Hogaza rústica con alga kombu

5 Comentarios


Este verano no he dejado de hacer pan, pero siempre en panificadora o en cazuela. Hornear en una cazuela cada vez me gusta más y el pan que hoy publico es uno de ellos. He utilizado varias veces las algas para agregarlas a la masa y en esta ocasión fue el alga Kombu, que para mí, además de ser la más dura, es la que tiene el sabor más fuerte. A pesar de eso, a la hora de cortarla no me importó dejar trozos no demasiado pequeños. La hidraté, pero no demasiado y me gustó notar los trozos no demasiado blandos, en cada mordisco. Al ser más dura que las otras que tengo, igual es mejor tenerla más tiempo en el agua, pero ya os digo, que a mí no me importó, al contrario. Lo indico para que lo sepáis y si no os apetece notar ese contraste, la dejéis más tiempo en remojo.

Es un alga muy utilizada en Japón. Tiene un sabor especial y muchas propiedades que os indico a continuación.

Propiedades del alga kombu:

- Actúa como depurador natural gracias a su contenido en ácido algínico.
- Fortalece los intestinos, siendo utilizada como remedio para la colitis.
- Baja la tasa de azúcar en sangre.
- Por su riqueza en yodo, ha sido utilizada durante siglos, en la China, para el tratamiento de gota.
- El alga kombu contiene aminoácidos que actúan como suaves estimulantes de las membranas mucosas y del sistema linfático.
- Es beneficiosa para la hipertensión.
- Facilita la absorción de nutrientes en el cuerpo.
- Ayuda a recuperar el peso normal corporal tanto en obesidad como en deficiencia de peso.
- Se recomienda ante problemas circulatorios.
- Si añadimos un poco de alga kombu al agua de cocer las legumbres estas resultarán mucho más fácil de digerir.
- Su aporte calórico es escaso pero nos aporta gran cantidad de nutrientes importantes para nuestro organismo.

Esta información la he copiado de aquí, pero tenéis mucha más en internet. 

Para amasar, utilicé la panificadora pero os indico también cómo hacerlo en TMX o a mano. Tengo otra hogaza lista para publicar en la que usé otro tipo de alga cuyo sabor es totalmente diferente.

Espero que os guste porque no es un pan muy común.
Ingredientes 

- 300 g de agua mineral 
- 300 g de harina para todo uso (yo la puse de fuerza) 
- 100 g de harina de trigo gallego molido a la piedra 
- 100 g de harina de espelta integral ecológica 
- ½ sobre (3,5 g) de levadura de panadería 
- 7 g de sal (yo no puse nada) 
- 15 g de alga kombu (peso sin poner a remojo) 
- 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra 
- semillas de kalongi (sésamo negro) 
- harina para espolvorear la superficie 
*una cazuela grande con tapa apta para horno (la mía es del Lidl y es metálica) 
*2 hojas de papel sulfurizado

Antes de empezar… 

- Poner las algas a remojo con agua unos 10 minutos. Sacarlas, secarlas y cortarlas en trozos no demasiado pequeños. Reservar. 

- Pesar las harinas. 

- Colocar papel sulfurizado en la base de la cazuela. Yo uso dos hojas y la parte que sobresale la corto para que una vez tapada, no se queme el papel.

Amasado en panificadora Lidl 

- Poner el agua en la cubeta. Verter la sal en un lado de la cubeta. 

- Incorporar las harinas. Pulsar programa rápido nº 5. Las palas empiezan a amasar. Esta fase tardará unos 15 minutos. 

- Una vez se comprueba que la cantidad de harina es la correcta, incorporar la levadura seca y dejar que la máquina siga amasando unos 7 u 8 minutos hasta que quede totalmente incorporada. 

- Pasado el tiempo, incorporar las algas cortadas y el aceite de oliva. Seguir amasando hasta que la masa se despegue de las paredes. 

- Pasados los 15 minutos, parar la máquina, sacar la masa y quitar las palas. 

- Poner la masa en un bol untado con aceite. Tapar el bol con un paño de cocina. 
Preparación en TMX 5

- Poner el agua en el vaso. Programar 1 minuto, 37º, velocidad 1. 

- Añadir las harinas, la sal y la levadura. Programar 2 minutos, velocidad espiga. Comprobar que la cantidad de harina es la adecuada. Cuando pase el primer minuto, quitar el cubilete para que la masa se airee. 

- Parar la máquina y dejar reposar la masa 2 minutos más. Volver a programar, 2 minutos, velocidad espiga y sin cubilete. La masa tiene que ser elástica y no pegarse a las paredes del vaso. 

- Agregar las algas cortadas y programar, 1 minuto, velocidad espiga y sin cubilete. 

- Sacar la masa del vaso y ponerla en un bol untado con aceite. Taparlo con un paño de cocina. 

Preparación tradicional 

- Poner el agua en un bol y calentar unos segundos en el microondas para que no esté fría. 

- Añadir las harinas, la sal y la levadura. 

- Mezclar bien y agregar las algas. Seguir amasando hasta que estén totalmente incorporadas en la masa y ésta sea elástica. 

- Poner la masa en un bol untado con aceite. Taparlo con un paño de cocina. 

Plegados 

- Cada vez más, utilizo la técnica de los plegados que ya he explicado en otros panes. 

- Programo 10 minutos en un reloj y cuando suena la alarma empiezo con los plegados. Se trata de estirar la masa desde los bordes al centro estirando mientras vamos moviendo el bol con la otra mano. Terminado el proceso, tapar de nuevo el bol y programar de nuevo 10 minutos de reposo. 

- Repetir la misma operación 3 veces, plegando la masa y dejándola reposar los 10 minutos. Será un total de 30 minutos. 

Formado del pan 

- Sacar la masa del bol y con la ayuda de las dos manos bolear ayudándonos con los pulgares. 

Horneado 

- Colocar la bola del pan en la cazuela me gusta darle la vuelta y colocar la base hacia arriba; de esta forma, no le hago cortes y queda de aspecto muy rústico. Greña libremente.

- Espolvorear el pan con harina tamizada y semillas de kalongi. 

- Tapar la cazuela y hornear a 230º durante una media hora. El horno no está precalentado. Una vez pasados los 30 minutos, destapar con mucho cuidado la cazuela y hornear unos 10 o 15 minutos o hasta que el pan se dore a nuestro gusto. 

- Sacar con cuidado el pan de la cazuela y colocarlo sobre una rejilla hasta que se enfríe. 

Notas: 

- Como utilizo harina gallega que no podréis encontrar fácilmente si no vivís en Galicia, podéis sustituirla por harina panadera o integral, pero tened en cuenta que lo más seguro que tengáis que modificar las cantidades. 

- Las semillas de kalonji son opcionales, pero me gustó combinar sabores fuertes, algas y sésamo negro. 

Bon profit!

5 comentarios:

  1. Me encanta se ve muy sencillo y seguro que delicioso Marisa.
    Feliz día
    besss

    ResponderEliminar
  2. Marisa qué belleza!! Se me van los ojos detrás :)

    No conocía esta alga, me parece muy interesante.

    Un beso guapa y que la calor no te agobie ;)

    ResponderEliminar
  3. O_O Wow Marisa!!!, este pan lo vi hace unos días de rapidez, me fascina tu creatividad a la hora de poner ingredientes en el pan, las algas kombu siempre la utilizó para preparar el ramen, y en ensaladas japonesas, pero en pan nunca antes la había visto y quedo plop!! con carita feliz y saltando de dicha porque este pan me lo llevo para ver que tal sale, lo guardaré entre panes preciados y curiosos por hacer Marisa, me encanta, eso sí debo adaptar las harinas a las que encuentro por acá pero créeme que tu idea tan rica que muero por probar un tropezón de alga entre ese rico pan.
    Te mando un abrazote!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Marisa, me encanta este pan con alga, que por cierto, aún no me he puesto con ellas y las masas, he visto algunas ideas. Tiene un aspecto sensacional, me ha gustado mucho la receta y el resultado. Lo pienso probar, bestes!!

    ResponderEliminar
  5. Me gusta precisamente por eso, porque no es muy común, porque lleva algas que me gustan mucho y porque la hacedora del pan, es una maestra en la materia. Por eso te dije el otro día en el face. que era de traca y ahora que lo vi con más detenimiento, sigo pensando lo mismo.
    Besiños corazón

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.