Coca de aceitito y sal de Enriqueta

23 Comentarios


Ya sabéis que las cocas saladas son imprescindibles en la zona mediterránea, en especial en verano.

Esta coca es parte de los recuerdos de mi infancia veraniega y un básico en mi cocina. En el piso de encima de mi casa vivía un matrimonio y se hicieron amigos de mis padres. Nosotras, mis 3 hermanas y yo, de sus 3 hijas. Las llamábamos “las de arriba”, no sé si ellas nos llamaban “las de abajo”.

Vivíamos en un barrio en el que no se podía jugar en la calle, porque además de estar al lado de un puente y del río y a las afueras, no había demasiados niños, así que nos criamos juntas y además teníamos edades similares. Fue famosa nuestra batalla preadolescente porque nosotras éramos fans de Nino Bravo y ellas de Camilo Sesto. No veas, las discusiones que teníamos.

Su madre, era un encanto. La recuerdo siempre cocinando y preocupándose por todo y todos. Se hizo muy amiga de mi madre. Falleció hace unos años. Era una maravillosa cocinera. De ella, entre otras recetas, aprendí esta coca, sin saber su origen. Con los años, la he preparado muchísimas veces y a mi hijo le encanta. De hecho, ayer me pidió que se la hiciera cuando le dije que eligiera algo especial ya que se ha ido esta mañana al "Arenal Sound Festival" de Burriana y yo me he quedado un poco preocupada porque me alarman esas macro fiestas... Él todavía la llama, “la coca de aceitito y sal”.

El año pasado, al abrir el blog e ir visitando muchos otros, descubrí que esta coca se elabora en la provincia de Alicante y se llama “coca de mollitas”. En los blogs que la he encontrado, no la suelen preparar exactamente como Enriqueta, pero sí que coincide su origen, ya que ella y su familia procedían de la zona de Denia y de Moraira.

Es una especie de pan que se puede comer sola o acompañando cualquier plato veraniego. 

Éste es mi pequeño homenaje a Enriqueta, una mujer de las que ya no quedan. Espero que os guste, aunque sencilla, está deliciosa. Yo me salto mi dieta sin sal, porque lo que es cierto, es que esta coca, sin sal, no está igual de buena.

Espero que la preparéis y os guste porque repetiréis.
Ingredientes (lata de 25 x 38.5 cm)

Masa

- 315 g de harina aproximadamente (la que admita, depende del tipo de harina)
- 150 g de leche
- 50 g de aceite de oliva virgen extra
- 10-15 g de levadura fresca de panadero
- sal

Cobertura

- harina cruda la suficiente para cubrir toda la masa
- un buen chorro de aceite de oliva virgen extra
- sal a gusto
Preparación TMX

De la masa

- Precalentar el horno a 180º.

- Poner los líquidos en el vaso, programar 1 minuto, 37º, velocidad 1.

- Añadir la levadura y la harina. Mezclar 6 segundos, velocidad 6 y 2 minutos, velocidad espiga. Nos tiene que quedar una masa que se despegue fácilmente de los dedos.

- Extender bien fina sobre una lata de horno bien untada con aceite o con manteca. Yo últimamente sigo este proceso: pinto la lata con una brocha untada en aceite. Coloco papel de hornear, (que se queda pegado a la lata y así puedo extender mejor la masa) y lo vuelvo a pintar con la brocha. Extiendo la masa muy bien con la ayuda de un rodillo pequeño de acero inoxidable. Así queda totalmente igualada. 

- Si se desea que tenga un borde, se hace con los dedos o con un tenedor y a la vez, se pincha la superficie de la masa con éste.

- Espolvorear con las manos una capa de harina cruda. Echar por encima un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y sal (ver foto).

- Dejar reposar una media hora, si queremos que suba un poco. Yo no la dejo reposar porque a mi hijo le gusta muy fina. 

- Hornear hasta que veamos que la masa está dorada y cuidando que la cobertura no se queme ni se dore demasiado. El tiempo, siempre dependerá de nuestro horno.

Preparación tradicional

De la masa

- Poner en un bol el aceite, la leche tibia y disolver la levadura y la sal. Mejor usar una cuchara de madera.

- Ir incorporando poco a poco la harina mientras amasamos. Nos tiene que quedar una masa que se despegue fácilmente de los dedos.

- El resto, como en la preparación con TMX.

Notas:

- Es mejor comerla en el día. Nunca la he congelado por lo tanto no sé qué tal quedaría.

- Dejo a vuestra elección el poner más o menos levadura y dejar levar la masa o no, según os guste más o menos gruesa.

- Atendiendo a "Alicantina", un persona que me ha escrito un comentario, añado cómo hace ella la coca de "mollitas"; Yo la harina, el aceite y la sal de la cobertura lo pongo en un bol, con una cuchara de madera lo voy mezclando y se van formando bolitas (de ahi lo de mollitas). A continuación las voy repartiendo sobre la coca y al horno.

Bon profit!
masa antes de hornear 
masa con cobertura antes de hornear
detalle de la coca ya horneada 
coca entera ya horneada

23 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Caballa fresca marinada en salsa especiada

4 Comentarios


Esta receta se puede hacer con cualquier pescado. He elegido la caballa porque la compré para hacerla en escabeche y no tuve tiempo. Es importante controlar el tiempo de cocción para que no nos quede seca.

El marinado le da un sabor delicioso y la salsa está para chuparse los dedos y, como siempre, lleva poco aceite.

Espero que os guste.
Ingredientes (para dos personas)

- 2 caballas medianas frescas

Para la marinada

- 2 cucharadas de aceite de olive virgen extra
- sal (tened en cuenta que la caballa ya está un poco salada)
- 2 cucharaditas de pimentón de la Vera ahumado

Para la salsa especiada

- 250 g de cebollas
- 3 dientes de ajo muy picados
- 20 g de aceite de oliva virgen extra
- 680 g de tomate triturado
- 1 cucharadita de concentrado de tomate
- 1 cucharadita de tomillo seco
- sal
- 1 cucharadita de azúcar
- 1 cucharada de comino molido
- 1 cubilete de agua
Preparación TMX

- Cortar la caballa en trozos, quitarle las espinas con cuidado. Colocarla en un bol y añadir los ingredientes de la marinada. Reservar.

- Poner en el vaso de la TMX las cebollas cortadas en dos y los ajos. Triturar 5 segundos velocidad 5. 

- Bajar los restos con la espátula y añadir 20 g de aceite de oliva. Programar 5 minutos, varoma, velocidad 1. 

- Añadir los tomates y el concentrado, el tomillo, el comino, el azúcar y el agua. 

- Colocar la caballa en el recipiente varoma y colocarlo encima del vaso. 

- Programar 25 minutos, varoma, velocidad 2. Comprobar la cocción. En mi caso, a los 12 minutos, he retirado el varoma.

- Cuando termine el tiempo, quitar el recipiente varoma de encima del vaso.

- Rectificar la salsa con sal y pimienta, si es necesario y triturarla programando, 30 segundos, velocidad 8, sólo si os gusta muy triturada.

- Servir con arroz blanco cocido. 

Nota:

- Sale mucha salsa, yo he puesto esta cantidad porque me venía muy bien para preparar otras recetas. Por lo tanto, si no queréis obtener tanta calidad de salsa, reducid las cantidades.

Bon profit!

4 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Panecillos integrales con poolish de yogur

22 Comentarios




No he tardado más de 48 horas en copiar esta receta a Joaquina, del blog La cocina de los inventos. Su entrada era una maravillosa tarta para celebrar el 18 cumpleaños de su hijo, pero mi mirada se desvió y descubrí estos panecillos. La copié lunes por la noche y el martes noche ya estaba preparando el poolish de yogur. Había ya hecho un pan con un poolish de yogur, pero no lo publiqué porque no me gustó mucho el resultado. Esta receta es del libro “Pan hecho en casa y con el sabor de siempre” de Xavier Barriga. Nos cuenta Joaquina, que estos panecillos resultan de una medida muy mini con tan solo 30 g de masa. Yo quería seguir el modelo original y simplemente lo he adaptado a la TMX, pero le he modificado ingredientes para adaptarlos a mi dieta. Eso no quiere decir que preparemos unos más grandes. A vuestra elección. Me han salido 23 panecillos de unos 35 g cada uno, para mí un tamaño ideal.

El resultado nos ha gustado una barbaridad. Son unos panecillos de miga alveolada y muy tierna. Por la noche, estaban igual de blanditos.

Espero que os gusten y gracias Joaquina por la receta. 

Mi amiga Julia, ha horneado estos panecillos y le han quedado muy bien. Al final de la entrada, tenéis su foto. 

 Ingredientes

Poolish de yogur

- 100 g de harina de fuerza
- 100 g de yogur natural (desnatado)
- 5 g de levadura fresca
- entre 50 y 70 ml de agua mineral

Masa de pan
- 500 g de harina de fuerza (450 g de harina de fuerza, 40 g de harina de centeno integral de cultivo biológico y 10 g de salvado de avena)
- 10 g de sal (no le pongo)
- 225 ml de agua mineral
- 5 g de levadura fresca
- 200 g de poolish de yogur
Mi preparación TMX

Poolish de yogur

- Mezclar el agua con la levadura 6 segundos, velocidad 6. Añadir el yogur y programar 6 segundos, velocidad 6. 

- Añadir la harina y programar 10 segundos, velocidad 6, hasta obtener una mezcla cremosa y sin grumos.

- Verter en un recipiente y cubrir con papel film. Dejarlo fermentar durante 3 horas a temperatura ambiente o bien en la nevera hasta el día siguiente. Yo lo he dejado toda la noche en la nevera

Los panecillos

- Poner todos los ingredientes, excepto la levadura, en el vaso, e incorporar el poolish de yogur directamente de la nevera y amasar programando 6 segundos, velocidad 6. 

- Agregar la levadura desmenuzada y programar 5 minutos, velocidad espiga. 

- Verter en un bol untado con aceite y dejar reposar la masa durante 15 minutos tapada con papel film untado en aceite.

- Cortar piezas de unos 30 - 35 gramos y formar con ellas unas bolitas bien redondas y lisas. Tener en cuenta, al bolear, que los pliegues queden en la parte inferior de la bolita para que no pierda la forma.

- Colocarlas en una bandeja cubierta con papel de horno, dejando una separación entre ellas porque al fermentar aumentan de volumen.

- Tapar las bolitas con un paño húmedo y dejarlas fermentar durante 90 minutos en el lugar más cálido de la cocina. En mi caso, el paño húmedo se me ha pegado a los panecillos, imagino que porque la bandeja era demasiado baja, así que he vuelto a mi sistema, bolsa de basura grande.

- Precalentar el horno a 250º y poner en su interior un recipiente con agua para generar vapor.

- Antes de hornear los panecillos, hacerles un corte con las tijeras ligeramente inclinadas, espolvorear con harina tamizada con un colador.

- Cocer el pan durante unos 12 minutos, calor arriba-abajo o hasta que veamos que están listos.
Preparación tradicional de Joaquina

Poolish de yogur

- Mezclar el agua con la levadura hasta que esta última se disuelva. Añade el yogur y remover. 

- Añadir la harina y remover nuevamente hasta obtener una mezcla cremosa y sin grumos.

- Tapar el recipiente con un paño húmedo y dejarlo fermentar durante 3 horas a temperatura ambiente o bien en la nevera hasta el día siguiente.

Los panecillos

- Amasar los ingredientes e incorporar el poolish de yogur directamente de la nevera. 

- Agregar la levadura al final del amasado. Dejar reposar la masa durante 15 minutos tapada con un paño limpio.

- Cortar piezas de unos 30 gramos y formar con ellas unas bolitas bien redondas y lisas. Colocarlas en una bandeja de horno, dejando una separación entre ellas porque al fermentar aumentan de volumen.

- Tapar las bolitas con un paño húmedo y dejarlas fermentar durante 90 minutos en el lugar más cálido de la cocina.

- Precalentar el horno a 250 grados y poner en su interior una pequeña olla con paños mojados para generar vapor.

- Antes de hornear los panecillos, hacerles un corte con las tijeras ligeramente inclinados, espolvorear con harina y mojarlos sin miedo con un pulverizador de agua.

- Cocer el pan durante unos 12 minutos o hasta que adquiera un ligero y bonito color dorado.

Bon profit!
Los panecillos de Julia, preciosos, ¿verdad?

22 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Coca boba con o sin azúcar

11 Comentarios


La coca boba también se llama coca de llanda o coca fartona, incluso coca caldosa… según los sitios de la Comunidad Valenciana donde se prepara. Como la blogosfera contribuye a difundir todo tipo de recetas de cualquier lugar, esta coca se ha hecho famosa y muchas veces no es exactamente como las madres valencianas nos la preparaban cuando éramos niños.

Yo siempre recordaré a mi madre levantando las claras con energía y después el maravilloso olor en toda la casa. Nada que decir de la sensación de ir cortando cachitos, para que casi no se notase, pero vaya si se notaba, porque desaparecía en un santiamén.

Hace unos meses os presenté la Coca fartona pero con almendra que está riquísima. Ésta también es una receta de mi libreta de recetas copiadas de mi madre. Todo un regalo.

Hoy, debido a mis experimentos con recetas sin azúcar, os presento mi receta de coca boba con tagatosa. Está tan rica como con azúcar, pero al no ponerle la mezcla de azúcar y canela por encima, se nota un poco. La he espolvoreado con canela al final. Ahora, después de varios meses desde que la preparé, he visto que hay blogueras que ponen edulcorante sobre las cocas, bizcochos, bicas… habrá que probarlo mezclándolo con la canela a ver si da el pego. Ha quedado esponjosa y se conserva perfectamente al día siguiente.

Os pongo las cantidades con azúcar y con tagatosa. Espero que os guste, aunque ya es tan famosa que la única novedad es el poderla preparar sin azúcar.

Mi amiga Mary, del blog Marron glacè la ha preparado para su madre y le ha encantado. Bajo os pongo su foto. Gracias guapa.
Ingredientes

- 125 g de tagatosa (250 g de azúcar y la misma cantidad, si usamos azúcar de abedul)
- ralladura de limón (opcional)
- 3 huevos L
- 150 g de aceite de oliva suave o de girasol
- 260 g de leche semidesnatada (podéis poner entera, yo la uso desnatada)
- 400 g de harina de repostería
- 3 sobres de gasificante papel blanco (hacendado)
- 3 sobres de gasificante papel morado (hacendado)
- canela y azúcar para espolvorear por encima (o probar a mezclar la canela con tagatosa)
Preparación en TMX 

- Pulverizar el azúcar 10 segundos a velocidad progresiva 5-10. Si es con tagatosa o azúcar de abedul, no es necesario, pero si vamos a añadir ralladura de limón, se añade la corteza y se tritura después que el azúcar, programando de nuevo, 10 segundos, velocidad progresiva 5-10. Bajar los restos con la espátula.

- Agregar lo huevos y programar 5 minutos, 37º , velocidad 2.

- Quitar la temperatura y volver a programar, 5 minutos más a velocidad 2, pero sin temperatura.

- Verter el aceite y la leche y batir 5 segundos a velocidad 3.

- Añadir la harina y los sobres de gasificantes previamente tamizados. Programar, 2 o 3 golpes de turbo (de 2 segundos en TMX 5). Terminar de mezclar con la espátula,con cuidado.

- Verter la mezcla sobre una lata en la que habremos colocado papel de hornear.

- Mezclar un poco de azúcar y canela y espolvorear la coca por encima.

- Meter al horno precalentado a 180 grados durante 30 minutos. Me gusta hornearla sin aire, a 180º, calor arriba y abajo, durante 30 minutos y luego 5 minutos más, solo calor abajo (el tiempo, dependerá de cada horno). Si es sin azúcar, no se pueden superar los 170º y hay que estar pendientes de taparla por si se quema demasiado por encima.
Preparación de mi madre

- Separar las claras y las yemas.

- Con la ayuda de un batidor manual o unas varillas, batir las claras a punto de nieve. Añadir el azúcar y las yemas y remover con cuidado para que las claras no se bajen.

- Añadir el aceite y la leche. Remover también con mucho cuidado.

- Tamizar la harina y añadir los sobres de gasificantes cuidando que no estén apelmazados ni se formen grumos.

- Verter la mezcla sobre una lata en la que habremos colocado papel de hornear.

- Mezclar un poco de azúcar y canela y espolvorear la coca por encima.

- Meter al horno precalentado a 180 grados durante 25 minutos (según horno). Me gusta hornearla sin aire, a 180º, calor arriba y abajo, durante 25 minutos y luego cinco minutos más, solo calor abajo. Si es sin azúcar, no se pueden superar los 170º y hay que estar pendientes de taparla por si se quema demasiado por encima.

Nota:

- Se puede añadir ralladura de limón o de naranja o 50 g de zumo de naranja, si nos gusta. Yo no lo he puesto porque al ser una primera preparación quería ser fiel a una de las recetas originales de mi madre y probar la próxima vez de esta otra forma.

Bon profit!


La coca de llanda de Mary

11 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Crema rosa fría

11 Comentarios


Una receta inventada y apta sólo para adultos. El sabor de la cebolla predomina en la crema y es un poco ácido.

Es ideal para la dieta porque la cebolla es diurética y el queso totalmente desnatado.

Espero que os guste.
Ingredientes

- 15 g de aceite de oliva virgen extra
- 6 cebollas rojas medianas cortadas en cuartos 
- 2 patatas medianas cortadas en dados
- agua para cubrir las verduras
- 5 cucharadas queso blanco 0% materia grasa 
- 3 quesitos desnatados
- nueces para adornar (opcional)


Preparación TMX

- Poner el aceite en el vaso y programar 4 minutos, 100º, velocidad 1.

- Añadir la cebolla, dar varios golpes de turbo hasta que esté triturada. Programar 4 minutos, 100º, velocidad 1.

- Añadir las patatas y cubrir todo con agua, sin sobrepasar las verduras.

- Programar 25 minutos, varoma, velocidad 1.

- Dejar enfriar la crema.

- Añadir el queso y los quesitos.

- Triturar velocidad progresiva hasta el 9. Comprobar si la textura es la deseada o por el contrario, añadir unos minutos más.

- Adornar con nueces partidas y servir.

Nota: 

- Se puede tomar también templada o caliente.

Bon profit!

11 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Confitura de melón y canela

12 Comentarios


Sigo con las confituras, ahora en verano, apetece mucho prepararlas. Esta de melón y canela es deliciosa. 

A mí la canela me gusta una barbaridad y el melón si está dulce, todavía más. En el mercado de El Puerto de Sagunto que es donde compramos en verano, encontramos melones amarillos, como los que siempre se han cultivado en mi pueblo. A estos melones se les llama Melons d'or (melones de oro) y ahora con la crisis el Ayuntamiento está intentando volver revivir esta producción que data de hace más de 700 años. Incluso, fue elogiado por Winston Churchill durante la 2ª Guerra Mundial. 

Otra vez, recuerdos de infancia, mis hermanas y yo nos hacíamos collares con las pepitas, una vez secas. El sabor de este melón es diferente al de piel de sapo, totalmente. Es muy dulce y si está maduro incluso, no importa, porque sigue igual de bueno. En la época de mi madre y de mi abuela eran muy famosos “els melons de la melonera”.

Me hado el capricho y he probado esta confitura porque por las noches me permito un poquito de dulce y acompañé una salchicha de pollo casera con ella.

Se puede preparar con tagatosa y controlar si se necesita más tiempo de cocción.

Espero que os guste.


Ingredientes

- 660 g de carne de melón cortada en cubos
- 330 g de azúcar (160 g de tagatosa)
- zumo de 1 limón
- 2 cucharaditas de café de canela en polvo (se puede poner una, si no os gusta muy fuerte de sabor o el melón no es muy dulce)


Preparación TMX

--La noche antes, cortar el melón en dados y mezclarlo con el limón y el azúcar. Dejar en el frigorífico toda la noche.

- Poner la mezcla de melón, limón y canela en el vaso. Triturar 2 segundos, velocidad 4.

- Añadir la canela.

- Programar 40 minutos, 100º, velocidad 1. Esta confitura queda demasiado líquida, es necesario programar 20 minutos más, varoma, velocidad 1. Poner el cestillo para ayudar a la evaporación.

- Verter en botes esterilizados. Ponerlos boca abajo para que se haga el vacío y si desea, se pueden hervir al baño de maría unos 15 minutos.


Preparación tradicional

- La noche antes, cortar el melón en dados y mezclarlo con el limón y el azúcar. Dejar en el frigorífico toda la noche.

- Al día siguiente, añadirle la canela en polvo y cocer, a fuego fuerte y después a fuego medio hasta que espese y sin dejar de remover.

- Verter en botes esterilizados. Ponerlos boca abajo para que se haga el vacío y si desea, se pueden hervir al baño de maría unos 15 minutos.

Notas:

- Se puede preparar, igualmente, mermelada, triturando la confitura más.

Bon profit!

12 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Tarta de queso y crema de manzana

18 Comentarios


Esta tarta es muy sencilla de hacer. Tenía la receta hace mucho tiempo de un dosier que me pasó hace años y de forma totalmente desinteresada, Trinidad Frasquet. La conocí hace más de diez años por internet y era vendedora de TMX y muy conocida en el foro de Mundo recetas. Me he enterado de que falleció. Yo no lo sabía, así que este es mi pequeño homenaje a Trinidad.

La receta original no lleva la crema de manzana. Yo se la he añadido y creo que le confiere un sabor delicioso. El único problema, es que la tarta queda un poco menos cuajada. 

También he cambiado el azúcar por fructosa.

Ingredientes

Crema de manzana

- 4 manzanas golden
- Zumo medio limón
- 20 g de fructosa o un poco más de azúcar

Tarta

- 3 huevos
- 2 cubiletes azúcar (yo he puesto 1 cubilete y ½ de fructosa)
- 1/2 cubilete Maizena
- 2 yogurt naturales ( blancos desnatados)
- 200 grs. de requesón 

Caramelo liquido

- 4 cucharadas de azúcar
- 2 cucharadas de agua


Preparación TMX

Para la crema de manzana

- Poner las manzanas en el vaso y añadir el zumo del limón, programar 8 minutoa, varoma, velocidad cuchara, giro izquierda.

- Añadir la fructosa o el azúcar y programar 1 minuto, velocidad cuchara, giro izq, sin temperatura. Reservar.

- Mezclar el resto de ingredientes 30 segundos, velocidad 6.

- Programar 9 minutos, 100º, velocidad 2. 

- Preparar el caramelo en el microondas y verter en el molde.

- Volcar la mitad de la mezcla de queso en el molde acaramelado, colocar encima la crema de manzana y terminar con la otra mitad de crema. Colocar en la nevera. Se puede cubrir de mermelada. Yo le he puesto mermelada de melocotón casera.

Bon profit!

18 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Mermelada de melocotón y mango

14 Comentarios


Época de melocotones, ¡qué buenos! Siempre he disfrutado de los melocotones de secano. En mi tierra se cultivan y están muy ricos en verano. Recuerdo en mi pueblo a las señoras o a los agricultores o señores que tenían sus campitos por placer, vendiendo en las puertas de sus casas todo tipo de frutas y verduras. No sé si en otros sitios se haría igual. Ponían una silla en la puerta con una muestra de los productos y como eran casas de pueblo, la puerta estaba abierta. La gente interesada, sólo tenía que llamar a la señora o al señor y pedirle lo que quería. Cuando eran estos melocotones, no había ni que dudar. Como no vivo allí, no sé si todavía se sigue esta costumbre, apelo de nuevo a mis paisanas para que me lo ratifiquen.

Hago en verano muchos botes de mermelada de melocotón. Este año se me ha ocurrido mezclarlo con mango y nos ha parecido deliciosa. Lo único malo, es que regalo más botes… 

Es ideal para utilizarla para barnizar tartas de manzana.


Ingredientes

- 500 g de melocotones en su punto de maduración. (peso tras, quitar la piel y el hueso) 
- 1 mango grande a trozos y en su punto de maduración
- zumo de 1 limón 
- 250 g de azúcar

Preparación TMX

- Pelamos los melocotones y el mango y los troceamos. Los ponemos en el vaso.

- Añadimos el limón y el azúcar.

- Programamos 45 minutos, temperatura 100º, velocidad 2. Ponemos el cestillo encima del vaso si queremos que evapore más rápido y para que no salpique. 

- Comprobamos si la mermelada ya está en su punto poniendo una cucharadita en un plato. Si al inclinar el plato, la mermelada se desliza dificultosamente por el plato, ya está lista. Si la queremos más espesa, programamos 5 minutos, varoma y velocidad 2.

- La vertemos en tarros esterilizados en agua hirviendo.

- Como lleva poco azúcar, yo además los he hervido durante media hora. Después los he colocado boca abajo sobre un paño de cocina hasta que estuvieran totalmente fríos.

Bon profit!

14 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Panecillos rápidos y crujientes con semillas de amapola

14 Comentarios


El gran éxito que han tenido en casa los Panecillos rápidos y crujientes, ha contribuido a que los repita varias veces.

Esta vez, quise darles otro toque y la verdad es que estaban muy ricos. Los cambios han sido, añadir a la masa, antes de formar los panecillos, semillas de amapola, pero sin controlar la cantidad. Mezclar harina de repostería, que es la que usó Salomé, junto con harina de fuerza. El otro, pincelarlos con clara de huevo ligeramente batida.

Probé a darles otra forma y con la mitad de la masa forme mini bolitas. Estaban deliciosas, rellenas de mermelada o simplemente haciéndoles un agujero en un lado y poniéndoles unas gotas de aceite. Son los que mostraba en la anterior receta de Mermelada de albaricoques y cerezas.

Vuelvo a publicar la receta, no por mis ideas, sino para volver a insistir en lo bien que salen. Esta vez, incluso al día siguiente, estaban ideales.

Espero que os gusten los cambios.

El 31 de agosto de 2015, mi amiga Maggie, me dio la gran sorpresa de publicar sus panecillos y a la vez, regalándome un homenaje. Gracias preciosa. Os dejo su foto al final.
Ingredientes

- 250 g de harina de repostería 
- 250 g de harina de fuerza
- 300 g de agua mineral
- 1 sobre (5,5 g) de levadura de panadería Maicena (puse 2 sobres de levadura seca vahiné)
- 8 g de sal (yo no les puse nada)
Preparación TMX

- Poner el agua en el vaso. Programar 1 minuto, 37º, velocidad 1.

- Añadir la harina, la sal y la levadura. Programar 2 minutos, velocidad espiga.

- Dejar levar la masa en un bol untado con aceite y cubierto con papel film untado en aceite para que la masa no se pegue, durante una hora o hasta que doble su volumen.

- Una vez levado hay que dividir la masa en dos y bolear, dejar que repose durante 10 minutos. Hacer una barra con cada bola, partir a la mitad y luego en tres.

- Dar forma a los panecillos (cada mitad de masa, una forma diferente) que dejaremos levar, durante media hora. 

- Colocarlos sobre una bandeja de horno cubierta con papel sulfurizado y separados entre ellos.

- Precalentar el horno a 230º (en mi caso). 

- Pintar los panecillos con clara de huevo ligeramente batida con un tenedor y pintar la superficie de los panecillos.

- Justo antes de hornearlos les haremos un corte longitudinal y los meteremos en el horno, calor arriba - abajo y poniendo un recipiente con agua para producir vapor. A los redondos, no les haremos ningún corte.

- A los 10 minutos podemos abrir el horno para que salga todo el vapor, sacamos el recipiente con agua. 

- Hornearemos 10 minutos más hasta que estén bien dorados. Ir observando si hay que bajar un poco la temperatura.

- Enfriar sobre una rejilla.
Preparación manual

- Poner el agua en un bol y calentar unos segundos en el microondas para que no esté fría.

- Añadir la harina, la sal y la levadura.

- Mezclar bien y amasar.

- El resto de pasos, como en la TMX. 

Notas: 

- Descongelados a temperatura ambiente, estaban deliciosos.

- Es importante para que las bolitas queden tal y como las veis en la foto, que al formarlas, dejéis los pliegues de la masa en la base y los selléis bien.

Bon profit!

La foto de Maggie.



14 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Mermelada de albaricoques y cerezas, sin azúcar

11 Comentarios


Tiempo de cerezas. Las he comprado muy gruesas, negras y dulces. No podía dejar de experimentar y hacer una mermelada con las dos frutas que más me gustan. He utilizado tagatosa en vez de azúcar para comérmela yo sin remordimientos y la verdad, es que el primer tarro ya ha caído. El experimento ha valido la pena. Como no he encontrado información sobre su conservación, ya que no lleva azúcar, he preparado poca cantidad y la he guardado en el frigorífico. Acompaño la mermelada con unos mini bollitos que estaban deliciosos, basados en una receta de panecillos ya publicada pero que actualizaré en la próxima entrada. 

Espero que os guste.


Ingredientes

- 500 g de albaricoques
- 300 g de cerezas pesadas sin hueso
- 190 g de tagatosa (600 g de azúcar)
- el zumo de medio limón
- media manzana golden


Preparación TMX

- Estilizar los botes en agua hirviendo. Dejar secar boca abajo sobre un paño de cocina.

- Echar en el vaso todos los ingredientes. 

- Triturar 10 segundos, velocidad 6, y programar 50 minutos, 100º,  velocidad 1 (30 minutos, 100º, velocidad 1 si es con azúcar).

- Verter la mermelada en los botes, taparlos y colocarlos boca abajo para que hagan vacío, manteniéndolos así hasta que enfríen por completo.

- Una vez fríos, los he colocado en la nevera porque llevan tagatosa y no creo que se conserven igual que si llevan azúcar.

Con esta receta participo en la cita mensual del blog de Els Fogons de la Bordeta que dedican su reto mensual La Recepta del 15 del mes de julio a las cerezas

Bon profit!

11 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Helado de yogur con gazpacho de mango

23 Comentarios


Últimamente, me apetece preparar helados ligeros y sin azúcar. Como el Helado de cerezas negras con crocante al licor nos gustó mucho. Esta vez, he vuelto a elegir el yogur como ingrediente principal de mi helado, pero aromatizado con vainilla que le da un toque especial.

Lo más original de la receta, está en el gazpacho de mango. Hasta ayer por la mañana, no se me había ocurrido, pero vi unos mangos preciosos en el supermercado y se me ocurrió este gazpacho, al que no le he añadido nada de aceite. He elegido ingredientes que tenía en casa. El vino de Jerez es delicioso y combina a la perfección con el mango. Dudé entre el vinagre de Jerez o el de Módena pero me he decidido por el vinagre de Jerez para evitar el contenido en caramelo del de Módena. Las cerezas, simplemente, ayudan a la decoración. Se pueden caramelizar, pero no es necesario.

Con esta receta participo en el concurso de helados de Rosilet del blog “Sugg-r”. Creo que es un helado original, otra vez, de creación propia y que sale más económico que ir a tomarlo a una de esas heladerías de helados de yogur que se han puesto de moda en todos lados.

Espero que os guste igual que a nosotros. Gracias Rosilet.
Ingredientes (2 personas)

Helado de yogur a la vainilla


- 60 g de azúcar (30 g de tagatosa)
- 500 g de yogur griego (yo he puesto yogur natural, 0% edulcorado)
- 3 cucharadas de leche desnatada
- 3 cucharaditas de vainilla en polvo

Gazpacho de mango

- 40 g de azúcar (20 g de tagatosa)
- 500 g de mango maduro pero de carne firme
- 2 cucharaditas de vinagre de Jerez o vinagre de Módena
- 2 cucharadas de vino de Jerez

Guarnición

- Cerezas deshuesadas
Preparación TMX

Helado de yogur a la vainilla

- Echar el azúcar en el vaso y triturar 10 segundos, velocidad 8. La tagatosa no la trituro.

- Añadir el resto de ingredientes y mezclar durante 10 segundos, velocidad 3. 

- Verter en pequeños moldes de silicona (o en uno grande cubierto con el papel film, alisar la superficie y cubrir con el film sobrante). Yo he utilizado 2 moldes pequeños.

- Congelar durante 4 horas o hasta que esté totalmente congelado.

- Si utilizamos moldes pequeños, sólo tendremos que remojar la base con agua caliente y desmoldar el helado.

- Si utilizamos un molde grande y queremos hacer bolas, cuando la preparación esté bien congelada, la pondremos en el vaso y programaremos 20 segundos, velocidad 6. Comprobar si la textura es la adecuada y si no, programar unos segundos más. Después poner la mariposa y mezclar 20 segundos velocidad 3 ½.

Gazpacho de mango

- Echar el azúcar en el vaso y triturar 15 segundos, velocidad 9. No he triturado la tagatosa.

- Añadir el resto de ingredientes y mezclar durante 30 segundos, velocidad 9. Bajar restos del vaso y de la tapa y repetir la operación tres veces más.

- Comprobar la textura y refrigerar unas 2 o 3 horas o dejar en el congelador hasta el día siguiente.

Montaje del plato

- Deshuesar las cerezas con cuidado. Reservar.

- Repartir el gazpacho de mango en recipientes individuales.

- Colocar el helado de yogur y vainilla sobre el gazpacho. Si el tamaño elegido es el grande, se pueden cortar porciones o hacer bolas.

- Decorar con las cerezas colocadas por encima del gazpacho.

Notas:

- El helado no está muy dulce. Si os gusta muy dulce, añadid más azúcar o tagatosa.

Bon profit!

23 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Sambousek b'jibn – sambousek de queso, cocina Jordana

18 Comentarios


Nieves, del blog Igloo cooking nos propone viajar en su concurso- La vuelta al mundo. Se trata de enviar una receta dulce o salada que nos recuerde a algún viaje genial que hayamos hecho a algún país explicando por qué fue tan especial…

Mi viaje lo realicé en 1991. Mi marido elegía cada vez viajes más exóticos y complicados. La propuesta fue la India en agosto, tiempo de monzón, durante un mes, con una agencia de esas que organizan viajes “cutres”, que no baratos. Un mes en la India, en el Rajasthan y después Nepal. Precioso, pero muy, muy duro, al menos para mí lo fue. Por suerte, Nepal ya me pareció diferente. Lo mejor, fue madrugar a las 5 de la mañana porque si había suerte podríamos divisar desde una barca en un lago, el Himalaya. Nos dijeron que en agosto no era fácil, pero tuvimos mucha suerte y lo vimos a la perfección. El amanecer viendo allá en el fondo, aquellos picos altísimos, desafiándonos. Fue el colofón final a un viaje nada fácil. 

Eso creía yo, que todo había terminado. Pero a la vuelta, el avión hizo escala en Jordania, en el aeropuerto de Amman. Desembarcamos y nos informaron que había “overbooking” y que nos teníamos que quedar allí hasta que nos dijeran. El aeropuesto de Amman estaba en medio del desierto. Tenía unas ventanas chiquitas en la parte superior. Sólo veíamos mujeres de negro y muchas con burka. ¡Menudo cambio de colores, respecto a la India y al Nepal!

Sin maletas, ni siquiera llevaba un mínima bolsa de aseo (desde entonces nunca viajo sin ella). ¿Qué hacía una chica después de un viaje tan largo y duro sin su neceser?

Pero a estos viajeros intrépidos, les importaba un bledo lo que yo necesitaba y nada… a seguir con la aventura. "¿Por qué no nos vamos al Mar Muerto?" Así y sin pensarlo más, me vi subida en un autobús camino de Amman. Y ahí vino la sorpresa. En el autobús, aquellos jordanos, tan “simpáticos”, me tocaban el culo, sin importarles que nuestros maridos fueran a nuestro lado. Os juro que por mucho que me moviera, que cambiara de posición, no había manera. No os podéis imaginar, lo largo que se me hizo aquel trayecto de 32 kms.

Una vez en Amman, alquilamos un taxi, nos paraban a menudo, militares con metralletas, nos miraban y no sé qué le decían al taxista. La respuesta a aquello era fácil. Al otro lado, estaba Israel.  Llegamos al Mar Muerto. Había poca gente. Familias, las mujeres tapadas de arriba abajo, algunas de negro. Los únicos “guiris”, nosotros.

Sabían nuestros aventureros maridos, que la gran concentración de sal en las aguas de este mar, hace flotar y claro, no nos podíamos perder esa experiencia; no teníamos ni bikini, ni bañador. No problem! Ellos en calzoncillos, nosotras en bragas y sujetador. Flotar, sí que flotamos, fue una sensación extraña y divertida, la piel se quedaba, muy pero que muy seca. No os podéis imaginar cómo nos miraban aquéllas gentes. De vuelta, como era de suponer, el taxista nos quiso cobrar mucho más de lo acordado y yo seguía sin mi neceser con mis preciados útiles de aseo. 

Esta es la historia de un viaje del que no tengo ni una foto. Es lo que tienen los divorcios, que hay cosas que se las queda sólo uno. 

Y porque esa experiencia, recordada tras tantos años pasados, me parece ahora divertida, he decidido preparar una receta de Jordania. He aprendido mucho buscando información, pero no os la puedo contar aquí, que ya el post es bastante largo.

La cocina Jordana es muy variada. Jordania es uno de los mayores productores de aceitunas por eso se utiliza aceite de oliva en la cocina.

El plato más importante de la cocina de Jordania es el mansaf. Se elabora con cordero cocido en una salsa de yogur fermentado y se sirve con arroz o búlgur. Después de buscar y buscar recetas jordanas, me he decidido por una que me ha parecido original pero sobre todo necesitaba que fuera apta para mi dieta y que gustara en casa. Se puede realizar con un relleno de carne tal y como se muestra en el video que os adjunto para ver su realización.

El Sambousek, también conocido como Samboosak o Sambousak es un pastel frito muy popular en Egipto y en otros países del Medio Oriente: Líbano, Siria, Jordania y Palestina. Se sirven como aperitivo, 3 o 4 pastelitos rellenos de carne o de queso y se pueden acompañar con nata.

Se pueden encontrar diferentes variantes en cada país, así como diferentes formas. La mayor diferencia está en el relleno utilizado.

Yo he elegido esta receta de Sambousek relleno de queso. Los ingredientes en la receta original vienen en tazas y he tenido que ir pesando cada uno. Después, me he encontrado con que sobra bastante relleno, así que he pensado utilizarlo en otra receta. Si queréis, podéis reducirlo a la mitad, pero os aconsejo dejarlo, porque así tenéis una mezcla de quesos y cebolla muy rica. Mi hijo y un amigo, se los han comido de una sentada mientras se ponían histéricos con el partido de fútbol contra Portugal.

Espero que os guste y os haya divertido mi historia.
masa frita en esta foto  y horneada en la foto inferior
.
Ingredientes

Masa del sambousek 

- 2 tazas de harina (280 g)
- ½ cucharadita de sal
- 2 cucharaditas de levadura seca de panadero
- ½ taza de agua mineral templada (90 g)
- 1 pizca de azúcar 
- 1/3 de una taza de aceite de oliva suave (50 g)

Relleno del sambousek 

- ½ taza de queso gruyère o feta (150 g de gruyère) (se pueden variar los quesos)
- 1 taza de queso rallado (130 g de emmental)
- 1 cebolla muy picada (60 g)
- 3 cucharaditas de semillas de sésamo

PreparaciónTMX

El relleno

- Triturar los ingredientes en el vaso, 10 segundos, velocidad 6. Añadir el sésamo. Reservar. Si hace calor, mejor en la nevera.

- Lavar el vaso y preparar la masa.

La masa

- Poner 4 cucharadas de agua (30 g) en el vaso. Programar 1 minuto, 37º, velocidad 1. 

- Añadir la levadura, programar 5 segundos, velocidad 6.

- Añadir el azúcar, la sal y la harina tamizada. 

- Añadir el resto de agua (60 g) y el aceite.

- Amasar en velocidad espiga, 3 minutos hasta que tengamos lista la masa. 

- Colocar la bola de masa en un bol untado con aceite.

- Cubrir con un paño o con papel film y dejar leudar en un sitio cálido hasta que doble su volumen. 

- Volver a amasar muy bien.

- Aplanar bien la masa hasta que esté muy fina. 

- Con un cortapastas o un vaso, formar círculos de unos 10 cm de ancho. Si los queréis más grandes, tendréis que buscar un objeto mayor.

- Colocar una cucharadita del relleno sobre cada círculo de masa. Para cerrarla bien y que no se salga el relleno, pincelar los bordes con agua o huevo, luego presionar al cerrar y hacer un repulgue hacia el centro. A mí se me han deformado un poco, tras el horneado y la fritura, pero como los voy a repetir, mejoraré, seguro.

- Freír en abundante aceite hasta que tengan un color dorado, dándoles la vuelta por cada lado. Yo los he hecho de las dos formas. Los que iban al horno, los he pintado con leche y los he horneado a 180º hasta que los he visto dorados.

- Servir calientes. 

Preparación tradicional

El relleno

- Mezclar los ingredientes removiendo muy bien. Reservar. Si hace calor, mejor en la nevera.

La masa

- Disolver la levadura en 4 cucharadas de agua tibia hasta que se forme una masa lisa. 

- Tamizar el azúcar, la sal y la harina en un bol grande. 

- Añadir en un pozo hecho en el centro, la masa de harina y levadura, el aceite y el resto de agua.

- Mezclar bien y amasar un poco hasta que tengamos lista la masa. 

- Transferir la masa a una superficie enharinada y amasar bien a mano. 

- Colocar la bola de masa en un bol untado con aceite.

- Cubrir con un paño o con papel film y dejar leudar en un sitio cálido hasta que doble su volumen. 

- El resto, como en TMX.

Notas:

- Mantenerlos cubiertos de papel de cocina hasta que vayamos a freírlos para que no se sequen. Igualmente, después de cocinarlos, dejar que escurran el aceite sobrante colocándolos sobre papel de cocina.

- Se puede preparar con antelación y congelar antes de freír.

- Los he preparado fritos y horneados para así poderlos probar yo que no puedo tomar fritos. 

- El problema que os podéis encontrar, tanto si los preparáis fritos como horneados, es que si no habéis cerrado muy bien la masa (tal y como os indico en la receta), el queso se salga y el sambousek se quede sin relleno. 

Bon profit!




18 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.