Panes pareados con cúrcuma y pimienta

21 Comentarios


Me he tomado otro descanso de blog y también de RRSS. Es algo que necesito porque durante el duro confinamiento, no he parado de publicar y por lo tanto, de cocinar y editar fotos y recetas. Es mucho tiempo y cuerpo y mente me piden descansar para hacer otras cosas. En las RRSS, tanto COVID19 y tanta política, me agota y me provoca más preocupación. Todo eso, ni es bueno para mí, ni para nadie. Sólo deseo, que en los cambios de fase, con mucha más libertad, la gente se lo tome en serio. Esto depende del comportamiento de cada uno y parece que siguen habiendo muchos, que no lo ven de esta forma. Por otro lado, tengo la suerte de poder por fin, salir a andar con todas las precauciones y buscando las horas en las que hay menos gente. Es una maravilla poder hacerlo.

He tenido unas semanas en las que he horneado mucho pan, con o sin masa madre, también con pre fermentos. Ahora, ya llevo un descanso merecido porque no puedo funcionar como una panadería casera y tener el congelador rebosando de panes variados. Como sabemos todos los que tenemos esta afición-pasión-aprendizaje, amasar relaja, pero no sólo eso, es un aprendizaje continuo y también una forma de fomentar la creatividad. Al menos, a mí me lo parece. 

Estos panes ya los tenía en borradores desde finales de marzo y creo que les ha tocado el turno por varias razones. La primera, no son difíciles; también os podría decir que están buenos porque son dulzones y a la vez, con un toque picante. Es obvio, que a quien no le guste, ni la cúrcuma, ni la pimienta, con no añadírselas a la masa, el problema está solucionado. La cúrcuma, además del color, confiere al pan un sabor característico. Las propiedades de la cúrcuma (llamada, el ibuprofeno natural) son muchas y por eso, la uso mucho en mi cocina. No os voy a marear haciendo un listado largo, pero si os interesa saber más sobre ella, pinchad aquí

Los panes los horneé dentro de dos moldes y quedaron pegados, por eso los he llamado “pareados”. Son sin sal, como casi siempre y utilicé además de harina panadera, harina de trigo integral. Os aconsejo controlar la cantidad de líquido, os doy una receta, pero no es una fórmula matemática. Yo no le tengo miedo a los contrastes de sabores, por eso, este pan está especialmente dedicado a los que os asemejéis a mí. Espero que os guste. 
Ingredientes para 4 panes no muy grandes 

- 240 g de agua 
- 10 g de levadura fresca o 4 g de levadura seca (utilicé fresca) 
- 30 g de azúcar de abedul o azúcar moreno 
- 250 g de harina panadera 
- 250 g de harina de trigo integral 
- 1 cucharadita de sal (el mío no lleva) 
- 1 cucharadita de cúrcuma en polvo 
- una pizca de pimienta (a gusto) de 5 bayas 
- 20 g de aceite de oliva virgen extra 

* dos moldes de silicona de 26 x 13,8 x 5,2 cm 
* papel de horno 

Antes de empezar… 

- Pesar el agua y dejar un poco por si no fuera necesaria toda. Mi pan, al llevar harina integral, absorbió toda el agua y unos 5 g más aproximadamente. 

- Antes de pasar la masa al molde, untarlo con aceite o mantequilla. Yo no lo hago desde hace un tiempo. Prefiero humedecer una hoja de papel de horno, arrugarlo y colocarla en el molde. En estos de silicona, también lo hago, facilita el desmoldado cuando el pan está recién sacado del horno. 
Preparación en TMX 

- Verter en el vaso el agua, después la levadura desmenuzada y el azúcar de abedul o azúcar moreno. Programar, 1 minuto, 37º, velocidad 2. Si hace calor, no es necesario, programar temperatura. 

- Añadir las harinas, la cúrcuma, la pimienta y la sal. Programar, 3 minutos, velocidad espiga. Cuando pase el primer minuto, comprobar si la masa necesita más agua o no. Quitar el cubilete y programar, 2 minutos velocidad espiga. 

Preparación tradicional 

- Poner el agua tibia en un recipiente grande (mejor de plástico), pero reservar una poca. Es mejor reservar y añadirla poco a poco, si es necesario. Si hace calor, no es necesario que el agua esté tibia. 

- Añadir la levadura fresca desmenuzada y el azúcar de abedul o azúcar moreno. Remover hasta que se disuelva. 

- Añadir las harinas y mezclar con los dedos, comprobar si la masa necesita más agua o no. 
Amasado 

- Amasar durante unos 10 minutos. Agregar la cúrcuma, la pimienta y la sal. 

- Dejar reposar la masa durante 30 minutos (autolisis). 

- Volver a amasar 10 minutos. Dejar reposar la masa (autolisis), 30 minutos. 

- Verter el aceite, amasar hasta que esté incorporado. Repetir el amasado con reposo hasta 4 veces (4 reposos de 30 minutos = 1 hora). Pasado el tiempo, la masa irá cogiendo firmeza. 

- Pasar la masa a un bol untado con un poco de aceite. 

Plegados 

- Empezar a hacer los pliegues, estirando la masa de los bordes hacia el centro con la mano derecha y con la izquierda, coger el bol e ir girándolo en el sentido de las agujas del reloj después de cada pliegue. Si eres zurdo, al revés, claro. Tapar el bol con un paño. 

- Repetir los plegados hasta 4 veces cada 30 minutos (1 hora en total). 

- Formar una bola, dejando los pliegues en la parte que toca el bol. 

- Tapar el bol y dejar que la masa leude hasta que duplique su tamaño, incluso pueden salir burbujas. Para ello, la temperatura ambiente no debe estar por debajo de los 22º-24º. Importante tenerlo en cuenta. 
Formado y horneado 

- Espolvorear la superficie de trabajo con un poco de harina. Volcar la masa con cuidado. 

- Doblarla en forma de sobre y dejarla en reposo durante unos 10 minutos para que se relaje. 

- Dividir la masa en 4 porciones y bolearlas. 

- Colocarlas en los moldes, dos en cada molde. Taparlos con un paño. Dejar leudar unos minutos más teniendo en cuenta también que la temperatura no esté por debajo de los 22º-24º. 

- Precalentar el horno a 200º, con calor solo abajo. 

- No greñé los panes esperando que no se abrieran y tuve suerte. Al leudar, quedaron pegados. 

- Pintar con agua la superficie de los panes antes de introducirlos en el horno. 

- Pasados 10 minutos del horneado bajar la temperatura a 180ºC y poner calor arriba-abajo. Hornear el pan unos 30 minutos más. 

- Sacar con cuidado el pan de los moldes (con el papel es muy fácil) y dejar que se enfríen sobre una rejilla. No cortar hasta que estén fríos. 

Notas: 

- Los tiempos de leudado, siempre serán diferentes de invierno a verano. Siempre hay que tenerlo en cuenta. 

- Este pan también es la prueba de que se puede comer un pan sano y casero, simplemente, teniendo en cuenta estos consejos y este proceso planificado, pero no complicado. 

Bon profit!

21 comentarios:

  1. Me gustan mucho las especias y el color que le aporta la curcuma a este pan es muy bonito, seguro que también está muy bueno.

    ResponderEliminar
  2. Buenos dias Marisa, me alegro que te hayas liberado ya del confinamiento y que empieces a salir, con cuidado, ya que es cierto que hay mucho descerebrado que parece que la cosa no va con ellos y se permiten muchas libertades poniendo en riesgo su salud y la de los demás.
    Ya sabía que en este tiempo tiempo te has dedicado a hornear, eres una de las que nos has dejado sin harina y levadura, pero viendo tu obra te lo voy a perdonar, solo por el placer de alegrarme la vista con esos panes que nos presentas. La cúrcuma no la utilizo para nada, no tengo costumbre, hay productos que no he visto en casa, pero yo he comenzado a utilizar en mi cocina y otros que siguen sin hacerlo como es el caso. A ese pan le ha dado un colorcito muy rico, casi tanto como tendrá la miga, parece que fuera un bizcocho. Te felicito porque veo que no has malgastado el tiempo del confinamiento, te ha servido para aprender aún más y cocinar esta maravilla de pan entre otros. Que lo pases bien en tus paseos.
    Bss

    ResponderEliminar
  3. Hola Marisa !
    Has hecho bien en tomarte ese descanso, es necesario ya que todo esto es agotador y lo que nos quedará, porque viendo lo que se ve . Hay mucha gente responsable, pero hay otra tanta que piensan que esto es un juego , algo que no va con ellos , hasta que te afecta directamente a ti o a los tuyos, entonces la cosa cambia, pero somos así de borregos.
    Respecto al pan qué decirte, más que me encanta.
    Le queda un color bien bonito y seguro que esa explosión de sabor le confieren al pan un gusto bien especial.
    Tiene un aspecto impresionante .
    Cuídate mucho !
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Marisa con el color de la cúrcuma súper agraciados :-)))))))

    ResponderEliminar
  5. Hola Marisa, aqui en Barcelona hoy empezamos la fase 1, pero el gobierno catalán nos ha dejado encerrados a los barceloneses en nuestro municipio, yo soy muy disciplinada y no me voy a quejar, pero hay desajustes en todos los lados. Encima soy persona de riesgo y salgo solo cuando es indispensable.
    Cambiando de tema, la cúrcuma es verdad que tiene un montón de propiedades yo me la tomo en pastilla junto a otras hierbas y productos , en casa hace tiempo que la intentamos consumir. Pero ,además, proporciona un color precioso allí donde la pongas, como ,por ejemplo, esos panes tan bonitos y ricos que nos has preparado. Te han quedado preciosos y lo has explicado muy bien. Así que tomo buena nota de tu receta. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Marisa.
    Hay que tomar esto como un hobbi y disfrutar mientra se hace.
    Por lo que descansa y retoma cuando te veas con fuerzas y mientras gasta todo el pan que tienes horneado, que ya veo que tiene que ser mucho.
    Estos pececillos te han quedado preciosos.
    Yo si que utilizo la curcuma, que tiene muchos y buenos beneficios.
    Un besazooooo. Cuidate mucho 😚😚😚

    ResponderEliminar
  7. Hola Belen,que color tan bonito le da la cúrcuma a la masa ademas de el sabor ,son de exposición de escaparate de panadería¡¡¡
    Besitos¡¡

    ResponderEliminar
  8. Hola Marisa haces bien en tomarte un descanso, ha veces es necesario, yo a mi pesar de vez en cuando lo hago y va genial luego vuelves con mas ganas.
    Oye ese pan con ese colorcito me ha enamorado!!
    Descansa y mimate bonita, aqui estaremos esperando tu regreso.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hola, Marisa:

    ¿Cómo estás? Espero que muy bien. Me he quedado con la boca abierta viendo tu pan. Me ha encantado el color que tiene, es precioso. La miga, las fotos, todo.

    Besos, cuídate mucho y que tengas una estupenda semana.

    ResponderEliminar
  10. Vaya pinta tiene ese pan!!! cada vez que veo un pan de los tuyos Marisa me dan ganas de pegarle un pellizco y saborearlo bien, que lujo niña, una gozada para la vista y seguro que para el paladar también.
    Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  11. Marisa te comenté en Facebook que vendría, y aunque es tarde, seguro te queda alguno de estos preciosos bollitos en tu ¿enorme? Congelador, pero chiquilla, ¿dónde guardas tanto pan? Yo te aseguro que en casa no daría tiempo, mi marido come pan solo, dice que es la cosa más rica del mundo, y cuando tiene hambre, mientras pinta, baja y me lo veo en la cocina liado con el pan, que por otro lado, no sé dónde lo mete, porque está bien delgado, y con la facultad de perder cualquier kilillo de más en cero coma, Jajajaja...
    Hace años que cocino con cúrcuma. Es la alternativa perfecta al azafrán, este es caro y aunque nunca me falta, lo reservo para platos especiales.
    El color de tus panecillos me tiene enamorada, y es que siempre me ha gustado mucho el amarillo, en mis inicios blogueros utilicé un fondo de Blogger con limones vintage muy chulo, hasta que me saturé y me pasé al blanco, ahora lo recuerdo como esas cosas inexplicables de bloguera inexperta, Jajajaja...
    Besitos, me ha encantado venir a leerte.

    ResponderEliminar
  12. Buena pinta la de este pan!. Espero sigas bien y mas acompañada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hola Marisa. Espero y deseo que esta situación no te agobie en demasía porque la realidad es que ya se va notando tanto tiempo encerrado o saliendo en determinadas franjas horarias. Cierto es que viendo determinadas actuaciones como las que se ven en las teles dan ganas de quedarse en casa. sigue habiendo mucho irresponsable, supongo que será para no dejar en mal lugar a los que en su día lo fueron.
    Supongo que al igual que aquí ya podrás pasear por la playa. El domingo pasado fuimos a dar un paseo y a pesar de que la normativa decía que no se podía estar tumbado ni parado había alguna que otra familia haciéndolo y que ni a pesar de los avisos dejaron de hacerlo. No sé en que quedaría al final porque la Policía estuvo bastante tiempo con ellos, seguro que nada.
    Ya sabes que solo he hecho pan en una ocasión y fue precisamente en un reto tuyo. De eso hace ya unos cuantos años y desde entonces no he vuelto a las andadas pero siempre que veo un pan me quedo miando porque creo que debe estar muy rico.
    Y estos que has hecho con ese colorido tan vistoso y con el aspecto que tienen se sabe con certeza que tienen que ser una verdadera delicia.
    Un abrazo y cuídate mucho y que sigas disfrutando de los paseos por la playa.

    ResponderEliminar
  14. Preciosos y sabrosos!! me encantaron!! Sabés una cosa? Estamos empezando un emprendimiento con mi cuñada de panes integrales y semiintegrales. te voy a copiar la receta, pero no le voy a poner pimienta y la voy a vender porque tiene cúrcuma y la cúrcuma es una farmacia. Un beso enorme desde esta argentina con el confinamiento más largo del mundo!.
    Monica (Tibalda) Simoni

    ResponderEliminar
  15. Si necesitabas el descanso, has hecho muy bien. Aunque habrás descansado del blog y RRSS, pero de hornear no, por lo que se ve y ya habías comentado en otros post. Te ha quedado un pan precioso, con ese color y tiene una miga para comérsela a pellizquitos. Como a mí el tema pan me viene todavía muy grande, casi que me voy a colar en tu cocina a robarte una rebanada.
    Sigue regalándonos panes como éste, que no los haré (todavía) pero me encanta leer recetas de pan y cualquier cosa sobre elaboración del pan.
    Cuídate mucho y disfruta de tus paseos. Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Marisa, un pan precioso como todas tus recetas panaderas, nunca he hecho pan con cúrcuma y debe ser una experiencia única. En este confinamiento he cocinado bastante aunque pan he hecho menos que otras veces, tanto comprar levadura y harina de fuerza y tantas cosas qué quería hacer y al final hice lo justo, vamos, casi ni leí, estaba sin capacidad de concentración alguna... en fin.
    Este pan me lo guardo para ver si lo pruebo, me ha tentado tu receta.
    Mil besos y me alegro que hayas podido salir a dar tus paseos y poco a poco vayamos saliendo de esta pesadilla que parece una película de las de miedo miedo.

    ResponderEliminar
  17. Mi querida Marisa, bienvenida de nuevo a tu rincón.

    La situación agota. Estés en la fase que estés, te involucres con las noticias más o menos, salgas o no a trabajar...al final todo pasa factura porque ves que salir de esta depende de todos en conjunto y cuando han levantado la mano el comportamiento de la gente es cuanto menos reprochable. Se comportan como si ya no pasara nada, como si la pesadilla hubiera acabado y ojalá fuera así, pero no lo es. En fin, una situación complicada y que cada vez hará sacar lo peor de nosotros mismos.

    Sin lugar a dudas este confinamiento en ti está sacando de las mejores masas. El color de estos panecillos me ha enamorado y estoy segura de que estarán impresionantes de sabor y la textura, viniendo de tus manos ¿qué decir?

    Ánimo y a seguir hacia delante ¡no nos queda otra! ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  18. Hola Marisa, te lo había visto y he pensado que que chulo! el color de la cúrcuma es una preciosidad, que bonitos y deliciosos quedan los panes.
    A mi tb me agota todo... Cuídate, besos :)

    ResponderEliminar
  19. Increíble receta!!! Te los voy a copiar porque me chiflan un besazo

    ResponderEliminar
  20. hola Marisa, ya me enamoró el color de este pan. A veces añado cúrcuma a los panes que hago, ya sabes de los fáciles, je je je, me encanta el color y el sabor diferente. En otras ocasiones pimentón, juego con las harinas y salen así panes diferentes.
    Ya vamos saliendo, yo , de momento, sólo a pasear, algunas compras y poco más. No creo que haya que volverse locos en las calles y bares, poco a poco. Mil besos preciosa.

    ResponderEliminar
  21. Qué color más bonito!!
    Veo el corte y me provoca untarle un queso fresco.
    Maravilloso Marisa!!

    De vez en cuando hay que tomarse un descanso. Toda esta situación ya agota bastante.
    También me da mucha rabia ver como nuestros amigos se lo toman sin problema ninguno, mientras nosotros seguimos procurando salir lo menos posible. Yo digo que ahora salen y se mueven más que antes. Cada fin de semana están de restaurante y luego nos lo dicen cómo riéndose de nosotros porque no hacemos lo mismo. Este fin de semana hasta a la Selva Negra se bajaron para visitar a otros amigos. Claro, y luego ves todo esto y te preguntas quién son al final los tontos. Porque hasta ahora no le han pasado nada. Y mira que no han parado. Bueno... y ya tienen planeado ir en julio a Italia. Y tan panchos.
    Que podemos hacer, cada uno, y aquí se ve que somos diferentes.

    Un beso!!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.