Potaje de garbanzos y espinacas a la antigua

19 Comentarios


El potaje, aunque se come durante todo el año, es tradicional prepararlo en Cuaresma. Hay quien le añade bacalao, o utiliza espinacas o acelgas. Mi suegra, que nació en la Mancha, solía hacer una especie de croquetas de pan, huevo y ajo, a los que llamaba "panecicos". Los agregaba al potaje y estaba muy bueno. Tengo otras recetas publicadas de potaje que varían un poco con respecto a ésta: Potaje de espinacas, garbanzos y huevo picado, o este Potaje de puerros y patatas, que no se parece en nada al tradicional. Por último, un Potaje de alubias rojas con bacalao, que está delicioso y en olla rápida, se prepara en nada.

Esta receta también forma parte del libro antiguo, Formulario Práctico de Cocina, publicado en la ciudad de Valencia en 1926. Os lo presenté en la receta de Cocido a la nieve. Se trata de un potaje de garbanzos y espinacas tradicional, que se encuentra en un apartado especial de Potajes. La preparación es diferente a la que yo he hecho siempre o he visto en otros blogs de cocina. Con lo que me gusta el potaje, disfruté mucho comiéndolo; es un plato muy adecuado para estas fechas, para quien siga o no, preceptos de la Cuaresma. A mí me encanta añadirle hierbabuena fresca, pero en su defecto, nos puede valer la seca. Espero que os guste.

Os añado el texto original del libro para que veáis cómo redactaron en su momento la receta. 

Se ponen a hervir en un puchero los garbanzos, remojados el día anterior, y se añaden las espinacas limpias y cortadas a pedazos, hierbas finas de potaje y especias. Se fríen dos ajos, un poco de tomate y pimentón y se echa donde están los garbanzos y hierbas. En el almirez se machacan dos yemas de huevo duro y dos cucharadas de garbanzos para espesar el caldo.
Ingredientes

- 2 dientes de ajo
- 150 g de espinacas frescas
- 100 g de tomate
- 1 ramita de hierbabuena fresca y en su defecto, 1 cucharadita de café de seca
- 1 cucharadita de café de pimentón dulce
- 150 g de garbanzos
- sal
- dos yemas de huevo
- agua 

Preparación tradicional (2 personas)

- Poner a remojo los garbanzos la noche anterior. 

- Pelar los ajos y laminarlos. Lavar y cortar las espinacas. Pelar el tomate y cortarlo en daditos. Si vamos a utilizar hierbabuena fresca, picar las hojas. Reservar.

- Poner en la cazuela el aceite y cuando está caliente añadir los ajos y las espinacas. Una vez las espinacas han reducido, agregar el tomate y seguir sofriendo hasta que esté en su punto.

- Incorporar la sal, la hierbabuena y por último, la cucharadita de pimentón dulce. Remover unos segundos hasta que esté todo bien integrado evitando que el pimentón se queme.

- Agregar los garbanzos previamente escurridos al potaje. Remover de nuevo y cubrir con agua.

- Cocer durante unos minutos o hasta que comprobemos que los garbanzos están tiernos.

- Mientras, se prepara el guiso, hervir los dos huevos durante 10 minutos. Cuando estén fríos, quitar la cáscara y extraer las yemas.

- Colocar las yemas en un almirez y cuando estén los garbanzos ya cocidos, agregar a las yemas 2 cucharadas de garbanzos. Picar bien hasta que esté todo triturado.

- Agregar al potaje el contenido del almirez con el fin de que espese.

- Servir caliente.

Notas:

- El tiempo de cocción dependerá del tipo de garbanzo que se utilice y de la dureza del agua.

- La cantidad de agua dependerá de si nos gusta el potaje más o menos espeso. Agregar la mezcla de garbanzos y yemas lo espesa bastante.

Bon profit!

19 comentarios:

  1. La combinación garbanzos y espinacas en un potaje me pierde. Me llevo tu receta para probar esta versión.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. Bueno días Marisa,
    Un potaje que quita el 'sentío'. En casa nos encanta, y no me digas por qué pero únicamente lo prepado en Semana Santa, ¡con lo rico que está!.
    En este caso no le has incorporado bacalao, pero igualmente se aprecia un potaje muy sabroso y bien rico.
    En estos días que vuelve el frío, invita a comer un buen plato.
    ¡Delicioso!.
    Feliz día
    Sil

    ResponderEliminar
  3. Típico de Cuaresma pero cómo bien dices, delicioso todo el año. Esas croquetas de tu suegra aquí las llamamos "huevos tontos" o "engaña maridos" porque eran para alargar un poquito más el plato en tiempos de escasez. Un besito guapa y a pasar buen finde aunque sea lluvioso.

    ResponderEliminar
  4. Que rico un buen potaje de vigilia, en mi casa triunfa cada año, eso sí les gusta con bacalao.

    Marisa una receta de las clásicas de verdad y ya ves nunca pasará de moda.
    Bss

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola Marisa!

    Mi madre siempre lo ha hecho con garbanzos y habichuelas y bacalao. A ella ni las espinacas ni las acelgas le han sentado bien así que no las ha puesto en sus guisos.

    A mí me gusta más tu versión, el potaje de mi madre llegó en su día a cansarme porque lo ponía bastante a menudo, hiciera frío o calor, de hecho lo sigue haciendo ¿eh?

    Es bonito compartir los platos tradicionales para que no se pierdan

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  6. Uuuummm me encantan los garbanzos con espinacas y este potaje tiene que estar de rexupete , guardame un platito para la cena se ve divinisimo.
    Bicos mil y feliz finde wapa.

    ResponderEliminar
  7. Hola querida! Estaba esperando como agua de mayo tu receta porque ya me habias puesto los dientes largos el otro dia...y mira que delicia! Me encanta y me la quedo porque quiero probarla si o si, que ya sabes que me encantan y aqui no llega a irse el frio del todo. Este domingo cae! Un besito guapa

    ResponderEliminar
  8. Marisa en casa los potajes de garbanzos se hacen todo el año, en cuaresma, en Semana Santam y hasta en verano si mal no viene.
    Personalmente prefiero los de garbanzos solos, con una ramita de tomillo y un majado de Ajo, Perejil y Comino, pero con Bacalao y/o Espinacas está para perder el sentío, de hecho ya tengo una buena remesa de bacalao en ambas casas para que no nos falte.
    Tu potaje tiene una pinta estupenda, sin duda es para rebañar el plato y repetir.
    Besos, que pases un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  9. Mira por donde hoy hemos publicado las dos un potaje muy parecido, yo lo hago durante todo el año , esta tan rico. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Marisa los platos de cuchara me encantan, y por aquí es lo que apetece del frío que hace, te quedo maravilloso y bien calentito alegra el cuerpo, los garbanzos se llevan de maravilla con las espinacas y con las acelgas, esta para mojar pan...Bess

    ResponderEliminar
  11. Hola Marisa, sí que tiene que estar buenísimo. Los potages no faltan en mi casa en ninguna época del año y desde luego en ésta época del año mucho menos. Un delicia y una joya de más de 90 años que no debe perderse, un beso!!

    ResponderEliminar
  12. Hola Marisa,desde luego que has hecho un plato clásico de los de toda la vida,de los que no se deben perder,me encanta ........Rico,Rico,rico....
    Feliz fin de semana y besitos¡¡

    ResponderEliminar
  13. me encanta el potaje ¡¡¡ y el tuyo a quedado de lujo ....un besote preciosa

    ResponderEliminar
  14. Hola Marisa !!!
    que rico y que bien te ha quedado este potaje de espinacas...
    nosotros en esta época no falta en nuestras cocinas...sobre todo el viernes Santo, que en pocas casas no se hace.
    Tiene una pinta buenísima
    un besazooooo enormeeeeee !!!

    ResponderEliminar
  15. Marisa , este potaje es una maravilla , que rico y lo bien que viene para estos dias de cuaresma , te quedo estupendo , bueno como todo lo que haces
    besinos

    ResponderEliminar
  16. Suelo hacer uno muy parecido por estas fechas en casa, aunque la verdad es que los potajes los pongo durante todo el invierno, sientan de maravilla cuando hace frío!1 me encanta como te ha quedado. Bs.

    ResponderEliminar
  17. Hola Marisa, es una receta maravillosa, tradicional y perfecta para estas fechas, Lo de la cucharadita de hierbabuena no lo he probado nunca en este potaje, seguro que aporta un aroma único. Me ha gustado mucho la receta, besets!

    ResponderEliminar
  18. Soy bastante tradicional con nuestra gastronomía, y en esta época nunca falta este guiso (aunque como nos gusta tanto, lo hago con cierta frecuencia a lo largo del año). Estas recetas guardando y respetando el buen hacer de nuestros antepasados, me parecen joyas que hay que valorar y difundir para que nunca se pierdan. Con blogs como el tuyo, la permanencia está asegurada.

    Un besín.

    ResponderEliminar
  19. Me encanta la receta antigua... que sencillez, creo que me voy apuntar a este método, nada de cantidades ni explicaciones, si nuestras abuelas podían nosotros también, hay que estrujarse un poco más el cerebro...
    La tuya también me gusta y el toque de hierbabuena que le has puesto me encanta, fresca mejor! Una propuesta reconfortante para estos días primavero-invernales!
    Besiños cielo

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.