Detergente para lavadora en crema

18 Comentarios


Desde hace un tiempo, el Jabón para lavavajillas casero, está entre las entradas más vistas del blog. Tenía ganas de hacer un detergente casero, pero no quería tener en casa grandes botellas de plástico llenas, ni por supuesto, tener que trabajar demasiado. Todo lo que veía por internet, seguía esas premisas. En agosto, de casualidad, encontré este detergente en crema en una página bastante acreditada en la blogosfera y redes sociales, cuya administradora comparte todo tipo de preparaciones elaboradas por ella.

Cuando se terminó mi detergente habitual, no dudé en comprar los ingredientes, pocos, la verdad, para prepararlo siguiendo sus instrucciones. No tenía idea de compartirlo, pero al probarlo y gustarme, me he decidido porque para quien no lo conozca, le vendrá muy bien.

No creo que nadie se extrañe de que otro objetivo es no tener que comprar detergente con un montón de aditivos y reciclar una botella de plástico detrás de otra. Con esta fórmula, todo esto lo evitamos, además de que podemos aprovechar cualquier recipiente que tengamos en casa.

Dependiendo de las lavadoras que pongamos a la semana, durará más o menos, está claro, pero es tan sencillo de hacer, que no importa tener que prepararlo de nuevo porque también vamos a ahorrar espacio ya que ocupa menos que cualquier bidón de detergente. Al ser un detergente en crema y concentrado, se ahorra agua y al utilizar muy poca cantidad, dura más tiempo.

Si queréis saber si lava bien, sí, a la perfección, al menos la ropa de mi casa que no está sucísima. Vale tanto para una lavadora de ropa blanca, como de color y si había alguna prenda de color negro, no se ha manchado. También tenéis que saber, que no hace espuma, es decir, la espuma está controlada. Lo uso también a mano disolviéndolo en agua caliente para lavar la bayeta de la cocina porque se estropea si la pongo en la lavadora con suavizante. Extiendo una pequeña cantidad por cuellos y puños, bajos de pantalones. La única condición para que funcione es que el agua esté a 40º.

Los ingredientes indicados que deberemos comprar, nos sirven para prepararlo más de una vez, por lo tanto, nos sale muy, pero que muy barato.

Seguid las instrucciones y buscad los ingredientes, en Mercadona los tenéis todos, pero no son nada complicados de encontrar.

Por las muchas razones que he expuesto anteriormente y las que podéis leer en el blog de Pepa, está claro que este detergente casero va directamente a acompañar las publicaciones de mi proyecto 1 +/- 100, desperdicio 0 de este mes de noviembre. Aprovechamos, hacemos un mejor uso del detergente, del agua, del tiempo. Evitamos comprar recipientes de plástico sin parar…

Os lo recomiendo.
Pinchad en el siguiente enlace que os dirige a los recopilatorios de cada mes para que podáis acceder fácilmente a todas las recetas presentadas en 1 +/-100, desperdicio 0 desde su inicio.

Y si queréis saber en qué consiste el proyecto, pinchad aquí o en el logo. Os invito a participar.

Ingredientes 

- 1 litro de agua 
- 100 g de jabón en escamas comprado o rallado de la pastilla da igual el color 
- 80 g de percarbonato 
- 40 g de limpión (un aditivo en polvo quita grasas muy potente) 
- 50 g de abrillantador de lavavajillas 

* una báscula 
* un recipiente con tapadera de poco más de 1 litro de capacidad para guardar el detergente ya hecho (ver notas) 
* unas varillas manuales 
* un dosificador para utilizar el detergente (ver notas) 

Preparación 

- Pesar las cantidades exactas de los productos. 

- Poner el jabón rallado en un recipiente resistente al calor. Yo utilizo una palangana de plástico grandecita. 

- Hervir el agua y añadirla al jabón. 

- Remover con las varillas hasta que se disuelva bien el jabón, cuidando de que no salga demasiada espuma. 

- Es muy importante dejar enfriar el agua con el jabón disuelto (ver notas). 

- Al enfriarse el agua, el jabón quedará con una textura gelatinosa y empezará a espesar. 

- Una vez fría la gelatina de agua y jabón, añadir el percarbonato. Remover con las varillas, no se disolverá, pero quedarán grumos. Es lo normal. 

- Añadir el limpión y de nuevo, remover con las varillas. Tampoco se disolverá. 

- Por último, incorpora el abrillantador de lavavajillas y remover con las varillas de nuevo. El jabón está ya preparado y listo para utilizar. 

- Verter con cuidado el jabón en el recipiente en el que se va a guardar (ver notas). 

Uso y notas: 

- El jabón, una vez hecho, aumenta un poco de volumen y puede desbordarse del recipiente, incluso con la tapa puesta. Eso ocurre si una vez fría la mezcla de agua y jabón, esperamos demasiado tiempo para añadir los aditivos. Como me ha pasado, por despistarme, aconsejo prepararlo controlando el tiempo para que una vez la mezcla jabón y agua, esté fría, añadir los aditivos. Después, pasarlo al recipiente y taparlo. 

- Se necesita muy poca dosis para realizar una colada normal. Como aquí el agua es muy calcárea, yo pongo un tapón que guardé del último bidón de detergente, también se puede utilizar lo que veis en la foto, una taza pequeña medidora o si tenéis todavía una bola especial para detergente, perfecto. Tiene que ser resistente para que no se rompa. Procurad no comprar nada especialmente para eso. Si no tenéis nada de eso, medidlo con una cucharada sopera colmada e introducidlo en el tambor. 

- La cantidad dependerá de la capacidad de la lavadora y de la cantidad de ropa que se vaya a lavar. Adaptar según las necesidades. 

- La ropa huele al jabón que compres, es un olor suave como a jabón de toda la vida. Se le puede agregar algún aceite esencial cuando se hayan incorporado todos los ingredientes. 

- De nuevo, hay que recordar que la temperatura de lavado mínima debe ser 40º para que se active el percarbonato. 

- No confundir el percarbonato con el bicarbonato que se usa en las casas. 

- El limpión, es un producto químico quita grasa. Se compra en cualquier supermercado o droguería. Da igual cómo esté envasado, porque el nombre no cambia. 

- El abrillantador de lavavajillas sirve para que el agua y el oxígeno activo liberado por el percarbonato penetren con mayor facilidad entre las fibras los tejidos. 


18 comentarios:

  1. Pero que completita eres, no solo preparas recetas divinas, también jabón casero. Hasta hace poco lo ha hecho mi madre, todavía tengo unas pastillas, con restos de aceite y sosa, es de lo mejor, parecido al lagarto, se lleva la suciedad y la grasa como ninguno, pero como es muy trabajoso de elaborar, no hemos continuado con la tarea. El tuyo es más fácil y si da buen resultado, dado que la ropa ahora no está muy sucia cuando acaba en la lavadora, es con el que antes probaría. Queda muy blanco y espesito.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Al leer lo del abrillantador he pensado "pero si es para lavadora", luego he visto la explicación.
    Imagino que siguiendo tus indicaciones de lavar a 40 grados se disuelve bien y no forma una bola en las tuberías que es lo que pasa con muchos jabones y suavizantes industriales.
    Habrá que buscar el limpión. Gracias.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Qué curioso!! No se me hubiera ocurrido nunca hacer el detergente casero.
    Eres una "maquina" de sorpresas jeje
    Me ha gustado la idea ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Hace mas de tres años que no compro jabón para la lavadora ,lo hago pero con sosa y el aceite usado ,yo lo dejo como gel y es perfecto para toda la ropa, eso si yo hago cantidad por que es mas trabajoso y reparto
    besitos

    ResponderEliminar
  5. Marisa hija se te da bien todo !!! Lo has explicado estupendamente. Sirve también para lavar la ropa de color?. Bs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Catina. Sí sirve para color y blanca. La negra también me queda bien. Besos.

      Eliminar
  6. Hola, pues sí que es fácil. Empezamos el día: comenzamos preparando el pan casero, el ketchup, mahonesas, comidas varias, algún bizcocho para la merienda, que no se olvide el queso o requesón, las tareas de la casa y las de fuera de casa, un repaso a la blogosfera, alguna que otra tarea de manualidad o bricolage, reciclajes varios para no desperdiciar que es lo nuestro... Y ahora terminamos con el detergente. ja ja ja aja , que no falte de ná. Creo que a nuestros días vamos a tener que ampliarle algunas horas. Pero sí, me ha gustado el detergente, seguro que es mejor en todos los sentidos. Hasta ahora me habían dado formas de elaborarlo largas y complicadas, con botes durante días en todos sitios de la casa y además removiendo sin parar. El tuyo es una magnífica idea. No sé si de momento me aventuro a hacerlo pero me lo guardo y no lo descarto. Se ve suave y seguro que trata bien a la ropa y nuestras manos. Un beso guapísima, estupendo que nos compartas este tipo de ideas.

    ResponderEliminar
  7. Chiquilla igual coses un botón, haces un pachón y ahora jabón....se te da de tooo Una buena manera de ahorrar y no contaminar tanto. besinos wapa

    ResponderEliminar
  8. Marisa, qué excelente idea! Este detergente debe ser duradero porque al ser en crema se usa en menos cantidad, lo que ya es una ventaja y como te dije en el Ig, parece un helado, jaja!!
    Voy a darme a la tarea de buscar los ingredientes por aquí, no se si tendrán el mismo nombre, pero ya san google me ayudará con eso, jaja!
    Un proceso y resultado muy interesante, hacer jabón casero siempre me parecía muy complicado, que se necesitaban muchos ingredientes y utensilios especiale, pero ya veo que no, lo explicas todo muy bien.
    Me lo guardo, esto hay que probarlo.
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Uauuuuuu mi Marisa con esta entrada quedo con la boca abierta, se ve fenomenal este detergente y nos lo explicas a las mil maravillas. Me queda que un día tendré que intentarlo, eso sí el agua no la puedo calentar o quizás poner a remojar, como sea..., me has dejado la espinita de probar porque nada como lo que hacemos en casa y definitivamente el bolsillo lo agradece. Me lo guardo por ahora para tomar nota bien, ya se quedará para intentarlo el otro año, pero es una excelente idea. Te dejo un abrazo, hace rato no me pasaba a visitar cocinas y hoy he hecho maratón ;) me alisto para mi viaje de miércoles, te mando un beso

    ResponderEliminar
  10. Hola Marisa, qué curioso! nunca he hecho algo así, y la verdad es que no es tan complicado. Te lo vo por rrss y pensé que como sería el proceso... Gracias por compartir :) Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Marisa desde pequeña he visto a mi abuela y después a mi madre hacer jabón con sosa reciclando el aceite usado.Era en pastillas y se usaba para lavar a mano. También se podía meter un trozo en la lavadora, dentro de una bolsita o un calcetín y el resultado era estupendo. De hecho tengo alguna pastilla guardada de las que quedaron en casa de mi abuela cuando se fue.

    Muchas veces los médicos y pediatras han mandado como remedio a diferentes afecciones en la piel lavarse con este jabón con resultados magníficos.

    Actualmente mi madre lo hace muy de año en año. Nunca me he atrevido a hacerlo casero porque no quería como bien dices botellas y botellas en casa de un producto que no sé si iba a ser de mi gusto.

    Tu receta de hoy me ha resultado muy curiosa. Pepa es una crack y tú también por compartirlo y llevarlo a este maravilloso reto.

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  12. Marisa, una receta muy interesante. Es una buena cosa para hacer y tener en casa. Yo sí te soy sincera no creo que lo hiciera siempre, pues a veces no me queda tiempo ni para comprarlo. Pero creo que Ena verano sí lo haré para estar en el campo (que nos tiramos cinco meses, nos hemos vuelto el domingo de elecciones...) Me encantan estas cosas naturales. ¿Se puede perfumar con alguna esencia? O ¿no hace falta?.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Patty, yo no lo he perfumado, para mí no es necesario. Huele a jabón casero, olor a limpio, pero se le puede poner al agua alguna esencia. Gracias y besos.

      Eliminar
  13. Hace años que preparo detergente para la lavadora liquido y como bien dices salen un monton de litros concretamente el que yo preparo son 15 litros ,hace unos años lo usaba para lavar la ropa pero tuve que dejar de usarlo pues como no lleva suavizante la ropa me daba un olor que no nos agradaba asi que ahora solo lo hago para lavar la ropa de trabajo de mi hermano y con una vez que lo haga le llega para casi todo el año.
    Tomo nota de tu receta y en cuanto consiga los ingredientes probare hacerlo ,me encanta que no lleve ni aceite usado ni sosa como el que que yo preparo que es similar al que hacian nuestras abuelas antaño con la grasa de cerdo.
    La verdad lava de maravilla pero con el tiempo la ropa coge cierto olor que como te decia no nos gusta.
    Bicos mil y feliz finde wapisima.

    ResponderEliminar
  14. No hay nada que se te resista Marisa, esta forma de hacer jabón me parece genial porque es fácil y práctica, sin necesidad de complicarnos mucho y guardar litros y litros en casa, en cuanto acabe el que tengo lo probaré, gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  15. Hola, Marisa:

    Nunca he preparado detergente en casa y no había oído hablar del limpión. ¡Fíjate qué grado de ignorancia el mío! No sé si me animaré a prepararlo. Se me hace que va a ser difícil encontrar ese aditivo por aquí. Lo mismo no y es mi desconocimiento. Ya veré. Eso sí, me encanta la idea de poder hacerlo, de no gastar tanto en plástico, pues es el típico envase en el que se suele comercializar; sobre todo el de vajillas. Yo para la ropa empleo el detergente en polvo y viene en cartón. Bueno, que me lío. La cosa es cambiar la mente, ¿verdad? Muy interesante.

    Besitos, guapa.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.