Pan de okara de almendra


Terminé el año con un pan especial, la Hogaza de uvas, nueces y arándanos para Nochevieja y sin haberlo hecho adrede, empiezo el primer Reciclando Sabores de 2016 con otro pan que os sorprenderá un poco o bastante. No ha sido adrede. Rosalía comenzamos otra andadura de nuestro proyecto en este primer día del año 2016. 

Hace unos meses preparé por primera vez una leche vegetal, la Leche de almendras

El residuo sólido que queda del proceso de fabricación de las leches vegetales, en este caso, la de almendra, se llama okara que en japonés significa “corteza honorable”. El okara es un residuo rico en fibras solubles, minerales, ácidos grasos y calcio; contiene un 3’5 % de proteínas y un 80 % de agua. 

Si se come tal cual, no es agradable de tragar pero puede usarse para hacer panes, productos de pastelería, hamburguesas, croquetas, etc.

El okara, utilizado en la cocina, agregándole otros ingredientes, aporta esponjosidad e incluso sabor.

Este pan de reciclaje de okara de almendra fue el primer experimento y como pienso hacer más leche de almendras, espero mejorar esta receta. Lo horneé en cazuela y no subió tanto como yo hubiera deseado, pero resultó bien rico. No sólo reciclé el okara, también una Masa fermentada que tenía en el congelador un tiempo y que no quería que se pasara de fecha.

El sabor del pan es un poco dulzón. Diferente a los que había hecho hasta ahora. Una buena excusa para preparar la Leche de almendras casera.

Rosalía y yo os invitamos a reciclar con nosotras cada mes. No es difícil. Cada vez que recicléis no tenéis mas que guardar la receta y esperar a publicarla del 1 al 15 de cada mes. Sois bienvenid@s.

Espero que os guste mi pan. Ya veis que se puede reciclar casi todo y con un resultado excelente. 

Aprovecho para felicitaros el Año Nuevo esperando que os depare muchos días y momentos felices. Un abrazo muy fuerte.




Ingredientes

- 300 g de agua mineral
- 3,5 g de levadura seca de panadería
- 300 g de harina de fuerza
- 250 g de harina integral
- 10 g de aceite de oliva virgen extra
- 100 g de okara de almendra
- 100 g de Masa fermentada
- sal
*papel sulfurizado
*una cacerola con tapa apta para horno



Preparación en TMX 


- Verter el agua en el vaso. Programar, 1 minuto, 37º, velocidad 1. 

- Agregar las harinas, el okara, la masa fermentada y la sal. Programar, 6 segundos, velocidad 6. Volver a programar, 2 minutos, vaso cerrado, velocidad espiga. 

- Agregar la levadura y programar, 1 minuto, vaso cerrado, velocidad espiga. Incorporar el aceite y volver a programar, 2 minutos, vaso cerrado, velocidad espiga. Cuando falte 1 minuto, quitar el cubilete. La masa debe ser rugosa (debido al okara) y homogénea. Si no está así, añadir más harina o agua.

- Sacar la masa del vaso, ponerla en un bol untado en aceite y tapar con un paño. Hacer cada 10 minutos, hacer 5 plegados. Se trata de estirar la masa y doblarla hacia el centro varias veces y cogiendo la masa en por todos los lados. Dejar reposar la masa tapada cada vez que se termina un plegado. Para iniciar el siguiente plegado, es necesario girar el bol 45º.

- Dejar reposar la masa durante 30 minutos. 

- Sacar la masa del bol y colocarla sobre la superficie de trabajo. Bolear hasta que no se vean pliegues en la base.

- Cortar un papel sulfurizado de la medida de la base la cazuela donde vayamos a hornear el pan. Mojar la base de la cazuela con agua y pegar el papel.

- Colocar la bola de pan en la cazuela. Hacer los cortes y si se desea, espolvorear con harina o pintar con leche o agua. Dejar leudar otra vez 30 minutos.

- Meter la cazuela tapada en el horno y encenderlo a 230º, calor arriba - abajo. Cuando pasen 30 minutos, retirar la tapa y hornear así durante 15 minutos más.

- Sacar la cazuela del horno y comprobar que el pan está bien horneado. 

- Enfriar sobre una rejilla.



Preparación tradicional 


- Verter en un bol el agua tibia y disolver la levadura. Dejar reposar 5 minutos. 

- En otro bol más grande, verter las harinas, el aceite o mantequilla, la masa madre, el huevo y la sal.

- Agregar la mezcla de agua y levadura. La masa debe ser lisa y homogénea. Si no está así, añadir más harina.

- El resto, como en la preparación en TMX.


Ingredientes reciclados
“Los tristes de nuestra cocina”
Posible sustitución
Okara resto de almendras trituradas tras elaborar la leche de almendras.
Otro resto de okara: soja, avellanas…
Masa fermentada congelada
Masa fermentada recién preparada

Bon profit!

Para finalizar, os presento la receta de mi amiga y compañera de Proyecto, Rosalía:Unas ricas, sencillas y originales Barquitas de gulas. Ha reciclado medio aguacate, unas pocas gulas que tenía descongeladas y 2 palitos cangrejo que también tenía fuera del congelador.



Os invitamos de nuevo, como cada mes, a dejarnos vuestras recetas de reciclaje. Tenéis desde hoy hasta el 15 de enero.

En la parte inferior está la herramienta que utilizaremos cada mes y que de forma muy sencilla os facilitará colgar vuestra receta.

Pinchad en Inklinkz (en azul) y seguid las instrucciones. En unos segundos, vuestra receta estará enlazada, tanto en Rossgastronómica como en Thermofan.

Os esperamos. Muchas gracias.

Comparte o Imprime este Post:

Y ADEMÁS EN EL BLOG

10 comentarios:

  1. Qué pan más precioso te ha quedado, tan redondito y de sabor debe estar super rico. Siento no estar con vosotras en el reciclaje, pero desde que volví a trabajar no me da la vida, he tenido que dejar casi todos los retos que eran muchísimos en los que participaba y no podía atender en condiciones mi propio blog. De todas formas, siempre que puedo me asomo a verte y saludarte. Besitos y feliz año.

    ResponderEliminar
  2. Te ha quedado un pan fantastico, no hay cosa que se te resista, te ha quedado increible, en mi casa los panes caseros no duran nada, si pillan el tuyo ni lo ves jeje...Feliz año nuevo guapetona..

    ResponderEliminar
  3. Querida Marisina, me encantan tus panes, nos descubres un mundo fantástico, me chifla hacer pan, aunque el mío menos sano, en general #preñao de chorizo, jajaj. Los panes dulces son una delicia, me gusta tu okura, tu pan y tú y te deseo el mejor de los años, en el que espero conocerte, bsss enormes

    ResponderEliminar
  4. Marisa siempre que veo tus panes me sorprendes. Este desde luego que tiene una pinta espectacular y seguro que ese chorreón de aceite y un pelin de sal sería un placer para el desayuno.

    Ya terminan las fiestas y el día H estaré en la estación Puerta de Atocha esperando tu llegada.

    Besos y feliz año.

    ResponderEliminar
  5. Te ha quedado espectaculaaaaaaaaaaaar y seguro que estaba delicioso de buena gana daba cuenta de un trozo, yo hago la leche de soja asi que lo intentare con la okara de soja a ver que tal me sale.
    Bicos mil y Feliz año wapisimaaaa.

    ResponderEliminar
  6. Aquí vengo con mi primer reciclaje del año, no voy a perder las buenas costumbres.
    Un besico

    ResponderEliminar
  7. Que buena pinta tiene! Y con un reciclado de almendras nada menos, está muy bien esto, me han entrado unas ganas enormes de probarlo y además me encanta la leche de almendras, así que pretexto perfecto.
    A ver si este mes puedo participar, aunque no te prometo nada, del brazo estoy un poco mejor, pero lejos de mi nivel.
    Un biquiño

    ResponderEliminar
  8. hola!! ohh que cosa mes bona!! te que estar de maravella, pues espero participar.hi aquest mes, a veure si arribo, petonets!

    ResponderEliminar
  9. Buenas tardes Marisa, ya veo que hermosura de pan nos traes y muy esponjoso.
    Me he puesto hoy a preparar estas milhojas recicladas y muy saludables como a ti y Rosalía os gustan y esta es mi receta.
    http://doris-miscosillas.blogspot.com.es/2016/01/milhojas-de-boniatos-con-champinones-y.html.......Besitos para las dos.Doris.

    ResponderEliminar
  10. buenas... llego tarde pero llego, dejo mi propuesta para este mes, y espero que os guste, un beso!!! voy a ponerme al día de recetas ;)
    gracias!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.