Salsa de kaki y mistela


Estamos en temporadas de kakis. De mi tierra, concretamente de la comarca de la Ribera del Xúquer, nos llegan los kakis o caquis Persimón. El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida KAKI RIBERA DEL XÚQUER, ha contribuido significativamente al fuerte impulso del kaki y a su expansión en los mercados exteriores y nacional, donde cada día es más reconocido y valorado por el consumidor, gracias a las campañas promocionales que se vienen realizando desde su inicio y que suponen una importante ayuda para la distribución a la hora de introducir el Persimon® en los mercados.

Persimon® , es la marca comercial por la que se conoce al kaki de pulpa dura de la variedad Rojo Brillante perteneciente a la denominación de origen protegida Kaki Ribera del Xúquer. A la otra variedad, al que se puede comer con cucharilla, se le llama kaki Classic. El Persimón tiene la pulpa dura, se puede pelar y cortar como una manzana y dicen, que tiene el mismo sabor que el Classic, pero para mí, no es tan dulce, al menos, si no ha madurado. Tanto el Classic, como el Persimón, son la misma fruta, la diferencia reside en su punto de madurez: el Classic se recolecta maduro y se comercializa tal cual; el Persimón se recolecta semi maduro y ha de ser sometido a un tratamiento de desastringentado. Con dicho procedimiento se elimina la astringencia del Persimón, ya que esta variedad de kaki antes de alcanzar el punto de madurez es muy astringente y por lo tanto no sería apto para el consumo.

Hace tiempo, los agricultores que poseían kakis eliminaban su astringencia bañándolos con coñac o cazalla (una bebida característica de la Ribera Alta con una elevada concentración de alcohol). Hoy en día, se introducen en unas cámaras con una temperatura controlada de 20º y una atmósfera controlada que contiene etanol (es decir, alcohol etílico) Con esto se consigue eliminar los taninos, que son los causantes de la astringencia. Hay tanta información interesante sobre esta fruta, que os emplazo a que pinchéis aquí, porque para mí, es imposible contaros en esta entrada todo.

Además, para quien no lo sepa, es curioso conocer qué es el Hoshigaki, el arte japonés de secado del Persimón. Os parecerá raro pero, el kaki, se puede conservar y comer como fruto seco. De hecho, es algo que llevan haciendo en Japón desde tiempo inmemorial hasta el punto de que el proceso de recolección y secado se ha convertido en toda una tradición. En esta web, nos lo explican perfectamente y podéis ver las fotos. Es muy interesante y no todo el mundo sabe en qué consiste este proceso.

El árbol del kaki, es precioso, tanto con hojas, como sin ellas. Florece después que otros frutales y por eso, es más difícil que se hiele. He encontrado muchas fotos pero como están bajo licencia creative commons de sus respectivos autores podéis ver algunas, aquí.

Esta salsa de kaki y mistela (que es como llamamos al vino Moscatel en mi tierra), la preparé para acompañar a otro plato que publicaré en la próxima entrada. Es sencilla, dulzona y deliciosa. Creo, que diferente a las que estáis acostumbrados y combina perfectamente con platos salados.

Espero que os guste. 
Ingredientes 

- 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra 
- 50 g de cebolla dulce 
- 300 g de kaki Persimón
- 80 g de Mistela de Turís (vino moscatel)
- 250 g de leche de almendras o leche de vaca
- sal y pimienta 
- 1 cucharada sopera de maicena
Preparación en TMX 

- Pelar el kaki y la cebolla y cortarlos en trozos. 

- Ponerlos en el vaso. Agregar el aceite y programar 8 minutos, 90º, velocidad 3. 

- Disolver la cucharada de maicena en un poco de leche de almendras, removiendo hasta que se integre. 

- Incorporar al vaso, la mistela, la leche de almendra y la maicena disuelta. Salpimentar. Programar, 8 minutos 90º, velocidad 2. Comprobar que la salsa va espesando. Si queda muy espesa, añadir un poco de leche de almendras. Yo no tuve que añadir más cantidad. 

- Triturar la salsa programando, 30 segundos, velocidad 7. 
Preparación tradicional 

- Pelar el kaki y la cebolla y cortarlos en trozos. 

- Pochar lentamente la cebolla cortada en juliana en un poco de aceite, hasta que se ablande pero sin dorarse. 

- Agregar la cucharada de harina, removiendo hasta que se integre. Incorporar el moscatel, la leche de almendra y los trozos de kaki. Salpimentar y cocer a fuego lento para que la salsa vaya espesando, añadiendo un poco de leche de almendras si espesa demasiado. 

- Triturar la salsa y pasarla por un chino. 

Bon profit!

Comparte o Imprime este Post:

Y ADEMÁS EN EL BLOG

11 comentarios:

  1. curiosa receta ¡¡¡ seguro estaba muy buena ¡¡¡ besotes

    ResponderEliminar
  2. Hace mucho tiempo probé un kaki y no me gusto nada, pero la semana pasada había unos Persimón preciosos en el mercado y compre uno............ confieso que lo disfruté mucho, me encanto su sabor.
    Esta salsa Marisa seguro que esta deliciosa con el punto dulzón del kaki.
    Bss.

    ResponderEliminar
  3. Marisa , me parece estupenda , seguro que esta deliciosa
    besinos

    ResponderEliminar
  4. Marisa en casa de mis padres teníamos un árbol de caquis sembrado en el jardín junto a la piscina y daba unos frutos riquísimos, pero lo tubo mi padre que quitar para construir la casa, y en el transplante se perdió, ¡una lástima! porque eran deliciosos; es cierto que son mucho más dulces que los persimón, y que tanto juego da en La Cocina, estoy deseando ver tu plato, porque esta salsa es muy interesante.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Marisa no me gustan nada los caquis, en casa tenemos dos árboles que solo mi hermana come sus frutos, le encantan, bueno se come una pequeña parte el resto los pajaros se ceban con ellos jeje, esta salsa tiene que estar deliciosa y a lo mejor hasta me gusta y todo, la pinta la tiene maravillosa...Bess

    ResponderEliminar
  6. Marisa,me parece estupenda esta crema,con persimon,me la llevo a pendientes
    Feliz semana que empieza ya¡¡¡
    Besitos¡¡

    ResponderEliminar
  7. Pues yo me quedo con el baño de coñac o cazalla, jajajaja A mi me gustan tanto unos como otros pero reconozco que me he aficionado mucho sl persimon, me encanta el sabor y la textura.
    El plato de hoy es muy original, seguro que está increible. Besos

    ResponderEliminar
  8. Que original ... no he probado nunca el caqui en este tipo de platos, siempre lo uso en postres y como mucho en ensaladas... habrá que probarla!! Bs.

    ResponderEliminar
  9. ´Hola Marisa, te has lucido con la salsa, qué delicia!! Si ésta es la salsa, cómo será el plato final! los caquis me encantan , en todas sus variedades, así que imagino y viniendo de tu cocina no cabe duda que estará de categoria. Un bes preciosa!!

    ResponderEliminar
  10. El caqui es ya de por sí una receta deliciosa pero más aún si llega a manos como las tuyas... menuda salsa... más de un uso le daríamos nosotras!!
    Un beso de las chicas de Cocinando con las Chachas

    ResponderEliminar
  11. Marisa, no imaginava jo una salsa amb caqui, de segur que esta molt bona. Caqui amb mistela ¡Molt bona i original conbinació!. Sempre ens sorprens. Besades

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.