Dulce de membrillo, calabaza y manzana, dos tiempos

18 Comentarios


A veces seguidores de mi blog, me preguntan cosas sobre recetas que he publicado o me piden que les aconseje, les busque o prepare una receta específica. He tenido consultas sobre el dulce de membrillo sin azúcar. Ya tengo publicadas dos recetas sin azúcar y como el dulce de membrillo me encanta, he seguido experimentando. En la primera, Dulce de membrillo, sin azúcar, por fin, escribí “por fin” porque pude publicar tras haber hecho varias pruebas utilizando la tagatosa y conseguir un dulce que cuajara. Después, cuando dejé de utilizar la tagatosa porque ya habían modificado bastante su fórmula inicial, lo intenté con el azúcar de abedul y en este Dulce de membrillo y manzana, sin, agregué manzana y de nuevo, agar-agar. Conseguí también un dulce que cuajó en menos tiempo y no muy dulce.

El primero que publiqué, Codonyat rosat. Dulce de membrillo rosado, era con azúcar, pero llevaba mucha menos cantidad, que la receta de mi familia en la que se utilizaba la misma cantidad de azúcar que de membrillo. 

Al decirme mi amiga M. Carmen, que no conseguía que le cuajara su dulce, me puse de nuevo a preparar otro, pero antes, le recordé, al igual que os lo digo a vosotros, que siempre, es necesario esperar tiempo para que se solidifique. Si es sin azúcar, todavía más.

El dulce de membrillo, calabaza y manzana que os presento hoy, ha sido un nuevo experimento y os comento que lo hice la semana pasada. No he esperado semanas porque quería que M. Carmen, viera que, con poco tiempo, podemos degustar una carne de membrillo suave, tierno, pero cuajado y con un color y sabor muy bueno. 

Tengo también que deciros que en las fotos podéis ver dos dulces elaborados con un día de diferencia, pero con diferentes tiempos de reposo. Me refiero a que una vez triturados todos los ingredientes, los dejé en reposo; en el primero, sólo 3 horas y en el segundo 12 horas. No sé si podéis ver en las fotos, que el que reposó menos tiempo tiene un color más naranja, debido a la calabaza y en el segundo, al dejarlo tanto tiempo, la fruta se oxidó y por eso quedó un poco más oscuro. El primero, tardó más en cuajar y el segundo, al día siguiente, lo pude desmoldar. Por si alguien, no lo sabe, el tiempo de reposo contribuirá también a que cuaje en menos tiempo. Agregarle manzana con piel también porque la manzana tiene pectina y favorece la solidificación del dulce. 

Como la calabaza que utilicé, era un trozo que me había quedado, voy a añadir esta receta a Reciclando Sabores de este mes.

Espero que te sirva mi experimento, amiga M. Carmen. Deseo que os guste y que lo preparéis porque está realmente rico. A mí me ha gustado tanto, que he tenido que reprimirme para no comérmelo todo.

Igual estas Navidades se os ocurre alguna receta en la que utilicéis dulce de membrillo. ¿Adivináis cuál es el que reposó 3 horas y el que reposó 12?

Ingredientes

- 200 g de cada fruta (total 600 g)
- 350 azúcar de abedul
- 45 g de limón sin piel, ni pepitas
- 4 cucharaditas de agar-agar
- medias nueces para decorar o acompañar (opcional)
Preparación en TMX  5

- Lavar y frotar bien los membrillos, cortarlos en trozos, quitarles la parte central y las pepitas. 

- Lavar las manzanas, quitarles el corazón y cortarlas en trozos no muy grandes.

- Pelar la calabaza y quitar las pepitas. Cortar en trozos no muy grandes y agregarlos al vaso. 

- Pelar el limón, quitando las pepitas y cualquier resto de parte blanca. Añadirlo al contenido del vaso cortado en trozos. 

- Incorporar el azúcar de abedul. Programar, 10 segundos, velocidad 8. Bajar los restos con la espátula y dejar reposar 3 horas. En el segundo lo dejé 12 horas. 

- Pasado el tiempo de reposo, programar, 30 minutos, 100º, velocidad 3 y ½ con cestillo. 

- Agregar el agar-agar y programar, 5 segundos, velocidad 3. 

- Programar, 3 minutos, 100º, velocidad 3 y ½ con cestillo. Cuando termine el tiempo, programar, 1 minuto, velocidad 8.

- Verter en recipientes para dar forma y dejar enfriar.
Preparación tradicional 

- Lavar y frotar bien los membrillos, cortarlos en trozos, quitarles la parte central y las pepitas. 

- Pelar la calabaza y quitar las pepitas. Cortar en trozos no muy grandes. Lavar las manzanas, quitarles el corazón y cortarlas en trozos no muy grandes. 

- Poner a macerar el membrillo, la calabaza, la manzana, el limón y el azúcar de abedul en un bol. Tal y como he indicado en la preparación en TMX, uno lo tuve 3 horas y el otro 12. 

- Pasado el tiempo, verter la mezcla en una cacerola y cocer unos 40 minutos a fuego lento. Hay que ir removiendo con una cuchara de madera y tener cuidado con las salpicaduras. 

- Poco antes de finalizar, añadir el agar-agar. Mezclar bien, removiendo unos minutos más. Triturar hasta obtener una crema muy fina. 

- Colocar en recipientes para dar forma y dejar enfriar.
Notas: 

- Lo hice en el TMX 5. Al tener mayor capacidad el vaso, si lo preparáis con la 31, controlad la cantidad de ingredientes y reducidlos si es necesario para evitar accidentes.

- Tal y como he indicado, es importante tanto el tiempo de reposo previo, como el tiempo de cuajado posterior. Si os gusta más seco, esperad más días. 

- Una vez se pueda desmoldar, es mejor darle la vuelta para que se seque también por el otro lado. Es posible que aparezca moho, si esperamos tiempo. En ese caso, se puede limpiar con papel de cocina. 

- Es también importante triturar bien para que quede un dulce cremoso. 

- El color cambia y se oscurece debido a la oxidación en el tiempo de reposo y también, cuando el tiempo de secado es mayor. 

- Si utilizamos moldes no muy altos, es más rápido el cuajado, pero así y todo, el agar-agar, el reposo previo y la manzana, agilizarán el tiempo de solidificación. 

- Se puede desmoldar, dejar cuajar unos días y congelarlo envuelto en papel film. De este modo, tendremos dulce de membrillo casero y sin azúcar, cuando ya no podamos comprar membrillos. 

- Mis recetas dulces, nunca son demasiado dulces, por lo tanto, si lo preferís, más dulce, añadid más azúcar de abedul. 

Bon profit!

18 comentarios:

  1. Me encanta el membrillo, con un poco de queso el postre prefecto. Hace poco acabé el que hice la temporada pasada.
    La próxima usaré agar- agar para que cuaje el que no lleva azúcar.
    Bss

    ResponderEliminar
  2. Fantastica esta receta Marisa como todas tus recetas
    decirte que el mio se va a quedar igual de dulce porque tampco voy de cosas muy dulces me gusta que se note el sabor de la fruta
    y el que reposò menos tiempo seguro que el del platito jeje creo yó
    y podrías decir que moldecitos has utilizado para los alargaditos?
    te felicito nuevamente por tu gran esfuerzo Saludos M Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste. Lo hice expresamente para ti con el fin de que consigas que te quede mejor sin azúcar. Los moldes son pequeños y del chino. Suelo comprarlos y a veces, regalo el dulce en esos moldes. Un beso

      Eliminar
  3. Me encanta el dulce de membrillo. En casa lo hacemos con la receta de mi madre. Probaré esta combinación que nos propones. Gracias por compartir la idea.

    ResponderEliminar
  4. Marisa me parece un dulce fantástico. Nunca lo he probado combinado con otras frutas y me llama mucho la atención.

    En casa se hace desde siempre y a tus notas me gustaría añadirle un pequeño apunte si te parece conveniente. El tiempo de cuajado se rebaja considerablemente si lo tenemos en el fuego el tiempo suficiente. En casa no se hace con la thermomix sino en cacerola, de manera tradicional, y siempre se deja bastante rato, hasta que cuesta mucho moverlo a mano que es cuando empieza a espesar. Supongo que si se hace con robot de cocina bastará con programar más tiempo.

    Fíjate si es eficaz este método que tengo en casa aún un dulce del otoño pasado y está solamente envuelto en film transparente. Está perfecto, no le ha salido moho, nunca nos ha salido. Se nota el paso del tiempo en que el azúcar (tanto el añadido como el propio de la fruta) se empieza a solidificar.

    Bueno, no me enrollo más, que aquí lo importante es este experimento que tan bien te ha quedado

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuca, gracias por tus puntualizaciones. Agregaré en notas porque olvidé poner el tiempo de cocción, pero en este caso, no es necesario mucho más tiempo porque le añado el agar-agar. Es bueno para que solidifique, para los diabéticos y para ahorrar luz con la maquinita.
      Imagino que aquí como hay tanta humedad sale moho y por eso, si hago bastante, congelo y se es mejor. Besos y gracias.

      Eliminar
  5. Hola Marisa, me parece una pasada la receta, desde luego que el experimento te ha dado un resultado excelente, me encanta esta combinación y lo querré probar alguna vez, la textura y el color muy bonito, un beset ;)

    ResponderEliminar
  6. Marisa !! Me encanta el membrillo,ni te cuento a mi madre,pero ya sabes que tampoco puede comer,pero éste sí,así que no tardaré en preparar tu receta que tiene una pinta deliciosa.Ha sido una pena no haber sabido antes la receta la hubiera preparado para los vasitos de yogur,pero no pasa nada a la próxima,seguro que sí..Mary,besets..

    ResponderEliminar
  7. Marisa me encanta el membrillo, mis padres lo toman casi todas las noches con un poco de queso fresco de cabra, y una pieza de fruta y les sienta de Mara villa.
    Me parece muy interesante combinarlo con manzana y calabaza, seguro que te ha quedado estupendo de sabor, porque el color tan precioso lo dice todo.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. A mi me gusta mucho el dulce de membrillo, este año no se que paso que no se cuajó. Probaré tu receta que me parece muy buena. Nunca he probado el azúcar de abedul. Le puedo poner de la normal?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Catina, con azúcar cuaja antes y si no le quieres poner agar, no pasa nada. Besos

      Eliminar
  9. Este año el mebrillo me ha dado bastante la bara estaban verdes y no habia manera de que terninaran de madurar de echo aun tengo algunos en un cubo a ver si terninan de madurar asi que podre probar a ponerle la calabaza por que con manzana lo he echo alguna vez y me gusta mucho el sabor que tiene.
    Como siempre receta y fotos son de 20 points.
    Bicos mil wapisima.

    ResponderEliminar
  10. Me encanta como te ha quedado Marisa, se ve fantástico, y con esa combinación que has echo tiene que ser una delicia, vaya maravilla, estaría exquisito, además más sano y no por eso menos rico, me ha encantado...Bess

    ResponderEliminar
  11. Te quedó genial,Yo este año hice dulce de manzana sin azúcar con gelatina y al tercer intento lo pude desmoldar,pero no hice fotos ,a mi yerno que es diabetico le gustó para tomar con queso. le puse sirope de agave.Probaré tu receta,aunque no tengo azúcar de abedul,a ver si lo consigo por aqui.Besinos

    ResponderEliminar
  12. tiene un aspecto buenisimo, ya me imagino como estará jeje .besos

    ResponderEliminar
  13. Una estupenda combinación que no hay mas que ver el resultado.Un besito guapi.

    ResponderEliminar
  14. Hola Marisa. El dulce de membrillo me encantaba desde que era joven jj y de eso ya han pasado unos cuantos años. Como tal no lo he hecho aunque si que en una ocasión preparé una crema de membrillo que obviamente no tiene comparación con este dulce que has hecho. Lo cierto es que es una fruta que se ve muy poco.
    Tal como la has hecho tiene que estar divina. Un dulce para disfrutarlo.
    Precioso color el que le has sacado.
    Que disfrutes del día y que tengas un estupendo fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Hola Marisa, me gusta mucho la forma como explicas tus preparaciones, y los datos que das para solucionar problemas que podamos tener al hacer las recetas. No conocía el azúcar de abedul, investigaré sobre ella.
    Me gusta mucho el color de tu postre y estoy recordando que hace mucho tiempo que no como un dulce de membrillo.
    Un saludo!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.