Pan exprés de cebolla en escamas, tomillo y romero


La panificadora ya está en casa desde hace hace cuatro años. El tiempo pasa volando. La uso más de lo que muestro publicando recetas en el blog y es porque siempre consumo pan casero y no siempre tengo tiempo para amasar o para ponerme a hacer fotos. El pan de panificadora no es nada fotogénico y la verdad, una vez horneado y frío, no apetece mucho fotografiarlo. Sé que mucha gente utiliza las recetas de pan hechas con esta maquinita y la que hoy publico es diferente debido a que utilizo el programa exprés y una cebolla en escamas que igual no conocéis. La cebolla en escamas, la compré en la herboristería y no está frita, sino deshidratada y no por eso, deja de darle sabor al pan. Ese sabor, combinado con el del tomillo y el romero frescos, hacen que el pan esté bien rico. Si no tenéis cebolla en escamas, pero sí, de la que está frita, también el resultado será óptimo. 

Por si no tenéis panificadora, os indico el modo en TMX y tradicional también.

Espero que os guste. 
Ingredientes

- 400 g de agua mineral
- 500 g de harina de fuerza
- 200 g de harina integral
- 15 g de levadura fresca de panadero
- 1 cucharadita de sal
- 1 cucharadita de azúcar
- 1 cucharada sopera de aceite virgen extra
- 1 cucharada sopera de tomillo fresco picado 
- 1 cucharada sopera de romero fresco picado 
- 2 cucharadas soperas de cebolla deshidratada en escamas 

Preparación en panificadora (Lidl)

- Trocear el tomillo y el romero con unas tijeras de cocina. Reservar.

- Pesar el agua y calentarla un poco para que no esté muy fría. Ponerla en la cubeta. 

- Añadir la sal en un lado de la cubeta y el azúcar en el otro.

- Pesar y añadir las harinas. Pulsar el programa nº 5, exprés. El amasado comenzará en seguida. Comprobar si es necesario añadir más harina o agua.

- Cuando pasen unos 5 minutos, agregar la levadura fresca troceada.

- Cuando suene la señal, agregar las hierbas frescas y la cebolla en escamas. 

- Al cabo de 15 minutos, agregar el aceite y unos 4 minutos después, una vez termine el último levado y antes de la fase de horneado, desenchufar la panificadora. Quitar las palas y sacar la masa. Si la cubeta está sucia con pegotes de masa, limpiarla. Limpiar también los pivotes donde se insertan las palas. Moldear la masa en forma de rulo e introducirla en la cubeta. Esta operación se debe hacer con rapidez para que no se borre el programa de la máquina (ver notas).

- Hacer un corte transversal, pintar la superficie con agua o espolvorear con harina. 

- Volver a enchufar la máquina para que se inicie el horneado del pan. 

- Cuando el programa finalice, dejar el pan unos minutos dentro de la cubeta y después apagar la panificadora. Sacar con cuidado el pan y dejar que se enfríe sobre una rejilla.
Preparación en Thermomix

- Poner el agua en el vaso. Programar, 1 minuto, 37º, velocidad 1.

- Añadir las harinas, la sal y el azúcar. Programar, 6 segundos, velocidad 6.

- Agregar la levadura. Programar, 2 minutos, vaso cerrado, velocidad espiga. Comprobar si hace falta añadir un poco más de harina.

- Es el momento de agregar el aceite, las hierbas y la cebolla. Volver a programar, 2 minutos, vaso cerrado, velocidad espiga, pero sin el cubilete. La masa debe ser elástica y homogénea.

- Sacar la masa del vaso y pasarla a un bol untado con aceite y cubierto con papel film untado en aceite para que la masa no se pegue.

- Dejar levar la masa durante una hora o hasta que doble su volumen.

- Dar forma al pan a nuestro gusto y dejar levar, durante media hora.

- Colocar el pan sobre una bandeja de horno cubierta con papel sulfurizado. 

- Justo antes de hornear, hacer uno o varios cortes en la superficie y pintarla con agua.

- Precalentar el horno a 230º. Meter el pan en el horno, calor sólo abajo y poniendo un recipiente con agua para producir vapor.

- A los 10 minutos, abrir el horno para que salga todo el vapor, sacar el recipiente con agua y poner calor arriba-abajo. Hornear 10 minutos más o hasta que esté bien dorado. Ir observando si hay que bajar un poco la temperatura.

- Dejar enfriar sobre una rejilla.

Preparación tradicional

- Poner el agua en un bol y calentar unos segundos en el microondas para que no esté fría.

- Añadir las harinas, la sal y el azúcar. Amasar un poco y comprobar si hace falta añadir un poco más de harina.

- Mezclar bien y amasar de nuevo.

- Aplastar la masa y mojar un poco la superficie. Desmenuzar la levadura por encima y volver a amasar hasta que esté totalmente incorporada. Comprobar, si hace falta agregar un poco de harina.

- Añadir el aceite, las hierbas y la cebolla. Volver a amasar hasta que esté todo bien integrado y obtengamos una masa elástica y homogénea.

El resto de pasos, como en la TMX. 

Notas: 

- En la preparación en panificadora, es conveniente, cuando termine el segundo amasado, quitar las palas amasadoras. Se desenchufa la panificadora, se saca la masa y se quitan las palas. Se coloca de nuevo la masa en la cubeta o si no la hemos quitado, le damos la forma con las manos de nuevo. Se vuelve a enchufar y se pulsa el botón “start”. Esta operación también facilita el desmoldado del pan de la cubeta y que no se rompa. Esta es la norma general para el horneado de un pan en panificadora, pero en este horneado en el programa exprés, he comprobado que, a veces, si tardo en volver a colocar la masa en la cubeta, el programa 5 se ha borrado. Por eso os he indicado en la preparación que es importante que no tardéis en volver a colocar la masa en la cubeta para que el programa inicie el proceso de horneado del pan. Suele quedar un poco más bajo de lo normal.

- Si la masa queda un poco blanda, dependiendo del tipo de harina que utilicéis, añadir un poco más durante el amasado y si es en la panificadora en el primer amasado o en el último dependiendo de cómo veáis la masa.

- La cantidad de hierbas o de cebolla la podéis adaptar a vuestro gusto. También podéis utilizar sólo harina de fuerza.

Bon profit!

Comparte o Imprime este Post:

Y ADEMÁS EN EL BLOG

17 comentarios:

  1. Se ve que tiene una miga bien esponjosa, y los sabores que le has puesto no me pueden gustar más. Esa cebolla no la he visto aún, todo será buscarla. No sé cómo me las apaño para siempre tener algún ingrediente que buscar, ja ja ja.
    Lo dicho, que me apunto la receta. Lo preparo la semana que viene y te cuento. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Tiene una pinta deliciosa y seguro que el olor y el sabor eran fantásticos. Besos

    ResponderEliminar
  3. Marisa, me encanta tu pan. No voy a tardar en hacerlo, ya te contaré.
    Por cierto tu panificadora es la del lidl? ... La mía si, lo pregunto para saber si debo cambiar el programa
    Gracias por compartirlo.
    Un besazo reina.

    ResponderEliminar
  4. La mía tiene unos tres o cuatro meses, pero la estoy dando una caña que para qué. Me ha encantado el pan y yo tengo cebola deshidratada.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  5. Marisa yo tengo la panificadora en casa de mis padres, y recién comprada le dí una batalla tremenda, ahora no la utilizo mucho por falta de tiempo. Pero es un placer como huele la casa a pan recién horneado, y lo bueno que está, no tiene comparación.
    Te ha quedado muy apetecible, y seguro que riquísimo.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Madre mía Marisa!! que pintaza tiene este pan me ha enamorado, ya tengo guardada la receta para ponerla en marcha pronto, me ha encantado!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Marisa que pan tan rico ,me guardo la receta para hacerla
    Muchos besitos y hasta septiembre ,que pases tu también un merecido descanso¡¡¡

    ResponderEliminar
  8. Hola!!! me encanta este pan especiado y con escamas de cebolla, lo tengo que probar. Tiene que oler tan bien.... es como si ya lo probara, jaja, besets!!! bon cap de setmana ;)

    ResponderEliminar
  9. Que maravilla de pan has preparado, te ha quedado increible, pero como todos los que haces, nos encanta el pan casero y para mi hija, ella poco come o nada, pero si hay pan casero se atiborra, y a todos nos rechifla, este en el desayuno desapareceria de inmediato...Bess

    ResponderEliminar
  10. Hola Marisa , pues yo también me asomo al olorcito del pan,éste es de los míos , de los facilitos, jejejeje!! Yo tuv la panificadora del Lidl y me duró 4 años, yo creo que tanto pan hice que la quemé. ya no compré otra y ya con horno y thermomix me avío bién. Este pan debe estar riquísimo, me gusta la idea de la cebolla, no sé si encontraré la que dices pero si no, la sustituiré por la frita que en casa siempre hay un buen bote. Un beso grande y disfruta del fin de semana!!

    ResponderEliminar
  11. Hola guapísima! No había visto tu cambio de look, me encanta! Te ha quedado un blog muy fresco y elegante. Eres una máquina! Este pan tan bien aliñado tiene que estar riquísimo. Yo también uso la pacificadora mucho más de lo que parece en el blog. Es una manera muy rápida, fácil y limpia de preparar pan para toda la semana. Nos vemos a la vuelta de las vacaciones. Espero que pasas un verano estupendo. besos

    ResponderEliminar
  12. Marisa a mi me encanta el pan hecho en casa y este tuyo con las escamas de cebolla tiene que estar buenisimo
    besinos

    ResponderEliminar
  13. Coincidimos contigo al cien por cien. En casa comemos mucho más pan del que al final queda fotografiado y compartido en el blog y es que en casa se come muchísimo pan casero y de muchísimas variedades. El que nos traes hoy de cebolla en escamas.... que antojo, tenemos que probarlo!!
    Un beso de las chicas de Cocinando con las Chachas

    ResponderEliminar
  14. Este pan lo pienso probar este verano, gracias por la receta. Yo también utilizo la panificadora cada semana

    ResponderEliminar
  15. ¡Receta apuntada! ¡Qué rico debe estar!
    Besos,
    Olga

    ResponderEliminar
  16. Marisa que bueno!! se ve tu pan.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  17. La pinta es alucinante!! tengo que darle mas uso a mi panificadora...ultimamente la tengo abandonada...Bs.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.