Carrilleras ibéricas en adobo de Jerez

14 Comentarios


Recuerdo que un día, en un viaje a Cantabria, cuando volvíamos del Pico Tres Mares, se nos hizo tarde para comer. Normalmente, llevamos comida en el coche, pero ese día, como era el último, no teníamos nada. Gran error, que ya nunca cometeremos. Circulábamos por una carretera diferente a la de ida, una ruta preciosa; iba pasando el tiempo, recorríamos kms y no encontrábamos ningún sitio para comer. Para más inri, era domingo.

Se hacía tarde, las tripas rugían y ya nos estábamos haciendo a la idea de que tendríamos que acercarnos a algún lugar de costa y picar alguna tapa, porque comer, no iba a ser tan sencillo, dada la hora. De repente, vimos un lugar a un lado de la carretera. Paramos en seguida, bajamos del coche y cruzamos los dedos, deseando tener suerte. Era una especie de casa antigua con estancias pequeñas, junto a una diminuta cocina. Nada más entrar, nos dijeron que tenían sólo un menú en el que se podían elegir tanto el primer plato, como el segundo. Nos sentamos sin dudar ni un segundo.

Cuando nos trajeron el pan, ya supimos que íbamos a comer bien. Nunca hubiéramos imaginado, que bien, era decir poco. Yo, que no como carne, disfruté como una loca con un fabuloso plato de carrilleras de ternera guisadas en una salsa deliciosa. Y yo, que no soy de carne, os confirmo, que sólo recuerdo de esa comida el pan y la carrillera tan tierna y jugosa. Por algo será.

Desde entonces, cuando compro carrilleras, siempre me sirvo una ración y la disfruto. No siempre es fácil encontrarlas en las carnicerías, al menos, en las que tengo cerca y a veces, me las han ofrecido congeladas. Encontré un día en una carnicería a la que suelo ir cuando paso cerca, carrilleras ibéricas. Encima estaban de oferta, así que compré un kilo y las congelé. Elegí esta receta en la que el vino de Jerez, proporciona a la salsa un sabor exquisito. Es una carne que no es barata, pero si la pruebas y la sabes cocinar, repites. Necesita tiempo de cocción y un poco de paciencia.

Aunque no preparé esta receta para Navidad, os la podéis anotar como opción, porque seguro que triunfáis. 

Espero que os guste.
Ingredientes 

- 5 dientes de ajo chafados 
- 3 clavos 
- 2 hojas de laurel seco 
- 5 hojas grandes de albahaca fresca 
- 1 cucharada de azúcar moreno 
- 1 cucharadita de sal 
- 500 g de carrilleras ibéricas 
- 400 g de vino de Jerez 
- 20 g de vinagre de manzana 
- 40 g de aceite de oliva virgen extra

Preparación en TMX 

- Poner un bol grande encima de la tapa del vaso. Ir pesando todos los ingredientes en el orden en el que se indica en la lista. 

- Tapar el bol con papel film y reservar en la nevera como mínimo 3 horas. 

- Verter el contenido del bol en el vaso. Programar, 50 minutos, 100º, velocidad cuchara, giro a la izquierda. 

- Pasado el tiempo, programar, 20 minutos, varoma, velocidad cuchara, giro a la izquierda. 

- Comprobar la cocción y si las carrilleras, no están tiernas, programar, unos minutos más. 

- Se puede colar la salsa si así lo deseamos. 

- Servir inmediatamente.
Preparación tradicional 

- Poner un bol grande encima de una balanza. Ir pesando todos los ingredientes en el orden en el que se indica en la lista. 

- Tapar el bol con papel film y reservar en la nevera como mínimo 3 horas. 

- Pasado el tiempo, verter el contenido del bol en una cacerola y cocinar hasta que las carrilleras estén tiernas (ver notas). 

- Comprobar la cocción y si las carrilleras, no están tiernas, programar, unos minutos más. 

- Se puede colar la salsa si así lo deseamos. 

- Servir inmediatamente.

Notas: 

- En la receta original, que he adaptado, el adobo es con cerveza negra, pero yo no tenía y utilicé vino de Jerez. El sabor de la salsa no será el mismo, por lo tanto, podéis elegir lo que más os guste. 

- Cociné en la TMX y aunque os indico la receta de forma tradicional, no puedo indicar el tiempo exacto. Es cuestión de ir testando. 

Bon profit!

Adaptación de la receta de Vorwek, Carrilleras ibéricas en adobo de cerveza negra.

14 comentarios:

  1. Hola Marisa, sí apenas hace dos semanas que retomé el blog tras unos meses de desconexión.
    ¿Cómo va todo?, espero que bien.
    Justo ayer comí carrilleras ¿lo puedes creer?, mi marido está de vacaciones y fuimos a comer fuera con unos amigos. Es una carne muy rica.
    Nunca las he cocinado en casa pero viendo tu receta vamos, estoy tardando. No tiene complicación alguna.
    Te ha quedado un plato delicioso, y por supuesto ideal para días festivos.
    Gracias por tu comentario. Cuando quieras te invito a polvorones, jiji.
    Feliz día
    Sil
    Thermomixil

    ResponderEliminar
  2. Es una carne que me gusta mucho, queda muy melosa y la salsita que has hecho, dan ganas de ir cogiendo un buen trozo de pan.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Es una de las carnes que más me gusta, son muy tiernas y jugosas, además de sabrosa. Me encantan al vino tinto, pero seguro que con este adobo me van a encantar!! Bs.

    ResponderEliminar
  4. Marisa... ya he copiado la receta y espero hacerla en breve.
    Esa salsa tan oscura se ve espectacular!!
    Tengo carrilleras ibéricas congeladas que suelo comprarlas en España y en cuanto llego a casa las congelo para así tenerlas cuando llega la ocasión, como en este caso.
    A mi igual que a ti en cuanto las probé por primera vez me encantaron y suelo cocinarlas de vez en cuando, y más cuando veo una receta nueva con ingredientes nuevos.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  5. En casa nos encantan las carrilleras ,te ha quedado un plato de relujo y no dudo lo mas minimo que esten de rexupete.
    Guardame un plato que ya salgo con el pan debajo del brazo uuummmmmmmm como me tientas con esa salsaaaaa .
    Bicos mil wapisimaaaaaa.

    ResponderEliminar
  6. Que delicia de carrilleras, en casa nos encanta esta carne y junto a esa salsa una delicia para chuparse los dedos, te han quedado espectaculares....Bess

    ResponderEliminar
  7. Marisa debo ser de las pocas personas que no les gusta las carrilleras pero a mi marido le encantan. Viendo tu receta estoy segura de que estarán riquísimas, así que me guardo tu receta para preparárselas un día de estos que siempre me lo está pidiendo.
    Un bst guapa.

    ResponderEliminar
  8. Marisa, nunca he probado este corte de carne, ya fui a ver y son como los cachetes del cerdo, tendré que preguntar por acá..., solo te digo que yo sí como carne (no tan seguido, pero sí me gusta, no lo puedo negar. Así que tu receta adaptada con el vino y leyendo el adobo que lleva para la marinada Mmmmmmm, saboreo. Las carnes siempre ganarán sabor cuando las dejamos marinar, así que por el tiempo no hay ningún problema, es una receta deliciosa, con esas fotos tan bonitas, y luego de esa historia, creo que siempre que escuchas carrilleras se te dibujará una sonrisa recordando aquel día y que bueno que haya terminado en una comida con delicioso pan y maravillosa carne.
    Estos días, con el cambio de horario la cosa esta más loca..., espero que te encuentres bien, te mando un abrazo grandote!!

    ResponderEliminar
  9. Sólo el nombre del plato es una delicia. Unas carrilleras bien guisadas siempre son bienvenidas. Con Jerez deben estar espectaculares, sin duda una receta para quedar bien estas navidades. BSS guapa!

    ResponderEliminar
  10. Mi querida Marisa, solo ver el color de estas maravillosas carrilladas ya te dicen como estan, su aspecto es una maravilla, asi que no creo que le envidien a las que comiste en ese sitio que desde luego tenia que tener un encanto especial. Mil besicos cielo

    ResponderEliminar
  11. Hola Marisa! A mi las carrilleras me encantan, no te creas que las comí a menudo, las he comido poco pero las pocas veces que las comí también se me quedó en los recuerdos y de los buenos! Esa carne es riquísima y entiendo que aunque no seas mucho de carne , con esas carrilleras no hay quien se resista! La salsa te ha quedado espectacular! Me apunto la receta porque todo se ve suculento... mmm! Besitos!!

    ResponderEliminar
  12. Marisa ¡qué preciosidad de foto! Me encanta la luz, y el contrate.
    Que tus Carrilleras son un delicia, no me cabe duda, este tipo de carne es muy agradecida, y en estofados siempre quedan jugosas y tiernas. La salsa te ha quedado con un color precioso, se me hace la boca agua solo con verla.
    Precisamente este año será nuestro plato principal para el almuerzo del día 25. Seremos 14 para comer, y por elección popular ha sido el plato elegido. Pero es que el año pasado, fuimos 25 y también ganó, y aunque en casa hay un par de vegetarianos, que por supuesto también tienen su versión vegana, el resto de la familia prefiere comer ese día carne antes que pescado.
    La carrillera es una carne que aquí en Sevilla se consigue fácilmente y a un precio bastante económico, por eso la compramos todo el año, pero para Navidad siempre preferimos la ibérica, que por un poquito más, la diferencia en sabor es notable.
    Besos, que pases muy buena tarde guapa.

    ResponderEliminar
  13. Marisa a mí me encantan, bueno a todos en mi casa. Yo las hago en salsa al Oporto y quedan riquísimas. Tengo un sobrinito con 10 años que de las tuyas no dejaría ni rastro en el plato, demás le encanta el pan, así que un plato de estas carrilladas y un pan de los tuyos y te lo has metido en el bolsillo para siempre, jajajaaj!! Una buena receta para disfrutarla estas Navidades, sin duda alguna!! Un beso

    ResponderEliminar
  14. Marisa que delicia de carne,es tierna y con esa salsa yo no dejo nada en el plato,un buen pan para mojar y soy la mujer más feliz del mundo¡¡¡¡
    Muchos besitos¡¡¡

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.