Folar da Páscoa

12 Comentarios


Hace más de un mes que me enteré de que había ganado el primer premio del Concurso de dulces Semana Santa organizado por Thermo Recetas. Sí, esa Marisa G, soy yo y la verdad es, que estoy muy contenta porque en muy poco tiempo, conseguí elaborar una receta de las que me gustan y mucho. Ser la ganadora de un lote de productos elegidos por mí, aún me alegró más. Doy las gracias a Ascen, Irene y Mayra, por haber elegido mi receta como ganadora. Entre unas cosas y otras, no he podido publicarla antes en el blog y aunque sea una receta tradicional de Pascua, no se podía quedar esperando hasta el próximo año. Me parece, que se puede preparar, en cualquier época del año. 

Me gusta mucho visitar Portugal y siempre disfruto, sintiéndome como en casa. La última vez, ya en el aeropuerto, compré un libro precioso de recetas tradicionales. Entre ellas, el Folar da Páscoa. La masa es similar a la mona de Pascua que elaboramos en la Comunidad Valenciana y en otras zonas, cuya tradición es que los padrinos lo regalen a sus ahijados, pero en Portugal, la tradición varía un poco con respecto a nuestro país. Durante las fiestas cristianas de Pascua, era costumbre que el ahijado el Domingo de Ramos, regalara un ramo de violetas a la madrina de bautismo y ésta, el domingo de Pascua, le regalaba al ahijado un Folar (presente). El presente que se daba era un pan dulce o salado de masa levada, de ahí el bollo adquirió su nombre, que sigue conservando en la actualidad. 

En los pueblos, el folar es un producto de panadería, bastante rústico, en las ciudades, un producto de repostería. Dependiendo de la región del país, los folares son dulces o salados. El más común lleva uno o varios huevos cocidos. El folar simboliza el nido y los huevos, la generación de una nueva vida, la fertilidad. Cuando se regala un folar a alguien se le desea
felicidad y la prosperidad. También representa la amistad y la reconciliación. He encontrado la leyenda sobre el folar, que resumo al final. 

En el norte, el folar de Chaves es una masa de pan fermentada y rellena de carnes ahumadas. En el sur, el folar de Olhão, también el del Algarve, es una masa enrollada con azúcar y canela. Tanto en los dulces, como en los salados, varía la receta y la forma. Pueden ser enrollados u ovales, con o sin huevo, trenzados… Los huevos cocidos, se suelen hervir o sumergir en agua en la que se ha cocido cáscara de cebolla, quedando éstos, más oscuros. La presencia de la canela molida, la ralladura de limón y de naranja, también varía según recetas. Lo que más me ha gustado aprender es el nombre de la semilla de hinojo, “erva-doce”, pronunciado en portugués, aún suena mejor. El folar se puede consumir al día siguiente y se puede cortar en rebanadas y tostar. También se puede congelar. 

Espero que os guste mi Folar da Páscoa. A nosotros, nos encantó.
Ingredientes para 2 folares 

El orden de los ingredientes en la lista se refiere a la preparación en TMX. La receta es una adaptación de la de mi libro. 

- 200 g de leche, la mía, de soja 
- 15 g de margarina al aceite de oliva o de mantequilla 
- 20 g de aceite de girasol o de manteca de cerdo 
- 20 g de levadura fresca o 7 g de la seca 
- 150 g de azúcar de abedul o de azúcar 
- 2 huevos 
- 700 g de harina de fuerza 
- 1 cucharadita de café de canela 
- 1 cucharadita de café de hinojo molido 
- ralladura de una naranja 
- 2 huevos duros 
- 1 yema de huevo + 1 cucharada de agua para pincelar 

La noche antes de empezar… 

- Sacar los huevos, la mantequilla y la manteca (si se va a utilizar) de la nevera para que estén a temperatura ambiente.

Cocer y teñir los huevos 

- Elegir peladuras de cebolla oscuras y huevos marrones. 

- Llenar un cazo grandecito con agua, como 1 cm por encima de los huevos, pero no introducir éstos en el cazo. Agregar las peladuras de dos cebollas, 3 cucharaditas de cúrcuma en polvo, una pizca de sal y 2 cucharadas de vinagre (el vinagre sirve para que la cáscara de huevo absorba mejor el color). 

- Cuando el agua hierva, reducir el fuego y dejar cocer a fuego lento unos 30 minutos o hasta que el color del agua sea de tu agrado. 

- Colar el agua y hervir los huevos en ese agua unos 10 minutos contando el tiempo desde el momento en que el agua hierva. 

- Dejar los huevos sumergidos en esa agua dentro de la nevera hasta el día siguiente. 
Preparación en TMX 

La noche anterior 

- Verter en el vaso la leche, la margarina, el aceite o la manteca y la levadura. Programar, 3 minutos, 50º, velocidad 2. Dejar en reposo durante 20 minutos. 

- Agregar el azúcar de abedul o el azúcar y los huevos. Programar, 3 minutos, velocidad 3. 

- Incorporar la harina, la canela y el hinojo molido. Mezclar programando, 15 segundos, velocidad 6. Programar, 3 minutos, velocidad espiga. Si falta harina, es el momento de agregarla. Cuando pase el primer minuto, quitar el cubilete con el fin de que la masa se airee. 

- Sacar la masa del vaso y si es necesario, mojarse un poco las manos con un poco de aceite. 

- Pasar la masa a un bol untado con aceite y cubrirlo con un paño o un film untado con aceite. Dejar el bol en la nevera hasta el día siguiente. 
Preparación en panificadora Lidl 

- En el bol de la panificadora, verter la leche y la levadura desmenuzada. Dejar en reposo durante 20 minutos. 

- Incorporar la harina, el azúcar de abedul o el azúcar, la canela y el hinojo molido. 

- Agregarla margarina, el aceite o la manteca . 

- Agregar los huevos. 

- Pulsar el programa 5 para que empiece a amasar en seguida. Si falta harina, es el momento de agregarla. 

- Amasar durante 20 minutos hasta obtener una masa lisa y homogénea, pero que se pegará un poco a las manos. 

- Sacar la masa de la cubeta y si es necesario, mojarse un poco las manos con un poco de aceite. 

- Pasar la masa a un bol untado con aceite y cubrirlo con un paño o un film untado con aceite. 

- Dejar reposar toda la noche a temperatura ambiente.

Preparación tradicional 

- Verter la leche y la levadura desmenuzada en un bol. Dejar en reposo durante 20 minutos. 

- En otro bol incorporar la harina, el azúcar de abedul o el azúcar, la canela y el hinojo molido. 

- Formar un hueco en el centro y agregar la margarina, el aceite o la manteca.
- Agregar los huevos batidos. 

- Empezar a amasar con las manos hasta que todos los ingredientes estén integrados. Si falta harina, es el momento de agregarla. 

- Amasar hasta obtener una masa lisa y homogénea, pero que se pegará un poco a las manos. 

- Sacar la masa del bol y si es necesario, mojarse un poco las manos con un poco de aceite. 

- Pasar la masa a un bol untado con aceite y cubrirlo con un paño o un film untado con aceite. 

- Dejar reposar toda la noche a temperatura ambiente. 

Al día siguiente por la mañana, formado y horneado del Folar 

- Sacar el bol de la nevera y dejar que repose 1 hora a temperatura ambiente. 

- Sacar la masa del bol, desgasificarla con las manos enharinadas y formar dos bolas de unos 20 cm de diámetro (400 g de peso cada una). Aplastarlas con las manos. Reservar un poco de masa para formar las 3 bandas necesarias para cada folar. 

- Formar un pequeño hueco en el centro y colocar un huevo, apretando un poco para que se introduzca un poco en la masa. Envolverlo en la base con una banda de masa de unos 2 cm de espesor. Colocar 2 bandas iguales por encima, tal y como se ve en la foto. 

- Dejar leudar durante una hora, cubiertos con un paño. 

- Pintar con yema disuelta en una cucharada de agua. 

- Precalentar el horno a 170º si hemos utilizado azúcar de abedul y a 180º, si es con azúcar. Hornear unos 45 minutos, dependiendo del tamaño de los folares y de cada horno. 
Notas: 

- Se pueden realizar folares individuales o una sola pieza. Primero hay que reservar un trozo de masa para formar las tiras que cubren el huevo, después, dividir la masa en dos piezas iguales. Yo hice dos de 400 g, el resto de la masa sirvió para formar las tiras y con la que me sobró, hice 4 bollitos pequeños. 

- En mi libro indicaba la preparación en dos fases, la noche antes, el reposo de la masa en bloque en la nevera y el formado y horneado al día siguiente. Se puede elaborar el folar en el mismo día, respetando los procesos de levado. En el primero unas 2 horas, hasta que doble el tamaño y el segundo de 1 hora. 

- Reduje la cantidad de levadura porque la masa reposa durante toda la noche. Este tipo de masas suele llevar bastante cantidad de levadura, por lo tanto, si no lo dejáis reposar la noche antes, aumentad la cantidad a unos 35-40 g. 

- Utilicé huevos pequeños con el fin de no tener que añadir más harina. El tamaño de los huevos, es muy importante. Para esta receta, de 2 a 3 huevos. Es mejor añadirlos de uno en uno por si acaso la masa queda demasiado líquida. Es una masa es pegajosa, por lo que tendremos que espolvorearnos las manos con harina o untarlas con aceite. 

- No todas las recetas con azúcar de abedul son sencillas cuando se trata de una masa horneada; siempre hay que utilizar una temperatura no superior a 170º; también es necesario, controlar la cocción para que no se dore o se queme y a veces, hay que tapar con papel sulfurizado. En este caso, fue necesario tapar los folares porque se doraron bastante antes de terminar el tiempo de horneado y por la base se tostaron un poco. 

- Es una masa poco dulce, pero eso no significa que esté menos buena. Si os gusta más dulce, podéis añadir un poco más, pero no demasiado. 

Bon profit! 

La leyenda del Folar da Páscoa 

Cuenta la leyenda del Folar de Pascua que en una aldea portuguesa, vivía una joven llamada Mariana y su único deseo era casarse joven. Tanto oró a Santa Catalina, que pronto le surgieron dos pretendientes: un noble rico y un granjero pobre. Ella volvió a pedir ayuda a Santa Catalina para tomar la decisión correcta. Ambos le pusieron como fecha límite, el Domingo de Ramos. 

Llegó el Domingo de Ramos y una vecina avisó a Mariana de que el noble y el agricultor se habían encontrado de camino a su casa y estaban luchando a muerte. Mariana fue al lugar donde los dos se enfrentaban y fue entonces cuando, después de pedir ayuda a Santa Catalina, eligió a Amaro, el granjero pobre. 

La víspera del domingo de Pascua, Mariana estaba muy preocupada, porque le habían dicho que el caballero aparecería en el día de la boda para matar Amaro. Mariana rogó a Santa Catalina y la imagen de la Santa, al parecer, le sonrió. Al día siguiente, Mariana puso flores en el altar de la Santa, y al llegar a casa, se encontró con que, encima de la mesa había un gran pastel brillante con huevos enteros, rodeado de flores, las mismas que Mariana había puesto sobre el altar. 

Amaro también había recibido un pastel similar. Pensaron que había sido idea del noble, y decidieron ir a su casa para darle las gracias, pero comprobaron que también había recibido el mismo tipo de pastel. Mariana estaba convencida de que todo había sido obra de Santa Catalina. 

Se le llamó inicialmente “folore” o “pastel de vino”, pero con el tiempo, se le llamó Folar y se convirtió en una tradición para celebrar, la amistad y la reconciliación. 


La leyenda del Folar de Pascua es tan antigua que no se sabe la fecha de origen, sin embargo, la tradición ha llegado hasta nuestros días. 

Fuente de la leyenda aquí

12 comentarios:

  1. ¡Hola Marisa!

    Me alegro mucho de ese merecidísimo primer premio ¡este folar está para ponerle un piso! Me parecen preciosos, las fotos con una maravilla, transmiten mucha serenidad y claridad, y la miga es impresionante.

    Espero que disfrutes muchísimo del premio y que sigas haciendo cosas tan ricas y compartiéndolas con nosotros

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  2. Marisa felicitarte por el premio , te lo mereces ese y mas y este folar de pascua tiene una pinta impresionante
    besinos

    ResponderEliminar
  3. Hola guapísima !!!
    Muchas Felicidades por el premio, claro que es merecidísimo y me alegro mucho. Sabes que este tipo de masas son mi debilidad y más si encima viene con leyenda e historia. Claramente me recuerda a las de vuestra Comunidad, y al Pan de Muertos Mexicano, todas divinas con sus matices y diferencias.
    Unas fotos preciosas, y espero que disfrutes del premio, ya nos contarás qué elegiste :)
    Besotes gordos mi niña, feliz finde.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Felicidades preciosa!! Eres una artista y eso tiene que tener su recompensa, cuando las cosas están bien hechas, hablan por sí solas, pero si además vienen cargadas con un premio, tienes que sentirte satisfecha y orgullosa.
    Ya sabes que yo me ofrezco a ser catadora oficial de todos tus masas, otra cosa es hacerlas, para mi eso sí que es un reto insuperable, a este paso creo que me voy a llevar muchos años sin poder meter manos en la masa, peo me encanta y disfruto viendo las maravillas que sois capaces hacer en vuestras cocinas.
    Besos, y que disfrutes de tu premio.

    ResponderEliminar
  5. Hola Marisa! Felicidades por ese premio tan merecido, aún te llegarán más pues tu trabajo y esmero tienen que a la fuerza tener su reconocimiento. Me ha parecido maravillosa esta receta que nos traes, muy parecida a los típicos hornazos andaluces que llevan también sus huevos en el hueco central. Te han quedado más que bien, se nota tu experiencia. Enhorabuena compañera y amiga. Besitos y mil gracias.

    ResponderEliminar
  6. felicidades por el premio que estoy segura que no sera el último . Se parece mucho a nuestra mona de pascua y seguro que esta igual de buena. Buen fin de semana. Bs

    ResponderEliminar
  7. Qué leyenda más bonita.
    Muchas felicidades por tan merecido premio.
    Marisa me ha gustado mucho la tradición de este bollo, yo que tengo 4 ahijados ya me hubiera gustado recibir unas flores el día de la entrega de este Folar. Bueno en Cataluña la tradición es que la 'mona' la regale el patrino, la madrina se encarga de regalar la palma.
    Este tipo de bollos dulces me gustan mucho. Me guardo la receta.
    No tengo el gusto de conocer Portugal, pero tengo muchas ganas de ir ya que me han hablado espléndidamente bien.
    Feliz fin de semana
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Hola Marisa felicidades por el premio !!
    No me estaña que no ganaras tiene una pinta impresionante. el corte espectacular y las fotos maravillosas. Yo me llevo un trocin para el desayuno.
    Besinos
    El toque de Belén

    ResponderEliminar
  9. Siempre me alegro por ti y tus premios! Te los mereces porque eres muy trabajadora y constante. Todo lo que emprendes lo bordas y me siento orgullosa de ser tu amiga y además admiradora.
    Un besazo y buen finde

    ResponderEliminar
  10. Se ven espectaculares....¡y preciosas! Felicitats pel premi, estàs feta una artista i tot ho fas perfecte. M'encanta!
    Petonets,
    Olga

    ResponderEliminar
  11. Felicidades Marisa, un premio muy merecido!! En su momento lo vi en la red y te felicité, luego lo busqué en tu blog y no lo encontré...esperaba que tarde o temprano lo publicaras porque tiene un pinta estupenda!! Estas recetas tradicionales y con historia son las mejores!!Me alegra mucho el reconocimiento a un buen trabajo, como es el tuyo. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Muchísimas felicidades!! La receta es una maravilla, no conocía ni el nombre ni la historia, eres una crack, te ha quedado muy bonita :) Me la imagino buenísima. Petonets.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.