Dulce de corteza de sandía


A la sandía en mi tierra se le llama “meló d’Alger” (melón de Argelia). Fueron los romanos los que la dieron a conocer en todo el Imperio. Se supone que llegó a Valencia desde las costas africanas, Argelia, de ahí ese nombre. Es una fruta de verano muy apreciada, rica en azúcar y agua.

Esta receta la he sacado de un libro publicado por la “Caja de Ahorros d’Ontinyent”, y sus autoras, recogieron en él platos típicos de nuestra comarca, tanto de primavera-verano, como de otoño-invierno. Menos mal que puedo hablaros de una Caja de ahorros por algo que no sea uso indebido de dinero, o “preferentes", la publicación de libros de recetas autóctonas es algo bonito y útil, ¿no?.

Adapté la receta a la TMX pero también os añado la original. No ha sido fácil la adaptación porque no era una receta que hubiera hecho de forma tradicional y no tenía el libro delante para ver la foto. He ido trabajando poco a poco, controlando la cocción para que quedara a mi gusto y eso agota un poco. La textura es como la de un calabazate triturado, mucho más compacta que una confitura. 

Espero que os guste y que la hagáis antes de que termine el verano y alguien me envía una foto, que no sabéis la ilusión que me hace. También la he preparado sin azúcar y me quedó menos espesa pero igualmente rica.

Esta receta es mi segunda aportación al concurso de María, del blog Cosicas dulces… y alguna salada, que trata sobre recetas tradicionales de nuestra familia o la zona de donde somos. Espero haber sido original.

Hoy 15 de agosto, mis deseos se han visto cumplidos y María Rosa, conocida por Roski del blog Roski cocina y algo más ha convertido este dulce en una mermelada y le ha quedado genial. Es otra manera de hacerlo un poco diferente a la mía y da una idea muy buena que es ir congelando lo que retiremos de la sandía al comerla y congelarlo. Gracias guapa, me ha hecho mucha ilusión. Os pongo el enlace y añado su foto al final.


Mis ingredientes

- 1500 g de corteza de sandía y pulpa
- 600 g de azúcar
- 30 g de zumo de limón
- 100 g de líquido de la primera cocción

Ingredientes de la receta original
- 1 sandía
- 800 g de azúcar


Mi preparación en TMX

- Esterilizar botes de cristal con agua hirviendo. Dejar boca abajo sobre un paño de cocina y secarlos bien. Reservar.

- Cortar rodajas de sandía. Quitarle casi toda la parte de la pulpa roja, dejando un trozo de un centímetro. Pelar la corteza verde del exterior y desecharla.
- Trocear y poner en el vaso los trozos de sandía.

- Programar 4 segundos, velocidad 4 y 20 minutos, varoma, velocidad 1. De cuando en cuando, ir bajando los restos que quedan pegados en las paredes del vaso, bajándolos hacia las cuchillas.

- Comprobar que los trozos están blandos. Si no lo están, programar unos minutos más. 

- Sacar los trozos del vaso, colocarlos en el cestillo, escurrirlos reservando 100 g del caldo de cocción. Volver a pesarlos, y añadir el caldo de cocción junto a los trozos. 

- Añadir el azúcar y el zumo de limón.

- Trocear 5 segundos a velocidad 4.

- Programar 30 minutos, 100º, velocidad 2. De cuando en cuando, abrir la tapa e ir bajando los restos que se quedan pegados en las paredes del vaso, bajándolos hacia las cuchillas.

- Pasado este tiempo programar, 8 minutos, varoma, velocidad 2. Ir comprobando la textura para añadir o disminuir tiempo. Se puede comprobar, poniendo una cucharadita en un plato frío y observando que es dificultoso que se deslice por el mismo. Como he dicho más arriba, no es una mermelada o una confitura.

- Triturar 20 segundos, velocidad 5.

- Embotar, tapar y colocar los botes boca abajo sobre un paño hasta que estén totalmente fríos. Comprobaréis que al darles la vuelta, el dulce queda más pegado a la tapa que a la base.

Preparación tradicional (la receta del libro)

- Esterilizar botes de cristal con agua hirviendo. Dejar boca abajo sobre un paño de cocina y secarlos bien. Reservar.

- Cortar rodajas de sandía. Quitarle casi toda la parte de la pulpa roja, dejando un trozo de un centímetro. Pelar la corteza verde del exterior y desecharla.

- Trocear y pesar los trozos de sandía (no habla de cantidades).

- Poner los trozos en una cacerola y cocer a fuego lento unos 15 minutos, hasta que estén blandos, pero sin deshacerse. 

- Sacarlos de la cacerola, dejar que se escurran.

- Pesar 1 kg y ponerlo en una cacerola con el azúcar.

- Ir removiendo, a fuego muy lento hasta que el dulce, al cogerlo con una cuchara no se caiga fácilmente.

Notas:

- Sale el doble de la cantidad que veis en las fotos, porque al ser la primera vez que lo elaboraba, he preparado la mitad por si acaso no me quedaba bien. 

- Se reduce mucho el peso con la cocción. También dependerá del tamaño de los botes que utilicéis. 

- Si queréis que quede menos espeso, añadid un poco más de líquido de cocción, pero recordad que es un dulce, no una confitura.

- Se puede guardar en la nevera e ir consumiendo, si no vamos a preparar más, pero se puede conservar en botes, varios meses.

- Como veis, en la receta original no reservan caldo de cocción ni nada. Yo lo he hecho porque el verano pasado fue la primera vez que elaboré el dulce en la TMX y se quedó como una piedra. Creo que queda mejor de esta forma. No lo he realizado de la forma tradicional.

Bon profit!



La mermelada de Roski, una pasada ¿verdad?

Comparte o Imprime este Post:

Y ADEMÁS EN EL BLOG

17 comentarios:

  1. Luce exquisita y lindo color yo también la suelo hacer con la corteza y muy poca pulpa queda más compacta,abrazos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía que la conocieras. Me das la razón en que está rica ¿verdad? besos y besos

      Eliminar
  2. Es la pimera vez que veo esto.... creo que has sido muy original! Parece como un dulce de membrillo pero con sandía, buenísimo! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es como el membrillo, se parece más al cabello de ángel. Está muy buena, eso me han dicho que yo con azúcar no la he tomado. Besos

      Eliminar
  3. Me he quedao muerto!!! Pero esto qué es? No puedo negar que a originalidad no te gana nadie, por lo menos hoy, apuesto el pezcuezo...jajaja. Me encanta esta receta, en verano nunca falta una sandía en casa y me parece muy original y otra forma diferente de degustarla. Felicidades por la receta, por la adaptación y mucha suerte en el concurso. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amiguete. No se puede comparar la sandía fresca con esto, muchas más calorías, pero está rica y es original y diferente. besos

      Eliminar
  4. ¡Andá, pero con la corteza también! ¡Qué cosa más curiosa!
    ¡Me parece una receta muy original!¡Mucha suerte en el concurso!
    Besos y feliz semana.
    http://comerespecial.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa, a ver si entre todos me dais suerte, que nunca gano nada. besotes

      Eliminar
  5. Marisa me parece un dulce bien original.
    Suerte en el concurso.
    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapetona. a ver si es verdad. besos

      Eliminar
  6. Marisa, no sabia que se utilizaba también la corteza también, me gusta mucho sobre todo el color tan bonito que tiene, y le encuentro cierta similitud al cabello de angel ¿no?, me lo imagino como relleno de algún dulce. Muy interesante, lo único que para mi es demasia dulce pero estupendo para rellenar pastelitos.

    Por cierto que no me olvide decirte que has hecho muy buena compra con la panificadora del lidl, yo al principio no la usaba demasiado pero cuando he ido viendo sus posibilidades creo que es de las mejores compras que se pueden hacer, sobre todo relación calidad-precio.
    Oye, tiene gracia lo de la Caja de Ahorro, ahora son ellas las que necesitas recetas "mágicas" para arreglar sus agujeros.
    Besos y ya me contaras como te va tu nueva adquisición

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ME has dado la idea de utilizarla como relleno, así que tendré que preparar más. Ya te contaré cómo voy con la pani, a ver si paso menos calor en verano, que no veas ayer... besos

      Eliminar
  7. Marisa, guapa, de nuevo muchísimas gracias por tu segunda aportación al concurso. Me he quedado maravillada por la originalidad de esta receta y por ese color tan estupendo que tiene, Estoy segura de que debe ser una delicia. A ver si me animo a prepararla y te envío la foto que seguro que te hace tanta ilusión como me ha hecho a mi tu participación en mi concurso. Mucha suerte. Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti María, el color es menos intenso si no lleva azúcar, pero he puesto las dos versiones. Besos

      Eliminar
  8. Marisa te he conocido por Roski me encanta esta receta y me encanta la sandia seguro la haré,es que estoy babeando me encanta la receta me quedo de seguidora tuya y te dejo mi enlace si quieres visitarme!!!!!UN SALUDO!!!! http://eltoquedebelen.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  9. Jamás había leído nada parecido a esta receta, me parece muy interesante, lo que no sé bien si lo he entendido correctamente o no, me refiero a la piel de la sandia ¿se pela la parte verde sin quitar la cascara? Marisa te pido disculpas por mi torpeza. Un abrazo MªJosé.

    ResponderEliminar
  10. Que buena pinta Marisa, tengo que hacerla, pues la probé una vez y me gusto mucho. Gracias por tu receta.Y por cierto que bonito y "cuco" te quedo el blog le has dado un gran cambio para mejor. Me encanta, que suerte saber hacerlo y que te quede tan bien.Felicidades. Besos.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.