Pan con leche evaporada e hinojo, 1 +/- 100, desperdicio 0

10 Comentarios


Tenía ganas ya de publicar otro pan que fuera sencillo y el de hoy lo es. A la vez, es un pan de reciclaje de un resto de leche evaporada casi a punto de caducar y un poco de harina de trigo. Volví a utilizar la de espelta que compro en Lidl en el punto BIO y que me gusta mucho. Si os fijáis en el color, no es tan oscuro como el de otras harinas. También terminé con una mínima cantidad de semillas de hinojo (todavía no he vuelto a comprar) y que suelo usar bastante en los panes porque el sabor anisado no me molesta, al contrario, me gusta y muchas veces repito panes con este ingrediente.

Como tenía que encender el horno para otra cosa, programé los tiempos de levado del pan para que cuando terminara el otro plato, pudiera aprovechar el calor y hornear el pan. También dividí la masa en dos y utilicé los dos moldes de silicona rectangulares que tengo. Son pequeños y me vienen genial cuando quiero hacer pequeñas tostadas de pan. Los utilicé mucho para hacer pan al vapor en el varoma cuando estaba escayolada. No podía hacer fotos, pero con la mano izquierda, conseguía seguir comiendo pan casero al vapor y muy rico. Ya lo repetiré y os enseñaré cómo he mejorado.

Como podéis comprobar, el reciclaje en este caso, no es solamente de ingredientes. Se trata de aprovechar el calor (en este caso no residual) del horno, controlando previamente los tiempos y también, al utilizar dos moldes pequeños, los panes se hornean en menos tiempo, por lo tanto, ahorramos luz y tiempo. Yo ya no sé qué hacer porque da igual, la luz es un bien de primera necesidad a precio de lujo. Es una sinvergüencería, me enerva, la verdad.

Aunque son dos panes pequeños, los congelé a rodajas y cada día tostado para desayunar, fue un disfrute. Se nota no sólo el hinojo, también la leche evaporada tanto en la textura del pan, como en el sabor.

Espero que os gusten mis panes y toméis nota (los que no lo sabíais) de lo que explico para reciclar y aprovechar tiempos de horneado.

Pinchad en el siguiente enlace que os dirige a los recopilatorios de cada mes para que podáis acceder fácilmente a todas las recetas presentadas en 1 +/-100, desperdicio 0 desde su inicio.

Y si queréis saber en qué consiste el proyecto, pinchad aquí o en el logo. Os invito a participar.
Ingredientes

- 180 g de leche evaporada
- 200 g de agua mineral
- 10 g de levadura fresca de panadería
- 300 g de harina de espelta integral BIO
- 20 g de harina blanca de trigo
- 1 cucharadita de sal (no puse)
- 1 cucharada de semillas de hinojo
Preparación en TMX

- Verter en el vaso la leche evaporada, el agua y la levadura. Programar, 3 minutos, 37º, velocidad 1.

- Agregar las harinas, las semillas de hinojo y la sal. Programar, 6 segundos, velocidad 6. Después, programar, 3 minutos, velocidad espiga. Cuando pase el primer minuto, parar la máquina y quitar el cubilete. 

- Dejar reposar la masa unos 5 minutos. Pasado el tiempo, repetir la operación de amasado y reposo después de cada minuto hasta completar 3. La masa tiene que estar lisa y homogénea.
Preparación tradicional

- Disolver la levadura en el agua tibia y dejar reposar un poco.

- Colocar las harinas y la sal en un bol o sobre la superficie de trabajo. Formar un volcán en el centro.

- Ir vertiendo en el centro del volcán y poco a poco, la leche evaporada y el agua con la levadura. 

- Amasar hasta que todos los ingredientes se hayan integrado y la masa esté lisa y homogénea.

- Dejar reposar la masa unos 5 minutos. Pasado el tiempo, repetir la operación de amasado y reposo después de cada minuto hasta completar 3.
Formado y horneado 

- Precalentar el horno a 200º.

- Pasar la masa a la superficie de trabajo y formar una bola. Colocarla en un bol untado con un poco de aceite, taparlo con papel film o un paño húmedo y dejar que leude en un sitio cálido durante 30 minutos aproximadamente.

- Dividir la masa en dos porciones iguales. Aplanar cada porción y plegarla sobre sí misma hasta formar un rulo. Sellar el cierre y los bordes.

- Colocar cada pieza en un molde y dejar leudar hasta que la masa haya subido casi hasta el borde.

- Espolvorear harina tamizada sobre la superficie de cada pan.

- Introducir los moldes en el horno y hornear durante 10 minutos, calor abajo. Pasado el tiempo, hornear durante 10 minutos más calor arriba-abajo. El tiempo dependerá del tipo de horno y del tamaño de los moldes. Si se hace un pan solo, se necesitará como mínimo 20-30 minutos. El pan estará listo cuando quede dorado y cuando al golpear la base, suene a hueco.

- Dejar enfriar los panes durante 5 minutos y después desmoldarlos y colocarlos sobre una rejilla hasta que se enfríen.

Bon profit!

10 comentarios:

  1. Menuda pinta rica tiene el este pan. El reciclaje te ha quedado de lujo!! un par de rebanaditas para el desayuno me vendrían geniales!!Bs.

    ResponderEliminar
  2. Hola Marisa !
    Un reciclaje perfecto en todos los sentidos. Hay que consumir lo justo y aprovechar la energía para ahorrar ya que nos sangran por cualquier esquina ains...
    El pan tiene una pintaza enorme , solo con verlo , apetece pillar una porción . Está hermoso . A disfrutarlo mucho.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  3. Soy amante de los panes, aunque soy mas vagoneta que tu y los hago en la panificadora....pero este me tienta. se ve rico,rico!
    besinos

    ResponderEliminar
  4. Madre mía Marisa!!!
    Tu cocina debe de oler siempre a gloria gracias a todos los panes que haces.
    Éste al igual que todos es una "fiesta" a los ojos y al paladar.
    Impresionante!!

    Besitos guapa!!

    ResponderEliminar
  5. Rico seguro y parece que con éste me atrevo hasta yo. La miga te ha quedado impresionante anque no me sorprende porque estoy acostumbrada a que todo pan te quede espectacular. Un beso!!

    ResponderEliminar
  6. La de tiempo que hace que no hago pan, y este con harina de espelta que me gusta tanto... yo también disfrutaría en el desayuno con unas rebanaditas de estas que tienen tan buena pinta y con sabor a hinojo para que me guste más.
    Da gusto verte reciclar, espero que ya estés totalmente bien de tu brazo. Yo he pillado un catarro de esos pestosos que me está haciendo la puñeta a base de bien... a ver si ahora que parece que viene el verano se va.
    Un besazo amiga

    ResponderEliminar
  7. Marisa este pan tiene una pinta fabulosa y es que tienes unas manos para las masas únicas. De buena gana me apuntaba a una rebanada con un buen café en tu compañía

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  8. Me dejas intrigada Marisa, como son esas semillas de hinojo, no las conozco,las compras en Lidl? Esa harina también me gusta a mi y la compro.
    Haber si encuentro esas semillas y lo hago tengo curiosidad de saber cómo sabe.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  9. Hola, Marisa:

    ¡Qué maravilla de pan con leche evaporada has preparado! Tiene una pinta espectacular y esas semillas de hinojo me intrigan en el pan. De buena gana me tomaba una rebanada ahora mismo.

    Te mando todo mi cariño y mis mejores deseos. Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  10. Qué pinta más buena tiene este pan! Y me gusta tu propuesta para utilizar ese resto de leche evaporada que a mí, por lo menos, suele quedarme rodando por el frigorífico.
    Me pregunto que tal quedará hecho en la panificadora porque con este calor, encender el horno me tira para atrás.
    Y qué poquito cuesta organizarse para aprovechar el calor del horno y ahorrar luz.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.