Chupitos de huevo con tomate


Desde el inicio de mis publicaciones en el blog he hablado de mis recuerdos de infancia. Uno de ellos va ligado a esta receta sencilla y que nunca había probado a hacer en TMX. El otro día me lo planteé para llevarlo a una excursión de domingo. 

Recuerdo cuando tenía quince años, a finales de enero, el instituto programó una excursión al monte. Era el día del árbol, el 29 de enero. He comprobado, que al menos, aquí en Valencia, se sigue celebrando el mismo día. Mi madre me preguntó de qué quería que me preparara el bocadillo. Yo sin dudarlo, le dije: de huevo con tomate. Nunca me habían hecho un bocadillo de huevo con tomate. Recuerdo un día soleado, no hacía mucho frío. Ibamos mucha gente. Recuerdo las miradas cuando saqué mi bocadillo y empecé a comerlo con fruición. Más de uno me preguntó qué estaba comiendo, al ver cómo lo estaba disfrutando.

Aquel sabor se me quedó en las papilas y desde entonces, procuro comer huevo con tomate con asiduidad. Y esta última vez, también lo disfrutamos, mi pareja y yo, sentados en el cabo de S. Antonio, con unas inmejorables vistas de la bahía de Xàbia. El único problema, que se me olvidó coger un poco de pan, pero valió la pena.

Así que espero que os guste y que valoréis que a veces simplemente, lo más sencillo, es también lo más rico. Para mí, así es.
Ingredientes

- 270 g tomate natural o de lata
- 4 huevos
- 10 g de aceite de oliva virgen extra.
- 1 c de sal.
- 1 c de azúcar.

Preparación en TMX

- Poner el tomate y el aceite en el vaso y cocer 20 minutos, varoma, velocidad 2.

- Cuando falten 5 minutos, bajaremos la temperatura a 100º.

- Añadir los huevos, el azúcar y la sal. Programar 3 minutos, 90º, velocidad 3.

- Cuando falte un minuto, programar temperatura varoma para que nos quede más espeso, pero sólo si vemos que es necesario. Dejar escurrir un poco en el cestillo para que suelte si le queda caldito.

- Servir con pan tostado.

Preparación tradicional

- Calentar un poco el aceite en una sartén.

- Añadir el tomate y freírlo a fuego medio.

- Cuando esté casi hecho, añadir los huevos, el azúcar y la sal. 

- Remover bien con una cuchara de madera hasta que esté bien incorporado el huevo y nos quede con una consistencia de revuelto.

- Si al enfriar, vemos que ha quedado un poco de caldo del tomate o del aceite, escurrir un poco.

- Servir con pan tostado.

Bon profit!

Comparte o Imprime este Post:

Y ADEMÁS EN EL BLOG

6 comentarios:

  1. Vamos.... un revuelto con tomate, jejeje, a mi me gusta
    Besos,

    ResponderEliminar
  2. Facilito, eso lo tienes tú chupao
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me gusta... en el modo tradicional se fríe el tomate y cuando le quede poco se añaden los huevos, no?

    ResponderEliminar
  4. Con lo que me gusta a mi el tomate, esta me la apunto ya.

    Besosssss

    ResponderEliminar
  5. María, se hace así como tú dices. La ventaja de la TMX es que no salpica el tomate, pero da igual.
    Gracias Pi. Ya verás como te gusta.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Cuando vi la receta tambien me vinieron a la mente recuerdos de infancia, mi madre lo hacia en casa muchas veces y me he acordado de mi padre, que le encantaba, lastima que ya no pueda probarlo! a veces no por mas elaborado esta mas rico un plato y esta receta es la prueba de ello, la puse en practica enseguida y os recomiendo a tod@s que lo probeis, yo sin duda la repetiré... muchas gracias Marisa por tu adaptacion!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.