Penques amb tomata de mi madre

Hacía mucho tiempo que no comía estos cardos con tomate. En casa toda la vida les hemos llamado “pencas (penques en valenciano” y mi madre siempre los hace así, con el tomate y los ajos. Ya preparé especialmente el Tomate frito casero para elaborar esta receta. Se toman calientes o tibios, o al menos en casa, nos gustan así.

Aprovecho que las chicas de Typical Spanish nos proponen presentar una receta barata para sobrellevar la cuesta de enero y creo que estos cardos con tomate, vendrán muy bien porque están muy ricos y el precio es muy barato.

Si esta receta tiene historia o no, no lo sé. Yo la he comido siempre en casa y también alguna vez, al visitar a mi madre, me he encontrado con que me había preparado una buena ración para que me la llevara.

Espero que os guste y sirva para “darle caña” a la temida cuesta de enero.

Aquí tenéis el recopilatorio de recetas.






Ingredientes para dos raciones 

- 1 manojo de cardos (6 o 7 pencas)
- tomate frito casero (a gusto) 
- sal

Preparación en TMX

- Limpiar las pencas de los cardos retirando los laterales, la piel delantera y trasera, las fibras y si tienen alguna hoja. Yo utilizo un pelador y un cuchillo de sierra. Ir con cuidado para que no se nos destrocen totalmente las fibras de la penca.

- Trocear y colocar en un recipiente con agua fría y zumo de limón; también se puede poner perejil. En ambos casos, se trata de evitar que se oxide y conserve su color.

- Blanquear el cardo primero en agua hirviendo, dejándolo unos minutos y después hacer de nuevo la misma operación, cambiando el agua. Con esto se evita que amarguen. 

- Verter el agua en el vaso y programar 6 minutos, varoma, velocidad 1. 

- Añadir el cardo troceado y programar, 30 minutos, 100º, giro a la izquierda, velocidad 1. Comprobar el punto de cocción y si fuera necesario programar unos minutos más. 


- Es muy importante colarlos y dejarlos escurrir hasta que no suelten agua. Secarlos sobre papel absorbente y reservar.

- Si no tenemos el tomate frito, lo preparamos. Si ya lo tenemos, simplemente, añadimos los cardos al tomate y programamos, 2 minutos, 100º, giro a la izquierda, velocidad 1. Le damos unas vueltas con la espátula y ya tenemos esta sencilla y económica receta lista.

Preparación Tradicional

- Limpiar las pencas de los cardos retirando los laterales, la piel delantera y trasera, las fibras y si tienen alguna hoja. Yo utilizo un pelador y un cuchillo de sierra. Ir con cuidado para que no se nos destrocen totalmente las fibras de la penca.

- Trocear y colocar en un recipiente con agua fría y zumo de limón; también se puede poner perejil. En ambos casos, se trata de evitar que se oxide y conserve su color.

- Blanquear el cardo primero en agua hirviendo, dejándolo unos minutos y después hacer de nuevo la misma operación, cambiando el agua. Con esto se evita que amarguen. 

- Hervir los cardos a fuego medio con abundante agua y sal, de 40 a 60 minutos. Comprobar que están tiernos. 

- En la olla exprés el tiempo de cocción se reducirá a 20-30 minutos. Cuando los cardos estén tiernos, escúrrelos y reserva.

- Es muy importante colarlos y dejarlos escurrir hasta que no suelten agua. Secarlos sobre papel absorbente y reservar.

- Si no tenemos el tomate frito, lo preparamos. Si ya lo tenemos, simplemente, vertemos el tomate y los cardos en una cazuela, les damos vueltas para que se integren los sabores y ya tenemos esta sencilla y económica receta lista.

Notas:

- Intenté hacer el experimento de cocer los cardos en el varoma al mismo tiempo que preparaba el tomate frito y tras 35 minutos de cocción, el cardo seguía bastante duro, así que corría el peligro de quedarme sin tomate. Creo que se podría conseguir añadiendo más agua al tomate y más tiempo, pero creo que no vale la pena. En primer lugar, en esta receta, es importante que el tomate quede sin nada de líquido y en segundo lugar, con la olla rápida tenemos cocido el cardo en menos tiempo.

- No me gustan los cardos en conserva, pero si no os importa utilizarlos, es una idea más; no esperéis el mismo sabor.

Bon profit!

Comparte o Imprime este Post:

Y ADEMÁS EN EL BLOG

19 comentarios:

  1. Deliciosos, me la apunto, porque a mi me encantan, es mas la semana próxima iba a hacerlos a la crema y no se... lo mismo los hago con tomate...pero si tengo claro que pronto caerán. Bs.
    Julia y sus recetas.

    ResponderEliminar
  2. El cardo es el plato popular en las navidades zaragozanas. Nunca lo he preparado con tomate, aquí es típico con salsa de almendras y en mi pueblo en ensalada lo tallos centrales y mezclado con apio.
    Aunque la forma más común de comerlo en mi casa es con cocido con patatas y apañado con ajos fritos en aceite.
    Lo probaré con tomate :)
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Ayyy en mi casa también las hacia mi madre, que ricas!

    ResponderEliminar
  4. Más fácil y rico imposible!! Es que la salsa de tomate que hiciste el otro día debe estar buenísima con cualquier cosita que le pongas. Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Pero que plato mas rico! nunca he comido las pencas con tomate,pero se que me van a gustar....saludos

    ResponderEliminar
  6. Ay Marisina, tal como está el panorama, la cuesta de enero por desgracia, se hace extensible practicamente a todos los meses del año, pero con comidas tan ricas como la que nos propones se superan gratamente y bien alimentados.
    Me gusta mucho como las has preparado, además si son receta de tu mami, mucho mas, ellas son sabias y sus recetas tesoros que hemos de conservar y perdurar en el tiempo.
    Yo suelo hacerlos con nueces y jamoncito, asi que con tu permiso me llevo tu idea y las probaré asi.
    Besinos.

    ResponderEliminar
  7. Marisa ,una receta economica y muy rica y mas con ese tomatito hecho en casa ,deliciosa
    besinos

    ResponderEliminar
  8. Una receta económica y rica :) Me gusta mucho y seguro que a todos nos viene de maravilla.. Un besito!

    Recetas de una gatita enamorada

    ResponderEliminar
  9. Que rico Marisa, nunca he probado el cardo con tomate, se ve delicioso, me llevo la receta para prepararlos porque me encantan.
    Besos y buen fin de semana!!

    ResponderEliminar
  10. Qué buena pinta, una receta con historia, de las que valen la pena, ya que la cocina de las madres siempre es la mejor del mundo. Perfecta!!!

    ResponderEliminar
  11. ¡¡Qué ricos los cardos!! Y no creas que los conozco desde siempre. Los empecé a comer hace poco, porque sólo oir la palabra cardo me echaba para atrás. Pero fue probarlos y encantarme... Con tomate no los he probado nunca. Pero me gustan mucho rehogaditos con cebolla y un huevo revuelto con ellos. De todas forma me apunto tu forma de prepararlos. Un besazo

    ResponderEliminar
  12. Hola Marisa, venía a ver tu receta que voy poco a poco viendo todas las que han participado en La Cuesta de Enero TS. No he comido nunca cardos la verdad, lo más parecido las tagarninas que preparaba mi abuelo, pero tiene una pinta estupenda tu plato y más con ese tomate de tan buen color. Me quedo por aquí para ver otras recetas. Besos :)

    ResponderEliminar
  13. Marisa que plato mas rico, sencillo y rico, como todo lo que nos traes. bs.

    ResponderEliminar
  14. Hola Marisa me parecec que tenemos la cuesta de enero, la de febrero, Marzo ...... y lo que sigue porque tal como va la cosa lo tenemos crudo.
    Bueno este plato nuca lo he probado así, pero lo haré seguro, se ve delicioso a si que me lo apunto
    Besinos
    El Toque de Belen

    ResponderEliminar
  15. Me encantan los cardos Marisa, pero es difícil encontrarlos por aquí. Así que tengo que echar manos de los botes en conserva muy a mi pesar si quiero comerlos más de una vez.
    Tu receta fantástica, porque el tomate frito caseroo también es una perdición. Pero bueno, como estamos siendo buenas, no sacaré el pan para mojar sopas, que es lo que apetece de verdad.
    Mil besotes , mi niña, que tengas buen finde.

    ResponderEliminar
  16. Una receta atractiva y oportuna, hay que potenciar las verduras de temporada y el cardo es una de las reinas del invierno. Besos,
    Pilar

    ResponderEliminar
  17. Mi querida Marisa, ¿cómo estás?
    Me ha gustado especialmente esta receta. Nunca he comido cardos, pero me recuerdan a mi infancia. La casa de mi mamá está a 50 mts de las vías del tren. Hice la escuela primaria del otro lado de las vías y después mis hermanas también. Cada día desde los 5 a los 12 años, cruzamos las vías para ir a la escuela. Cruzar la vía implica también los terrenos aledaños al ferrocarril (Lástima que no puedo hacer un dibujo acá !! ja-ja!!). Durante muchos de esos años, nadie mantenía libre de maleza el predio. Simplemente se abrían "caminitos" ente los cardales que podían alcanzar tranquilamente los 2 mts de altura. ¡Siempre recordamos esa época!
    Ya no se ven cardos ni en el campo, pero recuerdo que mis papás comentaban que en el campo se comían los cardos y quienes hacen bagna cauda más tradicional, ansían la época en que los cardos eran parte obligada de ese plato de Semana Santa.
    Me entendí ! Por último, ¿a qué se llama "cuesta de enero"? Cariños, amiga.

    ResponderEliminar
  18. Una receta genial para este mes, ademas de rica, sana y sabrosa!!! Genial!
    Besinessss

    ResponderEliminar
  19. Marisa esta receta la prepararé en estos días, en el momento que encuentre los cardos frescos, que por cierto jamás les he comido, solo en conserva y como bien dices la diferencia tiene que ser notable.
    Gracias, Un abrazo
    MªJosé

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.