Confitura rústica de piña a la vainilla

15 Comentarios


Mi hijo había comprado una piña que yo me encontré encima del banco de la cocina y ya llevaba unos días allí. Me pareció que estaba madura y que podía pasarse en breve. Al cortarla, comprobé que estaba en lo cierto y sólo cerca de la parte de las hojas, se veía muy madura. Cuando hablamos de hacer confituras y mermeladas, es fundamental que la fruta esté en su punto justo de madurez. También todos sabemos, que en muchos casos, aprovechamos la fruta un poco “in extremis”. Mi piña estaba ya a punto de pasar la línea y por eso, no tardé nada en ponerme manos a la obra.

Me gustan las confituras rústicas, esas en las que se notan los trozos de fruta y quedan densas, con mucho sabor. Con la manzana, no hubiera sido necesario añadir el agar-agar, pero me interesaba obtener esta textura y lo conseguí, al igual que en esta Confitura rústica de naranja al Oporto, que llegó a ser cabecera del blog un tiempo. El toque de chocolate negro, también le vendría muy bien a la piña.

Aproveché que tenía que hacer un regalo y un bote de esta confitura era perfecto. Hace tiempo que preparé una Mermelada de piña picantona y unas deliciosas confituras con esta fruta: Confitura de piña y mango y la Confitura de piña en trozos al Oporto. Dulce o picante, con Oporto o con vainilla, están muy, muy ricas. Elige la tuya. 

A mí, todavía me queda un poquito y la persona a la que se la regalé, me comentó que no parecía que fuera sin azúcar, que estaba muy buena. Recomiendo esperar a consumirla porque la vaina que hemos dejado en el interior del tarro, intensifica el sabor.

Sabéis que utilizo mucho los vasitos en mis fotos para servir cualquier tipo de comida y muchas veces las mermeladas o confituras. Esta vez tengo otra excusa y es que a mis amigas del Recetario Mañoso, se les ha ocurrido servir la primavera en vasitos así que aquí estoy con mi aportación que espero os guste.
Ingredientes para 2 botes pequeños y un poco más 

- 700 g de piña en trozos grandes 
- 150 g de manzana con piel 
- 220 g de azúcar de abedul o azúcar 
- 2 vainas de vainilla 
- zumo de medio limón 
- 1 cucharadita de postre de agar-agar en polvo 

* 2 botes pequeños de cristal 

Antes de empezar… 

- Pelar la piña, quitar la parte dura y cortarla en trozos grandes. 

- Lavar bien la manzana, quitar la parte central y cortar en trozos 

- Abrir las vainas con la punta de un cuchillo y sacar las semillas. Reservar las vainas. 

- Si no tenemos esterilizados los botes, hervirlos con las tapas en agua hirviendo durante unos 10 minutos. Sacarlos con cuidado y colocarlos boca abajo en un paño, después secarlos con papel o un paño seco. 
Preparación en TMX 5

- Poner todos los ingredientes en el vaso, menos las vainas de vainilla. Programar, 10 segundos, velocidad 4. 

- Agregar las vainas cortadas por la mitad. Programar, 30 minutos, varoma, velocidad cuchara. Poner el cestillo sobre la tapa. 

- Incorporar el agar-agar cuidando que no caiga sobre las cuchillas. Programar, 3 minutos, 100º, velocidad 2. 

Preparación tradicional 

- Poner todos los ingredientes menos las vainas de vainilla en el vaso de un robot o batidora. Triturar un poco pero no demasiado. Verter en una cazuela. 

- Agregar las vainas cortadas por la mitad. Cocer a fuego medio, removiendo a menudo hasta que la confitura vaya reduciendo. 

- Incorporar el agar-agar y seguir cociendo durante unos 3 minutos aproximadamente. 
Envasado de la confitura 

- Introducir un trozo de vaina en cada bote. Verter la confitura caliente y si la vaina de vainilla no se ve, con la ayuda de una pinzas moverla para que quede vertical. 

- Tapar los tarros y colocarlos boca abajo sobre un paño de cocina hasta que se enfríen y se haga el vacío. 

Notas: 

- Es una confitura sin azúcar, así que, el tiempo de cocción y espesado de la confitura, cambiará si se utiliza azúcar en vez de azúcar de abedul. 

- Dejar las vainas en los botes o no, es opcional, me gusta cómo queda y si se consume varios días después de haber hecho la mermelada, el sabor de la vainilla se aprecia mucho más.

- La piña al quedar en trozos, muestra su textura, pero si no os gusta, se puede triturar totalmente la fruta. 

- Como siempre, lleva muy poca cantidad de azúcar de abedul, pero para mí, el dulzor es perfecto.

Bon profit!

15 comentarios:

  1. Que buena pinta tiene y es super original. Se le ve una consistencia perfecta, con trocitos, como a mi me gusta.
    Un beso de maricacharros.

    ResponderEliminar
  2. Hola Marisa me ha encantado esta confitura y la haré, tiene una pintaza y con trocitos queda maravillosa. Te voy a comentar lo que me paso el otro día, tenia unas peras a punto de irse al cubo de la basura y tenia una receta de mermelada de pera en un libro de mermeladas, vine a visitarte a ver que tenias por aquí yvi para la cantidad de fruta lo que tenía que poner de abedul, la del libro con azúcar y con hojas de gelatina, no sabía si probar la del libro si poner agar agar como tu, me decante por probar la del libro y me quedo muy líquida, volvere a hacerla con agar agar, estaba buena que se comio pero me gustaría otra textura más densa....Bess

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué buena mano tienes Marisa! ESta confitura es una maravilla y se me van los ojos tras ella. Ya sabes que yo soy muy fan de las recetas de aprovechamiento y tú le has sacado muchísimo partido a esa piña que comenzaba a flirtear con la idea de pasar a mejor vida.

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  4. Gracias Marisa, que rica tu mermelada, tenerla en el Mañoso, nos encanta, bs.

    ResponderEliminar
  5. Marisa solo el nombre provoca que se me haga la boca agua, adoro la vainilla, y seguro que en esta mermelada tiene un protagonismo importante.
    Bonita presentación, por cierto hace unos años hice un mantel precioso de ganchillo (una autentica joya, finísimo) con ese mismo hilo de tus posavasos, se lo regalé a mi hermana Pilar y lo utiliza algunas veces para sus fotos para La Olla Vegetariana. Ahora quisiera uno para mí, y como da tantísimo trabajo, nunca saco tiempo para meterle mano, y eso que lo tengo ya empezado, jajaja.

    ResponderEliminar
  6. Qué rica! Para mí dos vasitos por favor! BSS guapa!

    ResponderEliminar
  7. Se ve bien rica!! Qué suerte tiene tu amiga de poder degustarla.
    A mi no se me hubiera ocurrido hacer esta confitura si tengo una piña diciéndome adiós .
    Me falta imaginación para estas cosas.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Ya sabes que soy super fan de las mermeladas y siempre me gusta descubrir sabores nuevos, me encanta la textura que le ha quedado, la añadiré a mis pendientes.
    Un besito de cumpleaños feliz.

    ResponderEliminar
  9. Que colorcito más bonito el de esta mermelada Marisa, ahora en el refrigerador también tengo una piña madura que pondre a asar con canela al estilo brasileño, porque la vaina de vainilla me queda por comprar y me parece importante en el gusto de esta receta. El toque de las vainas de vainilla le dan ese gran giro a esta confitura, además de verse muy bonita el sabor que debe ganar impresionante. Me gustan también las confituras con sus tropezones de fruta o que queden más densas, una deliciosa idea,has sabido aprovechar esta piña como se debe.
    Te mando un beso inmenso en tu día,
    abrazos desde estas tierras
    y que sean muhos años más.

    ResponderEliminar
  10. Hola Marisa, por fin estoy aquí , de vuelta aunque no sé si por mucho. Cada dia estoy más liada...Bueno , todo habrá que llevarlo con paciencia, no queda otra. me reciv¡bes con lo que más me gusta y lo sas, así que estoy enccantada de disfrutar con ests vaitos tan deliciosos y que se ven on un color natural y espectavualr. un beso y en nada que tenga un rato te llamo. Mil besos!!

    ResponderEliminar
  11. una confitura perfecta Marisa ! ya sola tiene que estar buena ,pero la imagino con un poco de queso fresco mmmm...buenisima
    besitos

    ResponderEliminar
  12. Uummmmmmmmmm pintaza tiene no dudo lo mas minimo que este de muerte relenta no lo siguiente y no te quepa la menor duda de que la hare ya sabes lo poco que me gustan las mermeladas jis jis.
    Una aportacion fantastica ,que seguro les encantara a los amig@s del recetario mañoso.
    Bicos mil wapisimaa.

    ResponderEliminar
  13. Hola Marisa! Creo que la confitura es una de las cosas que no podrían faltar en mi despensa, me encanta! Y si es casera mucho más ya ves. De piña es la primera que la veo y tiene una pinta excepcional! Soy una fan total también de la vainilla así que tu confitura esta hecha por mi, a mi me gusta pensarlo así jeje! Me llevo mi vasito que te ha quedado monísima la presentación! Un besazo guapa! Y feliz puente!

    ResponderEliminar
  14. Qué coa tan rica, de verdad. Me llevo la receta.
    Besos,

    ResponderEliminar
  15. A cucharadas me la comía yo...ya solo ver ese colorcito que tiene que dan ganas de meter la cuchara!!Muy buena tiene que estar!! Bs.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.