Crema de caqui y mascarpone


De caqui a caqui y tiro porque me toca. La razón, de publicar dos recetas seguidas en las que lo utilizo es porque no quiero que se quede esta sencilla y rica crema dulce en archivos porque pase la temporada de esta fruta que tanto me gusta. De paso, aprovecho para contaros algo más sobre mí.

Si os digo que de pequeña no me gustaba comer caquis, os extrañará. Mi abuela y mis tías abuelas, tenían una huerta en la que entre otros árboles había muchos que daban unos caquis carnosos y muy dulces. Los cogían y los traían a su casa. Yo debía tener seis o siete años sólo, pero son imágenes que me han quedado muy claras, recuerdos fijos y mezclas de olores y sabores. 

En invierno, en aquellos años, no vivíamos en nuestra casa. Mi abuela materna y mis tías vivían en la casa en la que mi madre y yo nacimos. Cuatro mujeres solas ya mayores. Una casa que construyó mi bisabuelo, muy conocida en el pueblo y para mí, preciosa. La casa está situada en el barrio antiguo de La Vila, pero en la parte exterior por eso tiene más luz. 

Sólo la planta principal y la que estaba situada debajo eran como un piso. El resto, no. Si ibas subiendo escalones, en cada descansillo, te encontrabas una habitación llena de cosas. Ibas ascendiendo hasta llegar a la última y ahí ya llegaba el disfrute porque había de todo; cómodas antiguas (que tengo la suerte de tener ahora en casa), cestos llenos de papeles mil, hasta recordatorios de los que se daban en los entierros, revistas viejas y nuevas, cestas de mimbre hechas a mano por mi abuelo…

Bajo la planta principal había otra planta y desde ahí se descendía al corral en el que no había ningún animal, pero me daba un miedooo esa escalera oscura. 

El deporte que realizábamos mi hermana y yo cada vez que íbamos, lo llamábamos, “ir a escarbar”. Se trataba de abrir cajones, armarios, mesitas, todo lo que encontrábamos a nuestro paso e ir descubriendo cosas. Aunque lo hiciéramos muchas veces, siempre había algo nuevo. Todavía, con el tiempo que hace, recuerdo muchos de esos olores tan especiales. El más curioso, el de una crema que debían utilizar cuando eran jóvenes para no tener pecas. Curioso, ¿verdad?.

Mi padre, imagino que para hacer feliz a mi madre, reformó la planta que estaba bajo la principal para que pudiéramos vivir allí unos meses porque tal y como estaba aquella casa, para nosotros, no era habitable. En una casa en la que no había ni bañera, ni ducha, mi padre habilitó un cuarto de baño y habitaciones para ellos y nosotras. Éramos tres pequeñajas y la cuarta, aún no había nacido. 

Lo que no sé es porqué íbamos en invierno. ¡Hacía tanto frío! Se accedía por una escalera muy estrecha y oscura y la subíamos y bajábamos a toda pastilla. Fui feliz allí, incluso cuando traían los caquis un poco verdosos y los colocaban sobre un papel grande en el suelo para que fueran madurando, pero no me gustaban nada de nada.

Podría seguir contándoos todos mis recuerdos de esos años, pero se haría interminable, así que dejo la historia en “stand by” para continuarla otro día. Pero para dejaros intrigados, finalizaré con algo que os va a dejar alucinados. Mi madre tuvo que vender esa casa a la Iglesia que está al lado. Con los años y por estas fechas hace once años, se cometió un crimen en la casa, “el crimen de la Purísima, o crimen de la lotería (de Navidad)”. Un crimen, no resuelto…

Pero, bueno… ¡pobre crema de caqui y mascarpone!. Va a perder el protagonismo por mi culpa.

Espero que os guste. 


Ingredientes 

- 300 g de pulpa madura de caqui 
- 50 g de mascarpone (o queso fresco 0%mg)
- 20 g de tagatosa o 40 g de azúcar (o a gusto)

Preparación en TMX

- Pelar los caquis y reservar la pulpa.

- Poner los caquis y el resto de ingredientes en el vaso. Triturar, 20-30 segundos, velocidad 5.

- Servir decorando con pequeñas bolitas de masarpone.


Preparación tradicional

- Pelar los caquis y reservar la pulpa.

- Poner los caquis y el resto de ingredientes en el vaso de la batidora u otro robot. Tritutar hasta obtener la textura de una crema.

- Servir decorando con pequeñas bolitas de masarpone. 

Bon profit!

Comparte o Imprime este Post:

Y ADEMÁS EN EL BLOG

23 comentarios:

  1. Hola guapa
    Una receta historiada, me gustan mucho esta forma de darnos una receta, seguro que mientras escribías la entrada, los olores y recuerdos llenaban tu nariz y retina.

    Mira que a mi los caquis no me gustan, si te digo que me saben a colonia...... y la textura me resulta desagradable.
    Lo que si me gusta es tu media historia de la casa, y digo media porque nos has dejado con la intriga. Madre una casa con asesinato incluido que interesante, lastima que tu madre tuviera que venderla.

    Aunque no me gusten los caquis, tu crema tiene un color precioso y se le ve una textura que quizá de esa forma me atrevería a comerlos, este año debe haber habido una buena cosecha, porque hay caquis para aburrir en las fruterías.

    Besos, a ver si hablamos antes de Nochebuena , ya terminé de trabajar.

    ResponderEliminar
  2. A mi me pasa con el caqui lo que a ti te pasaba de pequeña, no sé porqué no me convence ... igual es que lo he probado poco o no de la manera adecuada porque tu crema de caqui y mascarpone, la verdad es que promete.

    Por cierto, compartimos deporte de infancia "escarbar en casa de la yaya", eso era de lo más divertido, la cantidad de tesoros que encontrábamos ;-)

    B7ssss y buen finde

    ResponderEliminar
  3. Umh.. se ve rica! Yo este año aun no los comí. Pero bueno con todos los que me zampé el año pasado que me regalaron se compensa jaja Un beso!!

    Recetas de una gatita enamorada
    Estoy de Concurso de Navidad

    ResponderEliminar
  4. Marisa!! no nos puedes dejar la historia así... Que intriga...para cuando será el próximo capitulo?? ...me vas a dejar con la intriga todas las fiestas...jajaja bonita historia..yo tengo en mi pueblo la casa de mis padres que al igual que la tuya tenia muchos muebles antiguos en la cámara, como la llamamos alli, y algunos de ellos los hemos restaurado y hoy están en mi casa bien cuidados...son preciosos!!
    Una crema de caquis la mar de rica, a mi si me gusta el caqui...jaja y me la guardo. Besitos y felices fiestas.
    Julia.

    ResponderEliminar
  5. Contigo al final aprenderé a darle salida a los caquis en la cocina, gracias!
    Muas

    ResponderEliminar
  6. Qué bonitos recuerdos de infancia, son de los que nunca se olvidan, aunque el final de la historia de hoy sea un punto trágica.
    No he probado esta crema, pero ya me la imagino rica.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. la crema muy buena ! pero me has dejado intrigada con la historia !!que suspense¡¡ a mi los caquis no me gustan en esceso ,pero la crema se ve deliciosa
    besitos

    ResponderEliminar
  8. Que historia tan bonita! yo queria una foto de la casa...a mi los caquis me encantan y ahora que los supermercados estan llenos de caquis persimon me encantan y siempre compro, tomo nota de esta crema para estas fiestas! besos y felices fiestas.

    ResponderEliminar
  9. María te ha quedado una crema extraordinaria, vaya gustazo, y así presentada en vasitos quedan ideales y digna de unos comensales de lujo que flipando al verla....Bess

    ResponderEliminar
  10. La crema escespectacular, muy rica y muy facilita. Me encanta. Pero hija de mi vida, como se te ocurre dejarnos así? Cuéntanos que pasó, como, cuando... Jajajaja Yo que pensaba, que bonitos recuerdos guadados de su infancia, luego nos sueltas eso, jajaja Quiero saber que pasooooo, Besitos guapa

    ResponderEliminar
  11. wow..makes a great dessert,looks yummy!

    ResponderEliminar
  12. Creo que ya habíamos hablado de los caquis y de la historia de tu casa :) La verdad es que nunca me han gustado, ni siquiera los persimon que son como un híbrido entre manzana, naranja y caqui. Ese regusto final que se queda agarrado a la garganta no me gusta nada, como digo yo: De color bien, pero no vuela. Aún así tiene una pinta estupenda y da gusto leerte :)
    Besos

    ResponderEliminar
  13. wow such a beautiful dessert :) amazingly presented :)

    ResponderEliminar
  14. Pero Marisa......tú te crees que se puede dejar así la historia????
    Ainnnnns, qué intriga!!!!!
    Me ha encantado el relato de tus vivencias en esa casa familiar y ahora me tienes con unas ganas enormes de conocer el resto...
    A mí que me chiflan las novelas de misterio:)
    Hay que aprovechar los productos de temporada, así que no pasa nada por repetir ingredientes, mejor porque así tendremos muchas más opciones para disfrutarlos!!!
    Un besazo muyyyyy, muyyyyy cariñoso, mil gracias por tu precioso comentario y muyyy, muyyyy Felices Fiestas!!!!!

    ResponderEliminar
  15. Si hubieras seguido con la historia me hubiera olviado de la crema de caqui, dos relatos super interesantes, los inviernos de tu infancia en esa casa,lo que ocurrio en ella y como no la crema de caqui, aunque yo soy mas de fruta fresca que cocinada, creo que la combinación de caqui y mascarpone tiene que estar muy rica.
    Por cierto al decir lo de los recordatorios de entierros, yo tengo una buena colección de recordatorio antiguos, de comunión, de ordenación de sacerdote, de fallecimientos, tengo bastantes de los años 40 y algunos mas antiguos escritos a mano con pluma, son una joya.
    Buen fin de semana.
    Un beso de maricacharros.

    ResponderEliminar
  16. La crema es deliciosa no me cabe duda!!!! pero hoy no sé si más me ha gustado tu historia y cuerdos!! un beso

    ResponderEliminar
  17. Una delicia leerte, como siempre, Marisa!! Y también una receta deliciosa con una de nuestras frutas favoritas (nos alegra que ya te hayas reconciliado con ellos!!)
    Un saludo de las chicas de Cocinando con las chachas.

    ResponderEliminar
  18. La cremita es una delicia, a mi me encantan los caquis. Te ha quedado con una pinta y un sabor estupendo seguro. Ahora la historia que empezó familiar se ha vuelto al final un poco tétrica, pero bueno ya hace tiempo de eso.
    Lo cierto es que debe estar muy rica.
    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Que rica crema, mis padres tienen un huerto también, y tienen distintos tipos de caquis, pero los mas ricos son unos pequeños que tienen, bsss,

    ResponderEliminar
  20. Marisa a mí me ha fascinado la historia que nos has contado. Es un lujo conocer mejor a quien hay al otro lado de la pantalla. Lástima que ya no conservéis la casa ¡y qué interesante lo del crimen no resuelto!

    En cuanto a la receta ¡me la apunto! Que hay muy pocas recetas para los caquis y tiene pinta de estar de muerte


    ¡Feliz y dulce fin de semana!
    http://losdulcessecretosdecuca.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  21. ¡Qué tendrán esos cajones de los abuelos! A mí también me gustaba escarbar en ellos buscando cualquier cosa novedosa que llevarte a casa como trofeo, jeje. El crimen me ha puesto la piel de gallina, pero la crema de caqui me compensa.

    Bss

    Elena

    http://lacajitadenieveselena.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  22. JJj Marisa la crema muy rica, pero ¡nos has dejado a medias! jjj ¡BSS y Felices Fiestas!!

    ResponderEliminar
  23. Una maravilla de postre, yo no le he añadido nada más que la fruta y el queso, el dulzor natural del caqui le da un sabor delicioso. Pienso que cuando pase la temporada de esta fruta probaré con melocotones en almíbar o al natural. Me encantan tus historias me acercan un poco más a ti,y a conocerte más. Un beso.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.