Taralli Pugliesi

9 Comentarios


Por fin puedo volver a participar en el reto CRI de mi amiga Maggie, El cajón desastre de Maggie. Esta vez, se cumple el reto número 44, con 88 recetas cocinadas y una duración de más de 5 años. Maggie ha querido celebrarlo con un sorteo. No es la primera vez que nos regala algo, porque es muy generosa. En esta edición especial, Maggie, nos invita a cocinar una receta (y sólo una) ya publicadas en el reto, con la única condición de que no la hayamos cocinado antes. Nos ha facilitado la elección dejándonos la colección completa de recetas del reto

Pensaba que no podría llegar porque sigo con mi mano/muñeca en rehabilitación y no estoy todavía al 100%. Revisé todas las recetas y me di cuenta de que sólo una la podía preparar y mira por dónde, la tenía en borradores desde antes de que ella la propusiera en el reto de febrero.

Menuda suerte he tenido, porque la receta elegida es una masa salada, concretamente una especie de “picos” muy sencillos de hacer y que me recuerdan muchísimo a nuestras Rosquilletas valencianas y borreguets de Salamero, que hice hace un tiempo con mi amigo Fernando. Hasta semillas de hinojo llevan. Pero lo que diferencia a los Taralli de Puglia, que es como se llaman estos palitos de pan, es que  llevan vino entre sus ingredientes y antes de hornearlos hay que sumergirlos en agua hirviendo, al igual que los Bagels.

En la forma y sabor, son muy parecidos a las rosquilletas valencianas, también a los picos o palitos de pan de otras zonas de nuestro país. Éstos llevan semillas de hinojo, pero se pueden utilizar otro tipo de ingredientes. Si te gusta el sabor del hinojo, no seas tacaño tampoco y no te quedes corto. A mí me quedaba muy poco. Podéis ver en las fotos que unos están más dorados porque los tuve más tiempo en el horno, pero lo dejo a gusto de cada uno.

Por falta de tiempo y debido al calor que el pasado viernes, hacía, no pesé las porciones y por eso tienen un tamaño parecido. De todas formas, a mí me gustan más así, me parecen más auténticos, más caseros. Acabados de hacer quedan crujientes y mi sorpresa fue que a pesar de la humedad que siempre tenemos por aquí, no se han puesto blandos. El tipo de vino utilizado, también es fundamental. Maggie dice que ella no añadió agua y por eso, saben más a vino. Yo les añadí un poco de levadura porque quería ver qué tal quedaban y los repetiré sin ella, como en la receta que mi amiga nos propone.

Maggie en el sorteo, nos va a regalar varias cosas, pero me parece que el libro La ciencia en la cocina y el arte de comer bien, va a ser el más codiciado. Es el primer recetario de cocina italiana de la historia publicado en Italia en 1891. Su autor, Pellegrino Artusi, tuvo grandes dificultades para encontrar a un editor que creyese en su manual de cocina y decidió correr con los gastos de la primera edición de su obra. El libro gozó de una extraordinaria acogida y fue reeditado en numerosas ocasiones. Hoy en día, este clásico de la literatura gastronómica italiana sigue estando presente en muchas cocinas de Italia y se utiliza como libro de consulta. He tenido la suerte de que el libro me haya tocado a mí. Estoy a la espera de recibirlo y ya os enteraréis de su contenido. Seguro que es de lo más interesante.

Estos Taralli pugliese, se quedan en mi cocina por diferentes razones, pero la principal, es que en casa han triunfado. Los repetiré seguro y con más tiempo, porque el calor extra al encender el horno, nunca es una excusa en mi cocina, más bien, al contrario. También formarlos, me ha servido de ejercicio para la mano y eso me viene genial. 

Os gustarán seguro, son muy sencillos de hacer y están de lo más ricos.

Maggie, sabes que me encanta estar en tus retos y en éste especialmente, porque no sabía si podría llegar o si podría elegir una receta. Ha sido una suerte que en febrero no horneara los Taralli. Un placer, amiga.




Ingredientes de la receta original 

- 1 kg de harina 
- 1 vaso de aceite de oliva 
- 1 vaso de vino blanco 
- semillas de hinojo 
- agua tibia 
- sal 

Mis ingredientes 

- 500 g de harina de trigo todo uso 
- 100 g de aceite de oliva virgen extra 
- 10 g de levadura fresca de panadería 
- 100 g de vino blanco 
- 180 g de agua mineral 
- 10 g de sal 
- 1 cucharadita de semillas de hinojo (opcional) 

* dos bandejas de horno, las mías perforadas 
* 2 hojas de papel de horno 
* una olla grande
* una espumadera

Antes de empezar 

- Colocar el papel sobre las bandejas. 

- Si se van a realizar de la forma tradicional, pesar los ingredientes con antelación. 

- Precalentar el horno a 220º, calor arriba-abajo.

- Llenar la olla con agua y una cucharada de aceite de oliva. Llevarla a ebullición una vez tengamos los taralli formados.














Preparación en TMX

- Poner en el vaso el agua y el vino. Si no hace calor, programar, 1 minuto, 37º, velocidad 1.

- Agregar la levadura y programar, 6 segundos, velocidad 4.

- Incorporar la harina y el aceite. Programar, 1 minuto, velocidad espiga. Cuando termine el tiempo, quitar el cubilete y volver a programar, 1 minuto, velocidad espiga.

- Añadir las semillas de hinojo y programar, 1 minuto, velocidad espiga y sin cubilete. La masa debe estar lisa y homogénea.










Preparación tradicional 

- Mezclar la harina con el aceite, el vino, las semillas de hinojo y un poco de agua tibia. Agregar poco a poco el resto del agua, salar y trabajar la masa hasta que esté lisa y homogénea. 

Formado 

- Cortar piezas iguales y formar unos rulos con ella, cerrarlos formando aros u ochos. Yo andaba con prisa y mucho calor y no forme piezas iguales. Tampoco pasa nada, ¿no? 

- Introducirlos en el agua hirviendo, sacarlos y dejarlos sobre un paño seco. 

- Colocarlos sobre la bandeja de horno dejando una separación entre ellos. 

Horneado 

- Hornear a 220º, calor arriba-abajo. 

- Cuando estén dorados, sacarlos en seguida y servirlos fríos o tibios.
Notas: 

- Como me había quedado sin semillas de hinojo y no me había dado cuenta, utilicé orégano seco. Los repetiré seguro con hinojo porque no es comparable para mí el sabor. 

- La masa me quedó bien a la primera, pero si no os ocurre lo mismo, adecuad la cantidad de líquido o harina. Tened en cuenta que no debe quedar seca, ha de ser manejable. 

- La harina que utilicé es la azul de Mercadona, por lo tanto, os doy pista para que si tenéis la misma, aseguréis que os salen bien.

Bon profit!


9 comentarios:

  1. A mi estas rosquillas de pan me encantan, pero me las como a ritmo de pipas, que es el peligro que tienen porque no dejan de ser pan aunque se vean pequeñitas y sin miga. Veo que tu receta es más completa que la original, en cada lugar hay hábitos distintos a la hora de elaborar algo, y como el paladar ya está educado en lo nuestro, parece que nos gusta más. Te han quedado perfectas y riquísimas, solo hay que verlas.
    Bss

    ResponderEliminar
  2. Qué ricos :) Me entusiasman estos palitos de pan. ¡Y qué originales son!

    ResponderEliminar
  3. Que vicio son estos panecillos madreee...
    Besos
    Nieves

    ResponderEliminar
  4. Un autentico empezar y no parar! Y es que son faciles y se comen como nada! Me alegra mucho que hayas podido participar, qe tu no me faltas! Y te deseo much suerte para esta tarde! Gracias bonita, lo valoro mucho!

    ResponderEliminar
  5. Suerte con esta receta. Que sepas queme llevo unos cuantos....por si los echas en falta.
    besinos

    ResponderEliminar
  6. Acabo de leer el post y veo que has ganado!!!!! enhorabuena preciosa.
    besinos

    ResponderEliminar
  7. Una vez me entero de que has ganado el libro, no sabes lo feliz que me hace, siempre Maggie es un amor completo con sus ediciones especiales y me alegra mucho que hayas sido la afortunada. Estos taralli con tu versión de orégano deben quedar también muy ricos, aún me quedan varias recetas por hacer entre esas estos. Mil besos y a disfrutar del libro ;)

    ResponderEliminar
  8. Hola, preciosa:

    ¡Pero qué cosa más rica estos panecillos! Felicidades por haber ganado el libro. Tomo buena nota de la receta para intentar hacerlos, a ver si lo logro.

    Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  9. Para no parar de comerlos! Superbuenos y adictivos. Una vez empiezas a comer te preguntas porqué no hiciste más...

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.