Regla 5 Erres, 1 +/-100, desperdicio 0

9 Comentarios


No es suficiente con ser uno más de los granos de arena de una playa o una más de las estrellas del cielo. 
"El club de la lucha" (1996), Chuck Palahniuk.


En mi proyecto 1 +/-100, desperdicio 0, tratamos de aprender estrategias y hábitos de conducta relacionados con el desperdicio 0. No es nada sencillo, más bien al contrario, porque nuestro entorno, nuestra sociedad no está preparada para ello. No es necesaria sólo nuestra actitud, también influyen una barbaridad de factores que deberían empezar, por supuesto, desde las autoridades que nos gobiernan, las empresas, los supermercados… 

Sí, ya sé que me diréis que en nuestro país, reciclar lo pagamos a precio de oro y realmente, no sabemos si nuestro esfuerzo sirve realmente y si reciclan de verdad todo lo que desechamos. También pensaréis como yo, que no deja de ser una hipocresía defender el medio ambiente desde las más altas instancias y a la vez, descargar prácticamente toda la responsabilidad en los consumidores.

Como bien dice, Chuck Palahniuk en la frase que encabeza la entrada, podemos dejar de ser uno más, diferenciarnos del resto, adoptando paso a paso, actitudes que nos sirvan para iniciarnos en esta cultura del desperdicio 0. Justo en esa novela, el autor, crea un protagonista sin nombre que lucha contra su creciente molestia hacia el consumismo.

Espero que os sea de utilidad. De todas formas, no es obligatorio estar de acuerdo. Transmito el producto de mi búsqueda informativa y mi opinión personal.
Una imagen vale más que mil palabras. Foto hecha este verano al lado de casa. Podéis ver, que aunque la gente recicle, el servicio no es el adecuado y el estado de los contenedores es penoso. Pagamos impuesto especial de más de 60 euros al año y además recibo anual de basura. Comprometerse, también es crear conciencia y denunciar demandando un buen servicio acorde a lo que se nos exige.
En esta entrada pretendo informar sobre la base para empezar a reducir, en lo posible, nuestros desechos y no sólo los alimentarios, también para aprender a adoptar, en la medida que podamos, hábitos más ecologistas. Se trata de la Regla de las 5 erres de la ecología

El conocimiento de la Regla de las 5 erres de la ecología, contribuye a ayudarnos a reducir nuestros desechos y a consumir de otra forma. Tras realizar una intensiva búsqueda, he comprobado, que dependiendo del país, de la lengua, las 5 erres no coinciden y por ello, se adaptan para que en esa lengua la palabra empiece por R. Como se inició en inglés, no siempre es posible adecuarlo. También cambian dependiendo de las webs y los vídeos. Yo voy a elegir las que considero que nos dan más información y que se pueden traducir al español sin problema.

No es nada nuevo, de hecho, se empezó con las 3 erres (reutilizar, reciclar y reducir), pero ya que hemos subido dos escalones vamos a empezar con el 5:

1. Reducir: 

En esta sociedad en la que estamos inmersos, en la que se nos anima a consumir continuamente y lo hacemos, tal vez esta R, es una de las más complicadas. 

Se trata de preguntarnos, ¿Lo necesitamos? ¿Es indispensable? De preferir la calidad a la cantidad (darle otro uso, revender, dar, cambiar, reciclar…) 

- No consumir bienes materiales en exceso. 

- Cuántas veces nos hemos dicho, hemos pensado la cantidad de días-mese-años que hace que no utilizamos algo (que en la mayoría de los casos es inútil) 

- Tener menos significa, tener menos que limpiar, que guardar, que reparar, que tirar… 

- Reducir significa, tener menos necesidades, comprar menos, producir menos residuos. 

- Reducir conlleva usar menos material, menos energía de fabricación, menos energía de almacenaje (leche refrigerada vs. envasado aséptico), menos energía de uso (bombillas de bajo consumo vs. incandescentes), reducción de la toxicidad (redúcela a CERO). 

- Reducción del uso de los recursos (fuentes alternativas de energía, instalaciones inteligentes de suministro eléctrico y energético, uso eficiente de la electricidad, agua y gas, bombillas de bajo consumo, grifería, caldera, aislamientos…). 

- Reducción de la contaminación, ruido (aislamientos), CO2 (pedalear y compensación), energía de transporte (compra de productos locales). 

2. Rechazar: 

Se trata de decir NO a lo superfluo, lo que recogemos, tiramos o llevamos a casa para tenerlo amontonado, guardado o para tirarlo ya o en breve. Rechazar lo que no se necesita, lo que no es reutilizable. 

- ¿Cuántas veces has recogido publicidad en la calle para tirarla en la próxima papelera? O en el suelo… 

- Tarjetas de visita, prospectos, bolsas de plástico, papel, publicidad en los buzones… 

- Rechazar el uso de envases contaminantes en supermercados o establecimientos en los que obligatoriamente, nos los ofrecen (comida rápida, cafeterías…) 

- Rechazar los productos sobre-envasados: por ejemplo los huevos de los supermercados envasados en cartón-plástico duro-plástico más ligero. Galletas, magdalenas y otros alimentos, envueltos individualmente en plástico y a su vez, en otra bolsa y caja de cartón. Las medicinas, cápsulas en “blisters” envueltas en plástico y dentro de una caja de cartón. Se os ocurrirán más. 

- Si no se rechaza, se genera una cantidad ingente de residuos, sobretodo plásticos. 

3. Reutilizar: 

Reutilizar permite utilizar varias veces el mismo objeto dándole o no, otra utilidad. Permite evitar el consumo inútil, alarga la vida de los objetos ya adquiridos y atenúa el gasto energético. 

- Reutilizar las bolsas de plástico o papel que nos encontramos por casa. 

- Reutilizar papel, cartón, desechos orgánicos, ropas, libros, CDs, restos de comida… 

- Disminuir la cantidad de desecho que eliminamos es también una buena estrategia para comenzar hoy con un cambio de actitud y de conciencia medio ambiental. 

- No comprar objetos de un único uso: servilletas, platos, vasos, cubiertos de plástico. 

Comprar de segunda mano, es algo que ya está haciendo mucha gente, pero por ahorro, más que por conciencia ecológica. Por ahí también se empieza.

4. Reparar: 

No puede faltar esta erre, pero qué difícil es en la sociedad “civilizada” luchar contra la obsolescencia. A mí me parece inmoral. 

- Tampoco es sencillo que te reparen algo en los servicios de atención al cliente. Lo primero que hacen es decirte que la reparación es más cara que comprarlo nuevo. 

- Hay vídeos en los que se puede ver cómo se las apañan para reparar multitud de objetos, pero la mayoría, son de países en los que eso forma parte de su vida por necesidad. 

5. Reciclar: 

Se trata de reciclar lo que no se ha podido rechazar, reducir o reutilizar. 

- Sí, nuestras casas no están todas preparadas para seleccionar selectivamente, separar y reciclar. Es necesario y aún queda mucho camino por recorrer. 

- Por desgracia en muchas ciudades, da pena ver cómo están los contenedores de reciclaje y el espacio a su alrededor (por eso hice la foto y tengo muchas más de Valencia). Quiero destacar cómo me gustó Oviedo cuando estuve y vi que la empresa de basuras sólo por la tarde-noche coloca unos cubos grandes de basura de colores para que los vecinos depositen allí sus residuos ya seleccionados. El resto del día, la ciudad, al menos cuando estuve yo, está muy limpia. 

- Es necesario tener en cuenta el reciclaje de los productos que no son fácilmente reciclables: pilas, cargadores, impresoras, móviles, pinturas, aceites de motor o caseros… 

En inglés una de las palabras que empiezan por R y que no se puede traducir por otra que también empiece por R es “Rot” (compostar). 

A mí se me ha ocurrido que podíamos utilizar Retornar a la tierra. Sería la 6ª R. Compostar para convertir los restos orgánicos biodegradables en compost, abono natural.

En este proyecto 1 +/- 100, desperdicio 0. reciclamos alimentos o restos de comida y muchas otras cosas, no tiramos nada, aprovechamos para aprender los unos de los otros. 

Podéis aportar vuestras opiniones o experiencias. Gracias.

El club de la lucha. Novela de Chuck Palahniuk en el que se basa la película del mismo nombre (Fight Club).

Fuentes:




9 comentarios:

  1. Cuanta razon tienes Marisa muchas veces compramos sin necesidad y acumulamos cosas que no necesitamos aqui entono el mea culpa pues yo soy de las que les cuesta tirar las cosas aunque no las use y fijate que basta que tire o de algo que no uso en años para que lo necesite una vez ya no lo tengo .
    Aqui pagamos mucho por que la gente no sabe reciclar pese a que han hecho folletos sigue reciclando mal y luego cuando llegan a buscar el contenedor como lo miran antes de vaciar en el camion no lo pueden hacer y tiene que ir con la basura organica ,he visto hasta azulejos de un baño de una reforma de unos vecinos de aquui al lado dentro del contenedor de los plasticos no te digo mas.
    Hace dos años que tengo bolsas para la compra reutilizables y aun asi tengo montones de bolsas en casa es inevitable que te las pongan en la fruteria , la pescaderia ,carniceria ,creo que aqui vamos a tardar muchos años en reciclar correctamente los supermercados tienen que poner mucho de su parte y no estan por la labor.
    Un tema muy interesante y del que hay mucho que hablar,me ha encantado el post.
    Bicos mil y feliz incio de semana wapa.

    ResponderEliminar
  2. Una entrada fantástica Marisa! Yo que estoy en el green team de mi empresa doy mucho la matraca con lo mismo y puedo aportar algunas ideas, a ver si puedo este mes! Me encanta! Besos

    ResponderEliminar
  3. Marisa tienes toda la razón del mundo. Es una entrada muy útil y muy esclarecedora. No sé en otras comunidades autónomas, pero al menos en Andalucía hay una app en la que seleccionas tu municipio y puedes pasar a tu ayuntamiento incidencias en el mobiliario urbano, parques, alumbrado, aceras, contenedores, papeleras... Suelen ser bastante rápidos (al menos en mi ayuntamiento) y solucionan los desperfectos, así que sería una buena manera de denunciar el estado tan lamentable (a la par que poco higiénico) de los contenedores (de basura y/o reciclaje) que nos encontramos en algunas ciudades.

    El rechazo a veces es prácticamente imposible o un poco inútil. Yo puedo pasar de comprar, siguiendo tu ejemplo, un paquete de magdalenas que están sobre envasadas. Pero ese gesto por sí solo no vale nada. Si pones un mensaje a las marcas (o supermercados) a través de redes sociales e indicas que has dejado de comprar tal o cual producto por todo el plástico que lo envuelve escuchan tu queja y además se crea un efecto llamada en otros consumidores que suelen apoyar estos comentarios.

    En fin, sólo es una sugerencia que me ha venido a la mente al leer tu entrada de hoy. ¡Gran manera de empezar el mes de octubre en esta iniciativa!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  4. Marisa por aquí no se ve tanto asi los contennedores y menos mal. Llevas toda la razón, es una barbaridad lo que se tira, yo no se a donde va a parar tanta basura, aunque las plantas de reciclado no paran la basura sigue.
    Una entrada de lo más interesante....Bess

    ResponderEliminar
  5. Estas erres deberíamos tenerlas anotadas en la nevera con un imán para de a poco meternos la insignia y concientizarnos de cada una. Con todo esto hago más o menos una comparación con esos cambios que tenemos en el estilo de vida, hace varios años mi estilo de vida era sedentario y me llego a colapsar. Luego el cambio de país fue uno de los puntos de quiebre, cambios de rutinas, generación de nueva, desintoxicar el cuerpo de bebidas gaseosas e industriales, a las que llegué a ser casi que adicta, coca-cola varios litros por día..., la desintoxicada me costó trabajo, con solo escuchar que abrían una botella de gaseosa ya me daba de todo, me sudaban las manos..., es algo que uno no asimila, subir escaleras y quedar asfixiada con menos de 30 en esa época.

    Pues bien, todo es un proceso y creo que siempre es bueno comenzar, reducir el uso, aprender a saber que los medios nos manipulan de manera brutal, el marketing es salvaje, cuando te crean deseos que los venden como “necesidades básicas" y te sumerges en ello, es caer en el limbo del consumismo, las modas, en fin. Reducir el consumo de cosas, aprender a conservar y cuidar, que la cultura de lo desechable ya hace parte de todo y no puede ser..., otro punto importante, aprender a decir No (si es que en casa no te lo enseñaron, que conozco mucha gente que pareciera que no sabe decir esta palabra tan sencilla). Tener un punto de vista equilibrado con nuestra salud, medio ambiente, espíritu, cuerpo. Leer lo que llevamos antes de comprarlo, preguntarse si esto es una "necesidad básica". En fin, que escribo y me voy por otros caminos, pero me parece una entrada clave e importante Marisa, reutilizar, reciclar, reparar, rechazar, reducir, todo un ciclo que no puede quedarse solo en palabras, de a pocos se pueden ir cambiando cosas. Lo de las bolsas de basuras aún no lo supero, lo que hago es reciclar las bolsas que llegan para ese fin. Preferir botellas de vidrio siempre, nada de pitillos, ropa la necesaria, ni más ni menos, zapatos los básicos, bolsos uno o dos, jajajja que soy muy básica con ello. Nada de aerosoles, la piedra lumbre es mi desodorante, mi curador de heridas…, la leche que compro es de la que vence en 7 días y cuando sobra y se daña la guardo entre la leche que ha caducado, se convierte en suero, yogur natural…, especial para arepas y masas de pan. Me falta mucho, pero el cambio comienza con pequeños ajustes. Me encanta la cita, el libro no lo leí, pero la película si la vi hace un montón, para recordar la soledad del hombre contemporáneo, que la verdad el hombre siempre ha estado solo, pero hoy podemos estar en medio de una fiesta y estar más solos que nunca, llevados por ese consumismo absurdo y vacío. Te mando un abrazo bonita, hoy ha sido día de escribir y visitar, te mando un beso grande

    ResponderEliminar
  6. Marisa Ole ole por esta gran verdad,me encanta tu post y me sumo a todo lo que dices, la verdad que la sociedad de hoy y me incluyo somo por naturaleza despilfarradores,tenemos en abundacia y eso creo que es malo ya que no somos concientes,por ello gracias por hacernos y acercarnos más a la conciencia de las 5 erres de la ecología.
    Deberiamos tenerlas a la vista cada día para acordarnos de ayudarnos a nosotros y al medio ambiente siendo muy concientes en todo momento de ello.
    Mil besitos Marisa y gracias por este post.

    ResponderEliminar
  7. Vuelvo mañana a leer tu entrada!!!! Un beso y buenas noches!!!

    ResponderEliminar
  8. Ya estoy de vuelta, una entrada de lo más interesante que debería hacernos reflexionar. De acuerdo con cada una de estas recomendaciones. Si cada uno de los ciudadanos y de las autoridades pusieran un poco más de su parte , creo que llegaríamos a conseguirlo, si otros lo hacen …. ¿Por qué nosotros no ? Espero que el tiempo sea breve. Un beso!!!

    ResponderEliminar
  9. Hola Marisa! Yo vengo de una casa donde por necesidad se hacen muchas de estas cosas de manera natural, por ejemplo, mis papas compraban cosas necesarias que tuvieran alguna utilidad, no por estética; creo que hoy en día nos llenamos de cosas porque son lindas, porque nos la meten por los ojos en la publicidad. Mi mamá siempre guardaba cartones, papeles y cuanta cosa pudiera "por si se necesitara".
    Creo que antes, implementar estas erres era algo natural y obvio, hoy en día a mucha gente le parece algo de moda y muy cool!
    Hoy he dejado mi entrada para el proyecto.
    Un beso!!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.