Torta antica


Vuelvo a participar en el reto CRI, Cocina Regional Italiana, de mi querida amiga Maggie, El cajóndesastre de Maggie. En esta ocasión las anfitrionas son también amigas, Nieves y Elena o Elena y Nieves, La cajita de Nieves y Elena. Nieves es una asidua participante en este reto y ahora, que la Cajita es anfitriona, Elena, se ha incorporado también. Para esta ocasión, han elegido entre las múltiples recetas del libro de cocina regional italiana, esta de la Torta Antica de Lazio.

No lo tenía fácil. La receta salada es un cordero y en casa no lo tomamos, pero la dulce, que me encanta, lleva fruta y cerezas confitadas. Difícil, no, muy complicado, si además tenía que prepararla sin azúcar. Pensé en utilizar cerezas frescas, porque, a pesar de ser agosto, todavía encontré y con muy buena pinta. Si no tengo a quien regalar un dulce, o el dulce no gusta en casa, lo cual, es habitual, tengo que adaptar la receta o no puedo participar. Tocó experimentar y ver qué resultado obtenía. La he horneado dos veces porque en la primera, con las cerezas frescas, no me quedó la masa como me hubiera gustado. Maggie, por suerte, amplió el plazo y la segunda vez, ya no encontré cerezas. Me decidí a seguir su receta al pie de la letra, pero sin azúcar y sin fruta. No conseguí una masa dura, pero mejor así, porque la torta, que me subió mucho, me quedó como un pan muy fermentado, con sus agujeros correspondientes porque leudó mucho. La culpa será del calorazo que tenemos todavía instaurado en Valencia. De todas formas, se me ocurrió utilizar la Mermelada de melocotón y vino Albariño y puse mermelada por la superficie. Como me gusta mucho la canela, puse “más de una pizca” y en el sabor, se nota. Al no llevar fruta confitada, le va bien y combina perfectamente con la mermelada. Es por eso, que la masa queda oscurita.

No será una Torta Antica tradicional, pero ya sabéis que con mi dieta sin “casi todo”, no siempre puedo preparar las recetas y he de adaptarlas. Con azúcar y menos leudado, seguro, que queda mejor que la mía, pero os aseguro, que, untada con mermelada, no voy a dejar ni las migas. La congelaré en rebanadas pequeñas para poder resistir a la tentación, que no es poca.

Las recetas elegidas para este mes, son de la región de Lazio. Por desgracia, esta región ha sido noticia debido al terremoto del pasado agosto. Deseo, que poco a poco, la población de esa región tan bonita, pueda volver a la normalidad. Aquí tenéis las recetas saladas que se publicaron ayer y aquí, las dulces. 

Este mes el reto tiene doble intención. Como en la entrevista que me hizo Maggie, Conversando con Thermofan, comentaba que nunca uso un delantal y eso que tengo y me han regalado, ella propuso a las participantes que nos hiciéramos una foto con el delantal puesto. Yo os pongo las mías que me hice, vía trípode con la primera torta en la que utilicé las cerezas.
Ingredientes 

- 470 g de harina de fuerza
- 5 huevos M (200 g)
- 135 g de azúcar de abedul o la misma cantidad de azúcar
- 50 g de levadura fresca de cerveza 
- 20 g de mantequilla (la mía, vegetal al aceite de oliva)
- 30 g cidra confitado u otra fruta (yo no puse)
- 10 de cerezas confitadas (yo no puse)
- canela (pues dos cucharaditas)
* al no poner fruta, puse por encima mermelada de melocotón
Preparación en TMX

- Verter en el vaso 80 g de agua. Programar, 1 minuto, 37º, velocidad 1. Agregar 80 g de harina y la levadura. Programar, 6 segundos, velocidad 6. La mezcla debe estar lisa y blanda. Agregar, un poquito de agua tibia, si es necesario. 

- Tapar el vaso con un paño y dejar levitar la masa durante 30 minutos. Como es verano, no he tapado el vaso, la mezcla ha leudado perfectamente.

- Añadir 100 g de harina y 5 cucharadas de agua. Volver a amasar, programando, 6 segundos, velocidad 6. Dejar reposar de nuevo hasta que doble su volumen. En mi caso, 30 minutos.

- Cuando haya levado, incorporar el resto de la harina (290 g) mezclada con el azúcar de abedul. Agregar 4 huevos batidos (200 g) con una pizca de sal. 

- Derretir la mantequilla, añadirla a la masa junto con la canela. Volver a amasar, programando, 2 minutos, vaso cerrado, velocidad espiga, sin cubilete al trascurrir el primer minuto. La masa me quedó pegajosa, pero bastante líquida.

- Sacar la masa del vaso y agregar la fruta confitada y 10 cerezas confitadas picadas. Amasar bien. Yo no puse nasa.

- Engrasar una tartera de bordes altos y verter la masa. Yo coloqué papel sulfurizado para desmoldar mejor. Dejar levar en un sitio tibio hasta que doble el volumen.

- Dibujar líneas gruesas con la mermelada.

- Hornear 30 minutos a 180º y 40 minutos a 170º, si es sin azúcar. En este caso, comprobar que no se quema la superficie.

- Sacar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla.
Preparación tradicional

- Disolver la levadura en 3 cucharadas de agua tibia. Poner en un bol grande 80 g de harina tamizada, y poner en el centro la levadura. 

- Amasar bien añadiendo, si es necesario, cucharadas de agua tibia (añadí 5). Amasar unos 10 minutos hasta obtener una masa lisa y blanda que dejaremos levar 30 minutos en un bol enharinado y cubierto con un paño en un lugar templado (yo lo he puesto en el horno apagado y con la luz puesta).

- Retomar la masa, trabajar unos minutos, añadir 100 g de harina tamizada y un poco de agua (10 cucharadas) y amasar de nuevo hasta obtener de nuevo una masa lisa y blanda. Dejar reposar de nuevo durante 30 minutos (yo lo he puesto en el horno apagado y con la luz puesta).

- Finalmente, un bol agregar el resto de la harina tamizada (290 g), mezclar con el azúcar de abedul o el azúcar y poner la e masa en el centro. Añadir 4 huevos batidos (200 g). 

- Disolver la mantequilla, añadir a la masa junto con la canela y continuar amasando. La masa tiene que estar muy elástica y pegarse a las manos. A mí, las dos veces, me quedó muy blanda.

- Añadir la fruta confitada y mezclar bien. No la añadí nada.

- Engrasar una tartera de bordes altos y verter la masa. Yo coloqué papel sulfurizado para desmoldar mejor. Dejar levar en un sitio tibio hasta que doble el volumen.

- Dibujar líneas gruesas con la mermelada.

- Hornear 30 minutos a 180º y 40 minutos a 170º, si es sin azúcar. En este caso, comprobar que no se quema la superficie.

- Sacar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla.

Bon profit!

Comparte o Imprime este Post:

Y ADEMÁS EN EL BLOG

16 comentarios:

  1. Eres una todoterreno Marisa! Y no te rindes nunca jajajajaja. Me sabe mal que te haya dado tanta guerra pero seguro que al final estaba rica o si no, ya le daras otra vuelta de tuerca! Un besitoi guapa y muchas gracias por estar con nosotras!

    ResponderEliminar
  2. Marisa que rica receta, pues esta versión de Torta Antica me gusta mucho, lo importante es adaptarla a nuestros gustos, me llevo una buena rodaja de pan con esa rica mermelada de melocotón tan provocativa.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Marisina me chifla el acompañamiento que te has montado para tu mermelada de melocotón con albariño, me apunto tu torta antica, bsssss

    ResponderEliminar
  4. La verdad Marisa es que tiene una pinta estupenda la torta, para los desayunos la veo ideal, eso si en pequeñas dosis que así dura más.
    Bss.

    ResponderEliminar
  5. bread loaf looks very soft n fluffy.nice texture..

    ResponderEliminar
  6. Tesón es la palabra que te define... pero el que la sigue la consigue! La verdad es que yo tampoco le haría ascos a una de esas rebanaditas... me encanta la miga y con tu mermelada seguro que está deliciosa.
    Un beso Marisiña!!!

    ResponderEliminar
  7. Madre mía lo que te curras las cosas, yo tiraria la toalla al primer intento, te quedo maravillosa, no conozco la original pero viendo la tuya creo que no podrá competir contigo la original, que aspecto reina, el acompañamiento delicioso...Bess

    ResponderEliminar
  8. Marisa, como en todas las situaciones de esta vida, no hay que tirar la toalla y se nota que eres una luchadora, el resultado es excelente. Me imagino el sabor extra de canela (que adoro) combinado con esa mermelada y se me hace agua la boca, qué ricorrrrrrrrrr...
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Hola, si es que lo que no te salga a ti!!Espectacular, qué delicia y unida a la mermelada ya es para morirse de gusto. Ah, una cosita, yo tampoco me pongo el delantal, no tengo costumbre y no será por falta de ellos, además me encantan, los hay monísimos, jejeje!!Quizás este invierno me pongo a ello!! Un beso preciosa!

    ResponderEliminar
  10. Espectacular tu torta antica y también tu mermelada que con el Alvariño tiene que estar impresionante, a ver si la hago antes que se acaben los melocotones.
    Eres lo mas.. Marisa, me encanta todo lo que haces.
    Besinos
    El toque de Belén

    ResponderEliminar
  11. Qué buena pinta tiene este pan dulce, no lo conocía pero además lo has acompañado de una mermelada de lo más original, qué rico...bsts guapa

    ResponderEliminar
  12. Marisa te ha quedado genial, yo al final no he participado por falta de tiempo y mira que me gusta este reto, pero esta temporada voy a tener que renunciar a alguno. Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Creo que has adaptado muy bien la receta a tus circunstancias y que te ha quedado una torta con un aspecto delicioso. Al menos las fotos son una pasada

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  14. Huauuuu! En que gust em menjaría una de eixes tallades amb la mermelada....tindré que esperar-me a finalitzar la meua dieta (obligada despres de l'estiu per cuestions de talles)per poder fer-ho...Com sempre molt acertada la proposta. Besades.

    ResponderEliminar
  15. ¡Igual me animo a participar yo también! Un gran descubrimiento tu receta.....
    Besos,
    Olga

    ResponderEliminar
  16. Cada una por un motivo acabamos modificando un poco la receta, pero el resultado también es estupendo.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.