Huevos al nido de tía Carmen


Ya os hablé de mi tía abuela Carmen cuando publiqué los Rollitos de gaseosa de tía Carmen, con y sin azúcar. Gané un premio con esa receta y lo recuerdo con cariño, al igual que a ella, la echo de menos porque fue una persona importante en mi vida. Toda una vida en la que sólo regaló generosidad, cariño, buenas palabras y su dedicación total a mis padres y a nosotras, sus cuatro sobrinas nietas. Como os decía en mi otra entrada, llegó a nuestra casa cuando mis padres se casaron y se quedó hasta su fallecimiento hace ya 31 años.

Tía Carmen, era toda ternura. Una mujer a la que la vida no le regaló nada. Una mujer que si hubiera nacido no en el siglo XIX, sino más tarde y hubira tenido otra educación y otras oportunidades, hubiera sido mucho más feliz. Tuvo un amor correspondido y truncado debido a que las familias eran de contrarias opciones políticas y eso en “aquéllos tiempos revueltos” no se perdonaba, más si su familia no permitía tomar decisiones propias y ella lo aceptó con resignación. 

La veía leer muchas novelas de amor, sus hermanas no lo hacían. Le encantaba ojear las revistas del corazón y siempre nos cuidaba, cocinaba para nosotras, tenía todo siempre listo, siempre con una sonrisa en la boca.

Otra mujer de negro, con moño pegado a la nuca que no tuvo derecho a ser feliz como merecía. Tal vez, lo fue de otra manera, pero sólo ella lo supo.

Una de sus recetas de verano favoritas y que nos preparaba a menudo, eran estos huevos al nido. Hacía mucho tiempo que no los hacía y el otro día no lo dudé y los preparé.

Una receta sencilla, barata y muy veraniega. Una buena opción para que la preparéis, especialmente, si tenéis niños.

El próximo lunes tengo la visita de mi querida amiga Rosalía. Una visita deseada desde hace tiempo y que por fin se hace realidad. Os esperamos las dos el próximo día 1, ya en septiembre con nuestro proyecto Reciclando Sabores. Yo no sé si publicaré hasta entonces. Buen fin de semana.


Ingredientes

Las cantidades son a ojo, dependerá de la cantidad de huevos al nido que preparéis y del tamaño que os guste hacerlos.

- patata hervida de buena calidad
- sal
- tomate frito casero
- atún en aceite de oliva
- guisantes en conserva (no le pongo)
- un huevo frito o a la plancha por persona



Preparación tradicional


- Hervir las patatas con piel, dejarlas enfriar un poco, pelarlas, añadir un poco de sal y machacarlas formando un puré. 

- Formar en seguida los huevos (dejar un hueco en el centro como si fuera un nido). Si no se hace rápido, la patata se endurece y ya no se puede trabajar bien. No le pongo mantequilla, ni aceite, pero si se os queda la patata un poco seca, vendrá bien añadir un poquito.

- Poner encima de la patata, en el hueco que hemos dejado, tomate frito casero hasta que quede cubierto el hueco.

- Distribuir el atún escurrido sobre el tomate. Dejar que se enfríen.

- Freír los huevos. Mi tía los hacía fritos, pero yo los hago a la plancha con unas pocas gotas de aceite.

- Colocar el huevo sobre el nido y servir.

Montando el nido. 
Destrozando el nido. Así es como más me gusta, mezclando todo

Notas:


- Se pueden hervir las patatas en el microondas, cortadas a trocitos o utilizando el utensilio que venden para cocerlas enteras.

- También se pueden utilizar restos de patata hervida si no vamos a hacer muchos.

- Se puede cocer la patata en el varoma o en el cestillo de la TMX, pero sólo si vamos a utilizar poca patata.

- Mi tía los hacía muy grandes. Los míos son mucho más pequeños, de ración.

Bon profit!

Comparte o Imprime este Post:

Y ADEMÁS EN EL BLOG

13 comentarios:

  1. Que bonito ese recuerdo de tu tía Carmen... La única persona de mi familia que cocinaba, no llegué a conocerla. Mi abuela heredó sus habilidades, pero nadie más en casa cocina como lo hacían ellas dos... en fin!

    ResponderEliminar
  2. Marisa, la vida está llena de recuerdos, la mayoría agradables y de vez en cuando tenemos que compartirlos, creo que no podría vivir sin recuerdos.

    Un nido estupendo, lo mismo hasta tengo oportunidad de probarlo.................

    Bss.

    ResponderEliminar
  3. Bonito homenaje a tu tia!! Estas recetas de la memoria son las mejores. eE mi casa mi padre era el mejor cocinilla y yo aprendí mas de él que de mi madre , a la que no le gusta mucho la cocina, por eso cuando murió, yo tomé su lugar en la cocina...si viviera y pudiera ver mi blog, sería la persona mas feliz del mundo...que pena...
    Besitos guapa!!

    ResponderEliminar
  4. Aunque un poco triste, una bonita historia la que nos has contado.
    La receta me ha gustado mucho, es de las que me gustan a mi, sencilla y a la vez muy rica,
    la pongo en pendientes. Bsssssss.

    ResponderEliminar
  5. Me ha super encantado, esto lo tengo que hacer yo que tengo en la nevera muchos huevos. Me voy a hinchar, ajajja

    ResponderEliminar
  6. Hola, me llamo Maite. Vivo en Figueres, (Girona). Hace tiempo que sigo tu blog pero nunca había comentado. Me encanta tu blog y esta receta es un lujo de la cocina casera, gracias por compartirla con nosotros. La haré pronto en casa. Felicidades por tu blog, y hasta pronto. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maite. Espero que me leas porque así sabrás lo contenta que estoy por todo lo que me dices. Me alegra saber que me sigues y te gusta lo que hago, en especial esta receta a la que tengo tanto cariño. Espero que prepares los huevos al nido y me lo cuentes. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Mi querida Marisa:
    Ayer leí tu entrada, y me pareció tan bonita la historia que cuentas, la receta tan riquísima y la foto tan perfecta . . . que decidí volver hoy, porque ayer estaba yo un poco moñas y quizás hubiera resultado todo muy cursi jaja
    No dudes que la tengo que hacer, en la sencillez aguardan grandes sabores, siempre lo digo, aunque a veces me complique de más en la cocina.
    Curiosa coincidencia, como muchas otras nuestras, pero el lunes tengo preparada una entrada donde también hay una tía por medio jaja
    Besotes regordos mi niña, feliz finde y feliz reencuentro con Rosalía.
    Nos vemos a tu vuelta.

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado mucho esta receta Marisa, tengo que hacerla.
    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  9. Como siempre amiga me dejas sin palabras con esta receta sencilla pero con tradición.Gracias y un beso

    ResponderEliminar
  10. Marisa,
    M'ha encantat la teua recepta, jo diria que és una "recepta sorpresa"...quan la veus no saps que amaga en el seu interior...i després descobreixes que és riquisim!!!. Crec que representa molt bé el record del teu tía. Cuinem com som?. Moltes besades.

    ResponderEliminar
  11. hola! me encanta la receta y el homenaje que le has hecho a tu tía, desde luego que en aquellos tiempos todo era de otra manera, pero el mimo y el cariño que nos entregan queda en el corazón para siempre. Una abraçada!!
    Silvia

    ResponderEliminar
  12. Hola Marisa. Son geniales esas recetas que tienen historia y esas personas que han dejado huella en nuestra vida.
    Tu forma de hacer los huevos al nido la probaré, no te quepa duda. Es un plato muy rápido y delicioso.
    Besos guapa!!!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.