Baba de camelo con avellanas, 1 +/- 100, desperdicio 0

16 Comentarios


“En mis viajes por todo lo largo y ancho de este mundo…” Así hablaba un personaje de mis primeros programas de televisión del que recuerdo bastantes cosas teniendo en cuenta lo pequeña que era, pero es que poco más había que ver y me encantaba. Empiezo así esta entrada porque la receta que hoy os presento, la conocí en uno de mis viajes a Portugal y la primera vez que estuve en Oporto. 

Comprendo y soy consciente de que para muchos, la Baba de camelo, ya no es una novedad porque en internet, webs gastronómicas, redes sociales, canales de cocina, etc., tenemos mucha información (más o menos veraz ) sobre la cultura gastronómica de cualquier lugar del mundo.

En aquella visita a Oporto nos la ofrecían en muchos restaurantes o la pedíamos sin que nos la ofrecieran. Yo siempre he sido una adicta a la leche condensada y por lo tanto, la Baba de camelo, me parece un "exceso delicioso".

Pero, ¿cuál es el origen de este nombre tan pintoresco?

La historia de esta receta nos habla de que una Sra. llamada Valentina tuvo visitas de última hora y decidió improvisar un postre rápido con lo que tenía en la nevera: leche condensada y huevos. Así inventó la Mousse Valentina. Pero no salió mucha cantidad y por miedo a que no llegara a todos los invitados, decidió bautizarla como Baba de camelo. La verdad es que pocos se atrevieron a probar el postre con un nombre tan extraño ... pero quién arriesgó, quedó encantado.

Hace unas semanas, a mi hijo le apeteció dulce de leche y preferí probar y cocer el bote de leche condensada en la olla rápida para ver qué tal quedaba porque nunca lo había hecho. No hice fotos, porque no se me ocurrió en ese momento; os dejo el enlace del blog del que cogí la receta, que por cierto, es perfecta.

A pesar de lo dulce que está la leche condensada cocida, se la fue comiendo poco a poco, pero como sabía que no iba a terminársela, le recordé la Baba de camelo, busqué una receta portuguesa y la hice.

No es la receta tal cual, pero llevaba almendras y yo tenía avellanas que me habían sobrado picadas y enteras. Si está rica sin nada, con las avellanas mucho más (juró que pequé y la probé metiendo más de un dedito).

Probadla y pecad, está para repetir y no parar.

Como reciclé avellanas y dulce de leche, con esta receta, inicio las publicaciones de mi proyecto 1 +/- 100, desperdicio 0. de este mes deoctubre. Os invito a participar y también doy las gracias porque en septiembre hemos tenido 20 aportaciones y estoy feliz. 

Pinchad en el siguiente enlace que os dirige a los recopilatorios de cada mes para que podáis acceder fácilmente a todas las recetas presentadas en 1 +/-100, desperdicio 0 desde su inicio.

Y si queréis saber en qué consiste el proyecto, pinchad aquí o en el logo. Os invito a participar.
Ingredientes 

- 2 hojas de gelatina 
- agua para hidratar la gelatina
- 50 g de avellanas tostadas
- 3 huevos
- 185 g de leche condensada cocida (dulce de leche)

Antes de empezar…

- Preparar la leche condensada cocida. Yo la hice en la olla rápida, pero no le hice fotos. Cocer la lata de leche condensada sin abrir. Puede hacerse de dos maneras: en una olla de presión durante 45 minutos o en una olla normal durante 2 horas). Pinchad en este enlace para ver la receta. Compré un bote pequeño de leche condensada (397 g). Una vez, cocida, sobra y la guardaremos en la nevera en un bote de cristal.

- Si no tenemos las avellanas picadas, ponerlas en el vaso y picarlas, 2 segundos, velocidad 5. Reservar.

- Sacar los huevos de la nevera con antelación para que se atemperen. Después, separar las claras de las yemas.

- Colocar las hojas de gelatina en un recipiente con agua fría para hidratarlas. Reservar.

Preparación en TMX

- Poner la mariposa en el vaso limpio y seco. Agregar las claras y una pizca de sal. Programar, 5 minutos, velocidad 3. Sacar el merengue del vaso y reservar. 

- Verter en el vaso la leche condensada cocida y las yemas. Programar, 30 segundos, velocidad 3. 

- Exprimir la gelatina para que se escurra. Ponerla en el mismo recipiente en el que se ha hidratado e introducirlo en el microondas. Programar 20 segundos para que se disuelva. 

- Programar en la TMX 15 segundos, velocidad 3 y agregar la gelatina derretida por el bocal. 

- Pasar la mezcla a un bol e ir incorporando las claras montadas poco a poco y con movimientos envolventes para que no se bajen. 

- Incorporar la mitad de las avellanas picadas delicadamente. 

- Pasar la baba de camelo a boles individuales e introducirlos en la nevera. 













Preparación tradicional 

- Montar las claras a punto de nieve con una pizca de sal. Se puede hacer a mano, con unas varillas eléctricas o un robot. Reservar. 

- Batir las yemas hasta que espumen y añadir poco a poco, la leche condesada cocida. 

- Exprimir la gelatina para que se escurra. Ponerla en el mismo recipiente en el que se ha hidratado e introducirlo en el microondas. Programar 20 segundos para que se disuelva. 

- Incorporar la gelatina derretida a la mezcla de yemas y leche condensada. 

- Pasar la mezcla a un bol e ir incorporando las claras montadas poco a poco y con movimientos envolventes para que no se bajen. 

- Incorporar la mitad de las avellanas picadas delicadamente. 

- Pasar la baba de camelo a boles individuales e introducirlos en la nevera.

Notas:

- Se pueden sustituir las avellanas por almendras o no poner ningún fruto seco. De esta forma, seguimos la receta tradicional.

- Tengo publicado desde hace tiempo una receta de Dulcede leche casero. La foto es un horror, pero tuve el beneplácito de una amiga argentina. Se prepara con leche entera y os indico la preparación para TMX y forma tradicional. Os recomiendo también, esta otra forma de hacerlo. 

Bon profit!

You are invited to the Inlinkz link party!
Click here to enter

16 comentarios:

  1. Yo recuerdo al Capitán Tán, ese personaje tan peculiar que nos acompañaba por las tardes y que ha quedado en la memoria de muchos. Lo que no conozco es este baba de camelo ni por el nombre, ni siquiera lo he visto por la red y mira que la leche condensada ha sido (y es) la adicción de muchos. Y fácil de hacer no puede serlo más. Buena aportación del mes en recetas de aprovechamiento, a ver si hago yo la mía.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Pues mira, yo no conocía este postre y he estado en Portugal... y me ha encantado!! ya lo tengo en favoritos y seguro que cae pronto. Bs.

    ResponderEliminar
  3. Hola Marisa,
    Pues, coincido con Julia. Es la primera vez que lo veo.
    Has comenzado el mes de reciclaje dulcemente, con historia y con descubrimiento para algunas :)

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Se ve muy cremoso Marisa, nunca lo he probado porque soy muy poquito de dulces. Me dejo llevar de tu gusto y tomo nota.
    Un besito

    ResponderEliminar
  5. Marisa tu postre tiene una pinta impresionante, bien fresquito y co ese crocante de avellanas debe ser pecado capital,¡vamos! Lo que se dice para no contar calorías y repetir, jajaja.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Mi querida Marisa. Este postre no lo conozco ni siquiera de oídas. Para que veas que todas las recetas son necesarias publicarlas porque le van bien al más pintado ji ji ji

    Tiene una pinta espectacular. Me la guardo para prepararla en casa ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  7. Me encanta Marisa, los postres de caramelo son mi debilidad aunque los como poco por la cantidad de azúcar que tienen, pero con este haré una excepción, besos.

    ResponderEliminar
  8. Hola Marisa, la baba se me cae a mí viendo esas fotos tan espectaculares. Qué rico estará , no sé si el original de la señora estaría tan bueno como el tuyo. Felicidades de nuevo por esas 20 aportaciones, espero sigan llegando cada vez más. Eso seía señal de que somos muchas las que no tiramos y mäs ideas para aquellos que empiecen a reciclar. Un beso!!!

    ResponderEliminar
  9. Sólo he comido una vez la baba de camelo y fue en España, en un restaurante de carretera. No me gustó nada, tanto que a pesar de lo golosa que soy, no la acabé.
    Por lo que recuerdo, no se parecía mucho a la tuya, que tiene una pinta que no me extraña que pecaras y aunque el dulce de leche me resulta excesivamente dulce, no quita que un día lo prepare.
    Me alegra mucho que tu proyecto funciona tan bien. Ahora te dejo mi aportación de este mes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. No la he probado nunca, pero me da que me gustaría. Aquí te dejo mi aportación. BSS!

    ResponderEliminar
  11. Hace siglos hice el dulce de leche cociendo un bote de condensada en la olla rápida, no he vuelto a hacerlo y me has creado necesidad. Me encanta la historia, y la treta de cambiar el nombre a un plato para que resulte menos apetecible... :D
    Algún día conoceré Portugal, su gastronomía es super apetecible.
    Besos Marisa.

    ResponderEliminar
  12. Ummmm. Para que veas Marisa la importancia de un acento. Yo creyendo que era babá, ése bollo borracho y es una especie de mus de frutos secos con dulce de leche (el cual desde hace mil años que no como)
    Una delicia y no me extraña que pecases, yo no hubiera resistido. 😘😘😘😘😘😘

    ResponderEliminar
  13. Pues si que tiene pinta de incitar a pecar, yo por mi ya me ponía ello ahora mismo si pudiera, pero de momento solo me queda pecar con el pensamiento, aunque te aseguro que se me ha hecho la boca agua.
    Y a todo ello hay que añadir que es de reciclaje... a ver si me normalizo y participó, que yo no tiro nada y a veces salen cosas muy interesantes, pero no hago fotos, aunque tomo nota.
    Besos guapa

    ResponderEliminar
  14. Yo también probé este postre hace más de treinta años en Portugal y nunca me dio por buscar la receta con lo rico que está 😋
    Mi madre siempre hizo el dulce de leche con la leche condensada en la olla express yo también lo hago cuando tengo antojo pues de hace en un pis Pas aunque no es lo mismo que el preparado tradicionalmente 😉
    Para no variar receta y fotos son de 20 points además de estar de rexupete.
    Bicos mil y feliz finde wapisimaa 😘

    ResponderEliminar
  15. Hola Marisa !! Després de molt de temps ja estic ací altra vegada.Ara espere no tardar tant en tornar a fer una recepta.Besets.

    ResponderEliminar
  16. Marisa que delicia!!!!!!!!!!!!!!! yo peco con todos los dedos y sin chistar con este postre, claro con el bautizo que tuvo este postre con lo poco que había, me parece audaz la idea de Valentina jajjajaja. Como fuera, gracias a tu hijo y sus caprichos que ha caído esta delicia, no la conocía y la guardo feliz. Tu versión con avellanas me encanta!!!
    La herramienta ya cerró, creo que va solo hasta los días 30, porque intenté adicionarla temprano pero no me dejaba, no importa.
    Besitos y que delicia ver todas estas ideas, me quedo curiosa por la de mañana ;)
    besitos bonita

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.