Mi arroz al horno con sepia y caballa en aceite de oliva

40 Comentarios


Este arroz al horno de pescado gusta mucho en casa. Se me ocurrió la idea un día y no he dejado de prepararlo desde entonces. Ya os habréis dado cuenta de que me gusta mucho preparar arroces al horno. 

Es importante que el caldo de pescado sea de calidad y que sigáis las indicaciones para pesar el arroz y el caldo que os detallo más abajo. No falla y sale perfecto. El grano queda suelto y seco, el sabor delicioso.

No pongáis cebolla en exceso ya que suelta mucha agua y entonces, tendríamos que quitar un poco de caldo. En el modo tradicional, al contrario, debido a que tenemos que cocer la sepia sería conveniente añadir un poco más de tomate y de cebolla. Yo he preparado todo el sofrito en la TMX y así, se gana tiempo y se ensucia mucho menos.

Hoy, 11 de Mayo de 2016, he vuelto a hornear este rico arroz. Como a mi hijo le gusta mucho que le añada patatas, lo he hecho, aunque en mi receta original no las lleva. También he utilizado como recipiente la cazuela de barro y aún queda más rico. Aprovecho para reeditar las fotos.

Espero que os guste. Me encanta prepararlo en primavera y verano, sobretodo.
Ingredientes 2-3 personas

- 5 dientes de ajo
- 75 g cebolla
- 60 g de tomate natural
- 1 sepia sucia mediana cortada en trozos y sin quitarle la piel (240 g)
- 30 g de aceite de oliva virgen extra
- 1 cucharadita de pimentón dulce especialísimo de Murcia de Especias Antonio Catalán
- una pizca de azafrán de hebra de Especias Antonio Catalán
- sal
- 300 g de arroz de grano redondo Dacsa
- 500 g de caldo de pescado: una cabeza de rape, pescado de roca, pieles y espinas de merluza, un tomate, una cebolla, una patata, sal y un chorrito de aceite.
- 1 o 2 latas de caballa en aceite de oliva
*una patata a rodajas (opcional)
Preparación en TMX

- Preparar un caldo de pescado y colarlo. Reservar. Calentarlo en el microondas antes de utilizarlo.

- Lavar y cortar la sepia en trozos pequeños. Yo no le quito la piel porque le da más sabor.

- Pelar la patata y cortarla en rodajas. Sofreírlas en una sartén con un poco de aceite (este paso es opcional). Reservar sobre papel absorbente.

- Precalentar el horno 200º.

- Pelar la cebolla y cortarla en cuartos. Pelar los ajos. Reservar.

- Pelar el tomate y cortarlo en trozos grandes. Programar, 6 segundos, velocidad 4. Bajar los restos con la espátula. 

- Verter el aceite en el vaso y añadir la sepia. Programar 10 minutos, 100º, velocidad cuchara, giro a la izquierda.

- Cuando acabe el tiempo, programar 10 minutos, varoma, velocidad cuchara, giro a la izquierda.

- Cuando falten 2 minutos, añadir el pimentón y las hebras de azafrán previamente tostadas.

- Pesar el arroz y programar 2 minutos, varoma, velocidad cuchara, giro a la izquierda.

- Verter el contenido del vaso en la cazuela de barro o en un recipiente apto para horno.

Preparación tradicional

- Lavar y cortar la sepia en trozos pequeños. Yo no le quito la piel porque le da más sabor.

- Pelar la patata y cortarla en rodajas. Sofreírlas en una sartén con un poco de aceite (este paso es opcional). Reservar sobre papel absorbente.

- Precalentar el horno 200º.

- Pelar la cebolla y cortarla en cuartos. Pelar los ajos. Reservar.

- Pelar el tomate y cortarlo en trozos grandes.

- Laminar los ajos. Reservar.

- Poner el aceite en una sartén y sofreír los ajos y la cebolla a fuego lento para que se vayan pochando. Cuando la cebolla ya esté blanda, agregar el tomate y seguir sofriendo un poco más.

- Añadir la sepia cortada en trocitos no muy grandes y seguir sofriendo a fuego muy lento. Ir añadiendo cacitos de caldo para ayudar a que la sepia se vaya cociendo. Este paso en la TMX no es necesario, pero en este modo sí, porque la sepia es dura y no queremos que las verduras se nos quemen.

- Cuando la sepia esté tierna, añadir el pimentón y las hebras de azafrán previamente tostadas. Remover rápidamente para que no se queme.

- Añadir el arroz. Volver a remover y apagar el fuego.
Horneado

- Pesar el caldo y calentarlo (Ver notas).

- Verter el caldo sobre el arroz, remover para repartirlo bien y rectificar de sal. Colocar las patatas entre los trozos de caballa, esta vez lo hice de forma para que quedaran un poco levantadas. Meter la cazuela en el horno.

- Abrir la lata de caballa, sacar los filetes con cuidado y escurrirlos bien. 

- Horno a 200º, durante aproximadamente 30 minutos. 

- Cuando falten unos 5 minutos de horneado, colocar los filetes de caballa por encima del arroz, introduciéndolos con cuidado para no quemarnos. 

- Comprobar el punto del arroz y sacar la cazuela del horno. Dejar reposar 5 minutos y servir.

Notas:

- Para pesar el caldo siempre sigo esta fórmula que me enseñó mi madre: se calcula de la siguiente forma. Multiplicamos la cantidad de arroz por 2 y le restamos uno: en este caso 300 g de arroz x 2 =600 g menos 1 = 500 g de caldo.

- Lo podéis hacer también con atún en aceite de oliva.

- A veces pongo la caballa desde el principio. Si se introducen los filetes bien entre el arroz, no se quemará y no quedará seca. Probad la forma que más os guste.

Bon profit!

40 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Terrina de berenjena, pimientos y tomate confitado

21 Comentarios


Hoy os traigo una receta muy veraniega. La publiqué el verano pasado, pero creo que prácticamente nadie la vio y como es muy rica, he decidido reeditarla. Es especial para aquéllos a los que les gusten las verduras asadas, pero mucho más rico que una escalivada o un espencat valenciano. En casa nos ha encantado y la voy a hacer muchas más veces este verano.

Es diferente a los Rollitos de berenjena a la turca o a la Terrina marmolada de berenjenas y pimientos. El tomate confitado le da un sabor especial a la terrina.

Si os gusta la combinación dulce-salado, no quedaréis defraudados.

Esta entrada se la quiero dedicar a una amiga del facebook que me comenta a menudo que le gustan mis recetas y las prepara, Mª José Menaza. La publiqué para ella especialmente porque me dijo que había preparado con éxito los rollitos de berenjena. Se agradecen mucho este tipo de comentarios y me motivan mucho. Gracias.

Espero que os guste.

Ingredientes

- 2 pimientos (uno rojo y uno verde)
- 3 berenjenas, no muy grandes
- 6 dientes de ajo
- 2 cucharadas de aceitunas negras trituradas
- 3 cucharadas de vinagre de sidra o de vinagre balsámico
- tomillo
- 4 cucharadas de aceite de oliva
- 3 cucharadas de azúcar moreno
- 500 g de tomate natural pelado

Preparación con TMX

- Calentar el horno a 200º.

- Poner en el vaso el tomate y los ajos. Programar 6 segundos, velocidad 6.

- Añadir el vinagre, el azúcar, las aceitunas troceadas y la albahaca. Salpimentar. Programar 30 minutos, varoma, velocidad 1.

- Cortar las berenjenas en láminas y los pimientos en tiras. Colocarlos en una bandeja de horno, cubierta con papel sulfurizado.

- Espolvorear con el tomillo, sal y pimienta y rociar con aceite. Cocer 20 minutos, 200º. Deben quedar bien cocidas las verduras. Reservar.

- Cubrir un molde con papel film.

- Ir alternando una capa de verduras con una capa de tomate confitado. Terminar con una capa de verduras.

- Cerrar bien el papel y poner peso encima. Reservar en la nevera 12 horas.

- Servir tibio o frío, cortado en lonchas y acompañado de queso batido o una salsa de tomate.



Preparación tradicional

- Calentar el horno a 200º.

- Cortar las berenjenas en láminas y los pimientos en tiras. Colocarlos en una bandeja de horno, cubierta con papel sulfurizado.

- Espolvorear con el tomillo, sal y pimienta y rociar con aceite. Cocer 20 minutos, 200º. Deben quedar bien cocidas las verduras. Reservar.

- En una paella, verter el vinagre. Añadir los tomates cortados en trozos pequeños, el ajo, el azúcar, las aceitunas cortadas en trozos pequeños y la albahaca. Salpimentar. 

- Cocer hasta obtener la textura de una compota. 

- El resto, como en la preparación con TMX. 

Bon profit!

21 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Magdalenas con albaricoques y almendra, sin azúcar

23 Comentarios


En mi anterior entrada publiqué una receta de magdalenas con el fin de participar en el concurso del blog Sabor en Cristal dedicado el mes de mayo a las MAGDALENAS.

El reto con las magdalena ha seguido en mi cabeza y me ha apetecido probar otro tipo con otra receta que no lleva ni aceite ni azúcar, pero sí fruta de temporada y un poco de almendra. ¿Os podéis imaginar lo que supone para una persona con restricciones de este tipo, estar viendo cada día maravillosas recetas de dulce?. Así, se puede pecar un poquito, sin poner en peligro la salud.

Es una magdalena más parecida a un muffin, pero quería cambiar de receta y ésta me ha parecido apta para el tipo de comensal a la que va dirigida. Es apta para personas que deben controlar o evitar el consumo de azúcar, siempre que no se abuse comiendo mucha cantidad.

Las he elaborado con un edulcorante, pero si las queréis hacer con azúcar, os he puesto la cantidad.

Espero que os gusten.


Ingredientes

- 2 huevos
- 1 yogur natural
- 150 g de azúcar o 75 g de tagatosa
- 150 g de harina de repostería
- 60 g de almendra molida
- 1 cucharadita de café de levadura
- 8 albaricoques cortados en trozos


Preparación con TMX

- Precalentar el horno a 180º si las hacemos con azúcar y a 160º si los hacemos con tagatosa. 

- Lavar y cortar los albaricoques en trozos no demasiado pequeños o a vuestro gusto.

- Poner los huevos y la tagatosa (o el azúcar) en el vaso y mezclar 1 minuto, velocidad 4.

- Añadir el yogur, la harina y la levadura tamizadas. Mezclar programando 15 segundos, velocidad progresiva 1/6.

- Añadir la almendra molida y mezclar 30 segundos, velocidad 5.

- Verter la mezcla en un bol y añadir los albaricoques troceados, envolver bien la mezcla y los albaricoques con la ayuda de una espátula.

- Con la ayuda de una cuchara, verter la mezcla en moldes para muffins (si son de silicona, mejor). Ponerlos en la nevera unos 30 minutos.

- Meter en el horno y cocer unos 30 minutos a la temperatura indicada arriba. Controlar la cocción y cuidar de que no se quemen por arriba. Siempre depende de cada horno.

- Suben mucho en el horno. Al terminar el tiempo, lo he dejado entreabierto unos minutos, pero aún así, han bajado un poco.

- Dejar enfriar antes de desmoldar y poner en los moldes deseados.


Preparación tradicional

- Precalentar el horno a 180º si las hacemos con azúcar y a 160º si los hacemos con tagatosa. 

- Lavar y cortar los albaricoques en trozos no demasiado pequeños o a vuestro gusto.

- Poner los huevos y la tagatosa (o el azúcar) en un bol y mezclar con unas varillas o con una batidora, a bastante velocidad, hasta que se forme una crema densa.

- Añadir el yogur, la harina y la levadura tamizadas. Seguir mezclando muy poco a poco.

- Añadir la almendra molida y mezclar con una espátula con movimientos envolventes.

- El resto, como en la preparación con TMX.

Notas:

- Conservar en la nevera porque al llevar fruta se puede estropear.

- Me han salido 8 grandecitas.

- He utilizado moldes de muffins de silicona por lo que no he tenido que untarlos con nada. Después los he puesto en estas cápsulas, también de silicona porque me gustaba ver cómo sobresalían por arriba.

- La fruta, hace que la superficie se rompa, como si se tratara de la greña de un pan.

- Contrasta mucho el sabor ácido del albaricoque y le da a la masa la humedad que una magdalena normal no tiene.

- Se puede poner más cantidad de almendra, hasta 100 g si la van a consumir personas sin problemas de salud.

Bon profit!

23 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Magdalenas aromatizadas con té vanilla-caramel

21 Comentarios


El blog Sabor en Cristal ha dedicado el mes de mayo a las MAGDALENAS y lo ha llamado ¿Y, tú?, ¿Eres "Magdaleneitor?, Magdaleneitor TTR, o sea... Tó Tol Rato. Me hizo gracia y acepté el reto porque la verdad, las magdalenas no son lo mío, todavía, me cuesta un poco cogerles el truco.

La semana pasada empecé a leer y releer recetas y al final me decidí que como receta base iba a utilizar la que se recomienda en el concurso, la de Xavier Barriga, pero mi reto era cómo tunearla siendo original y al mismo tiempo que me salieran unas magdalenas “dignas”. 

Tenía una idea en la cabeza que vio la luz el lunes cuando fui a un supermercado del que no soy asidua y me encontré con el té Vanilla-caramel. Estaba casi claro, pero primero, había que probar el té. No hizo falta, con sólo abrir el envase, el olor que desprendían las bolsitas me hicieron recordar a los caramelos que comía de pequeña, aquellos que se te pegaban en los dientes y venían en caja de lata.

El té que compré para las magdalenas era de la marca Lipton, pero justo ayer, antes de que se cumpliera una semana de la compra, encuentro en Mercadona, una cajita de té, pero de Hacendado, era nuevo. A vuestra elección. Éste último, no lo he probado y no puedo hablaros de precio porque no me he fijado.

Una vez decidido que mis magdalenas iban a saber a té de vainilla y caramelo, lo complicado era ver si iban a tener copete o no. He visto muchos comentarios en blogs con este dilema. Tenía muchas cosas claras, a base de ver recetas de magdalenas, copiarlas y guardarlas, pero así y todo, el copete no ha sido de los mejores, pero también es verdad que no les puse azúcar por encima. El sabor, ha sido todo un éxito.

Espero que os gusten y que me lo contéis.
Ingredientes

- 3 huevos medianos
- 170 g de azúcar
- 60 g de leche desnatada
- 190 g de aceite de girasol
- 210 g de harina de repostería
- 1 sobre de levadura blanco y otro morado
- una pizca de sal
- ½ cucharadita de vainilla en polvo
- 4 bolsitas de té Vanilla-caramel
Preparación en TMX

- Pesar la leche en un bol, abrir las bolsitas de té y verter el contenido en un colador para elaborar té. Infusionar el té en la leche calentando ésta en el micro y viendo que la leche cubre totalmente el colador para que la infusión se prepare correctamente. Comprobar después si se ha reducido la cantidad y añadir un poco más.

- Poner en el vaso, los huevos y el azúcar durante 5 minutos, velocidad 4.

- Añadir la leche y el aceite de girasol durante 4 minutos, velocidad 3.

- Añadir la harina tamizada, los gasificantes, la sal y la vainilla en polvo. Programar 3 minutos, velocidad 3 y después 2 minutos, velocidad 5.

- Verter la masa en un bol y ponerla en la nevera como mínimo una hora. 

- Preparar las cápsulas de las magdalenas y un molde para muffins. Llenar con la masa las cápsulas. Espolvorear con azúcar, si se desea, yo no lo he hecho.

- Precalentar el horno a 250º y antes de meterlas bajar la temperatura a 210º durante 15 minutos, más o menos, según vuestro horno.
Preparación tradicional

- Pesar la leche en un bol, abrir las bolsitas de té y verter el contenido en un colador para elaborar té. Infusionar el té en la leche calentando ésta en el micro y viendo que la leche cubre totalmente el colador para que la infusión se prepare correctamente. Comprobar después si se ha reducido la cantidad y añadir un poco más.

- Poner en un bol grande los huevos y el azúcar. Batir con unas varillas o con una batidora hasta que se forme una crema.

- Mezclar la leche, previamente pesada y tibia con el aceite. Batir de nuevo hasta obtener una crema densa. 

- Pesar la harina, tamizarla junto con los sobres de levadura y la sal. Mezclar bien.

- Añadir a la mezcla de huevos con cuidado.

- El resto, como en la preparación con TMX.

Bon profit!

21 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Hamburguesas de garbanzos con rosa de calabacín al vapor

35 Comentarios


Esta receta es una adaptación de la que publicó Silvia del blog Chascarrillos de casa. Le he cambiado el nombre porque le he hecho varias modificaciones y las hamburguesas no son exactamente iguales. Principalmente porque he intentado aligerar la receta evitando freír las hamburguesas y al mismo tiempo he añadido salvado de avena, es una buena opción para facilitar la asimilación lenta de los hidratos de carbono. Como veis que cada día lo utilizo más, otro día explicaré más detenidamente sus beneficios. Ahora es suficiente con saber que sirve para ligar mejor las hamburguesas.

Igual añadirle un poco más de manzana, sería bueno porque me gusta la combinación de sabores. La guarnición es simple y totalmente baja en calorías. Podéis aderezarla con una vinagreta o poner otras verduras, saltear o freír el calabacín...

Silvia comentaba en la receta que le había costado mucho darle forma a las hamburguesas y he comprobado que iba a ocurrirme lo mismo, así que he ido tirando de experiencia debido a errores mil en otras recetas y de un poco de intuición. El resultado me ha gustado y ha sido mi comida de hoy.

Ella extrajo la receta de la revista Lecturas. 

Gracias Silvia, si te gusta mi adaptación ya tienes otra excusa para volverlas a preparar y comer legumbres.


Ingredientes para las hamburguesas (me han salido 11)

- 10 g de aceite de oliva virgen extra
- 1 diente de ajo
- 1 cebolla de 150 g
- 300 grs de garbanzos de bote ecológicos
- 1 manzana de 110 g
- 2 quesitos en porciones desnatados
- 4 cucharadas de salvado de avena
- 1 cucharada de pan rallado
- 1 huevo pequeño (separar la clara y la yema)
- hierbabuena seca (a gusto)
- pimienta negra (a gusto)
- un puñadito de piñones
- sal

Ingredientes para la guarnición

- 2 calabacines verdes claro o en su defecto verde oscuro
- vinagre balsámico de frambuesa
- 500 g de agua para el vaso
*1 mandolina


Preparación de la guarnición

- Lavar los calabacines y quitarles los extremos.

- Poner en el recipiente varoma unos palillos largos o unos tenedores para que pase el vapor bien.

- Cortar los calabacines con la mandolina en lonchas bien finas.

- Ponerlas en el varoma.

- Poner el agua en el vaso y programar 20 minutos, varoma, velocidad 2.

- Comprobar la cocción. Yo he preferido que estuvieran muy blanditos.

- Sacar las lonchas de calabacín con cuidado y colocarlas sobre papel de cocina para que absorban el agua y se enfríen.


Preparación de las hamburguesas

- Descorazonar la manzana, pelarla y cortarla en dados o triturarla en el vaso y reservar. Yo lo he hecho a mano. 

- Pelar el diente de ajo y la cebolla. Ponerlos en el vaso y programar 4 segundos, velocidad 5.

- Añadir el aceite y programar 5 minutos, 100º. velocidad 2. Cuando termine el tiempo, sacarlo del vaso y dejar escurrir en un colador y ayudándonos con una cuchara, exprimir bien para que no quede nada de líquido.

- Separar la yema y la clara en dos boles independientes.

- Colocar de nuevo en el vaso la cebolla, el ajo, los garbanzos, la manzana, la yema, los quesitos, el salvado de avena, la hierbabuena, la sal y la pimienta. 

- Triturar con varios golpes de turbo, dependiendo de la textura deseada. Yo lo he dejado bien triturado. La masa, aún así quedaba blandita, así que he añadido una cucharada de pan rallado. 

- He pensado que una opción era dejar la masa en reposo en la nevera y como era por la mañana pronto, la he dejado hasta la hora de comer, cubriendo el recipiente con papel film.

- Para evitar freír las hamburguesas, he probado el siguiente invento que me ha funcionado: 

* Batir con un tenedor la clara sin que llegue a estar a punto de nieve.

* Poner una sartén antiadherente en la vitro y untarla con un buen aceite de oliva como si fuéramos a hacer crêpes.

* Formar con las manos bien limpias las hamburguesas procurando que tengan un tamaño parecido.

* Pasarlas por la clara batida y dejarlas sobre la sartén. Cuando estén doradas por un lado, darles la vuelta y dejarlas así hasta que estén bien doradas. Seguir el mismo proceso hasta terminar. Por supuesto, quien prefiera freírlas, seguro que aún están más ricas.

Montar el plato

- Formar como una flor con las láminas de calabacín partidas por la mitad.

- Colocar las hamburguesas en el plato.

- Rociar con el vinagre balsámico de frambuesas.

- Servir en seguida.

Nota:

- Por la noche, he vuelto a probar las hamburguesas y estaban incluso mejores.

Bon profit!

35 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Rollitos de berenjena a la turca

28 Comentarios


La berenjena es una de mis verduras favoritas, de todas las formas me gusta. Me encanta frita o rebozada pero evito comerla así porque absorbe mucho aceite. Para eso está la TMX. Desde que he descubierto que me queda muy bien al vapor, la hago muchas veces.

Esta receta de la cocina turca combina la berenjena con el yogur. El mejor yogur que he comido en toda mi vida fue hace ya muchos años en Turquía, en un bar de carretera; lo servían con una paleta de madera de lo espeso que era y le ponían miel. Una delicia.

Esta receta se debería hacer con ese tipo de yogur y para ello tendría que irme de nuevo para allá, pero por ahora, no lo tengo planeado y mira que me gustaría volver por Istanbul. 

Le podéis poner yogur desnatado por razones de dieta, pero si lo hacéis con el griego, os gustará más. O por el contrario, podéis freír las berenjenas en aceite muy caliente, si os dan igual las calorías.

Que disfrutéis la receta, es muy sana e ideal para el verano que ya tenemos tan cerquita.


Ingredientes

- 2 berenjenas 
- 250 g de yogur griego
- 3 cucharadas de albahaca fresca picada (si no tenéis fresca, la podéis poner seca)
- 1 diente de ajo muy picado
- sal
- pimienta
- aceite de oliva virgen extra

Para la salsa de tomate

- 4 tomates naturales grandes o tomate de bote
- 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
- 1 diente de ajo
- 1 cucharadita de pimentón dulce
- 1 cucharadita de azúcar 
- 1 cucharadita de sal


Preparación en Thermomix

- Lavar las berenjenas y cortarlas en rodajas a lo largo.

- Poner agua en el vaso, colocar las berenjenas en el recipiente varoma. Programar 15 minutos, varoma, velocidad 1. Comprobar la cocción porque dependerá del tipo de berenjena. Reservar en un recipiente cubierto con papel de cocina para que absorba el resto de agua.

- Pasarlas por una sartén untada en un poco de aceite para darles un toque tostado.

- Lavar el vaso y secarlo.

- Poner el aceite en el vaso y programar 3 minutos, varoma, velocidad 1.

- Añadir el tomate, el ajo, el pimentón, la sal y el azúcar. Tapar el vaso y colocar el cestillo sobre la tapa apoyando las 4 patitas para facilitar la evaporación y evitar salpicaduras. Programar 10 minutos, varoma, velocidad 1. Comprobar el punto de cocción. Si es necesario, programar unos minutos más. Se trata de que se sofría y que se evapore el caldito del tomate. Reservar.

- Lavar el vaso.

- Poner el ajo en el vaso junto con la albahaca fresca o seca, añadir el yogur y mezclar 2 segundos, velocidad 2.

- Poner un poco de la farsa en cada rodaja de berenjena y enrollar sobre sí mismo cada rollito y hasta el final.

- Colocar la salsa de tomate fría en una fuente y colocar encima los rollitos. Ponerlos en la nevera y servir bien fresco.

Preparación tradicional

- Lavar las berenjenas y cortarlas en rodajas a lo largo. 

- Cocerlas al vapor en un recipiente apto para ello. Comprobar la cocción porque dependerá del tipo de berenjena. Reservar en un recipiente cubierto con papel de cocina para que absorba el resto de agua.

- Pasarlas por una sartén untada en un poco de aceite para darles un toque tostado.

- Poner los tomates pelados y troceados en una paella.

- Añadir el aceite de oliva, el ajo, el pimentón, el azúcar y la sal. Cocer unos diez minutos más o menos. 

- Preparar el relleno en un bol; verter el yogur, añadir el ajo muy picado y la albahaca. Mezclar bien con una cuchara de madera.

- Poner un poco de la farsa en cada rodaja de berenjena y enrollar sobre sí mismo cada rollito y hasta el final. 

- Colocar la salsa de tomate fría en una fuente y colocar encima los rollitos. Ponerlos en la nevera y servir bien fresco.

Bon profit!

28 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Pizza deliciosa

12 Comentarios


Esta es un clásico en casa y la preferida de mi hijo. Hace años vi una coca de este tipo en una panadería, compré un trozo y averigüé rápidamente cómo hacerla. Con los años, la coca se ha convertido en pizza, simplemente cambiando el tipo de masa. Por lo tanto, si os apetece hacerla con masa de coca, también está deliciosa. Simplemente, habrá que doblar las cantidades. Se puede utilizar la masa para cocas del libro imprescindible.

Con esta cantidad sale la pizza que veis en la foto. Mi hijo se la come él solo, es de tamaño parecido a las que venden. 

* He utilizado el molde perforado, especial para pizza, que tiene unos 30 cm de diámetro.

Espero que os guste.
Ingredientes para 1 pizza 

Para la masa
- 130 g. de harina
- 12 g. de levadura fresca de panadería
- 50 ml. de leche
- 15 ml. de aceite de oliva
- 1 cucharadita. de sal

Ingredientes para el relleno

- queso cremoso en lonchas
- jamón york en lonchas
- tomate natural en rodajas
- aceite de oliva
- sal
- orégano
- anchoas (opcional)

Preparación TMX

- Poner en el vaso la levadura y la leche, programar 1 minuto a 37º C velocidad 3. 

- Añadir el aceite, la sal y la harina, programar 1 minuto, vaso cerrado a velocidad espiga.

- La masa tiene que despegarse del vaso, si no es así, añadir un poco más de harina. 

- Formar una bola y dejar reposar la masa dentro de una bolsa de plástico hasta que doble su volumen.

- Extender la masa sobre una superficie enharinada, aplanar con un rodillo hasta que quede muy fina.

- Cortar la pizza del diámetro que se desee y guardar la masa sobrante.

- Cubrir con lonchas de jamón york. Colocar encima el queso y los tomates en rodajas finas.

- Rociar con aceite y sal.

- Hornear a 180º hasta que veamos que se ha dorado el queso, pero no demasiado.

- Espolvorear con orégano.

- Colocar las anchoas por encima.
Preparación Tradicional

- Diluir la levadura en la leche que no esté muy fría. (También se puede hacer con agua en vez de leche).

- En un cuenco grande poner la leche con la levadura y añadir el aceite, la sal y la harina. Mezclar bien.

- La masa tiene que estar moldeable, si no es así, añadir un poco más de harina. 

- Formar una bola y dejar reposar la masa dentro de una bolsa de plástico hasta que doble su volumen.

- Extender la masa sobre una superficie enharinada, aplanar con un rodillo hasta que quede muy fina.

- Cortar la pizza del diámetro que se desee y guardar la masa sobrante.

- Cubrir con lonchas de jamón york. Colocar encima el queso y los tomates en rodajas finas.

- Rociar con aceite y sal.

- Hornear a 180º hasta que veamos que se ha dorado el queso, pero no demasiado.

- Espolvorear con orégano.

- Colocar las anchoas por encima.

Bon profit!

12 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Gubana Friulana con coulis de fresas

44 Comentarios


La Gubana es un dulce típico italiano de los valles del Natisone (Udine), en Italia. Está hecho de masa de levadura. Es un dulce relleno de frutos secos, pasas, piñones, azúcar, licor y cáscara de limón, pero la receta puede variar según el cocinero. Se le da forma de espiral antes de meterla en el horno.

En cuanto a la forma de la gubana y el origen del nombre es probable que provenga de la palabra “guba” que es una palabra eslovena, lo que significa “doble". También el origen de la palabra gubana puede ser debido a la presencia del apellido "Gubana" en los valles de Natisone.La “Gubana” también se elabora en el oeste de Eslovenia y se le llama “Gubanca”. Udine está a tan sólo 20 km de Eslovenia.

La historia cuenta que este dulce fue ofrecido al Papa Gregorio XII cuando visitó Friuli en 1409.

Se puede servir rociada con licor (Grappa o Slivowitz), con los que yo no contaba, como es lógico.

En la actualidad, este dulce de origen humilde, se puede consumir en cualquier época del año, pero en especial en Navidad y Pascua. Se puede tomar en el desayuno o como postre después de las comidas.

Con estas cantidades he preparado dos Gubanas, no quería que fuera demasiado grande, pero podéis hacer una solo. La receta es una adaptación de varias recetas, así que es un poco a mi gusto. Al ser primavera, he decidido darle un toque especial acompañándola con fresas y un coulis de fresas.

Espero que os guste la receta.

Ingredientes para 2 gubanas

Relleno

- la piel de un limón
- una manzana
- 30 g de pasas moscatel sin pepitas
- 120 g de azúcar o 60 g de tagatosa
- 4 cucharadas soperas de Cointreau
- 100 g de avellanas
- 100 g de nueces
- 1 cucharita de canela molida
- una pizca de nuez moscada rallada
- chocolate puro rallado o pepitas de chocolate
- piñones (a gusto)

Masa

- 250 g de harina de repostería (he tenido que añadir un poco más)
- 60 g de margarina al aceite de oliva o de mantequilla derretida
- 1 cubito de levadura de panadero (25 g)
- 60 g de azúcar glas o 30 de tagatosa
- 2 huevos pequeños
- 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
- ½ cucharadita de canela molida
- 100 g de leche semidesnatada

Accesorios

- papel de hornear
- 2 moldes redondos (yo he utilizado de aluminio desechables)

Preparación del relleno con TMX

- Poner a remojo las pasas en el Cointreau si deseamos un sabor más fuerte. Yo no lo he hecho. 

- Pelar la piel del limón de forma que no quede parte blanca. Colocarla en el vaso y programar 20 segundos, velocidad 8. Bajar los restos con la ayuda de la espátula.

- Añadir la manzana pelada, descorazonada y cortada en cuartos, las avellanas y las nueces. Dar varios golpes de turbo, dependiendo de la textura que deseemos obtener. Yo he dado 4.

- Añadir el resto de ingredientes: las pasas, el Cointreau, el azúcar o la tagatosa, la canela y la nuez moscada. Programar 3 segundos, giro a la izquierda, velocidad 3. Bajar los restos con la espátula.

- Cocer la mezcla, programando 10 minutos, 100º, velocidad 1.

- Verter el relleno en un bol, taparlo y dejar reposar de un día a otro o por la noche. Cuando lo vayamos a utilizar, sacarlo previamente de la nevera para que no esté demasiado compacto.


Preparación de la masa con TMX

- Colocar la margarina o la mantequilla en el vaso. Programar 2 minutos, 50º, velocidad 1. 

- Añadir la leche y programar 1 minuto, 37º, velocidad 1. 

- Añadir la levadura desmenuzada y programar 6 segundos, velocidad 6.

- Añadir el resto de ingredientes: el azúcar glas o la tagatosa, la harina, la sal y la canela. Programar 5 segundos, velocidad 7. Comprobar si falta más harina, como ha sido mi caso y añadir un poco más, poco a poco. Se trata de obtener una masa fina y que no se pegue a las manos, Después programar, 3 minutos, velocidad espiga.

- Volcar la masa en un recipiente untado con aceite y dejar levar en un lugar cálido, tapado con papel film durante una hora o hasta que doble su tamaño. 

- Forrar un molde con papel de hornear o utilizar uno de silicona.

-Dividir la masa en dos porciones iguales. Yo he preferido hacer dos pequeñas, pero se puede hacer una grande. 

- Volcar la masa sobre una hoja de papel de hornear, esto nos facilitará afinarla con el rodillo. Con la ayuda del rodillo, formar un rectángulo con la masa.

- Verter el relleno sobre la masa, dejar un borde de unos 2 cm. Espolvorear con el chocolate sobre el relleno y añadir los piñones por encima. 

- Con la ayuda del papel, enrollar la masa hasta formar un cilindro. Darle forma como de ensaimada y colocar en el molde también forrado con papel.

- Cubrir con un paño y dejar leudar de nuevo en un sitio cálido, durante una hora o hasta que doble el volumen. 

- Pintar la superficie con leche o con huevo batido diluido en agua. Yo he utilizado leche.

- Precalentar el horno a 170º, función ventilador. 

- Colocar los moldes. Como en vez de una pieza he hecho 2 más pequeñas, he necesitado 30 minutos, pero si es de tamaño grande, necesitaremos hasta unos 45 minutos. A los 15 minutos, como estaban ya muy doradas, he rebajado la temperatura a 150º y las he tapado con papel de hornear. Todo ello dependerá de vuestro horno.

- Espolvorear con azúcar glas, si así lo deseamos.

- Adornar con fresas al natural y servir tibia acompañada de un coulis de fresas.


Preparación tradicional del relleno

- Poner a remojo las pasas en el Cointreau si deseamos un sabor más fuerte. Yo no lo he hecho.

- Pelar la piel del limón de forma que no quede parte blanca.

- Pelar la manzana y descorazonarla.

- Poner las manzanas, las avellanas y las nueces en el vaso de una batidora u otro robot y triturarlos un poco. Si no tenemos, picarlos a trocitos con un cuchillo.

- Añadir el resto de ingredientes: las pasas, el Cointreau, el azúcar o la tagatosa, la canela y la nuez moscada. Mezclar todo bien.

- El resto, como con la TMX.

Preparación tradicional de la masa

- Colocar la margarina o la mantequilla en el microondas para derretirla sin que hierva o dejarla a temperatura ambiente.

- Calentar la leche un poco en el microondas y disolver la levadura. Dejar reposar unos diez minutos. Remover con una cuchara de madera.

- Añadir el resto de ingredientes: el azúcar glas o la tagatosa, la harina, la sal y la canela. Mezclar bien hasta que se forme una pasta lisa y manejable. Comprobar si falta más harina, como ha sido mi caso y añadir un poco más, poco a poco. Se trata de obtener una masa fina y que no se pegue a las manos. Amasar un poco.

- Volcar la masa en un recipiente untado con aceite y dejar levar en un lugar cálido, tapado con papel film durante una hora o hasta que doble su tamaño. 

- El resto, como la preparación en TMX.


Coulis de fresas

Ingredientes

- 150 g de fresas frescas
- 30 g de azúcar glas
- un chorrito de zumo de limón

Preparación en TMX

- Verter todos los ingredientes en el vaso. Programar 2 minutos, 40º velocidad 2.

- Triturar a velocidad 8. Comprobar que la textura es de nuestro agrado.

Notas:

- Me ha gustado esta receta mucho. La cocina huele de maravilla cuando está horneándose. Para mi gusto, aumentaría un poco las cantidades del relleno, en especial si vamos a hacer una sola pieza.

- Se puede utilizar tagatosa y como tiene muchas calorías e hidratos, congelarla en trozos. Congela perfectamente. La que veis la he hecho con tagatosa y podéis comprobar que queda muy bien. Con azúcar la miga aún quedará más esponjosa.

- Yo le pondría un poco menos de levadura.

- Se puede comer tibia. 

Bon profit! 

44 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Berenjenas rellenas con y sin sobrasada mallorquina

24 Comentarios


A finales del mes pasado fue mi cumple. Tuve un regalo precioso. Me apetecía mucho volver a Mallorca. Trabajé en las islas en mis primeros años de maestra y eso me marcó mucho, así que hasta creo que tengo un trocito de “corazoncito balear”.

Fue en Pollença donde estuve más tiempo, dos años. Hacía más de veinte de mi última visita y me apetecía mucho volver. Mi pareja, me regaló ese viaje, que aunque ha sido muy cortito, lo hemos disfrutado mucho, en especial yo.

Sólo me traje sobrasada para mi hijo, porque, aunque me encanta, no la puedo comer, pero os confieso que un poquito, sí que he pecado.

También este viaje, ha servido para conocer en persona a mi amiga Paquita del blog Compartiendo mi pequeño mundo, y fue muy emotivo quedar con ella aunque sólo fuera un poco. Así que Paquita, te dedico esta receta que me inventé el otro día. Eres un cielo.

He hecho una versión con sobrasada para mi hijo y la otra sin, mucho más ligera para mí. Os pongo las dos entremezcladas, un poco de ejercicio mental no viene mal ¿no?.

Mi hijo disfrutó y así me lo hizo saber. La mía también me estuvo rica.

Espero que os gusten de cualquiera de las dos maneras. Mientras la maquinita trabaja, se puede estar haciendo otra cosa.

Gracias Carlos por este regalo tan especial.

La berenjena con sobrasada y quesos sin gratinar
La berenjena con ricotta y sin sobrasada sin gratinar
La berenjena con sobrasada y quesos ya gratinada
La berenjena con ricotta y sin sobrasada gratinada y con la pulguita de pan acabado de hornear
Ingredientes para 2 personas

- 4 berenjenas no muy grandes (las mías eran rayadas)
- sobrasada curada (a gusto), si es posible, de buena calidad
- ricotta (a gusto) o requesón 
- queso rallado de tres colores: emmental, gouda y cheddar (o el que tengáis a mano)
- tomillo 
- ajo molido (a gusto)

Para la salsa boloñesa

- 100 g de zanahoria en trozos
- 150 g de cebolla en cuartos
- 20 g de aceite de oliva virgen extra
- 400 g de carne picada de la que os guste
- 400 g de tomate triturado de bote
- 1 hoja de laurel
- 1 cucharadita de sal
- 1 cucharadita de azúcar

Preparación de la salsa en TMX

- Cortar las berenjenas por la mitad, hacerles unos cortes transversales con un cuchillo y ponerlas en un recipiente con agua. Reservar.

- Poner en el vaso la zanahoria y la cebolla. Programar 5 segundos, velocidad 7. Bajar los restos con la espátula.

- Añadir el aceite y programar 5 minutos, 100º, velocidad 1.

- Incorporar la carne, programar 10 minutos, varoma, velocidad cuchara, giro a la izquierda.

- Pincelar el recipiente varoma con aceite. Colocar las berenjenas con la carne sobre la base del recipiente y de la bandeja.

- Agregar el tomate triturado, la hoja de laurel, la sal y la pimienta. Programar 35 minutos, varoma, velocidad cuchara, giro a la izquierda.

- Colocar el recipiente varoma sobre la tapa del vaso.

Montaje de las berenjenas

- Mientras, ir cortando trocitos de sobrasada y preparar el queso rallado y la ricotta. Si no tenemos ricotta, podéis ponerle requesón. Yo la compré en Alcampo.

- Cuando termine el tiempo, sacar el varoma con cuidado y dejar que se enfríen las berenjenas. Con la ayuda de una cucharita y con mucho cuidado, sacar la pulpa de las berenjenas y reservarla en un plato.

- Verter la salsa en un bol, queda espesa y es lo que interesa para rellenar las berenjenas. Sobrará para preparar otras recetas. 

- En otro bol, mezclar la pulpa de las berenjenas con la salsa a gusto.Reservar pulpa sin salsa para la berenjena light.

- Rellenar las berenjenas con la mezcla. Colocarlas en una fuente apta para horno cubierta con papel sulfurizado.

- Ahora toca diseñar los dos modelos:

*Berenjenas con sobrasada mallorquina y quesos. Sobre la salsa intercalamos un trozo de sobrasada con un pellizco grandecito de mezcla de quesos. 
*Berenjenas light. Añadimos una cucharadita de boloñesa a la pulpa de berenjenas y ponemos por encima la ricotta. Espolvoreamos con ajo molido y tomillo. 

- Introducir el recipiente. Gratinar en la función máxima hasta que veamos que se doran, pero cuidado que no se quemen. Cuidado porque la sobrasada se puede quemar rápidamente. No miré el tiempo.

No os puedo decir si congelan bien o no, o si están mejor al día siguiente porque no quedó ni una.

Bon profit!


Paquita y yo, el último día, con niño y perro incluidos
Playa de Formentor, preciosa

24 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Panecillos rápidos y crujientes

39 Comentarios


A raíz de un comentario en el blog de Salomé, Bloc de recetas, ella me contestó por email y vio que yo había publicado unos panecillos con aceite. Me dijo que tenía una receta de panecillos sin grasa y muy fáciles. Cuando los publicó, mi sorpresa fue que contestó a mi comentario diciéndome que los había publicado para que yo los tuviera.

Me alegré un montón y este fin de semana pasado, los he hecho 4 veces (2 de ellas, amasé a mano, las otras dos, con TMX). Una delicia de panecillos y super fáciles. Así que aunque la mayoría de vosotros, ya los conozcáis, no he podido resistirme a publicarlos rápido para agradecerle su detalle. La receta original es del blog Va de pan.

En casa han sido todo un éxito. Los he congelado y dejé anoche unos para el desayuno dentro de una bolsa. Esta mañana estaban muy buenos, pero hay que reconocer, que como acabados de hornear… deliciosos y crujientes.

Gracias a las dos. Espero llegar a saber tanto de pan como vosotras algún día. Es una de las recetas más vistas del blog.


Ingredientes

- 500 g de harina para todo uso (yo la puse de fuerza)
- 300 g de agua mineral
- 1 sobre (5,5 g) de levadura de panadería Maicena
- 8 g de sal (yo no les puse nada)
- orégano (opcional)


Preparación en Thermomix

- Poner el agua en el vaso. Programar 1 minuto, 37º, velocidad 1.

- Añadir la harina, la sal y la levadura. Programar 2 minutos, velocidad espiga.

- Dejar levar la masa en un bol untado con aceite y cubierto con papel film untado en aceite para que la masa no se pegue, durante una hora o hasta que doble su volumen.

- Una vez levado hay que dividir la masa en dos y bolear, dejar que repose durante 10 minutos. Hacer una barra con cada bola, partir a la mitad y luego en tres.

- Dar forma a los panecillos (conseguiremos 12) que dejaremos levar, durante media hora (como hice dos medidas, los segundos levaron más tiempo pero no noté mucho la diferencia, sólo crecieron un poquito más).

- Colocarlos sobre una bandeja de horno cubierta con papel sulfurizado y separados entre ellos.

- Precalentar el horno a 230º (en mi caso). Justo antes de hornearlos les haremos un corte longitudinal y los meteremos en el horno, calor sólo abajo y poniendo un recipiente con agua para producir vapor.

- A los 10 minutos podemos abrir el horno para que salga todo el vapor, sacamos el recipiente con agua y ponemos calor arriba-abajo. Hornearemos 10 minutos más, hasta que estén bien dorados. Ir observando si hay que bajar un poco la temperatura.

- Enfriar sobre una rejilla.



Preparación manual 


- Poner el agua en un bol y calentar unos segundos en el microondas para que no esté fría.

- Añadir la harina, la sal y la levadura.

- Mezclar bien y amasar.

El resto de pasos, como en la TMX.


Notas: 


- Como a mi hijo le gusta tanto el orégano, en una de las medidas, pinté los panecillos con agua y los espolvoreé con orégano y en otra, se lo añadí a la masa. No es necesario, porque sin nada están riquísimos.

- Con una de las medidas, hice un rulo y le di forma de ensaimada y lo puse a temperatura más baja. Prefiero los panecillos, con diferencia.

Bon profit!

39 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Natillas con y sin azúcar

30 Comentarios


Toda mi infancia fue un lujo poder comer platitos de natillas. Recuerdo cómo íbamos con mi padre a casa de mi abuela y sus hermanas a recogerlas. No tenían nevera, lo cual era un peligro, pero nos las comíamos tan rápido que no daba tiempo a que nos pudiera pasar algo. Las preparaban con una galleta en unos platos pequeñitos de cristal azul que tengo la suerte de conservar (los que quedan, claro), y que son muy bonitos. Como los tengo en la playa, no he podido hacer la foto usando uno de ellos.

Os remito también a mi receta modificada de las natillas de mi familia, que como os decía en la otra entrada, las llamamos Sopà. Una receta que he cambiado un poco y que está deliciosa.

En esta ocasión, las preparé con tagatosa ya que estoy experimentando con este edulcorante. Mi familia las comió sin notar ninguna diferencia.

Espero que esta receta básica os sea de utilidad. He publicado otra receta posteriormente que es la tradicional de mi casa, también sin azúcar, pero con mona. Riquísima. Aquí os dejo el enlace.


Ingredientes

- 3 yemas de huevo
- 600 g de leche
- 130 g de azúcar (yo puse 60 de tagatosa)
- ½ palo de canela (opcional)
- 1 trozo de corteza de limón (opcional)
- 1 cucharadita de maicena
- canela molida para poner por encima, si nos gusta.
- galletas o bizcochos con o sin azúcar (opcional)
- calabaza asada (opcional)

Preparación en TMX

- Verter en el vaso el azúcar o la tagatosa, las yemas, la maicena y la leche. Batir 10 segundos, velocidad 6.

- Poner la mariposa y añadir el palo de canela y si queremos, la corteza de limón. Programar 8 minutos, 90º, velocidad 3.

- Si no tiene espuma, programar 2 minutos, velocidad 2 y si tiene espuma, programar 2 minutos, 90º, velocidad 2.

- Cuando termine, comprobar si está espesa. Si no está suficientemente espesa, diluir un poco más de maicena en leche fría, añadirlo a la mezcla y programar, 2 minutos, 90º, velocidad 2. Quitar el palo de canela y la corteza de limón. Si se ha quedado algún trocito, no dudéis en pasar las natillas por un colador al ir volcándolas sobre el/los recipiente-s que vayáis a utilizar. A mí, a veces me ha pasado y es mejor no encontrarse ningún tropezón.

- Cubrir con la mezcla las galletas (si las hemos usado) y dejar enfríar. Espolvorear con canela molida, si se desea. Servir frías.


Preparación tradicional 

- Poner en un recipiente o en platos pequeños las galletas o bizcochos. Reservar.

- Poner en un cazo la leche pero dejar medio vaso separada en un vaso.

- En el medio vaso de leche fría, disolver la maizena bien.

- Añadir a la leche del cazo, el azúcar, el palo de canela, las yemas batidas y la corteza de limón. 

- Calentar sin que llegue a hervir y cuando esté caliente añadir la mezcla del vaso de leche con la maicena.

- Remover sin cesar hasta que veamos que espese.

- Quitar la corteza de limón y el palo de canela y verter las natillas sobre las galletas o bizcochos.

- Dejar enfriar y si nos gusta espolvorear con canela molida.

- Servir frías.

Nota: Tenía calabaza cocida en el microondas y le puse unos trocitos a las mías que no llevaban galletas.

Bon profit!

30 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.