Coca de tomate y cebolla, 1+/-100 desperdicio 0

20 Comentarios


Cualquier valenciano que se precie, ama las cocas con masa de pan, cualquier valenciano y también cualquier persona que viva en el Mediterráneo. Forman parte de nuestra tradición y cultura, especialmente en verano. Se preparan de muchas formas, con diferentes ingredientes en la masa y variadas coberturas; las de verduras de verano son deliciosas. 

Para mí las cocas me regalan recuerdos de infancia, recuerdos de familia en verano, esos que nunca volverán y provocan nostalgia, pero como siempre hay que valorar lo positivo, me alegra haber aprendido con solo mirar a mi tía cuando era pequeña. Conocía los ingredientes de la masa y de la cobertura, que en mi casa y en mi pueblo, siempre han sido el tomate y el pimiento, “la coca de pimentó i tomata”. Aprendí a saber cuando la masa estaba en su punto perfecto de leudado (“quan la pasta es fa bona”) cosa fácil en verano y con mucho calor. Valoro tener la mesa antigua de mármol en la que cada verano se amasaba la coca bien grande por la mañana para tenerla lista y cenar. Poco más necesitábamos. Nos gustaba la masa gruesa, con sabor a pan, una coca cuyo olor, una vez horneada, se expandía por toda la casa. Si hubiéramos tenido vecinos cerca, se hubieran invitado sin preguntar. 

Desde que internet, los blogs y las RRSS, han entrado en nuestras vidas, todo tipo de recetas se han dado ha conocer y las cocas no han quedado excluidas. La segunda receta que publiqué en el blog es justo la Coca de pimentó i tomata de mi tía María, que después de tanto tiempo, no he sido capaz de editar para cambiar la foto tan horrible que entonces puse. Todo se andará, que he horneado muchas cocas después y lo merece. 

La que hoy publico es de aprovechamiento de harinas y de un Bitter Kas, sí, cualquier bebida gaseosa funciona y el día que la horneé, no tenía ninguna otra. Aunque la masa quedó un poco rosa, una vez horneada, no se notaba. El relleno sólo es de tomate y cebolla, para variar un poco y el olor en la cocina y en la casa, también era el de siempre. La masa la quise hacer como la de toda la vida, midiendo con vasos. Me permito la licencia de volver al pasado y medir en vasitos, espero que no os moleste. 

Reduje la cantidad de levadura, porque no tenía mucho relleno y la coca iba a ser pequeña. Con esta medida de vasos, si la queréis más grande, se tratará de utilizar un vaso de agua entero o medio y duplicar o triplicar ingredientes del relleno. Me quedaba harina de sémola rimacinata y de espelta, poca cantidad y “a ojo” fui amasando hasta conseguir una masa homogénea y elástica. Al ser verano y hacer calor, también dependiendo del tipo de harinas, se necesitará ajustar la cantidad de harinas y el tiempo de leudado, como ocurre con el pan. 

No es necesario que sea verano para poder hornear una coca. Siempre apetecen. Como la hice por la tarde, no me dio tiempo de hacer las fotos y son de la mañana siguiente. Acabada de hacer, la masa estaba esponjosa y muy buena. Aunque era pequeña, mis vecinos pueden confirmar que se comieron dos buenos trozos recién horneada. 

Como hemos aprovechado harinas y una bebida gaseosa, estrenamos el 1 +/-100, desperdicio 0 de octubre con esta coca. Adaptadla a vuestro gusto. 

Pinchad en el siguiente enlace que os dirige a los recopilatorios de cada mes para que podáis acceder fácilmente a todas las recetas presentadas en 1 +/-100, desperdicio 0 y En buena onda desde su inicio. Y si queréis saber en qué consisten los proyectos, pinchad en los enlaces o en los logos. Os invito a participar.

Ingredientes para una coca pequeña

De la masa 

- 1 vasito de café de agua o de leche 
- 1 vasito de café de aceite de oliva virgen extra 
- 1 vasito de café de gaseosa u otra bebida con gas (también cerveza) 
- harina la que admita ( yo puse trigo de fuerza, sémola rimacinata y espelta integral) 
- 5 g de levadura fresca de panadero 
- sal 

Del relleno 

- 2 dientes de ajo
- 25 g de aceite de oliva virgen extra
- 200 g de cebolla en trozos de 2-3 cm
- 70 g de pimiento verde en trozos de 2-3 cm
- 1 cucharadita de sal y una cucharadita de azúcar o azúcar de abedul
- 400 g de tomate troceado en conserva
- pimienta molida

Antes de empezar… 

- Pelar la cebolla y cortarla. 

- Lavar el pimiento, quitarle las semillas y cortarlo en trozos. 

- Pelar los ajos, quitarles el germen y cortarlos en trozos. 

Preparación en TMX 6 

- Poner en el vaso los ajos y el aceite. Programar, 3 segundos, velocidad 7. Después, bajar los restos con la espátula y sofreír 3 minutos, 120°C, velocidad 1. 

- Añadir la cebolla, el pimiento verde. Iniciar Alta Temperatura durante 20 minutos. Si no se tiene este modelo de TMX, programar 30 minutos a 120º. 

- Incorporar el tomate troceado la sal, el azúcar o azúcar de abedul y la pimienta. Programar 22 minutos, Varoma, velocidad 1. Se puede colocar la rejilla anti salpicaduras. También se puede colocar el recipiente y bandeja varoma y aprovechar para cocer verduras y/o huevos. 

- Verter el pisto en un recipiente y dejar que se enfríe.
Preparación tradicional 

- Poner el aceite en una olla grande. Cuando esté caliente, añadir los ajos picados. Sofreír sin que se quemen. 

- Añadir la cebolla troceada y el pimiento verde cortado menudo. Seguir sofriendo hasta que estén hechos. 

- Incorporar el tomate troceado la sal, el azúcar o azúcar de abedul y la pimienta. Tapar la olla o poner una tapa anti salpicaduras. Seguir sofriendo hasta que el tomate esté hecho. Lo sabremos porque el aceite se separará del tomate. 

- Verter el pisto en un recipiente y dejar que se enfríe.

Notas:  

- Al ser una receta de aprovechamiento de cebollas y pimiento, no lleva nada más. Se le puede añadir pimiento rojo y más pimiento verde. Éste último, al sofreírlo a alta temperatura, prácticamente no se nota.

- Es importante seguir las instrucciones de horneado de la masa. A nosotros en casa nos gusta gruesa, pero se puede pinchar antes de hornear para que no suba tanto. De todos modos, subió bastante a pesar de que no llevaba mucha levadura. Hace mucho calor y las masas leudan más rápido. 

- Si no es una coca de aprovechamiento de restos de harinas, como en mi caso y no la queréis integral, usad harina blanca de fuerza y agregad la que la masa admita hasta que esté manejable y elástica. 

Bon profit!

You are invited to the Inlinkz link party!

Click here to enter

20 comentarios:

  1. Las cocas a mi me suenan muy valencianas, por eso a nadie le quedan como a vosotros, al menos las que yo he probado. Como maestra panadera que eres, esa masa está pá quitá el sentío tan esponjadita, y el relleno no quiere quedarse atrás. Que suerte tienen tus vecinas, seguro que son las primeras en probar tus recetas, no creo que tengas que tirar ninguna bajo su desaprobación. En cuanto a las fotos, no te preocupes, todas tenemos un pasado nada envidiable.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Muy curioso lo del Bitter Kas, no se me habría ocurrido, pero el resultado salta a la vista porque se ve una coca estupenda, da la impresión de que el aroma atraviesa la pantalla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Marisa!
    Que buena pinta, estas masas que llevan algo encima me encantan, esta coca la has bordado....Bess

    ResponderEliminar
  4. Marisa pues si tus vecinos corroboran que te salió deliciosa, no hay más que hablar, su palabra es sagrada, y más sabiendo que disfrutaron de sus dos buenas porciones.
    En casa las cocas llegaron allá por los ochenta, cuando mi hermana mayor se casó y estuvo de luna de miel en Mallorca, la familia de mi cuñado es de allí y trajo en su maleta, además de ensaimadas, buenas recetas, como la de la coca de trempó y el tumbet, y que ella las borda, yo nunca tuve la inquietud de hacerlas ya que era ella quién las hacía siempre, pero desde que mi hermana Pilar y yo nos hicimos bloggers, empezamos a hacer un poco de todo, más allá de lo tradicional en la cocina andaluza, y tengo un par de ellas publicadas. Desde luego sigo diciendo que todos tus consejos de masas me sobrepasan, mis conocimientos en masas son limitados, pero al menos las poquitas que hago, no salen mal. No obstante siempre tendré como referente tus recetas de pan, porque son muy completas, y das tantísimos detalles que no es de extrañar, siendo tan buena maestra como eres.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola Marisa!. Me encantan las cocas saladas, probaré este tipo de masa, por el aspecto tiene que estar muy buena. También me he ido a la coca de tu tía y la probare a hacer, en cada zona ya sabes que se hace un tipo de masa.
    Espero estés bien.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola, otro mes que se llenará de estupendas recetas de aprovechamiento. Estoy tentada a irme a vivir al lado tuyo, ja ja ja, esos vecinos tienen mucha suerte. Me encanta el resultado, sin probarla sé, sin equivocarme, que es una coca inmejorable. Besos!!!

    ResponderEliminar
  7. Qué ricas están estas cocas!! Y como maestra panadera la has bordado. Un aprovechamiento perfecto!! Bs.

    ResponderEliminar
  8. Como le sacas partido a las masas 👏y con poquitos ingredientes te quedó riquísima...😏besinos wapa

    ResponderEliminar
  9. Hola Marisa. esa coca es perfecta en cualquier estación del año, es muy rica!!
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Como las masas y yo todavía no nos llevamos muy bien, mejor me auto invito a tu cocina y te robo un trozo de coca, que seguro que está riquísima y es que, ¿quién le dice que no a un pan plano bien coronado de verduras de temporada?. Yo desde luego no me resistiría. Un reciclaje de lujo,
    Cuídate. Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Que bona Marisa! Por aquí se ven mucho en los hornos tradicionales y la tuya te ha quedado ideal. Bss guapa, feliz finde!!

    ResponderEliminar
  12. Marisa tiene todo un pintón, en esas lindas fotos :-)))))

    ResponderEliminar
  13. Marisa , me encantan las cocoas y esta esta diciendo " comeme "
    besinos

    ResponderEliminar
  14. Hola Marisa!!
    Por fin vengo a ver esta estupenda coca más cerca.
    Con tan solo ver la base se sabe que está tierna y que su sabor debe de exquisito.
    Parece que tuviste en una buena profesional en tu infancia y eso hace que ahora tu también lo seas. Los recuerdos siempre forman parte de nuestra vida, y aunque esos momentos ya no vuelvan siempre estarán dentro de nosotros.

    Muchos besos!!

    ResponderEliminar
  15. Las he comido y me encantan pero nunca he hecho una coca, tomo nota de la receta a ver si me animo y me pongo a ello, gracias marisa, tiene que estar muy rica. Besos

    ResponderEliminar
  16. Hola!!

    Ohhhh como me gustan las cocas!! las empanadillas.... mira, ya estoy salivando de pensarlo. Soy una gran apasionada de ambas maravillas.
    Te ha quedado perfecta y lo del Bitter Kas curioso.

    Besitos

    ResponderEliminar
  17. Hola Marisa, gracias por la receta tan rica, me encanta. Y sabes que me la como con los ojos cerrados, más si la has hecho tú,:) Besos.

    ResponderEliminar
  18. Esa receta además de aprovechar restos es ideal para este tiempo, que ya no da pereza encender el horno.

    Gracias por compartir Marisa!

    Yo aprovecho envases vacíos 😉

    BESOS

    ResponderEliminar
  19. Las cocas son muy nuestras Marisa, y nadie las hace como nosotros jeje, es broma, pero la verdad es que las hemos tenido en casa de toda la vida y eso se nota...
    Tu coca tiene una pinta estupenda, con gaseosa o bitter no la he hecho nunca pero me parece una idea genial por si alguna vez no tengo cerveza.
    Un bst amiga.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.