Tortilla de espinacas y ajos tiernos en cocotte

17 Comentarios


Este mes en el reto Color y sabor de temporada que coordina Pilar, Postres originales, cocinamos con dos ingredientes muy diferentes. Andrea, Andreíta come de todo ha escogido las fresas y entre otros ingredientes, se votó a la espinaca. 

Mi elección ha sido la espinaca porque quería preparar desde hace mucho una tortilla especial, que me trae muy buenos recuerdos de una persona querida. Decidí experimentar probando a hacerla en una cocotte de hierro fundido que me regalaron hace poco. El resultado fue óptimo y no va a ser la primera vez que la haga.

Esta tortilla me la enseñó hace unos 27 años, Feli, una señora que venía a casa a ayudarme después del nacimiento de mi hijo. Se convirtió casi en una madre para mí, porque su ayuda era a todos los niveles y eso no se pagaba con dinero. Una persona especial que era de Herbeset, un municipio muy pequeño cerca de Morella, en la comarca castellonense de Els Ports. En los años 70, fue agregado a Morella. En la actualidad, sólo viven 6 habitantes. 

Feli me hablaba de su infancia, de sus costumbres y tradiciones. Aunque su familia la esperaba, no dudaba en ponerse a cocinar para que cuando yo llegara de trabajar, no tuviera que hacerlo. En otras ocasiones, lo hacíamos juntas. Una de esas veces, me preparó una tortilla de espinacas diferente a las que yo había hecho o probado. 

Lo más importante para que esté más rica, es utilizar espinaca fresca (no embolsada). Lo curioso de esta tortilla, al menos para mí, es que Feli ponía la espinaca cruda en los huevos batidos. Esta forma de prepararla requiere un poco de práctica porque tenemos que cocerla a fuego lento para que la espinaca no quede cruda, ni dura y el huevo cuaje. Es también necesario, calcular la cantidad de espinaca que necesitamos porque al estar cruda, su volumen es mucho mayor y se reducirá en la cocción.

Como os podéis imaginar, Feli funcionaba “a ojo” y yo, que hacía mucho que no la hacía, tuve en esta ocasión que arriesgarme y funcionar también por intuición. Como la tortilla era para mí sola, no podía hacerla muy grande. La suya era solamente de espinacas, pero como había comprado unos ajos tiernos maravillosos, no dudé en utilizarlos.

Se me pasó por la cabeza cuajar la tortilla en mi cocotte. Al fin y al cabo, en esta cazuela, cocinamos a fuego bajo durante más tiempo y con la tapa puesta. Feli recuerdo que tapaba la sartén, bajaba el fuego y dejaba que la tortilla cuajara. No me equivoqué y conseguí que mi tortilla quedara perfecta a la primera.

La única complicación fue darle la vuelta ya que la cocotte, aunque es pequeña, pesa una barbaridad. Lo solucioné, colocando encima de la cazuela un plato redondo, plano y de mayor diámetro que la cazuela y con cuidado, le di la vuelta. Después, la volví a pasar con mucho cuidado a la cocotte para que se dorara por el otro lado.

Como estoy muy feliz y el resultado fue el que quería conseguir, por fin puedo regalar esta tortilla a mi amiga Concha, De Buena Mesa, para su ya famoso Club de la tortilla perfecta. Estoy segura de que le va a gustar. No dudéis en visitar este club tan especial.

Una tortilla muy saludable, cocinada de forma diferente y casi sin ensuciar. 

Espero que os guste.
Ingredientes 

Ajos 

- 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra 
- 8 ajos tiernos gruesos 
- pimienta negra 
- ½ cucharadita de postre de pimentón dulce de la Vera 

Tortilla 

- 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra o un poco más 
- 5 huevos (3 M y 2 L porque era lo que me quedaba en la nevera)
- una cucharadita de pan rallado
- 100 g de hojas de espinaca fresca 
- sal
- hummus de pimiento, tomate y quesos para guarnición (opcional)

*una cocotte de hierro fundido de 20 cm
* una bandeja plana para servir para voltear la tortilla
*una sartén si no tenemos cocotte y una Tapa volteatortillas
*guantes para horno largos para no quemarnos















Antes de empezar… 

- Lavar muy bien las espinacas para quitar restos de tierra. Cortar las hojas en trozos menudos. Reservar el resto y los tallos para otra preparación. 

- Pelar los ajos tiernos y cortarlos en trozos.

Preparación tradicional 

Ajos 

- Poner 1 cucharada de aceite en una sartén. Cuando esté caliente, agregar los ajos tiernos. Sofreír hasta que estén dorados, pero sin que se quemen. 

- Sazonar con sal, pimienta negra y pimentón de la Vera dulce. Remover bien hasta que se integren cuidando que el pimentón no se queme. 
Tortilla

- Poner el aceite en la base de la cocotte. Taparla y esperar a que el aceite esté caliente. Es importante utilizar como mínimo, 2 cucharadas soperas y que esté bastante caliente para evitar que la tortilla se pegue. 

- Mientras se calienta el aceite, batir los huevos con unas varillas manuales hasta que espumen y doblen su volumen. 

- Ir incorporando las espinacas, los ajos fritos, la sal y el pan rallado. Remover con las varillas.

- Verter la mezcla en la cocotte cuidando de que se distribuya perfectamente sobre toda la superficie. Taparla y bajar el fuego al mínimo.

- Cocinar la tortilla durante media hora. El tiempo de cocción dependerá del tamaño y grosor de la tortilla.

- Pasado el tiempo, destapar la cocotte, colocar un plato encima y con mucho cuidado (mejor con unos guantes puestos, darle la vuelta. Estará dorada.

- Calentar de nuevo la cocotte. Si es necesario, añadir un poco de aceite.

- Cuando esté caliente, pasar con cuidado la tortilla a la cocotte y cocinar la tortilla por el otro lado, pero esta vez, con la cocotte destapada. El tiempo de dorado será muy inferior porque la tortilla ya está cuajada. Yo la dejé unos 5 minutos.
Notas: 

- No freí los ajos en la cocotte, porque como era la primera vez que hacía una tortilla en ella, preferí hacerla con la cocotte limpia. 

- Es importante que la cocotte esté bien caliente y el aceite también. Imprescindible, tener cuidado cuando se le dé la vuelta a la tortilla ya que la cocotte pesa y está caliente. 

- Se pueden utilizar espinacas de bolsa o congeladas, pero el resultado, no será el mismo. 

- Si no se tienen ajos tiernos, se pueden utilizar, secos, adaptando la cantidad a gusto. Recomiendo, cortarlos en lonchas gruesecitas, para que se noten. 

Bon profit!

17 comentarios:

  1. En algunas personas la experiencia es lo que cuenta, además de ayudarnos, son maestras de la vida, imprescindibles en todos los sentidos. Esa tortilla es de lo más original, es sencilla en cuanto a ingredientes, pero al cocinar la espinaca sin darle un hervor previo, debe tener más sabor y color, presenta un corte divino. También es necesaria en el club de la tortilla, cada vez hay mayor nivel y como le dije a Concha, vamos camino del record Guinness. Pero lo importante está en las personas que participamos, todas buena gente, de las que propician las relaciones de amistad y compañerismo, y eso para mi es lo mejor.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Mira que no puedo con los ajos tiernos pero no dudaría un momento en probar tu tortilla, tiene un corte espectacular. Esta me la copio para hacerla para mí (sin ajetes, evidentemente) porque me encantan las espinacas y tiene la ventaja de que se puede cocinar para uno y como sólo las como yo, me va genial. Yo la haré en sartén porque no tengo cocotte, debe ser uno de los pocos artilugios de cocina que no tengo. A ver si alguien en casa pilla la indirecta...
    No conocía El Club de la Tortilla Perfecta. Vengo de darme una vuelta por allí y ya he agregado la página a Favoritos, no te digo más.
    Que pases un buen día.

    ResponderEliminar
  3. Hoy estoy alucinada con las recetas y las fotos, tu tortilla ha quedado perfecta, tiene que estar riquísima!!! Me voy a ver el club de la totilla perfeta. Muy buen reto, besos

    ResponderEliminar
  4. Tiene una pinta estupenda. Y la presentación es fantástica. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Marisa, hoy has cocinado una Tortilla fabulosa, el método no deja de sorprenderme, utilizar una cocotte para hacer una tortilla, es algo que nunca me hubiera planteado. La verdad es todo un logro por tu parte, especialmente el haberle dado la vuelta (con tamaño peso) sin dejarte las muñecas en el tajo, jajajaja.
    Pero la has elaborado siguiendo las pautas de tu querida Feli, que por lo que nos cuentas, tuvo que ser una excelente cocinera, aunque solo fuera a nivel casero, y eso es una de las cosas que más me gustan, la cocina de casa, la que alimenta a los que más queremos, la elaborada con cariño y solo pensando en el bienestar de los nuestros.
    Gracias por cocinar para El Club, cada día estoy más satisfecha de haberlo creado, se pueden encontrar una buen variedad de Tortillas a cada cual más rica y sorprendente, como esta en la que con ingredientes tan básicos, has conseguido un bocado perfecto.
    Besos y me la llevo con mucho gusto.

    ResponderEliminar
  6. Hola Marisa, qué buena es la tortilla de espinacas en todas sus versiones, y está me encanta como está cocinada. Muy buena receta para el reto :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Mi sueño es una cocotte pequeña, pero como quiero una de esa marca francesa tan conocida, siempre la dejo en pendientes. Tu tortilla ha quedado perfecta, y ese corte... qué color tan bonito y que aspecto tiene, con sus capitas de huevo y verde tan definidas. No conocía el club de la tortilla, pero voy a solucionarlo enseguida.
    Me encanta la forma de hacer la tortilla. Y el pueblito, ni siquiera lo había oído nombrar. Nunca te acostarás sin saber una cosa más.
    Como se nota el oficio ;D
    Yo, esta vez, no he llegado al reto. Al próximo seguro que no fallo.
    Besos Marisa.

    ResponderEliminar
  8. Me encanta, original, sencilla y riquísima, ¡¡imaginación al poder!! sobre todo en la cocina, muchas gracias por esta receta Marisa, un beso.

    ResponderEliminar
  9. Hola Marisa, esta tortilla merece un lugr especial en el Club. Me encanta cómo la has elaborado. Sabia esta señora, pues al no cocer las espinacas previamente, ha conservado su color natural y su sabor espectacular. Tengo varias tortillas, combinadas con patatas en las que no hiervo con anterioridad las verduras y el resultado es mucho mejor. Lo que dices es muy cierto, hay que cocinar a fuego lento, eso es esencial. La has bordado Marisa, Concha está contenta, no me cabe duda!!! Un beso!!!

    ResponderEliminar
  10. Pintaza maravillosa y la presentación me ha encantado Marisa¡¡¡
    Besitos y feliz semana¡¡¡

    ResponderEliminar
  11. Vaya invento, lo de la cocotte, la voy a probar.

    ResponderEliminar
  12. Menuda tortilla rica te has marcado Marisa.
    Con espinacas y ajos tiernos es una explosión de sabor y vitaminas, yo alguna vez la he preparado en casa con las verduras recién cogidas del huerto, tengo ese privilegio, de echo ayer con ajitos y pasas.
    Que razón tienes nada que ver con las embolsadas o congeladas.
    Lo dicho deliciosa tu tortilla, la próxima vez la haré como tu,porque yo las paso por la sarten primero.
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
  13. Menuda tortilla!! Siendo de esa zona, ¿te hizo alguna vez tortilla de pataca?

    ResponderEliminar
  14. A mi me ha encantado tanto la tortilla como esa preciosa historia de la chica que te enseño hacerla , es facil a veces conectar con perdonas que no mos tocan nada como su fueran familia de sangre y tu querida amiga eres una de esas personas agradecidas que es un orgullo tenerte como amiga , are esa tortilla tal cual como nos explicas . Mil besicos princesa

    ResponderEliminar
  15. Ha sido mi cena de anoche, ¡qué buena! La hice como me dijiste y quedó estupenda. Lo único que no elegí bien el tamaño de la sartén y me quedó excesivamente bajita. Pero eso lo soluciono yo dentro de un par de días con las espinacas que me sobraron.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Adoro la tortilla de espinacas, me parece una forma exquisita y sencilla de comer esta verdura.
    Y en cocotte por lo que se ve, queda con una textura divina! Me animaré a prepararla yo así pronto!
    Besotes

    ResponderEliminar
  17. Holaaaaa ya estoy de vuelta por aqui.
    La tortilla te ha quedado de relujo ademaas de estar de muerte relent, lo rica que estan las tortillas en todas sus versiones y en la cocotte a fuego lento me imagino como te habras puesto.
    Sin duda si Feli viera tu tortilla no dejaria de hacerte la ola como estoy haciendo yo.
    Bicos mil y feliz semana wapisimaaaa.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.