Pan con masa de coca y levadura fresca de panadería casera

19 Comentarios



“La verdadera amistad es como la fosforescencia, resplandece mejor cuando todo se ha oscurecido”.
― Rabindranath Tagore



Después de un poco más de 9 años administrando el blog y más de 200 entradas relacionadas con los panes y las masas, más las del Aula de Pan, tal vez ésta y la de la Levadura fresca de panadería casera, son de las publicaciones que más me han emocionado, sí, digo emocionado y soy sincera. Me emociono con facilidad y este blog y especialmente los panes, me han regalado muchas alegrías, pero en esta ocasión, tras casi un mes encerrada en casa sin salir ni a comprar, mi sensibilidad, ya grande, ha alcanzado unos límites muy especiales. Además de sensibilidad, muchos otras cosas, forman parte de mis sensaciones de estos últimos días. Estas semanas de confinamiento, están siendo ricas en amistad y por eso, doy gracias cada día.

Solamente hace una semana, el pasado lunes 30 de marzo a las 6 y poco de la tarde, recibí un WhatsApp de voz de mi querida Chus, Siguiendo a Nenalinda, a la que muchísima gente conocéis. Es una persona especial y cocina desde hace mucho tiempo, compartiendo en su blog todo lo que hace con todo cariño, explicando a la perfección, no sólo la receta, también nos habla de los ingredientes, de sus propiedades y diferentes formas de prepararla. 

Chus está trabajando en un puesto de los que son de primera necesidad y a la vez de riesgo y como no puede publicar nada en su blog, me pidió algo. Me dijo que había visto que había compartido en Facebook el Irish Soda Bread. Pan irlandés de soda, (un pan sin levadura) porque me había enterado de que había gente que no encontraba levadura para panadería. Sin mucha más explicación, me mandó una receta de levadura casera, que había encontrado hace tiempo en un blog inglés y me invitó a prepararla y probarla en una receta de pan para compartirla en mi blog y que sirviera para los que no pueden comprarla. Quien me conoce, sabe que pocas veces me resisto a este tipo de propuesta, no porque sea pan, ni porque sea un reto, especialmente, porque me lo ofrece de todo corazón una amiga. Es un gesto enorme cargado de GENEROSIDAD, tanto hacia mí, como para cualquier persona que tenga esta necesidad en estos tiempos tan difíciles. Acepté, por supuesto y sin demorar mucho, preparé la levadura por la noche y el pan al día siguiente. 

Aunque ella me dijo que había hecho una especie de chapatas, me dejaba la libertad total de elegir la receta y eso es un lujo, que por supuesto, suponía el riesgo de tener que repetir o de que me saliera mal. En primer lugar, elegí una cerveza de calidad, tampoco es que tuviera otra, se la cogí “prestada” a mi vecino y amigo de al lado, que él sí que sabe de cerveza de su tierra. Después pensé que funcionaría bien una masa de coca ya que lleva bastante cantidad de aceite y le daría buen sabor. Y mejor para empezar, un pan pequeño. Finalmente, aplicaría mis conocimientos de panadera casera y no olvidéis, de pan “sin sal”. 

Esa tarde, del viernes 3 de abril, cuando el pan, feo por fuera se enfrió y lo corté, no podía creer lo que estaba viendo. Le hice en seguida fotos con el móvil y se las mandé a Chus. También, había horneado otro con masa madre natural para aprovechar el trabajo y el calor del horno. Chus me dijo que dejara un trozo de cada hasta el día siguiente para comparar cómo estaban. Aquí, en la playa la humedad es alta siempre y el pan, de corteza crujiente el día anterior, se ablanda al día siguiente, da igual el que sea. Ambos éste y el de masa madre, al cabo de 24 horas, conservaban la miga exactamente igual, aunque la corteza no fuera la misma. 

Me falta añadir, que creo que es necesario que la cerveza sea con alcohol, sino, no fermentará el pan. También por el saboraunque no sabe  especialmente a cerveza, está delicioso, os lo aseguro. Le hago publicidad a la marca porque os será de ayuda ya que se comercializa en muchos supermercados e hipermercados. Me he molestado en buscarlo para que lo sepáis.

Estoy muy contenta y espero que os sea de utilidad, incluso a los que podéis encontrar levaduras, porque la experiencia vale la pena.

Me gusta siempre recibir, con gratitud, todos los regalos de la vida, también he dejado de buscar lo que no me vale. La magia de recibir algo inesperado, es enorme y no se compensa con la búsqueda de cualquier cosa que el EGO demande. Hay personas que brillan, que son capaces de hacernos brillar, mucho más en los días grises. Muchísimas gracias, querida Chus. Es un regalo hecho de corazón, con un EFECTO MULTIPLICADOR, un efecto en cadena sobre otras personas.

No nos conocemos en persona, pero por suerte, lo importante, ya lo sabemos. Cuídate mucho.

“Pensemos en el flujo de “dar y recibir” ¿Cuál es el último regalo que le hemos dado a alguien? Una palabra, una sonrisa”… Deepak Chopra.

#YoMeQuedoEnCasa #TodosJuntosLoConseguiremos

Añado este párrafo dos semanas después de la publicación de esta entrada porque ha habido mucha gente que ha dudado de que se pueda hacer pan con esta levadura casera, algunos, hasta se han burlado indicando que se esconden ingredientes o pasos. No es verdad. En mi blog, hasta los fallos, son anunciados y explicados. La prueba de que sí que se puede es este pan, pero no es un pan fácil para alguien que no ha hecho nunca. Mirad la foto bien y veréis, que aunque no es bonito por fuera, las rebanadas está perfectas: miga alveolada, buen sabor y corteza crujiente en la que se nota la fermentación. Yo no tenía ningún modelo que imitar, después, he visto alguno publicado, por lo tanto, me siento orgullosa, además, el objetivo que nos planteamos, está cumplido.
Ingredientes para 1 pan pequeño

Adapté la receta para un tipo de harina con 9 g de proteína para que os hagáis una idea. Harina de trigo blanca, porque era la que tenía.

- Toda la levadura fresca casera. Pincha en el enlace y te llevará a la receta.
- 100 g de agua mineral 
- 40 g de aceite de oliva virgen extra 
- 300 g de harina panadera o la que tengáis 
- 1 cucharadita de sal (no le puse)
* una placa para horno o la misma bandeja
* una  rasqueta de panadero (opcional)
*  una cuchilla de panadero (opcional)
* un termómetro de Cocina (opcional pero muy útil)
* una hoja de papel de horno sulfurizado
* una jarra o un bol con agua para crear vapor en el horno

Antes de empezar… 

- LEER MUY BIEN la receta y anotar ingredientes y pasos. 

- La noche antes, preparar la levadura fresca de panadería casera. Tapar el recipiente con film o si tiene tapa, con la tapa y dejarla reposar hasta el día siguiente.

- Antes de hornear el pan, tener preparada una bandeja o recipiente que pueda ir al horno para colocarla en la base y poder crear vapor. También tener lista una jarrita o un bol con agua.
Preparación en TMX 

- Remover bien la levadura fresca de panadería casera y verterla en el vaso. Agregar, el agua y el aceite. Programar, 2 minutos, 37°, velocidad 2. Es fundamental no añadir toda el agua (ver notas). 

- Añadir la harina y la sal. Programar, 2 minutos, 30 segundos, velocidad espiga. Pasado el minuto, quitar el cubilete. La masa quedará blanda, no pasa nada (ver notas).

- Untar con bastante aceite un bol grande y la espátula también. 

- Sacar la masa del vaso con la ayuda de la espátula. Al estar aceitada, nos será más fácil. Pasarla al bol. Si quedan restos de masa, tapar el vaso y programar unos segundos a velocidad 10. Los restos quedarán en las paredes y los podremos aprovechar.
Preparación tradicional 

- Remover bien la levadura fresca de panadería casera. 

- En otro bol agregar la harina y la sal. Formar un hueco en el centro y verter la levadura fresca de panadería casera. 

- Agregar, el agua y el aceite. Es fundamental no añadir toda el agua (ver notas). 

- Mezclar con la punta de los dedos para que la harina vaya absorbiendo los líquidos. Amasar hasta que esté todo integrado y la masa esté blanda, no pasa nada (ver notas).

Autolisis 

- Estirar la masa de los bordes al centro formando varios pliegues. Tapar con film transparente e introducir el bol en el horno o en un lugar con una temperatura entre 24º y 27º. Yo preparé la masa a mediodía y la dejé por la tarde y noche. Me lo agradeció enormemente y yo a ella. 0 trabajo añadido.

Formado y horneado 

Al día siguiente, aún la dejé toda la mañana, liada a su vez con otro pan con masa madre y otras cositas. Es que ni con confinamiento, paro... Así que, entre una cosa y otra, el pan se fue al horno después de comer. Yo expectante porque aquello no subió o eso me parecía, pero sí que es verdad, que observé que alguna burbujita tenía en la superficie. Cualquier panadero profesional, me puede estar leyendo y pensando que soy una atrevida, pues sí, lo soy, pero todo era nuevo y a la vez, ilusionante. ¡Funcionó! con solo mirar las fotos, podéis comprobar, que el pan, corteza y miga, salieron bien, muy bien. Al cortarlo, se constata que las burbujas eran reales y los agujerillos, también.

- Con la ayuda de una espátula o con las manos, pasar la masa del bol a la encimera. Al llevar aceite y con el tiempo de fermentación, la masa se maneja bien. 

- Con mucha delicadeza, estirar la masa desde el borde al centro hasta que quede con forma de hatillo, darle la vuelta y con las dos manos, bolearla, es decir, formar una bola. 

- Pasar el pan a la bandeja donde lo vayamos a hornear. Hacerle un corte con un cuchillo a lo largo, pero sin llegar al final de la bola. Yo lo hice muy suave y tendría que haberlo hecho con más gracia, pero no me pidáis más, que la situación era de por sí, estresante.

- Precalentar el horno a 220º, calor abajo, poner una bandeja en la base. Introducir la bandeja con el pan en el horno y verter en la bandeja que teníamos colocada agua con mucho cuidado. Se formará vapor. Cerrar rápidamente el horno y hornear el pan con solo calor abajo, durante 10 minutos. 

- Pasados los 10 minutos, bajar la temperatura a 200º, y hornear durante 20 minutos más. El tiempo dependerá del tipo de horno y de cómo lo queramos de dorado. A mi se me doró un poco más porque me despisté al principio lo tuve con calor arriba-abajo.
Notas: 

Si no eres experto haciendo pan, puede ser que te salga fatal,  pero lo más importante, es intentarlo, siguiendo mis pasos. Si no tienes levadura y quieres probar, experimenta, es mi consejo. No puedo explicar nada más, porque lo he hecho solamente una vez, pero os he indicado, la proteína de mi harina (no era de fuerza), la temperatura a la que tiene que estar la masa y los tiempos de espera. También, cómo darle la forma y hornearlo. Os recuerdo que el mío no lleva nada de sal, por eso os animo. Sin sal, es siempre un poco más complicado.

- Como era un experimento y Chus me dijo que la levadura equivalía a un cubito de levadura fresca (25 g), me arriesgué y la utilicé toda. Como mucho, sabría a cerveza, pensé, pero no es así y funcionó perfectamente a la primera. Lo que sí que corregí fue la cantidad de líquido de la receta de masa de coca.

- Os aconsejo, como en cualquier receta de pan, que no pongáis toda el agua de golpe. Añadidla poco a poco hasta ir viendo la consistencia de la masa, siempre dependerá del tipo de harina que se utilice. Es una masa que al llevar bastante aceite, se maneja bien, pero es preferible que quede blanda al principio para que con el tiempo de reposo vaya adquiriendo consistencia. 

- No esperéis que suba, como otras masas, lo importante, es mantenerla en reposo tiempo y a una temperatura entre 24 y 27 grados C. 

- Como lo amasé a principio de abril y con una temperatura ambiente no demasiado alta, no puedo indicar el tiempo que necesitará en verano porque necesitaré ponerlo en práctica. 
- También me gustaría probar a dejar la masa en frío durante toda la noche para ver cómo reacciona. Cosas de la novedad y falta de experiencia en este experimento.

- Cuando vaya experimentando más con ella o tenga información de otras personas, la añadiré aquí.


GRACIAS y un abrazo enorme.

Bon profit!

Me da mucha pena que el diseño del blog no me deje insertar vídeos de YouTube. Quería acompañar esta entrada con la canción de Mercedes Sosa, Soy pan, soy paz, soy más, pero no sale bien. Me conformo con que si os apetece escucharla pinchéis aquí. Os dejo la letra.

Soy pan, soy paz, soy más

soy agua, playa, cielo, casa blanca
soy mar atlántico, viento y américa
soy un montón de cosas santas
mezclado con cosas humanas
cómo te explico cosas mundanas.

fui niño, cuna, teta, techo, manta
más miedo, cuco, grito, llanto, raza
después mezclaron las palabras
o se escapaban las miradas
algo pasó... no entendí nada.

vamos, contame, decime
todo lo que a vos te está pasando ahora
porque sino cuando está
tu alma sola llora
hay que sacarlo todo afuera
como la primavera
nadie quiere que adentro algo se muera
hablar mirándose a los ojos
sacar lo que se pueda afuera
para que adentro nazcan cosas nuevas.

soy pan, soy paz, soy más, soy el que está (por acá)
vamos, contame, decime
todo lo que a vos te está pasando ahora
porque sino cuando está
tu alma sola llora
hay que sacarlo todo afuera
como la primavera
nadie quiere que adentro algo se muera
hablar mirándose a los ojos
sacar lo que se pueda afuera
para que adentro nazcan cosas nuevas.

Como estoy muy orgullosa de que este pan me saliera sin haber visto antes ninguno publicado y ante tantos comentarios de gente indicando, que la levadura era un bulo y el pan no sale, me enorgullece mostraros las fotos de panes que han hecho amigas mías, que no tienen blog y que tras mucha paciencia, ilusión, emoción y trabajo, han conseguido que les salga. Muchas gracias por vuestro tesón.

Eva Valer fue la primera y mirad qué pan tan bonito. Gracias, Eva.
Chelo Peiró, también lo ha horneado pero dentro de una cazuela de hierro. Mirad qué color tiene la corteza. Dice que está buenísimo. Gracias, Chelo.
Asunción Ruz, desde Cabra, Andalucía, me ha puesto de nuevo las pilas volviendo a mostrarnos, que la levadura de cerveza casera funciona. La prueba es su pan horneado a partir de mi receta. Felicidades. Le ha encantado y lo ha horneado en cazuela. Para ella, el amasado es muy importante. Al igual que yo y que Eva, la harina que ha utilizado es floja, baja en proteínas. Mil gracias. No me diréis que no le ha quedado precioso. Me encanta.

19 comentarios:

  1. Ya conoces mi ignorancia panarra, pero sí me ha llamado la atención, además del pan, el gesto de una compañera bloguera, conocedora de las carencias que podemos tener estos dias, de ayudar por medio de otra, a subsanar los problemas que puedan surgir en un momento en el que debemos salir a la calle lo mínimo. A ti te ha dado un resultado estupendo que enseguida has mostrado para su difusión. Me encanta el fondo del ser humano, el que todos tenemos y sale cuando ve la necesidad de contribuir en la medida de sus posibilidades al bien común.
    También me encanta el pan que has elaborado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola Marisa, para empezar me has salvado pues me esto quedando sin levadura casera que no hay ya manera de encontrar por aquí, lo mejor es que es fácil yme pongo a buscar una buena cerveza que ùeda haber en el super . Por otro lado, el pan de hoy es espectacular como siempre, no me cabe duda que cada pan tuyo es éxito asegurado. Y qué podemos decir de Chus, pues que es generosa a mñas no poder, lo sé y que es una gran bloguera y mejor persona. ella sabía bien a quién podía dar la receta, a la maestra panadera que la iba a utilizar de la mejor manera y sobre todo agradececida siempre como tú. Yo estoy encantada. Pronto tambíen tendrás otra sorpresilla. Al menos, estos momentos difíciles lo hacemos entre nosotras más bonitos y sobre todo me alegra pensar que hay gente dispuesta a ayudar siempre. Mil besos para ti y por supuesto para Chus!

    ResponderEliminar
  3. Qué te voy a decir de Chus, tengo la suerte de conocerla personalmente . Si a través de las redes es fantástica, en persona aún gana el doble. Estoy feliz de que el destino la haya cruzado en mi camino.
    En estas situaciones en las que estamos, estos pequeños gestos son un mundo que nos dan esperanza para seguir creyendo en la gente buena, que haberla haila.
    El pan está espectacular , se nota que practicas mucho . Le han quedado unos alveolos estupendos.
    Un abrazo Marisa y mucho ánimo , ya se comienza a ver un poquito de luz entre tanta oscuridad.

    ResponderEliminar
  4. Pues ha quedado un pan estupendo!! Claro, no podía ser menos viniendo de tus manos!! Parece que en otra vida anterior, si es que la hay, hubieras sido panadera!! Un gesto muy bonito por parte de Chus, sabía que tú le sacarías el máximo partido y nos regalarías otra maravillosa receta.
    Un abrazo Marisa y cuídate mucho!!

    ResponderEliminar
  5. Hola Marisa.
    Como en todo... la belleza esta en el interior... Y eso es lo que le pasa a este Pan... que tiene un corte precioso...
    Y tan poco es tan feo.. por lo menos a mi no me lo parece.
    Con lo que me gusta el pan y apenas he elaborado muchos...
    El último quede para me salió riquísimo y estaba emocionadisimz, así que te entiendo con tus elaboraciones y el cariño que le pones a cada pieza que horneas.
    Buena idea pues no es fácil encontrar levadura estos días en el super.
    Un besazoooo enormeeee. Cuidate mucho.😚🏠

    ResponderEliminar
  6. No sólo me gusta el pan, con esa miga, esa corteza tan doradita y el uso de la levadura fresca casera que nos enseñas en la anterior entrada, sino que me gusta aún más la historia que tiene detrás, en la que se demuestra la generosidad de algunas personas que nos hace seguir confiando en el ser humano. Entiendo perfectamente tu emoción y tus nervios. Me alegra verte tan ilusionada.
    Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  7. que maravilla de pan Marisa ¡¡¡ es una pasada ,besotes

    ResponderEliminar
  8. Marisa te ha quedado un pan espectacular😋 ese corte lo dice todo 👌. Que decirte de chus que no se sepa?hace años he tenido el placer de conocerla y es toda transparencia...es un amor. besinos y cuídate mucho

    ResponderEliminar
  9. Marisa , que pan mas estupendo te quedo , no se te pone nada por delante y todo lo bordas
    besinos

    ResponderEliminar
  10. Querida Marisa, yo también me emociono con mucha facilidad, y te aseguro que lo de Chus me ha llegado, en estos tiempos que corren se agradece muchísimo esos detalles y se reconocen a los buenos amigos. Yo tampoco la conozco personalmente, pero hace años, desde un principio que la conocí me pareció una gran persona....lo mismo que tu.
    El pan me parece que te ha quedado de categoría. Ya tengo en marcha la levadura casera, pero voy a intentar a hacer monas como te he dicho; mañana haré más y probaré con el pan.
    Un bst y cuídate!!

    ResponderEliminar
  11. Marisa, no sabía que Chus trabajaba en esos esenciales y de riesgo... espero que todo vaya bien y este acto de generosidad la retrata, una magnífica persona la que en esta situación se acuerda que ahora muchas personas no pueden hacer pan por la falta de levadura. Gracias a las dos. A ti también por supuesto por enseñarnos una vez más un pan maravilloso para estos días tormentosos. Saldremos seguro de esta y se habrán sellado mucho más los lazos de amistad y cariño entre muchos de nosotros.
    Lo intentaré hacer a ver qué tal me queda.
    Mil besos y cuídate mucho. Salud, Marisa, para ti y para Chus también.
    Me encanta Mercedes Sosa, pero me da mucha tristeza, ahora no la podría escuchar, me recuerda mucho a mi padre. Una gran artista, una gran autora.

    ResponderEliminar
  12. Hola Marisa. Antes de nada preguntarte ¿cómo estás? Espero que muy bien y creo que deseando, como todos, que esto acabe.
    Lo que esta situación nos está enseñando es a conocer a mucha gente y en la mayoría de los casos demostrando unas cualidades que de otra forma serían desconocidas y también por desgracia muchos quedan "retratados".
    Sabes Marisa que no soy tan panero como tú jj bueno ya quisiera yo llegar a tener solo un 5% de tus habilidades en hacer pan jj.
    Es cierto que en los super la levadura ha desaparecido casi igual que la harina y es que en estos días ha debido haber un gran interés en hacer pan o repostería jj.
    Aunque no sea un experto en la materia tengo que decirte que el aspecto del pan que has hecho con esa levadura casera es imponente tanto que no me importaría coger una rodaja para disfrutarlo.
    Un abrazo y cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  13. Hola Marisa ! un gesto de chus muy de agradecer y tuyo por supuesto al ponerte a preparala ,aunque ya sabemos lo que te gusta hacer pan y compartirlo ,ha quedado con un aspecto delicioso ,aquí en el super de mi zona problema de pan no hay pero si de levadura que a mi ya no me queda y de vez en cuando me gusta prepararlo
    muchos besitos y cuídate mucho

    ResponderEliminar
  14. Hola Marisa, te ha quedado muy bien. Que bonito experimentar con cosas nuevas y probar y aprender a la vez. Pues ya te he comentado en el post de la levadura que e lo agencio para cuando pueda comprar cerveza. Besos y cuídate mucho :)

    ResponderEliminar
  15. Hola Marisa, he venido a ver el pan del que me hablaste y es curioso, cuando me dijiste lo de la levadura de cerveza, pensé en la levadura de cerveza en polvo o en escamas, y resulta que es con una cerveza, lo cual es estupendo porque es más asequible casi que la otra, y en estos tiempos eso se agradece. Te diré que hay un libro sobre pan, que tiene una receta con cerveza, no se si es igual a esta o no, porque no me acuerdo, pero si que me había llamado la atención, no estoy segura de que libro es, porque es de la biblioteca, pero en cuanto pueda lo averiguo.
    El pan tiene una pinta estupenda, y la historia que tiene detrás es maravillosa, define dos cosas muy grandes, amistad y generosidad, ambas muy de Chus Nenalinda, y se de que hablo, porque tengo la fortuna de conocerla bastante bien. Es todo lo anterior, y además en inteligente, sabe a quien es la persona adecuada para que difunda la receta ¡chapeau! A las dos.
    Beso enorme y sigue cuidandote ❤❤

    ResponderEliminar
  16. Un regalo muy bonito mi Marisa querida, creo que hablamos un poco al día siguiente de este pan, creo que era este..., en fin. Me encanta y es maravilloso lo que puede lograrse con una cerveza harina y azúcar. He ido a ver y la cerveza debe ser buena y artesanal me encanta. Por acá hay montón de cervezas muy buenas artesanales, es ver la miga y enamorarse, además que con cerveza los panes adquieren un alma y aroma tan especiales que me encantan. Que bonita toda la descripción que nos haces de ese momento en que Chus te compartío la receta, y que bueno que nos la regalen, por acá consigo levadura y también tengo mis MaMas en modo activo; pero siempre es bueno también probar y confirmar que se pueden lograr panes espectaculares como estos. 

    Un placer leerte, una canción de mis preferidas sin duda. Que la sensibilidad siempre sea la que nos llene las venas de sentimiento, que es mejor vibrar por ello, que aunque muchas veces sea de tristeza o desazón, esos sentires elevan el espíritu de luz y sabiduría. Claro, nos dejan cicatrices y huellas..., tantas noticias de lo que va pasando, tantos lugares y seres que se están yendo, seres de luz que van partiendo, el mundo y la naturaleza allí afuera, depurándose. Y ya me fui por las ramas, pero es que me emociona, hace días no me pasaba de visita, en medio de días de reflexión, de quietud, muchas veces andamos descargados y en contra de todo, es mejor intentar subir esa energía, y me la sube montones leerte a ti, y estas maravillas: pequeños regalos que hacen parte de esas boronas de amor que pueden alegrar un día, una tarde, una mañana, una cocina, un alma un espíritu. El pan, la magia que lo contiene, un alimento humilde y básico, un arte que con el tiempo nos transforma. 
    besitos

    ResponderEliminar
  17. Hola cielo. Pensarás que raro que Pilar no se pase, que raro que no diga nada al respecto. Llevo casi una semana con migrañas y vértigos, producidos en parte por las tormentas diarias y ya sabes que dejé de coser por éste motivo y éstos días de atrás, he estado haciendo horas de maquina de coser, haciendo mascarillas para la familia y algunos vecinos y se me han resentido. En fin, que se le va a hacer, hay que ayudar con todo lo que se puede. Referente a tú pan, te doy un 10. Por supuesto que hay que experimentar con otras harinas y con otro tipo de cervezas para comparar resultados. A lo que te dije el otro día de que yo siempre he dicho que la cerveza sólo me gusta de tres maneras: el pollo a la cerveza, el bizcocho de chocolate y cerveza y el pan de cerveza, realmente no era ésto a lo que me refería. Yo tengo una receta que he hecho en varias ocasiones en la que se usa levadura de cerveza casera para hacerlo. El concepto es el mismo, pero además lleva una cucharada de gasificantes (levadura tipo Royal o bicarbonato) y el reposo de 12 horas es en frío, la verdad es que la masa es un poco más manejable que la que tú cuentas. He buscado por todos lados de donde pude coger la receta, pero sólo se que es una receta alemana porque la tengo junta con la del bizcocho y unas galletas, todas hechas con cerveza. Haz la prueba para comparar resultados, a ver qué tal. Yo hace ya muchos años que no lo he vuelto a hacer, pero si que recuerdo perfectamente que no sabe nada a cerveza. Cuídate mucho reina. Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Pilar, sí que me extrañaba y siento que lo estés pasando mal. No te agobies y descansa. Me alegra lo que me dices porque había pensado añadirle un poco a ver cómo funciona, pero como tengo bastante pan en el congelador y éste, me dio mucho trabajo, me iba a esperar a volver a intentarlo. Mil gracias, ya te diré si lo pruebo.
      Besos y cuídate mucho.

      Eliminar
  18. I like this bread perfectly made with homemade yeast. I am going to try your homemade yeast recipe.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.