Salsa de granada y mantequilla

1 Comentarios


Esta salsa de granada la hice para acompañar una Lubina en salsa de granada, pero la publico por separado, porque es perfecta para que la utilicéis como guarnición de otros platos de pescado, aves e incluso de carne. Es una salsa dulzona de color rosado a la que podéis agregar granos de granada en el momento de servirla.

A mí me ha encantado y por eso, os animo a prepararla. Espero que os guste.
Ingredientes para 2 personas

- 40 g de chalotas
- 110 g de zumo de frutos rojos o de granada (sin azúcar añadido)
- 400 g de granos de granada
- 60 g de mantequilla (la mía, baja en grasa)
*colador de rejilla fina

Antes de empezar…

- Pelar las chalotas y cortarlas en trozos. Reservar.

- Abrir las granadas y extraer los granos. Reservar.

- Sacar la mantequilla de la nevera y dejarla a temperatura ambiente.

Preparación en TMX 5

- Poner en vaso la chalota cortada. Programar, 5 segundos, velocidad 5. Bajar los restos con la espátula.

- Agregar el zumo y los granos de granada. Programar, 10 minutos, varoma, velocidad cuchara. 

- Si no se va a cocer nada en el recipiente varoma, dejar reducir la salsa programando, 5 minutos, varoma, velocidad cuchara.

- Dejar que la temperatura baje hasta los 50º y programar, 5 minutos, 50º, velocidad 2.5. Mientras, ir agregando la mantequilla por el bocal.

- Colar la salsa y verterla en un bol. Mantenerla caliente hasta la hora de servir.
Preparación tradicional

- Poner en una cacerola la chalota picada. 

- Agregar el zumo y los granos de granada. Cocer a fuego bajo durante 5 minutos de forma que vaya reduciendo la salsa.

- Apagar el fuego y dejar que la temperatura baje hasta los 50º aproximadamente. 

- Volver a encender el fuego e ir agregando la mantequilla poco a poco, removiendo sin parar hasta que se haya integrado. Cocer unos 5 minutos más.

- Colar la salsa y verterla en un bol. Mantenerla caliente hasta la hora de servir.

Notas:

- La granada debe ser de buena calidad y estar en su punto justo de maduración.

- La salsa es dulzona y la mantequilla enriquece su sabor. Yo utilicé una mantequilla baja en grasa, pero si usáis una de mejor calidad, todavía mejor, claro, si no os importa añadir calorías al plato. Espesa cuando se enfría.

- Si os gusta, os aconsejo, doblar las cantidades.

- Se conserva perfectamente en un recipiente en la nevera y no se oscurece. 

Bon profit!


1 comentario:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.