerte de una buena cantidad y darle mejor vida a estos frutos que se veían tristes en medio de la inmensidad de aquel campo de caquis.
    tenemos que adelantar cuaderno, un día de estos.
    esta tarde la he dedicado un poco a visitar a mis queridas amigas, comenzando contigo ;)
    mil besos bonita, feliz resto de semana

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.