Tarta de copos de avena con verduras y queso


Hay días, en los que, aunque planifiques algo, el resultado no tiene nada que ver con lo planificado. Hay días, en los que la cocina es una excusa para relajarme porque todo lo demás llega sólo para provocar estrés y a ese señor, no me apetece invitarlo a mi vida, pero el muy puñetero, ahí está rondando y no hay manera de que desista. Hay días, en los que el tiempo, aunque sea verano, te regala un fresco fuera de lo normal y mira que se agradece. Hay días, como ayer, en los que todo se confabula para que, sin querer, todos estos factores aparezcan juntos: receta planificada, ingredientes comprados con tiempo, estrés porque mi hijo tiene su último examen de oposiciones y fresco, mucho fresco.

Me levanté temprano y lo llevé al instituto. Allí se quedó, en la calle, dentro del coche, desde las 8 de la mañana, hasta las 3 de la tarde, hora en la que tenía que encerrarse en un aula para preparar la defensa de su programación una hora más tarde. Volví en bus a casa, pero no porque yo quisiera, sino porque sabía, que, si me quedaba, mis emociones y nervios, no le iban a ayudar. Como tenía, tanto tiempo por delante y mucho estrés, demasiado, tal y como había planificado, empecé a preparar todos los ingredientes de mi receta.

Hace tiempo, publiqué una tarta salada, una Quiche de espinacas, quesitos y masa de copos de avena y justo una año después, mi amiga Paquita, usó mi masa y publicó una tarta salada muy famosa en la blogosfera, pero mucho más sana, la Tarta de avena con verduras y queso. La tenía en pendientes desde entonces.

Ayer, alguien conspiró para que todo se volviera al revés y os cuento qué pasó y la razón por la que mi tarta, no se parece casi nada a la de Paquita.

¿Por queétodo, todo, se dio la vuelta del revés?

1. Saqué todos los ingredientes. Preparé la masa, adaptándola a mi gusto, utilizando aceite de oliva virgen extra.

2. Preparé mi mandolina, que la pobre, está ya muy vieja, pero vive en casa desde hace mucho y ha hecho su papel a las mil maravillas.

3. Empecé a pelar la calabaza y comprobé que la mandolina se resistía. Decidí empezar con el calabacín blanco, pero olvidé protegerme con la pieza destinada a ello. A la tercera loncha, fue mi dedo el que salió muy mal parado y tuve que ir corriendo a parar la hemorragia. Tirita bien apretada y doble, por si acaso.

4. Si la calabaza no se dejaba y no me corté y con el calabacín fue un desastre, ya se me habían quitado las ganas de preparar la tarta, o más bien, tenía bien claro, que mi mandolina está para jubilar si no quiero quedarme sin dedos. 

5. Cabecita ponte a pensar. No tuve dudas, estaba claro que la thermomix tenía que aliarse conmigo para reducir a estos ingredientes tan rebeldes. 

Lo demás, vino solo. Fui anotando los cambios, dejé enfriar la tarta y llegó mi hijo contento de su defensa ante el tribunal. Hoy hemos sabido el resultado. Ha sacado una nota excelente, pero lo más seguro es que aunque ha aprobado, no obtenga plaza porque no tiene todavía méritos. De todas formas, tengo que deciros que estoy muy orgullosa de Carlos. Ha trabajado muchísimo y muy bien y esperamos que pueda trabajar de interino el próximo curso. Ya os iré contando.

Mr estrés, no vuelva hasta después del verano, por favor. Jubilaré a mi mandolina antes de que se convierta en una asesina en serie de dedos.

Os aseguro que la tarta que os traigo, no será tan bonita como la de Paquita, pero rica lo está y mucho, sana también y lo de bonita, os lo dejo a vuestro gusto.

¡Ah! por cierto, todo, todo, no se volvió del revés. Hoy la vida nos ha regalado una gran noticia que nos llena de felicidad.

Feliz fin de semana. Yo estoy muy feliz y espero disfrutarlo.
Ingredientes para un molde redondo de 27 cm

Masa 

- 250 g de copos de avena
- 40 g de aceite de oliva virgen extra 
- 1 huevo L (55 g)
- 40 g de leche desnatada
- sal 
- 4 o 5 ramitas de tomillo seco (el mío era fresco y lo dejé secar)
*un molde redondo bajo para tartas tipo quiche (el mío de Pyrex de cristal)
*una hoja de papel sulfurizado
Relleno 

- 200 g de queso fresco 0 % grasa
- 3 huevos (165 g)
- sal y pimienta negra molida
- 200 g de calabaza 
- 200 g de calabacín blanco
- 200 g de calabacín verde
- 20 g de aceite de oliva virgen extra
Preparación en TMX

Masa 

- Untar el molde con un poco de mantequilla y pegar una hoja de papel sulfurizado. Reservar.

- Poner todos los ingredientes en el vaso y programar 6 segundos, velocidad 6.

- Sacar del vaso la masa que estará blanda. Extenderla sobre el papel con los dedos o con una cuchara e ir aplastándola, cuidando de que quede fina por todos lados. Formar al mismo tiempo el borde. La masa debe llegar hasta el borde del molde. Dejar reposar tapada con un paño.

Relleno 

- Lavar y cortar los calabacines en trozos grandes y sin pelar. Pelar la calabaza y cortarla en trozos grandecitos.

- Poner los calabacines por separado en el vaso. Programar 4 segundos, velocidad 4. Comprobar si está cortado a nuestro gusto, sacar del vaso y reservar. Repetir la operación con el otro calabacín.

- Poner los trozos de calabaza en el vaso y programar, 5 o 6 segundos velocidad 5. Comprobar si está cortado a nuestro gusto y si no es así, programar, unos segundos más.

- Agregar al vaso los calabacines y el aceite de oliva. Programar, 10 minutos, 70º, velocidad cuchara, giro a la izquierda y sin cubilete para que se evapore el líquido (ver notas).

- Batir los huevos en un bol junto con la sal, la pimienta y el queso. Agregar las verduras y remover con una espátula. No es necesario nada más.
Preparación tradicional

Masa 

- Poner todos los ingredientes en un bol y mezclarlos hasta que estén integrados. 

- Sacar del bol la masa que estará blanda. Extenderla sobre el papel con los dedos o con una cuchara e ir aplastándola, cuidando de que quede fina por todos lados. Formar al mismo tiempo el borde. La masa debe llegar hasta el borde del molde. Dejar reposar tapada con un paño.

Relleno 

- Lavar y cortar los calabacines en brunoise y sin pelar. Pelar la calabaza y cortarla en trozos pequeños.

- Verter el aceite en una sartén y cuando esté caliente, pero no demasiado, agregar los calabacines y la calabaza. Sofreír a fuego lento cuidando de que no se doren, ni se quemen. (ver notas).

- Batir los huevos en un bol junto con la sal, la pimienta y el queso. Agregar las verduras y remover con una espátula. No es necesario nada más.
Horneado 

- Precalentar el horno a 180º. Una vez haya reposado la masa (una media hora), pinchar la base con un tenedor. Hornearla durante unos 10 minutos. Utilicé aire caliente circundante. Sacar con cuidado el molde del horno.

- Verter la mezcla de huevos, queso y verduras sobre la base con mucho cuidado.

- Introducir de nuevo el molde en el horno precalentado a 180º. Hornear durante unos 40 minutos. Comprobar que el relleno está cuajado, pinchando con un palo de brocheta.

- Sacar del horno y dejar enfriar antes de cortar y servir la tarta.

Notas:

- La masa queda muy crujiente y con un buen sabor a tomillo y aceite. Podéis adaptar a vuestro gusto, la cantidad de tomillo y ponerlo de bote o incluso fresco. La masa queda blanda y es preciso que lo esté para que quede crujiente. También es imprescindible que al extenderla quede igualada y muy fina. Si os queda demasiado blanda o demasiado dura, agregad más copos de avena o un poco más de aceite. He intentado que no lleve mucho. 

- El aceite de oliva le proporciona un sabor suave y el tomillo el toque especial, pero también se puede utilizar otra hierba aromática. Podéis agregarle unos 10 g más si os apetece una masa más húmeda, pero también estará más blanda.

- Sofreí en la TMX las verduras a baja temperatura y poco tiempo. Quité el cubilete para que se evaporara el posible vapor, como así fue y con todo ello, conseguir que las verduras no quedaran sin color ni sabor. Al final, tras el horneado, la calabaza no está blanda del todo y eso me encanta, pero si no lo queréis así, programad algún minuto más.

- El dulzor de la calabaza contrasta y combina muy bien, con el resto de ingredientes.

- Me sobró un poco de masa. A ver qué se os ocurre, porque yo la tengo envuelta en film en la nevera. Si la utilizo, ya os enteraréis.

- Si queréis que la masa sea más contundente, podéis preparar la otra mía, la de Paquita, o la de la receta original del paquete de copos de avena que tenéis en mi otra receta.

- Podéis utilizar en vez de queso 0% grasa, otro tipo de queso más graso o nata para cocinar.

- El opositor ni la ha probado y como era muy grande para mí sola, guardé en la nevera los trozos que me sobraron. Hoy la masa estaba más blanda, pero la tarta me la he comido también muy a gusto. No sé si mejora poniéndola en el horno unos minutos.

Bon profit!

Comparte o Imprime este Post:

Y ADEMÁS EN EL BLOG

13 comentarios:

  1. Pues te ha quedado de lujo nena! Me encanta! Y enhorabuena por la notaza de Carlos! Un besito y fuera estres!!!

    ResponderEliminar
  2. Marisa, ¡que vivan las buenas nuevas!, es un placer leerte, a pesar de ese corte de mandolina traicionera, ja, ja, ja... Pero el resultado de tu esfuerzo en la cocina se ha visto recompensado, por eso la tarta no tiene ni una sola pega, bueno si tiene una, que yo no la he catado, ja, ja, ja... Pero lo haré, en cuanto me anote tu detallado y bien explicado paso a paso.
    Besitos y que disfrutes de la buena noticia todo lo que puedas.
    PD: Muchísimas gracias por las chufas, estoy deseando utilizarlas.

    ResponderEliminar
  3. Cuanto me alegro por ti y por tu chico:-) enhorabuena! la tarta fantástica y una opción genial para mis calabacines que no censan de reproducirse en todo el verano. Un besazo y a relajarse por fin:-D
    Besos

    ResponderEliminar
  4. No se como sería la otra, pero la tuya tiene una pinta estupenda. A mi me pasó lo mismo con la mandolina, pero la mía era nueva y el filo se llevó una tajada de dedo (literalmente). Yo probaré a hacerla así, con la Thmx que la mandolina no la he vuelto a usar.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  5. Bueno, bueno...una tarta vegetariana ¡y con historia!

    Lo siento mucho por tu dedo y me alegro un montón por tu hijo!!!

    La otra receta no sé cómo habría quedado, pero desde luego así tiene una pinta espectacular!

    ResponderEliminar
  6. Que maravilla de tarta, te quedo maravillosa digas lo que digas y no te quejes eehh, lo malo son tus dedos, yo siempre que uso mi mandolina siempre con la protección, un día me saco un trozo de uña y desde esa jamás jeje, que maravilla de corte Marisa, tiene unapintaza reina...Bess

    ResponderEliminar
  7. Espero querida Marisa que tu dedo sacrificado por la Mandolina asesina este ya en recuperación avanzada.......( a que parece el titulo de una película de terror......)
    Mi enhorabuena por la defensa tan maravillosa de tu hijo,,,,,seguro que lo llaman para el curso que viene y nada mejor que esta rica tarta que tiene que estar para chuparse los dedos......y yo la verdad la veo muy bonita¡¡¡¡
    Besitos guapa¡¡¡

    ResponderEliminar
  8. Hola Marisa, si es que a veces o muchas veces , la cabeza la cabeza la tenemos en otro sitio. Oero eso no te ha impedido hacer esta deliciosa tarta, qué buena estaría. y encima perfecta para celebrar que a tu hijo le fue bien, ya te di la enhorabuena pero de nuevo os felicito a los dos. mil besos y ahora a disfrutar del verano!!!

    ResponderEliminar
  9. Jo amiga! No sé si son las fotos, o es que te sale todo bueno! Sólo la mas tiene una pinta de deshacerse en la boca!! jj y el relleno ni te cuento! Besotes y feliz verano!!!

    ResponderEliminar
  10. Marisa , me parece una tarta super original , seguro que esta deliciosa
    besinos

    ResponderEliminar
  11. Guauuuuu Marisa!!! no se per on començar.... ah! si pel principiiiii!!! m'encanta el nou aspecte del bloc, una preciositat, molt bonic!!! se que en tenies ganes i mira que bé ha quedat. Si que fa temps que no vinc a veure't...
    Enhorabona pel teu fill!!! ara que soc mare puc arribar a entendre de veritat el que se sent per un fill i segur que estàs molt molt orgullosa, aixó no té preu...
    I que puc dir-te de la recepta... ho té TOT pq a casa sigui un èxit, la massa de flocs de civada m'encanta. a veure si tinc temps i la faig.
    Estic tenint un estiu molt mogudet... el meu home operat de la esquena i la nena amb esguinç de tormell i ara angines... uffff el sr. estrés no surt de casa meva! jajajajajajaja.
    Molts petons i feliç estiu!!
    Sandra.

    ResponderEliminar
  12. Marisa, cuanto me alegro!! lo que me he perdido estos días en que no te visito...!! me alegro del aprobado de tu hijo, se lo que se sufre en las oposiciones, tengo una que aún está en ello y no ha tenido suerte esta vez...pero...otra será!! no perdamos la esperanza...
    La tarta una maravilla, me imagino lo buena que tiene que estar!! Felicidades a tu hijo!! Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Te ha quedado muy bien :-)
    Un saludito

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.