Bizcochos de soletilla


Creo que lo peor de las comidas de un hospital son las meriendas. Ese tazón de leche y unas simples e insípidas galletas. Me puse a pensar y recordé lo que disfrutaba cuando comía soletillas, esos bizcochos pegados a un papel un poco quemadito, esponjosos. Empiezas y no dejas de comer. Uní ese recuerdo negativo de la merienda del hospital con el positivo de las soletillas y lo tuve claro.

Están un poco más doradas de lo normal, pero es que a mi hijo, si las come, le gustan así. Receta sencilla, tradicional y sana a más no poder.

El próximo mes de Noviembre el Hospital General Universitario de Elda celebra su 30 Aniversario. Entre los actos que se van a realizar hay uno orientado a los pacientes, que se centra en ofrecerles un menú especial el día del Aniversario, compuesto por un primer plato, un segundo plato y un postre. El jurado es de lujo, así como los premios que se concederán, pero creo que lo más importante es alegrar a los pacientes del hospital ingresados un poquito o un mucho, su estancia en el mismo.

Con esta receta participo de nuevo en el Concurso Recetas sanas, ligeras y equilibradas para celebrar el 30 Aniversario del Hospital General Universitario de Elda en el apartado “postres”.

Espero que os gusten.
Ingredientes (para 24 unidades)

- 4 huevos L
- 125 g de azúcar 
- 125 g harina de repostería
- 1 cucharadita de bicarbonato
* azúcar para espolvorear
* tiras de papel sulfurizado o papel de estraza

Preparación en TMX

- Sacar los huevos de la nevera con antelación.

- Separar las claras de las yemas.

- Poner la mariposa, verter las claras en el vaso y añadir una pizca de sal.

- Programar, 4 minutos, velocidad 3 y ½ (sin cubilete).

- Sacar las claras montadas del vaso. Reservar.

- Sin quitar la mariposa del vaso. Añadir las yemas y el azúcar. Programar, 4 minutos, velocidad 3.

- Añadir la harina y el bicarbonato. Programar, 1 minuto, velocidad 3. 

- Con la ayuda de una espátula ir incorporando las claras montadas con movimientos envolventes.

- Cortar las tiras de papel e ir añadiendo cucharadas de la mezcla. Si tenéis una manga pastelera de boquilla nº 2, es la que se utiliza. También hay moldes especiales.

- Espolvorear con azúcar.

- Hornear en horno a 170º, calor arriba-abajo, de 8 a 10 minutos o hasta que se doren.
Preparación tradicional

- Sacar los huevos de la nevera con antelación.

- Separar las claras de las yemas.

- En un bol montar las claras con un tenedor o con unas varillas. Añadir una pizca de sal antes. Reservar.

- Batir bien las yemas con el azúcar hasta que doblen su volumen.

- Añadir la harina y el bicarbonato. Volver a batir.

- Con la ayuda de una espátula ir incorporando las claras montadas con movimientos envolventes.

- El resto, como en la preparación en TMX.

Bon profit!

Fuente: presentadora TMX

Comparte o Imprime este Post:

Y ADEMÁS EN EL BLOG

22 comentarios:

  1. Qué ricos estos bizcochitos, estaría bien que a los enfermos les diesen un chocolatito con soletillas de vez en cuando, me parece una idea genial. Bss.

    ResponderEliminar
  2. Marisa, tengo yo unos recuerdos entrañables de esos bizcochos, los preparaba mi madre y mi tía en el horno que teníamos. Ahora sigue haciendolos mi primo. Nosotros los llamamos "mostachones". besicos

    ResponderEliminar
  3. ayyyyy Marisa, estos bizcochos me apasionan!!! mi madre no los hacía pero sí los utiliza para unas exquisitas natillas que prepara!!! me ha encantado tu receta, sana, apetecible, ideal para una merienda mojaditos en el café!! y por cierto yo si BBSSearé!!!! los mismos que te mando, jajja,

    ResponderEliminar
  4. Te quedaron deliciosos ii que que pinta tienen, yo nunca los hice y les tengo ganas ,pero estos tuyos te quedaron perfectos Marisa ii me llevo un puña dito para el desayuno...Besss

    ResponderEliminar
  5. Ay Marisa, cuanta razón tienes. Las comidas de hospital, hay que reconocer que buenas no están, pero ese café, por llamarlo de alguna manera, con sabor al plástico de la taza acompañado de las galletas , que son paja pura. Es el peor recuerdo que tengo de mi hospitalización. A mi me llevaba mi suegra cajas de galletas de mantequilla.
    Tus bizcochos un gran acierto, estoy segura que unas soletillas para la merienda o el desayuno en el hospital, harían el día más feliz a los enfermos. Bss.

    ResponderEliminar
  6. Hola Marisa, me sumo a través de tu receta a esta iniciativa. Las políticas alimentarias en los centros sanitarios se basan en comidas bajas en sal y bajas en grasas, pero eso no significa que deban ser insípidas, aunque cierta y desgraciadamente así son. Una receta fantástica. Un beso y suerte en ese concurso.

    ResponderEliminar
  7. Que bien te han quedado, desde luego que mejor que las que te puedan dar en cualquier hospital, eso seguro... mucha suerte en el concurso

    ResponderEliminar
  8. Hola Marisa! Buena propuesta, cuando todos piensan en comidas como la cena y almuerzo...es la hora de la merienda un tiempo de recreo k con Soletillas sería extraordinario...yo en color las veo perfecta y no hay mejor forma de transformar ese pensamiento negativo en otro positivo!! Un simple cambio en ese momento monótono de la merienda en hospitales puede trasformarlo en día de fiesta.
    Suerte preciosa y salu2
    Cocinandovoyrecetandovengo.

    ResponderEliminar
  9. De lujo! En los hospitales no les costaría alegrar los menús y las meriendas con unas recetas más originales.

    Salen súper ricos, los he preparado en varias ocasiones para algún postre y siempre he dejado reservado alguno que ha caído al momento, es una sabor tan ricooo!!

    Un besote

    ResponderEliminar
  10. Una excelente idea para las meriendas hospitalarias, no hay nada mas insipido que esas galletas resecas que ponen con el café con leche. me encantan los bizcochos de soletilla y los hago mucho pero no se por que se me extienden mucho y salen muy feos, a ti te han quedado estupendos. Bs.
    Julia y sus recetas.

    ResponderEliminar
  11. En Calatayud hacen unos bizcochos de Soletilla bien grandotes y todos los conocemos como "suelas de alpargata".
    Es una gozada comerlos pero aquí, en la "capi" es un poco más complicado encontrarlos y no porque no haya sitios donde venden sino por el precio, que suele ser muy caro (al menos donde yo he visto).
    Te voy a coger la receta y a ver cuando me animo a hacerlos porque me encantan y hace un montón de tiempo que no los como.
    En mi casa nos gustan al estilo de tu hijo... Un poco más hechos que lo normal y más tostadicos.

    Besicos.

    ResponderEliminar
  12. Que buenos! Y la de tiempo que hará que no los hago, aunque en mi versión les pongo naranja y salen tremendos de ricos...

    ResponderEliminar
  13. Que ricos estos bizcochitos. Nos lo apuntamos. Besos

    ResponderEliminar
  14. Te han quedado perfectos, me apunto tu receta. Con el café tienen que estar deliciosos. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  15. A mi son unos bizcochos que no me da muco por ellos...........igual tuve suerte y las veces que estuve me daban unas galletas muy ricas de una marca que nunca mas encontré. Pero se que para otros es como un calvario y de tener que comer algo mas que te preste.
    Besinos

    ResponderEliminar
  16. Diferencia de estos bizcochitos a la simple y sosa galleta maria que ponen en los hospitales menuda fiesta se armaria si ponen unos bizcochitos caseros en la merienda.
    Muchas gracias por tu nueva aportación Marisa.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Que ricos, que recuerdos, con lo simple que son y lo ricos que estan. bs.

    ResponderEliminar
  18. Marisa ,yo creo que si en cualquier hospital para la merienda les dieran un par de bizcochitos de estos tuyos ,los enfermos te harian hasta la ola ,porque mira que son intragables esas galletas que dan verdad?
    besinos

    ResponderEliminar
  19. Para mi están perfectas Marisa, yo hago como tu hijo las prefiero tostaditas.
    Tu receta me ha recordado que hace mucho que no las hago...y mira que me gustan.
    Un bico

    ResponderEliminar
  20. me encantan, ademas te han quedado como a mi me gustan, dorados y crujientes. Tienes mas razón que un santo, odio esas meriendas hospitalarias. Suerte y ojala hagan esto para merendar en el hospital. muakkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk

    ResponderEliminar
  21. Tienes muchísima razón y estos bizcochitos le dan mil patadas a las tristes galletas que dan en los Hospitales, nada que ver con algunas estupendas que se pueden adquirir.
    Así que coincido contigo y tu idea me parece genial.
    Muchas gracias pro participar en nuestro concurso.

    Un besito,

    ResponderEliminar
  22. Que ricos y que sencillos de hacer, a ver si mejoro y me pongo manos a la masa.

    Besos preciosa.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.