Fideuà anticrisis


Es común en casa y en muchas de las vuestras, tener que cocinar aprovechando fondo de congelador. Éste ha sido el origen de esta fideuà.

Primavera. Sábado, en la playa, pocas cosas en el frigorífico para un fin de semana pero unas cuantas más en el congelador que había que ir consumiendo. Nos estuvo buenísima con tan pocos ingredientes; y es que la fideuà es un plato muy agradecido, no se pasa, como el arroz y puedes ir añadiéndole caldo, según veas. 

Hice tanta, que aún sobró para el día siguiente. Bueno hay que tener en cuenta que mi plato era minúsculo en comparación con el de ensalada que me zampé, y no por falta de ganas… Es lo que hay.

La he llamado anticrisis porque creo que todos somos conscientes de los tiempos que nos están tocando vivir, por desgracia, no a todos por igual. Esta receta es sencilla y muy barata.

Esta vez la hice sin la TMX que se quedó en casa descansando.

Las amas de casa, sabemos hacer de unos cuantos ingredientes un plato delicioso. Así que a seguir con ganas de cocinar y espero que os guste esta fideuà, pero que no se enteren los de Gandía.


Ingredientes

- muy poco aceite, como 3 cucharadas (podéis añadir más)
- 4 dientes de ajo
- 1 cebolla mediana triturada
- 1 pimiento rojo (congelado en trozos)
- 2 tomates medianos triturados
- ½ kg de tiras de pota de calamar (que también tenía congeladas)
- 1 cucharadita y ½ de pimentón dulce de la Vera
- azafrán en hebras o colorante
- 300 g de fideos para fideuà 
- caldo de pescado (preparado con 2 cabezas de merluza, espinas, cola, perejil, un tomate, una patata y un chorrito de aceite), aproximadamente un litro.

Preparación tradicional

- Cortar todas las verduras en dados, a no ser, que las tengamos congeladas, como yo tenía el pimiento.

- Cortar en dados grandes las tiras de pota.

- Cortar los dados en trozos pequeños.

- Pesar los fideos.

- En una paella (de las que hacemos la paella, la mía es apta para inducción), ponemos el aceite, a no muy alta temperatura.

- Cuando esté caliente, echamos los ajos y la cebolla. Es importante no dejar de remover. En mi caso al poner tan poco aceite, con más motivo. 

- Añadimos el pimiento, yo lo tenía congelado totalmente y eso vino bien para que soltara jugo y ayudara a la cocción de la cebolla que añadí, posteriormente tras darle varias vueltas con una cuchara de madera.

- Cuando veamos que el sofrito está ya un poco hecho, añadimos el tomate. Rehogamos, sin dejar de remover, unos minutos.

- Añadimos la pota y seguimos sofriendo. Hay que controlar que el fuego no esté alto para que no se nos queme el sofrito.

- Calentar el caldo de pescado en el microondas y controlar que no se enfría.

- Ahora es el momento de añadir el pimentón y el azafrán en hebra, previamente tostado, tal y como indica en las instrucciones de la cajita. Remover rápidamente para que el pimentón no se queme.

- Añadir los fideos, dar unas vueltas removiendo bien y echar el caldo caliente. Lo hice a ojo, es decir, cubrí la preparación y fui añadiendo cuando veía que necesitaba un poco más, una sola vez.

- Probar y añadir un poco de sal. Yo no añadí ni gota. Estamos acostumbrados a no catarla y ya ni lo notamos.

- Cocer unos minutos a fuego fuerte, hasta que el caldo hierva. Yo lo tuve 5 minutos, después bajé el fuego y dejé que se fuera consumiendo el caldo hasta que quedó en su punto. A mí no me gusta que se queme por abajo, por eso, es importante que el fuego no esté fuerte.

Bon profit!

Comparte o Imprime este Post:

Y ADEMÁS EN EL BLOG

5 comentarios:

  1. Me encanta la fideua............y a ti te quedo muy bien...........y por cierto tienes que darme un consejo de como hacer el helado de moras..........gracias un bico

    ResponderEliminar
  2. Muy rica y sabrosa la receta ,y es verdad que la fideua es un plato muy agradecido, me gusta, un beso

    ResponderEliminar
  3. Me encanta este plato, te ha quedado muy rica. A veces aprovechando los restos de lo que va quedando por la nevera salen las mejores recetas, como tu fideuà.
    Besetes.

    ResponderEliminar
  4. La fideuá es que está buena con cualquier cosa, verdad? y así usas lo que se va quedando en el congelador. Tendré que hacer lo mismo.

    besos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.