Islas flotantes, Îles flotanttes, En buena onda

15 Comentarios


Me gusta que llegue el día 15 de cada mes porque vuelve a empezar En buena onda, el proyecto que coordino junto a mi amiga Elisa, Que no te falte un perejil. Os esperamos siempre con ilusión y queremos transmitiros nuestra motivación, porque os aseguro que seguimos animadas disfrutando y experimentando en nuestra cocina con un electrodoméstico que cada vez nos gusta más. Sois muchos los que nos decís, que En buena onda, os ha motivado a usar este electrodoméstico más o que habéis empezado a tomarlo en cuenta en vuestra rutina culinaria, también de vosotros aprendemos con vuestras aportaciones cada mes. Muchas gracias. 

Esta vez me he decidido a hacer una receta que llevaba mucho tiempo queriendo probar, las Islas flotantes o “Îles flotanttes”, que es como se las denomina en francés, pero también “oeufs à la neige” (huevos a la nieve). Ambos términos, se usan indistintamente. Se trata de un postre de origen francés, en el que se prepara un merengue que flota sobre una crema inglesa. Como no podemos viajar al extranjero, lo haremos con la imaginación y "montados en nuestros boles".

Añado la información que he encontrado. 

Los huevos en la nieve son un postre de la cocina francesa compuesta de claras de huevo dulces, batidas, escalfadas o cocidas, servidas con crema pastelera y generalmente cubiertas con caramelo. También se les llama islas flotantes, aunque en los siglos XIX y XX, esta expresión designaba otros postres, cuyo punto común consistía en una preparación sólida colocada sobre una cama de crema o gelatina. 

La expresión "œufs à la neige" se ha usado durante mucho tiempo como sinónimo de "œufs  en neige", utilizada, para designar las claras batidas a punto de nieve. En 1798, aparece en este sentido en el Diccionario de la Academia Francesa, en la entrada "neige (nieve)": los huevos en la nieve son huevos batidos para que la espuma parezca nieve. 

A mediados del siglo XVII, bajo la expresión "œufs à la neige", encontramos preparaciones en las que las yemas se mezclan en un plato con mantequilla y sal, luego se prende fuego, mientras que las claras se baten por separado, luego se agregan al plato y se endulza antes de servir. 

En la primera edición de su Cuisinier impérial, en 1806, el chef André Viard incluyó una receta de “œufs à la neige”: romperás diez huevos; separarás las claras de las yemas; batirás las claras como para un bizcocho; cuando estén bien altas, agregarás dos cucharadas de azúcar en polvo y un poco aroma de azahar en polvo. Vierte una pinta de leche en una cacerola, seis onzas de azúcar, aroma de azahar u otro olor. Cuando hierva la leche, tomarás cucharadas llenas de cucharada de claras, las pondrás en la leche y las pocharás. Las dejarás escurrir en un colador. Cuando estén todas pochadas, retiras la mitad de la leche, o solo una cuarta parte; diluyes las yemas y las pones en la leche; lo revuelves con una cuchara de madera; tan pronto como veas que se unen, retiras del fuego esta mezcla y las pasas a otra cazuela. Luego viertes los huevos en el plato y adornas con las claras. 

En 1886, en el diario Gil Blas, la receta de un postre llamado "île flottante", se detallaba en una sección culinaria firmada por Vatel Cadet: se cocinaba puré de manzanas, endulzado, incorporado a las claras de huevo. batido con sabor a agua de rosas o azahar. La espuma obtenida se estiraba sobre una gelatina o una crema invertida. En la década de 1890, varias fuentes presentaron esta misma receta como la de un postre inglés. 

En el caso de los "œufs à la neige” encontramos la expresión mencionada en 1890. En un libro llamado Ma cuisine. Cierta Madame Lebrasseur proponía rejuvenecer este plato algo "antiguo" poniendo las claras batidas en un molde caramelizado. Cocinan allí durante siete u ocho minutos al baño de maría, y se vierte esta isla flotante sobre la crema de vainilla. 

En 1903, Auguste Escoffier publicó en su Guía culinaria una receta muy diferente de "île flottante", precedida por las palabras "cuisine anglaise” (cocina inglesa): Biscuit de Savoie seco cortado en rodajas finas, empapado en kirsch y marrasquino, luego cubierto con mermelada de albaricoque, y espolvoreado con grosellas y almendras picadas. Colocar las rebanadas alrededor de una crema batida de vainilla dulce. Espolvorear la superficie con pistachos picados y pasas de Corinto. Distribuirlo en un plato junto con la crema inglesa de vainilla o jarabe de frambuesa. Servir frío. ¡Maravilloso! ¿verdad?

Después de leer todo esto, mi receta en microondas, puede parecer hasta un “sacrilegio culinario”. Me encanta bucear en la historia de las recetas tradicionales y como sabéis los que me conocéis un poquito, adoro todo lo referente a la gastronomía y civilización francesa. Cosas del oficio. 

Si a todo ello añado, que soy una enamorada de las natillas y todo tipo de cremas similares, ya estaba tardando en en probar esta preparación. Como colofón a todo, no puedo negar, que desde niña, el merengue era uno de mis vicios y lo compraba y me lo comía con fruición, especialmente el de café y eso que el café no me va nada. Después de todo lo dicho, estas Islas flotantes, no podían faltar en mi recetario.

Mi amiga Elisa y yo, nunca sabemos con antelación qué va a cocinar cada una, pero suele pasar que ella prepare el plato salado y yo el dulce. Este mes, Elisa nos prepara el plato principal, unas Patatas  guisadas con lonaniza, como se llaman en su tierra. Deseando estoy saber cómo las cocina en el microondas. 

Publico por separado la Crema inglesa en microondasMerengue firme sin azúcar en TMX porque considero que las puedo agregar a los básicos de mi cocina para quien quiera disponer de las recetas para utilizarlas en otra preparación.
Espero que os gusten estas Islas flotantes y las preparéis en el microondas. Si me lo contáis, me encantará.

Una vez compartida la receta en RRSS, una persona, Paqui de Iznájar (Córdoba), me ha comentado que en su pueblo esta receta se prepara de forma muy parecida y los llaman "Huevos volaos". Como me ha parecido de lo más bonito, aquí lo añado. Gracias, Paqui. También en otras zonas se les llama de diferente forma, seguro que al leerme, las reconocéis.
Pinchad en el siguiente enlace que os dirige a los recopilatorios de cada mes para que podáis acceder fácilmente a todas las recetas presentadas en 1 +/-100, desperdicio 0 y Enbuena onda desde su inicio. Y si queréis saber en qué consiste el proyecto, pinchad en los logos. Os invito a participar. 

También encontraréis todas las recetas en Instagram (@enbuenaonda_) y en nuestra página de Facebook (En Buena Onda).

Ingredientes para 2 raciones grandes 

Para las islas flotantes 

- 3 claras de huevo L
- 1 pizca de sal 
- 30 g de azúcar de abedul o de azúcar 

Para la crema inglesa 

- 250 g de leche 
- cucharadita de café de vainilla líquida 
- 3 yemas de huevo L
- 30 g de azúcar de abedul o de azúcar 
- ½ cucharadita de café de maicena 
- ½ cucharadita de café de maicena (la mía colmada)
Preparación en microondas 

De la crema inglesa 

- Calentar en el microondas la leche y la vainilla 2 minutos y medio a máxima potencia. 

- Batir las yemas, agregar el azúcar de abedul o azúcar, seguir batiendo hasta que esté integrado. Después agregar la maicena tamizada con un colador. Batir de nuevo hasta que esté totalmente integrada. 

- Verter esta mezcla sobre la leche y mezclar. Cocer en el microondas durante 1 minuto a 350 W. Mezclar con una cuchara de madera y volver a programar 2 minutos a la misma potencia, mezclando con la cuchara cada 30 segundos. El tiempo dependerá de la potencia de cada microondas, por eso, se deberá ajustar el tiempo de cocción, añadiendo más o restando segundos. También el tiempo de cocción, dependerá de la consistencia deseada. 

- Una vez hecha, verterla en uno o varios recipientes. 

De las islas flotantes 

- Montar las claras a punto de nieve con una pizca de sal, directamente en un recipiente apto para microondas. Ir añadiendo el azúcar de abedul o azúcar poco a poco hasta que estén firmes. 

- Introducir el recipiente en el microondas y programar 30 segundos a 350 W. 

- Si no están cuajadas, volver a programar intervalos de 20-30 segundos a la misma potencia, 350 W. El tiempo dependerá de cada microondas. Es útil palpar con el dedo para comprobar la firmeza. Tienen que quedar muy firmes (ver notas).
- Formar quenelles con una cuchara y depositarlas sobre la crema inglesa. 

- Decorar con caramelo o con lo que se desee.

Notas: 

- Con estas cantidades preparamos dos raciones como las que tenéis en las fotos. Se pueden doblar, pero será necesario utilizar un recipiente más grande para preparar la crema y que no se salga. 

- El espesor de la crema, dependerá de la cantidad de maicena que le pongamos y del tiempo de cocción. Es fundamental, tamizar la maicena, pero así y todo, no nos vendrá mal, pasar la crema por un colador para que no queden grumos.

- Cuando se cuece el merengue en el microondas, es muy importante tener en cuenta que no nos podemos pasar de tiempo de cocción porque la base puede quedar muy dura y por lo tanto, al cogerlo con la cuchara no se podrán formar bien las quenelles. El merengue, al masticarlo, estará chicloso. 

Bon profit!

You are invited to the Inlinkz link party!

15 comentarios:

  1. Hola Marisa, no me ha podido gustar más tu receta para abrir el nuevo mes de En Buena Onda . Hoy me has traído muy buenos recuerdos. Te cuento que siempre que iba a casa de mi abuela paterna, al pueblo de mi padre, ella tenía costumbre de hacernos natillas. A mí me asombraba mucho pues las servía en una fuente enorme de porcelana blanca que, por cierto, está conmigo. A esas natillas les ponía encima esos merengues tan ricos que hacía con las claras de los huevos. Yo alucinaba en colores cuando la veía llegar con ella, aquellos huevos de sus gallinas daban un color al postre y un sabor que nunca he vuelto a probar.
    Estoy especialmente sensible,como todos estos días, no imaginas la alegría que me has dado con tu receta, aunque no sea natilla sino crema inglesa, pero da igual, te lo voy a copiar, que lo sepas, además me ha encantado saber cómo se hacen las islas en el micro, no se me había ocurrido y no tenía ni idea . Sorpresa total.
    Mil besos Marisa, seguimos En Buena Onda, con ánimo y con ganas de salir adelante.

    ResponderEliminar
  2. En la época que nombras sobre la historia de este postre no había microondas, si no a lo mejor lo hubieran utilizado porque queda muy bien y es más rápido de hacer, hasta los chefs más destacados y artísticos, han cedido ante las nuevas técnologías. Muy buenas esas islas flotantes y esa aún más rica cremita.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Marisa que buena entrada para uno de los postres más recurrentes en la cocina, aunque pocos, aún podemos encontrar algunos restaurantes de los de Cocina Clásica dónde te ofrecen una carta de postres de los de toda la vida, yo soy de las que siempre que exista esta opción, los prefiero a cualquier otra cosa.
    Precisamente la semana pasada compartió Juan unas natillas, con un merengue, similar al tuyo, no digo exactamente, lo que sí me ha venido de nuevo es un flashback con un postre que hacía años que no veía, Sopa de nubes dulce, de base lleva una crema con leche de coco, tengo que seguir a ver si doy con la receta que es una cosa deliciosa.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Marisa solo con ver la foto me estoy relamiendo de gusto, es un postre que conocía pero que nunca he hecho ni probado, ahora con tu receta de micro no tardaré en hacer las dos cosas, tan fácil y tan rico, gracias por compartir.
    Besos y cuídate.

    ResponderEliminar
  5. Hola Marisa.
    Aquí nosotros nombramos este postre como huevos a la nieve.
    Normalmente lo preparamos en Semana Santa y en Navidad.
    Precisamente una compañera me dio hace tiempo su receta familiar y aún la he puesto en el blog... si ya tengo en uno de mis libros de cocina... prácticamente es como ésta... eso sí cocinada tradicional no en micro..
    Que viendo el resultado ... te ha quedado de lo mas delicioso.
    Mira que hacéis verdaderas exquisiteces en "Buena Onda"
    Felicidades por esta iniciativa.
    Un besazooooo... mucho ánimo y a seguir cuidandote mucho😚

    ResponderEliminar
  6. Un postre muy el y encima tan fácil en microondas.
    Bss

    ResponderEliminar
  7. Se ve estupendo.......y esa crema inglesa....toda una maravilla
    Besitos¡¡

    ResponderEliminar
  8. Hola Marisa. Me has hecho volver a la adolescencia con esta receta que no pruebo desde entonces y que yo también conozco con el nombre de islas flotantes, aunque el de huevos a la nieve también me es familiar. Lo de el merengue en el microondas no lo había visto nunca y lo tengo que probar, a ver con qué textura queda.
    Un beso. Cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  9. Hola Marisa! Qué tal vas? Hace mucho que no sabemos la una de la otra. Espero que todo te vaya muy bien. Menuda la que se nos ha armado, no quiero hablar de eso, me tiene muy preocupada. Desde que empezamos el confinamiento dispongo de ratos, no fijos, para publicar recetas en el blog. Hoy saqué ésta que tengo hecha hace tiempo y que he incluido en tu proyecto del desperdicio cero. A ver si te gusta.
    Me encantan las islas flotantes, para nada pensé que podrían hacerse así de bien en el microondas. Lo cierto es que este electrodoméstico hace muy buenos trabajos. Gracias. Un beso grande.

    ResponderEliminar
  10. Buenos y dulces días!! me encantan las islas flotantes, son muy parecidadas a los huevos mole que se hacen por la parte de Granada o las islas. Es un postre delicioso del que no me canso nunca!! Que tengas un buen fin de semana!! Bs.

    ResponderEliminar
  11. Hola!!! Ha sido ver tu receta y viajar directamente a mi infancia, viendo a mi madre poner las islas sobre las natillas con ese cariño.... qué ricas! Y qué cuencos más bonitos tienes! Me encantan

    ResponderEliminar
  12. Conozco este postre Marisa!!
    Por aquí también lo suelen ofrecer los restaurantes.
    Lo que me ha sorprendido es de la manera como lo has hecho, en microondas!!
    Vamos, todo un lujazo!!

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Hola Marisa, espero te encuentres bien. Las islas flotantes fueron un postre muy popular en Caracas, ciertas pastelerías y hoteles lo hicieron muy famoso, yo nunca llegué a probarlo, no se si todavía lo hagan. Cuando llegué aquí a PR, una señora que conocí me dijo que aprendió a hacerlo porque en un viaje que hizo de vacaciones a Caracas lo comió y quedó encantada. Tu receta se ve deliciosa, todo lo que tenga merengue me fascina ;) también quiero decirte que el pañito de las fotos está precioso, muy delicado y bonitos colores.
    Te dejo un beso grande, cuidate mucho, ahora más que nunca que parece que la gente ya anda por la calle como si nada :(

    ResponderEliminar
  14. Hola!!!
    Qué tal estás? espero que bien.
    Madre mía, si hace tiempo que no hago esta receta!! mira si es, que se me había olvidado su existencia!
    Recuerdo que la hice hace...175 años más o menos cuando la vi en un blog y se me fueron los ojos detrás de las fotos. La hice y me encantó pero no sé por qué pero no la publiqué...cosas de esas raras que hacemos...

    Tiene una pinta divina.

    Besitoss

    ResponderEliminar
  15. Hola Marisa. Espero que te encuentres perfectamente.
    No deja de salir en la tele la playa de donde estás ahora jj. La están cuadriculando y al paso que vamos no sé si este verano habrá playa o nos tendremos que conformar con visitarla de forma virtual. Se está llegando a unos extremos un tanto absurdos en cuanto a las medidas, igual que en las piscinas de las comunidades que si esto sigue así habrá que bajar pidiendo hora y lugar. Si esto sigue así no sé donde iremos a parar. En lugar de avanzar volveremos al tiempo del botijo y de la palangana, aunque me da que a eso es donde nos quieren llevar algunos.
    Pero yo me quedo con estas islas flotantes que, bañarse no se podrá, pero disfrutar de su sabor, seguro.
    Tu has hecho una crema y yo el otro día preparé unas natillas, ha sido la primera vez que he utilizado el micro.
    Un abrazo y cuídate.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.