Pastel crujiente de merluza


Esta receta la preparé en el momento y sin pensar demasiado. Había sacado del congelador unos filetes de merluza. La compré fresca y pensaba hacerla a la plancha. Cuando mi hijo vio los filetes me dijo que no le apetecía. Y así, sin comerlo, ni beberlo, tuve que poner mi cabecita a pensar y rápido porque era tarde para hacer otra cosa. Vistazo a la nevera y rapidez en la ejecución.

El resultado, no lo dudéis, tuvo un éxito inesperado. La merluza, aunque era fresca y congelada por mí, al hacerla a la plancha, no siempre queda jugosa. En este pastel, pude solucionar ese problemilla.

Espero que os guste.


Ingredientes

- 400 g de merluza cruda cortada en pequeños trozos
- 1 cucharada de mantequilla o un chorrito de aceite
- 1 cucharada de harina
- 100 ml de leche desnatada
- 50 ml de caldo de pescado
- 5 cucharadas de salsa de tomate frito casera
- nuez moscada
- pimienta
- una guindilla pequeña (opcional)
- sal
- 3 hojas de masa filo
- 50 g de queso Emmental rallado


Preparación tradicional

- Desmenuzar la merluza en crudo cuidando de que no quede nada de piel. Es más sencillo si está todavía un poco congelada. Explico en notas cómo hacerlo. 

- En una sartén sofreír en el aceite o en la mantequilla la cucharada de harina. Añadir el caldo y la leche (y la guindilla), remover bien con unas varillas o una cuchara de madera hasta que espese un poco pero no demasiado.

- Añadir el tomate frito, la nuez moscada, la sal y la pimienta.

- Es el momento de añadir los trozos de merluza. Como va al horno, sólo hay que remover un poco y apagar el fuego.

- Embadurnar con aceite un recipiente para horno. Colocar la primera hoja de masa filo. Mojar la masa con agua (se puede utilizar aceite o mantequilla, pero yo lo hice con agua). Añadir la segunda hoja, repetir la operación y terminar con la tercera. Es importante que las hojas sobresalgan del recipiente.

- Colocar el sofrito frío. Espolvorear el queso rallado.

- Cerrar las hojas sobre el sofrito cuidando de que no quede totalmente tapado.

- Pintar la masa filo con un poco de huevo batido mezclado con una cucharadita de agua.

- Hornear hasta que esté dorado y servir caliente.


Notas:

- Para quitar la piel de la merluza, es más sencillo si no está totalmente descongelada. Con la ayuda de un paño de cocina, estiramos la piel y saldrá fácilmente. Si está descongelada, siempre perderemos cantidad de pescado porque es más complicado despegar la piel de la carne.

- Podéis utilizar otro tipo de pescado blanco y otro tipo de queso.

- La masa filo se puede pintar con aceite o mantequilla, pero os aseguro que con agua, queda también crujiente y evitamos añadir grasa al plato.

Bon profit!

Comparte o Imprime este Post:

Y ADEMÁS EN EL BLOG

13 comentarios:

  1. Que pastelito más rico Marisa!!! La pasta filo le da ese crujiente tan rico a las tartas mmmmmm. Delicioso!

    ResponderEliminar
  2. Jolines Marisa!!! Esto está que se sale de la pantalla, no te puedes imaginar lo que me gusta el pescado y este tipo de pasteles., es verdad que así queda más jugosa.
    Tuviste una buena idea, tu hijo ya puede estar contento de su madre!!!

    B7ssss

    ResponderEliminar
  3. Como en el cuento de la Cenicienta, conviertes un aburrido filete de merluza en un rico pastel crujiente, un traje de fiesta, sin duda muy rico.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Joo y eso improvisando y en plan rápido!!! Es una delicia que pondré en práctica para engañarlos en casa jejejejje aunque la merluza es el pescado que menos me gusta pero lo haré con cualquier otro jijiji besitosssss

    ResponderEliminar
  5. A veces las improvisaciones dan lugar a un delicioso plato como el que nos traes hoy Marisa!! y encima de pescado y con el crujiente de la pasta filo...un rico bocado!! Bs.

    ResponderEliminar
  6. Que rico este pastel, crujiente por fuera y tierno por dentro así me lo imagino, tiene que estar de cine,supngo que a estas alturas del día npo quedará nada...Bess

    ResponderEliminar
  7. Viva la improvisaciín!!! me rechifla tu receta Marisina, suscribo los comentarios anteriores!!! mañana yo BBBSSeo, bbssss

    ResponderEliminar
  8. Seguro que estaba muy rica y es que los pasteles me priban, bs.

    ResponderEliminar
  9. Marisa querida, creo que las palabras de Ana han sido de lo más acertadas: de simple a maravilloso. Tengo una deuda pendiente con la incorporación de pescado a nuestra dieta, así que tendré muy en cuenta este pastel. Cariños, mi buena amiga.

    ResponderEliminar
  10. Marisa en un momento has creado tendencia, la masa filo ha sido un acierto. Queda tan crujiente, que seguro que le da un punto estupendo a esa falsa bechamel de merluza.
    Por los hijos hacemos de todo, hasta inventar recetas nuevas.
    Bss.

    ResponderEliminar
  11. De cuantos apuros nos sacan masas filo y hojaldres! Desde luego, que te apañan cualquier cosa, como esta merluza divina.

    ResponderEliminar
  12. Marisa, qué buena pinta tiene, ya te comenté en Facebook que quería ver la receta. Bueno, pues me parece un recetón perdona que te diga¡¡¡ Y es que las mejores recetas son las que surgen de manera expontánea y con lo que tienes en ese momento, a veces se falla pero otras como esta receta triunfas. Un beso¡¡¡

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.