Tomate rosa en vasito de crema de pepino y ricotta


Podría haber llamado a esta receta, “el último tomate rosa de mi nevera” pero claro, no era lo más apropiado. Tal vez, lo más seguro, es que haya sido el último tomate rosa de esta temporada y lo siento, porque me encantan. En Valencia, en los mercados donde suelo comprar, no siempre los encuentro y al verlos ya en septiembre en un puesto, fui directa a comprar unos cuantos. Siempre los pelo, como hacía mi madre en casa cuando los teníamos en el verano, a unos metros de la cocina y sólo había que salir y cortarlos maduritos de la mata. 

Quería hacer algo diferente, algo digno de este último tomate de la temporada. Como todavía hace calorcito, a pesar de las tormentas, me apetecía algo rápido y fresquito y buscando por el frigorífico, vi un tarro de ricotta. La ricotta que compré es una ricotta diferente, cercana a un requesón fino y de sabor delicado. Para que quedara más refrescante, decidí añadirle pepino y hojas de albahaca, éstas, las primeras de una planta que acababa de comprar. Así surgieron estos vasitos que no son ligeros, pues la ricotta, le confiere a la crema de pepino mucha consistencia, al mismo tiempo, que la albahaca le añadirá color y fragancia.

Una receta para tomar ya mismo y que podéis preparar con todo tipo de tomates. Puede ser un buen entrante para una comida. Mis vasitos no son muy pequeños, por eso, os recomiendo que elijáis el tamaño de los vuestros porque la crema sacia.

Espero que os gusten estos vasitos. Ya tenía publicado, también en vasos, el Tiramisú de tomate y albahaca. Aunque las fotos parezcan similares, la receta es diferente. Tenéis para elegir.
Ingredientes 2 vasitos

De la crema

- 150 g de tomate rosa
- 80 g de ricotta 
- 100 g de pepino
- 10 hojas de albahaca no muy grandes (o a gusto)

Aliño 

- una cucharada de aceite de oliva virgen extra por vasito
- una cucharada de vinagre balsámico
- flor de sal (no le puse porque no tomo)
Preparación en TMX 

De la crema

- Poner en el vaso el pepino cortado en trozos, la ricotta y las hojas de albahaca. Programar, 1 minuto, velocidad 6. Reservar.
Preparación tradicional

De la crema

- Poner en el vaso de una batidora o un robot, el pepino cortado en trozos, la ricotta y las hojas de albahaca. Triturar todo bien. Reservar.
Montaje

- Pelar el tomate y cortar en daditos.

- Verter la crema en los vasitos. Colocar por encima con cuidado los daditos de tomate.

- Rociar con el aceite y el vinagre balsámico.

- Espolvorear con la sal.

- Si es posible, introducir los vasitos en el frigorífico unos minutos y servir sin tardar.

Bon profit!

Comparte o Imprime este Post:

Y ADEMÁS EN EL BLOG

22 comentarios:

  1. ¡Qué delicia Marisa! Lo bonito que queda sacar a la mesa estos vasitos y con el calorcito que aún tenemos, ¡¡me la llevo guapa! Besots!!

    ResponderEliminar
  2. Que rica tiene que estar esta crema, Marisa. Todavía hace bastante calor y estas preparaciones apetecen mucho. Los que hemos tenido tomates recién cogidos de la planta, sabemos apreciar mejor el sabor de un buen tomate.
    Un beso enorme de Maricacharros.

    ResponderEliminar
  3. Marisa no he probado estos tomates pero viendo estos vasitos se me antojan, qué ricos y fresquitos tienen que estar, bsts guapa

    ResponderEliminar
  4. Marisa directamente me quedo con los dos, con estos vasitos y con los del tiramisú, vaya cositas ricas, y sencillas, me encanta los aperitivos o entrantes servidos en vaso, son tan ideales que te resuelven un menú con invitados, sorprendentemente y con muy poquito trabajo, ya sabes que eso es lo que busco constantemente en mi cocina.
    Por cierto no sé si es un filtro que utilizas, o es la luz reflejada del tomate rosa sobre el blanco, pero esa atmósfera que lo envuelve toda rosita, me encanta, lo hace tan adorable.
    Marisa, estoy deseando ver los post colaborativos sobre la congelación, todo tu trabajo me parece admirable, donde he aprendido mucho, y seguro que recurriré muchas veces para documentarme hasta que le pierda el miedo a la congelación en casa.
    Besos y gracias por tu receta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Concha. No utilizo filtros, vamos que no tengo ni uno. Hice la foto a contraluz el otro día que llovía y sólo le di un poco de luz. Es el tomate el que a contraluz provoca ese efecto. Gracias y un beso.

      Eliminar
  5. Hola guapa, que rico y fresquito, todo un lujo de vasitos. Bsssss

    ResponderEliminar
  6. Con esta presentación a ver quien se resiste. Me han encantado. Bs

    ResponderEliminar
  7. Marisa has dado cuenta de el último tomate rosa de una manera más que digna. Llames a esta receta como la llames es una pura delicia y es fácil de elaborar y queda vistosísimo. Al menos las fotos son impresionantes.

    Espero que mi mención a tu evento Congelando el verano haga que alguien más se anime a participar, aunque sé que ha sido con el tiempo demasiado justo, pero lo he hecho de corazón.

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuca, no sabes cuánto te agradezco que hayas publicitado con todo el cariño, con el corazón, como tú dices y yo siento, mi evento Congelando el verano. Es muy de agradecer y dice mucho de ti. Un besazo fuerte.

      Eliminar
  8. Hola Marisa! Verdad que da pena despedirse del último de la temporada y sobre todo del tomate!! Los que quedan en el mercado... ufff o pagas una barbaridad o te traes algo que de tomate solo tiene el rojo.
    Excelente forma de despedirte entonces, un vasito rico y muy aparente!
    Un beso de las chicas de Cocinando con las Chachas

    ResponderEliminar
  9. Hola Marisa ! que pena que se acabe el verano y no por el calor (que también) sino por las frutas y verduras tan buenas que tenemos en esta época ,en fin... aprobecharemos ahora las de otoño
    los vasitos son una pasada ,me encantan las fotos y seguro que estaban deliciosos y refrescantes

    ResponderEliminar
  10. Que maravilla de vasitos Marisa, con ese tomate coronandolos, con un sabor maravilloso seguro, menuda pintaza que tienen, estos tengo que probarlos...Bess

    ResponderEliminar
  11. Hola guapísima !!!
    Te has lucido a base de bien, porque estos vasitos no pueden ser más tentadores. No puede hacerme más feliz que una preparación donde haya tomate, para mí una adicción desde niña.
    Te felicito de verdad, es una receta deliciosa. Y las fotos, hablan solas.
    Besotes mi niña.

    ResponderEliminar
  12. Me han encantado estos vasitos!!! Se ven muy bonitos y deben estar deliciosos y muy fresquitos. Y las fotos son tan bonitas!!!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. ¡Me encanta la receta y me encanta la presentación! ¡Una preciosidad que dice "cómeme"!
    Besos, Marisa
    Olga

    ResponderEliminar
  14. Si soportara la textura de las cremas no dudaría en prepararla pero es que no puedo con ellas. Se ve deliciosa. Un besazo.

    ResponderEliminar
  15. Que colorido más bonito tienen estos vasitos...son tiernos y dulces...aunque su sabor sea salado... curioso contraste!! Me han encantado, estás hecha una excelente fotógrafa!! Bs.

    ResponderEliminar
  16. Un buen homenaje al último tomate, se lo merece de verdad!! Yo aún tengo algo por el cajón del frigo y me da pena que se acabe. Te han quedado preciosos e imagino que con un sabor exquisito. Me llevo uno para cenar!!
    Besitos

    ResponderEliminar
  17. Hola Marisa, qué bonitos quedan, se hacen muy apetecibles además de lo buenísima que tiene que estar la crema, el tomate le va perfecto, apuntada queda, besos!

    ResponderEliminar
  18. Ohhhhh, yo también compré el sábado pasado en el Mercedo Central de Valencia pensando que serían los últimos. ¡que ricos! tengo que probar esta receta

    ResponderEliminar
  19. Pues desde luego que te has marcado una receta estrella para esos últimos tomates de la temporada.
    ¡¡Qué delicia! Y la presentación en vasitos es genial.
    Me ha encantado tu receta.
    Un beso Marisa!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.