Pan rico para torrijas o no

12 Comentarios


Parece mentira, que tras 7 años con el blog, no haya sido capaz de publicar una sola receta de torrijas, tampoco de pan para hacerlas. No tengo excusa y lo sé, pero peor será que os diga, que el tiempo sin probar una, es tanto, que ni me acuerdo. No es un drama para vosotros porque en la blogosfera hay una oferta infinita y las torrijas son un postre tradicional que en la mayoría de las casas se prepara, como mínimo, para Semana Santa.

Lo peor es que mi familia era la excepción. Nunca comí una torrija en mi casa. Pero eso es otra historia, que os contaré en la siguiente entrada. No tenéis que esperar mucho, porque la publicaré mañana. 

Llevo tiempo viendo panes especiales para hacer las torrijas, algunos muy diferentes a otros y en su mayoría, son panes enriquecidos con leche, huevos, mantequilla, es decir, panes tipo brioche. Otros, he comprobado que llevan muchísima cantidad de levadura. Ambas cosas, me hicieron pensar y por eso decidí experimentar partiendo de una base para mí sólida. Si las torrijas siempre han sido un postre de aprovechamiento del pan duro y yo las he visto hacer con una barra de pan normal, ¿para qué es necesario añadir 25 g de levadura para 500 g de harina? ¿Por qué la miga tiene que ser muy densa o estar muy prieta? 

Cuando decidí hacer torrijas, no tenía demasiado tiempo y mi investigación fue corta. Empecé buscando la receta de Susana, Webos fritos. Su pan lleva mucha levadura y ella, como siempre, explica de maravilla cómo hacerlo dando consejos para que salga perfecto. Os aconsejo que utilicéis su receta, si no sois muy expertos y sigáis todos sus consejos.

El fin de semana pasado, horneé el pan de Susana (tenéis la foto al final de la entrada) y me quedó precioso, pero no hice torrijas con él porque quería un pan que se ajustara a mi “nivel” actual de experiencia panadera. Si llevo mucho tiempo, reduciendo la cantidad de levadura y retardando la fermentación en frío durante toda la noche, no me costaba nada probar. 

Tras hornear el pan de Susana, me puse con esta receta, pero sin arriesgar demasiado. Por eso, utilicé 10 g de levadura; en vez de formar dos barras, hice una sola. No me convenció el tamaño y sí, la miga. El sabor espectacular. Como soy una inconformista, no tenía otra, lo repetiría. Las torrijas eran de tamaño demasiado grande y yo las prefiero más pequeñas y ovaladas, como las de toda la vida.

Dos panes en un mismo fin de semana fue mucho trabajo, pero me sirvió para tener claro, que repetiría mi receta este finde. Ha valido la pena porque he comprobado que mi pan para torrijas o no, funciona y las torrijas están deliciosas; se disfruta al comerlo y dura en buen estado, como mínimo, dos días porque en casa, el que sobró, desapareció.

No es complicado porque no nos tenemos que preocupar demasiado por la masa, tampoco porque su forma sea perfecta, ni preciosa; la miga, ligeramente alveolada, no sabe a levadura y absorbe la leche a la perfección. La corteza es crujiente si se come nada más hornearlo y se ablanda a la perfección a la hora de hacer torrijas. ¿Os convence?

Este rico pan para torrijas o no, se queda en casa. Y ya tengo publicadas mis primeras Torrijas de leche en CRISP que "freí" en el microondas y cuyo resultado, ha sido muy bueno. Feliz día.




















Ingredientes para 1 pan grande o 2 pequeños 

- 300 g de harina de fuerza 
- 300 g de harina de repostería 
- 360 g de agua 
- 10 g de levadura fresca o 4 g de levadura seca de panadería 
- 5 g de sal

* 2 boles grandes para mezclar 
* una bandeja perforada o de horno
* uno o dos paños de algodón 
* film alimentario 
* un reloj o temporizador 
* papel de hornear 
* una tabla de madera o una bandeja 
* un cuchillo de sierra o una greñadora para pan













Preparación en TMX 5 

- Poner en el vaso el agua. Programar, 1 minuto, 37º, velocidad 1. Agregar la levadura. Dejar en reposo 1 minuto. 

- Agregar las harinas y la sal. Programar, 6 segundos, velocidad 6 y después, 2 minutos, velocidad espiga. Pasado el primer minuto, quitar el cubilete para que la masa se airee. Dejar en reposo durante 10 minutos (autolisis). 

- Volver a programar, 3 minutos, velocidad espiga sin el cubilete.  Repetir el proceso hasta obtener una masa fina y elástica.

- Sacar la masa del vaso, formar una bola y pasarla a un bol untado con aceite. Cubrir el bol con papel film e introducirlo en la nevera hasta la mañana siguiente.













Preparación tradicional 

Por la tarde-noche

- Poner en un bol las harinas, formar un volcán en el centro y esparcir la sal por los bordes. 

- Diluir la levadura en el agua tibia. Verter una parte del líquido en el volcán formado e ir mezclando con la harina. 

- Mezclar con los dedos e ir agregando poco a poco el resto de líquido, de esta forma, podremos comprobar que no nos queda una masa demasiado líquida. 

- Amasar durante 2 minutos, dejar reposar la masa unos 10 minutos con el bol tapado (autolisis). Repetir el proceso hasta obtener una masa fina y elástica. 

- Formar una bola y pasar la masa a un bol untado con aceite. Cubrir el bol con papel film e introducirlo en la nevera hasta la mañana siguiente.












Formado 

A la mañana siguiente

- Sacar el bol de la nevera y dejar que la masa se atempere como mínimo 1 hora. 

- Espolvorear un poco de harina sobre la encimera. Volcar la masa sobre ella y aplastarla con la mano para desgasificarla. 

- Si se van a hacer dos barras, como fue mi caso, dividir la masa en dos piezas iguales. 

- Formar un rectángulo con cada pieza. Enrollar un poco, sellar y seguir enrollando y sellando la masa, hasta obtener un cilindro con los extremos en punta. 

- Enrollar con las dos manos y dejar el cierre en la parte superior. Sellarlo con los dedos para que la barra no se abra. Como los extremos no nos van a servir para las torrijas, introducirlos hacia dentro. 

- Tendremos un cilindro con los extremos en punta. Estirarlo un poco con las manos en la mesa para hacer la barra más larga, aunque esto depende del tamaño del horno. Para aprovechar al máximo el horno se puede colocar el pan en diagonal. 

- Pasar las barras sobre un paño o lienzo de panadería previamente espolvoreados con harina. El cierre debe quedar hacia arriba. 

- Tapar con otro paño un poco enharinado o un plástico. 

- Dejar leudar sobre 1 hora. El tiempo dependerá de la temperatura ambiente que no debe ser inferior a 22º. Si es menor, buscar un sitio más cálido y sin corrientes de aire.

Horneado

- Una pala o una bandeja cubiertas con papel de horno, nos ayudarán a deslizar las barras con sobre una bandeja perforada o cubierta con papel de hornear. Esta vez, el cierre quedará en la parte de abajo. 

- Introducir un recipiente con agua en la base del horno. Precalentarlo a 230º, calor arriba-abajo. Si el pan no es para torrijas, se puede calentar a 250º. 

- Con un cuchillo de sierra, un bisturí o una greñadora para pan, haremos unos cortes de unos 2 cm sobre la superficie del pan. Servirán para cortar después las torrijas. 

- Introducir la bandeja en el horno, bajar la temperatura a 200º. Hornear durante 10 minutos con sólo calor abajo. 

- Terminado el tiempo, abrir el horno, sacar la bandeja con agua, cerrar el horno y programar, 20 minutos, 200º, calor arriba-abajo. Las barras quedarán doradas pero el tiempo dependerá del tipo de horno. 

- Sacar las barras y colocarlas sobre una rejilla para que se enfríen. 

- Cortarlas por las marcas y si no hay prisa, dejar el pan hasta el día siguiente dentro de una bolsa de tela.
Pan para torrijas de Webos fritos
Notas: 

- Hice sólo 8 torrijas con este pan, porque era más un experimento para comprobar que funcionaba, como así fue. 

- No lo congelé porque el que sobró, lo dejé envuelto en un paño de tela y nos lo comimos en dos días y estaba bueno. 

- El primero que hice el fin de semana anterior era mucho más grande y no me pareció apropiado para las torrijas, pero estaba igualmente delicioso. 

- El de Susana, lo tengo todavía congelado y sí que he comprobado que congela a la perfección, pero para mi gusto, la miga es demasiado densa y prefiero un pan con mucha menos levadura. Como he indicado más arriba, para los que no tenéis mucha experiencia panadera, es perfecto. 

Bon profit!

12 comentarios:

  1. Hola Marisa, vaya pan que nos has hecho!!!! Madre mía, seguro que esas torrijas van a ser espectaculares pues con un pan de esta calidad es imposible equivocarse. Sólo hay un problema, si tengo un pan como éste delante mía y más, lo ve mi familia, no sé si iba a llegar a ser torrijas, pues no lo zamparíamos sin remordimientos, pues unas buenas tostadas con mantequilla y mermelada o un buen AOVE encima sería un verdadero lujo . Ya estoy deseando ver las torrijas, para disfrutarlas en Semana Santa y que ocupen un lugar de honor en Thermofan. Un beso guapísima!!!

    ResponderEliminar
  2. Ya me voy dando cuenta de tu tenacidad, en mi pueblo se llamaría cabezonería, hasta que no consigues tu objetivo tal y como lo imaginas, no paras. Eso te permite conseguir, entre otros, este pan estupendo, para torrijas o no, como bien apuntas, al que yo daría un diez porque me parece super apetecible. Ya solo te queda traernos el postre cuaresmal y habrás conseguido tu propósito.
    Bss

    ResponderEliminar
  3. Hola Marisa, ese pan es perfecto para unas buenas torrijas.
    Fíjate que yo en casa de pequeña si que comía torrijas, mi abuela las preparaba con azúcar y canela y también con vino, pero hasta el año pasado o el anterior no recuerdo bien, tampoco las tenia en el blog y entonces si las puse para que estuviera en mi recetario.
    Intentare mañana buscar un momento para ver tus torrijas, que seguro son maravillosas, haber si tengo tiempo porque haciendo horas en el trabajo, poco tiempo me queda y ya estoy preparando lo de mi viaje de semana santa, veré a ver si puedo.
    Hasta pronto, un beso!!

    ResponderEliminar
  4. Fantástico pan te ha quedado, seguro que salen unas torrijas impresionantes!! Bs.

    ResponderEliminar
  5. Me gustan un montón los dulces con pan.
    Con este pan tuyo cualquier dulce quedaría extraordinario :-)))

    ResponderEliminar
  6. Hola Marisa, eres una experta en masas y porque lo dices, si no, parecería que lo hubieses comprado. Es perfecto, la miga es envidiable, y como puntualizas, para torrijas, o no.
    El por qué de un pan denso para hacer torrijas, imagino que será para evitar que se deshaga pero si se hace con pan duro, yo pienso como tú, no es necesario un gran aporte de levadura. Yo no soy nada entendida en panes, me da mucha pereza hacerlos, así que de momento me conformo con verlos en tu blog y comprarlos en la panadería.
    Besitos y feliz tarde,
    Sil

    ResponderEliminar
  7. Marisa se necesita más utensilios que ingredientes jejeje.
    Yo quiero hacer torrijas pero la verdad es que no tengo ganas de hacer el pan.
    Necesito primero unas clases tuyas jeje
    El color y la textura de éste tuyo es impresionante!!

    Besos

    ResponderEliminar
  8. A gusto me tomaba yo unas cuantas de ésas torrijas. Yo pan, a menos que sea integral y con semillas y para mi sola, no hago porque me toca comérmelo a mi sola. Yo las haré este año con pan comprado. Bueno, ya hice la semana pasada...son un vicio.
    Te ha quedado una miga espectacular, claro que viniendo de ti no es nada extraño.
    Besos mil.

    ResponderEliminar
  9. Genial idea utilizar la fermentación en frío para reducir levadura. El pan quedó espectacular.
    Bss

    ResponderEliminar
  10. Te aplaudo, eres cómo yo, TOZUDEZ es lo que tenemos, jejeje.
    Yo también suelo reducir la levadura hasta incluso una décima parte de lo que ponen, como ya he dicho en mas de una ocasión, la culpa es las prisas, dando tiempo a las masas, no necesitan tanta levadura, ganando en sabor y en salud, mas digeribles y menos pesados, aparte de que eso hace que duren tiernos mucho más tiempo.
    ME GUSTAAAAA.
    Otro beso grande.

    ResponderEliminar
  11. Qué pintaza tan buena tiene este pan para torrijas o no, porque seguro que está igualmente bueno tostadito y con un buen jamón y un buen tomate. Yo con los panes todavía no me atrevo, pero todo llegará.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Marisa, me acabo de guardar esta receta en mi Pocket para no perderla. Me encanta este tipo de pan brioche o menos duro, en verano a veces hago un aperitivo de torrijas cortadas pequeñas con jamón serrano y una buena copa de Manzanilla y no veas... ja ja
    Esta receta la aprovecharé para este aperitivo que te cuento. Genial
    Besos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.