Crema helada de albaricoque y almendra


Este verano, con el calor, sólo me apetecen ensaladas y sandía bien fresca. También hago helados fáciles que no publico porque hacerles fotos es complicado y os aseguro, que fotografiar este verano, no me apetece nada. He ido publicando recetas, pero no me he preocupado mucho por las fotos. De verdad, que el calor agota y no me quejo, creo que el pasado verano fue mucho peor.

El pasado miércoles apareció nublado, bajaron las temperaturas y se pasó la mañana lloviendo mucho. Como en mi terraza, se estaba de maravilla y había luz, decidí que era el momento de hacer fotos de mis helados congelados. La crema que hoy publico, es uno de ellos. Revisando el congelador el otro día, descubrí, que tenía albaricoques congelados y se me había olvidado. Pensaba que eran trozos de mango y al ver que no, decidí preparar la receta para publicarla ya mismo porque albaricoques ya se ven pocos en el mercado. De todas formas, se puede utilizar igualmente, melocotón, mango o nectarina. 

Esta vez no utilizo la clara de huevo, como se hace en muchas cremas heladas en TMX. Tenía leche evaporada y me pareció que podía probar a añadir un poco, pero sin congelar, como sí que he hecho en otras recetas. En su lugar, podéis añadir nata, igualmente, le dará más cremosidad.

Es más que un helado compacto, una crema helada que adquiere más consistencia si se introduce, tras prepararla, en el congelador. Yo así lo hice. Puse también más azúcar de abedul que en otras ocasiones, porque quería que quedara más dulce y aproveché no sólo, un poco de leche evaporada que ya tenía abierta, sino unos gramos de almendra molida que no me servían para nada más. Si añadís más almendra, seguro que estará mucho mejor.

Este tipo de cremas heladas no las suelo adaptar de forma tradicional porque se hacen tal cual en la TMX. Se hicieron famosas hace unos años en el mundo thermomixero y la verdad es que, me parece que vale la pena no perderlas de vista. Tengo varias en el blog, pero no son idénticas. En cada una, he hecho alguna variación, a mi manera. No sólo en los ingredientes, sino también en la forma de prepararla, en muchos casos, a la forma que en su día la marca facilitó. Podéis ver también la Espuma de sandía helada, con y sin azúcar que preparé en su día con tagatosa, pero que podéis hacer con azúcar de abedul o azúcar, otra receta con esta fruta, la Crema helada de sandía; la Espuma de melocotón helado, con y sin azúcar o este Helado de zumo de naranja y albahaca en el que reciclé y experimenté con el zumo de naranja. Éste sí que lo adapté a la forma tradicional. Si buscáis en el buscador de recetas, algún helado más os vais a encontrar y quiero poco a poco, ir mostrándoos los que estoy haciendo este año.

Como es una crema de aprovechamiento y de reciclaje y aún estamos dentro del plazo, aprovecho para publicarla en Reciclando Sabores de este mes.

Como siempre, un helado refrescante, cremoso, con pocas calorías, sencillo y que está bueno. Espero que os guste.

Ingredientes 

- 500 g de albaricoques congelados
- 140 g de azúcar de abedul o de azúcar
- 30 g de leche evaporada o de nata
- 50 g de almendra molida
Preparación en TMX

- Verter el azúcar de abedul o el azúcar en el vaso y programar, 4 golpes de turbo (de 2 segundos en TMX 5)

- Agregar los albaricoques congelados y programar, 40 segundos, velocidad 8. Introducir la espátula con el fin de facilitar el triturado y para que la mezcla sea más homogénea.

- Añadir la leche evaporada o la nata y la almendra molida. Mezclar 20 segundos, velocidad 6.

- Colocar la mariposa en el vaso y programar, 20 segundos, velocidad 3.

- Verter la crema en un recipiente apto para congelación si no se va a tomar en seguida.
Notas

- Esta receta se tiene que elaborar de forma rápida y se va a consumir en seguida el helado. Si no es así, no pasa nada porque quedará perfecto tras el reposo en el congelador. También es importante para evitar que las cuchillas se congelen. En este caso, se deberá introducir en seguida la espátula por el bocal para ayudar mejor a que se produzca el triturado. 

- Tened cuidado al introducir la mariposa en las cuchillas. Debe quedar bien colocada para que no se salga. Con esta cantidad de helado, se introduce sin ningún problema.

- El azúcar de abedul, evita que se formen cristales en la mezcla, o que se endurezca.

Bon profit!

Comparte o Imprime este Post:

Y ADEMÁS EN EL BLOG

9 comentarios:

  1. La verdad es que ponerse a cocinar da pereza con este calor y encontrar en el congelador fruta que ya no podemos comprar es una suerte.

    Un helado estupendo, que color más bonito tiene.
    Bss

    ResponderEliminar
  2. Hola Marisa! me pasa igual, no me apetece nada cocinar y menos hacer fotos. Hago cualquier cosa para salir de paso y listo, sobre todo ensaladas. Pero al contrario que tu, a mi si me gusta el verano y aguanto bien el calor, yo tengo otro motivo para mi desgano, espero recuperar pronto las ganas.
    Este helado tiene que estar riquísimo, todavia tengo en le congelador un poco del que hice de albaricoque.
    Un beso enorme de maricacharros.

    ResponderEliminar
  3. Hola preciosaaa!! qué refrescante y que ideal es este plato, me encanta!! Gracias por tu consejo del azúcar de abedul, ni que decir tiene que voy a probarlo sí o sí ya que el azúcar blanquilla cada vez me convence menos y llevo mucho tiempo buscando una alternativa sana y que sepa bien...ya te contaré. Aunque te comente poco, sabes que siempre estoy aquí contigo, aprendiendo y compartiendo. Mil besos amiga y hasta pronto ;)

    ResponderEliminar
  4. Acabo de regresar al mundo blogueril, un par de días antes de lo esperado, para participar en el Reciclando... precisamente por culpa de los albaricoques y ahora vengo de visita y mira con lo que me encuentro.
    Me encanta... helada, fría o del tiempo y encima con almendras ¡que buena!
    Bicos corazón

    ResponderEliminar
  5. Que rico tiene que estar y así helado claro que apetece, besos!!

    ResponderEliminar
  6. Yo estoy de un perezoso... menos mal que tengo en borradores...el verano es fatal para la cocina, como tu dices solo apetece hacer ensaladas, gazpacho y helados...
    Este me ha parecido muy sencillito y seguro que está delicioso!! Bs.

    ResponderEliminar
  7. Pues me pasa al contrario Marisa. Al tener más horas de luz, es en verano cuando suelo acumular más recetas en borradores aunque también es cierto que suelen ser las fotos más sencillas, sin mucha composición ni decoración. En invierno, en cambio, se me va la luz rápido así que casi siempre mis publicaciones rondan entre sopas, panes y dulces que son las cosas que cocino a media tarde y aún así estrés que la luz se va rápido :-)

    Un besazo!

    PD: me encanta la combinación del albaricoque con la almendra :-)

    ResponderEliminar
  8. oferixes . sóc de l'opinió que gelats sans com este hauríem de consumir-ho tot l'any , no esperar a l'estiu . Molts països nòrdics tenen eixe costum i ja veus el va fregir que fa allí . Així que amb el nostre clima i la nostra varietat de porductos hauríem de fomentar la cultura del gelat d'hivern

    ResponderEliminar
  9. Hola Marisa, pues me lo agencio, que los albaricoques me chiflan. Aunque ahora ya no los encuentro buenos por Bcn, pero es que me ha encantado la combinación y la textura cremosita que tiene, desde luego que se me hace la boca agua con la receta. Espero hayas pasado buen descanso, ya mismo me reintegro a la normalidad y a los blogs. Besos ;)

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.