Kimchi rápido apto para tiempos de confinamiento, 1 +/- 100, desperdicio 0

15 Comentarios


Las conservas de verduras y hortalizas sazonadas con especias, mariscos y pescados fermentados se denominan “kimchi” en la República de Corea. y son un elemento esencial en las comidas de todas las clases sociales y regiones del país. La práctica colectiva del “kimjang” –esto es, el modo de preparar y compartir colectivamente esas conservas– reafirma la identidad del pueblo coreano y ofrece una excelente ocasión para fortalecer la cooperación familiar. 

El Kimchi se puso de moda hace pocos años e incluso, fue declarado Patrimonio cultural intangible de la humanidad por la UNESCO. Si pincháis en el enlace, podréis obtener más información. Es el alimento salado más emblemático de la cultura coreana y lo consumen prácticamente, en cada comida. Las recetas son múltiples y como suele suceder con las recetas tradicionales, cada casa poseerá la suya propia. Está elaborado con un tipo de col coreana. 

Mi preparación es diferente, más sencilla y rápida, adaptada a mi alimentación porque yo no puedo tomar sal y en el tradicional, se utiliza mucha, incluso se elabora una salmuera en la que permanece horas o días, dependiendo de cada forma de preparación. También se prepara una salsa de pescado que suelen ser anchoas. También lo he adaptado a lo que tenía en mi nevera, col y zanahoria, por eso, lo publico como apto para “tiempo de confinamiento”. Se le puede añadir otro tipo de hortalizas como el pepino, la calabaza, pimiento, acelga, berza etc. 

A diferencia del kimchi fermentado, esta variación rápida se come mejor, poco después de la preparación y conserva su textura crujiente. A mí me va bien y ya lo he elaborado dos veces. En ésta última, en vez de utilizar zanahoria naranja, usé una morada que me quedaba y que compré en el mercado Central de Valencia unos quince días antes del confinamiento. Es la que le confiere el color rosado. La col, es la que puedes comprar en cualquier tienda o supermercado, una col blanca. No está muy fuerte, ni de vinagre, ni de jengibre, para empezar a acostumbrarse, creo que es mejor. El primero me quedó más potente y me gusta, pero para compartirlo aquí, prefiero éste y que si lo probáis, cada uno, decida y lo adapte. 

Yo lo como solo, poca cantidad, en la comida, pero puede acompañar a pescados, pollo o carne a la parrilla. 

Como es una receta en la que aproveché media col que estaba esperando en mi nevera y un resto de zanahoria morada, publico este Kimchi, como inicio a las aportaciones para mi proyecto, 1 +/-100, desperdicio. Espero que os guste. Por mucho que estuviera o siga estando de moda, que no lo sé, es algo totalmente diferente a lo que os tengo acostumbrados, ¿verdad?

¿Cómo seguís? Espero que estéis bien, yo lo estoy. Sigo con mis rutinas, comida sana y ejercicio. Por las tardes yoga durante una hora y después relajación el tiempo que me apetece. Mis ánimos siguen también estables, tal y como os dije en la anterior entrada, intento evitar lo negativo y a los negativos, aunque no siempre lo consigo. Estar confinado solo no es sencillo, pero para mí lo importante es que la salud siga bien y mi gente también. Deseo de corazón que os cuidéis y que os mantengáis POSITIVOS. Cuidad y cuidaos. Un abrazo enorme.
Pinchad en el siguiente enlace que os dirige a los recopilatorios de cada mes para que podáis acceder fácilmente a todas las recetas presentadas en 1 +/-100, desperdicio 0 desde su inicio.

Y si queréis saber en qué consiste el proyecto, pinchad aquí o en el logo. Os invito a participar.

Ingredientes 

- 400 g de col blanca 
- 4 dientes de ajo 
- 900 g de agua 
- 5 g de jengibre 
- 50 g (5 cucharadas) de vinagre de manzana 
- 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra 
- 1 cucharadita de sal (no le puse) 
- 1 y ½ cucharadita de azúcar de abedul o azúcar 
- 1 cucharadita de pimienta de colores 
- 220 g zanahoria morada o naranja 

* 1 bote de cristal o 2, dependiendo del tamaño 

Antes de empezar… 

- Lavar el bote con agua y jabón o hervirlo en agua caliente. Yo prefiero hervirlo. Dejarlo boca abajo sobre un paño hasta el momento de usarlo. 

- Quitar las hojas exteriores de la col y/o si hay algún trozo en mal estado. 

- Pelar los ajos y quitar el germen. 

- Si el jengibre no es ecológico, pelarlo y cortar en rodajas el trozo. 

- Pelar la zanahoria y cortarla en trozos no muy grandes.
Preparación TMX 6

- Poner la col y los ajos en el vaso y programar 3 segundos, función triturar (TMX 6) o velocidad 8. Bajar los restos con la espátula. Si se desean trozos más grandes, se puede triturar a menos velocidad. A mí, me va bien así. 

- Agregar el agua y programar, 20 minutos, 100º, velocidad 1, giro a la izquierda. 

- Sacar del vaso y dejar escurrir en el cestillo hasta que no suelte agua y esté fría. 

- Enjuagar el vaso, secarlo y añadir el jengibre. Programar 3 segundos, función triturar (TMX 6) o velocidad 8. Tiene que quedar muy triturado. Bajar los restos con la espátula y agregar el vinagre, la sal (si se utiliza), el  azúcar de abedul  o azúcar y la pimienta. Programar, 3 segundos, velocidad 5. Mezclar todo con la espátula. 

- Verter en el tarro, taparlo y refrigerar al menos 25 minutos antes de servirlo. Mejor si es al día siguiente. 
Preparación tradicional 

- Poner la col y los ajos en el vaso de un robot o procesador. Si no lo tenemos, cortar la col en trozos pequeños y los ajos menudos. 

- Pasar a una olla y agregar el agua. Llevar a ebullición a fuego alto, después, hervir a fuego medio-bajo. Remover una o dos veces y detener la cocción cuando la col esté tierna, pero no muy blanda. Escurrir y dej 

- Batir en un bol, el vinagre con el aceite. Añadir el jengibre picado muy menudo, la sal (si se utiliza), el  azúcar de abedul o azúcar y la pimienta. 

- Sacar de la olla y dejar escurrir en el cestillo hasta que no suelte agua y esté fría. 

- Agregar la col y la zanahoria al bol. Mezclar bien. 

- Verter en el tarro, taparlo y refrigerar al menos 25 minutos antes de servirlo. Mejor si es al día siguiente. 

Bon profit!

You are invited to the Inlinkz link party!
Click here to enter

15 comentarios:

  1. Muy curioso. No conocía el kimchi, me recuerda un poco al chucrut, aunque imagino que tiene grandes diferencias. Bss guapi y a seguir con ánimo.

    ResponderEliminar
  2. Eres como un reloj, el dia 1 ya tenemos receta de aprovechamiento, bueno, yo también tengo la mia ya, el próximo viernes la publicaré. En este tiempo de confinamiento estas aportaciones sirven de mucho, ya que no se puede salir a comprar cada dos por tres y se hace necesario consumir hasta el último perejil que tenemos en la nevera, aunque algunas ya lo hacíamos, tenemos adquirida esa educación desde la cuna, yo heredada de mi abuela y mi madre. Lo de embotar verduras sí que lo he visto hacer en casa, pero quitando la mermelada, yo no lo he hecho, salvo alguna vez que le he ayudado a mi madre. Tú has ido más allá y le has copiado la receta a los coreanos, es otra técnica y también otros productos. De entrada el color ya es vistoso y no hay duda que como acompañamiento irá muy bien. Te han quedado perfectos, como todo lo que haces, no te aburres nunca porque sabes llenar tu tiempo con actividades prácticas. Estupendo, ahora vienen bien.
    Cuídate mucho. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Marisa ante todo me alegra leerte. Es señal de que estás bien, que con los tiempos que corren es todo un lujo.

    Creo que todos hemos pasado mucho miedo estas primeras semanas, y no es que ahora no lo tengamos, sino que gastamos más cuidado (que es lo que debimos hacer desde el principio)

    Me encanta ver que seguimos compartiendo y siendo generosos. Estamos a las duras y las maduras en la blogosfera y es una maravilla el plantel de recetas para el confinamiento que estoy recopilando.

    Tu kimchi tiene una pinta espectacular

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  4. Curiosa receta. No es la primera vez que oigo hablar del kimchi, aunque no lo le probado, pues reconozco que no me atrae en exceso, aunque desde luego parece muy saludable.
    Cuídate. Sonríe. Disfruta de tu tiempo, que ahora es exclusivamente tuyo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Hola wapa, no conozco esta receta...bueno ahora ya si😉tenemos que seguir con los ánimos altos y no decaer para eso tenemos nuestras cocinas👍cuídate mucho wapa
    Yomequedoencasa

    ResponderEliminar
  6. Marisa , con ese color esta super apetecible
    besinos

    ResponderEliminar
  7. Hace mucho que tenía la idea de probar el kimchi pero por unas cosas u otras seguía pendiente, ahora con esta receta tuya tan fácil ya no tengo excusas, gracias Marisa por compartir una receta tan rica, besos

    ResponderEliminar
  8. Hola Marisa. Espero que te encuentres perfectamente aunque leyéndote así es pero ello no obsta para que te lo pregunte.
    No he probado ni he hecho este tipo de preparados así que no puedo opinar sobre si me gustaría o no pero estoy convencido que sería lo primero y más viniendo de ti ya que todo lo que preparas está delicioso.
    Un abrazo y ¡cuídate!

    ResponderEliminar
  9. Pues bien bueno. y un lindo color.
    para otra vez seguro que te atreves en crudo que es buenísimo para fortalezer nuestra microbiota.
    1 saludito

    ResponderEliminar
  10. Marisa, me ha sorprendido totalmente esta receta.
    Sobre todo el nombre que no lo había oído antes.
    Ha sido muy interesante lo que nos cuentas de ella.

    Me alegra saber que sigues bien. Continúa así y cuídate mucho!!

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Hola, para mí totalmete nuevo, no te acostarás sin saber una cosa más. Estas recetas son muy de mi gusto, ya sabes. Un beso

    ResponderEliminar
  12. Hola, preparado de esta manera contiene también lactofermentados? Debo tomarlos, y así me ahorraría comprarlos … Gracias

    ResponderEliminar
  13. Hola, yo también debo tomarlos, pero como indico en la entrada, el original lleva mucha sal y yo la tengo totalmente prohibida. Por eso, está adaptación.
    La sal es esencial en el proceso de fermentación del original, pero a mí éste me va bien, dada mi situación.
    En el original, la col se sumerge en agua muy salada y de esta manera se matan las bacterias peligrosas, manteniendo los lactobacillus, bacterias beneficiosas y que también encontramos en el yogur.
    No soy experta, pero si puedes tomar sal, busca otra receta.
    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola Marisa! Nunca he preparado en casa Kimchi y tampoco es que me suene mucho, lo mismo lo he visto en la web, pero ahora no caigo... Me imagino que estará buenísimo, solo de verle ese color tan bonito que tiene, me dan ganas de probarlo... asi que me guardo la receta para hacerlo un día... Un beso y cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  15. Marisa aún no te comentaba esta entrada y leyendo detenidamente, a primera vista pensé que utilizabas col morada, veo que esa zanahoria ha dejado un precioso color en este Kimchi rápido. Me acuerdo de un documental en su apartado de fermentados; siempre me ha llamado la atención adentrarme un poco en todo este tipo de preparaciones, por ahora solo tengo mis masas madre que ya llevan varios años conmigo. Esta receta me parece ideal por lo practica y también por lo vistosa. Me encanta, mil besos querida Marisa ;)

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.